Autor: Eliseo García Rubio.

_________________________

1 de septiembre

SAN GIL

1º SU VIDA: Natural de Grecia, Atenas. Que vivió entre los siglos VI y VII. Algunas leyendas piadosas lo consideraban un rico heredero emigrado de Marsella y establecido como anacoreta en un bosque, en la desembocadura del río Ródano. Muertos sus padres, repartió con los pobres su gran hacienda, dedicándose a orar y meditar las Sagradas Escrituras.

Dios le pago las limosnas con milagros. Se le atribuyen tantos milagros que en el Medioevo lo llamaron: Abogado de los pecadores, por haber ayudado en su conversión al Rey Carlos; por haber descubierto un pecado oculto del Rey y hacérselo confesar.

Se retira para no ser reconocido ni estimado. Su fama seguía extendiéndose, y llego a Arles, donde era el obispo Cesáreo, estuvo dos años viviendo con él, y al marcharse a las ciudades vecinas, siguió Dios haciendo milagros por su intercesión. La popularidad de la que huía, sin quererla la vuelve a encontrar por los prodigios que hacia.

            Ermitaño en una cueva. Al final encontró una cueva en un lugar muy tranquilo, muy solitario. En la soledad encontró a otro monje griego ya anciano y muy especializado en la oración y la meditación, bajo su dirección logro el Santo hacer grandes progresos en el campo de la mística. Todos los días venia una cierva como enviada de la mano de Dios, (así aparecen sus imágenes, con la cierva), para que con su leche se pudiera mantener.

            El Rey le construyo un monasterio. Habiendo ido una vez el rey de Francia de cacería por aquellas tierras, la cierva acosada por los perros fue a guardarse a la cueva del santo, y una flecha en busca de la cierva hirió al santo. El rey al ver aquel hombre en habito de monje, de muy venerable aspecto le pidió perdón, y quedando tan edificado el rey le construyo allí un monasterio, en el cual vivió varios años san Gil ordenado de sacerdote, rodeado de muchos discípulos que se le agregaron

            En septiembre te iras al cielo. Gobernó el monasterio con santidad y prudencia del cielo, hasta que un día oyó una voz que le decía: “El primer domingo de septiembre iras al Reino eterno”. Se empezó a preparar con mucha oración y penitencia  por sus pecados pasados y dando muchas gracias a Dios por tantos favores como había recibido en su vida, y así sucedió, el primer domingo de septiembre se durmió en la tierra para despertar en el cielo. Siendo un santo muy venerado en la Edad media, visitado su tumba.

2º SU MENSAJE: Todos los santos han perseverada hasta el final de su vida en el camino que Dios les había marcado, en gran parte por el santo temor de Dios, es decir, el temor de ofender a Dios, aun en los detalles más pequeños. Esto les ha llevado al cielo, el no ofenderle a Dios en la tierra.

            Lo que el Señor te pide es que tengas temor a ofenderlo”. (Dt 10). Seria un gran error pensar que los santos, las almas buenas tiene que dejar de temer a Dios por considerarse amigas de Él, porque, no es un miedo al terror de un Dios vengativo, sino, el temor de ofender y disgustar a un Ser que nos ama intensamente, que nos ha llenado de favores y siente nuestra ingratitud al ofenderle. Es el temor de un hijo que teme ofender a su padre bondadoso que tanto le ama. 

            Siendo la vida del hombre una batalla continua”. (Job 7.1) no puede ser que falte el temor, y a la manera que en tiempo de guerra no se debe dormir tranquilos los soldados, así también en las batallas continua que las almas tiene por necesidad que sostener contra el mundo, el demonio y la carne, no debe faltar nunca el temor de poder consentir, de ofender a Dios.

            Ni en tiempo de paz le deben faltar a las almas el temor de Dios. Es lógico, así se hace en los reinos bien ordenados, donde por mucha paz que haya, no faltan los soldados de guardia, los centinelas, para que al menor peligro estén a la defensiva.

            Esta es la historia de nuestro pobre corazón. Esta es la historia de la vida esencialmente cristiana, por eso nos dice el apóstol, “el que piensa que esta en pie, mire y no caiga”. (1ª Cort 7.12). Y así nos lo declara la bella sentencia del Eclesiástico. “El que teme a Dios nada descuida”. (7.19). Por esto, sacamos como consecuencia, que aun las almas santa han de estar siempre temerosas y vigilantes para no ofender a Dios. “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo al infierno”. (Mt 10.28).

San Basilio nos enseña que, para los que comienzan la vida de piedad las exhortaciones basadas en el temor son de la mayor utilidad (cuarto interrogatorio a la Regla) cita las Escrituras: “El temor de Yahvé es el principio de la ciencia; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción”. (Prov. 1.7)

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que otorgaste a san Gil la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de vivir fielmente nuestra vocación, para que así tendamos a la perfección que tú nos has propuesto en la persona de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

_________________________

2 de septiembre

SAN ANTOLIN

1º SU VIDA: Nació de estirpe real en la Galia Narbonense en la parte sur de Francia, cuando mediaba el siglo III de nuestra era. Como era un espíritu aventurero, se marchó pronto a Italia. En la ciudad de Palermo lo ordenaron de sacerdote, debido a su predicación y a sus dotes, entre las cuales se destacaba la santidad de vida personal y su irradiación a los demás.

Condenado por su tío. En Palermo estuvo nada menos que 18 años trabajando por el reino de Dios mediante el anuncio del Evangelio. Por razones personales volvió a Francia. Y en ese tiempo reinaba en esta región, perteneciente a Toulouse, su tío Teodorico. Una vez que se enteró de que su sobrino era cristiano, lo mandó prender y durante siete días no le dio alimento ni nada. Sin embargo, un amigo suyo, le ayudó a escondidas. Así pudo soportar el hambre a la que le sometió el pagano gobernante. Le sobrevino la muerte a su tío. Entonces quedó libre.

Otra vez preso por ser cristiano. Antolín se retira a la soledad de un bosque, en compañía de dos cristianos más. Un día, son descubiertos por los ojeadores de Galacio, sucesor de Teodorico, que estaba de caza. Galacio, nombre del que sucedió a su tío en el reino, era enemigo de los cristianos. Siguiendo la conducta de su antecesor Teodorico, lo metió de nuevo en la cárcel. Esta vez no estaba ya solo. Un buen grupo de amigos, convertidos al cristianismo, lo acompañaron para sufrir el martirio por la fe en el Señor. Allí mismo fueron todos decapitados. Sus cuerpos se arrojaron al río Aregia.

Descubierta su tumba. Muchos años después, Sancho el fuerte, rey de Navarra, en una cacería de ciervos, descubrió la cueva donde se creía que estaba enterrado el cuerpo de este santo. Vio un animal e intentó matarlo, pero su mano quedó paralizada. Sobre ella se elevó una iglesia que hoy es la catedral de Palencia.

La cripta de San Antolín, situada bajo la actual catedral de Palencia, es el único resto de la primitiva catedral visigóticaconstruida en la segunda mitad del siglo VII, añadiéndose posteriormente elementos románicos. La cripta está dedicada a San Antolín, mártir, patrón de Palencia. Sus restos se conservan en este lugar al que ha dado nombre. En torno a los días 1 y 2 de septiembre del año 672. Wamba se habría traído desde [Narbona] parte de las [reliquias] del mártir Antolín, príncipe visigodo ejecutado en Tolosa a fines del siglo V. Desde entonces, el día 2 de septiembrese celebra la fiesta del Santo y, se abre la cripta para ofrecer el agua de su pozo a los asistentes, recogiendo los fieles en recipientes el agua considerada milagrosa.

2º SU MENSAJE: Como tantos otros mártires, el santo nos da ejemplo de ser un mártir de la Iglesia Católica, y no tan solo un héroe por morir a causa de otros motivos que no son validos para su canonización. Un mártir cristiano. 

 

¿Qué es un mártir?La palabra mártir viene del griego y significa testigo. Es utilizada por la Iglesia Católica para indicar a los que mueren por Cristo. Hoy se quiere emplear esta palabra para los que mueren por un ideal político, social, religioso o caritativo, etc. Nada más inadecuado: pueden ser héroes, campeones, pero nunca mártires.

 

Para ser mártir se requieren las siguientes condiciones:

Por parte del perseguidor que mate a otro, por odio a la Fe Católica o a una virtud cristiana. La enfermera que da su vida por cuidar a un enfermo es una heroína pero no una mártir, porque no la matan por odio a la Fe.

Por parte del que muere que sufra con absoluta pasividad, es decir, sin oponer resistencia alguna. Así, el que muere por la Patria es héroe, pero no mártir, porque muere defendiendo su vida.

Que sufra por amor a Jesucristo: por guardar los Mandamientos, por conservar la castidad, por no blasfemar, es decir por ser fiel a la Fe Católica. No se trata de sufrir o morir simplemente, sino de hacerlo por amor de Dios; no es la pena, la condena,  sino la causa lo que hace al mártir.

 

Las virtudes más salientes y características de un mártir son: una paciencia a toda prueba, una fe heroica, una esperanza triunfal, una valentía excepcional y un amor ardoroso a Dios, a Jesucristo y a la Virgen María.

El mártir da testimonio de su Fe con su sangre, es decir, con el sacrificio de su vida. Esto supone dos cosas: estar convencido firmemente de la verdad de Dios y tenerle un gran amor. Niños, muchachos, delicadas vírgenes, adultos, ancianos, padecían horrorosos tormentos durante horas, durante días; sufrían en silencio, muchas veces jubilosos, dando testimonio con su sangre de su Fe y Amor a Dios.

 

Efectos que produce en las almas el martirio: Constituye “bautismo de sangre” para quienes mueren sin haber recibido este sacramento. Borra todos los pecados mortales cometidos. Borra todos los pecados veniales y libra, por tanto, del Purgatorio. Es tan grande el martirio que basta demostrar que uno ha sido mártir para ser canonizado sin necesidad de milagros, porque ha dado la prueba mayor de amor a Dios que es dar su vida por Él.

