Autor: P. Eliseo García Rubio

_________________________

16 de septiembre

SAN CORNELIO y SAN CIPRIANO

1º SU VIDA:Mártires de la persecución de Valeriano, respectivamente en junio del 253 y el 14 de septiembre del 258,

San Cornelio. Había sido elegido Papa en el 251, después de un largo periodo de sede vacante, a causa de la persecución de Decio. Su elección no fue aceptada por Novaciano, que acusaba al Papa de ser un libelático. Cipriano, y con él los obispos africanos, se puso de parte de Cornelio. Se opuso al cisma de los novacianos y, con la ayuda de Cipriano, pudo reafirmar su autoridad. Fue desterrado por el emperador Galo, y murió en Civitavecchia el año 253. Su ­cuerpo llevado a Roma y sepultado en el cementerio de Calixto.

San Cipriano. Nació en Cartago hacia el año 210, de familia pagana. Se convirtió a la fe, era mayor de 40 años. Fue ordenado presbítero. Fue ordenado obispo por aclamación popular, el año 248, al morir el obispo de Cartago. Quiso resistir pero reconoció que Dios le llamaba. "Me parece que Dios ha expresado su voluntad por medio del clamor del pueblo y de la aclamación de los sacerdotes". Fue gran maestro y predicador. Gobernó sabiamente su Iglesia con sus obras y sus escritos. Tuvo gran amor a las Sagradas Escrituras, renunció a libros mundanos que le eran de gran agrado.

Persecución sangrienta de Decio. En el año 251, el emperador Decio decreta una persecución contra los cristianos, sobre todo contra los obispos. Muchos cristianos, para evitar la muerte, ofrecen incienso a los dioses, lo cual representa caer en apostasía. Cipriano se esconde pero no deja de gobernar, enviando frecuentes cartas a los creyentes, exhortándoles a no apostatar. Cuando cesó la persecución y volvió a la ciudad se opuso a que permitieran regresar a la Iglesia a los que habían apostatado sin exigirles penitencia. El año 252, Cartago sufre la peste de tifo y mueren centenares de cristianos. El obispo Cipriano organiza la ayuda a los sobrevivientes. Vende sus posesiones y predica con gran unción la importancia de la limosna.

Persecución de Valerio. El año 257 el emperador Valeriano decreta otra persecución aun mas intensa. Todo creyente que asistiera a la Santa Misa corre peligro de destierro. Los obispos y sacerdotes tienen pena de muerte celebrar una ceremonia religiosa. El año 157 decretan el destierro de Cipriano pero el sigue celebrando la misa, por lo que en el año 258 lo condenan a muerte.  Al llegar al lugar donde lo iban a matar Cipriano mandó regalarle 25 monedas de oro al verdugo que le iba a cortar la cabeza. Los fieles colocaron sábanas blancas en el suelo para recoger su sangre y llevarla como reliquias. Fue decapitado el 14 de septiembre del 258.

2º SU MENSAJE: San Cipriano, ante las noticias tan duras que le llegaban sobre san Cornelio y los hermanos, les escribe esta carta, llena de ánimos y afecto paternal. Alabándoles por Demostrar una fe generosa y firme.

<<Hemos tenido noticia, hermano muy amado, del testimonio glorioso que habéis dado de vuestra fe y fortaleza; y hemos recibido con tanta alegría el honor de vuestra confesión. En efecto, si formamos todos una misma Iglesia, si tenemos toda una sola alma y un corazón, ¿qué sacerdote no se congratulará de las alabanzas tributadas a un colega suyo, como si se tratara de las suyas propias? ¿O qué hermano no se alegrará siempre de las alegrías de sus otros hermanos?

No hay manera de expresar cuán grande ha sido aquí la alegría y el regocijo, al enterarnos de vuestra victoria y vuestra fortaleza: de cómo tú has ido a la cabeza de tus hermanos en la confesión del nombre de Cristo, y de cómo esta confesión tuya, como cabeza de tu Iglesia, se ha visto a su vez robustecida por la confesión de los hermanos; de este modo, precediéndolos en el camino hacia la gloria, has hecho que fueran muchos los que te siguieran, y ha sido un estímulo para que el pueblo confesara su fe el hecho de que te mostraras tú, el primero, dispuesto a confesarla en nombre de todos; y, así, no sabemos qué es lo más digno de alabanza en vosotros, si tu fe generosa y firme o la caridad de los hermanos. Ha quedado comprobada la fortaleza del obispo que está al frente de su pueblo.

Ha brillado en todo su fulgor, hermano muy amado, aquella fe vuestra, de la que habló el Apóstol. Él preveía, ya en espíritu, esta vuestra fortaleza y valentía, tan digna de alabanza, y pregonaba lo que más tarde había de suceder, atestiguando vuestros merecimientos, ya que, alabando a vuestros antecesores, os incitaba a vosotros a imitarlos. Con vuestra y fortaleza, habéis dado a los hermanos un magnífico ejemplo de estas virtudes.

Y, teniendo en cuenta que la providencia del Señor nos advierte y pone en guardia y que los saludables avisos de la misericordia divina nos previenen que se acerca ya el día de nuestra lucha y combate, os exhortamos de corazón, en cuanto podemos, hermano muy amado, por la mutua caridad que nos une, a que no dejemos de insistir, junto con todo el pueblo, en los ayunos, vigilias y oraciones. Porque éstas son nuestras armas celestiales, que nos harán mantener firmes y perseverar con fortaleza; éstas son las defensas espirituales y los dardos divinos que nos protegen>>.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que has puesto al frente de tu pueblo, como abnegados pastores y mártires intrépidos, a los santos Cipriano y Cornelio, concédenos, por su intercesión, fortaleza de ánimo y de fe para trabajar con empeño por la unidad de tu Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

17 de septiembre

SAN ROBERTO BELARMINO

1º SU VIDA: Nació el año 1542 en Montepulciano, ciudad de la región toscana. De una noble familia venida a menos. Sus padres eran Vicente Belarmino y Cintia Cervi, hermana del Papa Marcelo II.  Desde niño, Roberto dio muestras de una inteligencia grande.

Se decidió por lo mejor. Cuando tenía diecisiete años, el rector del colegio de los jesuitas de Montepulciano escribió sobre él en una carta: "Es el mejor de nuestros alumnos y no está lejos del Reino de los Cielos".  Por ser sobrino de un Pontífice podía esperar obtener muy altos puestos y a ello aspiraba cuando era joven, pero su madre, que era muy piadosa, lo había convencido de que el orgullo y la vanidad son defectos sumamente peligrosos.

Cambió providencial de vida.  Al principio los sermones de Roberto estaban llenos de frases de autores famosos, y de adornos literarios, para aparecer como muy sabio y literato.  Pero de pronto un día lo enviaron a hacer un sermón, sin haberle avisado antes, y él sin tiempo para prepararse ni leer, se propuso a predicar únicamente con frases de la Biblia y el éxito fue fulminante. Aquel día consiguió más conversiones con su sencillo sermoncito bíblico, que las que había obtenido antes con todos sus sermones literarios. 

Fecundo escritor. En 1592, fue nombrado rector del Colegio Romano y, en 1594, provincial de Nápoles. Volvió a Roma a trabajar como teólogo de Clemente VIII.  Escribió sus dos catecismos para gente sencilla. Su Catecismo Resumido Fue traducido a 55 idiomas y ha tenido más de 300 ediciones. Luego redactó el Catecismo Explicado, el cual llegó a las manos de sacerdotes y catequistas en todos los países del mundo.

Un Cardenal muy Humilde. Entró en los Jesuitas porque prohibía aceptar cargos en la jerarquía. Sin embargo, por obediencia al Papa Clemente VIII, llegó a ser el único obispo y cardenal de los jesuitas en su tiempo. En 1598. El santo no abandonó su austeridad. En 1602, nombrado arzobispo de Capua. Cuatro días después de su consagración, partió de Roma a su sede.

Su Testamento para los pobres. Poco antes de morir escribió en su testamento que lo poco que tenía se repartiera entre los pobres. Lo que dejó no alcanzó sino para costear los gastos del entierro. Pidió que sus funerales fueran de noche y se hicieran sin solemnidad. Pero a pesar de ello, fue inmenso y todos asistieron al entierro de un santo. Se retiro al noviciado de San Andrés, Roma, donde murió a los setenta y siete años, el 17 de diciembre de 1621. En 1930, Pío XI lo canoniza.  Doctor de la Iglesia en 1931.

2º SU MENSAJE: De sus muchos tratados que escribió, en uno de ellos nos anima a cumplir los mandamientos, y no solo cumplirlos, sino, de corazón,  Inclina mi corazón a tus preceptos. Porque nos proporciona premio. 

<<Tú, Señor, eres bueno y clemente, rico en misericordia;¿quién, que haya empezado a gustar, por poco que sea, la dulzura de tu dominio paternal, dejará de servirte con todo el corazón? ¿Qué es, Señor, lo que mandas a tus siervos? Cargad, nos dices, con mi yugo. ¿Y cómo es este yugo tuyo? Mi yugo, añades, es llevadero y mi carga ligera. ¿Quién no llevará de buena gana un yugo que no oprime, sino que halaga, y una carga que no pesa, sino que da nueva fuerza? Con razón añades: Y encontraréis vuestro descanso. ¿Y cuál es este yugo tuyo que no fatiga, sino que da reposo? Por supuesto aquel mandamiento, el primero y el más grande: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón. ¿Que más fácil, más suave, más dulce que amar la bondad, la belleza y el amor, todo lo cual eres tú, Señor, Dios mío?

¿Acaso no prometes además un premio a los que guardan tus mandamientos, más preciosos que el oro fino, más dulces que la miel de un panal? Por cierto que sí, y un premio grandioso, como dice Santiago: La corona de la vida que el Señor ha prometido a los que lo aman. ¿Y qué es esta corona de la vida? Un bien superior a cuanto podamos pensar o desear, como dice san Pablo, citando al profeta Isaías: Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el hombre puede pensar lo que Dios ha preparado para los que lo aman.

