Autor: P. Eliseo García Rubio.

____________________________

16 de marzo

SAN CLEMENTE MARÍA HOFBAUER

1º SU VIDA: Nació en Moravia, Austria, en 1751. A los siete años huérfano de padre. Su madre le dice: "Jesucristo será tu padre. Debes tener mucho cuidado para no ofenderlo con pecados". Quería ser sacerdote, pero por varios motivos no podía serlo. Trabaja de panadero.

Por la Providencia de Dios, sacerdote. A los 30 años un día ve que dos señoras en pleno aguacero están necesitando una carroza para ir a su casa, y él se ofrece para ir a buscarla. Las expreso el deseo de su corazón, las señoras eran ricas, al saber que deseaba ser sacerdote y no tenía medios, se encargaron de los gastos del seminario. A los 34 años llegó al sacerdocio.

Se encuentra con el Santo fundador. Supo que en Roma había una comunidad religiosa recién fundada: los Padres Redentoristas. El mismo fundador, San Alfonso de Ligorio, lo recibió muy gozoso. Más tarde a San Clemente lo llamarán "El segundo Fundador de los Redentoristas", porque será él quien extenderá esa Congregación por el norte de Europa. El padre Clemente fue enviado a Varsovia, y conseguir éxitos admirables.

Predicador incansable. Durante nueve años fueron muchos los católicos indiferentes y protestantes y hasta judíos que se volvieron fervorosos católicos. Y las vocaciones llegaban en gran número. Fundó orfanatos para recoger y educar gratuitamente a la juventud desamparada. Napoleón mandó suprimir la Comunidad Redentorista. El padre fue llevado con sus compañeros a la cárcel, sacándolo la policía, mientras confesaba. Y fue expulsado del país.

No faltaron los enemigos y los envidiosos. Clemente durante toda su vida de predicador tuvo una cualidad muy especial: hablar con mucha sencillez, como para que lo entendiera el pueblo ignorante. Y esta sencillez agradaba también a los muy instruidos. Así que el grupo más numeroso, entre sus oyentes, después del pueblo humilde, era el de los universitarios, artistas y profesores. Le acusaron de ser amigo del Papa en sus sermones. A su predicación nunca faltaba un grupo de policías enviados por el gobierno.

Tengamos paciencia y confianza en Dios”. El quince de marzo de 1820, muere entregando su alma a Dios. Al día siguiente de su muerte, el 16 de marzo, el día de su entierro, llega la orden del emperador aprobando que en Austria se extienda la Comunidad de Redentoristas. El había dicho: “Tengamos paciencia y confianza en Dios”. Fue beatificado el 29 de enero de 1888 por el Papa Leo XIII y canonizado el 20 de mayo de 1909. En 1914, el Papa Pío X le concede el título de Apóstol y Patrón de Viena.

2º SU MENSAJE: Es una vida llena de apostolado, como otros muchos santos, pero destaca en el rosario a la Virgen como una de las armas muy eficaces y que consigue mucho con los pecadores. Es una anécdota que nos sirve de mensaje a nosotros. Y la oración para pedir la fe, Probablemente el autor sea el Santo; pero si no la compuso él, él la rezaba y la recomendaba.

 

          El Rosario como un arma de su apostolado. San Clemente reunía universitarios, artistas y gentes influyentes y les daba instrucción religiosa. Los entusiasmaba con el rezo del rosario y los animaba a hacer apostolado, cada uno en el medio donde vivía. San Clemente visitó más de 2000 moribundos. Cada noche lo veían envuelto en un manto negro y con una linterna en la mano recorriendo aun los más lejanos barrios para visitar, consolar, confesar y ayudar a bien morir a cuanto enfermo lograba encontrar. Repetía frecuentemente: "Si desde mi habitación hasta la habitación del enfermo alcanzo a rezar un rosario, ya puedo estar seguro de que se confesará, comulgará y terminará santamente sus días". Un día las monjas lo ven muy preocupado buscando algo que se le ha perdido. "Busco mi arma de combate. Busco la llave que abre todas las puertas". Al fin una monjita le dice: ¡Yo me encontré esta camándula! Y el santo le responde: "Gracias, gracias: esa es el arma que me consigue victorias, mi Rosario!"

Oración para pedir la fe: <<Oh Jesús Redentor, autor y consumador de nuestra fe, te suplicamos desde lo profundo de nuestro corazón contrito y humillado no permita que se extinga la hermosa luz de nuestra fe. Acuérdate de tus antiguas misericordias; mira compasivo la viña que tú mismo plantaste con tu diestra, que ha sido regada con la sangre de miles y miles de mártires, con las lágrimas de generosos penitentes y las fatigas de celosos apóstoles y fecunda oración de tantos cristianos fieles.Nos aflijan las enfermedades, nos consuman los disgustos, nos afecten los infortunios, pero que no nos falte la fe; porque ricos con este don precioso, soportaremos con gusto todo dolor y nada podrá alterar nuestra felicidad. Por el contrario, sin la gracia de la fe, nuestra desventura no tendría límites. Oh Jesús, autor y consumador de nuestra fe, consérvanos dentro de la nave de Pedro, fieles a su sucesor, para que se construya la unidad de la Iglesia, se promueva su santidad y se dilate en bien de todos los pueblos. Concédenos la paz y la unidad. Confórtanos y consérvanos en tu santo servicio, para que por Ti y en Ti vivamos siempre. Amén>>.

 

 

3º SU ORACIÓN:Padre misericordioso, que solícito por el bien de tu pueblo animaste a san Clemente María Hofbauer de celo extraordinario por la salvación de todos y por él anunciaste el reinado de tu gracia: haz que por su intercesión conservemos la fe que él vivió y caminemos por las sendas que él nos mostró con el ejemplo de su vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo...

____________________________

17 de marzo

SAN PATRICIO

1º SU VIDA: Nacido en Gran Bretaña hacia el 385, muy joven fue llevado cautivo a Irlanda. Llevó una vida de esclavo. Su amo, sacerdote de los ídolos, druida poderoso, lo tuvo como pastor guardando ovejas. La cautividad de San
Patricio duró hasta que cumplió veinte años cuando escapó después de tener un sueño de  en el que Dios le ordena dejar Irlanda e ir a la costa.

La oración le mantenía con vida. El pensamiento de Dios y la oración lo mantenían: «De sol a sol yo decía más de cien oraciones y otras tantas por la noche. Cuando clareaba la aurora ya estaba yo rezando en los bosques y en las montañas, sin que me lo impidiesen la nieve o la lluvia, porque el espíritu hervía dentro de mí». Una noche huyó y se embarcó hacia Francia.

Ordenado sacerdote y obispo. Marcha hacia Roma, y allí recibe la ordenación sacerdotal, y después el papa Celestino I, después de ser consagrado obispo, le encarga la evangelización de Irlanda. Llega a Inglaterra con San Gregorio y parte para Irlanda. Los principios fueron muy difíciles. Él se sentía fuerte con la ayuda de Dios y no le importaban los riesgos. Supo que en Tara había una importante reunión, presidida por el rey Loeghoire. Allí se presenta, era una situación muy arriesgada por la oposición de los druidas, y se pone a predicar. Dios le da fuerzas. Los reyes, los druidas y los bardos se convierten, y con ellos, todo el pueblo.

 A cristianizar las tradiciones. Patricio recorría montes y valles, con el arpa en una mano y la cruz en la otra. Organiza parroquias, ordena sacerdotes, crea escuelas. No le faltan persecuciones de parte de los sacerdotes idólatras. Más de cien veces le cogieron preso, pero él seguía intrépido predicando. La dulzura y la moderación era el talismán que obraba tantas conversiones. Él no venía a suprimir tradiciones, sino a purificarlas e impregnarlas de cristianismo. Sabe conectar con la casta hereditaria y sacerdotal de los bardos. Los discípulos más fieles de Patricio cantarán también a los antiguos héroes. La verdad cristiana había traído la reconciliación entre la poesía y la fe.

Siervo bueno y fiel. Treinta y tres años duró la misión de Patricio. Sin violencias, sin efusión de sangre, había logrado conquistar una nación entera para Dios, una nación que sigue fiel a su fe. Ya podía ir a descansar. Había desplegando extraordinarias dotes de evangelizador, y convirtiendo a la fe a numerosas gentes, entre las que organizó la Iglesia. Murió el 17 de marzo del año 461, en Down, llamado en su honor Downpatrik (Irlanda).Hizo muchos milagros y escribió de su amor por Dios en las Confesiones.

2º SU MENSAJE:El Santo, nos cuenta en sus escritos, como fue Dios quien hizo la evangelización en Irlanda, siendo tan solo un instrumento en sus manos. Su mensaje es que; debemos de ser con Dios evangelizadores.

Es una obligación de todo cristiano:Ay de mí si no evangelizare”. (1Cort 9,16). Pero teniendo bien claro desde el principio, que hacer apostolado evangelizar en el mundo no consiste en organizar cosas espectaculares, sino anunciar a Jesucristo, como lo expresa San Pablo. ”Tuvo a bien revelarme a su Hijo y hacerme su mensajero entre los paganos”. (Gal 1,6). A una persona, no teorías y palabras, sino a Jesús de Nazaret que el mundo tanto necesita.           

Tenemos ejemplos a seguir: Cuando el Bautista señaló a Jesús en el Jordán, y cuando Andrés avisa a su hermano Simón, cuando Felipe informa a Natanael de haberlo encontrado. No anunciaban una teoría, sino era que habían descubierto a una persona, a Jesús. Cuando ese descubrimiento de Jesús es autentico, tiene como consecuencia el deseo de llevarlo a los demás, que es el compromiso apostólico. Todo cristiano debe de ser apóstol. Los que encontraron al Señor, se hicieron sus testigos. Juan y Andrés, la samaritana, los discípulos de Emaús, Pablo convertido para después ser convertidor. “No podemos dejar de proclamar lo que hemos visto y oído”. (Hech 4,20).