 

3º SU ORACIÓN: Dios de todo poder y misericordia, que infundiste tu fuerza a san Antolín para que pudiera soportar el dolor del martirio, concede a los que hoy celebramos su victoria vivir defendidos de los engaños del enemigo bajo tu protección amorosa. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

3 de septiembre

SAN GREGORIO MAGNO

1º SU VIDA: Nació en Roma el año 540, de noble familia que se distinguía por su "fe cristiana y por sus servicios a la Sede Apostólica". Es el último de los grandes Padres de Occidente y el primer hombre medieval. Sus obras serían el primer alimento espiritual de la Edad Media, hasta San Bernardo, Santo Tomás y Santa Teresa de Jesús.

Alcalde de Roma. Entró en la administración pública y en el 572 llegó a ser Gobernador de Roma. Sin embargo, esta vida no le satisfacía y al poco tiempo decidió dejar este cargo civil y se retiró a su casa para iniciar la vida monacal, convirtió en monasterio su palacio. De este modo, adquirió un profundo conocimiento de la Sagrada Escritura y de los Padres de la Iglesia, del que se sirvió después en sus obras. Se distinguió por su austeridad de vida y por la intensidad de su oración.

Elegido para la silla de Pedro. Debido a su experiencia y a sus cualidades, el Papa Pelagio II lo nombró diácono, que le costó mucho dejar su soledad, pero aceptó. Y lo envió como embajador a Constantinopla, con el fin de superar la controversia monofisita y sobre todo obtener el apoyo del emperador para contener la presión de los longobardos. Tras varios años, el Pontífice lo llamó a Roma y lo nombró su secretario. Cuando Pelagio II murió, Gregorio le sucedió en la Sede de Pedro. Era el año 590. Era el primer Papa monje, estilo que introdujo en la espiritualidad y en liturgia de su pontificado. Publicó la Regla Pastoral, que fue el código de los obispos durante la Edad Media. Se conserva documentación gracias al Registro de sus cartas, unas 800. Homilías, y las Morales, que usó Santa Teresa. Junto con San Ambrosio, San Agustín y San Jerónimo, es uno de los cuatro padres de Occidente.

Amigo de los pobres. San Gregorio también fue un activo protagonista de una variada actividad social. Con las rentas del patrimonio que la Sede romana poseía en Italia, especialmente en Sicilia, compró y distribuyó grano, socorrió a los necesitados, ayudó a sacerdotes, monjes y monjas que vivían en la indigencia, pagó rescates de ciudadanos prisioneros.

Magno, grande por todo. Renovó el culto y la liturgia con el famoso Sacramentario. La reforma más famosa fue la del canto, llamado por ello gregoriano. Desarrolló esta intensa actividad a pesar de su precaria salud, que le obligaba a menudo a guardar cama. No obstante las condiciones dificilísimas en las que tuvo que actuar, logró conquistar, gracias a la santidad de la vida y a la rica humanidad, la confianza de los fieles, consiguiendo resultados grandiosos. Murió el día 12 de marzo del año 604.

2º SU MENSAJE: Merece el glorioso título de Magno por todas las razones que pueden elevar un hombre por encima de sus semejantes: porque fue magno en nobleza y por todas las cualidades que vienen del nacimiento y de los ancestros; magno en los privilegios de la gracia con que el Cielo lo colmó; magno en las maravillas que Dios operó por su intermedio; y magno por las dignidades de cardenal, de legado, de Papa, para las cuales la divina Providencia y sus méritos lo elevaron”.

San Gregorio grande por las cosas que hizo Abandonó el mundo, una vida llena de comodidades como era la vida noble, para hacerse religioso; hizo que se acabara, por sus oraciones la peste que asolaba a Roma;Una de sus grandes obras fue la conversión de Inglaterra, por el envió de monjes, capitaneados por Agustín de Cantorbery. En su tiempo los visigodos abjuraron el arrianismo en el Concilio III de Toledo el 589. Dictó gran número de decretos para el bien común de la Iglesia. Renovó la práctica de las estaciones cuaresmales en las iglesias romanas, Fomentó las buenas obras, la piedad, el culto de las reliquias, las devociones populares.

San Gregorio ha sido grande por su ciencia; prueba de ello son sus doctos escritos, la doctrina que contienen es toda celestial; más de 800 cartas, nos dejó sobre todo escritos de carácter exegético, entre los que se distinguen el Comentario moral a Job, (Las morales de san Gregorio), que leyó santa Teresa, Homilías sobre Ezequiel y sobre los Evangelios. Asimismo existe una importante obra de carácter hagiográfico, los Diálogos, escrita por san Gregorio para la edificación de la reina longobarda Teodolinda. Su obra principal y más conocida es, sin duda, la Regla pastoral, que el Papa redactó al inicio de su pontificado con una finalidad claramente programática.

Nunca se manifestó más grande que en los sufrimientos y en las humillaciones. Soportaba los dolores de la gota con paciencia admirable. Rechazaba las alabanzas y se hacía llamar siervo de los siervos de Dios, y daba de comer a los pobres. Durante mucho tiempo rehusó el pontificado. El hombre más grande de la tierra, el representante de Jesucristo en la tierra, cabecera de la Iglesia Católica. Se considera y así vivió, como el siervo de los pobres. “No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo”. (Mt 20). Esta es la mayor grandeza de san Gregorio Magno.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que cuidas a tu pueblo con misericordia y lo gobiernas con amor; por la intercesión del papa san Gregorio Magno concede el espíritu de sabiduría a quienes encomendaste la conducción de tu  rebaño, y haz que el progreso de los fieles sea el gozo eterno de sus pastores. Por nuestro Señor Jesucristo….

_________________________

4 de septiembre
SANTA ROSALÍA de PALERMO

1º SU VIDA: Ella había nacido en Sicilia en el año 1140 cuyo padre descendía de Carlomagno, y era empleado del rey Sicilia. A los 14 años era tan bella que su atractivo ponía en peligro la belleza de su alma. Desde muy niña siente la llamada a vivir en soledad, dedicada a la oración, meditación y penitencias. Entonces se le apareció la Virgen indicándole que se apartara del mundo. Entonces ella comenzó a sacrificarse  y con el crucifijo siempre consigo.  

La acompañaban los ángeles. Al llegar la noche, abandonó el castillo del padre. Dos ángeles disfrazados el uno como un caballero armado y el otro como un peregrino la aguardaban para llevarla al monte Quisquita. La dejaron allá a la entrada de una gruta enterrada bajo nieve, entre los árboles. Estuvo escondida allí algunos meses. Vinieron otra vez los ángeles a prevenirla de que sus padres venían a por ella. Debía huir a otro sitio Esta vez la llevaron a lo alto del Monte Pellegrino. Aquí pasó los últimos 16 años de su vida en una cueva, y alimentada por la Eucaristía que le traían los ángeles.

Del silencio al cielo. Murió a los 30 años tal día como hoy del 1170 siglo XII cerca de Palermo, Italia. Se encontraron sus restos cuatro siglos más tarde. Y fue entonces cuando se escribió su biografía. Es patrona de Palermo, el 15 de julio se celebra una fiesta por el hallazgo de sus reliquias.

Milagro para encontrar su cuerpo. La Santa a los tres años de su muerte, se le apareció en octubre de 1623 a una mujer enferma, y le pidió que fuera en peregrinación a la iglesia sobre el monte Pellegrino. La mujer esperó el mes de mayo siguiente para satisfacer el deseo de la Santa, quien volvió a aparecérsele y le dijo el lugar en donde se encontraban sus restos. Apareció en una gruta una inscripción latina, muy rudimentaria, “yo, Rosalía Sinibaldi, hija de las rosas del señor, por amor de mi Señor Jesucristo he decidido vivir en esta caverna de Quisquina”.

Esto suscitó la devoción popular, y el Papa Urbano VIII en 1630, incluyó el nombre de la Santa en el Martirologio Romano para el 15 de julio y el 4 de septiembre. Esto confirmaba en parte las tradiciones orales, recogidas por Gaietani, que hablaban de Rosalía, que nació en Palermo. Vivió haciendo penitencia, y allí murió después de haber peregrinado por otros lugares, siguiendo el ejemplo de los anacoretas. El culto a Santa Rosalía, promovido por los Benedictinos, se la invoca como protectora contra enfermedades infecciosas, y para recibir auxilio en momentos difíciles, y para encontrar fuerzas cuando se necesita superar dificultades.

2º SU MENSAJE: La santa fue llamada por Dios a la soledad para huir de los lazos y peligros del mundo. Era bella y su atractivo ponía en peligro la belleza de su alma. Marcharse a vivir en soledad, solo se puede hacer cuando Dios lo pide, muchas almas se retiran a esta vida. Pero, todos debemos poner lo que este de nuestra parte para cuidar que no nos enreden los lazos y peligros del mundo. Vivir como verdaderos cristiano, es decir, con la modestia cristiana. 

Que vuestra modestia sea conocida por los hombres” (Fil 4,5). La modestia es virtud que debe notarse. Porque la modestia es una virtud necesaria en toda la sociedad cristiana y en todo trato humano, debe de ser honesto y decente; es compañera inseparable de la alegría espiritual, que es la rosa de las virtudes. Así nos da ejemplo de ello santa Rosalía.

            Por la modestia se guardan las reglas de los buenos modales. Debe sujetar nuestros ojos, los oídos, las palabras, el porte externo, los movimientos, las posturas, etc. que para un cristiano, no basta con la disposición interior, sino que es necesario que estén de acuerdo el movimiento interior con los buenos modales exteriores, que nunca seamos motivo de escándalo para los demás. “El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar”. (Mc 9).