Es muy grande el premio que proporciona la observancia de tus mandamientos. Y no sólo aquel mandamiento, el primero y el más grande, es provechoso para el hombre que lo cumple, no para Dios que lo impone, sino que también los demás mandamientos de Dios perfeccionan al que los cumple, lo embellecen, lo instruyen, lo ilustran, lo hacen en definitiva bueno y feliz. Si llegas a este fin, serás dichoso; si no lo alcanzas, serás desdichado.

Por consiguiente, debes considerar como realmente bueno lo que te lleva a tu fin, y como realmente malo lo que te aparta del mismo. Para el auténtico sabio, lo próspero y lo adverso, la riqueza y la pobreza, la salud y la enfermedad, los honores y los desprecios, la vida y la muerte son cosas que, de por sí, no son ni deseables ni aborrecibles. Si contribuyen a la gloria de Dios y a tu felicidad eterna, son cosas buenas y deseables; de lo contrario, son malas y aborrecibles>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que dotaste a san Roberto Belarmino de santidad y sabiduría admirable para defender la fe de tu Iglesia, concede a tu pueblo, por su intercesión, la gracia de vivir con la alegría de profesar plenamente la fe verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

18 de septiembre

SAN JOSE de CUPERTINO

1º SU VIDA: nació en 1603 en Cupertino, Italia. Sus padres eran muy pobres. El niño vino al mundo en un pobre cobertizo junto a la casa, porque el padre, un humilde carpintero, no había podido pagar las cuotas que debía de su casa y se la habían embargado. Murió el padre, y con la madre, vivieron en situaciones desagradables de pobreza, incluso desprecios maternos.


Hermano capuchino. A los 17 años pidió ser admitido de franciscano pero no fue admitido. Pidió que lo recibieran en los capuchinos y fue aceptado como hermano lego, pero después de ocho meses fue expulsado por ser muy distraído. Dejaba caer los platos cuando los llevaba para el comedor. Se le olvidaban los oficios que le habían puesto. Por inútil lo mandaron a su casa.

Cambio inesperado. Sucedió entonces que en José se obró un cambio que nadie había imaginado. Lo recibieron los padres como obrero y lo pusieron a trabajar en el establo y empezó a desempeñarse con notable destreza en todos los oficios que le encomendaban. Pronto con su humildad y su amabilidad, con su espíritu de penitencia y su amor por la oración, se fue ganando la estimación y el aprecio de los religiosos, y en 1625, por votación unánime de todos los frailes de esa comunidad, fue admitido como religioso franciscano. Lo pusieron a estudiar para prepararse al sacerdocio, con muchísimo trabajo, pero milagrosamente aprobaba todos los exámenes.

Ganar almas con oración y penitencias. Ordenado sacerdote en Muchos fenómenos místicos. 1628, se dedicó a ganar almas por medio de la oración y de la penitencia. Sabía que no tenía cualidades especiales para predicar ni para enseñar, pero entonces suplía estas deficiencias haciendo muchas penitencias y muchas oraciones por los pecadores. Ayunaba a pan y agua muchos días. Se dedicaba con gran esfuerzo y consagración a los trabajos más duros del convento.

Muchos fenómenos místicos. El santo quedaba en éxtasis con mucha frecuencia durante la santa Misa, o cuando estaba rezando Durante los 17 años que estuvo en el convento de Grotella, sus compañeros de comunidad presenciaron setenta éxtasis, elevándose el cuerpo humano desde el suelo, sin ninguna fuerza física. Tuvo numerosísimas levitaciones.

Su última misa. El día de la Asunción de la Virgen en el año 1663, un mes antes de morir, celebró su última misa. Y estando celebrando quedó suspendido por los aires como si estuviera con Dios en el cielo. Muchos presenciaron este éxtasis. Murió el 18 de septiembre de 1663 a los 60 años.

2º SU MENSAJE:A los que le consultaban al santo algún problema espiritual les daba siempre un remedio "Rezad, no cansarse nunca de rezad. Que Dios no es sordo ni el cielo es de bronce. Todo el que le pide recibe". Nos da ánimos para seguir confiando en Dios que siempre escucha nuestras oraciones, y nos concederá lo que le pedimos, si nos conviene.

Rezar con confianza: Todo el que pide, recibe”. (Mt 7,8). Debemos de crear un clima de confianza, porque la desconfianza es fácil, y la duda también, solemos decir con frecuencia, de este cualquiera se fía. Confianza aunque no sea el momento de conseguir lo que pedimos, pero hay que esperar a que se nos conceda la gracia que pedimos en la oración, si nos conviene, como a la mujer cananea del Evangelio. (Mt 15,21-28).

C.E.C. Nº 2734: “La confianza filial se prueba en la tribulación (Rom 5,3-5), particularmente cuando se ora pidiendo para sí o para los demás. Hay quien deja de orar porque piensa que su oración no es escuchada. A este respecto se plantean dos cuestiones: Por qué la oración de petición no ha sido escuchada; y cómo la oración es escuchada o “eficaz”.

            San Francisco de Sales, tenía tanta confianza en la oración, que cuando rezaba, se olvidaba completamente de la administración de la diócesis, y no pensaba otra cosa que en alabar a Dios. Por su gran confianza en la oración, Dios bendecía este fervor, hasta el punto que él mismo escribía diciendo: “Muchas veces cuando salgo de rezar, me encontraba con que los graves negocios, que me preocupaba su solución, los resolvía al momento, confiando en Dios, me daba la solución, es más, me los solucionaba”.

            Tenemos que cumplir siempre la voluntad de Dios, para que la confianza crezca en nosotros, y aceptemos siempre lo que Dios quiera, que siempre nos da lo que nos conviene, aunque no lo entendamos, pero aun así debemos cumplirlo. Todos los santos nos dan ejemplo en esto, la constancia en buscar a Dios, y procurar hacer siempre su voluntad. El secreto esta en recurrir siempre a la oración, y confiar siempre en Dios.

            <<Dios todo Poderoso y Eterno, que con tu amor generoso desbordas los meritos y deseos de los que te suplican, derrama sobre nosotros tu Misericordia para que libres nuestras conciencias de toda inquietud, nos concedas aun aquello que no nos atrevemos a pedir>>. Oración colecta.

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que otorgaste a san José de Cuperetino la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de vivir fielmente nuestra vocación, para que así tendamos a la perfección que tú nos has propuesto en la persona de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

_________________________

19 de septiembre

SAN ALONSO de OROZCO 
 

1º SU VIDA: Nació el 17 de octubre de 1500 en Oropesa, provincia de Toledo, donde su padre era gobernador del castillo local. Cursó los primeros estudios en Talavera de la Reina y durante tres años actuó como “seise” o niño cantor en la catedral de Toledo, en la que aprendió música con mucho provecho.

Encuentro con santo Tomas de Villanueva. A los 14 años fue enviado por sus padres a la Universidad de Salamanca, donde ya estudiaba uno de sus hermanos. Los sermones de la cuaresma de 1520 predicados en la catedral por el profesor agustino Tomás de Villanueva maduraron su vocación a la vida consagrada y, poco más tarde, atraído por el ambiente de santidad del convento de San Agustín, entró en él, emitiendo en 1523 la profesión religiosa en manos de Santo Tomás de Villanueva. 

Predicador real. Una vez ordenado sacerdote en 1527, los superiores vieron en Alonso tan profunda espiritualidad y tal capacidad para anunciar la Palabra de Dios que muy pronto lo destinaron al ministerio de la predicación. En 1554, siendo prior del convento de Valladolid, ciudad donde residencia de la Corte, fue nombrado predicador real por el emperador Carlos V y, al trasladarse la Corte a Madrid en 1561, también él tuvo que pasar a la nueva capital del Reino, fijando su residencia en el convento de San Felipe el Real. 

Vivió como un fraile más. En pobreza y bajo la inmediata obediencia de sus superiores. Hacía una comida, dormía lo más tres horas, y en una tabla por cama, con sarmientos por colchón. En su celda no había más que una silla, un candil, una escoba y unos libros. La eligió cerca de la puerta para atender mejor a los pobres que hasta allí se acercaban a suplicarle ayuda. Visitaba los hospitales, las prisiones y a pobres en la calle y en casa.

Su fama se extendió por todo Madrid. El pueblo le llamaba, “el santo de San Felipe”, muy a pesar suyo, apreciando en él su exquisita sensibilidad al acercarse a todos. Escribió libros. Tan devoto de María, estaba convencido de escribir por mandato suyo.

Ante el altar de Dios. En agosto de 1591 cayó enfermo con fiebre, sin faltar por eso ningún día a la Misa, Durante su enfermedad, fue visitado por el rey Felipe II, el príncipe heredero Felipe con la infanta Isabel, y el cardenal arzobispo de Toledo, Gaspar de Quiroga, quien le pidió la bendición. La noticia de la muerte, el 19 de septiembre de 1591 conmocionó la ciudad. Por la capilla ardiente pasó el pueblo entero de Madrid, beatificado por León XIII el 15 de enero de 1882. Canonizado por Juan Pablo II el19 de mayo del 2002.

2º SU MENSAJE: De los muchos libros que escribió, platicas y sermones, en uno de ellos explica sobre el fin del hombre. Ha sido creado para Dios, el hombre debe dedicarse sólo a Él. Nos ayudara el leerlo.

<<El hombre, pues fue criado para vivir bien y para que, viviendo así, sea premiado con el fin de la gloria, para donde le ordenó nuestro Señor Dios. Admira ver la flojedad que los hombres tienen en el procurar con eficacia el fin para que fueron criados, teniendo todos por otra parte tan ardiente el deseo de ser bienaventurados que, no hay deseo más general y común de todos, así buenos como malos; porque si los preguntaseis a todos si lo desean ser, todos responderían que sí, más que ninguna otra cosa, más que honra, más que salud ni dinero.