Jesucristo primer evangelizador: Jesucristo aparece como enviado del Padre, dando ejemplo de su apostolado. En el Evangelio leemos. “Jesús recorría toda Galilea, enseñando en sus sinagogas. Anunciaba la buena noticia del reino y curaba las enfermedades y las dolencias del pueblo” (Mt 4,23). “También en las demás ciudades debo anunciar la buena noticia de Dios, porque para esto he sido enviado”. (Lc 4,43). No perdía oportunidad de dar a conocer la Buena Noticia, no va de turismo, sino a ganar almas.         

La iglesia recibe este mandato del Maestro: “Id y predicar el Evangelio a todas las gentes”. (Mc. 16.15). A todos. “Dios quiere que todos los hombres lleguen al conocimiento de la verdad y se salven”. (1Tim 2,4). Después de su misión en la tierra y ascender al cielo, era necesario difundir la Buena Nueva de la salvación y del Reino de Dios, algo tan importante. “No se enciende una lámpara y se la pone  bajo el celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a cuantos hay en la casa”. (Mt 5,15). Juan Pablo II: No podemos cruzarnos de brazos ante el desaliento, para que el mal triunfe, basta que se crucen de brazos los buenos.         

3º SU ORACIÓN:Oh Dios, que elegiste a tu obispo san Patricio para que anunciara tu gloria a los pueblos de Irlanda, concede, por su intercesión y sus méritos, a cuantos se glorían llamarse cristianos, la gracia de proclamar siempre tus maravillas delante de los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

18 de marzo

SAN CIRILO de JERUSALÉN

1º SU VIDA:Nació de padres cristianos el año 315; en Jerusalén o alrededores, Cirilo recibió una gran formación literaria, que se convirtió en el fundamento de su cultura eclesiástica, centrada en el estudio de la Biblia.

Ordenado presbítero por el obispo Máximo. Cuando éste murió o fue depuesto, en el año 348, sucedió al obispo Máximo en la sede de Jerusalén. Fue ordenado obispo por Acacio, influyente metropolitano de Cesarea de Palestina, filo-arriano, convencido de que era su aliado. Por este motivo, se dio la sospecha de que había alcanzado el nombramiento episcopal tras haber hecho concesiones al arrianismo. En realidad, muy pronto, Cirilo se enfrentó a Acacio no sólo en el campo doctrinal, sino también en el de la jurisdicción, con respecto a la del metropolitano de Cesarea.

Tres veces en el exilio. En unos veinte años, Cirilo experimentó tres exilios: el primero, en el año 357, tras haber sido depuesto por un Sínodo de Jerusalén; seguido, en el año 360, de un segundo exilio provocado por Acacio y, por último, de un tercero, más largo que duró once años, en el año 367, por iniciativa del emperador Valente. Sólo en el 378, después de la muerte del emperador, Cirilo pudo volver a tomar definitivamente posesión de su sede, restableciendo entre los fieles la unidad y la paz.

Reconocen en Concilio la ortodoxia de Cirilo. A favor de su ortodoxia, puesta en duda por algunas fuentes de la época, abogan otras fuentes de la misma antigüedad. Entre ellas, la más autorizada, es la carta sinodal del año 382, después del segundo Concilio ecuménico de Constantinopla, en el que tuvo un papel destacado. En esa carta, enviada al Papa, los obispos reconocen oficialmente su más absoluta ortodoxia, la legitimidad de su ordenación episcopal y los méritos de su servicio pastoral.

Catequesis y homilías. De su actividad pastoral dan testimonio sus muchos sermones que explicaban la doctrina ortodoxa, la Sagrada Escritura y Tradición. De él conservamos 24 catequesis, que pronunció como obispo hacia el año 350. Introducidas por una catequesis de acogida, las primeras 18 dirigidas a los catecúmenos. Las pronuncio en la basílica del Santo Sepulcro.

Paz en la tierra para ir al cielo. Al volver del último destierro, encontró a Jerusalén llena de vicios y desórdenes y se dedicó a volver a las gentes al fervor y a la paz, y a obtener que los que se habían pasado a las herejías volvieran otra vez a la Santa Iglesia Católica. A los 72 años murió en Jerusalén en el año 386. En 1882 el Papa lo declaró Doctor de la Iglesia.

2º SU MENSAJE:En una de sus catequesis tan famosas en su tiempo y hoy, nos aconseja, que nuestra alma se disponga a recibir al Espíritu Santo. Preparad limpios los vasos para recibir al Espíritu Santo.

<<Alégrese el cielo, goce la tierra, por estos que van a ser rociados con el hisopo y purificados con el hisopo espiritual, por el poder de aquel que en su pasión bebió desde la cruz por medio de la caña de hisopo. Alégrense las virtudes de los cielos; y prepárense las almas que van a desposarse con el Esposo. Una voz grita en el desierto: «Preparad el camino del Señor».

Comportaos, pues, rectamente, oh hijos de la justicia, recordando la exhortación de Juan: Allanad sus senderos: Retirad todos los estorbos e impedimentos para llegar directamente a la vida eterna. Por la fe sincera, preparad limpios los vasos de vuestra alma para recibir al Espíritu Santo. Comenzad por lavar vuestros vestidos con la penitenci­a, a fin de que os encuentren limpios. El Esposo llama a todos sin distinción, pues su gracia es abundante; sus pregoneros reúnen a todos a grandes voces, pero luego él segrega a aquellos que no son dignos de entrar a las bodas. Que ninguno oíga aquella voz: Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?

Ojala que todos escuchéis aquellas palabras: Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu Señor. Hasta ahora os habéis quedado fuera de la puerta, pero deseo que todos podáis decir: El rey me introdujo en su cámara. Me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas.

Que vuestra alma se encuentre sin mancha ni arruga, ni nada por el estilo; no digo antes de recibir la infusión de la gracia ¿para qué, entonces, habríais sido llamados a la remisión de los pecados?, pero sí que, cuando la gracia se os infunda, vuestra conciencia, estando libre de toda falta, concurra al efecto de la gracia. Que cada uno coloque ante la presencia de Dios, rodeado de todas las miradas de los ejércitos celestiales. El Espíritu Santo sellará vuestras almas, pues habéis sido elegidos para militar al servicio del gran rey. Preparaos, para ello, no tanto con la blancura inmaculada de vuestra túnica, cuanto con un espíritu fervoroso>>.

 

3º SU ORACIÓN:Señor, Dios nuestro, que has permitido a tu Iglesia penetrar con mayor profundidad en los sacramentos de la salvación, por la predicación de san Cirilo, obispo de Jerusalén, concédenos, por su intercesión, llegar a conocer ­de tal modo a tu Hijo que podamos participar con mayor abundancia de su vida divina. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

19 de marzo

SAN JOSÉ

1º SU VIDA: Nació probablemente a Belén, era descendiente del rey David y su padre se llamó Jacob (Mt 1,16) Acerca de San José, encontramos pocos datos en los Evangelios. Cuando se quiere dar a conocer a un personaje importante, distinguido y famoso, para resaltar cualquier aspecto suyo, se suelen publicar grandes biografías que nos cuentan con detalle su origen, sus hechos, sus cualidades, etc. Así procedemos los hombres. Pero el proceder de Dios es distinto, de él dice muy poco la Sagrada Escritura, y palabras suyas no dice ninguna. Pero en el Evangelio que es la Palabra de Dios, dice que “José era un hombre justo”. (Mt 1.19). Justo, es decir, bueno que agrada a Dios, no se puede decir más de una persona.

Esposo de la Virgen Maria. Matrimonio virginal con Maria. Santo Tomás dice que el matrimonio entre San José y la Virgen fue verdadero y perfecto en cuanto a la esencia o primera perfección, pero no en cuanto al uso del mismo, pues no cohabitaron. Y que San José guardó perfecta virginidad durante toda su vida, pues tanto él cuanto la Virgen Inmaculada mantuvieron el voto de virginidad, condicionado antes del matrimonio y absoluto después.

Padre del Niño Jesús. Cuando María quedó embarazada por obra del Espíritu Santo es evidente que José aún no sabía cuál sería su papel en este misterio; pero pronto quedaría aclarado cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo” (Mt 1.20). San José ejerció el oficio de padre en la Sagrada Familia. El tuvo que darle nombre a su hijo legal, como le fue dicho por el ángel. El tuvo también que velar por la seguridad del Niño Jesús y de su Madre. Y, en todo momento, Jesús obedece a San José como a su verdadero padre (Lc. 2, 51)

Su oficio era el de carpintero. El Hijo del Eterno Padre pasa, ante los hombres, por hijo de ellos; por “el hijo del carpintero” (Mt 13,55). Es decir, hijo de artesano. San José, en otras muchas ocasiones, prestaría otros servicios comunes a un trabajador manual, para ganar el sustento diario de su familia. Así vivió el patrono de la Iglesia, el modelo de las familias cristianas. 

La muerte más dulce que conoció la tierra.Durmió en el Señor antes que Cristo comenzara su ministerio público, con toda seguridad antes de las bodas de Caná, y, por consiguiente, antes de la Pasión del Señor. Murió en los brazos de Jesús y de Maria, sus amores, los tesoros que Dios le encomendó cuidar. Nadie ha tenido tan buena compañía, en la vida y a la hora de la muerte. El patrono de la buena muerte.

2º SU MENSAJE: Cuando alguien se nos hace tan familiar, solemos decir, es de casa. San José es de la familia de Dios. San José al que Dios le confía sus tesoros de la tierra, a su Madre María y a su Hijo Jesús. El Hijo de Dios tenía que venir al mundo hecho Niño, débil e indefenso, y Dios quiso mirar al mundo para escoger a un hombre que fuera el esposo de su Madre y el padre y protector de su Hijo. (Nosotros también solemos confiar, solamente, a nuestros seres queridos, a las personas de mucha confianza). Dios no encontró hombre que le inspirara más confianza, ni más puro, ni más justo, ni más santo que a San José, al que entrego sus tesoros, su Madre y su Hijo.

¿Cómo debió ser José? Si Jesús había de crecer como hombre perfecto, José debería de ser un modelo de hombre de quien el Salvador tomara ejemplo en su humanidad.

José tuvo que ser un hombre sencillo, porque es a los sencillos a los que Dios se revela con mayor facilidad.

José tuvo que ser un hombre de fe. ¿Cómo, si no, iba a poder vivir tan al borde del misterio sin quemarse?

