Autor: Eliseo García Rubio

_________________________

1 de julio

SAN JUSTINO ORONA

1º SU VIDA: Nació el 14 de abril de 1877 enAtoyac, Jalisco, México. En un hogar pobre; muy pronto manifestó su inclinación por la vida clerical, pero su familia se opuso porque contaban con su mano de obra para poder comer, finalmente pudo ingresar al Seminario de Guadalajara en octubre de 1894.

Sacerdote de Jesucristo. Fue ordenado sacerdote por su arzobispo, el 7 de agosto de 1904 y fue asignado a diferentes parroquias, hasta que el 19 de octubre de 1916, se le confió la Parroquia de Cuquío, en la que  los vecinos se distinguían por rechazar las prácticas religiosas y por sus actitudes anticlericales; lo cual, en lugar de desanimarse el joven párroco le sirvió de estímulo. Sobrellevó con dignidad las muestras de odio que le hacían por ser  sacerdote, incluso murmuraciones calumniosas acerca de su vida privada.

Hombre muy esperanzado. Sus virtudes eran florecientes, en especial la esperanza, que le permitió afrontar la adversidad con entereza: cuantas mayores eran las trabajas, más aumentaba su ahínco para ganar hermanos a la causa de Cristo. Quienes lo trataron afirman que su vida fue ejemplar, edificante y entregada; en su trato habitual era amable y bondadoso, con particular atención a los pobres. Cuando la persecución arreció, don Justino se alejó de la cabecera parroquial pero sin abandonar a los suyos.

“¡Viva Cristo Rey!”. En 1928 las tropas gubernamentales se posesionaron de Cuquío. El sábado 30 de junio, sin angustias ni aflicciones, el Padre Justino presintió su muerte y refiriéndose a la escasez de lluvia que inquietaba a los campesinos en Las Cruces les dijo: “No se preocupen, yo pronto iré con mi Madre Santísima y yo les mando la lluvia”. Esa noche fue denunciado el paradero de los sacerdotes. Un nutrido contingente salió de Cuquío, dirigidos por José Ayala, el capitán Vega y Gregorio González Gallo, quienes llegaron a Las Cruces a las dos de la madrugada, despertaron a golpes y gritos, el párroco alzó la voz y exclamó: “¡Viva Cristo Rey!”. En respuesta lo tirotearon dejándolo muerto en la puerta. Matando a otros más.

Expuestos en la plaza como jesus en el Calvario. Los asesinos enfilaron a Cuquío llevando como carga los cadáveres, los mismos que exhibieron en la plaza del pueblo durante cuatro o cinco horas, ya que una muchedumbre cerró filas en torno a los muertos. Algunos vecinos, lavaron, vistieron y colocaron en ataúdes los restos de las víctimas, a fin de proceder al sepelio, el cual convocó a muchísimas personas. Los restos mortales de san Justino Orona, descansan ahora en el templo parroquial de San Felipe, de Cuquío. El  21 de mayo de 2000 Juan Pablo II lo canonizo.

2º SU MENSAJE: En su diario, el entonces sacerdote Toribio Romo, ahora Santo Mártir, que fue Vicario en Cuquío, relata la constante persecución que él y su Párroco san Justino Orona soportaron, y cómo anduvieron esos años fugitivos de un lugar a otro del territorio parroquial, para ocultarse de sus enemigos y atender a los fieles en sus necesidades espirituales.

"Subimos a lo más espeso del monte, dejando los caballos ensillados... nos repartimos unas tortillas frías y unas cecinas crudas, no podíamos poner lumbre para no descubrirnos a los federales; tomamos de gusto o por la urgencia aquella cena; con espuelas y ropa, nos recostamos en un colchón de hojas secas... caídas de los árboles".

"Mi breviario fue en todos estos días mi muy buena almohada. A las doce de la noche desperté; la luna sus rayos por entre las ramas de los árboles, el buen Sr. Cura (Orona), el enfermizo Padre Guzmán, todos perseguidos por unos tiranos que se llaman el Gobierno de mi patria"...

"Así corriendo, volando trepamos el cerro de Cuquío, lo bajamos, cortamos el camino real de Yahualica, bajamos una barranca y nos trepamos a un cerrito... dos días pasamos en el monte. Cuando llegábamos a las cercas, yo me volaba como en los mejores años de mi niñez, sólo mi buen Sr. Cura Orona, ¡pobrecito! trepaba él las cercas y, como estaba tan gordo, se dejaba caer con tanto desequilibrio que rodaba por entre el lodo... eso de ser uno perseguido es tan duro, y trae la persecución tan gran cortejo de tribulaciones, se sufre tanto, tanto." En la región de Cuquío fue terrible la persecución que el Gobierno armó contra los sacerdotes y los cristianos que atendían las leyes de la Iglesia. Un testigo afirmó: "Recuerdo que el Presidente Municipal, nos aprehendió por el hecho de mandar a nuestros hijos a la escuela católica".

Su ministerio se hizo más difícil cuando negó el divorcio al nuevo Presidente Municipal, José Ayala, porque habiéndose separado de su legítima esposa, Celina Padilla, se juntó maritalmente con su propia sobrina carnal y con ella procreó dos hijos, y no permitía que fueran bautizados, aunque ya tenían como diez y doce años. La madre de los niños, aprovechado que un día estaba fuera del pueblo el Sr. Ayala, llevó a sus hijos al templo pidiendo el bautismo y el Padre Orona los bautizó. Al enterarse el Presidente Municipal dijo encolerizado que "el cura tendría que pagar muy caro lo que había hecho con sus hijos sin su voluntad".

3º SU ORACIÓN: Dios de todo poder y misericordia, que infundiste tu fuerza a san Justino Orona para que pudiera soportar el dolor del martirio, concede a los que hoy celebramos su victoria vivir defendidos de los engaños del enemigo bajo tu protección amorosa. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

_________________________

2 de julio

BEATO PEDRO de LUXEMBURGO

1º SU VIDA: nació en el castillo de Ligny-en-Barrois, en Lorraine, el 20 de julio de 1369. Hijo del conde Guy de Luxemburgo y de la condesa Mahaut de Châtillon. Quedando huérfano muy pequeño, a los ocho años fue enviado a estudiar a Paris.

Inteligente y piadoso. Fue un alumno aventajado y brillante, con gusto por el canto y la danza, pero también piadoso y místico. Se confesaba todos los días, era caritativo con los pobres, y pacificador en una universidad turbulenta. En 1380, durante varios meses fue dejado en Calais, como rehén de los ingleses, a cambio de la liberación de su hermano mayor.

Nombrado obispo de Metz. Era muy joven, pero por intervención de su hermano se hizo este nombramiento. Acepta par obediencia, pero con desagrado, veía que no era lo propio en ese momento. Situaciones conflictivas pronto le obligan a abandonar su diócesis y a regresar a su ciudad natal. Hecho cardenal-diácono en Avignon por el Papa Clemente VII, en la Pascua de 1384 en la catedral de Notre-Dame de Paris en donde era canónigo. Según los deseos del papa, fue a Avignon para residir en la corte pontificia.

Oración, ayunos y mortificaciones. Desde hacía ya seis años, el gran cisma de Occidente dividía a la Iglesia, y el Cardenal Pedro, sufría muchísimo ese desgarramiento, hizo todo lo que estaba en su poder para ponerle fin. Con este fin, pasaba noches enteras en oración, se imponía ayunos y grandes mortificaciones, diciendo: "La Iglesia de Dios no puede esperar nada de los hombres, ni de la ciencia ni de las fuerzas armadas, es por la piedad, la penitencia y las buenas obras que debe recuperarse y así será. Vivamos de forma de atraer la misericordia divina”.

Gran devoción a la Pasión de Cristo. Marcado por el sufrimiento y por una débil salud, profesaba tan gran devoción por la Pasión y la Cruz de Cristo, que, en una ocasión tuvo la gracia de una visión de Jesús crucificado. En 1386, su salud provoca muy serias inquietudes y debe residir en Villeneuve. Relevado desde entonces de toda obligación, pasa largo tiempo orando en la Chartreuse, cerca de donde se aloja. Pero sus fuerzas declinan rápidamente, porque el mal se agravaba; sin embargo él se mantenía paciente, y siempre sonriente. Murió el 2 de julio de 1387, murmurando: "Es en Jesucristo mi Salvador y en la Virgen María donde yo pongo todas mis esperanzas". Fue beatificado hasta el 9 de abril de 1527 por el papa Clemente VII. San Francisco de Sales, que le tenía una gran devoción, fue a rezar junto a su tumba en noviembre de 1622, justo un mes antes de su muerte.

 2º SU MENSAJE: La gran devoción a la Pasión de Cristo y la gracia de la visión de Jesus Crucificado, nos dan un mensaje para la mayoría de los momentos de nuestra vida, para que también intensifiquemos nuestra devoción en el Crucificado. Mirando al crucifijo.

Nuestra habitación debe presidirla el crucifijo. no a la cabecera de la cama, sino a los pies, para poderlo mirar y contemplarlo “con su frente de Dios dolorida, con sus ojos de Dios entreabiertos, con sus labios de Dios amargados, con su boca de Dios sin aliento, muerto por los hombres”.

 

La Iglesia ha considerado siempre el crucifijo como glorioso estandarte y constantemente lo coloca ante los ojos de sus hijos para recordarles lo que deben al amor de su salvador y lo que a su ejemplo han de animarse y padecer. Libro abierto, con caracteres grandes y letras de sangre. Hierro y violencia se han empleado para grabarlo profundamente en el cuerpo sagrado de Cristo.

Toda la figura de Cristo en cruz respira amor: la cabeza, inclinada para besarte; los brazos, extendidos para abrazarte: las manos, perforadas para enriquecerte; el corazón, abierto para amarte y darte entrada libre en Él.

Un crucifijo es excelente compañero. No hay libro que tanto enseñe, ni amigo que tanto dé. Con maestría singular lo describe Santa Teresa: “Procurad traer una imagen o retrato de este Señor, que sea vuestro gusto, no para traer en el seno y nunca mirarle, sino para hablar muchas veces con Él, que os dará que decirle. Como habláis con otras personas, ¿Por qué os han más de faltar palabras para hablar con Dios? No lo creáis, si lo usáis; porque si no, el no tratar con una persona causa extrañeza y no saber cómo habernos con ella, que parece no la conocemos y aún cuando sea deudo, porque deudo y amistad se pierden con la falta de comunicación”.