Y con ser este deseo tan universal y grande, deseo al fin como de bien propio, ponemos tan poco cuidado como si no nos importase, siendo verdad que no hay criatura insensible que, puesta en su libertad, no ponga con todas sus fuerzas en ejecución su apetito que tiene a su fin natural. Con qué ansia baja la piedra a su centro, y el fuego con qué ligereza sube. Y nosotros, con qué torpeza nos estamos reacios, contentándonos sólo con el deseo de ser bienaventurados, poniendo nuestras obras en la vanidad del mundo, como si ella y no Dios fuese nuestro fin y bienaventuranza.

            No solamente una dicha sino muchas, no solamente un bien sino muchos tiene Dios guardados en el cielo. De mil riquezas y de infinitos bienes se ve el varón santo rodeado en la gloria, y así con razón dice de ella el salmo 67: que es un monte de grosura, mantecoso, que encierra en sí todos los regalos y bienes del mundo y que se pueden imaginar, y por eso la llaman monte del Señor.

Y a esta gloria tan estable, ¿quién llegará?, el limpio y justificado en sus obras. San Juan, tratando de la hermosura de la celestial Jerusalén, concluye al fin: ella es tal “que ni ojo vio ni oído oyó lo que Dios tiene reservado para los que le aman” el lugar limpio y ajeno de todo mal, el que en él se ha de sentar limpio ha de estar de toda culpa. Y aun por eso, para el alma que sale de esta vida con un venial o reliquias de algún mortal perdonada ya la culpa, primero que entre en el cielo se ha de acrisolar en el purgatorio. Y no bastan obras limpias e inocentes, si no las acompaña lo que dice David: corazón limpio, sanas entrañas, pura intención, no hipocresía>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, que confiaste a san Alonso de Orozco el Evangelio para que lo declarase a los fieles, concédenos que, por su intercesión, siguiendo su ejemplo, sepamos compartir lo que te dignas obrar en cada uno de nosotros y en nuestra comunidad. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

20 de septiembre

ANDRÉS KIM y PABLO CHONG

1º SUS VIDAS: A comienzos del siglo XVIII la fe cristiana llegó a Corea de manos de una comunidad fuerte y fervorosa sin pastores, guiada y cuidada casi exclusivamente por laicos. Durante las persecuciones de los años 1839, 1846 y 1866, de esta comunidad salieron 103 mártires, entre los que se destacaron el primer sacerdote coreano Andrés Kim y el apóstol laico Pablo Chong. Con su muerte consagraron los comienzos de la Iglesia de Corea.

            San Andrés Kim, de familia de mártires: Nació el 21 de agosto de 1821 en la provincia de Chung-Chong. Su bisabuelo había muerto en la cárcel por la fe católica en 1814. Su padre también fue martirizado en septiembre de 1839. En 1836 el padre misionero Maubant pasó por el pueblo donde vivía Andrés y lo eligió como seminarista. Más tarde fue enviado a Macao, donde llegó en Julio de 1837. Allí estudio teología, latín, geografía, historia, y otras materias. En 1844 fue ordenado diácono en China. Finalmente llegó a Seúl en 1845. En Shanghai, fue donde recibio el orden sacerdotal, en Agosto de 1845, siendo el primer sacerdote coreano.

Prisionero en la cárcel. En junio de 1846 fue arrestado a la cárcel central de Seúl. Allí escribió varias cartas, una de ellas en coreano, que dice entre otras cosas: “En este difícil tiempo, para ser victorioso se debe permanecer firme usando toda nuestra fuerza y habilidades como valientes soldados completamente armados en el campo de batalla”. Después de tres meses en la cárcel fue decapitado, el 16 de septiembre de 1846. 26 años de edad.

San Pablo Chong, también es de familia de mártires: Nació en 1795. Su padre fue martirizado el 8 de abril de 1801 y su madre el 23 de noviembre de 1839. Su hermana Elizabeth fue también martirizada el mismo año. Su hermano Carlos también fue martirizado en 1801 junto con su padre.
A los 20 años se fue a Seúl. Intentó reconstruir la Iglesia Católica que luchaba sin sacerdotes. En 1839 fue arrestado. Como era considerado uno de los que habían introducido misioneros extranjeros en Corea, sufrió grandes torturas. Fue decapitado el 22 de septiembre de 1839, a la edad de 45 años.

Su gloria en la tierra; la canonización. El papa Juan Pablo II el 19 de junio de 1988, canonizó y proclamó santos a 117 mártires que habían derramado su sangre en diversos momentos, en Conchinchina, Annam y Tonkín, hoy Vietnam del Norte. Entre todos ellos había 11 españoles, un grupo de franceses, y los demás nativos. Murieron víctimas de terribles suplicios, hambre, sed, asfixia, insultos. Murieron perdonando todo lo que les hicieron.

2º SU MENSAJE:Estos santos, del principio de la Iglesia de Corea, nos recuerdan el valor y la entrega en el martirio, como lo vivían los primeros crsitianos, Y como lo debemos de vivir los cristianos de todos los tiempos. Es un combate que acaba en gloria.

Los primeros cristianos tenían una idea muy clara sobre como concebir la vida espiritual como un combate, que tenia aires de deportivo, de corre la carrera para ganar el premio. (1Cor 9,24; 2Tim 2.3).Los atletas griegos se entrenaban con una preparación rigurosa, y Pablo utilizará su ejemplo aplicándolo a la vida espiritual (1Cor 9,26,27). El combate que tienen que sostener los cristianos será una lucha espiritual contra los enemigos del alma. “Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las potestades, contra los dominadores de esta mundo tenebroso, contra los Espíritus del mal que están en las alturas”. (Ef 6,12).

Como en la vida también en la muerte querían parecerse a Jesús.Su conversión a la fe llevaba consigo un cambio radical de sentido en su vida. Lo que produjo frecuentemente reacciones muy diferentes: desde la más rendida admiración y aceptación hasta la persecución. Los primeros cristianos tuvieron que soportar muy costosas dificultades a base, muchas veces, de dar el supremo testimonio de su vida. Pero, aun en estos casos, la muerte no era algo temido, para ellos, más que temerlo era más bien un motivo de acción de gracias. (Martirio de San Policarpo, 14,2).

Hay una frases de uno de los primeros cristianos, mártir tambien del principio de la Iglesia San Ignacio de Antioquia: <<Trigo soy de Dios, debo ser molido entre los dientes de las fieras para llegar a ser pan puro de Jesucristo, para ser discípulo verdadero de Jesucristo, es preciso que en el mundo no quede rastro de mi cuerpo. Ahora empiezo a ser discípulo de Jesucristo>>.

Los mártires sentían la presencia de Jesucristo en sus almas.estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. (Mt 28,20). La intimidad con Cristo paciente a quien imitaban, les sostenía en el tormento, y la imagen de Jesús crucificado, que a veces se dibujaba en el cielo, les animaba en el martirio. El deseo de imitar a Jesús en su vida y en su muerte, llenó de mártires los anfiteatros y las catacumbas de sepulcros de víctimas inocentes.

3º SU ORACIÓN: Concédenos, Señor, que nuestras oraciones nos sirvan de alegría y ayuda, para que, al celebrar la fiesta de los santos mártires Andrés Kim y Pablo Chong, imitemos su constancia en la fe. Por nuestro Señor Jesucristo…

_________________________

21 de septiembre

SAN MATEO

1º SU VIDA:Nació en Cafarnaún, y, cuando Jesús lo llamó, ejercía el oficio de recaudador de impuestos. Escribió el evangelio en lengua aramea y, según la tradición, predicó en Oriente. Está siempre presente en las listas de los doce elegidos por Jesús (Mt 10, 3; En hebreo, su nombre significa «don de Dios».

Mateo el publicano. El primer Evangelio canónico, que lleva su nombre, nos lo presenta en la lista de los doce con una calificación muy precisa: “el publicano” (Mt 10, 3). Por este motivo, es identificado con el hombre sentado en el despacho de los impuestos, a quien Jesús llama a su seguimiento: “Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: "Sígueme". Él se levantó y le siguió” (Mateo 9, 9).

            Pecador publico. Mateo ejercía la función de recaudador en Cafarnaúm, situada precisamente «junto al mar», donde Jesús era huésped fijo en la casa de Pedro. Por lo que se ve que Jesús acoge en el grupo de sus íntimos a un hombre que, según la concepción de aquel tiempo en Israel, era considerado como un pecador público.

Colaborador con la autoridad. Mateo, de hecho, no sólo manejaba dinero considerado impuro por provenir de gente ajena al pueblo de Dios, sino que además colaboraba con una autoridad extranjera, odiosamente ávida, cuyos tributos podían ser determinados arbitrariamente. Por estos motivos, en más de una ocasión, el Evangelio mencionan conjuntamente a los “publícanos y pecadores”, a los “publícanos y prostitutas” (Mt 21,31). Además, ven en los publícanos un ejemplo de avaricia. Ante estas referencias, hay un dato que salta a la vista: Jesús no excluye a nadie de su amistad. Es más, precisamente mientras se encuentra sentado en la mesa de la casa de Mateo-Leví,

Mateo responde inmediatamente a la llamada de Jesús: “Él se levantó y le siguió”. Esta frase subraya claramente la prontitud de Mateo en la respuesta a la llamada. Esto significaba para él abandonarlo todo, sobre todo una fuente de ingresos segura, aunque con frecuencia injusta y deshonrosa. Evidentemente Mateo comprendió que la familiaridad con Jesús no le permitía continuar con actividades desaprobadas San Mateo se trasladó a Etiopía a predicar el Evangelio. Realizó muchos milagros y se convirtieron al cristianismo la familia real, la corte y el pueblo. Probablemente predicó también en Persia. Según una tradición muy antigua, murió martirizado un 21 de septiembre. Su cuerpo fue trasladado a Salerno por orden del Gregorio VII.

2º SU MENSAJE:El evangelista, siempre su mensaje será el mismo, y así debemos valorarlo, el que acojamos con buena disposición el evangelio, la Palabra de Dios. De ello, dependerá el fruto espiritual que podamos sacar.

Distintas actitudes al escuchar la Palabra de Dios en el Evangelio:

Lo veremos enseguida en la explicación de la parábola de sembrador, cómo Cristo expone las maneras diversas de recibir la Palabra de Dios, al modo de cómo la tierra acoge la semilla que siembra el sembrador a su tiempo. Pero hay en los pasajes del Evangelio clases de personas que nos pueden ayudar también a examinar nuestra actitud, si es buena o mala.

