Autor: Eliseo García Rubio.

____________________________

16 de mayo

SANTA GEMA GALGANI

1º SU VIDA: Nace en Lucca, Italia en 1878 en una familia modesta y pronto queda huérfana de padre y madre, y también la mitad de los hermanos mueren jóvenes. Era una familia y una casa marcada por el dolor. Los hermanos fueron recogidos en casa de los Giannini, eran una familia extraordinaria.  

Enferma de muchas cosas. Tuvo una niñez enfermiza, la operan quirúrgicamente, pero para los médicos estaba desahuciada, era incurable.   Males de huesos, meningitis, sordera, caída del cabello, tumor en la cabeza, parálisis. Cura milagrosamente por intercesión de San Gabriel de la Dolorosa, al que se había encomendado.

La acusan de fingir la grave enfermedad. Es calumniada y la tildan de embaucadora, mentirosa y amiga de llamar la atención; sufre desprecios incluso por parte de sus hermanos que para nada quieren el espectáculo, ni el revuelo que está proporcionando al pueblo su situación; es incomprendida por los médicos que no se explican lo que está ocurriendo. También la trató con indiferencia el obispo Juan Volpi.

Quiso ser religiosa pero no es admitida. Su salud es muy precaria y decidió quedarse en el mundo, pero viviendo una vida muy religiosa. La dirección espiritual la llevaba con los pasionistas, con el P. German. Desde muy niña tenía devoción a la Sagrada Pasión de Cristo. Cuando tenia 21 años, se reproducen en su cuerpo los estigmas de la Pasión del Señor; aparecen y desaparecen espontáneamente en sus manos, en los pies y costado; son heridas abiertas y sangrantes con las que quiso Dios premiar su virtud, pero que desconciertan más aún. Santa Gema, la víctima de Jesús, comienza a "suplir en su carne lo que le falta a la Pasión de Cristo". Este fenómeno se repetirá en las tardes del jueves al viernes, todas las semanas.

Un ángel con otro ángel. Santa Gema tenía una relación muy particular con su ángel de la guarda, que siempre le acompañaba y le protegía, e incluso le servía de cartero, llevando sus cartas al Padre Germán.

Muy probada por el dolor y las tentaciones. Al final, un tumor canceroso la hace vivir en un grito de dolor de día y de noche. Pero lo malo eran las muchas tentaciones del demonio, los deseos de blasfemar contra Dios, revelarse por el dolor. Muere el 12 de abril de 1903 siendo una de las santas más famosa de los santos modernos. El Papa Pío IX la declara beata a los 30 años de su muerte, en 1933 y Pió XII la canoniza en 1940.

2º SU MENSAJE: La gran devoción que le tenía a la pasión de Cristo le hizo que se reprodujera en su cuerpo, y le pudiera imitar mejor. Cristo nos dejo un ejemplo para que sigamos sus huellas.” (1Pe 2,21). Si Él subió a la cruz por nosotros, nosotros también debemos estar dispuestos a asumir nuestras cruces, y aceptarlas por amor a Él, y no solo por estar con Él, sino por hacer lo que Él hizo. Santa Gema le imitó en sus muchos sufrimientos.

Cuando se esta enfermo y sufriendo mucho, con paciencia, debe mirar al crucifijo, pero, en muchos casos, más que mirar la cruz se debe caer en la cuenta, que se esta sobre la cruz, y eso es camino seguro de santificación. Una vida probada con la cruz de la enfermedad, no se debe desaprovechar,  sino, seguir sus huellas, aunque a veces cueste muchísimo entenderlo. 

El enfermo, cuando sufre dolores físicos, y puede pensar:

Cuando le duele la cabeza debe pensar en Cristo coronado de espinas.

Cuando le duele la espalda, debe pensar en Cristo azotado.

Cuando le duelen las manos o los pies, debe pensar en Cristo clavado de pies y manos.

Cuando le duele el pecho, debe pensar en el costado de Cristo traspasado por la lanza.

Cuando le duele la espalda, debe pensar en Cristo azotado.

El enfermo cuando sufre dolores morales.

Si se ve despreciado por la gente, por su enfermedad, debe mirar a Cristo que le gritaban, crucifícalo, crucifícalo.

Si se ve solo y abandonado por sus amigos, debe mirar a Cristo abandonado por los discípulos.

Si por sus dolores llega incluso a dudar de la existencia de Dios, debe mirar a Cristo colgado en la cruz que decía. “Dios mío, Dios mío, porque me has abandonado”. (Mt 27,46).

Este es un gran secreto del cristiano, que mira a Cristo crucificado, quien desde la cruz se hizo dolor para que nosotros no estuviésemos solos en la cruz de nuestros dolores, reconocer este secreto, y ser conscientes de ello, nos hace ver el dolor, la enfermedad. Ya no es un castigo del cielo impuesto para estropear nuestra vida, para fastidiarnos, sino ocasiones para estar con Jesús crucificado, ocasiones para imitarle, ocasiones para colaborar con El en la Redención del mundo, ocasiones para participar un día de su gloria en el cielo. “Hoy estarás con migó en el paraíso.” (Lc 23,43).

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que hiciste a santa Gema Galgani imagen de tu Hijo crucificado: concédenos por su intercesión que, participando en los sufrimientos de Cristo, merezcamos ser asociados a su gloria. Él, que vive y reina contigo, por los siglos de los siglos.

____________________________

17 de mayo

SAN PASCUAL BAILÓN

 1º SU VIDA: Nació en Torre Hermosa, Aragón, en 1540. Su vida de niño la paso de pastor guardando ovejas. Su gran amor fue la Sagrada Eucaristía. Desde los campos donde cuidaba las ovejas de su amo, alcanzaba a ver la torre del pueblo y de vez en cuando se arrodillaba a adorar el Santísimo Sacramento.

Religioso franciscano. Les costo admitirle por no tener apenas formación, con trabajo leía algunas oraciones. Pero Dios le quería de fraile y lo aceptaron. Los oficio que tuvo en el convento fueron siempre humildes,  portero, cocinero, barrendero. Y eso sí, muchos ratos, los que podía a la capilla  adorando al Señor Sacramentado. Antes de que los demás hermanos fueran a rezar, ya estaba allí este frailecito. Y siempre que podía, ayudaba a misa como monaguillo, para estar muy cerca de Jesús.

            Siempre fue muy mortificado. No se preocupo más que de humillarse continuamente, y practicar grandes mortificaciones. Dormía en el suelo, y no más de tes horas. Llevaba siempre alguna cadena o cilicio para hacer penitencia silenciosa. Casi nunca cenaba y las comidas muy austeras. También recorrió miles de lenguas, sufriendo el hambre y la sed, comiendo un poco de pan cuado se lo daban por amor a Dios, y siempre con aquel habito tan remendado

Escribió un pequeño tratado de oraciones muy sencillas, donde las principales eran al Santísimo Sacramento, de donde había sacado la profunda ciencia que tenia para entender los misterios de nuestra fe. Había recibido de Dios ese don especial

Defensor ante los protestantes de la presencia de Jesús en la Eucaristía. Lo enviaron a Francia a llevar un mensaje. Cuando Llegó, descalzo, con una túnica vieja y remendada, un grupo de protestantes se encararon con él y le desafiaron a que les probara la presencia de Jesús en la Eucaristía. El sencillo fraile les habló de la presencia de Jesús en la Eucaristía, que no fueron capaces de hacerlo frente, de contestarle. Lo que hicieron fue apedrearlo, pero se sentía contento de sufrir afrentas por Jesús.  

Se va al cielo. En el convento de Villareal, en Castellón, predijo su muerte, recibió la Santa Unción con gran devoción y reverencia y, San Pascual moría en la fiesta de Pentecostés de 1592, el 17 de mayo. Hizo muchos milagros después de su muerte, el Papa Pablo V lo beatifico en 1618 Y Alejandro VIII lo canonizo en 1690.

2º SU MENSAJE: El Papa León XIII nombró a San Pascual Bailón Patrono de los Congresos Eucarísticos y Adoración Nocturna. Porque fue siempre su devoción preferida, la devoción a la Eucaristía. Debe de ser la devoción principal de todo cristiano, porque en ella podemos “gustad y ved que bueno es el Señor”. (Sal 33.9). El tiempo empleado delante del Santísimo, será el más fructuoso para la vida y el de más consuelo para la hora de la muerte.

            ¿Por qué esta devoción? Sencillamente porque toda la vida de Jesucristo fue una demostración de su amor a los hombres. Todos sus actos, desde el pesebre al Calvario, desde la cuna al sepulcro, desde el nacimiento a la muerte, forman como los eslabones de una cadena de amor. Pero la prueba más grande de su amor, la dio al fin de sus días en la tierra, al instituir el Sacramento de la Eucaristía.

            Motivo para tenerle que adorar siempre. Jesús después de su muerte tenia que volver junto a su Padre, tenía que marcharse de entre los hombres mortales y volver al cielo. Se ausento visiblemente, pero se quedo invisiblemente en el Sacramento. Vivió con la Virgen, con San José, con los apóstoles durante su vida mortal, y ahora vive en la Iglesia entre los fieles de una manera sacramental. “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. (Jn 1.14). Se quedo para que lo podamos visitar, adorarle, pedirle, etc.         

            ¡Como no visitarle con más frecuencia! No le vemos con los ojos corporales, como le vieron los apóstoles y discípulos, pero esta presente, el Amor de los amores. Luego, hay que visitarle con frecuencia, porque los amantes, los enamorados no se pueden separar, quieren estar siempre juntos, por esto, cuando de verdad se aman, se quieren, se visitan frecuentemente en su casa, en el sagrario, en el lugar donde esta escondido y esperándonos. Si se visitan poco, poco se aman, y si, casi no se visitan, es que no se aman.

La historia de la Eucaristía es una historia de amor y de ingratitud: De amor por parte de Jesús y de ingratitud por parte nuestra. Cristo sabía a lo que se exponía;A las indiferencias y al desinterés;A las soledades de muchos sagrarios; A los desprecios; A las blasfemias; A las profanaciones. Seamos almas eucarísticas como San Pascual, él y todos los santos han florecido llenos de virtudes en el jardín de la Iglesia, pero regadas por las corrientes de la Eucaristía.       

3º SU ORACIÓN: Tú, Señor, que concediste a San Pascual Bailón el don, de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de que, viviendo fielmente nuestra vocación, tendamos hacia la perfección que nos propones en la persona de tu Hijo. Que vive y reina contigo.

____________________________

18 de mayo

SAN FÉLIX de CANTALICIO

1º SU VIDA: nació en 1513 en Cantalicio. Sus padres fue­ron pobres, pero temerosos de Dios. Por su pobreza se vio obligado desde niño á guardar ovejas en el campo; y, grabando una cruz en el tronco de una encina, se ponía de rodillas delante de ella, y solía rezar muchos rosarios al día, y no pocas veces pasaba en oración una parte de la noche.