            Por lo exterior, muchas veces se conoce lo interior. Los modales visibles vienen a ser como la voz, que manifiesta los pensamientos, los deseos, los afectos invisibles. Todo esto lo expreso el Libro del Eclesiástico. “por el aspecto se conoce al hombre y por los movimientos del rostro se descubre su prudencia; el vestido y la risa y el modo con que se presenta, dan claro testimonio de lo que es el hombre”. (Ecl 19.26-27)

            La modestia, los buenos modales, edifica a cuantos lo ven. "Todo cuanto hay de verdadero, de santo, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta" (Flp 4,8). Todo lo verdadero, sin fingimiento, ni doblez, ni mentira.

            Todo lo santo, separando del alma toda especie de mancha.

            Todo lo justo, jamás hacer a otro una injusticia.

Todo lo puro, ó sea, todo lo honesto.

            Todo lo amable, todo lo que es digno de ser amado, todo lo que es agradable en el trato con los demás.

            Todo lo que da buena fama, lo que puede ser edificante al prójimo.

            Todo lo que sea virtud y cosa digna de elogio. 

3º SU ORACIÓN: Escúchanos, Dios, Salvador nuestro, para que en la alegría de la fiesta de tu virgen santa Rosalía de Palermo aprendamos a servirte con amor. Por nuestro Señor Jesucristo…

_________________________

5 de septiembre

BEATA MADRE TERESA de CALCUTA

1º SU VIDA: Nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, Era la menor de los hijos de Nikola y Drane, recibió en el bautismo el nombre de Gonxha, hizo su Primera Comunión a la edad de cinco años y medio y recibió la Confirmación en noviembre de 1916. La repentina muerte de su padre, cuando tenía ocho años, dejó a la familia en una gran estrechez económica. La madre crió a sus hijos con firmeza y amor, influyendo en el carácter y la vocación de su hija.

Grandes deseos de hacerse misionera. Cuando tenía 18 años, quería hacerse misionera, dejó su casa en 1928 para ingresar en el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, “Hermanas de Loreto”, en Irlanda. Allí recibió el nombre de Hermana María Teresa, por Santa Teresa de Lisieux. viajó a la India, llegando a Calcuta el 6 de enero de 1929. Después de profesar sus primeros votos en mayo de 1931, la Hermana Teresa fue destinada a la comunidad de Loreto Entally en Calcuta. El 24 de mayo de 1937, la Hermana Teresa hizo su profesión perpetua convirtiéndose, en la Madre Teresa.

Al servicio de los más pobres entre los pobres. El 10 de septiembre de 1946, durante un viaje de Calcuta a Darjeeling para realizar su retiro anual, Madre Teresa recibió su “inspiración,” su “llamada dentro de la llamada”. Ese día, de una manera que nunca explicaría, la sed de amor y de almas se apoderó de su corazón Jesús le reveló su dolor por el olvido de los pobres, su pena por la ignorancia que tenían de Él y el deseo de ser amado por ellos. Le pidió a Madre Teresa que fundase una congregación religiosa, Misioneras de la Caridad, al servicio de los más pobres entre los pobres.

Con sari blanco por Calcuta. El 17 de agosto de 1948 se vistió por primera vez con el sari blanco orlado de azul. El 21 de diciembre va por vez primera a los barrios pobres. Visitó a las familias, lavó las heridas de algunos niños, se ocupó de un anciano enfermo extendido en la calle y cuidó a una mujer que se estaba muriendo de hambre y de tuberculosis. Después de algunos meses comenzaron a unirse a ella, una a una, sus antiguas alumnas. El 7 de octubre de 1950 fue oficialmente en la Archidiócesis de Calcuta la nueva congregación de las Misioneras de la Caridad. El Decreto de Alabanza, fue concedido por el Papa Pablo VI a la Congregación en febrero de 1965,

Los últimos años de su vida. A pesar de los problemas de salud, continuó dirigiendo su Instituto. En 1997 contaban con 4.000 en 610 fundaciones en 123 países del mundo. Después de encontrarse por última vez con el Papa Juan Pablo II, volvió a Calcuta donde el 5 de septiembre, la vida terrena de Madre Teresa llegó a su fin. Beatificada el 19 de octubre de 2003.

2º SU MENSAJE: Lo refleja muy bien en estas frases suyas.

¿Cuál Es? ¿El día más bello? Hoy.

¿El obstáculo más grande? El miedo.

¿La raíz de todos los males? El egoísmo. 

¿La peor derrota? El desaliento.

¿La primera necesidad? Comunicarse.

¿El misterio más grande? La muerte.

¿La persona más peligrosa? La mentirosa.

¿El regalo más bello? El perdón.

¿La ruta más rápida? El camino correcto.

¿El resguardo más eficaz?  La sonrisa.

¿La mayor satisfacción? El deber cumplido.

¿Las personas mas necesitadas? Los padres.

¿La cosa más fácil? Equivocarse.

¿El error mayor? Abandonarse.

¿La distracción más bella? El trabajo.

¿Los mejores profesores? Los niños.

¿Lo que más hace feliz? Ser útil a los demás.

¿El peor defecto? El malhumor.

¿El sentimiento más ruin? El rencor.

¿Lo más imprescindible? El hogar.

¿La sensación más grata? La paz interior.

¿El mejor remedio? El optimismo.

¿La fuerza más potente del mundo? La fe.

¿La cosa más bellas de todo? El Amor.

<<Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición. Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad. Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos.
Que mi boca sonría diariamente con la alegría 
y regocijo de tus trabajos. Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas. Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor. Amén>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios todopoderoso, tú nos has revelado que toda la ley se compendia en el amor a ti y al prójimo, concédenos que, imitando la caridad de la beata Madre Teresa de Calcuta, podamos, ser un día contados entre los elegidos de tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

6 de septiembre

BEATO PASCUAL TORRES LLORET

1º SU VIDA: Nació el 23 de enero de 1885 en Carcagente, provincia de Valencia, fue bautizado el 25 de enero de 1885 en la iglesia parroquial de la Asunción. De niño y de joven vivió en un ambiente de pobreza, que duró toda su vida y que aceptó con alegría. El 5 de octubre de 1911 se casó con Leonor Pérez Canet. Tuvieron cuatro hijos: Pascual, Teresa, Leonor y José María.

        Empresario que defendía al obrero. Su profesión era de constructor de obras, algo que no era muy frecuente entre ello, y que en Pascual era lo normal, el defender siempre la justicia social, ayudando al débil y al obrero, hasta el punto de no querer beneficiarse del porcentaje del salario de los obreros que, según costumbre del pueblo, disfrutaba el constructor. Vivió auténticamente su vocación laical, tratando de impregnar de espíritu evangélico las realidades temporales en las cuales vivió su condición de esposo, padre de familia y maestro de obras.

Hombre de profunda fe y costumbres. Aunque tuvo que pasar pruebas y peligros, no debilitaron su fe. Oía Misa diaria y comulgaba, y hacia la meditación, rezaba el rezo del Rosario en familia y en la devoción a la Madre de Dios. Poseía gran caridad, viva y práctica. En esta intensa vida de piedad fue disponiendo su persona a una respuesta generosa a la acción Espíritu Santo que lo impulsó al apostolado organizado siendo miembro de varias asociaciones laicales.

Un verdadero apóstol seglar. Llevó adelante la Acción Católica en Carcagente, en el año 1932 tambien ayudó para establecer la primera Rama de Acción Católica que fue la de los jóvenes, que hoy son los Hombres de Acción Católica. Colaborador incondicional del Cura Párroco, su entrega y ansias de santidad en favor de los demás le hizo ser de la Adoración Nocturna, Conferencias de San Vicente de Paúl Legión Católica de Padres de Familia. Recogía por las festividades de Resurrección y Navidad, los donativos en especie y metálico para enfermos del sanatorio, y él se los llevaba.

Porque imitaba a los sacerdotes”. Por la gran actividad apostólica que realizaba, era considerado por los enemigos de la Iglesia como un católico fervoroso, es decir; peligroso en aquellos momentos, y por lo que le arrestaron y asesinaron. Su hija, dice: "Supe, por una vecina que en la asamblea en que trataron del porqué de la muerte de mi padre, los asesinos dijeron: ‘Porque imitaba a los sacerdotes’". Y esto le mereció a Pascual siendo esposo y padre de familia, recibir el premio celestial, la gloria de los altares. Beatificado el 11 de marzo de 2001 con 233 mártires de Valencia de los años 1936-1939.  

2º SU MENSAJE: Un santo seglar, esposo y padre de familia, trabajador y buen cristiano de los que no lo ocultan por vergüenza o por miedo, este es el mensaje del Beato. Pocas verdades han sido proclamadas por la Iglesia de manera tan solemne y repetitiva como el llamamiento universal de los fieles a la santidad. Si un cristiano no esta convencido de esto va por un camino equivocado que no le lleva a ninguna parte, y no tendría sentido la vocación cristiana. La santidad es fácil, porque sino Jesucristo no nos la hubiera pedido. “Sed santos, porque Yo soy santo”. (Lv 9,2).

el Concilio Vaticano II en (L.G. 39). “Toda la Iglesia, ya pertenezcan a la jerarquía ya pertenezcan a la grey, son llamados a la santidad según aquello del Apóstol: “Por que es la voluntad de Dios, vuestra santificación” (1Tes 4,3)”. C.E.C. Nº 2013: Todos los fieles cristianos, de cualquier estado o condición, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad. Todos son llamados a la santidad. “Sed perfectos como vuestro Padre es perfecto”. (Mt 5,48).         

La santidad pertenece a la vida de la Iglesia, y cualquier miembro bautizado puede ser santo, sea cual sea su función dentro de ella. Todo cristiano debe de ser santo porque debe vivir la vida divina, a la que nació por el bautismo, cada día con mayor perfección, siguiendo a Cristo y guiados por el Espíritu Santo. En los primeros escritos de los apóstoles reciben el nombre de santos todos los cristianos por ser hombres elegidos, consagrados y llamados por Dios a la santidad.