¿Recuerdas el momento definitivo de la conversión de santa Teresa de Jesús? fue al poner casualmente la mirada en una imagen del crucificado, doliente y cubierto de llagas. Aquella mirada bastó para que la santa conociera la gravedad del pecado y sobre todo, la profundidad del amor divino, en suplicio tan atroz. Cayó deshecha en lágrimas. Y más tarde diría: “si una vez nos hace el Señor merced que se nos imprima en el corazón este amor, sernos ha todo fácil y obraremos muy en breve y sin trabajo”.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que en la figura del beato Pedro de Luxemburgo has querido dar a tu Iglesia un modelo de buen pastor, concédenos, por su intercesión, ser apacentados un día con la grey de tus santos en la abundancia de los gozos eternos. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

_________________________

3 de julio

SANTO TOMÁS APÓSTOL

1º SU VIDA: Santo Tomás, Galileo, siguió a Jesús desde el primer año de su ministerio público.

            Primero un hombre valiente. Cuando hablan de lo que le va a suceder a Jesús; “Los judíos quieren matarte” Y entonces Tomas interviene. Así lo dice San Juan (Jn. 11,16) Tomás, dijo a los demás: Vayamos también nosotros y muramos con Él”. Aquí demuestra su admirable valor. Estaba seguro de que sucediera lo que sucediera, no quería abandonar a Jesús.

            También es sincero. En la Última Cena. Jesús les dijo a los apóstoles: A donde Yo voy, ya sabéis el camino”. Y Tomás le respondió: “Señor: no sabemos a donde vas, ¿cómo podemos saber el camino? (Jn. 14, 15). Los apóstoles no lograban entender el camino por el cual debía ir Jesús, Tomás, que era demasiado sincero, y tomaba las cosas muy en serio. Tenía que estar seguro. Para expresarle a Jesús sus dudas y el no entender aquello que les estaba diciendo.

Después empieza a dudar si no lo ve. Dice San Juan (Jn. 20, 24) "En la primera aparición de Jesús resucitado a sus apóstoles no estaba con ellos Tomás. Los discípulos le decían: "Hemos visto al Señor". El les contestó: "si no veo en sus manos los agujeros de los clavos, y si no meto mis dedos en los agujeros sus clavos, y no meto mi mano en la herida de su constado, no creeré". Ocho días después estaban los discípulos reunidos y Tomás con ellos. Se presento Jesús y dijo a Tomás: "Acerca tu dedo: aquí tienes mis manos. Trae tu mano y métela en la herida de mi costado, y no seas incrédulo sino creyente". Tomás le contestó: "Señor mío y Dios mío". Jesús le dijo: "Has creído porque me has visto. Dichosos los que creen sin ver".

“Señor mió y Dios mío” Cuando se convencía muy bien de de lo que creía, lo seguía hasta el final, con todas sus consecuencias. Por eso hizo la más bella profesión de fe "Señor mío y Dios mío". Sus dudas obtuvieron de parte de Jesús con aquella respuesta: “Dichosos los que crean sin ver”.

Coronado con el martirio. Llevó el Evangelio a los países más lejanos, Por Santo Tomás el reino de Dios llegó hasta la China. Por las fatigas apostólicas del Santo llegaron los de China y los de Etiopia al conocimiento de la doctrina de Cristo. Por Santo Tomás fueron bautizados y se hicieron hijos de Dios. y selló con su propia sangre la verdad de su enseñanza. Se dice que después se trasladó a la India a predicar el Evangelio y recibió allí la corona del martirio en edad muy avanzada.

2º SU MENSAJE: El ejemplo del Apóstol Tomas nos puede ayudar mucho, queremos tener siempre pruebas palpables para tener fe. Queremos poderlo ver todo con nuestros ojos, poder tocar todo con nuestras manos, “meter el dedo en el agujero de los clavos”. (Jn 20,25). “Señor mío y Dios mío”. (Jn 20,28). Todo lo queremos comprobar experimentándolo. Y por el contrario la fe nos da certeza absoluta, pero los sentidos muchas veces nos engañan. La fe es mas cierta que lo que podemos ver y tocar.

Lo primero que nos exige es vivir de la fe, que reconozcamos que somos muy limitados, y lo segundo reconocer que Dios es infinitamente grande que supera nuestras capacidades humanas para poder comprender todo lo revelado. (El Concilio Vaticano I, Sesión. III, cap. I), definió la fe como. <<La virtud sobrenatural, por la que, bajo la inspiración y la ayuda de la gracia de Dios, aceptamos como verdadero todo lo que Dios nos ha revelado; no porque comprendamos la verdad intrínseca de las realidades sobrenaturales guiados por la luz de la razón, sino fundadas en la autoridad del mismo Dios que nos las revela y que no puede engañarse ni engañarnos>>. Por eso, si reconocemos nuestras limitaciones, que son muchas, y valoramos la infinita grandeza de Dios que nos supera totalmente, con humildad brotara en nosotros, la plegaria de los que quieren crecer en la fe.

La mayoría de las verdades de nuestra religión no las podemos ver ni tocar; Dios, el alma, los ángeles, etc. Nosotros no vimos nacer a Jesús en Belén. Ni recorrer los caminos de Palestina. Ni lo vimos morir en el calvario. Ni lo vimos resucitar, ni subir al cielo en la Ascensión. Ni hemos visto el cielo, ni a los que están allí. Ni le vemos en la Eucaristía, (en el pan y en el vino). Pero lo creemos todo, por que nos fiamos de la palabra de quien lo ha revelado, de la Palabra de Dios.

             La fe no es solo aceptar la Palabra de Dios, sino vivir de la Palabra de Dios. “El justo vive de la fe”. (Gal 3,11). No siendo, tan solo cristianos en los momentos de la vida. Bautizos, primeras comuniones, bodas, entierros, etc. O tan solo, en las prácticas religiosas, misa los domingos, etc. Como si fuera lo único para el cristiano. (Esto no es vivir la fe, ni de la fe). Es tan solo mantenernos un poco cerca, pero con el pie en el precipicio con gran peligro de caer y apartarnos de Dios. Necesitamos la fe. “El que creyere y fuere bautizado, se salvará, mas el que no creyere se condenara”. (Mc 16,16).

3º SU ORACIÓN: Padre todopoderoso, concédenos celebrar con alegría la fiesta de tu apóstol santo Tomás, para que él nos ayude siempre con su protección y tengamos vida creyendo en aquél a quien reconoció como su Dios y Señor, Jesucristo tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

_________________________

4 de julio

SANTA ISABEL de PORTUGAL

1º SU VIDA: Nació a principios de 1270, hija del rey Don Pedro III de Aragón y de la reina Doña Constanza. Nieta de Jaime I el Conquistador, biznieta de Federico II de Alemania, de ellos heredó la energía tenaz y la fuerza del alma. Pero se caracterizaba, sobre todo, por la bondad inmensa y el espíritu equilibrado y justo de Santa Isabel de Hungría, su pariente cercana.

Buena cristiana antes que reina. Su padre decide que se casa con el rey de Portugal, Don Dionís. Isabel llenó la corte con el agradable perfume de sus virtudes. Le gustaba la vida espiritual y el trabajo silencioso. Ayunaba varios días, rezaba, y distribuía limosnas a los necesitados, sin olvidarse del gobierno de su casa. A los veinte años le nació su hijo Alfonso IV el Bravo, que fue su cruz, porque no había buen trato con su padre el rey.

 

Obligaba al hijo a obedecer al padre.Solía decirle y escribe a su hijo estas cosas. “Por Santa María la Virgen, te pido que hagas las paces con tu padre. Mira que los guerreros queman casas y destrozan todo. No con las armas, hijo, arreglaremos los problemas, sino dialogando, consiguiendo arbitrajes para arreglar los conflictos. Yo haré que las tropas del rey se alejen y que los reclamos del hijo se atiendan, pero, por favor, recuerda que tienes deberes gravísimos con tu padre como hijo y como súbdito con el rey”        

Va a quedar viuda y será consagrada. Don Dionís, el rey enfermó de mayor, murió en 1325. Isabel, fue su humilde enfermera, hasta que el rey entregó su alma a Dios. Ella ha decidido tomar el velo blanco y el hábito de Santa Clara, Delante del cadáver Isabel se viste el hábito de la Tercera Orden de San Francisco. Construyo iglesias, monasterios y hospitales. Era ahora más libre para darse a Dios y a los pobres, se entregó a la vida interior. Todos eran amparados por la reina, que ponía en todo cariño y delicadeza especial,

Peregrina a Santiago de Compostela. Era propio de los crsitianos de la Edad Media, allí se dirigió sin dar explicaciones a nadie. El arzobispo celebró misa y Santa Isabel ofreció al patrono de España la más noble corona de su tesoro, y la mula con la que había hecho el camino con su manto. Al volver a Portugal traía la esclavina de los peregrinos.

Sentía que la hora estaba llegando. Murió junto a su hijo. El que tanto la hizo sufrir y que a esta Santa nadie vio enfadada con aquel hijo duro de cerviz. Fue esto en el castillo de Estremoz el 4 de julio de 1336. Llevaron su cuerpo al convento de Santa Clara de Coimbra. La canoniza el 25 de mayo de 1625, Urbano VIII a una de las más perfectas mujeres de la Edad Media.

2º SU MENSAJE: En su vida se vio marcada por pruebas, que soporto como una santa, y que la llevaron a ejercitarse en la importante y difícil tarea de la reconciliación entre las personas.

            Reconcilio, porque estaba siempre reconciliada con Dios. Estaba a bien con Dios, por ese motivo, podía ella poner también a los demás a bien y reconciliarlos. Las personas nos solemos enfrentar por muchos motivos. Envidias, rencillas, distanciamientos, rencores, odios, enemistades, etc. Todo esto, es la causa de la discordia en el mundo.

            La discordia es el oficio del demonio. Sembró la discordia entre Dios y los hombres en el paraíso. Sembró la discordia entre los mismos hombres, avivando la envidia en su corazón, los hermanos que llegaron a darse muerte. Caín mató Abel. Sigue sembrando discordia entre las personas, dentro de las familias y las naciones, avivando las pasiones de la envidia y de la ambición. Y desde entonces, no han faltado ocasiones. Es la cizaña de la que habla el evangelio, por eso se dice, sembrar cizaña es sembrar discordia.

            La discordia destruye las familias. Al igual que la caridad une a las familias, la discordia las rompe. El orden y la concordia reinan cuando cada uno ocupa su puesto. El padre, la madre, los hijos, etc. La discordia aparece cuando unos usurpan, ocupan el lugar que no les corresponde, desaparece la armonía, llega la confusión, el estar descontentos, etc.

            La discordia impide que la familia prospere. Se llega pronto a la separación, y los hijos andarán de un lado para otro. La prosperidad de la familia depende de la unión de esfuerzos de parte de todos para conseguir la concordia y la paz. Tiene su principio en el orgullo y en la vanagloria. Se necesita para que esto no suceda, se necesita de la humildad.

 

            La llamaron <<ángel de paz>> y no, se debe a que tuviera muchos éxitos en la política, sino, a su unión con Dios. Santa Isabel es modelo de buscar reconciliación. Modelos de fraternidad entre las personas de la misma familia y del mismo pueblo. Todos los esfuerzos en este campo, serán a favor y al servicio de la verdadera paz. La discordia, como la cizaña tendrá su paga por su trabajo. Cuando llegue el día del juicio, la cizaña será arrojada la fuego para que se queme, con más razón serán arrojados los sembradores de cizaña. Seamos sembradores de reconciliación, de concordia de paz.

3º SU ORACIÓN: Padre del cielo, que creas la paz y amas la caridad; tú infundiste en santa Isabel de Portugal la gracia admirable de reconciliar a los enemigos; te pedimos que, por su oración, trabajemos por la paz para que seamos llamados hijos de Dios. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

_________________________

5 de julio

SAN ANTONIO MARÍA ZACARÍAS

1º SU VIDA: Nació en Cremona (Italia) el año 1502. Dios le regalo de una piadosísima madre; hizo de él un buen cristiano; por fidelidad a él, y para mejor dedicarse a sufijo, rehusó la joven viuda un nuevo matrimonio.

Medico para las almas. Quiso prepararse para la medicina para ser útil a sus hermanos. Pero poco a poco fue cambiando el deseo de ser sacerdote. Supo descubrir la grandeza de la misión del sacerdote, a la vez que conocía bien su indignidad, hasta que por el consejo de su director espiritual se decidió a entrar por el camino del sacerdocio, prepararse para ello. Once años escasamente fue Antonio María sacerdote; pero este joven sacerdote, supo vivir con intensidad su breve tiempo.

Se esforzó por llevar luz entre las tinieblas. Luchó por llevar a los creyentes la ceguera de la fe y la locura de la cruz; la devoción a la Eucaristía y a la pasión fueron las devociones que trataba de inculcar en el pueblo cristiano, y aún perduran todavía ciertas prácticas que él introdujo, como son el recuerdo de la pasión y de la muerte del Señor a las tres de la tarde de los viernes, y la práctica de las cuarenta horas de adoración al Santísimo Sacramento.

            Imitar a san Pablo. Conociendo de cerca la necesidad de llevar por el camino de la salvación a los hermanos, nació en Milán la asociación para la reforma del clero y del pueblo, que más tarde sería conocida con el nombre de los "barnabitas". Clemente VII la aprobó en 1533. Con el espíritu y la doctrina quisieron imitar a San Pablo; por las calles de Milán, predicando. No faltaron quienes se escandalizaron. También fundo la rama femenina, para ayudar a las jóvenes en peligro. San Carlos Borromeo se sirvió de ella para la reforma de los monasterios.

Importancia de la santificación en casa. Consciente por propia experiencia en su familia, de la gran importancia que tiene para trasformar el mundo la vida cristiana de la familia, hizo una tercera fundación para los casados que, con una buena formación en lo ascético, se capacitaran para transmitir, el espíritu cristiano a la sociedad por medio de la institución familiar.

En los brazos de su madre como Jesús. Siendo aún muy joven, sintió que de tanto trabajar por el apostolado, le faltaban las fuerzas. Se fue a casa de su madre, y en sus brazos murió el 5 de julio de 1539. Tenía 37 años, pero había hecho labores apostólicas como si hubiera trabajado docenas de años más. Canonizado el 27 de mayo de 1890 por el papa León XIII.

2º SU MENSAJE: El santo, por las noches, estudiaba las Cartas de san Pablo, por el que sentía una gran devoción, aspiraba sobre todo a reproducir la imagen del apóstol Pablo, gran enamorado de Cristo. En uno de los pasajes que nos lo aconseja san Pablo, es cuado dice, “Sed imitadores míos, como yo lo soy de Cristo Jesús”. (1Cor 11,1). Y esto es, “tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús”. (Fil 2,5). Y esto es muy necesario.

Jesucristo, tiene unos sentimientos como nosotros:Un corazón humano, que es donde están los sentimientos, en Jesús, y en nosotros. Hombre que se emocionaba con la belleza, con la humildad y sencillez de las personas, la anciana del Templo, (Mc 12,41-44). Cariñoso con los niños. “Dejad que los niños venga a mí y no se lo impidáis”. (Lc 18,15). Ante el dolor, la soledad. “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado”. (Mt 27,46). La tristeza por las situaciones, ante Jerusalén, y por la muerte de Lázaro. “Cuando se fue acercando, al ver la ciudad, lloró por ella”. (Lc 19,41). “Jesús, al verla llorar, y a los judíos, que también lloraban, lanzo un hondo suspiro y se emociono profundamente. Entonces Jesús rompió a llorar”. (Jn 11,33-35).

Tiene miradas de sensibilidad, que hace que muchos de los mirados por él, le sigan para siempre. Mirada compasiva. “Me da lastima de la gente”. (Mc 8,2). Lo vemos ante la multitud que tenía hambre en el desierto. Cuando por lastima resucita al hijo de la viuda de Naín. La muerte de Lázaro, etc. Mirada amorosa. Ante la pregunta del joven rico. “Jesús mirándole, le amó”. (Mc 10,21). También se enfada. Cuando expulso a los mercaderes del templo. (Mc 3,1-6). Cuando les reprochaba su hipocresía a los fariseos, por su vida de doblez, o por las pruebas que le ponían, etc. Busca el bien de los demás. ”Paso por el mundo haciendo el bien”. (Hech 10,38). “Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os aliviare”. (Mt 11,28).

Acoge a los pecadores.Amigo de publícanos y pecadores”. (Mt 11,19). Este es uno de los hechos más notables de su vida y de su sensibilidad, acoger a pecadores y marginados. “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis”. (Mt 25). Amigo de sus enemigos. Amor, incluso a los que no le quieren. Un traidor amigo, a Judas lo llamo amigo. “Amigo, haz lo que has venido hacer”. (Mt 26,50). Amigo de un ladrón. “Jesús le dijo. Te aseguro que hoy estarás con migo en el paraíso”. (Lc 23,43).

3º SU ORACIÓN: Concédenos, Señor, aquel sublime conocimiento de Cristo que tan abundantemente otorgaste a San Antonio María Zacarías, y que, penetrados como él lo estuvo del espíritu del apóstol San Pablo, anunciemos infatigablemente el mensaje de salvación a todos los fieles de la Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

_________________________

6 de julio

SANTA MARÍA GORETTI

1º SU VIDA: Nació el 16 de octubre de 1890, en Corinaldo, provincia de Ancona, Italia, en el seno de una familia pobre de bienes terrenales pero muy cristiana, que hacían oración juntos y rezaban el rosario todos los días, y los domingos Misa y Comunión. María es la tercera de los siete hijos de Luigi Goretti y Assunta Carlini. Al día siguiente de su nacimiento la llevaron a bautizar. Muy pronto una enfermedad que acaba con su padre. Para la madre y sus hijos empiezan un largo calvario.

Verdaderas ansias de comulgar. María suspira por el día que recibirá la Comunión. Era costumbre hacerla a los once años, pero un día le pregunta a su madre: “Mamá, ¿cuándo tomaré la Comunión? Quiero a Jesús. -¿Cómo vas a tomarla, si no te sabes el catecismo? Además, no sabes leer, no tenemos dinero para comprarte el vestido, los zapatos y el velo, y no tenemos ni un momento libre. ¡Pues nunca podré tomar la Comunión, mamá! ¡Y yo no puedo estar sin Jesús! Y, ¿qué quieres que haga? No puedo dejar que vayas a comulgar como una pequeña ignorante”. La Recibe el 29 de mayo de 1902.

 

Alessandro, asesino de la niña. Vecino de casa, joven de diecinueve años, grosero y vicioso. Su madre veía que la compañía de los vecinos representaba para sus hijos un peligro. Alessandro a veces venia al rezo del rosario, y los días de fiesta oye Misa. Pero no impide que haga proposiciones deshonestas a la inocente María, que en un principio no comprende. Alessandro la amenaza. Si le cuentas algo a tu madre, te mato.

Su único recurso es la oración. La víspera de su muerte, María pide de nuevo llorando a su madre que no la deje sola, pero, al no recibir más explicaciones, ésta lo considera un capricho y no dio ninguna importancia a aquella súplica. Ante este joven desaprensivo, ella le dijo que prefería morir antes que pecar. Lleno de rabia, le hizo 14 heridas en el vientre y en el pecho. Fue llevada al hospital, sufrió una dura operación de la que no se recuperó.

Sed en el Calvario. Los mismos que tuvo Jesucristo en el Calvario, tenia mucha sed. María recibe la Eucaristía y la Extremaunción. El final se acerca. Es el día 6 de julio de 1902, a las tres de la tarde como Jesús. No había cumplido los doce años. En su lecho de muerte, entre otras cosas, María perdonó a su asesino; cuando le preguntaron si lo perdonaba, ella respondió que sí. Alessandro es llamado como testigo en el proceso de beatificación de santa María Goretti. Canonizada como mártir por el Papa Pío XII el 26 de junio de 1959, ante más de medio millón de personas, estando presente su asesino. 