José tuvo que ser un hombre profundo, de pocas preguntas, sólo las justas para saber lo que Dios esperaba de él.

José tuvo que se un hombre lleno de confianza en Dios para fiarse de Él por más inesperados que fueran sus caminos.

José debió de ser un hombre de corazón abierto, capaz de valorar lo que Dios valora y despreciar lo que Dios desprecia.

José tuvo que ser un hombre capaz de amar mucho. Amó a Dios y le ofreció sin pestañear su vida. Vio su amor en todo, grande o pequeño. José amó a María y aprendió a leer su silencio; estuvo seguro de su limpieza de corazón con sólo mirarla a los ojos; supo quedarse discretamente a la puerta de su intimidad. José fue capaz de amar al estilo de Dios: sin medida.

José tuvo que ser, además, trabajador, fuerte, inteligente, alegre, generoso. ¡Tantas cosas! ¿Verdad que parece imposible encontrar un hombre así? Por eso, Dios, buscó y buscó, hasta que halló a José.

Santa Teresa de Jesús, el cap. VI de su vida lo titula ella así: <<Trata de lo mucho que debió al Señor en darle conformidad con tan grandes trabajos, y cómo tomó por medianero al glorioso San José, y lo mucho que le aprovechó>>. Le seamos muy devotos, porque nos interesa mucho, como dice también la Santa. <<Aunque tenga muchos santos por abogados, séalo en particular de san José, que alcanza mucho de Dios>>.

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso, que confiaste los primeros miste­rios de la salvación de los hombres a la fiel custodia de san José, haz que, por su intercesión, la Iglesia los conserve fielmente y los lleve a plenitud en su misión salvadora. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

20 de marzo

SAN JUAN NEPOMUCENO

1º SU VIDA: Nacido en Pomuk, Bohemia, hacia la mitad del siglo XIV, fue canónigo de Praga y confesor de la reina Juana. Fue ordenado sacerdote a los treinta años; Nombrado párroco, es ascendido en breve plazo a la dignidad de canónigo de la iglesia de San Gil, de la que sale al cabo de poco tiempo, designado Vicario General de la diócesis y canónigo honorario de la Catedral.

Confesor de la reina. La reina Juana de Baviera, esposa del desaprensivo Wenceslao VI, soberano del imperio alemán y de las tierras de Bohemia, tiene la ocasión de conocerlo, debido a lo impresionada que quedo por sus cualidades espirituales, decidió nombrarle poco su confesor. Debido a esta circunstancia, el santo confesor se ve obligado a convivir con Wenceslao VI, a sentarse alguna vez a su mesa y a tenerle que agradecer la comida que le ofrece. Observa con mucha pena por su parte el trato cruel del rey da a los servidores, usando injustamente de los servicios del verdugo para castigarlos.

Como san Juan Bautista, este Juan no teme al rey. Nadie se atreve a reprochar nada al rey; su esposa le teme, los dignatarios de la Corte le temen, su pueblo le teme. Sólo uno, el confesor, no le tiene miedo, y por esto advierte al rey que su actitud no es propia de una persona que se considera cristiana. La valentía del santo es admirada por todos, aunque esperan la reacción de Wenceslao, que no se hace esperar. Llama al verdugo para encarcelar a Juan Nepomuceno.

El secreto bien guardado. En unos días, Juan es conducido de nuevo ante el rey, quien tienta al Santo con engaños de honores y riquezas, a cambio de la revelación de algunos detalles de las confesiones de su esposa, de la que está celoso. El santo confesor dice: «La ley de Dios está por encima de la ley de los más altos reyes», contesta. Es el momento en que se acatará la muerte si es necesario, por cumplir hasta el final con la ley de Dios. Pero la carne es flaca, aunque el espíritu esté pronto; el Santo, conociendo su debilidad, eleva su corazón al Señor para que le libre de la tentación.

Mártir del secreto de confesión. Es llevado de nuevo a la prisión, y ahora es torturado cruelmente a fin de hacerle cambiar de actitud, hasta que pierde el conocimiento por los tormentos. De nuevo el celoso y cruel rey se entrevista con él para hacerle nuevas proposiciones de honores a cambio del secreto de confesión. De nuevo fidelidad y negativa, acarreando muchas más torturas. Así de duros van a ser los últimos días de Juan Nepomuceno. Murió ahogado en el río Moldava por orden de Wenceslao VI, en 1393 Después de terribles tormentos.Fue canonizado por Benedicto XIII en el año 1729.

2º SU MENSAJE: Desde su muerte, siempre San Juan Nepomuceno fue considerado patrono de los confesores, porque prefirió morir antes que revelar los secretos de la confesión. También ha sido considerado patrono de la buena fama, porque prefirió el martirio, pero no permitió que la buena fama de una penitente fuera destrozada. Nos deja un buen mensaje, ciegamente debemos confiar en los confesores, que son el mismo Jesucristo a quienes confiamos nuestros pecados, siempre guardaran el secreto. Dios lo confirmo con el milagro de la lengua.

El milagro de la lengua. Lo cuentan sus biógrafos, como el milagro que mereció el santo confesor ser canonizado. En 1725 (más de 300 años después de su muerte) una comisión de sacerdotes, médicos y especialistas examinó la lengua del mártir que estaba incorrupta, aunque seca y gris. Y de pronto, en presencia de todos, empezó a esponjarse y apareció de color de carne fresca, como si se tratara de la lengua de una persona viva. Todos se pusieron de rodillas y este milagro, presenciado por tantas personas y tan importantes, fue el cuarto milagro para declararlo santo. Llamado durante muchos siglos «el Mártir del secreto de confesión», es considerado por su muerte Patrono del sigilo sacramental.

Los sacerdotes obligados a guardar al secreto de confesión. En el ámbito del sacramento de la confesión se dan unas particulares relaciones de confianza. El penitente abre su conciencia al confesor precisamente porque es confesor. El fiel dice al confesor lo que quizá no diría a nadie, ni siquiera al mismo sacerdote fuera de la confesión. La Iglesia siempre ha entendido que esta relación de confianza merece una especial protección. Se denomina sigilo sacramental o secreto sacramental al secreto que se debe guardar de lo que se dice en el sacramento de la confesión en orden a la absolución sacramental. Muchos autores consideran que el secreto sacramental se debe guardar por derecho divino. Este canon del Derecho Canónico lo obliga. 

Canon 983 § 1. El sigilo sacramental es inviolable; por lo cual está terminantemente prohibido al confesor descubrir al penitente, de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo.

Canon 983 § 2. También están obligados a guardar secreto el intérprete, si lo hay, y todos aquellos que, de cualquier manera, hubieran tenido conocimiento de los pecados por la confesión.

3º SU ORACIÓN:Oh Dios, que por el invencible silencio sacramental del bienaventurado Juan Nepomuceno adornaste tu iglesia con una nueva corona del martirio; concédenos, por su intercesión y ejemplo, que moderemos nuestra lengua y suframos todos los males de este mundo, antes que el detrimento de nuestras almas. Por Jesús Cristo Nuestro Señor. Amén.

____________________________

21 de marzo

SANTA CATALINA de GENOVA

1º SU VIDA: perteneció a la familia Fieschi, siendo la quinta hija del matrimonio de James Fieschi y Francesca di Negro de Génova. La familia era de mucha fama y fortuna durante el siglo XV, y cuenta con dos Papas: Inocencio IV y Adriano V.

Siempre para el Señor. Dedicó toda su vida al Señor, entregándose a El desde muy joven. De niña era obediente y ya florecían en ella los deseos de santidad. Con ocho años ya mostraba una inclinación particular a la penitencia. Al cumplir doce años tuvo su primera visión del amor de Dios, en la cual Jesús compartió con ella algunos de los sufrimientos de su Santa Pasión. A los trece años decidió hacerse religiosa en el convento de las Hermanas de Nuestra Señora de la Gracia, pero no la aceptaban por ser tan joven. Esto la causó un fuerte dolor en el corazón.

Matrimonio de conveniencia. A la edad de 16 años se vio obligada a casarse. Su esposo opuesto a ella, era  un hombre de mundo que no tenía compasión ni escrúpulos por nadie, ni por nada. Los primeros años de su vida matrimonial fueron muy difíciles. Aguantado muchas infidelidades de parte de su esposo, a los cinco años de casada, desoriento su vida a la frivolidad, con lo que trataba de buscar un significado a su vida. Pero esto no la daba paz, es más, la producía desesperación y depresión.

Un santo confesor. En la fiesta de San Benito, su hermana benedictina, le sugirió que fuera donde un sacerdote, ella acepto. Se encontró con un santo confesor por medio del cual el Señor la llenó de gran fortaleza y de amor; cayó en éxtasis y se sintió incapaz de confesar sus pecados. En ese momento el Señor le mostró toda su vida como pasada en una película; pudo ver la traición que ella había hecho al amor del Señor, pero al mismo tiempo pudo ver a través de las Sagradas Llagas de Jesús, la gran misericordia del Señor por todos los hombres, y el contrastante amor de Dios y el del mundo.

Repudiar el pecado y el mundo para ir al cielo. Decidió limpiar su vida y así, empezar una vida nueva. Por medio de sus oraciones, su esposo se convirtió. Decidió entrar en la orden franciscana. Su esposo muere víctima de una enfermedad contagiosa. Durante los primero cuatro años, seguidos a su conversión, practicó sacrificios y penitencias. Siempre buscó la vida escondida con el Señor. En todo ello veía el gran amor de Dios, rogándole que siempre se hiciera en ella Su voluntad. Nueve años antes de su muerte, estuvo muy enferma. El 14 de septiembre, de 1507 moría, día de la Exaltación de la Cruz. Canonizada el 18 de mayo de 1737 por Benedicto XIV.

2º SU MENSAJE: La Santa tuvo durante su vida la Gracia de recibir revelaciones sobre la vida del alma, en particular sobre la alegría inmensa que se vive al conocer que tenemos destino de Reino. Cuando pasamos los umbrales de la muerte, nos enfrentamos al momento crucial de nuestra existencia, donde se define donde estaremos por el resto de la eternidad.

Si es Purgatorio, el alma vive con la felicidad plena de saber que esta
destinada a la unión con Dios,
aunque viva todavía una en la necesidad de purificarse como paso previo a ello, y sufra las penas de tal purificación. Trascribo unos párrafos de su Tratado del Purgatorio. San Francisco de Sales fue un gran defensor del Tratado del Purgatorio de santa Catalina, como otros santos y teólogos de la iglesia.

1º El alma que se va al infierno. Otra cosa que veo claramente es que así como el espíritu limpio y puro no encuentra otro lugar sino Dios para su reposo, pues para ello ha sido creado, del mismo modo el alma en pecado no tiene para sí otro lugar que el infierno. Y esto sucede cuando el alma sale del cuerpo en pecado mortal.

2º El alma que se va al purgatorio. Así sucede por lo que se refiere al purgatorio. El alma separada del cuerpo, cuando no se halla en aquella pureza en la que fue creada, viéndose con tal impedimento, que no puede quitarse sino por medio del purgatorio, al punto se arroja en él, y con toda voluntad.

3º El alma que se va al cielo. Y todavía he de decir que, según veo, el paraíso no tiene por parte de Dios ninguna puerta, sino que allí entra quien allí quiere entrar, porque Dios es toda misericordia, y se vuelve a nosotros con los brazos abiertos para recibirnos en su gloria.

4º Importancia del purgatorio. La importancia que tiene el purgatorio es algo que ni lengua humana puede expresar, ni la mente comprender. Yo veo en él tanta pena como en el infierno. Y veo, sin embargo, que el alma que se sintiese con tal mancha, lo recibiría como una misericordia, como ya he dicho, no teniéndolo en nada, en cierto sentido, en comparación de aquella mancha que le impide unirse a su amor. Me parece ver que la pena de las almas del purgatorio consiste más en que ven en sí algo que desagrada a Dios, y que lo han hecho voluntariamente, contra tanta bondad de Dios, que en cualesquiera otras penas que allí puedan encontrarse. Y digo esto porque, estando ellas en gracia, ven la verdadera importancia del impedimento que no les deja acercarse a Dios.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que cada año nos alegras con la fiesta de santa Catalina de Génova, concede a los que celebramos su memoria imitar también los ejemplos de su vida santa. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

23 de marzo

SANTO TORIBIO de MOGROVEJO

1º SU VIDA: Nació el 16 de noviembre hacia el 1538, En el seno de una noble familia de Mayorga, antiguo reino de León. Era hijo de  don Luís de Mogrovejo y doña Ana de Robledo y Morán, A los doce años Toribio fue enviado por sus padres a estudiar a Valladolid, donde admiraba a todos su comportamiento.

A la universidad. Se trasladó a Salamanca a la universidad. Allí recibió la influencia de su tío Juan de Mogrovejo, profesor en la Universidad. Don Juan III, Rey de Portugal, invito al tío a enseñar en Coimbra, y se llevó a su sobrino, y vivieron algunos años en Portugal. A la vuelta a Salamanca, su tío falleció. Toribio decidió seguir la carrera de su tío de profesor.

Inquisidor y arzobispo. En 1575, dada su buena fama, fue nombrado por Felipe II Inquisidor en Granada. Desempeñó el cargo con sabiduría, prudencia, justicia y rectitud, y el rey, estando vacante la sede episcopal de Lima tras la muerte en 1575 de su primer Arzobispo, Jerónimo de Loayza, en 1578 Felipe II comunicó a Toribio su intención de presentarlo al Papa Gregorio XIII para ocupar el Arzobispado de Lima. Recibio dispensa para recibir las órdenes, fue ordenado en Granada y la consagración episcopal en Sevilla. En septiembre de 1580 embarcó con destino a Lima.

Reformador de la diócesis. La encontró en estado de desorden, dando origen a frecuentes disputas entre el poder espiritual y el temporal. Se trataba de reformar el clero y defender los derechos de la Iglesia contra las intromisiones del poder temporal. Se dedicó con vigor desde su llegada a Lima, durante los 25 años en que permaneció en la diócesis. Obedeciendo las directrices del Concilio de Trento reunió tres Concilios Provinciales.

El alma de todo apostolado” Conociendo perfectamente que la vida interior, y que los frutos de la acción apostólica dependen en gran parte de la santidad personal del apóstol, Santo Toribio procuraba esmerarse en su vida de oración, de recogimiento y de penitencia que a todos edificaba. Según sus contemporáneos, verlo rezar era como oír un sermón de la más alta espiritualidad. No se acostaba en la cama a la noche, sino en una tabla.

Ultimo viaje era hacia el cielo. La muerte lo sorprendió en un viaje apostólico, en marzo de 1606. En la ciudad de Saña, donde iba a celebrar los oficios de Semana Santa, recibir los últimos sacramentos, habiendo distribuido sus pocas cosas entre pobres de la ciudad, entregó el alma Dios con la alegría y la confianza de haber terminado la carrera y alcanzado el premio. Eran las tres de la tarde de jueves Santo, 23 de marzo de 1606.

2º SU MENSAJE:Es un obispo misionero de los que ha dado un ejemplo de que sirven y mucho las misiones, el ir a predicar el evangelio a otras tierra. Dejan su huella que hoy siguen recordando en el lugar de la misión, y a nosotros nos alienta a ser misionero y a pedir por los que ya lo son.

            Admiración por los misioneros. El pueblo cristiano, la gente sencilla, siempre ha sentido admiración por los que se van a otras tierras a extender el Reino de Jesucristo. Misionero significa enviado por Dios. El problema es como las almas se pierden, y eso nos tiene que doler mucho a los que somos cristianos. Ante este tremendo problema, puede haber algún católico que se muestre indiferente y exclame, a mi ¿Qué me importa?

            Dios no se muestra indiferente. “Dios quiere que todos los hombre se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”. Y dice san Juan, “así amo Dios al mundo que le dio a su Hijo para que el mundo se salve”.       

Tampoco se muestra indiferente Jesucristo. El quiere que todos los hombres se salven. Por ese motivo desciende del cielo, y desde Belén donde nace pobre, hasta el Monte Calvario donde muere en la cruz, trabaja, sufre, derrama su sangre hasta la ultima gota, y todo para salvar nuestras almas.         

La Virgen Reina de las Misiones, tampoco es indiferente. Ella al pie de la cruz une el sacrificio de sus lágrimas y dolores al sacrificio de su Hijo Jesús para que todos se salven y no perezca ninguno.           

La Iglesia tampoco es indiferente. Es al Esposa de Jesucristo, es Madre, y una madre no puede ser indiferente a las desgracias de sus hijos, sino que con amor ardiente, desea que todos se salven.          

Nosotros tampoco podemos ser indiferentes. Si de verdad, amamos a Dios, que creo esas almas a su imagen y semejanza; si amamos a Jesucristo que las redimió con su preciosa sangre; si amamos a la Virgen Dolores, que con sus lagrimas y dolores coopero a su redención; si amamos a la Iglesia Católica en cuyo seno vivimos y queremos morir; si amamos al prójimo como a nosotros mismos, no podemos mostrarnos indiferentes ante el tremendo problema de la perdida de tantas almas. Debemos rogad al dueño de la mies que envié obreros, es decir misioneros en primera línea. Y los demás donde estemos ayudándoles con la oración, sacrificio y limosna.

3º SU ORACIÓN:Señor, tú que has querido acrecentar la Iglesia mediante los trabajos apostólicos y el celo por la verdad de tu obispo santo Toribio de Mogrovejo, concede al pueblo a ti consagrado crecer constantemente en fe y en santidad. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

24 de marzo

SANTA CATALINA de SUECIA

1º SU VIDA: nació el año 1331 del matrimonio formado por el príncipe Ulf Gudmarsson y Brígida Birgesdotter, santa tambien; fue la cuarta de ocho hermanos. La educaron en un monasterio, las monjas de Riseberga. Contrajo matrimonio con el conde Egar Lyderson y ambos influyeron muy positivamente en los ambientes nobles donde había costumbres frívolas y profanas.


Los planes de Dios. Madre e hija se encuentran en Roma. Cuando Catalina tiene planes de regresar a su casa junto al esposo, Brígida su madre le comunica a su hija que ha muerto su esposo. Esto va a determinar el rumbo de la vida de Catalina desde entonces. Ante el lógico dolor y la depresión que sufre, es sacada de la situación por la Virgen. Es en estas circunstancias cuando muestra ante su madre la firme disposición interna a pasar toda suerte de penalidades y sufrimientos por Jesucristo. Las dos juntas y emprenden una época de oración intensa, de mortificación y pobreza extrema; visitan iglesias y hacen caridad.

Una visita a Tierra Santa. Fue para empaparse de amor a Dios en los lugares donde padeció y murió el señor. En el año 1373 han regresado, muere en Roma Brígida y Catalina da sepultura al cadáver de su madre en la iglesia de san Lorenzo. El traslado del cuerpo en cortejo fúnebre hasta Suecia es una continua actividad misionera por donde pasa. Catalina habla de la misericordia de Dios que espera siempre la conversión de los pecadores; va contando las revelaciones y predicciones que Dios hizo a su santa madre.

Un segundo viaje a Roma durará cinco años; tendrá como meta la puesta en marcha del proceso de canonización de la futura santa Brígida y la aprobación de la Orden del Santísimo Salvador. Aparte de las revelaciones que tuvo y de las predicciones sobrenaturales que hizo la santa, se cuenta de ella la finura de alma que le llevó a la confesión diaria durante veinticinco años no por ser escrupulosa y que consiguió la confesión arrepentida de impenitentes a punto de morir.

Consiguió en la tierra almas para el cielo. No es extraño que la leyenda haya querido dejar su huella intentando hacer que los sentidos descubran la magnanimidad de su alma que sólo es perceptible por lo externo. Aparte de las revelaciones que tuvo y de las predicciones sobrenaturales que hizo la santa, se cuenta de ella la finura de alma que le llevó a la confesión diaria durante veinticinco años no por ser escrupulosa y que consiguió la confesión arrepentida de impenitentes a punto de morir. A su regreso a Vadstena, muere el 24 de marzo de 1381.

2º SU MENSAJE: Aparte de las revelaciones que tuvo y de las predicciones sobrenaturales que hizo la Santa, se cuenta de ella la finura de alma que le llevó a la confesión diaria durante veinticinco años no por ser escrupulosa y que consiguió la confesión arrepentida de impenitentes a punto de morir.

            Valor de la confesión frecuente. La Iglesia recomienda vivamente la práctica de la confesión frecuente, no sólo de los pecados mortales -que deben confesarse en seguida- sino también los pecados veniales. De esta manera, se aumenta el propio conocimiento;

            Se crece en humildad;

            Se desarraigan las malas costumbres;

            Se hace frente a la tibieza y pereza espiritual;

            Se purifica y forma la conciencia;

            Nos ayudan en nuestra vida interior,  y aumenta la gracia en virtud del sacramento.

            Para crecer en el amor a Dios es muy conveniente tener en mucha estima la confesión: confesarse a menudo y bien.        

El Concilio Vaticano II que valoró mucho la recepción frecuente de los sacramentos y concretamente (el frecuente sacramento de la penitencia) nos recuerda que todos estamos llamados a la santidad, y para alcanzar esa plenitud de vida cristiana es de suma importancia que los fieles reciban con la mayor frecuencia posible aquellos sacramentos que han sido instituidos para alimentar la vida cristiana. (Sacrosanctum Concilium, N. 59).

            El nuevo Ritual de la Penitencia de 1973, dirigiéndose a todos los fieles, afirma que el (uso frecuente y cuidadoso de este sacramento es también muy útil en relación con los pecados veniales. En efecto, no se trata de una mera repetición ritual, sino, de un constante empeño en perfeccionar la gracia del Bautismo, que hace que de tal forma nos vayamos conformando continuamente a la muerte de Cristo, que llegue a manifestarse también en nosotros la vida de Jesús. (2Cor 4,10). En estas confesiones los fieles deben esforzarse para que, al acusar sus culpas veniales, se vayan conformando más a Cristo y sean cada vez más dóciles a la voz del Espíritu Santo). (n. 7b).    

El Papa Juan Pablo II, en un viaje a irlanda, confirmaba la confesión frecuente como un poderoso recurso de vida espiritual, “pues en el sacramento de reconciliación somos invitados a encontrarnos personalmente con Cristo de este modo y a hacerlo con frecuencia”  (29-IX-79)

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que cada año nos alegras con la fiesta de santa Catalina de Suecia, concede a los que celebramos su memoria imitar también los ejemplos de su vida santa. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

25 de Marzo

    LA ANUNCIACION DEL SEÑOR

1º EL HECHO: Se llama "anunciación" a la visita del Arcángel Gabriel, enviado por Dios a la Virgen María para pedirle que sea la Madre del Verbo por la gracia del Espíritu Santo. Ella, conciente de su pequeñez, consintió entregándose sin reservas a la voluntad de Dios. El "Sí" de la Virgen María abre el camino a la Encarnación que ocurre en ese momento. En ese instante el Verbo se hizo carne. Dios vino a habitar en Ella asumiendo la naturaleza humana. “El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo. Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tú palabra.” (Lc 1, 30-32).

La Encarnación del Verbo: es una obra de amor de parte de Dios a los hombres, un amor inexplicable. “Dios envió a su propio hijo en carne semejante a la del pecado”. (Rom 8,3). La Encarnación es ese intercambio entre Dios y el Hombre, es esa bajada de Dios a la tierra. Es lo más grandioso que existe en el mundo, si el Verbo se hizo carne, es decir, que entre los hombres hay un hombre que es Dios. Ha venido a decirnos que nos ama, que nos trae una vida que supera a otras, a transformarlo todo si lo acogemos.

San Gregorio de Nisa dice: <<Nuestra naturaleza enferma exigía ser sanada; desgarrada, ser restablecida; muerta ser resucitada. Habíamos perdido la posesión del bien, era necesario que se nos devolviera. Encerrados en las tinieblas, hacia falta que nos llegara la luz; estando cautivos, esperábamos un salvador, prisioneros, un socorro; esclavos, un libertador. ¿No tenían importancia estos razonamientos? ¿No merecían conmover a Dios hasta el punto de hacer bajar hasta nuestra naturaleza humana para visitarla, ya que la humanidad se encontraba en un estado tan miserable y tan desgraciado?>>.

San Alfonso María de Ligorio, en su libro (Practicas de amor a Jesucristo), explica con un ejemplo el Misterio de la Encarnación. <<Un joven rey, estando de cacería en el monte, trabó conversación con un pastorcillo que le había caído simpático. Pasando adelante, el príncipe quiere entablar amistad con el zagal; pero éste, consciente de la distancia social que les separa, no entra en conversación. Entonces el monarca discurre una manera más eficaz para la próxima ocasión. Se disfraza de pastor, como uno más del valle. Y así fue posible, y surgió la amistad>>.

El cual, siendo de condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios. Al contrario, se despojo de su rango, y tomo la condición de esclavo pasando por uno de tantos”. (Fil 2,6-7).

2º SU MENSAJE: Los Efecto de la Encarnación en nosotros: Si no tiene efectos hoy para cada uno de nosotros, nos servirá para muy poco. Al contrario, son varios y muy valiosos espiritualmente.

a) Dios se encarnó para salvar a los hombres y reconciliarnos con Él: En el Credo Niceno-Constantinopolitano respondemos confesando: (Por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre). “El Padre envío a su Hijo para ser salvador del mundo”. (1Jn 4,10). lo dice San Agustín en un sermón: <<El que es Creador, se ha hecho hoy Salvador, Dios se ha hecho hombre, para que el hombre se haga Dios. Pecó el hombre y se hizo reo; nació el Hombre Dios, para librar al reo. El hombre, pues cayó, pero Dios descendió. Cayó el hombre miserablemente, Dios descendió misericordioso. Cayó el hombre por la soberbia; Dios descendió con la gracia>>.

b) Dios se encarnó para hacernos participes de su naturaleza divina, para emparentar con los hombres y hacerse hermano nuestro: Nos eleva nuestra naturaleza humana, porque al hacerse hombre como nosotros, al compartir nuestra naturaleza, nos hace dioses a los hombres. Somos no solo hermanos, sino miembros del mismo cuerpo del que Él es la cabeza. (Consanguíneos con Dios), así lo han dicho algunos Santos.

c) Dios se encarnó para dejarse ver de los hombres,  para vivir con los hombres, y obligar a los hombres a que le amen: “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. (Jn 1). Y por la Encarnación cumplió lo prometido en el Levítico. (24,11). “Pondré mi tabernáculo en medio de vosotros. Andaré entre vosotros y seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo”.

Por la Encarnación el hijo de Dios es el Enmanuel, el Dios con nosotros. Y así lo afirma la misa de Navidad: (¡Ya conocemos a Dios de manera visible!). Se dejó ver en el mundo, y hablo con los hombres, algo más de lo que nunca los hombres del Antiguo Testamento, hubieran podido imaginar de Dios. Los hombres nos dejamos ganar por el amor, y las demostraciones de afecto son lazos que atan y obligan a amar a quienes nos aman. Con este fin el Verbo también se hizo hombre. “Los atraeré hacia mí con cuerdas de Adán, con vínculos de caridad”. (Os 9,4).

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso, que quisiste que tu Hijo único se hiciera hombre en el seno de la Virgen María, concede a quienes lo reconocemos como verdadero Dios y verdadero hombre que podamos participar de su condición divina. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina en unidad por los siglos de los siglos.

____________________________

26 de marzo

SAN BRAULIO de ZARAGOZA

1º SU VIDA: según testimonio de San Eugenio de Toledo, superó con el brillo de sus virtudes el lustre de su linaje, es el más ilustre prelado, después de San Isidoro, en el siglo VII de la España visigótica. No se sabe con certeza el lugar de su nacimiento. Según unos en Gerona, según otros en Zaragoza. Su hermano Juan fue su predecesor en la sede zaragozana. Otro hermano suyo, Frunimio, fue abad, y habla en sus cartas de sus hermanas, Pomponia y Basila, abadesas. Era una familia muy cristiana.

El mejor maestro de Braulio su hermano Juan. El obispo atestigua que su hermano Juan, abad del monasterio de Santa Engracia, en Zaragoza, fue su maestro en la vida común, en la piedad y en la doctrina. Sus cartas nos dicen de él que tenía una gran preparación clásica, escriturística y patrística. Escribió la Vida de San Millán. Destacó también en la poesía y en la música, y llegó a componer himnos, incorporados a la liturgia de la iglesia visigótica.

Amistad con san Isidoro de Sevilla. Se trasladó a Sevilla, atraído por el prestigio que tenia entonces de San Isidoro. A su lado maduró en todos los ramos del saber, y nació entre ellos una profunda, tierna y fecunda amistad.
La correspondencia epistolar entre ambos es entrañable. Desean volver a encontrarse, se envían obsequios. "Cuando recibas algún escrito de tu amigo, abrázale como si fuese el amigo mismo, pues éste es el único consuelo entre los ausentes. Te envío un anillo, prenda de mi efecto, y un manto que sirve como para proteger nuestra amistad". Braulio le contesta emocionado y le pide que le envíe el libro de las Etimologías, que Isidoro había escrito a ruegos de Braulio. Se vuelven a encontrar, por última vez, en el IV concilio de Toledo. Presidido por Isidoro, y presente Braulio, obispo ya de Zaragoza.

La influencia de Braulio se extendía. En el V ya a todos los campos y personas. Su diócesis es España entera. A él acude San Eugenio de Toledo, teólogo, poeta y santo, que él preparó para sucesor suyo en Zaragoza, y que lo cedió para la sede de Toledo. A él acude San Fructuoso, arzobispo de Braga. Organizó un Escritorio para la búsqueda y copia de códices, para que no se perdiera la cultura clásica, de que hace gala en sus cartas. Tiene correspondencia con el abad Tajón, quien le sucedió en la sede de Zaragoza.

Su nueva condición de inmortalidad. Sus cartas son ejemplo de delicadeza, de cortesía, de humildad, de caridad pastoral. En la última presiente ya cercana su muerte: "Esperando estoy cada día el fin de mi doliente condición mortal". El año 651 murió santo como había vivido el santo y sabio obispo, que pasó a su nueva condición de inmortalidad.

2º SU MENSAJE: De sus cartas, en una nos dejó como mensaje que será siempre actual, por nuestra condición de mortales. Cristo resucitado, esperanza de todos los creyentes. Una gran esperanza a la hora de morir.

<<Cristo, esperanza de todos los creyentes, llama dur­mientes, no muertos, a los que salen de este mundo, ya que dice: Lázaro, nuestro amigo, está dormido. Y el apóstol san Pablo quiere que no nos entristezca­mos por la suerte de los difuntos, pues nuestra fe nos enseña que todos los que creen en Cristo, según se afirma en el Evangelio, no morirán para siempre: por la fe, en efecto, sabemos que ni Cristo murió para siempre ni nos­otros moriremos para siempre. Pues él mismo, el Señor, a la voz del arcángel y al son de la trompeta divina, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán.

Así, pues, debe sostenernos esta esperanza de la resu­rrección, pues los que hemos perdido en este mundo, los volveremos a encontrar en el otro; es suficiente que crea­mos en Cristo de verdad, es decir, obedeciendo sus man­datos, ya que es más fácil para él resucitar a los muertos que para nosotros despertar a los que duermen. Mas que, por una parte, afirmamos esta creencia y, por otra, no sé por qué profundo sentimiento, nos refugiamos en las lágrimas, y nuestra sensibilidad hace vacilar la fe de nuestro espíritu. ¡Oh miserable condición humana y vanidad de toda nuestra vida sin Cristo!

¡Oh muerte, que separas a los que estaban unidos y, cruel e insensible, desunes a los que unía la amistad! Tu poder ha sido ya quebrantado. Ya ha sido roto tu cruel yugo por aquel que te amenazaba por boca del profeta Óseas: ¡Oh muerte, yo seré tu muerte! Por esto podemos apostrofarte con las palabras del Apóstol: ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? Son ciertamente muy abundantes y variadas las enseñanzas que podemos tomar de las Escrituras santas para nuestro consuelo. Pero bástanos, como afirma el Apóstol: Si hemos muerto con Cris­to, creemos que también viviremos con él.

No nos pertenecemos, pues, a nosotros mismos, sino a aquel que nos redimió, de cuya voluntad debe estar siem­pre pendiente la nuestra, tal como decimos en la oración: Hágase tu voluntad. Por eso, ante la muerte, hemos de decir como Job: El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor. Repitamos, las palabras de Job y así, siendo iguales a él en este mundo, alcanzaremos en el otro, un premio semejante al suyo>>.

3º SU ORACIÓN:Señor, Dios nuestro, que en la figura de san Braulio de Zaragoza has querido dar a tu Iglesia un modelo de buen pastor, concédenos, por su intercesión, ser apacentados un día con la grey de tus santos en la abundancia de los gozos eternos. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

27 de marzo

SAN RUPERTO

1º SU VIDA: era descendiente de una noble familia, entre los francos, descendía de los robertinos, una familia muy distinguida que dominaba con el título de conde en la región del medio y alto Rin. Refieren de él varios autores que sobresalió en gran manera en toda clase de virtudes naturales y morales, bondad, dulzura, rectitud, prudencia y justicia. No brillaban menos las virtudes cristianas: humildad, castidad, piedad, mortificación y gran espíritu de oración.

Lo consideraban digno de los más altos cargos eclesiásticos. Y hasta tal punto resaltaba su ejemplo que todos Tanto es así que, a pesar de su humilde resistencia, al quedar vacante la sede de Worms, todos los electores convinieron en promoverlo para esa cátedra. Ruperto encomendó el asunto al Señor. Vio en ello su voluntad, y aceptó ser el nuevo obispo. Que no le liberó de la vida tan austera que llevaba y que era ejemplo de todos.

Un gran celo apostólico. Al ver en aquella ciudad que la idolatría y el paganismo abundaban tanto, se sintió aun más obligado a entregarse a ayunos, mortificaciones, vigilias y toda clase de penitencias. Esto y el ejemplo de sus virtudes era el mejor apoyo para su predicación y celo apostólico en favor de aquellas almas y de otras que la divina Providencia iba a confiarle pronto. De todos los lugares acudían a oír al santo y a pedirle consejo.

No le falto la cruz de los enemigos. Los infieles de Worms, que eran muchos, apoyados por el conde Bercario, no querían querer verla santidad del obispo y se volvieron contra él, lo ultrajaron, lo expulsaron de la ciudad. Dos años anduvo errante Ruperto, lejos de su rebaño. Aprovechó para visitar Roma y entrevistarse con el Papa.

Favor del Rey del cielo y del rey de la tierra. Con la ayuda del rey
fortalecer la fe de estas nuevas cristiandades a las que trajo misioneros de Baviera, construyó allí, el más antiguo monasterio de Austria Salzburgo. Su desarrollo se debió a la obra de los colaboradores que san Ruperto llevó. Entre ellos Cunialdo y Gislero, venerados como santos. Cerca del monasterio de san Pedro, trajo unas religiosas y entre ellas su sobrina, Santa Erentrudis.

Su sepulcro centro de peregrinaciones. Muerto el rey que le favoreció, su hijo le siguió favoreciendo cuanto pudo, como su padre, todas las actividades apostólicas de San Ruperto. Había sacrificado su vida. Celebró con fervor la Cuaresma, y se fue al Paraíso a celebrar la Pascua. Era el año 647. Su sepulcro en Salzburgo fue centro de peregrinaciones para Austria y Baviera, por los muchos milagros que se obraban por su intercesión.

2º SU MENSAJE: Es admirable la vida del Santo en el que destaca como a pesar de sus dificultades tan grandes, le fue fiel a Dios y no deja de ser un fiel seguidor suyo. Es un mensaje a poner en práctica, porque a demás, Jesús da normas para ir por el buen camino. Jesús previene a sus seguidores. Les insiste como deben de ser sus seguidores, amorosa pero con firmeza les alerta contra el pensar, y actuar de tal manera que no les sirva para nada, ni agraden a Dios. Actuar en contra no nos hace santos.

            Les previene contra el fingir lo que no es: (Mt 6,16-18) “Cuando ayunéis, no lo hagáis para que os vea la gente, tu padre que ve en lo escondido te lo recompensara”, etc.

            Les previene contra el afán de acumular riquezas terrenas: (Mt 6,19-21) “No acumuléis tesoros que pueda corroer la polilla, sino acumular tesoros en el cielo, donde esta tu tesoro allí esta tu corazón”.

            Les previene contra el apego al dinero: (Mt 6,24). “No podéis servir a Dios y al dinero, si amas a uno odias al otro”.

            Les previene contra la excesiva preocupación: (Mt 6,25-34). Para que tanta preocupación, si Dios alimenta a los pájaros y viste a los lirios del campo, el Padre celestial, sabe lo que necesitan sus hijos, no debemos afanarnos por el mañana, que esta en las manos de Dios”.

Les previene contra la hipocresía: (Mt 7,1-5). No critiquéis y no os criticaran, no mires la paja del ojo de tu hermano, si tienes una viga en el tuyo, hipócrita saca la tuya primero”.

            Les previene contra la vida fácil: (Mt 7,13-14). “Estrecha es la puerta que lleva a la vida, y ancha la que lleva a la perdición”.

            Les previene contra los falsos maestros: (Mt 7,15-20). “Lobos con piel de cordero, los árboles se conocen por los buenos fruto, cuidado no nos engañen”.

            Les previene contra oír pero no actuar: (Mt 7,24-29). “El que atiende a las enseñanzas del Maestro, y no las practica, es como el que edifica su casa sobre arena, que con las lluvias se derrumba, y el que oye y practica, es como el que edifica la casa sobre roca, que ni la lluvia ni el viento fuerte la derrumba”.

            Esta y otras muchas más advertencias les hace el Maestro, que aprovechaba cualquier ocasión o circunstancia para enseñarles bien como quería que fueran sus seguidores. Bien lo entendió san Ruperto.

3º SU ORACIÓN: Señor, luz de tu pueblo y pastor de los hombres, que, dentro de la Iglesia, has confiado al obispo san Ruperto la misión de apacentar a tu pueblo con su predicación y de iluminarlo con su vida y su ejemplo, concédenos, por su intercesión, guardar íntegro el don de la fe que nos legó su palabra y seguir el camino que nos marcó su ejemplo. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

28 de marzo

SAN JOSÉ SEBASTIÁN PELCZAR

1º SU VIDA: Nació el 17 de enero del 1842 en la pequeña ciudad de Korczyna. Pasó allí la niñez, creciendo en una atmósfera de fe que sus padres Adalberto Pelczar y Marianna le inculcaron. Entró al Seminario Menor y en el año 1860 empezó los estudios de teología del Seminario Mayor de Przemyśl.

Profesor muy bien preparado. Después de la ordenación sacerdotal 17 de julio de 1864, trabajó en la parroquia de Sambor durante año y medio y luego fue enviado a Roma donde profundizó sus conocimientos. Después, al regresar a su patria, trabajó como profesor en el seminario de Przemysl, y luego durante 22 años en la Universidad Jagelónica de Cracovia. Como profesor y decano de la Facultad de Teología, gozaba de estima y grande fama como hombre culto, buen organizador y amigo de los jóvenes. Le confiaron la dignidad de Rector del Almae Matris de Cracovia.

No limitaba su actividad al campo de la ciencia. Sino que también dedicaba tiempo trabajo social y caritativo. Fue miembro activo de la Asociación de san Vicente de Paúl, fundó numerosas salas de lectura y bibliotecas. Y abrió una escuela para las empleadas del servicio doméstico.  Viendo en los problemas de su tiempo, un signo de la voluntad de Dios, fundó en el año 1894, en Cracovia, la Congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús.

Obispo veinticinco años. En el año 1899 fue nombrado Obispo auxiliar y un año mas tarde, después de la muerte del titular, fue Obispo de la diócesis de Przemyśl. Durante los 25 años de su ministerio episcopal, se dio a conocer como un valiente pastor, celoso por el bien de las almas a él confiadas. A pesar de su debilitada salud, seguía desempeñando actividades religiosas y sociales. Para animar a los fieles a mantener y renovar la fe, visitaba frecuentemente las parroquias, se preocupaba además por la dimensión moral e intelectual del clero, dando ejemplo de una profunda piedad expresada al Sagrado Corazón de Jesús y a la Madre de Dios.