1. Hubo entre los que escuchaban a Cristo mucha gente que se acercaron con mala intención. Le tenían envidia; se la habían jurado; acudían con animosidad mal intencionada de cogerlo en algún renuncio, algún fallo, algún engaño, para poderlo ridiculizar, denunciarlo, condenarlo, como así lo hicieron. Estos eran los hipócritas de los fariseos.

2. Hubo quienes se sintieron atraídos por una simple curiosidad natural. Jesús era un hombre extraño, predicaba una enseñanza extraña, contraria a lo que hasta ese momento se conocía, hacia algunas manifestaciones extraordinarias, curaciones, etc. Llamaba mucho la atención y incitaba a la curiosidad de ciertas personas con ansias de dar una solución a sus problemas. Estos, entre otros, fueron María Magdalena, Zaqueo, etc.

3. Hubo otra clase de gente, ingenuos, de buen corazón, con un fondo de honradez, de espíritu dócil, fácil para calar en ellos la Palabra que Jesús predicaba. Les ofrecía la liberación que tantos años antes habían predicado los Profetas. Y que esperaban y necesitaban. De entre ellos Jesús escogió a los Apóstoles y a los discípulos que le seguían.

Para acercarnos a la Palabra de Dios, debemos ser de estos últimos, de espíritu dócil, fáciles para aceptar todo lo que dice y lo que a nosotros personalmente no quiera decir, en ejercicios espirituales y siempre. La Iglesia se fue extendiendo desde los primeros años del cristianismo, gracias a estas personas dóciles a la Palabra de Dios. Los Apóstoles la repartían, la ponían en práctica, y Dios daba la eficacia a sus predicaciones, y les acompañaba el éxito, como lo narran las escenas del Evangelio, (conversiones, milagros, etc.).

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que en tu infinita misericordia te dignaste elegir a san Mateo para convertirlo de publicano en apóstol, concédenos que, fortalecidos con su ejemplo y su intercesión, podamos seguirte siempre y permanecer unidos a ti con fidelidad. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

22 de septiembre

SAN MAURICIO y COMPAÑEROS

1º SU VIDA: Diocleciano había asociado a su Imperio a Maximiano Hércules. Los dos, feroces enemigos del nombre cristiano, decretaron la última y la más terrible de las persecuciones. Maximiano hubo de acudir a las Galias para reprimir un intento de sublevación de aquellos pueblos, y entre las tropas que reunió se encontraba la legión Tebea, procedente de Egipto y toda compuesta de cristianos. Al ir a incorporarse a su destino, Mauricio, comandante de dicha legión, visita en Roma al Papa Marcelo, Maximiano ordena un sacrificio a los dioses para impetrar su protección en la campaña que pensaba emprender.

Los tebanos no adoran a dioses falsos. Los componentes de la legión Tebea rehúsan sacrificar, apartándose del resto del ejército y yendo a acampar a Agauna, entre las montañas y el Ródano, no lejos del lado oriental del lago Lemán. El emperador monta en cólera cuando conoce el motivo de del abandono de los tebanos, dando orden de que los legionarios rebeldes sean pasados a espada. Los sobrevivientes se reafirman en su fe y se animan a sufrir todos los tormentos antes que renegar de la verdadera religión.

Condena por segunda vez a los soldados cristianos. Mientras se lleva a cabo la orden imperial, el resto de los tebanos se exhortan mutuamente a perseverar, sostenidos por sus jefes: Mauricio, a quien el narrador llama comandante en jefe de la legión. Encendidos con las cristianas exhortaciones de sus jefes y oficiales, los soldados envían una delegación a Maximiano para exponerle su resolución. Los legionarios tebanos declaran que no pueden faltar al juramento prestado a Dios. Que obedecerán al emperador siempre que su fe no se lo impida, y que si determina hacerlos perecer, renuncian a defenderse, a pesar de suerte que puedan esperarlos.

Como mansos corderos llevados al matadero. Maximiano envía a sus tropas contra ellos, que se dejan degollar como mansos corderos, Corren arroyos de sangre como jamás se viera en las más crueles batallas. Según Euquero, toda la legión Tebea, compuesta de 6.600 soldados, fue pasada por las armas, si que es verdad, que de entre tantos mártires sólo se conoce el nombre de Mauricio, Exuperio, Cándido y Víctor. Sea lo que fuere de estos detalles, lo que no cabe dudar es que a finales del siglo III ocurrió en Agauna un martirio colectivo de soldados cristianos,

Muchas reliquias. Los mártires de la legión Tebana fueron venerados por todas partes, y de ellos hay reliquias en infinidad de iglesias, de entre ellas en España están en El Escorial, en la catedral de Toledo, en el convento de san José de Ávila, etc.

2º SU MENSAJE: Estos mártires nos enseñan cuales deben de ser las cualidades de los soldados de Cristo. Ellos obedecían al emperador siempre que su fe no se lo impida, y que si determina hacerlos padecer, renuncian a defenderse, a pesar del martirio. Soldados de Cristo, somos todo cristiano.

            1º Los que no son soldados de Cristo, los que aman el mundo

En el orden de la naturaleza, prevalecen los placeres, los honores, para huir de la cruz, para huir de la humillación, prevalecerán las riquezas, para quienes temen con horror la pobreza de la cruz.    

En el orden de la gracia, la cruz no será para ellos un instrumento de salvación, sino de condenación, no será para ellos fuente de consuelos y de bendiciones, sino, señal de maldición, de pena. En la otra vida no encontraran tronos, ni cetros, ni coronas, ni dignidades, ni placeres, ni riquezas, sino como dice san Pablo, “el fin de los enemigos de la cruz de Cristo será perecer”.

            2º Los que son soldados de Cristo, los imitadores suyos.

            En el orden de la naturaleza. No es su Dios, el vientre, la confusión, el placer de todo lo terreno, sino, el querer obrar todo lo contrario, los buenos soldados de Cristo, son los que se glorían en la cruz que es su salvación, padecer gustosamente por amor a Jesucristo y a su evangelio. Siguiendo en la tierra el mismo camino que siguió Jesus. Llevando en su carne la mortificación que llevo Jesús. Resignándose a las cruces que Dios les envía.         

En el orden de la gracia. No solo tenemos cuerpo, sino alma, y si alguna vez el cristiano se gloria, lo hace como san Pablo, “Lejos de gloriarme en otra cosa que no sea en la cruz de nuestro Señor Jesuscrsito”. (Rom 8). Así es como piensan y sienten los verdaderos saldados de Jesucristo, los buenos cristianos, es por lo que san Pablo no deja de exhortarnos al combate, a la lucha de soldados de Cristo, para no dejarnos vencer por lo mundano, aunque corramos otra clase de suerte como los santos que hoy celebramos. 

San Pablo nos presenta la guerra nuestra (una guerra espiritual). “Conozca a sus enemigos para poder saber cómo luchar contra ellos”. (Ef 6.10)Si queremos vencer al enemigo y estar firmes en la batalla, hemos de considerar bien quiénes son nuestros enemigos y cómo actúan en su lucha contra nosotros.

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno que concediste a los mártires san Mauricio y compañeros la gracia de morir por Cristo, ayúdanos en nuestra debilidad para que, así como ellos no dudaron en morir por ti, así también nosotros nos mantengamos fuertes en la confesión de tu nombre. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

23 de septiembre

SAN PIO de PIETRELCINA

1º SU VIDA: Nació en Pietrelcina, provincia de Benevento, el 25 de mayo de 1887. Sus padres fueron Horacio Forgione y María Giuseppa. Creció en una familia humilde. Fue un niño sensible y espiritual. En la Iglesia Santa María de los Ángeles, fue bautizado, hizo la Primera Comunión y la Confirmación.

            Hijo de san francisco de Asís. Ingresó a la Orden de los Frailes Menores Capuchinos en Morcone en enero de 1903. El día anterior de entrar al Seminario, Francisco tuvo una visión de Jesús con su Santísima Madre. En esta visión Jesús puso su mano en el hombro de Francisco, dándole coraje y fortaleza para seguir adelante.  Fue ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1910 en la Catedral de Beneveto, y en febrero de ese año se estableció en San Giovanni Rotondo.

Poca salud de cuerpo mucha de alma. Después de su ordenación, le volvieron las fiebres que siempre tuvo durante sus estudios, y es enviado a su pueblo, Pietrelcina, para recuperarse. Llevando 8 años de sacerdote, el 20 de septiembre de 1918, recibe los estigmas de Nuestro Señor Jesucristo en sus manos, pies y costado izquierdo, convirtiéndose en el primer sacerdote estigmatizado. En una carta escrita a su director espiritual los describe así: "En medio de las manos apareció una mancha roja, del tamaño de un centavo, acompañada de un intenso dolor. También debajo de los pies siento dolor". En el año de 1940 hizo un hospital que se denominó "Casa del Alivio del Sufrimiento", término su construcción en 1956.

Expresó su caridad en el confesionario. Muchísimas personas fueron recibiendo su consejo y su consuelo. Lo buscaban en la iglesia, en la sacristía y en el convento. Y él se daba a todos, haciendo renacer la fe, distribuyendo la gracia y llevando luz. Comprendió bien pronto que su camino era el de la Cruz y lo aceptó inmediatamente con valor y por amor.

Con Jesus y María. El 20 de septiembre de 1968 cumplió 50 años de haber recibido por primera vez los estigmas del Señor Jesús. Celebró la Misa a la hora acostumbrada. Alrededor del altar hubo 50 macetas con rosas rojas para sus 50 años de sangre. La muerte lo sorprendió preparado y sereno el 23 de septiembre de 1968, a los 81 años. Los que estaban presentes quedaron largo tiempo en silencio y en oración. Muchas han sido las curaciones y conversiones concedidas por la intercesión del Padre Pío e innumerables milagros. El 18 de diciembre, de 1997, declarado venerable. Fue beatificado por Juan Pablo II el 2 de mayo de 1999. El 16 de junio del 2002 fue declarado San Pío de Pietrelcina, también por Juan Pablo II.