2º SU MENSAJE: Mártir de la castidad, de la pureza, que hoy es algo de lo cual, casi no se habla, ni en ciertos ambientes de la Iglesia. El defenderla como lo hizo la santa, hasta dar su vida, en un mundo lleno de escenas eróticas en todo lo que es anuncios, televisión, etc. Por esto, es importante resaltar la castidad, la pureza.

El ejemplo de Cristo: Jesucristo, a lo largo de su vida terrena, ha sido calumniado,le han maltratado de todas las formas posibles. Otraveces le interpretan mal, y le tachan de amigode pecadores (Mt 9,11) Otras veces le echan en cara que frecuenta la mesa de los ricos (Lc 19,7). Permite que le consideren como bebedor y comilón. Deja que le acusen de todo, menos de que no es casto. Luego, es un modelo maravilloso de pureza.

La castidad es una virtud menor: Una predicación casi exclusiva de las dificultades por conseguirla y de las mortificaciones y castigo constante que, en principio debe imponerse al cuerpo para someterlo a la castidad, ha puesto a la virtud de la castidad en primera línea de las preocupaciones espirituales, y al estima de las almas consagradas, porque quienes la viven bien, se le ha dado el titulo de “virtud angelical”, sin pensar que la virtud de la castidad sólo puede ser virtud de hombres, atados al cuerpo y reclamados por sus exigencias. Por mucho que nos esforcemos nunca podremos llegar a suprimir nuestros afectos hasta quedarnos libres como los ángeles. Dejemos a los ángeles en el cielo, ya que nuestra castidad ha de ser de hombres y no de espíritus puros. Cuando el Señor dice que seremos como los ángeles, que no se casan, será en el cielo, no aquí en el mundo. “porque cuando resuciten, ni ellos ni ellas se casaran, sino que serán como ángeles en el cielo”. (Mt 22,30).

            Ciertamente, la caridad teologal se nos muestra como la virtud más alta; pero la castidad aunque es virtud menor es muy necesaria, resulta una condición imprescindible para lograr ese diálogo íntimo con Dios; forma el ambiente, el clima propicio para que pueda desarrollarse ese dialogo, y cuando no se guarda, si no se lucha, se acaba ciego; no se ve nada, porque “el hombre animal no puede percibir las cosas que son del Espíritu de Dios” (1Cor 2,14).Nosotros queremos mirar con ojos limpios, animados por la predicación del Maestro: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios” (Mt 5,8).La Iglesia ha presentado siempre estas palabras como una invitación a la castidad.

 

3º SU ORACIÓN: Padre todopoderoso, fuente de la inocencia y de la pureza, que has dado a santa María Goretti valor para morir antes que ofenderte; concédenos, por su intercesión, la constancia en tus mandamientos, ya que tú le otorgaste la corona de la gloria por haber combatido con fidelidad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

_________________________

7 de Julio

SAN FERMÍN

1º SU VIDA: Nació en Pamplona, hijo de Firmo y Eugenia. Honesto, fue quien convirtió a Fermín, dedicando con esfuerzo al alma excepcional del niño, obtuvo que éste, ya para los dieciocho años, hablara en público con admiración de todos los oyentes. Firmo y Eugenia, deciden enviar a Fermín a Tolosa, poniéndole bajo la dirección de Honorato, obispo y sucesor de Saturnino. Este, admirado del talento y de la prudencia de Fermín, le ordenó sacerdote, consagrándolo después obispo de Pamplona, su ciudad natal.

Obraba muchos milagros el obispo. El celo pastoral de Fermín en su tierra navarra, era excepcional como había sido la de su antecesor Saturnino. Ante su predicación, los templos paganos se arruinaban sin objeto y los ídolos se hacían pedazos: en poco tiempo, gracias a su obispo, el territorio fue llenándose de fervorosos cristianos.

En medio de la persecución de los crsitianos. Fermín, después de haber ordenado un suficiente número de presbíteros en su tierra, pasó a las Galias, donde eran momentos muy críticos, ardía en ellas furiosa la persecución. La indiferencia de Fermín ante la persecución era otra forma de predicar, de hacer apostolado, y no de poca eficacia, al contrario. Los paganos de Agen, de la Auvernia, de Angers, de Anjou, en el corazón de las Galias, y también en Normandía, quedaban admirados de aquella presencia del joven obispo, que daba tan sereno testimonio de Cristo, indiferente a los peligros.

 

   El ansia del martirio movía a Fermín. Esta ansia le llevó hacia Beauvais, donde el presidente Valerio sostenía una crudelísima persecución contra todo lo que tuviera nombre de cristiano. Fermín, fue encarcelado al poco de llegar, hubiese muerto en la prisión, víctima de durísimas privaciones y sufrimientos, pero surgió antes la muerte de Valerio, circunstancia que el pueblo, los cristianos de allí, aprovecharon para ponerlo en libertad. La fama de su entereza moral y su gesto de comenzar a predicar públicamente a Jesucristo tan pronto como salió de la cárcel movieron en aquélla ocasión eficazmente el corazón de muchos paganos, que juntamente con los viejos cristianos, contagiados todos ellos del entusiasmo de Fermín, edificaron varias iglesias por todo el territorio.

Decapitado en la cárcel. El pretor de Amiéns, llamó a su presencia al obispo valiente; pero, quedo prendado de su persona y de la sinceridad de sus palabras, y esté, mandó ponerle en libertad. Pero, como Fermín insistía en predicar al pueblo la fe en Cristo, el pretor, volviendo de su acuerdo, ordenó encerrarlo en la prisión. Y en la misma cárcel mandó cortar la cabeza.

2º SU MENSAJE: Las devociones del Santo eran a la Santísima Trinidad y a la Santísima Virgen María. Invocando a la Santísima Trinidad, la devoción de las devociones, operaba milagros tan prodigiosos que los gentiles en Navarra y en las Galias llegaron a mirarle como alguien más que un hombre humano. El amor de Dios inflamaba su alma en una caridad, que era milagrosa.

 

Nuestros deberes para con la Santísima Trinidad. Debemos aprende a alabar al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Aprende a tener una especial devoción a la Santísima Trinidad: <<creo en Dios Padre, creo en Dios Hijo, creo en Dios Espíritu Santo; espero en Dios Padre, espero en Dios Hijo, espero en Dios Espíritu Santo; amo a Dios Padre, amo a Dios Hijo, amo a Dios Espíritu Santo. Creo, espero y amo a la Santísima Trinidad>>.          

Hace falta esta devoción como un ejercicio sobrenatural del alma, que se traduce en actos del corazón, aunque no siempre se vierta en palabras. Dios está con nosotros. En nuestra alma en gracia habita la Santísima Trinidad. Por eso, nosotros, a pesar de nuestras miserias, podemos y debemos estar en continua conversación con el Señor.

1º Conocerla bien. A una persona se la va queriendo cuanto más se la conoce. A través de la Sagrada Escritura, donde nos habla de las tres Divinas Personas. A través de la amistad, la oración. Santa Teresa dirá <<oración es tratar de amistad con quien sabemos que nos ama>>.  Es decir, crecer en interés por Dios y las cosas de Dios.

            2º Ser agradecidos. Porque hemos sido bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Se nos perdonan los pecados en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Se nos bendice también, etc. Es de bien nacido ser agradecidos, y más con Dios.

            3º Honrarla y adorarla. Cuando no recordamos ni el nombre de una persona, no la queremos, ni bien ni mal, sencillamente no nos interesa, la ignoramos. Pero, si de verdad la queremos, la nombraremos mucho. (Gloria al Padre, gloria al Hijo, y gloria al Espíritu Santo).

            4º Actitud de humildad. Porque “Dios revela estas cosas a los humildes, y se la oculta a los sabios y entendidos”.

Mas que pretender comprenderlo, hemos de pretender vivirlo, experimentarlo, y esto solo se puede procurando vivir siempre en gracia de Dios, para que seamos templos, en donde ellos, las tres Personas Divinas, hacen morada en nosotros. “Si alguno me ama, guardara mis palabras y mi Padre le amará, y vendremos a el, y haremos morada en el”.

3º SU ORACIÓN: Padre todopoderoso, que concediste al mártir san Fermín pelear el combate de la fe hasta derramar su sangre, te rogamos que su intercesión nos ayude a soportar por tu amor la adversidad, y a caminar con valentía hacia ti, fuente de toda vida. Por nuestro Señor Jesucristo , tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos . Amén.

_________________________

8 de julio

SANTOS AQUILA y PRISCILA

1º SUS VIDAS: Lo poco que sabemos sobre Aquila y Priscila procede de la Sagrada Escritura. Ambos eran discípulos de San Pablo. Como su maestro, viajaron mucho y cambiaron con frecuencia de lugar de residencia. Aquila (cuyo nombre significa Águila) y Priscila (nombre que es diminutivo de Prisca y que quiere decir Anciana).

Eran de los primeros crsitianos. La primera vez que nos hablan de ellos los Hechos de los Apóstoles (18:1-3), acababan de partir de Italia, pues el emperador Claudio había publicado un decreto por el que prohibía a los judíos habitar en Roma. Aquila era un judío originario del Ponto. Al salir de Italia, se estableció en Corinto con su esposa, Priscila. San Pablo fue a visitarlos al llegar de Atenas. Al ver que Aquila era, como él, fabricante de tiendas, porque todos los rabinos judíos tenían un oficio, decidió vivir con ellos durante su estancia en Corinto. No sabemos si San Pablo los convirtió entonces a la fe o si ya eran cristianos desde antes. Aquila y Priscila no soñaban encontrarse con el Apóstol en Acaya.

Acompañaron a San Pablo a Efeso. Ahí se quedaron, en tanto que el Apóstol proseguía su viaje. Durante la ausencia del Apóstol, instruyeron a Apolo, un judío de Alejandría "muy versado en las Escrituras", que había oído hablar del Señor a unos discípulos del Bautista. Durante su tercer viaje a Efeso, San Pablo se alojó en casa de Aquila y Priscila, donde estableció una iglesia. El Apóstol escribe: "Saluda a Priscila." Y añade unas palabras de gratitud por todo lo que habían hecho: "Mis colaboradores en Jesucristo, que expusieron la vida por salvarme. Gracias les sean dadas, no sólo de mi parte, sino de parte de todas las iglesias de los gentiles." Estas palabras se hallan en la epístola de San Pablo a los romanos, lo cual prueba que Aquila y Priscila habían vuelto a Roma y tenían también ahí una iglesia en su casa.

Mártires de Jesucristo. Pero pronto volvieron a Efeso, porque San Pablo, les envía saludos en su carta a Timoteo. El Martirologio Romano afirma que murieron en Asia Menor, pero, según la tradición, fueron martirizados en Roma. Una leyenda muy posterior relaciona a Santa Priscila con el "Títulos Priscae", es decir, con la iglesia de Santa Prisca en el Aventino.

El Papa Benedicto XVI comenta que, a la gratitud por la fidelidad de esas primeras iglesias de las que habla San Pablo en su Carta a los romanos, “se debe unir también la nuestra, pues gracias a la fe y al compromiso apostólico de fieles laicos, de familias como las de Aquila y Priscila, el cristianismo ha llegado a nuestra generación.

2º SU MENSAJE:Estos Santos son de los primeros, y es importante, conocer cómo eran y vivían los primeros cristianos, la vida que el Espíritu Santo les inspiro a ellos para que la vivieran, y de la que debemos aprender nosotros los cristianos de hoy.Existen otros medios para conocer los orígenes del cristianismo, pero ninguno como el libro, de los Hechos de los Apóstoles.

1. La predicación de Pedro y de los apóstoles hizo profunda huella en los primeros cristianos.No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído”. (Hech. 4,20). Tuvo un efecto sorprendente, esta gente se había encontrado con un grupo de personas (los apóstoles) que afirmaban que Jesús había resucitado y seguía vivo, y presente.

2. Perseveraban en la doctrina de los apóstoles: Es decir, una vez convertidos, rrecibían una intrusión acerca de la fe que abrazaban. Acudían a escuchar hablar a los apóstoles de Cristo, del encuentro que habían tenido con Él, de su persona tan excepcional, de su vida, de sus palabras, de sus obras, milagros, su muerte, su resurrección, su presencia en medio de los creyentes.Porque donde están reunidos dos o tres en mi nombre, allí estoy Yo presente en medio de ellos”. (Mt 18,20).

3. Los recién convertidos vivían como una familia. La presencia de Jesús en medio de ellos resultaba cada vez más evidente, precisamente porque en su nombre se veía un milagro: la unidad, la comunión. “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma”. (Hech. 4,32).

4. Para conservar esa unión entre ellos, el Espíritu Santo les inspiro que tuviesen todas las cosas en común, guardando la pobreza evangélica. “Todos los que creían estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían sus posesiones y haciendas y las distribuían entre todos según la necesidad de cada uno. (Hech. 2. 44-45).

          

5. La fuente de esta unidad era la celebración de la Eucaristía, que en los primeros tiempos se llamaba “fracción del pan”. Los que se bautizaron perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión de la fracción del pan”. Todavía no tenían templos y la celebración era en las casa de ellos.

6. Perseveraban en oración:Todos perseveraban unánimes en la oración, con algunas mujeres, junto con María la madre de Jesús”. (Hech 1,14).

3º SU ORACIÓN: Concédenos, Señor, que nuestras oraciones nos sirvan de alegría y ayuda, para que, al celebrar la fiesta anual de los santos mártires Aquila y Priscila, imitemos su constancia en la fe. Por nuestro Señor Jesucristo , tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos . Amén.

_________________________

9 de julio

SANTA VERÓNICA GIULIANI

1º SU VIDA: Nació en Mercatello, región de Urbino, en Italia, y fue bautizada con el nombre de Úrsula. Era la séptima hija de Francesco y Benedetta Giuliani. Su padre era un funcionario público con bastantes bienes económicos y lo que pensaba era en un matrimonio por conveniencia para su hija.

Deseaba desposarse con el Señor. Pero, a pesar de los deseos de su padre, lo que ella deseaba era una vida religiosa, por lo que, se decio siguir su vocación, y pudo ingresar a los 17 años con las hermanas Clarisas de Città Castello, profesando con el nombre de Verónica. En su comunidad fue cocinera, enfermera, panadera y despensera, entre otros oficios, legando a ser abadesa, y durante 35 años fue maestra de novicias.

Fenómenos y experiencias místicas. Santa Verónica tuvo una primera experiencia mística en 1693, al tener una visión en la que Jesús le ofrecía un cáliz; ella al principio se negaba a recibirlo, pero finalmente lo aceptaba, y a partir de ese día su vida cambió, empezó a vivir una experiencia de  dolor. Su confesor, le recomendó firmemente que escribiera un diario, el conocimiento de sus experiencias místicas, que por obediencia escribió.

Viernes Santo casi continúo. Tenía en su persona las heridas y el sufrimiento que por nuestra salvación padeció Jesucristo. En 1694 su cuerpo se marcó visiblemente con las heridas de la corona de espinas de Jesús, y también con el dolor de las espinas clavándosele en la cabeza, el cual se le volvió permanente. En 1697, el Viernes Santo, le ocurrió al estar en sus oraciones de comunidad, y su cuerpo se empezó a marcar con los estigmas y heridas de Jesús Crucificado. Pero se agravo el dolor al ver que la abadesa la denunció ante la Inquisición, lo cual representó muchas humillaciones que duraron varios años, hasta que los inquisidores la acabaron dejando en paz. Ella lo aceptó con humildad ejemplar. Y con todo, su cuerpo siguió presentando los estigmas y la llaga en el costado, los cuales no desaparecieron.

De Città Castello al cielo. Santa Verónica Giuliani salió librada de las falsas acusaciones a la Inquisición. Después de todo esto, las hermanas del convento la eligieron abadesa en 1716. En 1727, finalmente, le acometió una apoplejía. 33 días, igual que los años que vivió Jesús en la tierra, estuvo en agonía, hasta que falleció en el convento de Città Castello. El diario que Santa Verónica Giuliani legó después de su muerte abarca más de veinte mil páginas. Se dice que al practicarle la autopsia, los médicos encontraron que su corazón estaba marcado con la Cruz. La canonizo Gregorio XVI en 1839.

2º SU MENSAJE: Dios la concedió muchas gracias extraordinarias, místicas que la llevan a entregar todo por el Esposo, pero ayudada por siempre la fiel custodia de la Virgen María. Podemos decir que ella vivió la Pasión del Señor pero siempre acompañada y guiada por la Virgen María. Lo cuanta en lo que escribió el Diario de sus experiencias místicas.

            <<Hablándome de esa manera, me crecía el deseo ardiente y de corazón me ofrecía del todo a El. Sin embargo por el conocimiento propio que tenía, veía que no le podía dar nada. Me he dirigido a la Santísima Virgen y le he dicho fuese Ella quien ofreciese algún donativo a su Hijo en mi lugar. Así pues,  en representación de mi persona, se ha ofrecido toda Ella.

Le ha dado todos sus sentimientos unidos a los míos; le ha dado sus potencias, su corazón y todos sus méritos, todas sus buenas obras y sus virtudes, en unión de los méritos santísimos del mismo Señor y de todo cuánto ha padecido y obrado, en todo el decurso de su vida. Mientras la Santísima Virgen hacía todo esto, me parecía que al mismo tiempo me iba adornando con una bellísima vestidura, cubierta de oro y piedras preciosas, que querían significar las santas virtudes de la Virgen. Y el Señor dijo a la Santísima Virgen que aceptaba esto como señal de que yo quería ser verdadera esposa suya"

Esta noche, después de un largo combate, he tenido un poco de recogimiento en la oración. Entonces he tenido la visión de la Virgen con el Señor Glorioso y muchos santos y santas. Ambos me han dicho que venían para confirmarse en el padecer. En esto me ha dado a entender el Señor que quería darme una gracia. Me ha entregado a la Virgen. Ella me ha peguntado que quería. Le he pedido, como gracia, la pureza de intención, la humildad y la resignación a la voluntad divina. Me pareció que Ella me lo concedía todo y me dijo que me preparase para recibir nuevas gracias.

            Por la mañana en la comunión, me ha parecido que en seguida me ha venido el recogimiento con la visión de la Virgen y de Jesús Niño. Ella y El me confirmaron en el camino del sufrimiento. El Señor me hizo entender que todo el tiempo de mi vida lo tendría que pasar con sufrimiento; y de nuevo me daba la gracia de confirmarme crucificada con El. Aquí tuve también comunicaciones y aprendí la preciosidad de la cruz y de las penas. El Señor me dijo: "Seme fiel en el porvenir. Corresponde a mi amor. Yo te amo y seré siempre tuyo. Afiánzate en mi querer,  y ten fe y esperanza en mi>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, te proclamamos admirable en tu virgen santa Verónica Giuliani, y humildemente rogamos a tu Divina Majestad que, así como te complaces en los méritos de esta virgen, aceptes igualmente complacido el culto que tu pueblo te tributa. Por Jesucristo nuestro Señor Jesucristo , tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos . Amén.

_________________________

10 de julio

BEATOS MANUEL RUIZ y COMPAÑEROS MÁRTIRES

1º SU VIDA: Había ocho religiosos franciscanos en el convento de Damasco, uno era natural del Tirol y los otros siete españoles: el padre Manuel Ruiz, superior de la casa, nacido en San Martín de Ollas (Santander) el año 1804, que tomó el hábito franciscano en la Provincia de la Inmaculada Concepción; el padre Carmelo Bolta, párroco de los católicos de Damasco, natural de Real de Gandía (Valencia), nacido en 1803, hijo de la Provincia de Valencia; el padre Engelberto Kolland, nacido en Ramsau el año 1827, de la Provincia de San Leopoldo (Austria), teniente cura del padre Carmelo; el padre Nicanor Ascanio, de Villarejo, provincia de Madrid, nacido en 1814, religioso exclaustrado que se ordenó como sacerdote del clero secular,; el padre Nicolás M. Alberca y Torres, de Aguilar de la Frontera (Córdoba), nacido en 1830; el padre Pedro Nolasco Soler, natural de Lorca (Murcia), nacido en 1827; fray Francisco Pinazo Peñalver, nacido en Alpuente (Valencia) el año 1812 de la Provincia de Valencia, y fray Juan S. Fernández, nacido en Carballeda (Orense) el año 1808; esta dos últimos, exclaustrados, que se incorporaron a la Custodia de Tierra Santa. Todos los ocho se hallaban en el convento de Damasco aquel día.

 

Invitados a refugiarse. Como los religiosos Paúles y las Hermanas de la Caridad, tambien los franciscanos fueron invitados a refugiarse en el palacio de Ab-el-Kader, pero los frailes, que no hacían mal a nadie y veían a muchos cristianos refugiados en el convento franciscano, no lo quisieron abandonar. Cuando oyeron arreciar los golpes en las puertas que amenazaban con echarlas al suelo, se reunieron en la iglesia haciendo oración para que Jesús no los abandonara en este trance, y luego buscaron refugio.

Mil veces antes la muerte”. El padre Manuel, superior de la comunidad, para evitar toda profanación, sumió el Santísimo Sacramento que había de ser su Viático, ¡y ya era tiempo!, porque los turcos invadían el convento “¡Hazte musulmán o mueres!”, le dijo un soldado; y él respondió con fortaleza: “Mil veces antes la muerte”. Colocó su cabeza sobre el altar y se consumó el primer sacrificio. A cada religioso que sorprendían en la celda, en los claustros, y así uno tras otro fueron martirizados a golpes o a tiros, cebándose su rabia en la mansedumbre de los ocho franciscanos.

Beatificado por Pió XI. Sus cadáveres fueron arrojados en lugares inmundos, algún tiempo después los sacaron y los colocaron en lugar digno. Los ocho franciscanos, y tres católicos maronitas, hermanos de sangre: Francisco, Moocio y Rafael Massabki, fueron beatificados por Pío XI el 10 de octubre de 1926.

2º SU MENSAJE: escribía una carta como mensaje, al Procurador de Tierra Santa en Jerusalén; que expresa en ella “Hágase la voluntad del Señor”.

<<Damasco 2 de julio de 1860.

Reverendo Padre Procurador. Nos hallamos en gran conflicto al presente amenazados de parte de los Drusos, y del Bajá de Damasco que les da los medios para quitar la vida a todos los cristianos, sin distinción de personas, sean Europeos o Árabes. Esta ciudad está llena de des-graciados cristianos que han podido salvarse en los Montes, de todos los sitios del Monte Líbano. Los países (en) que han degollado a los hombres, niños y mujeres. Aquí estaba destinado para el degüello general el primer día de la fiesta presente. Los Drusos ya habían entrado en gran número la antevíspera, en que sabido por los Señores Cónsules y cristianos ricos se presentaron con las manos llenas de oro y plata para el Bajá y Grandes Turcos del Diván; y dando bando público que nadie se metiese con los cristianos ni Judíos, y pusieron guardias las que hoy subsisten. Hágase la voluntad del Señor.

Suyo  Fr. Manuel Ruiz (rubricado)>>.

Hágase la voluntad del Señor. Es lo último que escribe el P. Manuel Ruiz. Y es que, para morir, tambien necesitamos identificarnos con la voluntad de Dios y aceptar el tiempo y el modo que Dios determine. En cuanto a la manera de morir, debemos estimar como la mejor muerte aquella que Dios haya determinado para cada uno de nosotros. I conformarnos con el momento que Dios establezca. Sabemos que vivimos peregrinos y con el peligro de apartarnos de Dios. Por esos los santos han suspirado por el encuentro esperado cuanto antes con Él. “Que muero porque no muero”.

            No desear el encuentro definitivo, es signo de poco amor a Dios. El que ama desea la presencia del amado. Por eso los santos supieron impacientarse por ver a su Señor, y esto es a través de la muerte. David se interrogaba. “¿Cuándo podré ir a ver el rostro de Dios?”. (Sal 42.3). San Pablo les dice  a los Filipenses. “Tengo deseo de verme libre de las ataduras de este cuerpo y estar con Cristo”. (Fil 1.23). Así acaban todas las almas enamoradas del Señor. Se lee en los diálogos de San Gregorio que, habiendo condenado los vándalos a un sacerdote a morir, le preguntaron que clase de muerte prefría: el sacerdote condenado dijo; “estoy en las manos de Dios, dispuesto a sufrir la muerte que Él quiera darme a través de vosotros; esta es la que escojo y no otra”.

3º SU ORACIÓN: Concédenos, Señor, que nuestras oraciones nos sirvan de alegría y ayuda, para que, al celebrar la fiesta anual de los santos mártires beatos Manuel Ruiz y compañeros, imitemos su constancia en la fe. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

11 de julio

SAN BENITO de NURSIA

1º SU VIDA: Nació en el poblado de Sabino, en Nursia, en la Umbría, por el año 480. Con grandes dotes intelectuales, fue enviado a Roma para estudiar. Allí estuvo cierto tiempo. Hasta los doce años que fue a vivir, aún con su ama de leche, al pueblo de Enfide.

            Vida de ermitaño, de recogimiento en Subiaco. Sentía deseos de esto y vivió durante tres años.  Era una cueva rocosa. Fue muy tentado por el demonio, pero él castigando su cuerpo en una zarza de espinas vence las tentaciones. El dolor físico apartó la tentación del diablo, y eso le valió el no volver a ser tentado de lujuria para el resto de su vida.

Es elegido abad de un monasterio cercano. Estaba bastante decadente de su primitivo fervor. Al morir su abad, los monjes escogieron a Benito en su lugar. Se negaba, pero por fin termino aceptando. Pero los monjes no pudieron soportar por mucho tiempo tantas correcciones para llevarlos al fervor primero del monasterio. Deciden envenenarlo con una copa de vino. El santo, hizo la señal de la cruz sobre el vino antes de beber, y la copa se rompió. Benito volvió entonces a su la soledad de Subiaco.

Su fama seguía extendiéndose fuera de la cueva. Acudían a pedirle consejo personas de toda condición. Algunos hombres importantes de la época, le encomendaron a sus hijos partos que les formara. De estos algunos están en los altares. Era formador de santos. Enseguida, doce conventos se situaron alrededor de la cueva de Subiaco, y le tenían al santo, como el supervisor de ellos.

Fundador del monasterio de Monte Cassino. Se llevo consigo a algunos discípulos. Y en la región de Monte Cassino, donde quedaban las ruinas de una ciudad. San Benito plantó una cruz y comenzó la construcción del monasterio que tanto bien hizo a la Iglesia y al mundo de aquel tiempo. Escribe la Regla benedictina. Exigente y moderada a la vez, en la que se combinan con mucha prudencia y sabiduría las alabanzas a Dios con el trabajo manual: el famoso lema “Ora et labora”. Reza y Trabaja. El abad representa a Cristo en la comunidad. Será paternal, muy atento con los enfermos. Se recibirá a los huéspedes como al mismo Cristo.

 

Al cielo a recibir la merecida corona. Hizo muchos milagros que lo han hecho célebre; mas el mayor de los prodigios fue el establecer su orden, que ha dado un  gran número de santos a la Iglesia. Hacia la mitad del siglo VI. San Benito falleció el 21 de marzo del año 543, hacia la mitad del siglo VI.  

2º SU MENSAJE: La síntesis de la Regla es la frase "Ora et labora" (reza y trabaja), es decir, la vida del monje ha de ser de contemplación y de acción, como nos enseña el Evangelio. Y también la del cristiano de a pie.

            Toda actividad puede convertirse en oración: Tocamos uno de los puntos fundamentales de la vida religiosa y de la vida cristiana también, la unión entre la religión y la vida, entre la oración y el trabajo, tan de actualidad, y tan necesaria en este mundo que ha ido expulsando a Dios de todas sus actividades. Es la gran verdad que proclamó el Evangelio y San Pablo, la que la Iglesia llevo a su esplendida realidad en otros tiempos antiguos, y que los tiempos modernos ha destruido. Reza y trabaja.

            Resume la vida espiritual del monje en la oración y el trabajo “Ora et labora” reza y trabaja. Toda la tradición de la vida religiosa está conforme en afirmar que cuando estos dos medios de santificación han estado más florecientes, es cuando más frutos copiosos de santidad se han producido en los conventos y en los hogares cristianos. Lo repite de San Pablo: “Ora laborando” esto es, convierte tu trabajo, tu vida entera en oración, y “labora orando”, haz que tu oración sea un trabajo por Dios, un esfuerzo para buscarle y agradarle. “Ya comáis, ya bebáis, ya hagáis cualquier cosa, hacedlo todo por gloria de Dios”. (1ª Cor 10,13).

En El Divino impaciente. Antes de salir para las Indias Francisco Javier, el Padre Ignacio de Loyola le aconsejaba con estos versos.

Ni el rezo estorba al trabajo

                                   ni el trabajo estorba al rezo.

                                   Trenzando juncos y mimbres,

                                   se puede labrar a un tiempo.

                                   Para la tierra un cestillo,

                                   y un rosario para el cielo.

Es indiferente que se trate de una labor intelectual o del trabajo de la cocina. Lo único que importa es el cumplimiento de lo que Dios quiere que hagamos. Santo Tomas de Aquino se santifico escribiendo sus magistrales tratados de teología, y su hermano de hábito, San Martín de Porres, barriendo los claustros del convento. Seria temerario el querer averiguar cual de las dos santidades fue mayor.

 

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que hiciste del abad san Benito un esclarecido maestro en la escuela del divino servicio, concédenos, por su intercesión, que, prefiriendo tu amor a todas las cosas, avancemos por la senda de tus manda­mientos con libertad de corazón. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

12 de julio

SAN JUAN GUALBERTO

1º SU VIDA: Nació en Florencia, de familia muy rica y su único hermano fue asesinado. Era heredero de una gran fortuna y además su padre deseaba que ocupara altos puestos en el gobierno, poro fue militar.

Por amor a Cristo, te perdono. Un Viernes Santo iba este santo por un camino rodeado de militares amigos suyos, y de pronto se encontró en un callejón al que había asesinado a su hermano. El asesino no tenía a donde huir, y Juan decidió matarlo allí mismo. Este se arrodilló, puso sus brazos en cruz y le dijo: "Juan, hoy es Viernes Santo. Por Cristo que murió por nosotros en la cruz, perdóname la vida". Al ver Juan aquellos brazos en cruz, se acordó de Cristo crucificado. Se bajó de su caballo y abrazando a su enemigo y le dijo: "Por amor a Cristo, te perdono".