En la teoría, todos admitimos que cualquier cristiano puede llegar a ser santo, pero en la práctica actuamos convencidos de que podemos conformarnos con ser buenas personas, y poco más. Y un cristiano que no se pone cada mañana en camino para ser santo, será un cristiano triste, fracasado, expuesto a miles de tropiezos y caídas, que le harán marchar por el camino de la vida con el paso cambiado, y tan solo, por no responder a la tarea tan gozosa y hermosa que Dios no ha encomendado. “Sed santos, porque yo, Yahvé, soy santo”. (Lev 19,2).                                            

Cambiar maneras de pensar y actuar.Sois elegidos de Dios, pueblo suyo y objeto de su amor; revestíos, pues, de sentimientos de compasión, de bondad, de humildad, de mansedumbre y de paciencia”. (Gal 3,12).

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, gloria y corona de los mártires, que escogiste para el apostolado laical al beato Pascual Torres Lloret y le concediste asemejarse a tu Hijo en una muerte como la suya: te pedimos alcanzar por su intercesión las gracias que ahora te suplicamos y verle glorificado para bien de tu Iglesia. Por Jesucristo….

_________________________

7 de septiembre
SANTA REGINA

1º SU VIDA:Perteneciente al año 251 de nuestra era. Fue una francesa hija de padre romano y de madre gala, de Alise, en Borgoña, su madre falleció al dar la luz, y fue entregada a una nodriza que era cristiana para que la amamantara, y aprovechaba para educarla en la fe. Leyendo la vida de los mártires, concibió el ardiente deseo de dar, como ellos, su vida por Jesucristo. Regina es palabra latina que se vierte al castellano por Reina. Así se llamaba nuestra santa.

Conoció a Cristo y le entregó su corazón. Era el tiempo del Imperio Romano, y cuando tenía tan solo quince años conoció a Cristo y le entregó su corazón, se bautizó y decidió darle para siempre su virginidad. Es muy hermosa. El prefecto romano se enamoró de ella al verla. Olibrio, a quien fue entregada como cristiana, trató de ganarla mediante promesas. Su padre, trataba de convencerla para que se casara con un hombre tan rico. En su presencia, pero sin dudarlo Regina confiesa su fe.

Sufrió los tormentos por Cristo. Desde este momento comienzan las dificultades para la fidelidad.La mandó meter en la cárcel, advirtiéndola «que él iba a un viaje, y que si al volver de él no había mudado de religión experimentaría su rigor. Al regreso del prefecto, que necesariamente ha de ausentarse, ella debe haber cambiado de religión o conocerá el furor romano. Pero no pudiendo lograrlo de esta manera, recurrió a los más crueles tormentos.No sabía que la promesa de su virginidad que le hizo a Jesús, era inquebrantable.

Sucede lo previsto por la gracia de Dios. Ella se niega a sacrificar a los ídolos, llegan las torturas, los hierros arañan y cortan su carne. También hay prodigios del Cielo: se producen terremotos, se oyen voces celestiales... hasta una paloma se acerca para consolarla, darle ánimos y curarla. Una de aquellas noches, recibió en su calabozo el consuelo de una visión de la cruz, Regina, consolada con la vista de una cruz luminosa que subía de la tierra al cielo, y una voz le dijo que pronto tendría alivio, soportó valientemente el martirio en Alisia, de Borgoña, en el siglo III. Por fin, es degollada.

Sus reliquias se veneran en la abadía de Flavigni, donde se trasladaron en el año 864, y se han hecho famosas por sus milagros y romerías. Muy cerca, el Santo Vicente de Paúl fundó un hospital dedicado a Santa Regina. El ejemplo del martirio de esta santa es tan llamativo que la gente se convierte a centenares. La devoción a la santa aumentó a partir del siglo VII.

2º SU MENSAJE: Su vida al principio no fue cristiana, pero acabo convirtiéndose al Dios Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Y, además, con el ejemplo de su martirio se convirtieron a nuestra religión centenares de paganos. En ella vieron lo necesario para una  perfecta conversión.

            Tres cosas necesarias para la prefecta conversión. San Pablo a los Tesalonicense les dice: “Ellos mismos cuentan de nosotros cuál fue nuestra entrada a vosotros, y cómo os convertisteis a Dios, tras haber abandonado los ídolos, para servir a Dios vivo y verdadero, y esperar así a su Hijo Jesús que ha de venir de los cielos, a quien resucitó de entre los muertos y que nos salva de la Cólera venidera”. (1Tes 1.9-10).

            1ª Abandonar los ídolos: Es lo primero que se necesita para una verdadera conversión es echar los ídolos que ocupan nuestro corazón. No se trata solo de ídolos de oro, plata, madera, metal, sino, de aquellas cosas terrenas a las que adoramos, riquezas, placeres, honores, fama, y que por desgracia, se anteponen muchas veces al Dios verdadero. Somos ciertamente idolatras, aunque no nos tengamos por tales. No puede darse la conversión, si no es destruyendo por completo esta especie de idolatría, es preciso renunciar la pecado y que todo sea nuevo, corazón, acciones, palabras, pensamientos.

            2ª Dar culto al Dios verdadero: No basta dejar lo malo de nuestra vida, sino que es necesario practicar lo bueno, es preciso practicar la virtud, es preciso servir a Dios y alabarle y adorarle, porque es mandato de Jesucristo, “Al Señor tu Dios adoraras y no servirás más que a Él “. (Mt 4.10). También lo aconseja san Pablo; “Vivid, pues, según Cristo Jesús, el Señor, tal como le habéis recibido;  enraizados y edificados en él; apoyados en la fe, tal como se os enseñó, rebosando en acción de gracias”. (Col 2.6-7). Todo esto exige obras, exige poner en práctica virtudes, exige emplearse en el servicio de Dios.

            3ª Esperar en Jesucristo: Para que un cristiano se halle perfectamente convertido, después de abandonar los ídolos, de dar culto al Dios verdadero, es necesario estar convencido que hay que esperar en Jesucristo como nuestro único Salvador y Redentor, que así como murió para darnos la vida, así también nos librará de toda pena que podamos sufrir, a causa de nuestra conversión, y, después de purificarnos, nos lleva con él al cielo, lugar prometido para quienes le amas. Así podremos vivir felizmente con nuestro Dios.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que has derramado sobre la virgen santa Regina abundancia de dones celestiales, concédenos imitar en la tierra sus virtudes, para que también damos gozar en su compañía de las alegrías de la gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

8 de septiembre

NATIVIDAD de la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

       

1º EL HECHO: Nada dice la Palabra de Dios sobre este gran acontecimiento. Nada sabemos sobre su nacimiento con certeza que pueda asegurarse. La tradición nos dice que nació en Jerusalén, y que sus padres muy santos se llamaban Joaquín y Ana. Si de las fiestas e imágenes de Jesús, las que se nos hacen más atractivas son las de su nacimiento, Jesús niño. De María seguro que nos sucede lo mismo, en su nacimiento, recién nacida, María niña. 

Sentimientos de alegría por su nacimiento. Esta mañana al despertarnos, seguro que el primer pensamiento ha sido para felicitar a la Virgen María por su cumpleaños. La antífona de entrada nos dice <<Celebremos con alegría el Nacimiento de María, la Virgen; de ella salio el Sol de justicia, Cristo nuestro Dios>>. Es lógico, si se alegran la familia, los amigos, los vecinos cuando nace una nueva criatura, y celebramos su cumpleaños; cuanto más hoy al celebrar el cumpleaños de nuestra Madre la Virgen. Alegrémonos, ha nacido la que cuidara de nosotros siempre, la que no nos abandonará aun cuando nos abandonen todos los que viven en la tierra.

El gran regalo que nos hace Dios a la humanidad. La realidad es que la niña destinada para ser Madre de Dios, es el gran regalo que hace Dios a los hombres, al mundo, el mejor regalo de todos  después de su Hijo.Para apreciar este regalo pensemos.

¿Qué sería la humanidad sin la Virgen? Seria como un hogar sin madre. Que triste es un hogar donde falta la madre, allí falta el amor, falta el cariño, falta el sol que calienta y que ilumina la casa. Sin la Virgen la tierra, los hombres seriamos un hogar donde habría padre;  pero un hogar donde faltaría la madre

 ¿Qué sería de la Iglesia sin la Virgen? Carecería de innumerables encantos. Quitad de la liturgia las fiestas de la Virgen; La Inmaculada, la Dolorosa, la Asunción. Quitad todos los himnos, todos los cantos, todas las oraciones a la Madre de Dios. Quitad todas las devociones y las imágenes de la Virgen y los Santuarios, Ermitas de la Virgen,

             ¿Que sería de las almas sin la Virgen? Los pecadores perderían la intercesora que les reconcilia con su Hijo. Los jóvenes  no tendrían un ideal de pureza que imitar. Los tentados no tendrían el refugio seguro cuando se ven perseguidos por los enemigos del alma. Todos careceríamos de la gran intercesora entre su Hijo y los hombres, para que nos consiga las gracias que necesitamos para la salvación eterna. Le agradezcamos a Dios este regalo que nos ha hecho al enviar a la tierra a esta niña celestial que merece vivir entre los ángeles más que entre los hombres. 

2º SU MENSAJE: Se trata, por tanto de felicitarse por el nacimiento de la Madre de nuestro Salvador, pero también de felicitarla a Ella. Y hacerlo como se suelen hacer estas cosas entre los hombres: con un bonito regalo. Conviene preparar la fiesta con la misma delicadeza y cuidado, (o más si cabe), con que preparamos los cumpleaños de nuestros más queridos familiares y amigos. Felicitemos a la Virgen haciéndole regalos.

            Con tiempo suficiente se va pensando en que regalo le gustaría más, que es lo que necesita o que le causaría una sorpresa. Claro que a la Virgen no le vamos a ofrecer bombones o prendas de vestir, pero sí podemos, por ejemplo, llevar unas flores ante su altar.