2º SU MENSAJE: El Padre Pío fue un hombre elegido por Cristo para llevar los padecimientos de la crucifixión en su cuerpo, durante 50 años de su vida. Las llagas en sus manos, en sus pies, y en el costado eran permanentes, sangraban y no cicatrizaban. En una carta a su director espiritual y por mandato suyo, cuenta el hecho de su estigmanción. 22 de octubre de 1918.

<<¿Qué decirle con respecto a lo que me pregunta sobre cómo ha ocurrido mi crucifixión? ¡Dios mío, qué confusión y humillación experimento al tener que manifestar lo que tú has obrado en esta tu mezquina criatura! En al mañana del 20 pasado mes de septiembre, estaba en el coro después de la de la misa cuando me sentí invadido por un reposo semejante a un dulce sueño. Todos los sentidos, internos y externos, y las mismas facultades del alma, se encontraron en una quietud indescriptible. Reinaba un total silencio entorno a mí y dentro de mí; estando así, de pronto se hizo presente una gran paz y abandono de todo. Todo esto fue instantáneo, como un relámpago.

Y mientras acaecía todo esto, me vi delante de un misterioso personaje, semejante al que vi la tarde del 5 de agosto, con la sola diferencia de que en éste las manos y los pies y el costado manaban sangre. Su vista me aterrorizó; lo que yo sentía en mí en aquel instante, me resulta imposible decírlselo. Me sentía morir, y habría muerto si el Señor no hubiera intervenido para sostener el corazón, que se me escapaba del pecho. Se retiro la vista del personaje y yo me vi con que manos, pies y costado estaban atravesados y manando sangre. Imagínese el desgarro que experimenté entonces y que voy experimentando continuamente casi todos los días. La herida del corazón mana asiduamente sangre, sobre todo el jueves por la tarde hasta el sábado. Padre mío, yo me muero de dolor por el desgarramiento y la confusión que sufro en lo  íntimo del alma. Temo morir desangrado, si el Señor no escucha los gemidos de mi corazón y no retira de mí esa operación. ¿Me concederá esta gracia Jesús, que es tan bueno?

¿Me quitará, al menos esta confusión que yo experimento por esos signos externos? Alzaré fuerte mi voz a él y no cesaré, para que por su misericordia retire de mí, no el desgarro, no el dolor, porque lo veo imposible y siento que él me quiere embriagar de dolor, sino estos signos externos, que son para mí de una confusión y de una humillación indescriptible e insostenible>>.  Fray Pío.

3º SU ORACIÓN: Dios omnipotente y eterno que, con gracia singular concediste al sacerdote san Pío participar en la cruz de tu Hijo y, por medio de su ministerio has renovado las maravillas de tu misericordia, concédenos, por su intercesión, que unidos constantemente a la pasión de Cristo podamos llegar felizmente a la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

24 de septiembre

NUESTRA SEÑORA de la MERCED

1º EL HECHO: Los últimos siglos de la Edad Media, el sur y el levante español estaban en poder de los árabes y con sus vidas en vilo. El Mediterráneo estaba infestado de corsarios turcos y de sarracenos, y lo mismo atacaba a los barcos que desembarcaban en las costas y se llevaban cautivos a muchos.

La cautividad o esclavitud era una calamidad terrible de la humanidad.

Un alma suscitada por Dios, San Pedro Nolasco. Rogaba a la Virgen María insistentemente y se preguntaba cómo poner remedio a tan triste situación. Pronto empezó a actuar a favor de ellos. Vendió cuanto tenía y empezó la compra y rescate de cautivos. La noche del 1 de agosto de 1218, estando Nolasco en oración, se le apareció la Virgen María, le animó en sus intentos y le transmitió el mandato de fundar la Orden Religiosa de la Merced para redención de cautivos. Pocos días después, Nolasco, ayudado por D. Jaime el Conquistador y el consejero real San Raimundo de Peñafort, cumplía el mandato. Los mercedarios se comprometían con un cuarto voto: quedarse como rehenes, si fuera necesario, para liberar a otros más débiles en la fe.

La Virgen alivia a sus hijos cautivos. De este modo, a través de los miembros de la Nueva Orden de Mercedarios, la Virgen María, Madre, aliviaría a sus hijos cautivos y a todos los que suspiraban a ella, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. A todos daría la merced de su favor. Será invocada desde ahora la advocación de la Merced, indicando así la abundancia de sus gracias.  Alfonso X el Sabio decía que "sacar a los hombres de cautivo es cosa que place mucho a Dios, porque es obra de la Merced". Los mercedarios realizaron una labor inmensa. También contaron con los sufrimientos de San Pedro Nolasco, San Ramón Nonato y San Pedro Armengol. Y no faltaron mártires como San Serapio, San Pedro Pascual y otros muchos.

El culto a Nuestra Señora de la Merced. Pronto se extendió por Cataluña y por toda España, por Francia y por Italia, a partir del siglo XIII. El año 1265 aparecieron las primeras monjas mercedarias. Los mercedarios estuvieron entre los primeros misioneros de América. Barcelona se gloria de haber sido escogida por la Virgen de la Merced como lugar de su aparición y la tiene por celestial patrona. Nuestra Señora de la Merced es la invocación más apropiada para suplicarle a la Virgen que, así como Ella se dignó rescatar a miles de almas del cautiverio a manos de paganos, así también rescate hoy al pueblo cristiano y al mundo entero de la esclavitud a la que nos tiene sometido el pecado, para que cuanto antes vuelva la sociedad entera al buen camino. El año 1696, el papa Inocencio XII extendió la fiesta de la Virgen de la Merced a toda la Iglesia, y fijó su fecha el 24 de septiembre.

2º SU MENSAJE: San Pedro Nolasco inspirado por la Virgen, funda la orden dedicada a la merced. La misericordia con los cristianos cautivos por los musulmanes. Vemos un relato de lo sucedido y un milagro de la Virgen. 

El Padre Gaver, en el 1400, relata como La Virgen llama a S. Pedro Nolasco en el año 1218 y le revela su deseo de ser liberadora a través de una orden dedicada a la liberación. 

Nolasco: ¿Quién eres tú, que a mí, indigno siervo, pides que realice obra tan difícil, de tan gran caridad, que es grata Dios y meritoria para mí?

María: Yo soy María, aquella en cuyo vientre asumió la carne el Hijo de Dios, tomándola de mi sangre purísima, para reconciliación del género humano. Soy aquella a la que dijo Simeón. Cuando ofrecí mi Hijo en el templo: <<Mira que éste ha sido puesto para ruina y resurrección de muchos en Israel; ha sido puesto como signo de contradicción: y a ti misma una espada vendrá a atravesarte por el alma>>.

Nolasco: ¡Oh Virgen María, madre de gracia, madre de misericordia! ¿Quién podrá creer  (que tú me mandas)?

María: No dudes en nada, porque es voluntad de Dios que se funde una orden de ese tipo en honor mío; será una orden cuyos hermanos y profesos, a imitación de mi hijo Jesucristo, estarán puestos para ruina y redención de muchos en Israel y serán signo de contradicción para muchos."

El P. Luís Vera refiere un milagro de la Virgen ocurrido en Guamalíes: Cayóle cáncer mortal al P. Fr. Pedro del Campo estando en esta doctrina y no hallándose remedio en la tierra, acudieron al último cortándole una pierna donde estaba el mal. Cortada por la rodilla, era tan fuerte la corrupción que fue necesario cortarle por más arriba segunda y tercera vez; a ésta quedó tan rendido que diciéndole que no se había atajado el daño, y así tratase de las últimas disposiciones para salir de esta vida, se desmayó y volviendo en sí fue dando voces: tráiganme la Imagen Sacratísima de la Virgen, tráiganme a mi Madre, que sólo ella puede darme salud. Trajéronle la imagen de la iglesia, y al punto que entró en su aposento, a la vista de todos, se le cayeron por sí mismos en el suelo los pedazos de carne podrida en que estaba apoderado el cáncer, quedando la demás colorada y libre de corrupción. Sanó de la llaga en brevísimo espacio, y aunque con pierna de palo, quedó tan ágil que por los más peligrosos caminos del Perú iba a mula, con más facilidad que los muy sanos. (Severo Aparicio Quispe).

3º SU ORACIÓN: Virgen y Señora nuestra de la Merced, a ti suplicamos que, mediante tu maternal intercesión ante tu hijo Jesucristo, nos alcances la verdadera libertad de los hijos de Dios y nos hagas libres de cualquier esclavitud, de modo que experimentemos en nosotros la alegría de la salvación. Amén

_________________________

25 de septiembre

SAN SERGIO de RADONEZH

1º SU VIDA: alrededor del año 1315 nació Bartolomé, hijo de matrimonio de los boyardos, una familia noble En una ocasión él encontró allí a un monje anciano cerca de su casa. Qué bueno sería si este hombre rezara por mí, pensó Bartolomé, porque no le iban bien sus estudios. El monje tanto prometió elevar a Dios una oración por él como predijo un destino singular al niño. Sería uno de aquellos a quienes llaman guía espiritual.

          

          Laura de la Santa Trinidad. Es persona clave de la extensión del cristianismo en Rusia, y la propagación del monacato. Comenzó como una humilde y ascética morada, un pequeño monasterio construido de madera y consagrado a la Santa Trinidad, llamado La Laura de la Santa Trinidad. En 1337, Bartolomé, quien tenía 23 años de edad y se preparaba a tomar el hábito, y su hermano empezaron allí su vida llena de trabajo y oraciones. Fue ordenado sacerdote en 1354, y tras muchos ruegos, tambien del obispo de la ciudad, acepto por fin ser el abad de aquella comunidad. El monasterio ofreció muy rápido. Después fundado 37 monasterios más en toda Rusia. 