 

Monje benedictino. Desde aquel acontecimiento sucedido en su vida, le cambió por completo. El seño por este acto heroico de haber perdonado, le concedió la vocación, y Juan dejó sus uniformes militares y sus armas y se fue al convento de los monjes benedictinos de su ciudad a pedir que lo admitieran como religioso. Su padre se opuso totalmente y exigió al superior del convento que le devolvieran a Juan inmediatamente. Cuando su padre vio al militar convertido en monje se echó a llorar, le dio su bendición y se retiró.

No soporto la injusticia. En aquellos tiempos, el peor defecto que había en la Iglesia era la Simonía, algunos compraban los altos cargos, y llegaban a dirigir la Iglesia algunos hombres indignos. En el convento de Florencia, donde estaba Juan, se murió el superior, uno de los monjes fue con el obispo y con dinero hizo que lo nombraran superior a él. También el obispo había comprado su cargo. Juan no pudo soportar esta indignidad y se retiró del convento con otros monjes. Más tarde logró que los destituyeran.

Fundador de varios monasterios. Se fue a un sitio muy apartado y silencioso, llamado Valleumbroso y allá fundó un monasterio de mojes benedictinos que se propusieron cumplir exactamente todo lo que San Benito había recomendado a sus monjes. El monasterio llegó a ser muy famoso y le llegaron vocaciones de todas partes. Con los mejores religiosos de su nuevo convento fue fundando varios monasterios más y así logró difundir por muchas partes de Italia las buenas costumbres. Las gentes sentían gran veneración por él. Logro que muchas personas abandonaran sus vicios y se convirtieran y que muchos sacerdotes empezara a llevar una vida santa. Murió el 12 de julio de 1073, dejando muchos religiosos que trataban de imitarlo en sus virtudes y llegaron a gran santidad.

2º SU MENSAJE: Con la anécdota de su vida, el perdón al asesino de su hermano, nos da un mensaje magistral, Si tienes un rencor escondido, sácalo hoy de tu corazón y tíralo lejos, perdonando en nombre de Jesucristo, que nos perdona todos nuestros pecados. Nunca debemos guardar rencor.

Es necesario perdonar para ser perdonados. Ya en el Antiguo Testamento Dios nos había dejado claro que para ser perdonados debíamos perdonar: El que se venga, sufrirá venganza del Señor, que cuenta exacta llevará de sus pecados. Perdona a tu prójimo el agravio, y, en cuanto lo pidas, te serán perdonados tus pecados. Hombre que a hombre guarda ira, ¿cómo del Señor espera curación? De un hombre como él piedad no tiene, ¡y pide perdón por sus propios pecados! El, que sólo es carne, guarda rencor, ¿quién obtendrá el perdón de sus pecados? deja ya de odiar, recuerda la corrupción y la muerte. Recuerda los mandamientos, y no tengas rencor a tu prójimo, recuerda la alianza del Altísimo, y pasa por alto la ofensa.” (Ecle 28,1-7)

 

Y luego Jesús lo confirmó: Ante la pregunta, de cuantas veces; “Pedro se acercó entonces y le dijo: Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces? Dícele Jesús: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”. (       ).

 

Jesucristo lo advirtió:Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”. (Mt 6.14-5) Si por alguna razón nos enojamos con nuestro prójimo, nuestro enojo no debe durar todo el día, y que el arreglo de nuestras diferencias debe darse el mismo día, antes de que pase al noche, ya que si permitimos que el enojo se convierta en ira o rencor, caemos en pecado. Si dejamos que nuestro corazón se llene de rencor u odio contra alguien, el Espíritu Santo no puede habitar en nosotros, y no podemos esperar que Dios nos perdone, si nosotros, no perdonamos a quien nos han ofendido.

 

¿Por qué debes perdonar? Porque la falta de perdón es una de las principales causas del estancamiento en nuestra vida cristiana, en nuestro avance en la vida espiritual. Es probable que hayamos aprendido a vencer la tentación con ayuda del Señor; aún así sentimos que nuestro avance es lento. Nos preguntamos, ¿qué ocurre? ¡Debes perdonar!

 

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que otorgaste a san Juan Gualberto la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de vivir fielmente nuestra vocación, para que así tendamos a la perfección que tú nos has propuesto en la persona de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

_________________________

13 de julio

SAN ENRIQUE

1º SU VIDA: Nació en Baviera el año 973; sucedió a su padre en el gobierno del ducado y, más tarde, fue elegido emperador. Se distinguió por su interés en la reforma de la vida de la Iglesia y en promover la actividad misionera. Fundó varios obispados y dotó monasterios. Proveía a la paz y tranquilidad de la Iglesia

 

Dos coronas, la de rey y la de gloria. Después de haber sido consagrado rey, no contento con las preocupaciones del gobierno temporal, quiere llegar a conseguir la corona de la inmortalidad, se propuso también trabajar en favor del Rey de los cielos, a quien servir es reinar. Para ello, se dedicó con mucho esmero al engran­decimiento del culto divino y comenzó a dotar y embellecer en gran manera las iglesias. Creó en su territorio el obispado de Bamberg, dedicado a los príncipes de los apóstoles, Pedro y Pablo, y al mártir san Jorge, y lo sometió con una jurisdicción especial a la Iglesia romana. Se distinguió por su interés en la reforma de la vida de la Iglesia y en promover la actividad misionera.

 

Padre de los pobres y amigo del pueblo. Pocas veces nos hemos encontrado a gobernantes que hayan tenido una forma tan extraordinaria del cariño de su pueblo, como San Enrique. Un día, a un empleado que le aconsejaba tratar con crueldad a los revoltosos, le respondió: "Dios no me dio autoridad para hacer sufrir a la gente, sino para tratar de hacer el mayor bien posible." Fue un verdadero padre para sus súbditos, en especial aquellos más débiles y necesitados. La fama de su bondad corrió pronto por toda Alemania e Italia, ganándose la simpatía general.

Ayuda al Papa. A extinguir el cisma del antipapa Gregorio y mantener el prestigio de Benedicto VIII. Defiende los derechos de la Iglesia, influye en la conversión de San Esteban de Hungría, que se casó con una hermana suya.Mantiene una estrecha amistad con el abad de Cluny, Odilón. Juntos trabajan en la reforma eclesiástica. El año 1007 convoca, un Concilio general en Francfort. Acuden los numerosos obispos del Imperio, que dictan severas normas disciplinarias, quitando de sus sedes a prelados y abades indignos, restituyendo la disciplina y la observancia regular. Trabajó también mucho por la paz y por la extensión del evangelio.

Llamado con razón el Piadoso. Al final de su vida, Enrique, se retira al monasterio de Vanne. El abad Ricardo le ordena volver al trono. Pero poco después, el 13 de julio del año 1024, recibía la corona de la gloria en el castillo de Grona, y fue canonizado por el papa Eugenio III el año 1146.

2º SU MENSAJE: Pasa a la historia de la Iglesia, como un monarca que la ayudo a extenderse, la defendió, la dio paz y tranquilidad. Podemos decir que el santo entendió a la Iglesia como madre y por ello correspondió con ella como buen hijo agradecido. Un mensaje bien importante para todos.

            Decía, refiriéndose a esto San Cipriano: <<Nadie puede tener a Dios por Padre, si no tiene a la Iglesia como Madre>>. La fidelidad y el amor a Cristo no pueden separarse de la fidelidad y el amor a la Iglesia.

La Iglesia es madre, nos cuida y acompaña siempre. Nosotros los bautizados somos hijos de la Iglesia. Todos los santos han tenido un amor muy grande hacia la Iglesia, dándose bien cuenta de sus deficiencias y miserias, pero amándola, por que es madre, y siempre nos cuida y acompaña.

            Nos recibe y acoge al nacer, con el Bautismo, nos hace hijos de Dios y miembros de la Iglesia.

            Nos cura a lo largo de nuestra vida, perdonándonos los pecados cometidos, que dejan heridas, y nos da la tranquilidad de conciencia que podemos haber perdido.

            Nos alimenta con el pan de la Eucaristía, para poder sobrellevar este camino de la vida, a veces tan largo y tan duro.

Nos bendice y nos consagra, en el momento en el que elegimos una vocación concreta, el sacerdocio, la vida religiosa, el matrimonio, etc.

Nos forma y adoctrina con la  palabra de Dios, que es viva y eficaz, y con su Tradición y Magisterio tan abundante.

Nos alivia en los dolores y enfermedades, nos visita en nuestras casas, en los hospitales y residencias, nos unge con el Santo Óleo, ayudándonos a bien morir.

Nos despide al final de la vida con las Exequias, dando cristiana sepultura a nuestro cuerpo hasta que vuelva el Señor.

Nos sigue ayudando después de muertos con sus oraciones por los vivos y difuntos, con los sufragios para la purificación de nuestras almas, para que podamos llegar al cielo la patria definitiva, con Dios, la Virgen, los Santos, y nuestros seres queridos que allí gozan del premio prometido.

Santa Teresa de Jesús. No se cansaba de dar gracias a Dios porque le había hecho hija de la Iglesia y moría en ella. Repetía muchas veces: <<En fin, Señor, soy hija de la Iglesia>>.

 

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que has llevado a san Enrique, movido por la generosidad de tu gracia, a la contemplación de las cosas eternas desde las preocupaciones del gobierno tem­poral, concédenos, por sus ruegos, caminar hacia ti con sencillez de corazón en medio de las vicisitudes de este mundo. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

14 de julio

SAN CAMILO de LELIS

1º SU VIDA: Nació el 25 de mayo de 1550 en Buquiánico, un pequeño pueblo del Este de Italia, de la diócesis de Quieti, en la región de los Abruzos, entonces perteneciente al reino de Nápoles, de la corona española. Primero se dedicó a la vida militar, como su padre. Muerto su padre, Camilo aquejado de una llaga en la pierna fue a curarse a Roma al Hospital de Santiago de los Incurables, y trabajó al cuidado de los enfermos.         

En el hospital encontró su vocación. Los hospitales de la época empleaban a personas sin dedicación hacia los enfermos. Esto llevó a Camilo a fundar una asociación de personas deseosas de consagrarse, por caridad, al cuidado de los enfermos, y fundó una sociedad destinada a la erección de hospitales y al servi­cio de los enfermos. Se les conoce popularmente como "Camilos". En 1591 San Gregorio XIV elevó la congregación a la categoría de orden religiosa. Pasado el tiempo, y termina­ndo sus estudios, fue ordenado sacerdote, habiendo consultado a su director espiritual, san Felipe Neri.