Sin embargo, los regalos más apreciados por Maria, aquellos que de verdad le hacen ilusión, son los que contribuyen a su misión en la tierra: pisar la cabeza de la serpiente, vencer el mal a fuerza de bien. Si queremos hacerle un regalo a Maria, hagamos hoy una buena obra; dar una limosna a un necesitado, perdonar a quien nos pueda haber ofendido, defender a alguien que esta siendo tratado injustamente, poner paz donde haya discordias y malos entendidos, acompañar a alguien que este solo, consolar alguien  triste, y consolar a quien llora, etc. etc.        

Y si queremos felicitar a María en su cumpleaños, si de verdad buscamos que ella tenga en este día un recuerdo grato que proceda de nosotros, sus hijos, recemos el Rosario, oremos ante el Santísimo o hablemos de Dios a alguien que no le conozca. Hay, por tanto, dos tipos de obras de caridad que agradan a Nuestra Madre y que, en un día como este, el de su nacimiento, podemos practicar especialmente: las obras de caridad materiales y espirituales. Ella nunca se deja vencer en generosidad.

Felicidades, Madre.

Felicidades por Ti, por tu nacimiento.

Felicidades, Virgen del camino, por enseñarnos la ruta de la santidad.

Felicidades, Madre, porque un día, un mes, en un lugar, de unos padres naciste como cualquiera de nosotros y sin embargo de Ti nacería el Salvador del mundo unos años después.

Felicidades, Madre, porque todos te felicitarán "a la amada, la paloma única, la perfecta".

Felicidades, Madre, porque eres la Madre de Dios y mía también.

3º SU ORACIÓN: Dios misericordioso, al celebrar hoy el nacimiento de la Virgen María, Madre de Cristo, nuestro Redentor, concédenos el don de tu alegría y de tu paz. Por nuestro Señor Jesucristo…

_________________________

9 de septiembre

SAN PEDRO CLAVER

1º SU VIDA: Nació en Verdú, el año 1584. Un pueblo en los llanos de Lérida, agrícola, El día 26 de junio comenzaba allí su vida Pedro. Quinto hijo de Pedro Claver y Juana Corberó, campesinos acomodados y de sangre ilustre.

Alumno del colegio de los jesuitas. En Barcelona, entró a la Congregación Mariana, a fin de obtener la protección de la Virgen. Pidió su admisión en la Compañía, siendo enviado a Tarragona para el noviciado. Mostró deseos de ser santo y de hacerse misionero. Fue enviado a Palma de Mallorca para estudiar filosofía, encontró a San Alfonso Rodríguez. Fue por consejo de Alfonso que Pedro pidió a sus superiores para ir a América del Sur como misionero. Al dirigirse a Sevilla, de donde partiría, Pedro pasaría muy cerca de la casa de sus padres. Pero quiso privarse de la alegría al verlos por última vez, ofreciendo a Dios el sacrificio por el fruto de su apostolado.

Catequizando durante el viaje. Durante los varios meses de incómodo viaje marítimo, el futuro misionero quiso cuidar de los enfermos de la tripulación. Su humildad y bondad se ganaron rápidamente el corazón de todos los marineros, de manera que fue posible fijar una hora al día para explicarles el catecismo y rezar el rosario. Acabaron las blasfemias, las malas conversaciones, las riñas entre los rudos hombres de mar.

Ángel para los esclavos negros. Cartagena de Indias, en la actual Colombia, era entonces uno de los más importantes centros comerciales españoles en el Nuevo Mundo y principal puerto negrero. A él llegaban más de 10 mil esclavos por año, que eran confinados en verdaderos tugurios hasta ser adquiridos por algún señor. La esclavitud era considerada normal en la época. Eran vendidos en las costas de África, Poco a poco se hizo padre, consolador, enfermero y evangelizador de ese pueblo sufrido. Para él mendigaba en las calles de Cartagena, distribuyendo después, de acuerdo a las necesidades de cada uno, lo que había juntado.

Conversión de miles de esclavos. Enseñaba a esos infelices el camino de la salvación, los bautizaba, y después empleaba todos los medios para mantener contacto con ellos, a fin de que perseveren en el buen camino. Antes de morir, en 40 años de ese apostolado bautizó a más de 300 mil negros. Hizo un cuarto voto: ser esclavo de los esclavos. Y una gran solicitud por los condenados a muerte. Los últimos cuatro años de su vida tenía Parkinson, quedando con los pies y las manos semiparalizados. Aún así pedía que lo llevasen hasta el confesionario. Falleció el 8 de septiembre de 1654, a los 74 años. 

2º SU MENSAJE: El Papa León XIII escribió: "Después de la vida de Cristo, ninguna ha conmovido tan profundamente mi alma como la de San Pedro Claver". Pionero de los Derechos Humanos. Es decir; dar a cada uno el derecho que tiene, y esto lo hace el santo con los últimos, los esclavos, los privados de libertad. Y lo hace con quienes no le pueden pagar. Ejemplo a seguir, ayudar a quienes no pueden darnos nada o casi nada material a cambio de nuestra ayuda.

            Nada dejó escrito. Ni un tratado catequético como el de Sandoval; defensor de los derechos humanos, ni los escritos de Las Casas. San Pedro Claver siguió el ejemplo de su modelo, Jesucristo, quien "comenzó a obrar y a enseñar". No escribió, sino hizo. ¡Y cuántas cosas hizo!

            Era de san Pedro Claver la primera sonrisa que veían en mucho tiempo aquellos pobres africanos desarraigados salvajemente de sus tierras.

El primer contacto con una mano amiga. Más con los ademanes que con las palabras los reconciliaba con la vida. Por fin alguien les hacia sentirse de nuevo personas, seres humanos a quienes se ama, se compadece y se comprende.

Valientemente, hizo saber ante los blancos las injusticias que cometían con los esclavos, y los obligó a tratarlos como hermanos. Fue lo que hizo con su ejemplo: plantarse frente a ellos, frente a nosotros, y contamos qué hizo por los esclavos, para preguntamos qué estamos haciendo nosotros ante las injusticias de este tiempo.

No dejó tratados polémicos de protesta contra la esclavitud. Nos enseñó lo que es necesario hacer ante la miseria humana. Lección difícil de comprender y que muy pocas veces nos atrevemos a seguir. Mejor y más cómodo es enviar al periódico, desde nuestro escritorio, artículos muy bien hilvanados para desnudar ante el mundo las injusticias de esta sociedad.

Ojala con todo el papel en que se han escrito tantas cosas bellas a favor de los derechos humanos en el mundo, con todas las revistas y periódicos, con todos los libros y publicaciones adornados con la palomita de la paz, hiciéramos una inmensa hoguera Estas, tal vez, podrían ser palabras de san Pedro Claver, el defensor de los derechos humanos.

3º SU ORACIÓN: Por intercesión de San Pedro Claver, que por tu amor se hizo siempre esclavo de los esclavos, concédenos, Señor, reconocer en todos los hombres la dignidad de hijos tuyos y entregarnos a su salvación. Por nuestro Señor.

_________________________

10 de septiembre

SAN NICOLÁS de TOLENTINO

1º SU VIDA: Sus padres después de muchos años de matrimonio no tenían hijos, y para conseguir del cielo la gracia de que les llegara un hijo, hicieron una peregrinación al santuario de San Nicolás de Bari. Al año siguiente 1245 nació este niño y en agradecimiento al santo que les había conseguido el regalo del cielo, le pusieron el nombre de Nicolás.

“No amen demasiado el mundo ni las cosas del mundo”. Ya desde muy pequeño le gustaba alejarse del pueblo e irse a una cueva a orar. Cuando ya era joven, un día entró a un templo y allí estaba predicado un famoso fraile agustino, el Padre Reginaldo, el cual repetía aquellas palabras de San Juan: "No amen demasiado el mundo ni las cosas del mundo”. Todo lo que es del mundo pasará". Estas palabras lo conmovieron y se propuso hacerse religioso. Pidió ser admitido como agustino, y bajo la dirección del Padre Reginaldo hizo su noviciado en esa comunidad.

Sacerdote que hacia milagros. Impuso las manos sobre la cabeza de un niño que estaba gravemente enfermo diciéndole: "Dios te sanará", y el niño quedó instantáneamente curado. En otra ocasión colocó sus manos sobre la cabeza de una mujer ciega y le dijo las mismas palabras que había dicho al niño, y la mujer recobró la vista inmediatamente.

A Tolentino, a Tolentino. Fue a visitar un convento de su comunidad y le que le gusto mucho y decidió pedir que lo dejaran allí, pero al llegar a la capilla oyó una voz que le decía: "A Tolentino, a Tolentino, allí perseverarás". Comunicó esta noticia a sus superiores, y lo mandaron. Al llegar a Tolentino se dio cuenta de que la ciudad estaba arruinada moralmente por culpa de dos partidos políticos, que se odiaban. Y se propuso predicar, y a los que no iban al templo, les predicaba en las calles.

Predicaba como quien trae mensajes del cielo. El Arzobispo San Antonino, al oírlo exclamó: "Este sacerdote habla como quien trae mensajes del cielo. Predica con dulzura y amabilidad, pero los oyentes estallan en lágrimas al oírle. Sus palabras penetran en el corazón y parecen quedar escritas en el cerebro del que escucha. Sus oyentes suspiran emocionados y se arrepienten de su mala ida pasada". Un grupo le intentaron boicotearle con sus gritos y desórdenes un sermón. Pero siguió predicando como si nada especial estuviera sucediendo. Y de un momento a otro, empezaron a rezar llorando, de rodillas, y muy arrepentido. Dios le había cambiado el corazón. Esto produjo una gran impresión en la ciudad. Murió el 10 de septiembre de 1305, y 40 años después de su muerte fue encontrado su cuerpo incorrupto.

2º SU MENSAJE:San Nicolás tuvo una particular devo­ción por las Almas del Purgatorio, que tienen necesidad de purificación para entrar en el reino de la luz de Dios. Vio en un sueño que un gran número de almas del purgatorio le suplicaban que ofreciera oraciones y misas por ellas. Desde entonces se dedicó a ofrecer misas por el descanso de las benditas almas. Quizás a nosotros nos quieran pedir también ese mismo favor por las almas.