Poco tiempo le duro la vida escondida. Al enterarse de su vida de un hombre muy piadoso, pronto comenzaron a acudir a él monjes de diversos lugares. Sergio les ayudaba a recuperar la serenidad del alma, fortalecía su espíritu y servía de ejemplo moral para ellos, y al propio tiempo les cocía pan, confeccionaba ropa y hacía obras de carpintero. También empezaron a venir campesinos, comerciantes y artesanos, buscando consuelo y apoyo en los tiempos de duras pruebas, y los encontraban siempre en el santo monje.

Intervino en política. Las discordias debilitaban a Rusia, que no podía acabar con una plaga que la azotaba desde casi siglo y medio: los esfuerzos de Sergio por reconciliar el ambiente fue mucho, pero no suficientes como para unificar el país. Rusia necesitaba un fuerte dirigente. El hombre esperado se presentó. Era el príncipe de Moscú, Dmitri Ivánovich. El logró realizar aquello que ansiaba la tierra rusa: Dmitri Donskoi llegó al monasterio para pedir la bendición de ese hombre considerado santo ya en vida que le advirtió: “No temáis, señor; marchad armado de confianza en vencer la ferocidad del adversario. Dios estará a vuestro lado”. Así intervino en política el Santo abad.

            Alzo sus manos al cielo. Después de tantas visiones y milagros, supo que el final se acercaba, renunció como abad, Eligio a su sucesor, les dio las últimas recomendaciones a los hermanos, se retiro a la celda y cayo enfermo. Recibio el Cuerpo de Cristo en su lecho, alzo las manos al cielo y entrego su alma a Dios el 25m de septiembre de 1392.

2º SU MENSAJE: Los biógrafos del Santo, hacen un relato como que fue el primer santo ruso que tuvo la visión de la Virgen. Así lo detalla un icono: se presentó ante el Santo, venia acompañada por los apóstoles Pedro y Juan, para asegurarle a Sergio que su monasterio florecería. Maria no se deja ganar en generosidad si correspondemos con Ella. Por eso se le aparece al Santo, que esperando su ayuda no es defraudado. Así lo debemos esperar.

No puede pasar la Virgen desapercibida en nuestras vidas. Y ya, no solo porque nos lo va a pagar con creces, sino, porque nadie mejor que esta Madre del cielo se merece que la ignoremos nosotros sus hijos.

No es indiferente, acudir a los santuarios de la Virgen y a sus ermitas que el amor de sus hijos de la tierra le ha levantado en su honor. No es indiferente el ir que el no aparecer por ellos.

            No es indiferente, pasar por delante de una imagen de la Virgen, y no dirigirla una mirada, una sonrisa, un saludo cariñoso. No es indiferente hacerlo que pasar delante de Ella como si nada.

            No es indiferente, que pase el tiempo sin que le recemos ninguna oración amorosa a la Virgen, el Rosario, las tres Ave Marías, etc. No es indiferente dirigirnos a Ella, que no dirigirnos nunca o muy pocas veces. 

            No es indiferente, celebrar mal o no celebrar las fiestas en honor de la Virgen, porque es nuestra madre y la debemos honrar y celebrar lo mejor que podamos. No es indiferente hacerlo bien, que hacerlo mal.

            Ella ha sido desde nuestra niñez paño de lágrimas, un verdadero Refugio de Pecadores, un verdadero Consuelo de Afligidos. Pocos habrá que acudiendo a Ella en busca de ayuda, no lo hayan recibido. Sabiendo que como a san Sergio, lo que hagamos en su favor, no quedara sin recompensa. <<Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benigna mente. Amén>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que otorgaste a san Sergio de Radonezh gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de vivir fielmente nuestra vocación, para que así tendamos a la perfección que tú nos has propuesto en la persona de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

_________________________

26 de septiembre

SANTOS COSME y DAMIAN

1º SU VIDA: Los dos hermanos, Cosme y Damián, nacidos en Arabia, (s. III). Sus padres eran cristianos. Su madre Teodora les educó en la virtud. Se dedicaron al estudio de la medicina. Médicos, que cuidaban gratuitamente a los enfermos, y su fe, mucho más aun que su ciencia, obraba curaciones maravillosas, espirituales y corporales. Eran muy queridos por los enfermos, porque no tenían puesto los ojos en el interés temporal, en el dinero, sino, por misericordia y puro amor a Dios.


Mártires por curar en cristiano. A los enfermos les daban a conocer la ley de Cristo y de su Evangelio. Cuando estalló la persecución de Diocleciano, fue imposible para hombres tan distinguidos escapar a las investigaciones. Contra esta forma de curar empezó el mal estar. Fueron detenidos por orden de Lisias, gobernador de Cilicia, y, después de diversos tormentos, cargados de cadenas, arrojados a la cárcel, pasados por el agua y el fuego, crucificados, asaeteados y fueron decapitados, sin duda en el año 303. Juntamente con Cosme y Damián murieron sus hermanos, Antimo, Leoncio, Eupropio. Sepultados todos fuera de la ciudad de Egea.

            Espantaban las enfermedades con sus virtudes. San Gregorio de Tours consigna el valor taumatúrgico de estos santos hermanos médicos, sobre todo para curar las enfermedades del alma. "Espantaban las enfermedades por el solo mérito de sus virtudes y de la intervención de sus oraciones. Coronados tras diversos martirios, se juntaron en el cielo y hacen a favor de sus compatriotas numerosos milagros". Hace más bien la gracia que la medicina, sin ser esta rechazada, sino, al contrario, ejercida con fe.

Entre los santos más famosos de la antigüedad. San Cosme y San Damián se cuentan entre ellos. Tienen dedicadas muchas basílicas a ellos, Constantinopla, Jerusalén, Egipto, Tesalónica, Capadocia,  Mesopotamia y en todo el Oriente Cristiano. Pronto su culto se extiende a Occidente En Roma sobre todo donde hay una de las más bellas basílicas de toda Roma. Sus nombres forman parte del canon romano.

Multitud de milagros. Llama la atención los milagros que se atribuyen a estos santos Cosme y Damián. Muchos en vida y muchos más junto a su tumba, a cuantos acudían con fe para ser curados por estos médicos. Se cumple con ellos lo que dice el evangelio. El Señor está dispuesto a seguir obrando prodigios, pero requiere la fe para realizarlos. En algunas ocasiones el Señor no hizo milagros por la poca fe de los presentes, por su escasa disposición.

2º SU MENSAJE: A San Cosme y San Damián se les considera patronos de los médicos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, lanzad demonios, dad gratuitamente lo que gratuitamente habéis recibido”. (Mt 10, 8).

            La medicina es una excelente profesión. Como el Hijo de Dios, que “paso por la tierra curando toda clase de enfermedades y dolencias”. ¿Qué otra cosa hizo Jesus, sino trabajar para curar los cuerpos y salvar las almas? Es tan grande esta profesión, que si se vive en cristiano, es hacer lo que hizo Jesucristo en la tierra, y que tanto recomendó a los apóstoles y a todos los cristianos. Hay que ayudarles a vivir cristianamente si Dios quiere que sigan con salud, y a morir cristianamente, si Dios quiere para ellos la muerte.

            Toda obra buena viene de Dios. Una de las buenas obras de verdad, es curar y aliviar a los enfermos. Dios es quien da la vocación a ser buenos médicos, es decir; Dios cura a través de las manos del medico, y de su ciencia. No puede venir de Dios el mal que se hace con la medicina, abortos, eutanasia, etc., solo lo bueno es de Dios, lo que cura y no lo que mata.

            El amor es el mejor bisturí para operar. Hay que atender a los enfermos con mucha caridad y dulzura, de tal manera que el enfermo sienta que lo hacen con un corazón lleno de compasión hacia ellos. Como san Cosme y Damián, curaban más enfermedades por sus virtudes que por sus conocimientos en la medicina, que son muy necesarios, pero no son lo único para poder curar bien. Porque entre cristianos, debe de ser mas amada la santidad que la salud, y esta, para ser más santos por estar más sanos.

            Se debe cuidar que por la salud del cuerpo no enferme al alma. Esta máxima la tuvieron todos los santos, que por la enfermedad del cuerpo sino cura, se mueren. Pero si en ese trance, pierden también la salud del ama, debe de compadecerse el medico que les cura, o quien este cerca de ellos, para que no caigan en este error, y vigilar en nosotros ese peligro cuando estemos enfermos. Es necesario el convencimiento de la verdad cierta de que las enfermedades que el Señor nos envía, no pueden servir para decaer o perder la fe y poner en peligro nuestra salvación. Sino, que las enfermedades llevadas y ayudadas a curar con fe, por regla general, suelen curar antes. Que las sanidad, la medicina, sea ayudada por la espiritualidad, en los enfermos, y en quienes tiene por vocación curarlos, los sanitarios.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, nuestro médico y remediador eterno, que hiciste a Cosme y Damián inquebrantables en su fe, invencibles en su heroísmo, para llevar salud a las dolencias humanas, haz que por ellos sea curada nuestra enfermedad, y que por ellos también la curación sea sin recaída. Por Jesucristo nuestro Señor.

_________________________

27 de septiembre

SAN VICENTE de PAÚL

1º SU VIDA: Nació en Pouy en Francia, en 1580. Su niñez la pasó en el campo, ayudando a sus padres cuidando como pastor de las ovejas. Desde muy pequeño ayudaba a los pobres. Lo enviaron a estudiar con los padres franciscanos y luego en la Universidad de Toulouse, y a los 20 años, en 1600 fue ordenado de sacerdote. Lo único que le interesaba al joven sacerdote, era hacer una carrera brillante.

            Dios lo purificó con tres sufrimientos fuertes. Viajando por el mar, cayó en manos de unos piratas turcos los cuales lo llevaron como esclavo a Túnez donde estuvo tres años en continuos sufrimientos. Un amigo suyo que le hospedo en su casa, le acuso del robo de 400 monedas de plata acusándolo de ladrón. Otra prueba fue una terrible tentación contra la fe. A los 30 años amargado por los desengaños humanos, cae a los pies de un crucifijo, consagra su vida totalmente a la caridad para con los necesitados, y es entonces cuando empieza su verdadera historia gloriosa.

Amigo del Ministro Gondi. Este le nombró capellán de las regiones donde tenía sus haciendas, descubriendo con horror que los campesinos ignoraban totalmente la religión. Se consiguió un grupo de sacerdotes amigos, suyos y empezó a predicar misiones por esos pueblos. La gente acudía por centenares a escuchar los sermones se confesaban y enmendaban su vida.

Los Padres Vicentinos. Allí es donde vio la necesidad de fundar la Comunidad de Padres Vicentinos, dedicada a instruir y ayudar a los más necesitados. Se encuentra con la miseria material de los campesinos, y relata los hechos: ”Mientras me revestía para celebrar la santa Misa, vinieron a decirme... que en una casa apartada de todas las demás, como a un cuarto de legua, estaban todos enfermos, hasta el punto de que no había una sola persona que pudiera atender a las demás, las cuales se hallaban en un estado de necesidad indescriptible. Esto me ocasionó una tremenda impresión."

Las Hijas de la Caridad. La obra apostólica del santo se extendió rápidamente fundando no sólo comunidades sino también grupos de caridad para ayudar e instruir a las gentes más pobres; ante unas cuantas mujeres su corazón se ha visto afectado igual que el suyo por la miseria. Fundando las hermanas vicentinas a cargo de Santa Luisa de Marillac, en  1617.

Gastado por la caridad. Murió el 27 de septiembre de 1660, a Los 80 años. Fue proclamado santo por el Papa Clemente XII, el 16 de junio de 1737. León XIII lo proclamó Patrono de todas las asociaciones católicas de caridad.

2º SU MENSAJE:Un santo que extendió la forma de hacer caridad por muchos lugares, dando, como el Señor, preferencia a los pobres. El servicio a los pobres ha de ser preferido a todo. Nos lo dejo en sus escritos.

<<Nosotros no debemos estimar a los pobres por su apariencia externa o su modo de vestir, ni tampoco por sus cualidades personales, ya que, con frecuencia, son rudos e incultos. Por el contrario, si consideráis a los pobres a la luz de la fe, os daréis cuenta de que representan el papel del Hijo de Dios, ya que él quiso también ser pobre. Y así, aun cuando en su pasión perdió casi la apariencia humana, haciéndose necio para los gentiles y escándalo para los judíos, se presentó a éstos como evangelizador de los pobres. También nosotros debemos estar imbuidos de estos sentimientos e imitar lo que Cristo hizo, cuidando de ellos, consolándolos, ayudándolos.

Cristo, en efecto, quiso nacer pobre, llamó junto a sí a unos discípulos pobres, se hizo él mismo servidor de los pobres, y de tal modo se identificó con ellos, que dijo que consideraría como hecho a él mismo todo el bien o el mal que se hiciera a los pobres. Porque Dios ama a los pobres y, por lo mismo, ama también a los que aman a los pobres ya que, cuando alguien tiene un afecto especial a una persona, extiende este afecto a los que dan a aquella persona muestras de amistad o de servicio. Por esto, nosotros tenemos la esperanza de que Dios nos ame, en atención los pobres.

El servicio a los pobres ha de ser preferido a todo, y hay que prestarlo sin demora. Por esto, si en el momento de la oración hay que llevar a algún pobre un medicamento o un auxilio cualquiera, id a él con el ánimo bien tranquilo y haced lo que convenga, ofreciéndolo a Dios como una prolongación de la oración. Y no tengáis ningún escrúpulo ni remordimiento de conciencia si, por prestar algún servicio a los pobres, habéis dejado la oración; salir de la presencia de Dios por alguna de las causas enumeradas no es ningún desprecio a Dios, ya que es por él por quien lo hacemos. Así pues, si dejáis la oración para acudir con presteza en ayuda de algún pobre, recordad que aquel servicio lo prestáis al mismo Dios. La caridad, en efecto, es la máxima norma, a la que todo debe tender: ella es una ilustre señora, y hay que cumplir lo que ordena. Renovemos, pues, nuestro espíritu de servicio a los pobres, ya que ellos nos han sido dados para que los sirvamos como a señores>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que dotaste de virtudes apostólicas a tu presbítero san Vicente de Paúl, para que entregara su vida al servicio de los pobres y a la formación del clero, concédenos, te rogamos, que, impulsados por su mismo espíritu, amemos cuanto él amó y practiquemos sus enseñanzas. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

28 de septiembre

SAN WENCESLAO

1º SU VIDA: Nació en Bohemia hacia el año 907, Su padre, buen cristiano y amante de la paz, murió pronto. Su madre era cruel, vengativa, pagana, y tuvieron dos hijos. Cada hijo salio a uno de los padres. Wenceslao a su buen padre, recibió de una tía suya la formación cristiana. Y Boleslao a su madre.

Duque de Bohemia. Alrededor del año 925 fue duque de su país, teniendo que soportar muchas dificultades en el gobierno y formación cristiana de sus súbditos. Al morir su padre Bratislao, los habitantes de Bohemia eligieron por duque a Wenceslao. Por la gracia de Dios, era hombre de una fe íntegra. Auxiliaba a todos los pobres, vestía a los desnudos, alimentaba a los hambrientos, acogía a los peregrinos, conforme a las enseñanzas evangélicas. No toleraba que se cometiera injusticia alguna contra las viudas, amaba a todos los hombres, pobres y ricos, servía a los ministros de Dios, embellecía muchas iglesias.

            Un cristiano lleno de virtudes. Su reinado fue cortó, pero fecundo en obras sociales y de reconciliación nacional. Suprimió los tormentos, destruyó los patíbulos y transformó las cárceles en hospitales. Favoreció las artes y las ciencias, dictó normas de moralidad, construyó hermosos templos, como la catedral de San Vito de Praga. Visitaba descalzo en noches frías y de nieve las iglesias para visitar al Santísimo. Sentía una gran devoción a la Virgen María. Según un biógrafo, fue veraz en sus palabras, fiel en sus promesas, sumamente piadoso. Observaba sin desmayo las virtudes de la humanidad, de la paciencia, de la caridad. Oía Misa diariamente, y él mismo, con trigo de su cosecha y uvas de su viña preparaba el vino y las hostias.

Mártir de la envidia. La maldad no suele descansar. Los hombres de Bohemia se ensoberbecieron contra el Duque y persuadieron a su hermano menor, Boleslao, diciéndole: “Wenceslao conspira con su madre y con sus hombres para matarte”. Wenceslao acostumbraba ir a todas las ciudades para visitar sus iglesias en el día de la dedicación de cada una de ellas. Entró, pues, en la ciudad de Boleslavia, un domingo. Después de oír misa, quería regresar a Praga, pero Boleslao lo retuvo. Pero el diablo, susurrando al oído de Boleslao, pervirtió su corazón; y, sacando la espada, lo hirió en la cabeza.

A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Wenceslao expiró al momento, pronunciando estas palabras de Jesus desde la cruz. Era el 28 de septiembre del año 938, a la edad de 31 años. En seguida, fue venerado como mártir y es el patrono principal de Bohemia que no olvidó nunca a su hijo preclaro la había cristianizado.

2º SU MENSAJE: Es un santo martirizado por la envidia, que es una mala consejera, incluso entre los de la misma familia como es en este caso. Ya aparece esta triste escena en el evangelio, la envidia de los fariseos que llevaron a dar muerte al Señor, porque le valoraban más que a ellos. 

            ¿Qué es la envidia? Es uno de los defectos más frecuentes en los hombres, y, sin embargo, el hombre de resiste a reconocerla en él. Santo Tomas la define: <<Una tristeza que sentimos por los bienes y ventajas del prójimo, porque las consideramos como desventajas nuestras>> El envidioso considera el bien del prójimo como disminución del bien propio, como un mal que le sobreviene a él, y esto le causa tristeza.

            El paso de la envidia por la tierra. La primera guarida que tuvo la envidia, fue el infierno. Se metió dentro del demonio y con él hizo su aparición en la tierra. Satanás fue el primer envidioso.

Tentó a Adán y a Eva para que no ocuparan los puestos del cielo que los ángeles rebeldes habían perdido.

Dos hermanos vivían en la tierra y rompió, los lazos de fraternidad que les unía. Las buenas obras de Abel entristecen al envidioso de Caín y quiso deshacerlas.

La felicidad moraba en la tienda de los patriarcas. Los hermanos mayores de José, fueron tocados por el demonio, e intrigados por la envidia, vendieron a su hermano.

            Apareció sobre la tierra el hombre más sabio, más poderoso, más santo, el Hijo de Dios, y fue presa de la envidia. Las obras santas de este Hombre – Dios fueron las más aborrecidas por la envidia.

            Todos los hombres grandes han sido perseguidos por la envidia, los santos, los sabios, los artistas, etc., de tal manera, que la grandeza de los hombres podía medirse por el número de envidiosos que levantan a su paso. Si la envidia salto la cerca del paraíso terrenal, no nos extrañe que atraviese la de la Iglesia de Jesucristo y entre en las parroquia, en los conventos.

            Remedios contra la envidia. La humildad y la mortificación.

Al ir andando, pensar en Nuestro Señor cuando llevaba la cruz. Motivo para no envidiar a los que están en una situación más cómoda que la nuestra. El remedio es ser humildes. Cuando se desempeñan oficios humildes, pensar que Jesucristo desempeño oficios, de obrero, era reconocido como el hijo del carpintero. El remedio es mortificarse y conformarse. etc.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que inspiraste a tu mártir san Wenceslao preferir el reino de los cielos al reino de este mundo, concédenos, por sus ruegos, llegar a negarnos a nosotros mismos para seguirte a ti de todo corazón. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

29 de septiembre

SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL y RAFAEL

1º SU EXISTENCIA: El mismo Jesucristo habla de ellos varias veces. Por ejemplo, cuando se refiere al fin del mundo: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles... Pero antes habían aparecido ya en gran número con ocasión de su nacimiento, anunciando el hecho a los pastores de Belén; le sirvieron en el desierto después de su ayuno y de haber sido tentado por el diablo; un ángel le confotará en la agonía de Getsemaní; están presentes junto al sepulcro de Cristo resucitado; cuando ascendió finalmente a los cielos, hacen caer a sus discípulos en la cuenta de la realidad que vivían, para que comenzarán sin más la extensión del Evangelio.

Las Sagradas Escritura mencionan el nombre de solo tres: Miguel (Ap 12:7-9), Gabriel (Lc 1:11-20; 26-38) Rafael (Tob 12:6, 15).

Los ángeles son criaturas espirituales que glorifican a Dios sin cesar y que sirven a sus designios salvíficos con las otras criaturas, declara el "Catecismo de la Iglesia Católica". Los ángeles cooperan en toda obra buena que hacemos, afirma santo Tomás de Aquino. Y en el "Catecismo" leemos: Los ángeles rodean a Cristo, su Señor. Le sirven particularmente en el cumplimiento de su misión salifica para con los hombres y la Iglesia venera a los ángeles que la ayudan en su peregrinar terrestre y protegen a todo ser humano. Respetar las leyes de la creación y las relaciones que derivan de la naturaleza de las cosas es un principio de sabiduría y fundamento de la moral.

¿Por qué no vivir en la tierra, como si ya estuviéramos en el cielo? como dice San Pablo, que somos ciudadanos del cielo, que nuestro derecho de ciudadanía, está en el cielo. La Carta a los Hebreos lo confirma al decir que no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos en busca de la futura. De todos modos, si nuestro futuro está en lo cielos, ¿por qué no anticiparlo lo más posible? ¿Por qué no vivir en la tierra, como si ya estuviéramos en el cielo? Si hemos de vivir siempre en el cielo con nuestros hermanos, ¿por qué no entrenarnos ya ahora con verdadero amor? ¿Por qué, durante el día, no buscamos más espacios para conversar con Jesús y con la Virgen? ¿Por qué no cultivamos una amistad íntima con los santos? ¿Por qué no tener familiaridad con los ángeles? Y no para desentendernos de nuestros compromisos temporales, sino para ser más responsables.

Los tres nombres de los arcángeles terminan con la palabra "El", que significa "Dios". Dios está inscrito en sus nombres, en su naturaleza. Los ángeles son mensajeros de Dios. Precisamente porque están cerca de Dios, pueden estar también muy cerca del ser humano.

2º SU MENSAJE: El nombre de «ángel» designa la función, no el ser. De las homilías de san Gregorio Magno, papa. Hay que saber que el nombre de «ángel» designa la función, no el ser del que lo lleva. En efecto, aquellos san­tos espíritus de la patria celestial son siempre espíritus, pero no siempre pueden ser llamados ángeles, ya que solamente lo son cuando ejercen su oficio de mensajeros. Los que transmiten mensajes de menor importancia se llaman ángeles, los que anuncian cosas de gran trascendencia se llaman arcángeles.

Por esto, a la Virgen María no le fue enviado un ángel cualquiera, sino el arcángel Gabriel, ya que un mensaje de tal trascendencia requería que fuese transmitido por un ángel de la máxima categoría. Por la misma razón, se les atribuyen también nombres personales, que designan cuál es su actuación propia. Porque, allí donde la visión del Dios omnipotente da un conocimiento perfecto de todo, no son necesarios estos nombres propios para conocer a las personas, pero sí lo son para nosotros, ya que a través de estos nombres conocemos cuál es la misión específica para qué son enviados. Y, así, Miguel significa: ¿Quién como Dios?, Gabriel significa: Fortaleza de Dios y Rafael significa: Medicina de Dios.

Por esto, cuando se trata de alguna misión que requiera un poder especial, es enviado Miguel, dando a entender por su actuación y por su nombre que nadie puede hacer lo que sólo Dios puede hacer. De ahí que aquel antiguo enemigo, que por su soberbia pretendió igualarse a Dios, diciendo: Escalaré los cielos, por encima de los astros divinos levantaré mi trono, me igualaré al Altísimo, nos es mostrado luchando contra el arcángel Miguel, cuando, al fin del mundo, será desposeído de su poder y destinado al suplicio, lo presenta Juan: Se trabó una batalla con el arcángel Miguel.

A María le fue enviado Gabriel, cuyo nombre significa «Fortaleza de Dios», porque venía a anunciar a aquel que, a pesar de su apariencia humilde, había de reducir a los Principados y Potestades. Era, pues, natural que aquel que es la fortaleza de Dios anunciara la venida del que es el Señor.

Rafael significa, como dijimos: «Medicina de Dios»; este nombre le viene del hecho de haber curado a Tobías, cuando, tocándole los ojos con sus manos, lo libró de las tinieblas de su ceguera. Si, pues, había sido enviado a curar, con razón es llamado «Medicina de Dios».

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que con admirable sabiduría distribuyes los ministerios de los ángeles y los hombres, te pedimos que nuestra vida esté siempre protegida en la tierra por aquellos que te asisten continuamente en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

30 de septiembre

SAN JERÓNIMO

1º SU VIDA: Nació en Estridón en torno al año 347, en una familia cristiana, que le dio una esmerada formación, enviándolo incluso a Roma para que perfeccionara sus estudios. Siendo joven sintió el atractivo de la vida mundana, pero prevaleció en él el deseo y el interés por la religión cristiana. Tras recibir el bautismo, hacia el año 366, se orientó hacia la vida ascética y, al  trasladarse  a Aquileya, se integró en un grupo de cristianos fervorosos, definido por él casi "un coro de bienaventurados"

Se retiro a la soledad del desierto. Vivió como eremita en el desierto de Calcis, dedicándose seriamente a los estudios. Perfeccionó su conocimiento del griego, comenzó el estudio del hebreo, trascribió códices y obras patrísticas. La meditación, la soledad, el contacto con la palabra de Dios hicieron madurar su sensibilidad cristiana. En el año 382 se trasladó a Roma. Aquí el Papa san Dámaso, Conociendo su fama de asceta y de estudioso,  lo tomó como secretario y consejero; lo alentó a emprender una nueva traducción latina de los textos bíblicos por motivos pastorales y culturales.

Peregrino a Tierra Santa. Después de la muerte del Papa san Dámaso, en el año 385 san Jerónimo dejó Roma y emprendió una peregrinación, primero a Tierra Santa, testigo silenciosa de la vida terrena de Cristo, y después a Egipto, tierra elegida por muchos monjes. En el año 386 se detuvo en Belén, donde, gracias a la generosidad de una mujer noble, Paula, se construyeron un monasterio masculino, uno femenino, y una hospedería para los peregrinos que llegaban a Tierra Santa, "pensando en que María y José no habían encontrado un lugar donde alojarse".

Al cielo comentando la palabra de Dios. En Belén, donde se quedó hasta su muerte, siguió desarrollando una intensa actividad: comentó la palabra de Dios; defendió la fe, oponiéndose con vigor  a varias herejías; exhortó a los monjes a la perfección; enseñó cultura clásica y cristiana a jóvenes alumnos; acogió con espíritu pastoral a los peregrinos que visitaban Tierra Santa. Su formación literaria le permitieron traducir muchos textos bíblicos: un trabajo muy valioso para la Iglesia latina y para la cultura occidental. Revisó los cuatro evangelios, luego los Salmos y gran parte del Antiguo Testamento. Después con otros colaboradores, hizo una traducción mejor, la llamada "Vulgata". Escribió también biografías de monjes, ilustrando el ideal monástico; además, tradujo varias obras de autores griegos. Por último, su importante Epistolario, obra maestra de la literatura latina. Falleció en su celda, junto a la gruta de la Natividad, el 30 de septiembre del año 419/420.

2º SU MENSAJE: El mensaje de san Jerónimo. Podemos aprender a amar la palabra de Dios en la Escritura. Dice san Jerónimo: ”Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo". Por eso es importante que todo cristiano viva en contacto y en diálogo personal con la palabra de Dios, que se nos entrega en la sagrada Escritura. Este diálogo con ella debe tener siempre dos dimensiones: por una parte, debe ser un diálogo realmente personal, porque Dios habla con cada uno de nosotros a través de la Escritura y tiene un mensaje para cada uno.

No debemos leer la sagrada Escritura como una palabra del pasado, sino como palabra de Dios que se dirige también a nosotros, y tratar de entender lo que nos quiere decir el Señor. Pero, debemos tener presente que la palabra de Dios se nos da precisamente para construir comunión, para unirnos en la verdad a lo largo de nuestro camino hacia Dios. Por tanto, aun siendo siempre una palabra personal, es también una palabra que construye a la comunidad, que construye a la Iglesia.

Verdaderamente el Santo era "enamorado" de la Palabra de Dios, se preguntaba: "¿Cómo es posible vivir sin la ciencia de las Escrituras, a través de las cuales se aprende a conocer a Cristo mismo, que es la vida de los creyentes?". Así, la Biblia, instrumento "con el que cada día Dios habla a los fieles", se convierte en estímulo y manantial de la vida cristiana para todas las situaciones y para todas las personas.

A la matrona romana Leta le daba estos consejos para la educación cristiana de su hija: "Asegúrate de que estudie todos los días algún pasaje de la Escritura. Que acompañe la oración con la lectura, y la lectura con la oración. Que ame los Libros divinos en vez de las joyas y los vestidos de seda". Con la meditación y la ciencia de las Escrituras se "mantiene el equilibrio del alma".

San Jerónimo, durante toda su vida, se caracterizó por un amor apasionado a las Escrituras, un amor que siempre trató de suscitar en los fieles. A una de sus hijas espirituales le recomendaba: "Ama la sagrada Escritura, y la sabiduría te amará; ámala tiernamente, y te custodiará; hónrala y recibirás sus caricias. Que sea para ti como tus collares y tus pendientes". Y añadía: "Ama la ciencia de la Escritura, y no amarás los vicios de la carne" Dice: "Tratemos de aprender en la tierra las verdades cuya consistencia permanecerá también en el cielo"

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, tú que concediste a san Jerónimo una estima tierna y viva por la sagrada Escritura, haz que tu pueblo se alimente de tu palabra con mayor abundancia y encuentre en ella la fuente de la verdadera vida. Por nuestro Señor Jesucristo.