Muy familiarizado con la caridad. Raíz y complemento de todas las virtudes, con la que Camilo estaba familiarizado más que con ninguna otra. No sólo para con Dios, sino también para con el prójimo, en especial para con los enfermos; y esto en tal grado que la sola vista de los enfermos bastaba para enternecer y derretir su corazón y para hacerle olvidar completamente todas las delicias, deleites y afectos mundanos. Cuando servía a algún enfermo, lo hacía con un amor y compasión tan grandes que parecía como si en ello tuviera que agotar y consumir todas sus fuerzas. De buena gana hubiera tomado sobre sí todos los males y dolencias de los enfermos con tal de aliviar sus sufrimientos o curar sus enfermedades.

 

Maestro de amor con sus hermanos. Deseoso de inflamar a sus hermanos de religión en esta virtud, la primera de todas, acostumbraba inculcarles aquellas dulcísimas palabras de Jesucristo: “Estuve enfermo, y me visitasteis”. Estas palabras parecía tenerlas realmente esculpidas en su corazón: La caridad de Camilo era tan grande y tan amplia que tenían cabida en sus entrañas de piedad y benevolencia no sólo los enfermos y moribundos, sino toda clase de pobres y desventurados.

Agotado de tantos trabajos. En 1607, San Camilo renunció a la dirección de su orden pero asistió al capítulo de su orden en 1613. Murió en Roma el 14 de julio de 1614, a los 64 años de edad, Fue canonizado en 1746. El Papa León XIII le proclamó patrono de los enfermos junto con San Juan de Dios, Pío XI lo nombró patrono de los enfermos y de sus asociaciones.

2º SU MENSAJE: Descubría en los enfermos la persona de Cristo con una viveza tal, que muchas veces, mientras les daba de comer se imaginaba que eran el mismo Cristo en persona y les pedía su gracia y el perdón de los pecados. Estaba ante ellos con un respeto tan grande como si real y verdaderamente estuviera en presencia del Señor. Servir a Cristo en los enfermos. Este fue siempre su carisma.

“Lo que hicisteis a uno de estos mis hermanos menores a mí me lo hicisteis”. (Mt 25,40). Con esta frase del Evangelio en el corazón vivió san Camilo su trabajo con los enfermos, viendo en ellos al mismo Jesucristo enfermo. Afirmaba el Papa Pablo VI <<El cuerpo humano es sagrado. Si la divinidad habita en él; es más: cuando la gracia santifica al hombre, su cuerpo no es solo instrumento del alma y su órgano; es también el templo misterioso del Espíritu Santo>> “El amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones, por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado”. (Rom 5,5). “No olvidéis que vosotros sois los templos de Dios y que el Espíritu Santo habita en vosotros”, dice Pablo (1Cor 3,16). Su compasión hacia todos los que sufren llega hasta identificarse con ellos: “Estuve enfermo y me visitasteis” (Mt 25,36).     

¡Más corazón en esas manos, hermanos! Era una expresión suya, que repetía a los que en el trato con el Señor en los enfermos eran un poco fríos. Y les animaba a tratarles como una madre a sus hijos. <<En primer lugar, cada uno pida al Señor que le conceda un amor como de madre hacia su prójimo para que pueda servirle con perfecta caridad tanto en lo espiritual como en lo corporal, ya que deseamos con la gracia de Dios servir a todos los enfermos con aquel amor que tiene una cariñosa madre cuando atiende a su único hijo enfermo>>. Solo las madres saben cuidar con el amor que Dios puso en ellas con sus hijos. Y sí, lo quería san Camilo para sus hermanos.

En sus ropas veía las ropas de Jesucristo.Recogía a los apestados y andrajosos por las calles de Roma. Se dolía de ver así aquellos cuerpos como verdaderos y sagrados miembros de Cristo. Les trataba como si fueran príncipes. Les cubría con su manto. El cuidado al enfermo, lo comparaba con un acto litúrgico. A veces quince sastres trabajaban para sus pobres. Y les decía: <<No cosían ropas, sino ornamentos sagrados>>.Luego, el enfermo es algo sagrado, es un templo donde habita Dios. Donde habita Dios, siempre es sagrado. Los enfermos deben de ser considerados tesoros de gran valor

 

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que has enaltecido a san Camilo de Lelis con el carisma singular del amor a los enfermos, infunde en nosotros, por su intercesión, el espíritu de tu caridad, para que, sirviéndote en nuestros hermanos, podamos llegar seguros a ti en la hora de la muerte. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

15 de julio

SAN BUENAVENTURA

1º SU VIDA: nació el 1227 en Bagnorea, aldea de la Toscana. sus padres fueron Juan Fidanza y María Ritella. Después de tomar el hábito en la orden seráfica, estudió en la Universidad de París, bajo la dirección del maestro inglés Alejandro de Hales. De 1248 a 1257, enseñó en esta universidad teología y Sagrada Escritura. Tenía una clarividencia y un juicio muy equilibrado, que le permitía ir al fondo de las cuestiones y dejar de lado lo superfluo para discernir lo esencial y poner al descubierto las opiniones erróneas. Escribió, la Vida de San Francisco.

De la escuela de san Agustín. Buenaventura, como antes San Anselmo, pertenece a la escuela agustiniana. Durante los años que pasó en París, compuso una de sus obras más conocidas, el "Comentario sobre las Sentencias de Pedro Lombardo", que constituye una verdadera suma de teología escolástica. Para San Buenaventura, la unión del alma con Dios es el término de toda ciencia, y esto se verifica por el amor.

El demonio le quiere desviar. Tiene una temporada con escrúpulos peligrosos. Él no veía en si mismo nada más que faltas y miserias y por eso considerar pecado lo que no es pecado. Y creyéndose un gran pecador indigno, empezó a dejar de comulgar. Afortunadamente Dios le concedió un una gracia especial, y observó en visión que Jesucristo en la Santa Hostia se venía desde el copón en el cual el sacerdote estaba repartiendo la Sagrada Comunión, y llegaba hasta sus labios. Con esto reconoció que, el enemigo lo que quería, era que dejase de comulgar, que era una equivocación.

General de los franciscanos y cardenal. A los 35 años es elegido Ministro General de los Franciscanos. Con suavidad y energía gobierna a los hermanos. Gregorio X lo hace cardenal y obispo de Ostia. El 1273. Santo Tomás y san Buenaventura se dirige a Lyón para participar en el XIV Concilio Ecuménico. Santo Tomás muere en el camino. San Buenaventura lleva el la responsabilidad del trato con los orientales. Con sabiduría y dulzura consigue que firmen su unión con la Iglesia de Occidente.

El Seráfico Doctor sube al cielo. Murió durante las celebraciones, la noche del 14 al 15 de julio. Inocencio V, predicó el panegírico de San Buenaventura y dijo en él: "Cuantos conocieron a Buenaventura le respetaron y le amaron. Bastaba simplemente con oírle predicar para sentirse movido a tomarle por consejero, porque era un hombre afable, cortés, humilde, cariñoso, compasivo, prudente, casto y adornado de todas las virtudes." Fue canonizado en 1482 y declarado Doctor de la Iglesia en 1588.

2º SU MENSAJE: Para él y para muchos santos, la ciencia debe servir para hacernos mejores y conducir al amor. Por eso sus opiniones tienden siempre a despertar la piedad, la idea de Dios y resaltar la vanidad de las cosas creadas. La ciencia debe de llevar a Dios. Todos los seres humanos, lo sepan o no, buscan a Dios porque “en el vivimos, nos movemos y existimos”. (Hech. 17).

Dios se vale de guiarnos a cada uno hacia Él, para poderlo seguir con facilidad. Aunque no hayamos estudiado, nos lo pone fácil.

A los pastores les guió a través de un ángel que hablaba la lengua que ellos con facilidad pudieron comprender, para llevarlos al Niño Jesús.

A otros hombres les guió a través de lo que mejor podían entender, de la ciencia que estudiaban.

A los Magos a través de la estrella, fenómeno astrológico de lo que ellos estudiaba y conocían. Hoy son santos.

A san Blas, que era medico Dios le hablo para guiar su vida a través de los enfermos que curaba, aprendiendo a ver a Jesucristo en aquellos que curaba. Hoy es santo. Los enfermos le llevaron a Dios.

A san Alfonso María de Ligorio, que era abogado, fue en un juicio perdido a través del que Dios le hablo, e hizo que siguiera esa llamada de Dios a la vida consagrada. Hoy es santo. Porque el fracaso le llevo a Dios.

A san Francisco de Borja, Duque de Gandia, fue ante el cadáver de la Emperatriz, bellísima, allí, Dios le hizo ver la caducidad de las cosas terrena y se consagro a las cosas de Dios. Le llevo a Dios la muerte.

A san Ignacio de Loyola, militar, a través de un accidente y en su convalecencia leyó muchos libros piadosos, y Dios le guió por otros caminos, siendo el fundador necesitado en esos  momentos en la Iglesia. Y así tantos y tantos. Hoy es santo. Porque esa lectura le llevo a Dios.

            A santa Micaela visitando tantos sagrarios abandonados y el hospital de San Juan de Dios con tanta necesidad para muchas chicas que allí estaban huérfanas. Y ellas la llevaron a Dios.

A Carol Wojtila, siendo estudiante en la universidad entró un miércoles santo en la iglesia, mientras se cantaba el oficio en latín y sintió entonces la llamada de Dios al sacerdocio. Llegando a ser Juan Pablo II.

            A nosotros también en algún momento de nuestra vida, aunque nos cueste verlo, Dios nos guía a través de personas o acontecimientos, (muertes, enfermedades, alegrías, a través de sermones, libros, etc.) Especialmente a través de la Palabra de Dios, la Doctrina de la Iglesia, y sobre todo por medio de María.

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso, concede a cuantos hoy celebramos la fiesta de tu obispo san Buenaventura la gracia de aprovechar su admirable doctrina e imitar los ejemplos de su ardiente caridad. Por nuestro Señor Jesucristo.