            La misa es el mejor sufragio. La misa es el mismo sacrificio de la cruz, la victima que se ofrece en el Calvario es la que se ofrece en nuestros altares, Jesucristo. Tiene un valor infinito, capaz de pagar las deudas que tienen con Dios todos los hombres. Las lamas del purgatorio están pagando la deuda temporal debida por sus pecados, y para pagar esta deuda no podemos ofrecer a Dios moneda de más valor que la sangre, el sacrificio de su Hijo.

            Condiciones para ofrecer otros sufragios. Se necesita estar en gracia de Dios, en pecado mortal, estamos en enemistad con Dios, y no tiene porque escuchar las peticiones que le dirige un enemigo. Pero, a diferencia de los demás sufragios, la eficacia de la misa no depende ni de la santidad del sacerdote que celebra, ni de la persona que manda ofrecer la misa; depende del valor del sacrificio de Jesucristo. Luego, una persona en pecado mortal, puede ayudar a las almas del purgatorio, no con sus oraciones; no con sus sacrificios, puede ayudarlas mandando que se ofrezcan por ellas una misa.

La providencia de Dios para con sus hijos difuntos. Podemos pensar que aquellos a los que no les encargan misas por su eterno descanso, nunca saldrán del purgatorio. No es verdad, aunque sus familiares les abandones, aunque el mundo les olvide, su Madre la Iglesia no les abandona, Jesucristo no les olvida. Todos los días se celebran miles de misas en todos los altares de la tierra, y en todas las que se celebran, la Iglesia manda que se pida por todos los difuntos. “Acuérdate también de nuestros hermanos que durmieron con la esperanza de la resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia, admítelos a contemplar la luz de tu rostro”.

            La Iglesia Madre cariñosa, quiere que todos los años se dedique un día a todos los difuntos, y que los sacerdotes puedan celebrar tres misas en sufragio por las almas de todos los difuntos que están en el purgatorio. Es un ejemplo a seguir san Nicolás de Tolentino, los sacerdotes a ofrecer muchas misas, y los fieles cristianos a procúralas por ellos.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que en la figura de san Nicolás de Tolentino has querido dar a tu Iglesia un modelo de buen pastor, concédenos, por su intercesión, ser apacentados un día con la grey de tus santos en la abundancia de los gozos eternos. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

11 de septiembre

SAN JUAN GABRIEL PERBOYRE

1º SU VIDA: Nació, en un pueblo llamado Puech de Montgesty, en Francia el año 1802 de una piadosa familia que dio a la Iglesia tres religiosos y dos cónyuges cristianos.Ya un tío suyo, Santiago Perboyre, hermano de su padre, se había hecho misionero de la Congregación de la Misión y había intentado ir de misionero a China. Pronto comprendió él que estaba cabalmente llamado al sacerdocio, fue al seminario haciéndose discípulo de san Vicente de Paúl.

Pidió ser enviado a los paganos. El día 23 de septiembre del año 1826, fue ordenado de sacerdote en París. Tuvo cargos de responsabilidad. Hombre de gran sensibilidad, se vio muy afectado por la muerte de su hermano Luís, quien, dirigiéndose a China como misionero perdió la vida en la travesía. Llamado a París como segundo del maestro de novicios. Pidió ser enviado a los paganos. Muchos dudaban de su salud, pero tuvo permiso para irse y, en el mes de marzo de 1835, embarcó en Le Havre.

            Gran celo por las almas. Comenzó su ministerio visitando a los cristianos esparcidos en pequeñas aldeas. Sobresalió por su gran celo por las almas, expresamente con su predilección hacia los pobres. Pasaba su vida con los pobres, a quienes favorecía. Se hizo cercano a los pobres: En una carta enviada a sus padres se manifestaba así: “Hemos de soportar algunas fatigas y penalidades, pero en todas partes las hay; por eso debemos merecer el cielo con el sudor de nuestra frente. Si padeciéramos el martirio, sería un gran favor otorgado por Dios: favor éste que se debe pedir, no temer”.

Fue crucificado por la caridad. El año 1839, se vio acosado por la inesperada llegada de los soldados. Como buen pastor, se esforzó en vigilar de cerca a su rebaño, ocultándose en los alrededores. Fue capturado y comenzó una larga serie de juicios, frecuentemente con torturas. Intentaron forzarle a apostatar de su fe, fue objeto de burla por causa de su religión, se le incitó a que pisoteara el crucifijo. Hombre de cruz, Cristo ocupó el primer lugar en su vida. Tal vez por el hecho de que la formación no le había quitado trabajo, comprendió perfectamente qué quería padecer.

Logró, en su vida y en su muerte, la configuración con Cristo. Por último, fue condenado a muerte. Juan Gabriel sufrió el martirio en la localidad Wuhan, sobre un patíbulo con apariencia de cruz. Fue estrangulado el día 11 de septiembre de 1840. Sus reliquias fueron trasladadas a Francia el año 1860, a la Casa Madre de la Congregación de la Misión en París. Considerado como verdadero mártir de la fe, fue beatificado por León XIII, el día 10 de noviembre de 1889. Y canonizado el día 2 del mes de junio1996.

2º SU MENSAJE: Ha dejado varias cartas, todas interesantes, alguna van dirigidas a su familia y son verdaderos tesoros, son el mensaje del Santo.

Escribió a su padre, y hace referencias a la salud: <<No escatime los cuidados que su edad pide; necesita la salud para atender a los requisitos temporales de la familia, como también para pensar seriamente en los asuntos espirituales de la conciencia, pues es de suma importancia que esté presto a responder de ello ante Dios cuandoquiera juzgue oportuno Él mismo llamarle>> (Carta 32).

No pudo ver a su hermano Luís antes que partiera: <<Experimento de manera muy real lo que dijo San Agustín, que no se apercibe uno del apego a alguien hasta que sobreviene la separación. He ahí lo que no puedo aceptar sin conmoverme: saber que partes; y me perdonarás si admito no valer lo bastante como para retener el llanto. Temo no haber mostrado reconocimiento por la vocación que te dio el Señor. Ruégale me dé a conocer su santa voluntad y que sea capaz de seguirla. No, mi muy querido hermano, yo nunca te olvidaré. Te recordaré en el altar. Allí estaremos unidos en el corazón de Jesús. Escribiré a nuestros padres consolándoles. Aprovecha tú todas las oportunidades para escribir. Adiós, mi muy querido hermano; te abrazo en Nuestro Señor con todo el afecto de mi corazón>> (Carta 23).

Escribe a su hermano Antonio, quien dijo se vería privado de los buenos consejos recibidos hasta entonces, una vez hubiera partido rumbo a China Juan Gabriel, el cual responde: <<Debes ante todo recordar que Dios ha encomendado especialmente tu salvación a tu párroco y a tu confesor. A ellos debes acudir con frecuencia para recibir sus instrucciones y consejos. Si con eso no van bien tus asuntos espirituales, atribúyelo a negligencia tuya, y no a la falta de medios de salvación en mi ausencia>> (Carta 65).

Escrita a su tío Santiago, con la noticia de la muerte de Luís. <<Luís, cruzó los mares buscando una muerte de mártir. Halló sólo la de un apóstol. ¿Por qué no se me encuentra a mí digno de ir y llenar el vacío que él deja? ¿Por qué no puedo ir yo y expiar mis culpas con el martirio que su alma inocente ansiaba con tanto ardor? ¡Ay, tengo más de treinta años, años que se deslizaron como un sueño, y aún no he aprendido a vivir! ¿Cuándo aprenderé a morir? El tiempo se esfuma como una vaga sombra, y sin notarlo llegamos a la eternidad>> (Carta 30).

3º SU ORACIÓN: O Dios, que has sacado a los pueblos infieles de las tinieblas a la luz mediante la predicación de san Juan Gabriel; concédenos, por su intercesión, permanecer firmes en la fe y constantes en la esperanza del Evangelio que él nos anunció. Por nuestro Señor Jesucristo…

_________________________

12 de septiembre

EL SANTO NOMBRE de MARÍA

1º SU SIGNIFICADO: La primera referencia aparece en Lucas en el relato de la Anunciación: “El nombre de la virgen era María” (Lc 1,27). Era un nombre hebreo: Myriam. Tenía el mismo nombre que  la hermana de Moisés y Aarón, la que rescató al niño de las aguas al vigilar su travesía por el Nilo y negociar con la hija del faraón en cuanto al modo de criarlo. (Ex 2,4-9). En el Nuevo Testamento muchas de las mujeres que aparecen en el entorno de Jesús tienen también este nombre. Estos nombres de carácter hebreo, relacionado con personajes del Antiguo Testamento, como, Jesús, José y otros fueron muy frecuentes después de la rebelión de los macabeos contra Antíoco IV.

Según costumbre de los judíos, ocho días después del nacimiento de la Virgen, sus padres le impusieron el nombre de María. La liturgia, que ha fijado algunos días después de Navidad la fiesta del santo nombre de Jesús, ha querido instituir también la fiesta del santo nombre de María poco después de su Natividad. Celebrada primero en España, esta fiesta fue extendida a toda la Iglesia por el papa Inocencio XI, en 1683, para agradecer a María la victoria que acababa de ganar Juan Sobieski, rey de Polonia, contra los turcos, que asediaban a Viena y amenazaban a Occidente.

Esta festividad comenzó a celebrarse en España en el siglo XVI  y se extendió con rapidez por el orbe católico con el nombre de Fiesta del Dulce Nombre de María. El calendario romano posconciliar suprimió la fiesta, pero se recupera de nuevo en 2001, con objeto de poner ante los ojos de los fieles en este mes de tantas conmemoraciones marianas la figura de la Madre del Hijo de Dios centrándose en su nombre.

El nombre hebreo de María, en latín Domina, significa Señora o Soberana; y eso es ella en realidad por la autoridad misma de su Hijo, soberano Señor de todo el universo. Gocémonos en llamar a María Nuestra Señora, como llamamos a Jesús Nuestro Señor; pronunciar su nombre es afirmar su poder, implorar su ayuda y ponernos bajo su maternal protección.

