TERCERA CARTA DE SAN JUAN
SALUDO

1El Presbítero, al querido Gayo, a quien amo de verdad. 2Queridísimo, pido que te vaya bien en todo y goces de buena salud, como va bien tu alma.



PARTE CENTRAL

Elogio de Gayo


3Porque me alegré mucho cuando vinieron unos hermanos y dieron testimonio de tu fidelidad, de que caminas en la verdad. 4No hay para mí mayor alegría que oír que mis hijos caminan en la verdad. 5Queridísimo, en tu conducta con los hermanos, aun siendo forasteros, te portas como corresponde a un fiel. 6Ellos dieron testimonio de tu caridad en presencia de la Iglesia. Y harás bien en proveerles para su viaje de una manera digna de Dios; 7pues por el Nombre se pusieron en camino sin aceptar nada de los gentiles. 8Por eso, nosotros debemos acogerlos, para ser cooperadores de la verdad.


Abusos de Diotrefes


9He escrito algunas cosas a la Iglesia; pero Diotrefes, que ambiciona el primer puesto entre ellos, no nos acepta. 10Por eso, cuando vaya, le recordaré las cosas que está haciendo, criticándonos con palabras maliciosas; y no contento con esto, tampoco recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe y los expulsa de la Iglesia.


Recomendación de Demetrio


11Queridísimo, no imites lo malo, sino lo bueno. El que obra el bien es de Dios; el que obra el mal no ha visto a Dios. 12En favor de Demetrio habla el testimonio de todos e incluso la verdad misma; nosotros también damos testimonio, y sabes que nuestro testimonio es verdadero.


CONCLUSION Y SALUDOS


13Muchas cosas tendría que escribirte, pero no quiero hacerlo con tinta y pluma. 14Espero verte pronto y hablaremos de viva voz. 15La paz sea contigo. Te saludan los amigos. Saludo uno por uno a los amigos.