No desperdicio los talentos recibidos. Dotado copiosamente por Dios de muchos talentos los desarrollaba y multiplicaba. Una de las pruebas de su increíble laboriosidad son sus numerosos escritos que contienen obras teológicas, históricas, libros sobre la ley canónica, manuales, devocionarios, cartas pastorales, charlas y homilías. Murió la noche del 27 al 28 de marzo de 1924. Quedó en la memoria de la gente como hombre de Dios que, a pesar de los tiempos difíciles que le tocó vivir, cumplió siempre su voluntad. El 2 de junio del 1991, Juan Pablo II beatificó y canonizado el 18 de mayo de 2003.

2º SU MENSAJE: Es un ejemplo el Santo de haber aprovechado al máximo los talentos que Dios le había otorgado, y con ello nos da este mensaje. Aprovechar los talentos que Dios nos da a cada uno. A quien más se le dio, más se le pedirá, y a quien menos se le concedió menos  se le exigirá.

Dios distribuye sus bienes como quiere. A unos más años de vida que a otros, más dinero, más talento, más gracias sobrenaturales, etc. La desproporción de los dones, no es ninguna injusticia de parte de Dios, ya que a todos los hombres les ha sido otorgado lo necesario para conseguir la vida eterna, y nadie será juzgado de aquello que no ha recibido. Dice santa Teresa: <<y si yo no lo hubiera visto, lo tuviera por dudoso en tan breve tiempo hacerle tan crecidas mercedes a uno de los muy señalados siervos suyos y para gran provecho de muchas almas; porque en cosas de espíritu en poco tiempo tiene mucha experiencia, que estos son dones que da Dios cuando quiere y como quiere, y ni va en el tiempo ni en los servicios>>. (Vida 34.11).

La responsabilidad. Puesto que Dios nos ha dado los talentos para que negociemos, este es el fin ultimo de todo lo que hemos recibido de Él, de nuestras facultades, pocas o muchas, porque al ser solamente prestadas, al no ser nuestras, no podemos usarlas a nuestro antojo. Dios nos ha entregado sus dones y no sabemos cuando vendrá a exigirnos cuentas de ellos. A unos les concede vida mas larga que a otros. Poca vida concedió algunos santos; y ¡que bien aprovecharon todos los momentos de ella! San Luís Gonzaga, san Juan Berchmans, san Estanislao de Kostka, Santo Domingo Savio, Santa Teresita del Niño Jesús. Todos ellos murieron muy jóvenes y adquirieron una santidad heroica que mereció ser elevada a al honor de los altares. ¿Cuántos años de vida nos ha concedido Dios? Y en estos años, ¿Cuántas gracias nos ha dado? Ya hemos vivido más años que varios santos que recibieron como nosotros, los talentos que Dios les dio para santificarse.

Los malos, no dejan de negociar con sus cualidades. Siempre para el mal, usan sus talentos, y los sueles multiplicar, siempre para el mal. (Se buscan otros amigos que les apoyen, invierten dinero para fines sucios, son simpáticos y agradables). Todo para negociar. Nosotros tenemos una gran responsabilidad con los talentos que Dios nos concedió. La pereza esta condenada en los capítulos de la parábola. “Quitadle, por tanto, su talento y dádselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará” (Mt 25.30)

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno, que has puesto al obispo san José Sebastián al frente de tu pueblo, te rogamos que por la eficacia de sus méritos concedas a tu pueblo tu amor y tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

29 de marzo

BEATO RAIMUNDO LULIO

1º SU VIDA: Nació en Mallorca en el siglo XIII. Se casó y tuvo dos hijos.
Llevo una vida bastante frívola y tuvo sus escarceos amorosos dentro del matrimonio. Le llamaban; “Caballero andante a lo divino”, “el Doctor iluminado”
         

            Una visión de Cristo le cambio radicalmente. Desde este momento fue un hombre de Dios. Decide reparar una primera juventud de frivolidad, entregándose del todo a vivir la fe. Un triple deseo ardía en su corazón: convertir a todos los enfieles, conquistar todas las mentes para la verdad y coronar su vida con el martirio. El amor de Cristo le devoraba. Tras la muerte de su esposa, puede vivir libremente el modo religioso franciscano.

Muchos libros fruto de su amor. La actividad literaria de Raimundo se inspiró en sus propuestas misioneras y esfuerzos educativos. En los numerosos escritos, alrededor de trescientos, Escribe en prosa y verso libros de filosofía y teología, dedicados especialmente al mundo árabe y judío: Arte magna, Árbol de la Ciencia, Contemplación en Dios, Blanquerna, Cántico del Amigo y del Amado, Canto de Ramón, Cien nombres de Dios. Por su didáctica intuitiva y el símbolo de su poesía, quedará como una figura cumbre de la lengua catalana, en el siglo XII.

Sólo le movía la gloria de Dios. Crea en Mallorca el Centro de Estudios Orientales, de Miramar. Viaja por Europa, África y Asia. En todos sus continuos ajetreos sólo le movía la gloria de Dios. Así cuando visita a Felipe el Hermoso de Francia, y a Jaime II de Aragón y su esposa Doña Blanca, a la que dedica un Libro sobre la oración. Así cuando acude a la Corte de Roma, durante la cautividad de Avignon del papa Clemente V. En todo, solo le movía dar gloria a Dios. Enseñaba expresamente que, para el entendimiento de las más altas verdades, la razón necesita ser ayudada por la fe; que una vez que la fe ha inundado el alma con su resplandor, persuasión, ilustración y fortaleza, «es tan capaz de mostrar que hay tres personas en un solo Dios como de probar que no hay tres dioses».

Ultimo viaje al cielo. En 1314, ya octogenario, salía de Mallorca para su último gran viaje al África. En Túnez, sufre tales vejaciones de parte de los sarracenos, que, aunque luego sobreviviera, será venerado como mártir. A Mallorca volvió, vivo o muerto, el año 1315. Allí había nacido hacía ochenta años. Allí reposan sus restos que aún parecen gritarnos las palabras del Amado: "Si vosotros, amadores, queréis agua, venid a mis ojos, que son fuentes de lágrimas, y si queréis fuego, venid a mi corazón y encended en él vuestra antorcha". Así contesta el Amado al Amigo.

2º SU MENSAJE: El P. Joaquim Rosselló conoció la vida y las obras del Beato, y aprovechaba cuando tenía ocasión de hablar en su ministerio para citarlo como ejemplo de conversión radical. Lo cuenta en unos Piadosos Ejercicios en honor de los SS. Corazones, día 15. 3º. Y las palabras del Beato como testamento, son su mejor mensaje. Dejé todo para honrar a Dios.

<<Llevamos el nombre de cristianos, es verdad, pero no acompañan las obras de tales. ¡Oh sí, nos hemos olvidado hasta de nuestra profesión! De que somos discípulos de un Dios crucificado. Se lee en la historia de Mallorca, que en el siglo trece reconoció estas verdades un joven disoluto llamado Raymundo Lulio. Vivía éste, encenegado en los vicios; y llegó a tal grado su corrupción que hasta llegó un día a no respetar el sagrado de uno de los principales templos de la ciudad de Palma. Noble, experto y de talento, empleaba su pluma en componer versos provocativos, para leerlos después en ciertas bacanales reuniones, de las cuales venía a ser él el alma.

Hallábase cabalmente en tiempo, en que por muchos han comenzado ya las fiestas del carnaval, día 25 de Enero, festividad de la conversión de San Pablo. Cuando Jesús Crucificado se le aparece una y otra vez y le habla y le dice: Raymundo, ¿hasta cuándo, hasta cuándo? Y Raymundo que no había entendido ni en la primera, ni en la segunda vez el significado de estas palabras, y que más bien le pareció todo un sueño; despierta como de profundo letargo, comprende lo que el Corazón de su amado exige de él; y soltando de su mano la pluma, postrado a los pies de un Crucifijo rompe en acerbo llanto, se prepara para una confesión general, que hace, con sus ojos en ríos de lágrimas, aborrece todo cuanto hasta con delirio amaba, hermosuras terrenas, placeres, huye a la soledad de Randa y da allí principio a la eminente santidad, que todos admiramos y fue coronada con el martirio>>

Estas palabras suyas nos sirven de testamento: <<He estado casado y he tenido hijos. He sido un hombre acomodado, lascivo y mundano. Todo cuanto tenía en el mundo lo dejé para honrar a Dios, procurar el mayor bien de mi prójimo y exaltar nuestra Santa Fe. Aprendí el árabe y me esforzé en la conversión de los musulmanes. Me han atado, insultado, encarcelado. Durante 45 años me he esforzado por convencer a príncipes Cristianos y a los prelados que ellos pueden promover la común prosperidad de la Iglesia. Ahora soy viejo y pobre, pero aliento todavía el mismo propósito y confío que, con la gracia de Dios me mantendré hasta la muerte>>. 

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno, tú has querido damos una prueba suprema de tu amor en la glorificación de tus santos, concédenos ahora que su intercesión nos ayude y su ejemplo nos mueva a imitar fielmente a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina contigo...

____________________________

30 de marzo

SAN JUAN CLÍMACO

1º SU VIDA: Nació en Palestina y se formó leyendo los libros de San Gregorio Nacianceno y de San Basilio. A los 16 años se fue de monje al Monte Sinaí. Después de cuatro años de preparación fue admitido como religioso. El mismo narraba después que en sus primeros años hubo dos elementos que le ayudaron mucho a progresar en la perfección. Uno: no dedicar nunca tiempo a conversaciones inútiles, y otro: haber encontrado un director espiritual santo y sabio que lo ayudó a vencer los obstáculos que se le oponían a su santidad.

De los más grandes biblistas. Estuvo cuarenta años dedicado a la meditación de la Biblia, a la oración, y a trabajos manuales. Y llegó a ser uno de los más grandes sabios en la Biblia, pero ocultaba su sabiduría y aparecía como un sencillo monje más, igual a todos los otros. En lo que sí aparecía distinto era en su desprendimiento por las cosas terrenas. Era su penitencia, ayunar siempre. Su oración más frecuente era el pedir perdón a Dios por los propios pecados y por los pecados de la demás gente.

Director espiritual. El principal don que Dios le concedió fue el ser un gran director espiritual. Al principio de su vida de monje, varios compañeros lo criticaban diciéndole que perdía demasiado tiempo dando consejos a los demás. Que eso era hablar más de la cuenta. Juan creyó que aquello era un caritativo consejo y se impuso la penitencia de estarse un año sin hablar nada ni dar ningún consejo. Pero al final de aquel año se reunieron todos los monjes de la comunidad y le pidieron que por amor a Dios y al prójimo siguiera dando dirección espiritual, porque el gran regalo que Dios le había concedido era el de saber dirigir muy bien las almas. Y empezó de nuevo atrabajar como director de las almas.

Escalera para subir al cielo. El superior del convento le pidió que pusiera por escrito los remedios que él daba a la gente para obtener la santidad. Y fue entonces cuando escribió el famoso libro del cual le vino luego su apellido: "Clímaco", o Se compone de 30 capítulos, que enseñan los treinta grados para ir subiendo en santidad hasta llegar a la perfección. También lograba llevar la paz a muchas almas angustiadas y llenas de preocupaciones. El Papa San Gregorio le escribió pidiéndole lo encomendara en sus oraciones.

Del Monte Sinaí al cielo. Ya tenía más de 70 años, y lo eligieron Abad del monasterio del Monte Sinaí y ejerció su cargo con mucho provecho espiritual de todos. Cuando sintió que la muerte se acercaba renunció al cargo de superior y se dedicó por completo a preparar su viaje a la eternidad. Y al cumplir los 80 años murió santamente en su monasterio del Monte Sinaí.

2º SU MENSAJE: Siendo abad, redactó, o terminó por lo menos, Escala del paraíso, fruto de su larga experiencia ascética. Se compone de treinta grados, en donde el Santo explica, en forma de aforismos y sentencias, las virtudes del monje y los vicios que deberá vencer. El estilo es muy sencillo y claro; al alcance de todos. Se sirve de ejemplos vividos en los monasterios. Así nos dice que, edificándole la virtud del monje cocinero, le preguntó una vez cómo podía andar recogido en todo momento con una ocupación tan material. El cocinero le respondió: "Cuando sirvo a los monjes me imagino que sirvo al mismo Dios en la persona de sus servidores, y el fuego de la cocina me recuerda las llamas que abrasarán a los pecadores eternamente".

Los primeros grados de Escala del paraíso son: la renuncia a la vida del mundo, a los afectos terrenos, al afecto de los parientes, la obediencia, la penitencia, el pensamiento de la muerte y el don de lágrimas o, como él dice, la tristeza que nos causa alegría. "Carísimos amigos, escribe el Santo, en la hora de la muerte, el juez soberano no nos echará en cara el no haber obrado milagros, o no haber sabido utilizar en materias de teología, como tampoco el no haber llegado a un elevado grado de contemplación, sino de no haber llorado nuestros pecados de modo que mereciésemos el perdón".

Los grados siguientes son: la dulzura que triunfa de la cólera, olvido de las injurias, huir de la maledicencia, pues ésta reseca la virtud de la caridad; amor al silencio, porque el mucho hablar lleva a la vanagloria; huir de la mentira, que es un acto de hipocresía; combatir el fastidio y la pereza, puesto que esta última destruye por sí sola todas las virtudes; practicar la templanza, porque el golosinear es una hipocresía del estómago, el cual dice que se va a saciar con aquello y no se sacia. Contentando la intemperancia, viene la impureza; de aquí que el grado siguiente sea el amor a la castidad. La castidad, dice, es un don de Dios, y para obtenerlo conviene recurrir a EI, pues a la naturaleza no la podemos vencer con sólo nuestras fuerzas.

Siguen los grados que tratan de la pobreza, virtud opuesta a la avaricia, del endurecimiento del corazón, que es la muerte del alma, del sueño, del canto de los salmos, de las vigilias, de la timidez afeminada, de la vanagloria, del orgullo y de la blasfemia. Luego, las virtudes contemplativas: dulzura del alma, humildad, vida interior, paz del alma, oración y recogimiento. El último grado del libro está dedicado a las virtudes teologales.

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que otorgaste a san Juan Clímaco la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de vivir fielmente nuestra vocación, para que así tendamos a la perfección que tú nos has propuesto en la persona de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

____________________________

31 de marzo

BEATA NATALIA TULASIEWICZ

1º SU VIDA: Nació en la región polaca de Rzeszów en Polonia el 9 de abril de 1906. Se cría en un ambiente familiar católico y los valores aprendidos en el hogar no los perderá cuando más adelante se instale en la ciudad de Poznan.

Ser santa viviendo lo cotidiano. Todo lo contrario. Natalia no hace oposiciones entre sus ansias juveniles de entrega y de servicio con la vivencia sincera de su fe. Ella ha entendido que la vida y la fe van de la mano y que la santidad puede ser vivida en lo cotidiano. Por estos tiempos los laicos van tomando mayor conciencia de su misión de santificar el mundo y Natalia se une al gran movimiento de apostolado laical que se da en la Iglesia, convirtiéndose en una entusiasta animadora de este tipo de apostolado.

El monstruoso exterminio de Hitler. A mediados de septiembre de 1939, la católica Polonia va a sufrir uno de los períodos más dolorosos de su historia. Es invadida por la Alemania nazi de Hitler y por el Ejército Rojo soviético de Stalin. Estos dos regímenes eran abiertamente contrarios al catolicismo y en pocos años exterminaron a más de seis millones de polacos.

Apóstol del bien en medio del mal. A Natalia, como a toda su generación, le tocó presenciar con impotencia como su nación era aniquilada. Ella confiaba en Dios y sabía que el mal nunca tiene la última palabra, por más que por momentos parezca invencible. Cargada de valor se entrega a infundir esperanza entre sus compatriotas, animándoles a esperar en el Señor y a confiarse a su protección. Pero su apostolado no solo se quedó en los consejos, al enterarse de que muchas mujeres polacas estaban siendo enviadas a Alemania a realizar trabajos forzados, ella parte libremente con ellas para poder ayudarlas espiritualmente.

Al cielo el Domingo de Resurrección. En abril de 1944 la Gestapo, que era la policía secreta política del régimen nazi, descubre su acción y la arrestó. Fue atrozmente torturada y humillada públicamente para ser luego es enviada al campo de concentración de Rawensbruck. Era Viernes Santo de 1945, sus fuerzas son pocas luego de los maltratos sufridos; sin embargo, esta admirable mujer sale de su barraca y proclama un emotivo discurso sobre la Pasión y Resurrección del Señor que llena de esperanza a los creyentes. El Señor tiene un hermoso gesto de ternura hacia su hija Natalia, pues dos días después, el 31 de marzo, Domingo de Resurrección, es trasladada a la cámara de gas donde entrega su alma al Señor de la Vida. El 13 de junio de 1999, el Papa Juan Pablo II, beatificó a 108 víctimas de la persecución nazi, entre los cuales se encontraba la laica Natalia Tulasiewicz.

2º SU MENSAJE: Ser apóstoles es una misión propia de los cristianos. La Beata nos deja como mensaje, cómo fue sal y luz (Mt 5.13-13) en medio de sus compatriotas. Tarea necesaria en un mundo que se vuelve soso y oscuro.

La sal sazona, da sabor, previene lo salado de que se corrompa, se va derritiendo en el silencio y hace su gran efecto. La sal es inútil si no se mezcla con algo, solo es buena si se mezcla con los alimentos. Pero si se estropea no sirve. Esta es la misión del apostolado, dar sabor de Cristo en el mundo y sazonar lo que no tiene sabor, lo tibio, resucitar espiritualmente lo corrompido, predicando a Cristo con el buen ejemplo. Porque “la sal que se vuelve sosa, solo sirve para tirarla”. (Mt 5,13).        

La luz ilumina, da claridad, hermosea todo. Nunca se tiene miedo de llevar la luz, que es clara, hermosa y pura, a un lugar de tinieblas y tristeza, para esto es. San Hilario comenta: <<Es propio de la luz iluminar en cualquier parte en que se encuentre. De la misma manera, el mundo, sin el conocimiento de Dios, estaba sumido en las tinieblas de la ignorancia, pero por medio de los Apóstoles se le comunico la luz de la verdadera ciencia, y el conocimiento de Dios brilla. Y por cualquier parte que caminen, de su pobre humanidad brota la luz que disipa las tinieblas>>.

El apostolado debe servir para iluminar la oscuridad en las almas, pero no siendo el que lleva la luz, sino siendo la propia luz, con su ejemplo y claridad al obrar en todo. “Y así viendo los hombres las buenas obras de los demás darán gloria a Dios”. (Mt 5,14). Tenemos que reconocer que como actuamos muchos católicos, no es ejemplo, sino de poca fe, son ejemplos paganos, riquezas, comodidades, diversiones inmorales, nos dejamos llevar del egoísmo, muy poca confesión, faltas frecuentes a misa. Una contradicción de vida. Tenemos que preguntarnos por que hay tantos tibios y reacios a la Religión. ¿No será por el mal ejemplo que damos los cristianos de diario?

De Santa Catalina de Sena se dice. Nadie se acercó a ella que no se volviese mejor. Esta tiene que ser nuestra ambición. “No os canséis de hacer el bien” (Gal 6,9). Habrá muchos cristianos en el mundo que no podrá hacer más apostolado que oración, sacrificios y buen ejemplo: Religioso de clausura, padres y madres de familia, ancianos, enfermos, etc. Todos somos miembros del Cuerpo Místico de Cristo, y esto tiene un gran valor. “Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los limites del orbe su lenguaje”. (Sal 19,4-5).

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que cada año nos alegras con la fiesta de beata Natalia Tulasiewicz, concede a los que celebramos su memoria imitar también los ejemplos de su vida santa. Por nuestro Señor Jesucristo.