Importancia del nombre. Es uno de los primeros actos que se realizan al nacer un niño, el de imponerle un nombre. Todos recuerdan con cariño la fiesta de su nombre y suele celebrarse con solemnidad semejante y a veces aún mayor que el mismo cumpleaños. Es una de las fiestas de familia, donde al celebrarse el santo del padre o de la madre, se ponen de relieve las suavísimas expansiones y las alegrías profundas de los hijos. San Efrén dice "que el nombre de María es la llave de las puertas del cielo," Y San Buenaventura "que María es la salvación de todos los que recurren a ella."

2º SU MENSAJE: Grandeza de este nombre. Ya se comprende cuál será esta grandeza si es Dios el autor del mismo. Tanto más, si Dios nos dio en él un como resumen de lo que es la Santísima Virgen. Cuando el Señor elegía a uno para algo extraordinario, lo primero que hacía era darle o cambiarle el nombre, para que ese nuevo nombre que Él le daba correspondiese al altísimo fin que destinaba a aquella persona. Así cambió el nombre de Abraham, impuso el nombre de Isaac, por medio de un ángel, designa a Zacarías cómo se llamará el Precursor y le dice que será Juan. El mismo Cristo, al fundar la Iglesia y elegir entre los apóstoles al que será su cabeza y fundamento, a Simón también le cambia el nombre y le llama Pedro.

            Nosotros pudimos llamarnos de muchas maneras y como ahora, por voluntad de nuestros padres, tenemos este nombre actual, pudimos tener otro muy distinto. Pero la Santísima Virgen no fue así; se llamó maría y no pudo tener otro nombre, porque el mismo Dios no encontró otro modo mejor de llamarla. Mira, pues, qué grande y magnífico y sublime es este santísimo y dulcísimo nombre. En cierto modo puedes decir que vale tanto cuanto la misma Santísima Virgen, puesto que a Ella representa. Por eso el Evangelio que tan pocas palabras dice de la vida de la Virgen, no omite este detalle de tanta importancia y expresamente dice: “Y el nombre de la Virgen era María”.

Se deduce de aquí cómo debemos de respetar y venerar este santísimo nombre y cómo después del nombre de Jesús no hay otro ni más santo, ni más dulce, ni más útil, para nosotros, que el nombre de María. Si el nombre de Jesús es santificador, también santifica el nombre de María si sabemos pronunciarlo con todo el respeto y amor que se merece.

¿Por qué después del nombre de Dios y el de Jesús, es el más popular de todos? Las madres lo enseñan a sus hijos, los enfermos y atribulados así la llaman, los moribundos, de este modo la invocan.

            ¡Cuántas iglesias! ¡Cuántas ermitas en todo el mundo levantadas en honor del nombre de María!

¡Cuántos pecadores solo con esta invocación se han convertido!

¡Cuantas mujeres de todos los tiempos, después llevan ese nombre!

¡Cuántos milagros efectuados con la invocación del nombre de María! No hay nada más dulce a las almas santas, ni más provechoso a las pecadoras, que juntar esos dos nombres benditos de Jesús y María y pronunciarlos e invocarlos muy a menudo para acostumbrase a sacar de ellos la inmensa utilidad que su frecuente repetición lleva a las almas.

3º SU ORACIÓN: Perdona, Señor, los pecados de tus fieles y, ya que nuestros actos no pueden complacerte, sálvanos por intercesión de la Madre de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. El, que vive y reina contigo….

_________________________

13 de septiembre

SAN JUAN CRISOSTOMO

1º SU VIDA: Nació en Antioquía alrededor del año 344, hijo de Segundo, comandante general de las tropas del Imperio de Oriente. Su madre, Antusa. Juan culminó su educación con el célebre filósofo Libanio. Su progreso era brillante, por su privilegiada inteligencia. Inició su vida como orador, que le llevaron a compararlo a Demóstenes, el famoso orador de la Antigüedad.

Amigo de san Basilio. Esta santa amistad le lleva a su amigo a la conversión. A los 25 años, se convirtió al cristianismo, y recibió el bautismo de manos de San Melecio, obispo de Antioquía. Decidió abrazar la carrera eclesiástica. Renunció completamente a hacer carrera en el mundo. Al morir su madre, decidió huir al desierto. Admitido en uno de los monasterios del Monte Casius, se entregó con gran valentía a la vida de perfección. Lo escogieron como Superior. Cuando tomó conocimiento de esa decisión, huyó, yendo a vivir como anacoreta a un lugar más inaccesible. En la soledad, aprendió las Sagradas Escrituras de memoria.

Diacono y sacerdote en Antioquia. Ordenado diácono, dedicándose nuevamente al apostolado de la palabra. Cinco años más tarde, San Flaviano, que sucedo a San Melecio en la sede de Antioquía, le confirió el sacerdocio. Pasó doce años en Antioquía, ejerciendo la misión pastoral como el modelo más acabado de sacerdote.

Elegido por el pueblo cono obispo. El año 397 quedó vacante la sede de Constantinopla. El clero y el pueblo, que ya conocían su fama, lo eligieron como obispo. El emperador aprobó la elección, y le consagraron Arzobispo de Constantinopla y Patriarca de Oriente. Debería enfrentar los desórdenes de la corte imperial, toda clase de injusticias, un clero y un pueblo decadentes. Se empeñó en la reforma del clero, amonestando, corrigiendo, y, cuando no había otro medio, expulsando a los malos sacerdotes de la Iglesia.

Desterrado para morir. La emperatriz Eudoxia, habiéndose entregado al vicio de la avaricia, infringió la justicia apropiándose indebidamente de propiedades ajenas. Las víctimas recurrieron al Arzobispo, que la llamó paternalmente a la razón. Pero ella, dándose por ofendida, obtuvo que el Primado de Alejandría, quien había abrazado la herejía arriana, convocase un concilio. Con sus correligionarios, éste condenó a Juan Crisóstomo como indigno del episcopado, obteniendo su destierro. A dos soldados que acompañaban al destierro les fue prometida una promoción, si por medio de maltratos lo hicieran morir en el camino. En septiembre de 407, debido a los malos tratos que recibio murió.

2º SU MENSAJE: San Juan Crisóstomo es el representante más importante de la Escuela de Antioquía y uno de los cuatro grandes Padres de la Iglesia en Oriente. Estaba dotado de grandes cualidades oratorias. Llamado «Boca de oro» por la fuerza y la belleza de su elocuencia predicando. Es el patrón de los predicadores. Debemos tener buenas actitudes ante la predicación.

            Defectos que debemos evitar. Es buena señal, cuando nos acercamos a la mesa con apetito, con ansias de comer. Así, cuando el alma se acerca a la Palabra de Dios, a la predicación, es una garantía de que el oyente va a sacar provecho de la predicación y se lo va a aplicárselo a si mismo cuanto oye. Hay que evitar el repartirlo para los demás. ¡Esto lo tenia que oír mi vecina! ¡Que pena que no este aquí mi cuñada!, etc. Como los camareros, que reparten lo que llevan en la bandeja y no es nada para ellos. Estos son los que escuchan la predicación por lo externo. La voz, los gestos, los ejemplos, etc., y se les escapa el grano; la doctrina.

            Disposiciones para escuchar bien. Al escuchar la predicación, tenemos que pensar que Dios pone ante nosotros un espejo, a fin, de que veamos las muchas manchas de pecado que hay en nosotros, para poner los remedios y quitarlas. San Agustín dice, que “es como una carta desde el cielo en la que nos advierten los peligros que hay en la tierra”. Nos advierte sobre los pasos que tenemos que dar, los caminos que tenemos que evitar. Así es la predicación, una carta desde el cielo. Luego hay que disponerse a leerla bien.

            Disposiciones después de la predicación. Ser cumplidores. De lo contrario, como decimos vulgarmente, (por un oído me entra y por otro me sale). Como los alimentos que comemos de mala gana, los que no nos gustan, no los solemos retener, pronto los echamos fuera, y aunque los traguemos, no alimentan bien. La Palabra de Dios, no basta solo con escucharla con apetito y deseo, sino, que hay que retenerla. Cada domingo, sirva para alimentarnos toda la semana. Y si es a diario, para cada día.

            De los que escucharon a Jesús, hubo de toda clase de oyentes. Con mala intención, los fariseos que le condenaron por lo que predicaba. Con curiosidad, porque era un hombre extraño que llamaba la atención. Con ansias de que les solucionara sus problemas. Y con espíritu dócil, que les cambio la vida. Apóstoles, Zaqueo, Maria Magdalena, y otros muchos.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, fortaleza de los que esperan en ti, que has hecho brillar en la Iglesia a san Juan Crisóstomo por su admirable elocuencia y su capacidad de sacrificio, te pedimos que, instruidos por sus enseñanzas, nos llene de fuerza el ejemplo de su valerosa paciencia. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

14 de septiembre

LA EXALTACIÓN de la SANTA CRUZ

1º EL HECHO: Este día nos recuerda el hallazgo de la Santa Cruz en el año 320, por parte de Santa Elena, madre de Constantino. Más tarde Cosroas, rey de Persia se llevó la cruz a su país. Heraclio la devolvió a Jerusalén.

Imitar a Jesus con la cruz acuestas por las calles de Jerusalén.Según manifiesta la historia, al recuperar el precioso madero, el emperador quiso cargar una cruz, como había hecho Cristo a través de la ciudad, pero tan pronto puso el madero al hombro e intentó entrar a un recinto sagrado, no pudo hacerlo y quedó paralizado. El patriarca Zacarías que iba a su lado le indicó que todo aquel esplendor imperial iba en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo cuando iba cargando la cruz por las calles de Jerusalén. Entonces el emperador se despojó de sus ropas imperiales, y con simples vestiduras, avanzó sin dificultad seguido por todo el pueblo hasta dejar la cruz en el sitio donde antes era venerada.Después que el emperador Constantino tuvo la dicha de ver en el cielo una brillante cruz con la inscripción que decía: «Con esta señal vencerás», se inflamó tanto su devoción a la cruz, que puso el mayor cuidado en hacerlo respetar de todo el imperio.