Primero labrador, luego capuchino. Se puso á servir á varios labradores. En casa de uno de estos amos oyó leer en cierto día la Vida de los Santos, especialmente de aque­llos solitarios que pasaron toda la suya en el desierto. Deseó verdaderamente imitarlos; y, preguntando si había todavía en el mundo aquella especie de hombres, le respondieron que, los encon­traría en los Padres capuchinos.Marcho al convento de Cita Ducale, y pidió el hábito. El guardián, para probar su vocación, le expuso la mortificación y penitencias quepedía la Regla, Félix se arrojó á los pies del Padre poniendo al Cielo por testigo de que no aspiraba á otra cosa que á una vida del todo crucificada.

Limosnero en Roma. Que ejer­ció cuarenta años. Era su oficio pedir el pan y el vino para la comunidad. Estando un día en el palacio del cardenal de Santa Severina, protector de la Orden, dijo el com­pañero á Su Eminencia que mandase a Fray Félix descargar la limos­na que tenía sobre los hombros; y preguntado por el cardenal qué le parecía, respondió: <<Señor, el soldado ha de morir con la es­pada en la mano, y el asno con la carga á cuestas; añadiendo: No permita Dios que yo alivie jamás á un cuerpo que sólo es de prove­cho para que se le mortifique>>.

Gran devoto de su San­tísima Madre. Ayunaba a pan y agua todas las vísperas de sus fes­tividades; los sábados la rezaba el Rosario entero, y los demás días una parte de él. Hacía oración una noche en la iglesia de su convento, se le apareció la Virgen, y le puso al Niño Jesús en los brazos. Este prodigio es como se ve en sus imágenes y retratos.

Dios le anunció su muerte. Quiso Dios que terminaran sus trabajos y le reveló el día de su muerte, y se dispuso para ella con tanta devoción, y fervor, que todos lo comprendieron. Unos días estuvo enfermo, que fue una oración continua. Recibió los sacramen­tos, y quedo en éxtasis. Un hermano que le asistía, le preguntó qué era lo que veía, y le respondió Félix ¿Pues qué, no ves a mi querida Madre la Santí­sima Virgen, acompañada de tantos ángeles, que me llenan de gozo  y de consuelo? el día 18 de Mayo de 1587, dejó la Tierra para ir á recibir en el Cielo la corona merecida de sus trabajos y virtudes. El año de 1712 el papa Clemente XI le canonizó.

2º SU MENSAJE: Hay un hecho en su vida que nos habla de su mensaje. Un abogado le estaba enseñando al santo su gran librería, en medio de la cual había un Crucifijo, y, pregun­tando á Fr. Félix qué le parecía de aquella multitud de libros, res­pondió: <<Me Parece que todos estos libros sólo deben servir para estu­diar y entender bien este libro grande, al Crucifijo, que es el compendio de la ley y debe ser la regla de nuestra vida>>.

La principal ciencia, consiste en conocer bien a Jesucristo, todas las demás me parecen menos importantes. Este es el lenguaje de todos los santos, y ésta fue siempre la idea que tenia san Félix. La ciencia de los santos consiste en conocer bien a Jesucristo para amarle mejor. La vida eterna está en conocer a Jesucristo (Jn 17,3). Conocer un poco a Cristo vale más que conocer mucho de otras muchas cosas. Es la ciencia principal.

¿Porque los santos lo conocieron y a nosotros nos cuesta tanto? ¿Es que ellos vivieron otra religión distinta de la que nosotros vivimos, ó aprendieron diferente doctrina? Y entonces, ¿porque serán nuestras ciencia tan opuesta á las de los santos? ¿Porque tanto de otras cosas y tan poco de Jesucristo, siendo la ciencia que más nos debe interesar conocer?

Queremos ser tenidos por cris­tianos, y de los buenos, y claro que admitimos todos los artículos de la fe; pero, llegando a la practica de la doctrina cristianapara el gobierno de nuestra vida, nos asusta y nos inquieta la ciencia que enseña Jesucristo; Y ya decía san Pablo “He renunciado todas las cosas, y todas ellas las he estimado por basura, sólo por ganar á Jesu­cristo. Con razón decía san Félix, esta y no otra, debe ser la regla de nuestra vida ¿de qué le sirve al hombre ganar todo el mundo si pierde á Jesucristo, y perdiéndole se pierde á sí mismo?

Todas las ciencias son para conocer mejor a Cristo. No todos tienen que ser religiosos en la vida; pero si que todos debemos de ser buenos cristianos. Las ciencias del mundo no es­tán prohibidas a los discípulos de Cristo. Pero como dice san Félix, <<todos estos libros sólo deben servir para estu­diar y entender bien este libro grande el crucificado>> Para adquirir las ciencias humanas se necesita inteligencia y tiempo. Para adquirir la ciencia de los santos se necesita buena voluntad y pedírselo a Dios en la oración. <<La ciencia cualificada, es que el hombre en gracia cabe, que al final de la jornada, el que se salva sabe y el que no, no sabe nada>>.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que cada año nos proporcionáis un nuevo motivo de alegría en la fiesta del bienaventurado san Félix de Cantalicio, vuestro confesor, haced, por vuestra bondad, que honrando la nueva vida que ha recibido en el cielo, imitemos también la que ha vivido en la tierra. Amén.

____________________________

19 de mayo

SAN PEDRO CELESTINO

1º SU VIDA: Nació por los años de 1221, en Isermia, cerca de Italia. En la historia de su vida, que el mismo dejó escrita; dice que sus padres eran de familia honrada, de piedad conocida, y que se hacia distinguir por su hospitalidad. Tuvieron doce hijos, de los cuales Pedro fue numero once.

Quería vivir como anacoreta. A los veinte años deja su casa y se retiró á un monte, donde cavó al pie de una roca una humilde choza, en que no cabía echado ni podía estar de pie. Aquí pasó tres años en asombrosas penitencias y en continuas tentaciones. Para resistir recurría a la oración, a la penitencia y á la protección de la Vir­gen, con las cuales, y con la gracia de Dios, consiguió siempre las más gloriosas victorias. Por más que procuró ocultarse, le descubrió su virtud, a cuya fama concurrieron a él muchas personas que, re­conociendo su eminente santidad, le instaron para que se hiciese sa­cerdote, y le aconsejaron que fuera á Roma ordenarse sacerdote.

Lo eligen Papa por su fama da santidad. Los cardenales congregados en Perusa en la elec­ción del sucesor de Pedro, eligen a Pedro de Murón, como al hombre más santo que se conocía entonces en el mundo. Le envían el acta de su elección por el arzobispo de Lyón, con dos notarios apostólicos y una carta, en que le suplicaban no se opusiese á la voluntad de Dios. Partió para Aquileya, donde quiso ser con­sagrado, haciendo el viaje en un humilde jumento. Fue su consagración y su coronación, el día 29 de Agosto del año 1264, y tomó el nombre de Ce­lestino V.

Renuncia al papado. Juntas su humildad con su natural inclinación, le per­suadieron que no podía menos de padecer mucho detrimento la Igle­sia por su falta de experiencia en los negocios y por su notoria insu­ficiencia. Expidió una Bula en que declaraba que cualquiera Pontífice podía renunciar por sí mismo la tiara; y, renunció so­lemnemente el sumo pontificado, el día 13 de Diciembre, cinco meses y ocho días después de su exaltación. El mismo día dejó todas las insignias, y con su hábito de monje y el nombre propio de Pedro se echó á los pies de los cardenales, supli­cándoles que remediasen cuanto antes sus desaciertos por la elección del sucesor que ocupase dignamente la Cátedra de San Pedro. Y él descendió del tronoapostólico con mayor gozo que otros suben a él, sin pensar más que en retirarse á su monasterio.

Al cielo desde la celda. Fue elegido Bonifacio VIII, que le encerró por miedo a un cisma. Vivió encerrado su vida de oración, soledad y penitencia como un monje hasta mayo de 1296 que murió. Clemente V lo elevó a los altares en el año 1313.

2º SU MENSAJE:Sólo fue grande porque agradó á Dios mientras vivió; cualquiera otra idea de grandeza esta fuera de lugar. Y san Pedro Celestino nos deja su mensaje, en que agrado a Dios, antes de ser Papa en su vida de retiro, cuando era Papa, en su breve tiempo y después de dejar de serlo.

Lo principal es agradar a Dios en todo. Son muchas las personas que con su nacimiento ilustre adquieren renombre o apellido; también suelen adquirí las riquezas familiares. Otras personas por suerte en la vida o por negocios poco limpios, se hacen adinerados, y adquiere un respeto de los que están debajo y tiene que trabajar para ellos. Y esto parece que les abren muchas puertas en la vida.

Las grandezas del mundo pasan pronto. De estas personas, se suele valorar mucho lo que hacen, se dice a los cuatro vientos su vida y obras, adquieren mucha fama; los empleos suelen ser puestos elevados; pero, hablando con propiedad, nada de esto da la verdadera gran­deza. Sus nombres se queda en los archivos, ó los más antiguos en la historia, en unos per­gaminos viejos; la fama se borra, se olvida y se llega á extinguir con el tiempo; las dignidades y los empleos pasan sucesivamente de unos á otros, como, y el mismo Papa o el rey se ve despojado de todo su majestuoso aparato, enterrándose con él la grandeza y la majestad en el sepul­cro.

Grandeza que se acaba con la vida, no es grandeza; no merece este nombre; es una grandeza imaginaria, que sólo subsiste en la fantasía de los hombres. Sólo Dios es grande, y sólo,con respecto á Dios, se ha de medir toda la humana grandeza. El más pobre labrador es verdaderamente grande siendo santo. Los siervos de Dios no necesitan de empleos ni de dignidades para ser grandes; su fama de santos virtuosos se extiende como la pólvora, aunque ellos lo quieran ocultar, pero es Dios el que les hace grandes por ello.

Su grandeza esta en ser santos. Hay que buscar la grandeza en sus mayores sufrimientos y en su humildad más profunda. Eminencias, excelencias, grandezas, títulos pomposos, respetables dignidades, tronos, etc. ¿Pasáis más allá de la muerte? ¿Se da mucho valor á lo que se ha sido en la tierra cuando se va otro mundo? Nos desengañémonos, y nos convenzamos de ello, este privilegio se debe solo y exclusivamente á la virtud cristiana, que hace grandes a los hombres.

3º SU ORACIÓN:Oh Dios, que habéis elevado al bienaventurado Pedro Celestino al sumo Pontificado, y le habéis enseñado a preferir una vida humilde al brillo de la dignidad suprema, concedednos la gracia de despreciar, siguiendo su ejemplo, todas las grandezas del mundo, y llegar felizmente a las recompensas prometidas a los humildes. Por Jesucristo….

____________________________

20 de mayo

SAN BERNARDINO de SIENA

     

1º SU VIDA: Nace en Siena en 1380. Hijo de noble familia, quedó muy pronto huérfano, a los 7 años. Unas tías suyas le educaron muy bien en la religión. Estuvo muy enfermo por causa de la peste negra, no por contagio, sino por el desgaste físico al ofrecerse a atender a los apestados de Siena.

Fraile franciscano. Ingresa en el convento y fue ordenado sacerdote. Tuvo buenos maestros y una vasta formación. Pero fue la Virgen María la que sobre todo lo tomó desde niño bajo su protección. Él cuenta. "Nací en el natalicio de Nuestra Señora. En la misma festividad entré en el convento, vestí el hábito franciscano, hice los votos, celebré la primera Misa y prediqué el primer sermón. Ella me llevará a la gloria".

Gran predicador. No destacaba por sus sermones, vivía retirado estudiando mucho y rezando más. Todo era por que Dios le preparaba un futuro brillante en predicación. El se lo había pedido al Señor y a la Virgen Maria. Y se lo concedieron muy pronto. Su ilusión era dedicarse a la predicación. Las multitudes le siguen sin cansarse de oírle. La gente empezó a acudir en grandes cantidades a sus sermones. 26 años recorriendo pueblo y ciudades de forma que antes no se había escuchado. Hasta el mismo Papa y los Cardenales van a escucharle. Predicaciones que llevaban anejos muchos frutos de conversión por parte de sus oyentes, cambios de vida. También le acompañaban milagros y prodigios.

El Santo Nombre de Jesús. Es el iniciador del culto al Santo Nombre de Jesús, cuyo anagrama extendió y popularizó en cartas, carteles, estampas, banderas, fachadas de edificios. JHS. (Jesús, Hombre, Salvador). No fue bien interpretada al principio esta devoción.

Los envidiosos le acusan. Fue acusado de hereje ante el Papa Martín V, que aconsejaba supersticiones. El Papa le prohíbe predicar y lo manda recluirse en un convento. Pero la verdad pronto resplandeció. El Papa le ofrece el obispado de Siena, al que renuncia por humildad. Lo suyo era recorrer pueblos y ciudades, predicando enardecidamente y levantando fervores y encendiendo los corazones en el amor a Jesús y a María.

Era la víspera de la Ascensión del Señor a los cielos. Agotado de tanto viajar y tanto predicar, le sorprende la muerte casi sin fuerzas, en la ciudad de Alquila, en un convento de franciscanos, el 20 de mayo de 1444. Es declarado santo a los 6 años de su muerte, ante la aclamación del pueblo, el Papa Nicolás V lo elevo a los altares el año 1450.

2º SU MENSAJE: Su mensaje nos lo deja en todas su predicación, donde quiera que predicaba San Bernardino, quedaban espadartes con sus letras, en palacios casas, JHS para que todo el mundo tuviera cariño por el nombre de Jesus.

            En la circuncisión, se les imponía el nombre. Entre los judíos el imponer el nombre tenía más importancia que entre nosotros. Se reunían los parientes y pensaban nombres familiares, bíblicos. Se examinaba su significado. Y este nombre significa; Salvador de los hombres, así lo conoce Dios y se lo revela a José. “y le pondrás por nombre Jesús”. (Mt 1.21). Cuando Él vivía en la tierra curaba enfermos y perdonaba pecados. Ahora, invocando su nombre sigue haciendo efecto.        

Se lo prometió a los apóstoles. “En mi nombre cogeréis serpientes, echareis demonio, si bebéis veneno no os hará daño, si ponéis las manos a los enfermos sanaran”. (Mt 16.17). Así lo hicieron los apóstoles con el cojo de nacimiento. “En el Nombre de Jesús Nazareno, levántate y anda”. (Hech 3.6).       Los primeros cristianos se sentían gozosos de haber podido sufrir afrentas por el nombre de Jesús.

Los que mas han repetido este nombre, y con más cariño después de la circuncisión, han sido Maria y José. Así lo debemos repetir nosotros, con respeto y cariño. Porque al invocar el nombre hacemos presente a la persona. Es signo de confianza el llamar a uno por su nombre. “Lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo concederá”. (Jn 16.23). En ocasiones como los leprosos, (pecadores), “Jesús, Maestro ten misericordia de nosotros”. Y fueron escuchados. Otras veces los ciegos, “Jesús hijo de David, ten piedad de nosotros”. (Mt 9.27). También fueron escuchados.

Las buenas madres cristianas, es la primera palabra que enseñan a sus hijos, el Nombre de Jesus. Y les graban en el corazón ese bendito Nombre, Jesús. ¿Como lo imprimiría Santa Mónica en el corazón de San Agustín? El decía cuando leía libros paganos, que si, le entusiasmaban, pero, echaba de menos en ellos una cosa, que no encontraba el nombre d e Jesus que le había enseñado su madre. Que precioso ejemplo de madre.

El buen cristiano, debe vivir con el Nombre de Jesus en el corazón.

El buen cristiano, muere con el Nombre de Jesús en la boca cuando besa el crucifijo. Como predicaba San Bernardino, con respeto y cariño.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que infundiste en el corazón de san Bernardino de Siena un amor admirable al nombre de Jesús, concédenos, por su intercesión y sus méritos, vivir siempre impulsados por el espíritu de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

21 de mayo

SAN CRISTOBAL MAGALLANES y COMPAÑEROS

1º SU VIDA: Nace en Totalice, México el 30 de julio de 1869. Sus padres fueron Rafael Magallanes Romero y Clara Jara Sánchez, campesinos muy humildes, pero gente muy buena, fervorosa y cristiana. Trabaja en el campo hasta los 19 años. En 1888 ingresa al seminario de Guadalajara donde se distingue por su piedad, honradez y aplicación.

Sacerdote muy activo. Es ordenado sacerdote en septiembre del 1899 en la iglesia de Santa Teresa en Guadalajara. Predicó entre los indios huicholes en varias misiones populares, uno de cuyos frutos fue la creación de la colonia Azqueltán. Fundó un hospicio para huérfanos, un asilo para ancianos, fundó centros de catecismo, edificó templos y dotó de capillas los ranchos de su jurisdicción. Siempre atento a la doctrina social de la Iglesia expuesta en la Encíclica "Rerum Novarum", difundió sus enseñanzas y aplicó sus orientaciones. Es párroco de Totalice por 17 años hasta que es fusilado.

Detenido por los cristeros. Al desencadenarse la persecución religiosa, el Padre Magallanes manifestó claramente sus sentimientos. En una carta, fechada 11 de septiembre de 1926, le dice a un ordenando del Colegio Pío Latino Americano: "Pide mucho a Dios que se acelere el día de la libertad de la Iglesia dentro del orden, sin violencias de ninguna especie”. El 21 de mayo de 1927 el padre va a celebrar una fiesta religiosa en un rancho cuando se inicia un tiroteo entre los cristeros y las fuerzas federales comandadas por el general Goñi. Es arrestado y conducido a Totalice donde lo encarcelan junto a su vicario. Los vecinos del pueblo, hicieron hasta lo imposible por buscar y conseguir su liberación. Todo fue en vano.

Mártir de Jesucristo. Los trasladan al palacio municipal de Colotitlán donde los fusilan el 25 de mayo de 1927. El P. Cristóbal, antes de ser fusilado dijo: "soy y muero inocente; perdono de corazón a los autores de mi muerte y pido a Dios que mi sangre sirva para la paz de los mexicanos desunidos" Fueron sus últimas palabras. El oficial militar dio la orden de ejecución. y cayeron fusilados los dos sacerdotes, derramando su sangre.

El primero de la lista. Cristóbal Magallanes encabezó la causa de canonización de un grupo de sacerdotes y laicos martirizados durante la persecución religiosa en México, que aunque no fue el primero en morir en esa época, pero, sí fue hallado digno de ser la cabeza del grupo por su admirable estatura espiritual que demostró en el desempeño de su ministerio sacerdotal y su gloriosa muerte. Fue Beatificado el 22 de noviembre de 1992 y 
Canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de mayo del 2000.

2º SU MENSAJE: En todos los martirio se puede aplicar la frase del evangelio. “Vosotros estaréis tristes, pero esa tristeza se convertirá en alegría" (Jn 16,20). Porque aunque el mundo piensa que los que sufren o son martirizados son unos desgraciados, no es así. Su tristeza se convertirá en alegría. Quizá, no lo vean en la tierra, pero la eternidad es demasiado larga para que se cumpla esta promesa del Señor.

            La vida cristiana y la alegría son dos realidades íntimamente unidas, nuestro gozo y alegría tiene una gran opción, “Jesucristo”. Nuestro gozo es y debe ser fruto de una experiencia de fe en Dios y de comunión con Él, él nos muestra a nosotros cual es el sentido de nuestra vida en este mundo y la felicidad que nos promete con la vida eterna. Aunque no siempre sea agradable a nuestros deseos de disfrutar.

            Dos clases de bienes. Material, por conseguir un bien material. Espiritual, por conseguir un bien espiritual. El alma que posee a Dios, que disfruta de su presencia, posee la alegría más intima. Aun en el martirio. Porque se espera un bien espiritual mejor, el cielo, poder ver a Dios cara a cara, sin el velo de la fe. Con razón los mártires mueren alegres, saben que su tristeza se convertirá en alegría. Y la mayor tristeza es apartarse de Dios.

            El pecado causa la tristeza. Un pecador que camina bajo el peso de sus culpas, y el peso del remordimiento, que camina por el mundo lleno de amargura y tristeza. Un día se confiesa, sale de esa situación de tristeza causada por el pecado, y por el demonio, y empieza a vivir lleno de alegría, porque entra en esa alma Dios. Y convierte su tristeza pos alegría. Posee a Dios, sabe que Dios le ama, sabe que si se muere va al cielo. Y todo esto aun en medios de sufrimientos que causan un verdadero martirio.         

El mundo no lo comprende. No entienden las personas mundanas que pueda haber personas alegres en un convento, en una cama enfermos, en una situación de escasez y pobreza, en una situación de perseguidos e incluso condenados como estos santos que hoy celebramos. No lo pueden entender, porque, nunca han disfrutado de la alegría que causa el poseer a Dios. Así lo expreso santa Teresa. <<Solo Dios basta>>. Por este motivo, los mártires como si que lo entendieron, no pusieron resistencia a dejar este mundo, para cambiar la tristeza por las alegrías eternas del cielo.

3º SU ORACIÓN: Dios eterno y omnipotente, que inspiraste en el presbítero san Cristóbal Magallanes y sus compañeros la fidelidad al reino de Cristo hasta el martirio; por su intercesión, concédenos que, perseverantes en la confesión de la verdadera fe permanezcamos siempre fieles a los mandatos de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

22 de mayo

SANTA RITA de CASIA

1º SU VIDA: Nació en 1381 junto a Casia. Desde muy niña se la veía inclinada a la piedad, sus padres la dispusieron al matrimonio, aunque, el deseo de ella era la vida religiosa, esposa del Señor.

Matrimonio lleno de dificultades. Su esposo era un hombre violento, agresivo, mujeriego. Etc. Rita acepta con resignación cristiana: callar, sufrir, rezar. Su bondad y paciencia que todo lo alcanza, logran la conversión de su esposo y este, le pide perdón a Rita por tantos sufrimientos como la había causado. Nacen dos niños del matrimonio. Su esposo es asesinado, como secuela de su antigua vida. Rita perdona y eso mismo inculca a sus hijos.

            Antes al cielo que al infierno. Sus hijos quieren vengar la muerte de su padre, y esto le hace sufrir a ella más que la vida áspera que la dio su difunto esposo. Al ver que no puede conseguir que abandonen la idea de venganza, pide al Señor se los lleve, por evitar un nuevo crimen, y el Señor atiende su súplica. Muriendo sin llevar a cabo la venganza.

            Por fin la vida religiosa. Vivía viuda y sola, y quiso poner en práctica lo que siempre había deseado. Se cuenta este milagro para poder entrar. Tres veces desea entrar en las Agustinas de Casia, y las tres veces es rechazada, por no ser soltera. Cierto día sucedió un prodigio, se le aparecen San Juan Bautista, San Agustín y San Nicolás de Tolentino y en voladas es introducida en el monasterio. Es admitida, hace la profesión ese mismo año de 1417, y allí 40 años, sólo para Dios. Siendo ejemplo de virtudes llevadas a la perfección.

Una espina de la corona de Jesús Nazareno. Jesús no ahorra a las almas escogidas la prueba del amor por el dolor. Desde muy niña era devota de la Pasión, y, Santa Rita, como san Francisco de Asís, se ve sellada con uno de los estigmas de la Pasión. Arrodillada ante un crucifijo recibe una espina muy dolorosa en la frente, que la tendrá los últimos años de su vida.

Las rosas de santa Rita. Estando bastante enferma pide que le trajeran una rosas. No había rosas en ese momento. Pero por complacerla fue el jardín del convento, y encontró una rosa en pleno invierno para satisfacer los deseos de la enferma. Otro deseo tenia, el de unos higos, no era tampoco tiempo de esa frutas, pero por complacerla, en el jardín encontró higos para la enferma. Esto y muchos detalles más, la hacen ser abogada de los imposibles. Muere el año 1457. Su cuerpo se mantiene después de tantos siglos sigue incorrupto. Fue beatificada en 1627. y por fin El Papa León XIII la canonizó el 1900.

2º SU MENSAJE: Santa Rita pertenece a ese grupo de mujeres que pasaron por todos los estados: y no por probar de todo, sino que así lo dispuso la Providencia de Dios, para que nosotros tuviéramos ejemplos de vida, en las que son motivo suficiente para no desanimarnos a ser santos en cualquier estado de vida que vivamos. Fue un modelo extraordinario de esposa, de madre, de viuda y de monja.

            Estamos llamados a la santidad en todos los estados de la vida. Dice el Concilio Vaticano II. En la (L.G. 39). <<Toda la Iglesia, ya pertenezcan a la jerarquía ya pertenezcan a la grey, son llamados a la santidad según aquello del Apóstol: “Por que es la voluntad de Dios, vuestra santificación” (1Tes 4,3)>>. Las prácticas de piedad de la vida religiosa, así como la caridad y las virtudes, no es algo propio de curas y monjas, sino de cualquier estado. En cualquier situación, en cualquier estado de vida (soltería, matrimonio, viudedad, vida religiosa), como santa Rita. En cualquier condición social y cultural, todos estamos llamados “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”.(Mt. 5,48).

“Apártate del mal y obra el bien”.(Sal 36,27). En estas breves palabras del Salmo, esta encerrada en síntesis, toda la doctrina de la perfección cristiana, de la santidad. Esta es la voluntad de Dios, que la cumplamos evitando lo malo, (el pecado), y que practiquemos lo bueno, (la virtud). Santa Rita todo lo bueno que hacia, era para agradar a Dios, porque Dios lo quiere. Y todo lo malo que no hizo, fue para no ofender a Dios. Santa Rita fue ejemplo para todos. En nuestro tiempo el mundo está muy necesitado de ejemplos de vida profundamente cristianos para que la fe no se apague y no se corrompan las costumbres. Y el ejemplo de santa Rita, siendo santa como casada, santa como madre, santa siendo viuda, y santa como monja, nos da a nosotros un impulso, para que no tengamos pretextos para no rezar, para no sufrir, para no esperar ser santos en todas las circunstancias en las que vivamos.

            Abogada de los imposibles. Si nos parece una empresa imposible para nosotros la santidad, se lo pidamos a la santa, que empecemos por creernos que todos podemos y con su ayuda lo pongamos en práctica, que la ayuda de Dios no nos va a faltar nunca.

3º SU ORACIÓN: Te pedimos, Dios nuestro, que nos muestres el camino de la sabiduría y nos concedas con generosidad la fortaleza que caracterizó a Santa Rita de Casia para que, unidos en Cristo, seamos pacientes en los sufrimientos, y así podamos participar también del misterio de su Pascua. Por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina en unidad, y es Dios, por los siglos de los siglos.

____________________________

23 de mayo

SAN JUAN BAUTISTA ROSSI

1º SU VIDA: Nació en 1698, en un pueblecito cerca de Génova (Italia). Cuando tenía diez años, fueron a su pueblo dos esposos muy piadosos, al ver lo piadoso y bueno que era el niño Juan, le pidieron a sus padres podérselo llevar con ellos a su casa de Génova y darle allí una buena educación.

Se encuentra con los padres capuchinos. a la casa de estos esposos iban frecuentemente de visitan unos padres capuchinos a pedir ayuda para los pobres y estos religiosos a los que les dieron recomendaciones tan buenas del joven Juan, que el Padre Provincial lo recomendó a un Canónigo de Roma y lo llevó a estudiar a la ciudad eterna. En el Colegio Romano hizo estudios con gran aplicación, ganándose la simpatía de sus profesores y compañeros, y fue ordenado sacerdote, a los 23 años. 

Mortificaciones exageradas. Leyó un libro que recomendaba hacer penitencias muy fuertes, y se dedicó a mortificarse en el comer, en el beber y en el dormir, tan exageradamente que cayó en una fuerte depresión nerviosa que lo dejó varios meses sin poder hacer nada. Logró curarse, pero en adelante tuvo siempre mala salud. Con esto aprendió que la mejor mortificación es aceptar los sufrimientos y trabajos de cada día, y hacer bien en cada momento lo que tenemos que hacer y tener paciencia con las personas y las molestias de la vida.

Sus preferidos los necesitados. Desde cuando era seminarista sentía una gran predilección por los pobres, los enfermos y los abandonados. El Sumo Pontífice había fundado un albergue para recibir a las personas que no tenían en dónde pasar la noche, y allá fue por muchos años el joven Juan Bautista a atender a los pobres y necesitados y a enseñarles el catecismo y prepararlos para recibir los sacramentos.

Excelente confesor. Se fue a ayudar a un sacerdote en un templo a donde acudía muy poca gente. Pero desde que comenzó él a confesar allí, el templo se vio lleno de penitentes que venían a ser absueltos de sus pecados. Cada penitente le traía otras personas para que se confesaran con él y las conversiones que se obraban eran admirables. El papa le encomendó el oficio de ir a confesar y a predicar a los presos en las cárceles y a los empleados que dirigían las prisiones. Y allí consiguió muchas conversiones.

Al cielo con la Virgen. El 23 de mayo el mes de María del año 1764, sufrió un ataque al corazón y murió a los 66 años. Fue beatificado el 13 de mayo de 1860 y canonizado el 8 de diciembre por Su Santidad León XIII.

2º SU MENSAJE: Los primeros años de su sacerdocio no se atrevía casi a confesar porque le parecía que no sabría dar los debidos consejos. Pero un día un Obispo le pidió que se dedicara a confesar en su diócesis. Y allí descubrió san Juan Bautista que este era el oficio para el cual Dios lo tenía destinado. Al volver a Roma le dijo a un amigo: "Antes yo me preguntaba cuál sería el camino para lograr llegar al cielo y salvar muchas almas. Y he descubierto que la ayuda que yo puedo dar a los que se quieren salvar es: confesarlos. Es increíble el gran bien que se puede hacer en la confesión".

            Como todo lo que cuesta un poco, parece haber pasado de moda. Pero, junto con la comunión, son los sacramentos de perseverancia, sin los que no puede haber vida cristiana intensa, ni nada espiritual. Los necesitan los sacerdotes, para llevar su ministerio, su celibato; las religiosas para vivir su consagración y trabajos apostólicos; los necesitan el esposo y la esposa, para poder vivir en medio del mundo los compromisos sagrados de su matrimonio; los necesita el soltero, el viudo, para vivir sus vidas de buena gana y como Dios manda; los necesitan los jóvenes, para disfrutar con ilusión las alegrías de la juventud; los necesitan los enfermos para vivir en paz, etc.

Fuente de paz. La confesión no es solo para que se nos perdonen los pecados, sino es necesaria para conservar la gracia y progresar en la santidad.  Equivocadamente, muchos buscan soluciones a su triste vida en los psicólogos, que a veces es necesario, pero no siempre. Una parte de la gente se confiesa menos y por otra parte se angustia más. Por una parte se va disminuyendo en el uso y frecuencia del sacramento de la penitencia y por otra parte vemos como la sociedad no disminuye el sentido de culpa, frustraciones, depresiones, etc. No quiere decir que todo el que no se confiesa necesita del psicólogo, en estos tiempos en los que disminuye el sacramento, crecen estos medios de buscar la paz. El psicólogo o psiquiatra dice; (vuelva usted), el confesor sólo te dice (vete en paz).

Cada vez se comulga más y hay menos confesiones; no se encuentran pecados; muchas personas dicen, yo me confieso directamente con Dios, no necesito a los sacerdotes, una gran resistencia para hacer frente al mal, por lo que se va dejando. Esto es un error grave. Juan Pablo II insistía mucho en la confesión, no  en que comulguemos, que viene después, sino que confesemos. San Pablo lo deja bien claro. “El que come mi carne y bebe mi sangre indignamente, comulga su propia condenación. (1Cort 11,27-28).

3º SU ORACIÓN: Señor Dios todopoderoso, que nos has revelado que el amor a Dios y al prójimo es el compendio de toda tu ley, haz que, imitando la caridad de San Juan Bautista Rossi, seamos contados un día entre los elegidos de tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

____________________________

24 de mayo

SAN VICENTE de LERINS

1º SU VIDA: Poco sabemos sobre san Vicente. Fue un Padre de la Iglesia del siglo V. Se poseen escasos datos sobre su vida; los que se desprenden de su obra más importante: el Commonitorium. Era de origen francés, aunque se ignora el lugar de su nacimiento y dónde pasó su vida. Se hizo religioso una vez, ahuyentados los vientos de la vanidad y de la soberbia, aplacando a Dios con el sacrificio de la humildad cristiana”. ¿Tuvo un pasado borrascoso, como parece deducirse de cierta alusión que hace en sus libros? No es seguro, posiblemente el énfasis que pone en sus palabras hay que cargarlo a cuenta de la severidad con que los santos acostumbran a juzgarse a sí mismos.

Hombre muy docto en las Escrituras. Lo que sí es indudable es que fue un docto en las Sagradas Escrituras y en los dogmas y con profundos conocimientos de las letras clásicas. Sacerdote en el monasterio de la isla de Leríns, con el seudónimo de Peregrino compuso un tratado contra los herejes. Genadio narra también que es autor de otra obra de tema análogo, cuyo manuscrito fue robado, por lo que elaboró un breve resumen, que sí se conserva.

El semipelagianismo. Las corrientes de teología que andaban por las Galias, venían del gran y famoso monasterio de san Víctor, de Marsella. El abad, Casiano, se declaro partidario de esta corriente ideológica llamada semipelagianismo. Contra la que ya tuvo que luchar y escribir san Agustín.  En Lerins se acogió esta corriente, y san Vicente se inclinó por soluciones que más tarde el magisterio de san Agustín le hicieron reaccionar contra este error que defendía, creyendo que era la tradición de la Iglesia.

Doctor de la Iglesia. Sólo dos obras se le atribuyen con certeza: El Commonitorium, cuyo título más antiguo es De Peregrino en favor de la antigüedad y universalidad de la fe católica contra las profanas novedades de todos los herejes. Se le atribuye también una obra titulada Objeciones Lerienenses, cuyo contenido conserva Próspero de Aquitanita, y un florilegio de frases de San Agustín concernientes a los misterios de la Santísima Trinidad y de la Encarnación,

Santidad de vida. Quedo muy claro que era un santo, ejemplo a segur en la búsqueda de la verdad, apoyándose en la tradición de la Iglesia. El Papa Benedicto XIV defendió la buena fe que tenia san Vicente de Lerins. Murió en Lerins en el reinado de Teodosio y Valentiniano, el año 450. Con sus libros proporcionó un arma muy eficaz contra los herejes, en defensa de la santa madre Iglesia y de su sana doctrina.

2º SU MENSAJE:Siempre se propuso indagar lo que cree y siente la Iglesia católica. Ante los errores de su tiempo, y los errores del nuestro, aparece este santo con su libro da una regla para distinguir la verdad católica del error.

Dos normas a seguir. San Vicente, habiendo interrogado con frecuencia y con cuidado y atención a numerosas personas, que destacaban en santidad y en doctrina, sobre la manera de cómo poder distinguir por medio de una regla segura, la verdad de la fe católica de la falsedad perversa de la herejía, Y concluye: <<Todo cristiano que quiera desenmascarar las intrigas de los herejes que brotan a nuestro alrededor, evitar sus trampas y mantenerse íntegro e incólume en una fe incontaminada, debe, con la ayuda de Dios, pertrechar su fe de dos maneras: con la autoridad de la ley de Dios ante todo, y con la tradición de la Iglesia Católica>>.

Las advertencia de san Pablo a los gálatas. Los individuos, que recorrían las provincias y las ciudades convenciendo con sus errores, llegaron hasta los Gálatas. Estos, al escucharlos, experimentaron como una cierta repugnancia hacia la verdad; rechazaron el maná celestial de la doctrina católica y apostólica y se deleitaron con la sucia novedad de la herejía. La autoridad de san Pablo se manifestó entonces con su más grande severidad: “aun cuando nosotros mismos, o un ángel del cielo os predicase un Evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema”. (Gal 8).  

Con un tremendo rigor, afirmar san Pablo la fidelidad a la fe primitiva, no se excluye ni así mismo ni a los otros Apóstoles: “aunque un ángel del cielo os predicase un Evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema”. Para salvar la fe entregada una vez para siempre, no le bastó recordar la naturaleza humana, sino que quiso incluir también la excelencia angélica: o un ángel del cielo”. No es que los santos o los ángeles del cielo puedan pecar, sino que incluso si sucediese lo que no puede suceder, cualquiera que sea que intente modificar la fe recibida, sea anatema.

            Solo así permaneceremos en la verdad. El error de las novedades que pueden venir por gente, incluso de Iglesia, si no esta de acuerdo con la Ley de Dios y el Magisterio, es mejor rechazarlo, que andar dudando si será bueno o no. es decir, separado, alejado, excluido, con el fin de que el contagio de una oveja infectada no se extienda a todo el rebaño inocente de Cristo.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios todopoderoso, que de entre tus fieles elegiste a San Vicente de Lerins para que manifestara a sus hermanos el camino que conduce a ti, concédenos que su ejemplo nos ayude a seguir a Jesucristo, nuestro maestro, para que logremos así alcanzar un día, junto con nuestros hermanos, la gloria de tu reino eterno. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

____________________________

25 de mayo

SAN BEDA el VENERABLE

1º SU VIDA: Nació en 673. Nos dejó los datos de su vida en su Historia de Inglaterra. Podemos decir que es su autobiografía. "Nací en Wearmouth, junto al monasterio de San Pedro y San Pablo, en el que entré a los siete años bajo el abad Benito. Ordenado sacerdote a los 30 años. Desde entonces he vivido siempre en el claustro, entre el estudio de las Escrituras, la observancia de la disciplina y la carga diaria de cantar en la iglesia. Toda mi delicia era aprender, enseñar y escribir. A los 19 años recibí el diaconado y a los 30 el sacerdocio. Todos los tiempos libres los dedique a buscar explicaciones de la Sagrada Escritura, especialmente sacadas de los escritos de los Santos  Padres".

Ora et labora, de su Padre San Benito: oración y trabajo, como dos ejes que completan y equilibran la vida. Es difícil comprender cómo pudo sobresalir tanto en ambas cosas: Si consideras sus estudios y numerosos escritos más de 60 libros, parece que no habría dedicado nada de tiempo a la oración. Pero, si consideramos su unión con Dios, su entrega a las alabanzas divinas, parece que no le quedaba nada de tiempo para dedicarlo a estudiar y a escribir. Sus últimos trabajos de escribir, dos libros, los hizo en el lecho de muerte, al final dictando a sus discípulos.

El camino seguro de escritor. San Beda es pronto un maestro y escritor universal. Se le ofrecen otros caminos para andar por ellos, buenos todos, pero elige el de escritor. Escribe con sobre todas las ciencias humanas y divinas. La Historia Eclesiástica de Inglaterra, sus Homilías, los tratados exegéticos, sobre la Virgen y los Santos Padres. Y todo con un solo fin, para ayudar espiritualmente a quienes le leyeran, a ser santos y apóstoles. Porque comprendió por la experiencia, que es mejor un libro que pueden leer muchos y varias veces, que un sermón que lo oyen pocos y una vez. Y como es natural, sentía una gran devoción a la Virgen. La Iglesia ha introducido varias de sus homilías en sus distintas fiestas.

Se acercaba el final. El final de su vida nos lo narra una carta de uno de sus discípulos Cutberto. Se acercaba la Ascensión del Señor y sentía que se agravaba su enfermedad. Les manda recoger algunos objetos que tenía para regalárselos a sus hermanos. Les pide que recen por él y todos lloraran cuando les dijo que ya no volverían a ver su rostro en este mundo. "Es inminente mi partida, pues deseo partir para estar con Cristo". Expiro rezando: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Es una figura que ilumino con su luz todo el siglo. Era el 25 de mayo víspera de la Ascensión entrego su alma a Dios, el año 735 a los 62 años. El Papa León XIII en 1899 lo declaro Doctor de la Iglesia.

2º SU MENSAJE: Las Sagradas Escrituras son la fuente constante de la reflexión de san Beda. Comenta la Biblia, por una parte, escucha lo que dice el texto sagrado; y, por otra, está convencido de que la clave para entender la Sagrada Escritura como única Palabra de Dios es Cristo y, con Cristo se entiende el Antiguo y el Nuevo Testamento. Las circunstancias del Antiguo y del Nuevo Testamento están unidas, son camino hacia Cristo.

            El Antiguo y el Nuevo Testamento nos dan la doctrina. Nos hablan de Dios, de su grandeza, sabiduría, bondad, justicia, misericordia, y su providencia con los hombres. De cómo el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, son el misterio de Dios Trino. De cómo hace que los hombres participemos de esa vida de Dios, y nos envía a su Hijo en la Encarnación, para ayudarnos después de la caída en el pecado. Y el medio de redimirnos y santificarnos por medio de los sacramentos. Doctrina elevada, pero que nos ayuda a amar a Dios y tender a la santidad.

            El Antiguo y el Nuevo Testamento nos dan enseñanzas morales. Están llenos de consejos y mandatos. Los Diez Mandamientos, Los anuncios de los Profetas, que es un anuncio continúo de la bondad y justicia de Dios con los hombres, aconsejándonos dejar la vida de pecado y la adoración a otros dioses falsos. Los Libros Sapienciales, llenos de virtudes que debemos hacer nuestras. Anticipando la doctrina del Sermón de la Montaña. El Nuevo Testamento con las cartas de San Pablo, San Juan, etc. es un código completo de perfección cristiana.

            El Antiguo y el Nuevo Testamento son libros de oraciones. Los Salmos, que leemos cada día en la Misa o en la liturgia de la Horas. El Padre nuestro, la oración sacerdotal de Jesús, etc.

            El Antiguo y el Nuevo Testamento están llenos de ejemplos de santos. En el Antiguo, aparecen los patriarcas, profetas, hombres llenos de virtudes y de vidas santas al servicio de Dios. Noe, Abran el hombre de fe, la sabiduría de David, etc. En el Nuevo, el modelo principal, Jesús, también la Virgen Maria, San José, los apóstoles llenos de defectos, pero que dan la vida por Jesús y por la Iglesia primitiva. Se ve en todos ellos como vivían las virtudes que habían visto en el Maestro. Aunque fallan, pero al arrepentirse, nos dejan también el modelo para poder superar esas faltas con la penitencia y el amor. Y San Pablo sus cartas, llenas de aplicaciones para nosotros.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios nuestro, que iluminas y edificas a tu Iglesia con la ciencia del presbítero San Beda el Venerable, haz que, a la luz de sus enseñanzas y con la ayuda de su intercesión, progresemos siempre por las sendas de la vida evangélica. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

____________________________

26 de mayo

SAN FELIPE NERI

1º SU VIDA: Nació en Florencia, Italia en 1515. Es uno de los santos más deliciosos del calendario un santo muy alegre, que en su juventud tenía fama de amable y alegre entre sus amigos.

Huérfano de madre. Su padre quiso que marchara a casa de un tío suyo muy rico, que pensaba dejarlo heredero de todos sus bienes. Pero no iba a ser de esta manera. Felipe comprende que tantas riquezas le pueden apartar de dedicarse a Dios. Se marcho de la casa de su tío, a se pobre y a confiar solo en la Providencia de Dios.

A Roma por muchos años. Los primeros años  se dedica a rezar, leer, meditar y una vida de penitencia. Después estudia filosofía y teología y se dedica a la catequesis, porque veía que Dios se lo pedía, y hizo mucho bien por toda la ciudad de Roma. Atendía a los pobres y peregrinos. Visitaba a los presos en las cárceles y a los enfermos en los hospitales. Busca sobre todo a los niños y a los jóvenes. En 1551 se ordena sacerdote por obediencia.

Un regalo del cielo. En La vigilia de Pentecostés, pidiéndole a Dios con mucha fe el poder amarlo cada vez más de todo corazón, su corazón creció, se le dilato y se le deformaron y saltaron las costillas. Era tan grande su amor a Dios que no le cabía en su pequeño corazón y Dios se lo aumento. Eran tantos los consuelos del cielo, que exclamaba. “Señor basta: moriré de dicha si no moderas mi alegría”. Aun así, rezaba: “Señor, no te fíes de mí. Señor, ten de tu mano a Felipe, que, si no, un día, como Judas, te traicionará”.  

Horas y horas de confesionario. Conseguía muchas conversiones maravillosas. Tenia el don de leer las conciencias. Los Papas, cardenales, obispos, sacerdotes, monjes, etc., todos querían consejo de santo y acudían a él. Fue amigo de muchos santos, San Carlos Borromeo, San Ignacio de Loyola, San Camilo y San Félix de Cantalicio, etc.

Fundador de un Oratorio. Quiere ir a las Indias, como San Francisco Javier. El P. espiritual le dice: Roma serán tus Indias. Su obra definitiva fue la fundación del Oratorio, reunió un grupo de sacerdotes, e hizo una asociación, para instruir a niños y jóvenes. “Sed buenos, si podéis, les decía comprensivo. Con tal de no ofender a Dios, podéis cortar leña sobre mis espaldas”. Esta asociación fue aprobada por el Papa, como padres Oratorianos. Desde el Oratorio extendía el bien a todas partes. Murió en Roma a los 80 años en1595 la noche del Corpus. Sus restos descansan en Roma. Fue canonizado por Gregorio XV el 1622 junto con cuatro santos españoles.

2º SU MENSAJE: Nos enseña el santo un programa seguro de formación en la alegría que se alimenta con la oración, la Eucaristía, la confesión, el contacto con la palabra de Dios, el ejercicio de la caridad; y, la devoción a la Virgen, modelo y causa verdadera de nuestra alegría. Su recomendación era: "Hijos míos, ¡sed devotos de María!: sé lo que os digo. ¡Sed devotos de María!". María es causa de nuestra alegría, por varios motivos.          

1º Porque nos trajo a Jesús, y siempre que nosotros tengamos a Jesús en nuestras almas, viviendo en gracia, tendremos motivos sobrados de estar alegres. La alegría de estar con Dios, aunque nos rodeen las enfermedades, y las contrariedades. Lo contrario es la tristeza por haberlo perdido por el pecado. Y a este Dios nos lo trajo Maria en el Portal de Belén.     

            2º Porque todos los misterios de su vida nos causan alegría.

Su Inmaculada concepción, nos da la alegría de una criatura jamás manchada por el pecado. Y que va a ser para nosotros quien nos triga al que viene a perdonar a los pecadores. Cuanta alegría y esperanza con la Virgen.

            La fiesta de su Nacimiento, ya aparece en nuestra vida la que nos va a traer al Salvador de todo el mundo. Y nos llena de alegría.

            En la Anunciación del Ángel, el Verbo de Dios acepta ser como nosotros de condición humana, con esta maternidad de María nos alegramos porque empieza también la maternidad espiritual para los creyentes.

            En su Gloriosa Asunción a los cielos en cuerpo y alma, se llena de gozo el cielo y la tierra, porque la Reina del universo es coronada de gloria.

            3º Porque es su vida encontramos episodios llenos de gozo.

            El saludo del ángel. “Alégrate Maria llena de gracia…. “.

            En el Portal de Belén, la alegría de los ángeles, de los pastores, etc.

En la visita a su prima Isabel. “El niño salto de alegría en su vientre”.

            En el encuentro del Niño perdido en el templo. …

            En la vida sencilla y escondida, pero alegre del hogar de Nazaret.

            En las Bodas de Caná, causa alegría a los novios y convidados.

            En al Resurrección de Jesús, el encontrárselo de nuevo.

            4º Es también causa de nuestra alegría; porque es la Medianera de las gracias, el refugio de los pecadores, el auxilio de los cristianos, el consuelo de los afligidos, la estrella de la mañana, la puerta del cielo, etc. Con razón, San Felipe nos aconseja que seamos devotos de quien causa tanta alegría.

3º SU ORACIÓN: Dios nuestro, que concediste a san Felipe Neri el don de servirte y de ayudar al prójimo con sencillez y alegría, infunde en nosotros tu Espíritu de amor para que sepamos vivir alegremente el Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo... 

____________________________

27 de mayo

SAN AGUSTIN de CANTERBURY

1º SU VIDA: San Agustín de Cantorbery es el fundador de la Iglesia de Inglaterra, es quien dio comienzo a su conversión el 596. No se sabe nada de su vida antes de este año.

Del claustro a las misiones. Agustín estaba de monje en el monasterio benedictino de San Andrés, en el monte Celio. San Gregorio Magno era el abad y tenia la idea de ir a misionar a la isla de Bretaña. Pero fue elegido Papa y no pudo cumplir ese sueño. Estaba en ese momento en el monasterio como prior, Agustín santo y sabio, y a él le encomendó la misión que el Papa ya personalmente no podía realizar. Salió del convento Agustín con 39 monjes más el año 596.

Facilidades de parte del rey. Tuvieron que sufrir muchas burlas y atropellos de parte de los nativos. Pero el rey Etelberto, aunque pagano, era generoso. Después de algunas dudas sobre si recibirlos o no, los recibió y les dio libertad para predicar su fe. Les ayudó mucho la reina Berta, católica y descendiente de Clodoveo. Les regalo su palacio para ser la catedral de Cantorbery. Dejó libertad a sus súbditos para profesar la religión que cada uno quisiera libremente. Tanto les agrado la doctrina de estos monjes, que se bautizaron unos 10.000 ingleses.

Alegría del Papa por los éxitos de Agustín. Envía a dos monjes a Roma a contárselo al Papa Gregorio Magno, que expresa en sus cartas la gran alegría por los frutos apostólicos de Agustín y sus monjes. Le enviaba más monjes, vasos sagrados, libros para las misas, imágenes, y le encomendaba erigir nuevos obispados. Mandándole, además, para él, el nombramiento de arzobispo de Canterbury. Anteriormente a la conversión de los ingleses, había ya algunos núcleos cristianos, pero muy reducidos. Agustín pidió algo de colaboración, pero de momento no pudo conseguirla.

Consejos desde Roma. San Agustín, hombre fiel al Papa, le escribía con mucha frecuencia pidiéndole sus sabios y santos consejos, a quien fue su abad en el monasterio y ahora era el Sumo pontífice. Varios temas; ¿como debe actuar el obispo?, referente a la fe, que si es la misma, ¿por qué hay costumbres distintas en las iglesias? Etc. Las respuestas del Papa le sirvieron de gran provecho en los principios de aquella misión.

Murió el año 605, dos meses después que San Gregorio Magno, dejando que los demás continuaran su obra. El apostolado de Agustín sólo duró 7 años Pero al morir dejaba organizada la iglesia Católica de Inglaterra.

2º SU MENSAJE: La gran misión que llevo a cabo San Agustín, fue la de bautizar. El mensaje de su vida nos hace recordar nuestro propio bautismo.

Es el principal de los Sacramentos, aunque la mayoría no recordamos este momento, este acto, o bien nos lo han contado nuestros padres, padrinos, etc., o hemos visto alguna foto, hoy videos, o hemos podido leer la partida de bautismo.Incluso, a veces parece que hablar del bautismo es una experiencia de niños, del pasado, que hoy ya que somos mayores no tiene aplicaciones en nuestra vida de adultos.

Se trata de algo, de un momento que nos cambia la vida. El Papa Juan Pablo II, les decía a los padres que les presentaban a sus hijos para que les bautizase el día del Bautismo del Señor, en la Basílica de San Pedro en Roma. “Habéis traído hasta aquí a estos niños que son hijos vuestros, de vuestra sangre, y que se parecen por ello a vosotros. Y os los vais a llevar después de ser bautizados como hijos de Dios, y se tiene que parecer a Él”.          

Toda la vida cristiana hunde sus raíces en el Bautismo. Es algo tan importante para el cristiano que hemos de actualizarlo permanentemente. No es algo que un día recibimos y queda como un recuerdo, ni un simple rito, ni un acto social. Situaciones en las cuales actualizamos el Bautismo, experimentamos que estamos bautizados:

Cada vez que le digo a Dios “Padre”, cuando rezo el “Padrenuestro”, y lo rezo con el corazón, a conciencia, experimento mi Bautismo en mi realidad de ser un hijo amado por el Padre. En esto consiste mi Bautismo: Dios me ha convertido en hijo suyo para que yo lo sea ahora. Cuando invoco a Dios como “Padre” actualizo, profeso y vivo mi bautismo.           

Cada vez que realizo una opción en cristiano, en las realidades de cada día, cada vez que tomo una opción como cristiano, Por ejemplo: Ir a misa un domingo, o irme de excursión, de caza, etc. Ir a misa es una opción según Cristo, es una opción consecuente con mi bautismo, y si lo podemos realizar, precisamente es porque somos bautizados. Otro ejemplo, apago la televisión, o cambio de canal porque un programa inmoral me puede hacer pecar.         

            Mi Bautismo no es un recuero lejano, es fuente de vida para este hoy, para esta tarde, para mañana, y hasta la hora definitiva que nos encontremos con Jesús. Si es tan grande el día de nuestro bautismo, ¿Por qué no celebrar dignamente todos los años su aniversario?

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que has llevado a nuestros padres a la luz del Evangelio por la predicación de san Agustín de Canterbury, concédenos, por su intercesión, que cuantos nos gloriamos de llamamos cristianos mostremos siempre con las obras la fe que profesamos. Por Jesucristo nuestro Señor.

____________________________

28 de Mayo

SAN GERMÁN

1º SU VIDA: Nació en Autun, del matrimonio que formaban Eleuterio y Eusebia, que eran muy pobres, en el último tercio del siglo V. Su madre intento deshacerse de él antes de que naciese, pero no pudo, porque Dios guardaba aquel niño para ministro suyo. No tuvo buena suerte en los primeros años de su vida carente del cariño de los suyos.


Se resistía a ser sacerdote: Era lo que Dios había dispuesto paras German. Agripin, el obispo de Autun, al final lo ordena sacerdote después de haber estudiado letras y ya ser diacono, venciendo la resistencia del candidato para recibir tan alto ministerio en la Iglesia luego,

Un abad que hace milagros. Nectario, el que fuera obispo sucesor, lo nombra abad del monasterio de san Sinforiano, en los arrabales de la ciudad. Dando un gran ejemplo con la vida de oración, la observancia de la disciplina, el espíritu penitente y la caridad. Comienza a manifestarse en Germán el don de milagros.  Se había propuesto el santo abad que ningún pobre que se acercara al convento a pedir algo de comer se fuera sin comida; un día reparte el pan reservado para los monjes porque ya no había más; llegan al convento dos cargas de pan y, a los pocos días siguientes, para sorpresa de todos los monjes, dos carros llenos de comida para las necesidades del monasterio. Los milagros que hizo fueron innumerables.

Obispo de París. El rey Childeberto usa su autoridad en el 554 para que sea nombrado obispo de París a la muerte de Eusebio. Dios le seguía ayudando a dar limosnas por la mano del rey que le daba hasta sus vasos de oro y plata. También Childeberto fue curado milagrosamente por las manos del santo obispo, cuando estaba enfermo en el castillo de Celles.

Un concilio y una peregrinación. El motivo del concilio en Paris era el reprimir la codicia de los más grandes que usurpaban los bienes de la Iglesia y las limosnas de los fieles. Esto no gusto a los que se sintieron denunciados. Peregrino a Jerusalén, y el emperador Justiniano le ofreció grandes regalos de oro y plata, pero los rechazos, a cambio de algunas reliquias. El emperador le dio entre otras, la corona  de espinas del Señor.

Presintió su muerte. A los ochenta años de edad, el 28 de mayo del 576 entrego su alma a Dios. Se enterró en la tumba que se había mandado preparar en el convento de san Sinfroniano. El abad Lanfrido traslada más sus restos, estando presentes el rey Pipino y su hijo Carlos, a san Vicente que después de la invasión de los normandos se llamó ya san Germán.

2º SU MENSAJE: El motivo por el que el santo convoco un concilio en Paris era el reprimir la codicia de los bienes ajenos. La que afectaba a los más grandes que usurpaban los bienes de la Iglesia y las limosnas de los fieles. Y la que nos suele afectar a todos si no cuidamos esta mala tendencia.

No codiciarás los bienes ajenos. Esto es lo que manda el décimo mandamiento. Dios prohíbe los deseos desordenados de los bienes ajenos porque quiere que aun interiormente seamos justos y que nos mantengamos siempre muy lejos de las acciones injustas. Manda conformarnos con los bienes que Dios nos ha dado y con los que honradamente podamos adquirir.

El desorden que causa la codicia. Tenemos una inclinación a desear las cosas agradables que no tenemos, y que vemos que tiene otros. Así, por ejemplo, desear comer cuando se tiene hambre, o calentarse cuando se tiene frío. Estos deseos son buenos en sí mismos; pero con frecuencia nos empujan a codiciar injustamente lo que no es nuestro y pertenece, o es debido a otro. Y esto causa un desorden en nuestra vida humana y en nuestra vida espiritual. El mandamiento Prohíbe el deseo desordenado de las riquezas y de su poder. Prohíbe también el deseo de cometer una injusticia mediante la cual se dañaría al prójimo en sus bienes temporales.

El codicioso nunca se ve satisfecho. Cuando la Ley nos dice: "No codiciarás", nos dice, en otros términos, que apartemos nuestros deseos de todo lo que no nos pertenece. Porque la sed del bien del prójimo es inmensa, infinita y jamás saciada, como está escrito: "El ojo del avaro no se satisface con su suerte" (Si 14,9) esto es causa de desasosiego continuo y falta de paz. También suele acabar esta situación, en un abandono de la práctica religiosa, en una fría relación o casi sin relación en el trato con Dios.

No es pecado desear bienestar. Eso no es pecado el desear tener, si se pude conseguir lícitamente una cosa como la de tu prójimo. No prohíbe el mandamiento un ordenado deseo de riquezas, como sería una aspiración a un mayor bienestar legítimamente conseguido; sin aprovecharse de nadie. Lo que nos manda es conformarnos con los bienes que Dios nos ha dado y con los que honradamente podamos adquirir. Pero sí que sería pecado, y grave, murmurar con rabia contra Dios porque no te da más; y tener envidia de los bienes ajenos, de los que tiene el prójimo, y tú deseas a toda consta. 

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que diste a San Germán la abundancia del espíritu de verdad, y de amor para que fuera un buen pastor de tu pueblo, concede a cuantos celebramos hoy su fiesta adelantar en la virtud, imitando sus ejemplos, y sentirnos protegidos con su valiosa intercesión. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

                                   ____________________________

 

29 de mayo

SAN MAXIMINO OBISPO de TRÉVERIS

1º SU VIDA: Nació en Poitiers, hijo de padres descendientes de senadores. Era hermano a san Majencio, que fue obispo de Poitiers, y él fue de obispo de Tréverisal morir Agricio, conocidos por el pueblo los atributos de Maximino, por voluntad unánime éste fue su sucesor en el año 332, por nombramiento de san Agricio y consentimiento de todos los clérigos.

Gran defensor de la fe católica. Hizo grandes cosas para defender la fe católica sin tener miedo nunca jamás al emperador Constancio, que era un hereje arriano. Cuando todo el Oriente se levantó contra el obispo san Atanasio, que andaba desterrado, y no pudiendo darle acogida en todo el imperio, san Maximino le recibió y le tuvo hospedado en su casa hasta que pasó aquella tempestad. Hizo juntar un concilio en Colonia para excomulgar y privar de la cátedra al obispo Eufrates, hereje, que con su doctrina perjudicaba muchos a los católicos de aquella tierra. También propuso san Maximino al emperador Constancio la necesidad de un concilio general que se celebró en Sárdica, donde fue de nuevo restablecido en su silla san Atanasio.

Hombre de gran entereza. Aunque los herejes se reunieron después en Filipópoli de Tracia y tuvieron allí un conciliábulo que llamaron de Sárdica, para confundir las decisiones del verdadero concilio, y excomulgar a san Maximino, al Papa Julio, a Osio y a san Atanasio, pero no pudieron con toda su malicia  y errores hacer nada de lo que pretendían contra la entereza con que el santo obispo defendió la verdadera fe.

Resplandeció la verdad con milagros. Dios hablo a través de san Maximino, defensor de la verdad católica dando vista a ciegos, sanando paralíticos, expulsando demonios de los poseídos y obrando muchos y prodigios. Yendo una vez camino de Roma con san Martín, un oso feroz les mató el jumentillo que les llevaba sobre él la ropa; entonces san Maximino mandó al fiero animal que tomase sobre sí la carga de ropa, lo cual hizo el oso llevándola hasta un lugar llamado Ursaria, donde san Maximino lo despidió.

Al cielo a recibir el premio a la fidelidad. Final mente lleno de méritos y trabajos, murió en Poitiers, pero murió Poitiers, en el año 349. y su cuerpo fue trasladado a Tréveris con grande solemnidad. El terror a los normandos, que quemaban los templos y monasterios, movió a algunos religiosos a ocultar las reliquias de san Maximino en el año 882, dentro de una cueva; con este motivo se perdió la noticia de ellas, hasta que fueron descubiertas por la fragancia que despedían, y se vio con admiración de todos entero el cuerpo, incorrupto al cabo de tantos años.

2º SU MENSAJE: La anécdota del oso feroz, y de cómo le obedeció al santo, nos hace entender que Quiere Dios para gloria y la de los santos que los animales y la naturaleza les estén sujetos, como se veía tantas veces en la vida de Jesús, en la vida de san Francisco, en la de san Antonio Abad, etc. y lo podemos ver en este milagro de san Maximino. Pero el hombre si que tiene responsabilidad de lo que hace con la tierra y los animales, ellos no.

El hombre es rey y señor del universo. Dios entregó el mundo al hombre para que lo sometiera y transformara. El hombre puede domesticar animales salvajes, desviar los ríos, hacer saltar las rocas, cortar los árboles, etc. Dios lo quiere. Siendo Dios Dueño y Señor de todo, por crearlo le pertenece, lo ha puesto en manos del hombre para que sea señor y domine la tierra. En esto se parece el hombre a Dios, porque Dios le ha regalado el don de poder dominar sobre los animales, las plantas, el universo entero. “Domine sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y las bestias de la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra." (Génesis 1.26).   

A) La tierra no es responsable de sus actos. Cuando sucede un terremoto, una inundación, un desprendimiento de terreno, una gran sequía, etc., no podemos preguntarle a la tierra por qué ha hecho eso. Además de que no puede respondernos, porque no tener inteligencia ni voluntad ni libertad, no podía hacer otra cosa. El terremoto, la inundación, la sequía…. fue la consecuencia de unas leyes físicas que se han cumplido. Pero no es tampoco responsable de las cosas bellas que hacen la tierra, las flores, los frutos, etc.

B) Los animales no son responsables de sus actos. Si un perro muerde a un niño, hijo de su amo, o si un caballo mata o hiere a su dueño de una patada o de una caída al suelo, no es responsable de ese hecho porque no sabe lo que hace; actúa llevado de su instinto. Tampoco es responsable de las cosas buenas que hace a su dueño; el trabajo, el ladrar para avisarle del peligro, el defenderle tantas veces, etc.

C) El hombre, sí que es responsable de lo que hace. Al llegar a nuestra casa nos preguntan qué hicimos este día y decimos: hemos trabajado, estudiado, hemos jugado, paseado. Y de todo, si que somos responsables de lo que hemos hecho porque podíamos no haberlo hecho, teniendo obligación de hacerlo. Si hemos hecho lo que teníamos que hacer, merecemos un premio; si no, merecemos castigo. Ni la tierra, ni los animales, aunque sea domestico merecen premio o castigo por lo que hacen.

3º SU ORACIÓN: Te suplicamos Dios todo poderoso, que al venerar a tu confesor y obispo san Maximino, acrecientes en nosotros el espíritu de piedad y el deseo de nuestra eterna salud espiritual. Por Jesucristo nuestro Señor.

____________________________

30 de Mayo

SAN FERNANDO III EL SANTO

1º SU VIDA: nació a finales del siglo XII entre Zamora y Salamanca; Fue hijo de Alfonso IX, Rey de León y de Berenguela, hija de Alfonso III, Rey de Castilla, y primo hermano de San Luís de Francia. En 1217 Fernando fue coronado Rey de Castilla, la corona que su madre había renunciado a favor de él; y en 1230 heredó la corona de León. Todos le amaban al Rey

            De niño estuvo muy enfermo. Estuvo en peligro su vida a los diez años, no comía nada ni podía dormir. Su madre muy preocupada le llevo al monasterio de Oña, y lo puso ante la imagen de la Virgen y es curado milagrosamente.

            Dos matrimonios. Se casó con Beatriz, la hija del Rey de Alemania, una de las princesas más virtuosas de la época. Dios bendijo la unión con siete hijos. Muerta su primera esposa se vuelve a casar en segundas nupcias.
Es ejemplo de buen esposo y buen padre.

Favoreció a la Iglesia. Sin olvidar sus otras obligaciones, pero san Fernando fue un gran propagador de la fe. Fundó obispados, restableció el culto católico por todas partes, construyó iglesias, fundó monasterios e hizo donaciones a hospitales. Convirtió en catedrales algunas grandes mezquitas, dedicándolas a la Virgen. También fundó la Universidad de Salamanca. En sus cartas se declaraba: "Caballero de Jesucristo, Siervo de la Virgen Santísima, y Alférez del Apóstol Santiago. El Papa Gregorio IX, lo llamó: "Atleta de Cristo", y el Pontífice Inocencio IV le dio el título de "Campeón invicto de Jesucristo".

Predicaba con el ejemplo. Vigilaba mucho la conducta de sus soldados, confiando más en la virtud que en el valor de ellos, él mismo hacia ayunos; siempre solía llevar puesto como penitencia un cilicio, y a menudo se pasaba la noche rezando, sobre todo antes de las batallas. Sentaba a los pobres a su mesa, y el mismo les servia.  En medio del jaleo propio del campamento, él vivía como un religioso en el convento. La gloria de la Iglesia y la felicidad de su gente eran los motivos que guiaban su vida.

Todos lloraron la muerte del Rey Santo. Presintiendo el momento, pide perdón por los malos ejemplos que haya podido darles. Murió en Sevilla, el 30 de mayo de 1252, siendo muy llorado por todos. Fue enterrado en la catedral ante la imagen de la Virgen, vestido, según lo había querido él personalmente, con el hábito de la Tercera Orden franciscana. El Papa Clemente X lo canonizó en 1671. Fue un verdadero modelo de rey, de creyente, de padre, de esposo y de amigo.

2º SU MENSAJE: Era rey, y el poder, el gobierno, la política, corrompen, aunque se haga con justicia, si no va acompañada por la piedad. Tenía el santo una verdadera obsesión por preocuparse por el bien de los demás. Es la obligación de un gobernante cristiano. Se lo dijo Jesús a Pilato, “no tendías autoridad si no te la hubieran dado de lo alto”. (Jn 19,11) .

            El evangelio nos invita con frecuencia al cristiano a considerarse, no como un ser aislado en la que sus relaciones con Dios no tengan nada que ver con el prójimo. Sino, al contrario, como un personaje dentro de un conjunto y obligado, en cualquier circunstancia, a preocuparse de sus hermanos. Como se ve claramente en el mensaje de San Fernando.

            Dos rasgos principales. Para hacernos ver que la obligación de preocuparse por el bien de los demás, no solo una solidaridad entre quienes somos de la misma naturaleza humana.

            ¿No somos todos hijos del mismo Padre? 

             ¿No fórmanos una sola familia entre todos?

            En el evangelio se nos habla de dos mandamientos: el primero el amor a Dios, y el segundo  parecido, el amor al prójimo. Y este amor reclama una serie de deberes para el bien común de los demás, no solo para nosotros.

            Con relación al cuerpo. En el Antiguo testamente ya se lee como es considerado una dicha el atender la miseria del prójimo. “Dichoso aquel que comprende al pobre y al indigente”. (Sal. 71). En el Nuevo Testamento Jesucristo así lo hizo en varias ocasiones. Cuando le seguían, y habían pasado largas horas escuchándole y, no tenían nada para comer, exclamo, “tengo compasión de esa muchedumbre”. (Mc 15,32). Y así nos lo reconoce a nosotros. “Siempre que lo hicierais con uno de estos los más pequeños, conmigo lo hicisteis”. (Mt 25,40). Luego, Como San Fernando, lo hizo con los suyos, es obligación nuestra, de todos mirar por los demás.

            Con relación al alma. También debemos preocuparse por el bien de los demás, el bien que se encuentra en Dios y en las cosas de Dios. Es decir; que todo el bien que hagamos a los demás, mire siempre a la salvación de su alma, a hacerles fácil el encuentro y el trato con Dios, a lo que estamos obligados por la justicia y por la piedad, que es darles a cada uno lo que les corresponde por derecho. Y que mejor derecho que a encontrar la solución para salvar su alma. Por esto mismo ayudo tanto san Fernando a su pueblo facilitándoles la propagación de la fe, y la libertad para poderla profesar.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios que elegiste al rey san Fernando III como defensor de tu Iglesia en la tierra, escucha las suplicas de tu pueblo que te pide tenerlo como protector en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

                                     ____________________________

 

31 de mayo

LA VISITACIÓN de LA VIRGEN

1º EL HECHO: Termina el mes de María, como no podía ser de otra manera con una fiesta sobre un acontecimiento de su vida. La visita que le hizo a su prima santa Isabel. Acabado el misterio de la Encarnación, tiene lugar el de la Visitación, porque tienen una íntima unión entre sí. Parece que en la Anunciación es el Cielo el que por medio del ángel, saluda a María con el más hermoso y bello saludo, y reconoce en Ella a la Madre de Dios y a la Reina de los Cielos. El Señor no quiere que la tierra permanezca indiferente ante este hecho y prepara un saludo y un testimonio de María en la tierra. El arcángel habló en nombre del Cielo. Santa Isabel en nombre de la tierra.

La Visitación de María. Fue un acto de cortesía y de delicadeza. Comprendía la Virgen la felicidad que tendría santa Isabel cuando, después de tantos años de esterilidad, pues ya era de edad avanzada, Dios la había concedido la gracia de tener un hijo. ¡Qué alegría no habría en aquella casa! ¡Qué contento tan grande el de Isabel cuando así vio que Dios oía la oración constante que con este fin siempre le hacía! La Virgen lo sabe, y no duda en ir a participar de esta alegría y más aún en aumentarla, corriendo a darla personalmente su enhorabuena. Nunca la cortesía, la urbanidad y menos aún la delicadeza están reñidas con la santidad.

Fue un acto de obediencia. No es solo la cortesía, ni mucho menos, el deseo de cerciorarse de la verdad de las palabras del ángel, pues María no dudó ni vaciló en su fe. Tampoco va a ver a su prima para comunicarla el misterio que en Ella se ha efectuado y que la ha elevado a la dignidad de Madre del Mesías. Muy al contrario, lo oculta y esconde aun al mismo san José, a quien no dice ni una palabra del secreto que existe entre Dios y Ella. María, pues, va a casa de Isabel por obediencia; es un impulso interior, una inspiración del Señor que a ello la incita y no duda, sino que inmediatamente sigue esa inspiración. Era aún muy niña, el camino largo y penoso, su estado muy delicado y no obstante, Dios lo quiere y en seguida lo ejecuta. Dice el Evangelio: “Levantándose corrió presurosa”.

La Visitación en Santa Isabel. ¡Qué dulce es pensar que por medio de la Santísima virgen quiso Jesús llevar a cabo la primera santificación de las almas como lo hizo con santa Isabel y su hijo! Comprende, pues, de una vez, que la santificación de tu alma tampoco la llevará a cabo el Señor sino en la medida que tú te entregues a María. Santa Isabel, llena del Espíritu Santo, lo primero que hizo fue conocer la concepción divina de María por la que era Madre de Dios y prorrumpió en alabanzas hacia Ella. “Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”.

2º SU MENSAJE:La Visitación es el fruto del mes de mayo, (la caridad). Con la Anunciación, vino Jesús a Maria, (el fruto de tu vientre). Con la Visitación, María lleva a Dios a su prima, (la caridad con el prójimo).

La Visitación es un acto de caridad. Aunque lo hace también por cortesía y por obediencia, pero sobre todo fue un acto de caridad. Es la única vez que dice el Evangelio que María “corrió con apresuramiento”. Parece que no está conforme esta prisa con la calma y tranquilidad de su carácter. ¿Por qué será? Únicamente por el fuego de la caridad. Tiene en su seno virginal al Verbo que es Dios, que es caridad, “Dios es amor”, y este fuego la abrasa y la hace correr hacia donde la caridad la llama.

San Pablo decía “que la caridad de Cristo le urgía” y le espoleaba y así no se daba punto de reposo y quería recorrer el mundo entero para llevar a todas partes la llama de su caridad. Pues, ¿cómo sería la caridad de María? ¡Qué deseo el suyo de que Jesús cuanto antes comunicase su gracia y empezara su obra santificadora en las almas! Y así corre y vuela con gran prisa para dar un desahogo a esa caridad divina que la abrasaba.

¿Son así nuestras visitas? Ahora pensemos y comparemos nuestras visitas con esta de la Virgen a su prima. ¿Son siempre de delicada cortesía, por obediencia o inspiración de Dios y sobre todo con espíritu de caridad, procurando hacer con ellas un bien al prójimo? ¡Cuántas visitas de pasatiempo en las que se pierde el tiempo o se mezcla la crítica, la murmuración, el falso disimulo que nos hace decir lo que no sentimos! Cuánta hipocresía en todas estas visitas hechas con espíritu de mundo.

Maria llevo en su visita a Jesús. Este debe de ser el propósito que saquemos de este precioso ejemplo que nos da la Madre de Dios. Llevar a Jesus en nuestras almas, y hacerle notar en las visitas, porque si Examinamos bien nuestras conversaciones en ellas y los motivos por los que vamos de visita, veremos que no siempre es para llevar a Jesus, es decir; edificar a nuestro prójimo, desterrando de nuestra boca todas las palabras que puedan ofender a los demás. Debemos de tener siempre presente la ley de la caridad, la que practicó tan hermosamente la Santísima Virgen al visitar en su casa, y en la situación de embarazo en que Ella estaba, a su prima santa Isabel.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, Salvador de los hombres, que, por medio de la bienaventurada Virgen María, arca de la nueva alianza, llevaste la salvación y el gozo a la casa de Isabel, concédenos ser dóciles a la inspiración del Espíritu para poder llevar a Cristo a los hermanos y proclamar tu grandeza con nuestras alabanzas y la santidad de nuestras costumbres. Por nuestro Señor Jesucristo.