Santa Elena, su madre, visitó los Santos Lugares, con el fin de adquirir el precioso madero en que fue redimido el linaje humano. En la excavación que mandó practicar se hallaron tres cruces, conociéndose la de Jesús por los repetidos prodigios que a su contacto se obraron, como fue la curación instantánea de una mujer enferma desahuciada y la resurrección de un muerto. Santa Elena edificó allí mismo un suntuoso templo, donde dejó parte de la Santa Cruz, remitiendo a su hijo otra con los clavos y titulo que hoy se veneran en Roma, y en la iglesia de Santa Cruz en Jerusalén.

Esta es una fiesta de gloria, (de exaltación): Hoy no es fiesta de dolor, de sufrimiento, como lo es la tarde del Viernes Santo, cuando en una cruz muere matado entre grandes sufrimientos el Hijo de Dios. Nosotros cuando pensamos o hablamos de la cruz, pensamos en la tarde del Viernes Santo, o en esos momentos duros de nuestra vida en que se hacen presentes distintas cruces, (enfermedades, poblemos familiares, muerte de seres queridos). Hoy debemos mirar al a Cruz, no como instrumento de tortura, ni de dolor, ni de muerte. Hoy es fiesta de gozo, de gloria, de alegría, de exaltación.

En el prefacio de esta Misa se nos dice: <<Señor, es justo darte gracias, porque has puesto la salvación del genero humano en el árbol de la Cruz, para que donde tuvo origen la muerte, de allí surgiera la vida, y el que venció en un árbol, fuera un árbol vencido, por Cristo, Señor Nuestro>>.

2º SU MENSAJE: Exaltación de la Cruz, ¿porque? Porque no debemos mirar la cruz como castigo, sino como medio de santificación. Los beneficios que nos proporciona a nosotros la Cruz de Cristo, son causa de ensalzarla, de alegrarnos, de celebrarla hoy con gozo por varios motivos.

Porque Cristo murió en la cruz para salvación nuestra: El inocente por los culpables. Nos abrió el camino de la salvación, el camino del cielo, que estaba cerrado desde el Pecado Original. Cristo acepto la cruz, “No se haga mi voluntad, sino la Tuya”. (Lc.22.41). El Evangelio nos lo dice. “Tanto amo Dios al mundo, que entrego a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna”. (Jn. 3). Murió en la Cruz para que nosotros nos pudiéramos salvar. Desde entonces, ya podemos ir al cielo. Luego es motivo de  alegría, por ello la celebramos gloriosa.

Porque Cristo desde la Cruz nos dio a su Madre: Lo único que le quedaba, nos la entrego a todos como Madre en la persona del discípulo Juan. “He ahí a tu Madre. He ahí a tu hijo. Y desde este momento el discípulo la recibió en su casa”. (Jn 19,27).Ya Desde entonces podemos encomendarnos a Ella, que nos protege y ayuda como Madre nuestra que es. No estamos solos, es Consuelo de los afligidos, Refugio de los pecadores, Auxilio de los cristianos. Luego es motivo de  (gran alegría). Por ello la celebramos gloriosa.

Porque al contemplar la Cruz en el Calvario muchos cambiaron: Se convirtieron, se arrepintieron de sus pecados. “Al mirarle les cambio la vida a muchos de los que estaban allí presente en el calvario “se retiraban a sus casas dándose golpes de pecho de arrepentimiento“. (Lc 23,48). Desde entonces sigue haciendo el mismo efecto en las almas, mirar la Cruz, y sentir remordimiento de nuestros pecados, acabando en la confesión, comenzando una vida distinta. Luego es motivo de alegría. Por ello la celebramos gloriosa.

Porque nos llamamos cristianos, discípulos del Crucificado: Jesús de Nazaret, se llama Jesucristo por ser crucificado en la Santa Cruz. Nosotros nos llamamos cristianos, por ser discípulos del Crucificado. Desde entonces, así se les empezó a conocer a los primeros cristianos, y se nos sigue conociendo hoy a nosotros. Dice San Pablo a los Galatas. “Nosotros hemos de gloriarnos en la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo: en él esta nuestra salvación, vida y resurrección; él nos ha salvado y liberado”. (Gal 6.14). Luego es motivo de alegría Por ello la celebramos gloriosa.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz, concédenos, te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio, alcanzar en el cielo los premios de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

15 de septiembre

NUESTRA SEÑORA, LA VIRGEN de los DOLORES

1º EL HECHO: "Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego, dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa" (Jn 19). Estas palabras las escuchamos en el relato de la Pasión. Nos las refiere el mismo que las escuchó y que estaba, junto con María, al pie de la cruz; Juan. Pocas noticias llegan hasta nosotros de una fuente tan directa y segura como ésta.

            María esta en esos momentos en Jerusalén. Si María estaba "junto a la cruz de Jesús" en el Calvario, eso quiere decir que estaba en Jerusalén aquellos días; y si estaba en Jerusalén, eso quiere decir que lo presenció todo.

            Que asistió a toda la pasión de su Hijo, a los gritos de ¡a Barrabás, a Barrabás!, al Ecce Homo.

            Vió con sus ojos cómo desnudaron a Jesús de sus vestidos.         

Vió cómo los soldados se repartían sus vestiduras y echaban a suertes aquella túnica que ella tal vez había tejido con tanto amor

            Vió como su Hijo era sacado afuera azotado, coronado de espinas, cubierto de salivazos.

            Vió cómo le clavaron de pies y de manos con aquellos golpes de martillos, a que tan acostumbrada estaba en el taller de Nazaret.

            Vió correr la sangre preciosa formada en su seno virginal y empapar la tierra.

            Vió como su cuerpo desnudo se estremecía en la cruz, en la agonía de la muerte.

            También ella bebió el cáliz amargo, lo apuró hasta las heces. A ella pueden aplicársele muy bien las palabras que pronunciaba la hija de Sión en su angustia: "Vosotros, los que pasáis por el camino, mirad, fijaos: ¿Hay dolor como mi dolor?" (Lm 1,12).       

Se ha meditado siempre, sobre los dolores de la Virgen, (se la ha acompañado), desde los tiempos apostólicos. El Discípulo amado, Juan, y aquellas santas mujeres que acompañaron a la Virgen en el Calvario, José de Arimatea y Nicodemo, y después los otros apóstoles, ¿no se compadecerían de Ella, y la acompañarían, y la dirían palabras de consuelo, y la animarían, y llorarían con Ella? Sabían quien era Maria y quien era Jesús, y les amaban entrañablemente; ¿cómo no compadecerles? Luego desde el principio, desde la época de los apóstoles se le ha acompañado a María en sus dolores. El misterio de la participación de la Virgen madre dolorosa en la pasión y muerte de su Hijo es probablemente el acontecimiento evangélico más popular.

2º SU MENSAJE: María no aparece en los momentos de triunfo, en los que aplauden a su Hijo. Por ejemplo, en la entrada triunfal en Jerusalén, el Domingo de Ramos, cuando lo aclamaban Rey. En estos momentos de triunfo de su Hijo, Ella estaba en su casa, o lo más entre la gente. En cambio, si que aparece el Viernes Santo, no estuvo cuando lo aplaudían, pero no puede dejarlo ahora camino del calvario, cuando está abandonado de sus discípulos, cuando los amigos lo han abandonado, cuando el pueblo ha pedido su sangre. En la Vía Dolorosa, su Madre esta junto a Él, no podía faltar La Dolorosa, para participar de los dolores, la amargura, la soledad de su Hijo.         

Para comprender  de alguna manera lo que la Virgen sufrió junto a la cruz de su Hijo, es necesario conocer el amor que le tenia. Era su Hijo y era el mejor de los hijos. Era Hijo único, engendrado, no por obra de varón, sino por obra y gracia del Espíritu Santo, etc. Y amándole como le amaba, ¿en que estado le veía? Su cuerpo desecho por los azotes, su cabeza taladrada por las espinas, sus pies y sus manos taladrados por los calvos, y su rostro afeado por el polvo, por las lágrimas, la sangre y los salivazos. Si tanto le amaba y así le veía, ¿Cuál seria su dolor?

En estos momentos de dolor, Jesús nos la dio como Madre. Es en el momento más doloroso de Jesús y de Maria, donde nos la regala como Madre nuestra. Nos da a luz con dolores de parto junto a su Hijo crucificado. Jesús nos la dio Dolorosa. Por ello, nosotros debemos sentir un cariño especial en la tarde del Viernes Santo, cuando nos la regalo como Madre. Son preciosas y tiernas las imágenes de la Virgen con el Niño en sus brazos, ¡que bonitas que son! Pero son escenas de la Madre de Dios al que lleva en sus brazos, esto sucedió antes. Como Madre nuestra sucedió desde este momento del Calvario, Jesús nos la dio como Madre Dolorosa desde la cruz.

Juan se la llevó con El. Nos dio a su Madre como Madre nuestra desde la cruz, ya había dado todo a los hombres, y solo le quedaba lo que mas quería. Pero tanto nos quiere a nosotros, que nos la quiso regalar para siempre. Juan nos representaba a todos. “Dijo al discípulo: He ahí a tu Madre, y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”. (Jn 19,27). Es decir, entre las cosas de más valor, lo más preciado. Acoger a María como Alguien de un gran valor para nosotros por ser ella, la Madre de Dios y Madre nuestra. Si queremos imitar a Maria junto a la cruz, seamos un instrumento que alivie a Cristo crucificado. María sufrió mucho junto a la cruz.       

3º SU ORACIÓN: Señor, tú has querido que la Madre compartiera los dolores de tu Hijo al pie de la cruz; haz que la Iglesia, asociándose con María a la pasión de Cristo, merezca participar de su resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo….