Autor: Eliseo García Rubio

___________________

1 de diciembre

BEATO CARLOS de FOUCAULD.

1º Su vida: Nace en Estrasburgo (Francia) el 15 de septiembre de 1858. En una familia de la aristocracia, Huérfano a los seis años, su hermana y él son criados por su abuelo. Estudió con los jesuitas en Nancy y Paris (1872-1875).

 

Entro en la academia militar. El año 1876 fue a estudiar para oficial. En 1880 fue enviado a Setif, Argelia. En 1881 fue despedido por mala conducta. Se fue a Evian, Francia. Dos meses mas tarde, durante la revuelta de Bon Mama en Oran del Sur, Charles se re-enlista y lucha durante los ocho meses de la revuelta. Después renunció a su puesto para estudiar árabe y hebreo por 15 meses.

Por el desierto de Marruecos.Emprendió, una expedición por el desierto de Marruecos, en 1883, disfrazado de judío y corriendo un gran peligro, hizo mapas de los oasis del país y recibió la medalla de oro de la Sociedad Francesa de Geografía. Exploró Argelia y Túnez desde septiembre del 1885 hasta enero del 1886, cuando regresó a París para trabajar en su libro sobre Marruecos, que se publicó en 1888.

Dios le tocó el corazón.En 1886 tuvo una profunda experiencia de conversión. La vida entre los del Islam le hizo pensar. Esta gente se toma muy en serio su religión. El, había vivido derrochando dinero y aventurando. Comenzó a rezar: "Señor, si existes, que yo te conozca". Cuando explicó al Padre Huvelin que no era creyente, el sacerdote le ordenó confesarse. Obedeció y salió del confesionario un hombre nuevo. "Tan pronto como creí que había un Dios, comprendí que no podía hacer otra cosa sino vivir para El; mi vocación religiosa es del mismo momento que mi fe: Dios es tan grande"

 

Eligio una vida muy sencilla.Desde ese momento dormía en el suelo y oraba diariamente durante muchas horas. El 16 de enero de 1890 entró como monje trapense. Lo envían a estudiar a Roma en Octubre, 1896. Pero tres meses más tarde salió de los trapenses.

Se prepara para el sacerdocio.Fue ordenado en Viviers el 9 de junio de 1901. A fines de ese año se fue a vivir cerca de Marruecos, para establecer una orden para evangelizar. En 1902 compro esclavos para liberarlos. Tradujo los Evangelios al lenguaje al taureg y en noviembre, finalmente se estableció en el corazón del desierto del Sahara. En marzo del 1909 logró fundar la Unión de Hermanos y Hermanas del Sagrado Corazón para evangelizar las colonias francesas de África. El 1 de diciembre de 1916, a la edad de 58 años, muere por un disparo de fusil en una revuelta anti-francesa. Beatificado por Juan Pablo II 13 de noviembre, 2005.

2º Su mensaje: En algunos de sus sencillos escritos en la soledad del desierto, nos deja el testimonio de este hombre que nos dice: “Tan pronto como creí que había un Dios, comprendí que no podía hacer otra cosa sino vivir para El; mi vocación religiosa es del mismo momento que mi fe: Dios es tan grande". Lo leemos en algunos de sus textos espirituales.

 

1º Dar fruto a su debido tiempo: Dichoso el hombre que medita la Ley día y noche. Será como un árbol plantado cerca de la corriente, que da fruto a su debido tiempo. Dios mío, Tú me dices que seré dichoso, dichoso con la verdadera felicidad, dichoso el último día; que, a pesar de ser tan miserable, soy como una palmera plantada al borde de las aguas vivas, de las aguas vivas de la voluntad divina, del amor divino, de la gracia y que daré fruto a su debido tiempo. Dígnate consolarme, me siento sin fruto, me siento sin obras buenas, me digo: me convertí hace once años, y ¿qué he hecho? ¿Cuáles son las obras de los santos y cuáles las mías? Veo mis manos totalmente vacías de bien.Te dignas consolarme: "Tú darás fruto a su debido tiempo", me dices. ¿Cuál es ese tiempo? El tiempo de todos es la hora del juicio: me permitirás que si persisto en la buena voluntad y la lucha, a pesar de verme tan pobre, daré frutos en la última hora.(Meditaciones sobre el Salmo1)

 

2º La Cruz: Él, que escogió la Cruz para sí, la concede a todos los que le aman. Él, su Iglesia, las almas fieles, deben tener el mismo destino; los esposos deben seguir la suerte del esposo; los miembros compartir la vida de la cabeza. Si sufrimos con Él, reinaremos con Él. Él elige para cada uno la clase de sufrimientos que considera más propios a su santificación, y a menudo la cruz que Él impone es aquella que - aceptando todas las demás - se habría rechazado, si se hubiera atrevido. La que Él concede es la que menos se entiende...Es la que entre todas, desgarra más. Él comprende. Él, sabe lo que necesitamos,...Como pastor, nos dirige hacia pastos amargos que Él sabe son buenos para nosotros. Somos pobres ovejas, y estamos tan ciegas. (Obras espirituales.138)

 

Oración de abandono: Padre, en tus manos me pongo. Haz de mi lo que quieras. Por todo lo que hagas de mi, te doy gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal de que tu voluntad se haga en mí y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Dios mío. Pongo mi alma entre tus manos, te la doy, Dios mío, con todo el ardor de mi corazón porque te amo, y es para mi una necesidad de amor el darme, el entregarme entre tus manos sin medida, con infinita confianza, porque Tú eres mi Padre. Amén.

 

3º Su oración: sin tu gracia; por eso te pedimos que, mediante la intercesión del beato Charles de Foucauld, nos ayudes a vivir de tal forma en el mundo, que nunca nos veamos privados de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

2 de diciembre

BEATA MARÍA ÁNGELA ASTORCH

1º Su vida: Nació e El 1 de septiembre de 1592 en Barcelona, en el seno de una acomodada familia, siendo la menor de cuatro hermanos. Sus padres Cristóbal e Isabel Astorch. Su madre murió en 1593, cuando la pequeña contaba con diez meses. Se la confiaron a una nodriza en el pueblo de Sarriá, que la quería como a su verdadera hija.

          Ingreso en el monasterio para ser Capuchina. A los 11 años, ingresó en el monasterio de Santa Margarita de Barcelona, fundado por Madre Ángela Serafina Prat. A pesar de ser una niña muy madura, tuvo que esperar el tiempo estipulado para comenzar el noviciado. Después de una dificultades con la maestra de novicias, fue nombrada para este cargo Isabel Astorch, su hermana. Y felizmente hizo la profesión el 8 de septiembre de 1609.

Floreciente foco para otras fundaciones.El Monasterio de Santa Margarita se convirtió en un floreciente foco de fundaciones: Gerona, Valencia, Mataró, Manresa, Zaragoza, donde Maria Ángela sus años en Zaragoza ejerció el cargo de maestra de novicias y abadesa. En esta época también escribió pequeñas obras espiritual. Uno de sus mayores logros fue conseguir en 1627 la aprobación de Urbano VIII de las Constituciones por las que se regirá la vida de las Capuchinas de Zaragoza y los monasterios derivados durante tres siglos. Tambien destaco en la atención a cuantos se acercaran al monasterio pidiendo consejo o consuelo. Tambien fundo en Murcia. Allí volvió a ejercer nuevamente los cargos de maestra de novicias y abadesa.

La mística del Breviario. Desde niña leía perfectamente el latín y vivía una espiritualidad litúrgica, escriturística y patrística, por la que Juan Pablo II la llamó en su beatificación “la mística del Breviario” El breviario; la sagrada Escritura le ofrecía las expresiones más adecuadas para sus sentimientos íntimos, brotados bajo la acción de la luz contemplativa. Su piedad era eminentemente litúrgica.

          Muere sin facultades mentales.Dejó de escribir con el pensamiento de su próxima muerte. Fue perdiendo sus facultades hasta acabar como una niña, en estado infantil. El 21 de noviembre de 1665 sufrió una hemiplejia recobrando plenamente sus facultades mentales. Murió el 2 de diciembre de ese mismo año después de recibir los sacramentos. La ciudad de Murcia se volcó en su entierro, porque todo el pueblo tenía gran estima. Se le dio sepultura en el coro bajo del convento. Apenas transcurridos dos años después de la muerte, fue iniciado el proceso de beatificación. El 23 de mayo de 1982 Juan Pablo II la beatifica en la Plaza de San Pedro.

2º Su mensaje:Su progreso espiritual se ha conservado en los Relatos Autobiográficos y en las Cuentas de Espíritu. Siendo joven formadora, le hizo su confesor, el canónigo Gil, la ficha de su temperamento: «Natural vivo, vehemente y muy sutil». Y le dio como programa espiritualizar el natural, sin cohibirlo ni ignorarlo. Gracias al mandato del que fue su confesor desde 1641, don Alejo de Boxadós, poseemos el autorretrato moral más acabado que cabe desear. De él tomamos algunos rasgos:

1. Señor: mi natural es colérico, flemático, amoroso, agradecido y correspondiente,y tan fiel, que pasaré por cualquier cosa por guardar ley a quien de mí hiciera confianza.

2. También tengo aversión a personas cautelosas y de segundas intenciones, y de las que hacen demostraciones de que pasan grandes cosas interiores, ora sean gracias de Dios ora sean trabajos...

3. Curiosa en extremo..., siempre tengo de ir aseada en mi aseo y aliño como una señora en el suyo.

4. Tengo el entendimiento muy discursivo en cosas de pena, y esto es uno de los mayores impedimentos que me perturban y desasosiegan la quietud interior.

5. Quiero, y apetece mi natural ser querido,pero, no para ser blanco de voluntades, si bien siento mucho el desamor e ingratitud, sino para mayor unión y hacer efecto en los corazones.

6. Soy enemiga muchísimo de tratar con personas de un ordinario saber, y presuntuosas.Y es mi pasión tratar con las de buen sentir así en cosas corporales como espirituales y, para lo que toca a mi espíritu, doctas, graves y santas.

Entre las limitaciones humanas, que ella reconoce «He tenido toda mi vida terrible pavor a los muertos». Otro reflejo de esa tendencia era su temor a la muerte. A todo ello hallaba remedio abriéndose a la Palabra de Dios, le devolvía la serenidad. Las hermanas que declararon en el proceso enumerar los rasgos positivos del retrato moral, insisten en su amor a la verdad por encima de toda hipocresía. Su semblante siempre alegre.

3º Su oración:Oh Dios, rico para con todos los que te invocan, que adornaste a la beata María Ángela, virgen, con el don de penetrar de modo inefable en el tesoro de tus riquezas mediante la diaria liturgia de alabanza; concédenos, por su intercesión, dirigir a ti de tal manera nuestras acciones, que seamos alabanza de tu gloria en Jesús, tu Hijo.

___________________

3 de diciembre

SAN FRANCISCO JAVIER

1º Su vida: Nació cerca de Pamplona en el castillo de Javier, en el año 1506. De familia que había sido rica, pero que a causa de las guerras había venido a menos. Desde muy joven tenía deseos de sobresalir y de triunfar en la vida, y era despierto y de excelentes cualidades para los estudios.

Se encuentra con san Ignacio.Fue enviado a estudiar a la Universidad de París, y allá se encontró con Ignacio de Loyola, se hicieron amigos y empezó a repetirle las frases de Jesucristo: "¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si se pierde a sí mismo?" Este pensamiento lo fue liberando de sus ambiciones mundanas y de sus deseos de orgullo y vanidad, y lo fue encaminando hacia la vida espiritual. La amistad con el santo de Loyola, le transformó por completo la vida al ambicioso Javier.

De los primeros de la Compañía de Jesús. Fue uno de los siete primeros religiosos con los que San Ignacio fundó a los Padres Jesuitas. Ordenado Sacerdote colaboró con San Ignacio y sus compañeros en enseñar catecismo y predicar en Roma y otras ciudades. El Papa pidió a San Ignacio que enviara algunos jesuitas a misionar en la India. Fueron destinados otros dos, pero la enfermedad les impidió marchar, y entonces Javier le dijo que se quisiera embarcar para tan remotas tierras.

Con él empezaron las misiones de los jesuitas. Recorrió la India, Japón y otras naciones. A pie, solamente con el libro de oraciones, como único equipaje, enseñando, atendiendo enfermos, obrando curaciones admirables, bautizando gentes por centenares y millares, aprendiendo idiomas extraños, parecía no sentir cansancio. Por las noches, después de pasar todo el día evangelizando y atendiendo a cuanta persona le pedía su ayuda, llegaba junto al altar y de rodillas encomendaba a Dios la salvación de esas almas que le había encomendado. Algunas noches no era capaz de levantar su mano derecha. Tan cansada estaba de tanto bautizar a los que se habían convertido con sus predicaciones. Desde 1510 Goa era una ciudad portuguesa en la India. Y allá puso su centro de evangelización. También misiono Japón y logró convertir bastantes japoneses.

Pronunciando el nombre de Jesús. Su anhelo era poder convertir a la gran nación china. Pero allá estaba prohibida la entrada a los blancos de Europa. Al fin consiguió que lo llevara a la isla desierta de San Cian, a 100 kilómetros de Hong Kong, pero allí lo dejaron abandonado, y se enfermó y consumido por la fiebre, murió el tres de diciembre de 1552, pronunciando el nombre de Jesús. Tenía sólo 46 años. Fue canonizado en 1622 (junto con Santa Teresa, San Ignacio, San Felipe y San Isidro, y san Felipe Neri).

2º Su mensaje: Desde las Indias, muchas cartas, varias iban dirigidas a san Ignacio. Gracias a ello, tenemos datos concretos de la misión pastoral que hizo el Santo. Leemos una de ellas. ¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio!

<<Venimos por lugares de cristianos que ahora habrá ocho años que se hicieron cristianos. En estos lugares no habitan portugueses, por ser la tierra muy estéril extrema y paupérrima. Los cristianos de estos lugares, por no haber quien les enseñe en nuestra fe, no saben más de ella que decir que son cristianos. No tienen quien les diga misa, ni menos quien los enseñe el Credo, Pater póster, Ave María, ni los mandamientos.

En estos lugares, cuando llegaba, bautizaba a todos los muchachos que no eran bautizados; de manera que bauticé una grande multitud de infantes que no sabían distinguir la mano derecha de la izquierda. Cuando lle­gaba en los lugares, no me dejaban los muchachos ni rezar mi Oficio, ni comer, ni dormir, sino que los enseña­se algunas oraciones. Entonces comencé a conocer por qué de los tales es el reino de los cielo.

Como tan santa petición no podía sino impíamente negarla, comenzando por la confesión del Padre, Hijo y Espíritu Santo, por el Credo, Pater noster, Ave María, así los enseñaba. Conocí en ellos grandes ingenios; y, si hu­biese quien los enseñase en la santa fe, tengo por muy cierto que serían buenos cristianos.

Muchos cristianos se dejan de hacer, en estas partes, por no haber personas que en tan pías y santas cosas se ocupen.Muchas veces me mueven pensamientos de ir a los estudios de esas partes, dando voces, como hombre que tiene perdido el juicio, y principalmente a la universi­dad de París, diciendo en Sorbona a los que tienen más le­tras que voluntad, para disponerse a fructificar con ellas: « ¡Cuántas ánimas dejan de ir a la gloria y van al infierno por la negligencia de ellos

Y así como van estudiando en letras, si estudiasen en la cuenta que Dios, nuestro Señor, les demandará de ellas, y del talento que les tiene dado, muchos de ellos se move­rían, tomando medios y ejercicios espirituales para cono­cer y sentir dentro de sus ánimas la voluntad divina, con­formándose más con ella que con sus propias afecciones, diciendo: Aquí estoy, Señor, ¿qué debo hacer? Envíame adonde quieras; y, si conviene, aun a los indios>>

3º Su oración: Señor y Dios nuestro, tú has querido que numerosas naciones llegaran al conocimiento de tu nombre por la predicación de san Francisco Javier; infúndenos su celo generoso por la propagación de la fe, y haz que tu Iglesia encuentre su gozo en evangelizar a todos los pueblos. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

4 de Diciembre

SAN JUAN DAMASCENO

1º Su vida: Nació en Damasco, en la segunda mitad del siglo VII, en el seno de una familia cristiana., aún joven asumió el cargo de responsable económico del califato. Sin embargo, muy pronto, insatisfecho de la vida de la corte, escogió la vocación monástica, entrando en el monasterio de San Sabas, situado cerca de Jerusalén. Fue ordenado sacerdote antes del 726 en Jerusalén, predicador de la iglesia del Santo Sepulcro.

Sabio y ascético. Sin alejarse nunca del monasterio, se dedicó con todas sus fuerzas a la ascesis y a la actividad literaria, aunque no desdeñó la actividad pastoral, de la que dan testimonio sobre todo sus numerosas Homilías. En Oriente se recuerdan de él sobre todo los tres Discursos contra quienes calumnian las imágenes santas, y estos discursos fueron también el motivo principal de su canonización por parte de los Padres ortodoxos convocados al segundo concilio de Nicea.

Es el último Padre de la Iglesia de Oriente. Es como un río abundante, en sus obras dejará de ello un continuo testimonio: la tradición y fidelidad al pasado, a los Padres y Magisterio de la Iglesia, y su amor y profundo conocimiento de las Sagradas Escrituras. Fue, además, uno de los primeros en distinguir, en el culto público y privado de los cristianos, entre la adoración y la veneración: la primera sólo puede dirigirse a Dios, sumamente espiritual; la segunda, en cambio, puede utilizar una imagen para dirigirse a aquel que es representado en esa imagen.

Testigo privilegiado del culto de las imágenes, que ha sido uno de los aspectos característicos de la teología y de la espiritualidad oriental hasta hoy. El año 726 el emperador de Bizancio León el Isáurico proclama una Bula de prohibición de las imágenes. Sin embargo, es una forma de culto que pertenece simplemente a la fe cristiana, a la fe en el Dios que se hizo carne y se hizo visible, pone también la veneración de las reliquias de los santos, basándose en la convicción de que los santos cristianos, al haber sido hechos partícipes de la resurrección de Cristo, no pueden ser considerados simplemente "muertos".

La Iglesia católica y la ortodoxa le consideran santo. Predicador y escritor, se le dio el título de Crisorroas, estero en que se apalea el oro, a causa de la triple riqueza esparcida en sus obras: la de la santidad, la del pensamiento y la del estilo. Inundado de un profundo amor a Jesucristo, el Santo mostró igualmente una tierna devoción por la Virgen María. En San Sabas, murió en a una edad avanzada a mediados del siglo VIII. El Papa León XIII lo proclamó doctor de la Iglesia universal en 1890.

2º Su mensaje: Su fama se debe principalmente a que él fue el primero que escribió defendiendo la veneración de las imágenes. Subrayando el papel de los textos de las Escrituras, San Juan Damasceno revaloriza el papel de los sentidos del hombre en la vida espiritual. Decía en sus escritos: "lo que es un libro para los que saben leer, es una imagen para los que no leen. Lo que se enseña con palabras al oído, lo enseña una imagen a los ojos. Las imágenes son el catecismo de los que no leen".

El culto a María o a los santos no es adoración porque no reconoce a estos como Creador, Salvador y Señor de todo. El culto a María o a los santos es de veneración. El primer mandamiento de la Ley exige la adoración exclusiva a Dios. El culto de adoración sólo puede ser dado a Dios, Jesús dijo: "Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto" (Lc.4, 8; Deut 6,4-5)

          El culto a las imágenes es muy conforme a la razón. Cuando el emperador de Constantinopla, León, imbuido en las ideas de los judíos y musulmanes contra lo que llamaban iconolatría, y se empeño en derribar las imágenes. El pueblo se levanto y el Papa Gregorio II le escribía. <<No adoramos piedras, ni paredes, ni cuadros, sino que por medio de ellos conmemoramos a aquellos santos cuyos nombres y semejanzas llevan, levantado así nuestro espíritu. Delante de una imagen del Salvador decimos. “Jesucristo, socórrenos y sálvanos” delante de una imagen de laVirgen.Santa María, ruega a tu Hijo por la salvación de nuestras almas”. Delante de la imagen de un mártir: “Ruega por nosotros”.

          Hay imágenes muy veneradas por haber hablado a los santos. Así, por ejemplo; Nuestra Señora del Buen Consejo, que hablo en Madrid a san Luís Gonzaga, para cerciorarle de la vocación a la Compañía de Jesus. El cuado de Jesús con la cruz acuestas, que en Segovia pregunto a san Juan de la cruz, que premios quería por los trabajos soportados por su causa; a lo que el santo contesto; “Señor, padecer y ser despreciado por Vos”. La Virgen Santísima, que hablo a san Francisco de sales, librándole de aquella terrible tentación que sufría sobre su salvación. El crucifijo que dijo a santo Tomas de Aquino; “Bien has escrito de mi; ¿Qué premio quieres”. San José el parlero, que le contaba a santa Teresa lo que sucedía en le convento.

          Luego, el culto a las imágenes es querido por Dios. Y son muchas y muy venerables, o bien por su antigüedad, o por los milagros y favores que por ellas se dispensaron a fieles, o por la devoción que los fieles las profesan.

3º Su oración: Te rogamos, Señor, que nos ayude en todo momen­to la intercesión de san Juan Damasceno, para que la fe verdadera que tan admirablemente enseñó sea siem­pre nuestra luz y nuestra fuerza. Por nuestro Señor Jesu­cristo.

___________________

5 de Diciembre

SAN SABAS

1º Su vida: Nació en Mutalasca, cerca de Cesarea de Capadocia, en el 439,  Lo cuidaron mucho tiempo sus tíos maternos y paternos cuando las obligaciones militares requieren la presencia de su padre en Alejandría.  Fue a recibir su formación algún tiempo en el monasterio de su pueblo. Allí conoce en la practica el estilo de vida que llevaban los monjes, y el agradó.

Grandes deseoso de soledad. Durante un tiempo en Alejandría pidió y se le concedió el permiso para retirarse a una gruta, con el compromiso de regresar todos los sábados y domingos a hacer vida común en el monasterio. Cinco años más tarde, de regreso a Jerusalén, fijó su domicilio en el valle de Cedrón, en una gruta solitaria,

Nació la Grande Laura. Esto es, uno de los monasterios de la antigüedad cristiana más originales brillando con el ejemplo de santidad de sus monjes. Sabas, con mucha paciencia y al mismo tiempo con bastante autoridad, gobernó a esos monjes ermitaños organizándolos según las reglas de vida eremítica ya establecidas un siglo antes por San Pacomio. Para que la guía del santo abad tuviera un punto de referencia en la autoridad del obispo, el patriarca de Jerusalén decidió que fuera sacerdote en el 491. Sabas, a pesar de su deseo de soledad apartado del mundo, pero acepto sus compromisos como sacerdote.

Su fama es extiende por todo el mundo cristiano. Conocida su santidad acuden a él los fieles del lugar, con la intención de recibir instrucción y aprender de su penitencia. Bendice un altar donde puedan decir Misa los presbíteros que hasta allí llegan, porque acuden a él tambien fieles de todas partes; con frecuencia, presbíteros y obispos. Tomó parte activa en la lucha contra la herejía de los monofisistas, llegando al punto de movilizar a todos sus monjes en una expedición que se opuso a la toma de posesión de un obispo hereje, enviado a Jerusalén por el emperador Anastasio.

Deja arregladas las cosas antes de morir. Con noventa años, al final de su vida, no se murió sin antes ser recibido por el mismo emperador Justiniano a quien pide en conversación personal que se ocupe de ayudar la defensa de la verdadera fe. Y la queja de que el pueblo palestino estaba agobiado por los impuestos, que esto perjudicaba a todos los comerciantes, pero sobre todo a su pueblo. Luego marcha a su cueva esperando y murió, el 5 de Diciembre del 532, toda la región le honró. En Roma, en el siglo VII, por obra de los monjes griegos surgieron sobre el monte Aventino un monasterio y una basílica dedicados a él y que le dan el nombre a todo el barrio.

2º Su mensaje: Este Santo, como otros muchos, han preferido la vida de oración, antes que la vida de fama o de lujos y comodidades. Sencillamente porque es algo muy necesario para todos.Es necesario rezar. Es su mensaje.

Al que ama de verdad a Dios, no le hay que convencer de esto, ya que espontáneamente tiende a hablar y tratar de amistad con el amado. “No solo de pan vive el hombre”. (Mt 4,4). Después de que somos bautizados tenemos dos vidas distintas en cada uno de nosotros.

Una la que recibimos de nuestros padres, una vida natural, nacemos, nos tenemos que alimentar siempre, y necesitamos respirar para vivir.

Otra es la sobrenatural, un don de Dios que nos hace hijos del Padre y semejantes al Hijo, a Jesucristo. A esta vida nacemos con el Bautismo, nos alimentamos con la Eucaristía, Y la respiración que necesitamos para que viva nuestra alma, es la oración, completamente necesaria para sobrevivir a esta vida sobrenatural.

          Dice San Buenaventura: <<Si quieres sufrir con paciencia las adversidades y miserias de esta vida, seas hombre de oración. Si quieres alcanzar virtud y fortaleza para vencer las tentaciones del enemigo, seas hombre de oración. Si quieres mortificar tu propia voluntad con todas sus aficiones y apetitos, seas hombre de oración. Si quieres conocer las astucias de Satanás y defenderte de sus engaños, seas hombre de oración. Si quieres vivir alegremente y caminar con suavidad por el camino de la penitencia y del trabajo., seas hombre de oración. Si quieres ojear de tu ánima las moscas importunas de los vanos pensamientos y cuidados, seas hombre de oración. Si la quieres sustentar con la grosura de la devoción, y traerla siempre llena de buenos pensamientos y deseos, seas hombre de oración. Si quieres fortalecer y confirmar tu corazón en el camino de Dios, seas hombre de oración. Finalmente, si quieres desarraigar de tu ánima  todos los vicios y plantar en su lugar las virtudes, seas hombre de oración. Porque en ella se recibe la unión y gracia del Espíritu Santo, la cual enseña todas las cosas. Y demás de esto, si quieres subir a la alteza de la contemplación y gozar de los abrazos del esposo, ejercítate en la oración, porque éste es el camino por el que sube el ánima a la contemplación y gusto de las cosas celestiales>>.

3º Su oración: Señor, tú que otorgaste a san Sabas la gracia de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de este santo, la gracia de vivir fielmente nuestra vocación, para que así tendamos a la perfección que tú nos has propuesto en la persona de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

___________________

6 de diciembre

SAN NICOLÁS de BARI

1º Su vida: Nació allá por el año 280 en Patara de Licia. Recibió una buena educación de sus padres a los que parece perdió de muy niño. Unos parientes suyos se encargaron de su educación. Ya mayor se dio cuenta que los bienes de esta tierra no hacen felices y se dedicó a ayudar a todos los necesitados.

Pronto empezó a obrar milagros. De ellos está llena su biografía y la devoción popular ha hecho llegar hasta nosotros. Uno de ellos muy famoso, es aquel de un señor que tiene tres hijas y quiere casarlas en un buen partido. Para ello, como no dispone de medios de fortuna, les manda que se entreguen a la infamia de la prostitución. Se entera Nicolás y deja caer ocultamente una bolsa de dinero en la ventana del padre de las tres muchachas. Con este dinero ha encontrado la dote para la hija mayor. Y así una noche y otra noche hasta que las tres encuentran la vocación de sus vidas: un ejemplar matrimonio gracias a la generosidad de Nicolás a quien ni siquiera conocen.

Al amparo de su tío obispo. Al perder a sus padres, fue un tío suyo, que era obispo de Mira, quien le patrocinó y ayudó hasta que llegó a ordenarse sacerdote. Pero aquella vida tampoco le llenaba y por lo mismo decidió abandonar el mundo y se retiró a la Tebaida, aquellos yermos donde abundaban los monjes que huyendo del mundo llevaban vida de oración y sacrificio, sólo entregados a Dios.

Lo aclaman como obispo. Se encontraba en este remanso de paz cuando murió su tío el Obispo de Mira y los ojos del clero y del pueblo se posaron en Nicolás, quien muy a pesar suyo porque tuvo que abandonar su retiro para entregarse a gobernar la diócesis. La gobernó con gran prudencia y sabiduría y, sobre todo, con mucha caridad. No había pobre que acudiera a su casa que no encontrase remedio en sus necesidades. Hasta se privaba de lo más necesario para sí con tal de que los demás no padeciesen dificultades. Su consagración episcopal estuvo rodeada de milagros. La leyenda dice que una mujer llevó a su hijo que se había abrasado en las llamas y lo puso a los pies del nuevo obispo y Nicolás le devolvió la vida. El año 325 se celebraba el primer Concilio de la Iglesia Universal en Nicea. Parece tomó parte el santo.

"Santa Klaus" La devoción a San Nicolás es la más popular en muchos países, sobre todo por celebrarlo como "Santa Klaus" y como abogado en peligros. Tiene muchas iglesias dedicadas en todo el mundo, sobre todo en Grecia. Se le llama "de Bari" porque desde el siglo XI reposan allí sus reliquias. San Juan Crisóstomo, San Pedro Damián y San Buenaventura serán de los más cantores de este santo tan popular.

2º Su mensaje: la liturgia oriental en la que aparece una oración al Santo, dice así: "San Nicolás, nuestro Padre, sé nuestro embajador ante Cristo, para que consigamos la salvación de nuestras almas". Es un mensaje lo suficientemente importante y no siempre se tiene presente en nuestras vidas, la salvación de nuestras almas.

          Asunto de gran importancia. Es el problema principal que traemos entre manos. En cualquier otro asunto ganaremos o perderemos un poco de dinero o de bienestar; pero en este asunto de la salvación se debate la felicidad o la desgracia eternas. El cielo o el infierno. “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no solamente cuando estoy presente, sino mucho más ahora que estoy ausente, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”. (Fil 2.12)

          Problema unido a nuestras ocupaciones diarias. Esta totalmente unido con todas nuestras acciones, porque en cada una de ellas nos debemos preguntar.: ¿esto me aleja de mi salvación o me ayuda para ello? Es un problema del que no se puede prescindir. No vale cerrar los ojos para no verlo, no vale pasar la vida sin pensarlo, porque esta delante de nosotros.

          Los santos temieron por su salvación. Ellos que evitaron la más leve falta, que practicaron para purificar sus pecados pasados, las más duras penitencias y todavía tiemblan por su salvación, ¿Y nosotros, al contrario, miramos con serenidad el problema de la salvación? Pasan los años, los días, para nuestro negocio principal, y ¿Cuántas horas de nuestra vida hemos dedicado a pensar en la salvación? Los asuntos económicos nos han quitado el sueño, ¿Nos ha desvelado alguna vez el problema de la salvación nuestra?

          Salvarse es ir a la felicidad del cielo. Para comprender lo que significa la palabra salvación tenemos que asomarnos al cielo, lugar de luz, de paz, de felicidad honda, completa. “Buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios; pensad en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col 3,1-2). Santo Cura de Ars: “consideradlo, hijos míos: el tesoro del hombre cristiano no está en la tierra, sino en el cielo. Por esto, nuestro pensamiento debe estar siempre orientado hacia allí donde está nuestro tesoro” para comprender lo contrario, la condenación, nos tenemos que asomar al infierno. , condenación, tinieblas, fuego y llanto, crujir de dientes, y lo principal, la separación de Dios. “allí habrá llanto y crujir de dientes” (Mt 24,42-50).

3º Su oración: Imploramos, Señor, tu misericordia y te suplicamos que, por la intercesión de tu obispo san Nicolás de Bari, nos protejas en todos los peligros, para que podamos caminar seguros por la senda de la salvación. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

7 de diciembre

SAN AMBROSIO de MILÁN

1º Su vida: Nacido en Tréveris, hacia el año 340, de una familia romana, su padre era prefecto de las Galias. La familia era cristiana. Cuando falleció su padre, su madre le llevó a Roma, siento todavía un muchacho, y le preparó para la carrera civil, dándole una sólida educación retórica y jurídica.

Pacificador y obispo de Milán. Hacia el año 370 le propusieron gobernar las provincias de Emilia y Liguria, con sede en Milán. Precisamente allí hervía la lucha entre ortodoxos y arrianos, sobre todo después de la muerte del obispo arriano Ausencio. Ambrosio intervino para pacificar los espíritus de las dos facciones enfrentadas, y su autoridad fue tal que, a pesar de que no era más que un simple catecúmeno, fue proclamado por el pueblo obispo de Milán.

Aprendió a conoce y amar las Escrituras Santas. Aprendió de Orígenes a conocer y comentar la Biblia. Trasladó al ambiente latino la meditación de las Escrituras, iniciando en Occidente la práctica de la lectio divina, la cual orientó su predicación y escritos, que brotan precisamente de la escucha orante de la Palabra de Dios.

          Salvación de Agustín. San Agustín. Había venido a Milán como profesor de retórica; era escéptico, no cristiano. Estaba buscando, pero no era capaz de encontrar realmente la verdad cristiana. Al joven Agustín, escéptico y desesperado, no le movieron a convertirse definitivamente las bellas homilías de Ambrosio (a pesar de que las apreciaba mucho). Fue más bien el testimonio del obispo y de su Iglesia de Milán que rezaba y cantaba, unida como un solo cuerpo.

Era el alba del sábado santo. El día anterior, hacia las cinco de la tarde, se había puesto a rezar, postrado en el lecho, con los brazos abiertos en forma de cruz. De este modo participaba en el solemne triduo pascual, en la muerte y en la resurrección del Señor. «Nosotros veíamos que se movían sus labios», atestigua Paulino, el diácono fiel que por invitación de Agustín escribió su Vida, «pero no escuchábamos su voz». De repente, parecía que la situación llegaba a su fin. Honorato, obispo de Verceli, que estaba ayudando a Ambrosio y que dormía en el piso superior, se despertó al escuchar una voz que le repetía: «¡Levántate pronto! Ambrosio está a punto de morir…». Honorato bajó inmediatamente, sigue contando Paulino, «y le ofreció el santo Cuerpo del Señor. Nada más tomarlo, Ambrosio entregó el espíritu, llevándose consigo el viático. De este modo, su alma, alimentada por la virtud de esa comida, goza ahora de la compañía de los ángeles». falleció en Milán en la noche entre el 3 y el 4 de abril del año 397.

2º Su mensaje:Que preciosa exposición hace en esta carta sobre la forma de predicar. Que el encanto de tu palabra cautive el favor del pueblo.

<<Recibiste el oficio sacerdotal y, sentado a la popa de la Iglesia, gobiernas la nave contra el embate de las olas. Sujeta el timón de la fe, para que no te inquieten las violentas tempestades de este mundo. La Iglesia del Señor, edificada sobre la roca apostólica, se mantiene inconmovible entre los escollos del mundo y, apoyada en tan sólido fundamento, persevera firme contra los golpes. Se ve rodeada por las olas, pero no resquebrajada, y, aunque a veces los elementos del mundo la sacudan, cuenta con el puerto segurísimo de la salvación para acoger a los fatigados navegantes.

Hay también una corriente viva que, como un torrente corre por sus santos. Hay también el correr del río que alegra al alma tranquila y pacífica. Quien quiera que re­ciba de la plenitud de este río, como Juan, Pedro o Pablo, levanta su voz; y, del mismo modo que los apóstoles difundieron hasta los últimos confines la voz de la predicación evangélica, también el que recibe de este río comenzará a predicar el Evangelio del Señor Jesús.

Recibe también tú de la plenitud de Cristo, para que tu voz resuene. Recoge el agua de Cristo, esa agua que alaba al Señor. Recoge el agua de los numerosos lugares en que la derraman esas nubes que son los profetas. Quien recoge el agua de los montes, o la saca de los manantiales, puede enviar su rocío como las nubes. Llena el seno de tu mente, para que tu tierra se esponje y tengas la fuente en tu propia casa.

Quien mucho lee y entiende se llena, y quien está lleno puede regar a los demás; por eso dice la Escritura: Si las nubes van llenas, descargan la lluvia sobre el suelo.

Que tus predicaciones sean fluidas, puras y claras, de modo que, en la exhortación moral, infundas la bondad a la gente, y el encanto de tu palabra cautive el favor de pueblo, para que te siga voluntariamente a donde lo conduzcas.

Que tus discursos estén llenos de inteligencia. Por lo que dice Salomón: Armas de la inteligencia son los labios del sabio, y: Que el sentido ate tus labios, es decir: que tu expresión sea brillante, que resplandezca tu inteligencia, que tu discurso y tu exposición no necesite sentencias ajenas, sino que tu palabra sea capaz de defenderse con sus propias armas; que, en fin, no salga de tu boca ninguna palabra inútil y sin sentido>>.

 3º Su oración:Señor y Dios nuestro, tú que hiciste al obispo san Ambrosio de Milán doctor esclarecido de la fe católica y ejemplo admirable de fortaleza apostólica, suscita en medio de tu pueblo hombres que, viviendo según tu voluntad, go­biernen a tu Iglesia con sabiduría y fortaleza. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

___________________

8 de Diciembre

LA INMACULADA CONCEPCIÓN de MARIA.

1º El Dogma. Así de sencillo. “Ave María Purísima, sin pecado concebida”. Para comprender bien este Dogma de la Inmaculada Concepción de María, es necesario recordar la existencia del pecado original. (Gn 1.27) “Dios creo al hombre a su imagen y semejanza”. En un estado puro, inmaculado, sin pecado. Un día, el hombre afeo esta imagen de Dios, por el P. O. que trajo todos los males al hombre, (dolor, sufrimiento, muerte, etc.). Dios no podía contemplar esta imagen salida de sus manos, y afeada por el pecado, y quiso reparar, enviando a su Hijo a la tierra, “semejante a nosotros en todo menos en el pecado”. (Heb 4.15). Había de nacer de una mujer que lo llevaría en su vientre nueve meses, que lo daría a luz, que lo amamantaría con sus pechos, una mujer Inmaculada concebida sin pecado.  

Testimonios que nos aseguran esta verdad.

1. Dios. En (Gn 3.15-20). Maldice Dios a la serpiente “Pondré enemistades entre ti y la Mujer. Ella quebrantará tu cabeza y tú estarás siempre bajo sus pies”. Si María no hubiera sido Inmaculada, no hubieran sido perpetuas esas enemistades, ya que el pecado es un acto de amistad con el demonio.   

2. El ángel. (Lc 1.26-38). “Alégrate Maria, llena de gracia, el Señor esta con tigo”, el ángel llama a la Virgen claramente Inmaculada porque,    

3. La Iglesia. Diecinueve siglos suspiró la Iglesia por este Dogma. No ha habido Dogma más hondamente sentido, ni más comprendido Papa Pío IX, recogiendo ese anhelo y esas alabanzas, teje con ellas la corona definitiva de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción.            

          4. María. Ella misma confirma las palabras del Papa. En Lourdes, por fin se declara a aquella niña Bernardita y la dice: “Soy la Inmaculada Concepción”.    

          5. Nosotros mismos. Si amamos un poco a María, ¿no nos gozamos en verla Inmaculada y en ese misterio no vemos como resumida toda la belleza de María? si Dios nos hubiera dado a nosotros libertad y poder para dar a María lo que quisiéramos, ¿no la hubiéramos hecho así, Inmaculada, purísima y santísima? ¿Nos hubiera gustado verla sucia y manchada por el pecado? ¿Diríamos que la amábamos de veras entonces? Luego, convencidos que ni el Padre ni el Hijo ni el Espíritu Santo, pudieron hacer otra cosa más que darla la pureza Inmaculada que posee.

David preparó para hacer un templo a Dios, lo mejor que encontró en la tierra y el Espíritu Santo para formar aquella viva habitación del Verbo, ¿no había de juntar lo mejor del Cielo? Pues entonces, no pudo haber ni sombra de pecado, ya que esto repugnaría en extremo al Hijo de Dios.

2º Su mensaje: En medio de la austeridad del Adviento, cuando Juan el Bautista nos dice insistente, “preparad los caminos al Señor”. (Mc 1.1-8). Aparece esta Solemnidad de la Virgen Inmaculada, como una montaña azul en medio del Adviento. La mujer de la que va a nancer el Niño Jesús.

          Por esto la Iglesia nos pone esta fiesta, para conocer mejor a quien nos va a traer en la Navidad al Niño Jesús. De la mejor mano, de la de la Virgen María, para preparar bien los caminos al Señor

¿Cómo esperaría Ella el nacimiento de Jesús? Con cuantos silencios, con cuantos cuidados y delicadezas, con cuanta fe. Totalmente lo contrario que se respiraba en el ambiente, que era de burla, de ruidos, de quejas, solamente esperaban al Mesías para que les solucionaran los problemas que sufrían con el Imperio Romano.

¿Qué haremos nosotros, que para esperarlo? No basta alegrarnos, gozarnos con ello. Podemos y debemos tomar parte. María Inmaculada es una capitana con su ejército, en contra de la serpiente y el suyo. Tenemos que alistarnos en las banderas de María y luchar contra el pecado en todas sus manifestaciones: tibieza, ingratitud, amor propio. Solo así seremos imitadores de María Inmaculada. Lo dice San Pedro “Esperad y apresurad la venida del Señor. Pero nosotros, confiados en la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva en que habite la justicia. Por tanto, queridos hermanos, mientras esperáis estos acontecimientos, procurad que Dios os encuentre en paz con Él, inmaculados e irreprochables”. (2ª Pe 3. 13-14).      

María es de nuestra condición humana, nacida si P. O.

Nosotros, por el Bautismo somos perdonados de este P.O. luego, al perderlo somos sin pecado = inmaculados. Al ser devotos de Maria, al celebrar hoy su fiesta, tenemos que esforzarnos por parecernos a la blancura de María.

Ella que llevo en su seno (dignamente) a su Hijo Dios.

Nosotros, vivamos siempre preocupados por vivir siempre en gracia, y comulgar a Jesús dentro de nosotros.  

Demos gracias a Dios por haber hecho así a María y la enhorabuena a María por ese privilegio y el parabién a toda la humanidad por tener una Madre así y solo así. Si por Maria Inmaculada nos vino Jesús en la Navidad. Por Ella nos seguirán llegando a nuestras vidas todas las gracias. <<Ave María Purísima, sin pecado concebida>>.

 3º Su oración: Dios todopoderoso, que por la Inmaculada Concepción de la Virgen María preparaste una morada digna para tu Hijo y, en atención a los méritos de la muerte redentora de Cristo, la preservaste de toda mancha de pecado; concédenos, por su maternal intercesión, vivir en tu presencia sin pecado. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

9 de diciembre

SANTA LEOCADIA

1º Su vida: Nació hacia el año 304 en Toledo, perteneció a una notable familia cristiana del siglo IV, su padre, Leocadio, y su tío, Melancio, eran sobrinos del obispo de Córdoba, Osio, que presidió el Concilio de Nicea, en el que se condenó a Arrío. En el Toledo romano, su padre de gobernador. Se crió en un ambiente social seleccionado.

Desde jovencita se entrego al Señor. Hizo voto de castidad y se entregara en cuerpo y alma a cumplir con el mandato evangélico de la caridad. De las riquezas  de su casa, parte de ellas eran destinadas en favor de los pobres y los enfermos, a los que atendía personalmente sin hacer ascos

Una nueva y cruel persecución contra los cristianos. El emperador Diocleciano decreta por el emperador Diocleciano, al constatar como iba creciendo el cristianismo, envió a Hispania a un no menos cruel gobernador llamado Daciano. Llegado a España para cortar a sangre y fuego todo brote cristiano que pudiera haber nacido en un territorio saturado de paganismo.
Inició un recorrido que había de extenderse desde Gerona hasta Mérida. Letanía de mártires para el cielo y de simiente cristiana en la tierra fue su itinerario por Gerona, Barcelona, Zaragoza, Alcalá, Toledo, Ávila y Mérida. El autor del relato escribe: "La tierra, empapada en sangre, gritaría, si la lengua callase, la magnitud de los escarnios, azotes, tormentos y derramamiento de sangre por él perpetrados. Testimonio cruento de su paso feroz los mártires Félix, Cucufate, Eulalia, los Innumerables de Zaragoza, los santos hermanos Justo y Pastor, los también hermanos Vicente, Sabina y Cristeta y la emeritense virgen Eulalia. "

Interrogatorio sin resultados. Este  gobernador fue el que interrogó a Leocadia con presiones de todo tipo a fin de conseguir que renegara del cristianismo, para presentarla como ejemplo a los seguidores de la Iglesia cristiana. Varios intentos por convencer a la joven, sin conseguir nada, ni ante los ruegos de su padre ni ante las amenazas del cónsul Daciano, quién vencido por tan firmes negativas y acosado por una predicación evangélica, ordenó su encierro en una lóbrega mazmorra de la prisión pretoriana, en la cual fuera sometida a tormentos.

Castigos y muerte semejantes a Jesucristo. Fue azotada atada a una columna, que no lo consideraba como elementos de tortura, sino que lo recibía como el privilegio de tener el mismo castigo que sufriera Jesucristo. Murió, con sus labios pegados a la cruz que grabó en la húmeda roca del calabozo. Sus restos se enterraron  donde más tarde se construyó la basílica de su nombre y donde se apareció a los reunidos en el concilio año 660.

2º Su mensaje: Santa Leocadia, como todos los mártires del cristianismo, destacan como ejemplo y mensaje para todos nosotros por unas virtudes concretas que florecieron en su martirio. La fe, la fortaleza y la caridad.  

1º La virtud teologal de la fe. Esta virtud en los mártires, cumple el papel de un fin principal. Así lo dice santo Tomas de Aquino. “El martirio se compara a la fe como al fin en que alguien se afirma”. Es decir; el mártir esta dispuesto a perder el mayor bien humano, la vida, la juventud, como es el caso de santa Leocadia, por defender y profesar su fe.

El mártir muere por la fe o por un bien espiritual relacionado con Dios. Por eso aunque le costo la vida a san Juan el Bautista, pero defendió la indisolubilidad del matrimonio ante el rey Herodes. Santa María Goretti por haber defendido su pureza de las provocaciones a perderla. San Juan Nepomuceno por haber defendido el secreto de confesión contra quienes quieran que lo violase. Santa Leocadia por defender su fe contra quienes querían que renegara de ella par ser puesta como ejemplo a los segadores de la religión cristiana.

2º La virtud moral de la fortaleza. Al entregar todo lo que tiene, de manera especial su vida por defender la fe, pone en práctica, principalmente para estos momentos de tormento la virtud de la fortaleza. Sigue diciendo santo Tomas. “El acto principal de la virtud de la fortaleza es el soportar  La paciencia del mártir será la prueba externa del ejercicio de la virtud de la fortaleza. El mártir, a imitación de Cristo que fue al sacrificio sin abrir la boca, (Is 53.7), soporta el martirio con paciencia y fuerza que no tienen nada que ver con la temeridad, la inconsciencia, o el orgullo de morir por no cambiar de ideas. Sino, todo lo contrario, porque así lo hizo Jesucristo.

          3º La virtud teologal de la caridad. Por ultimo como declara san Pablo, “si repartiese toda mi hacienda y entregara mi cuerpo al fuego, no teniendo caridad, nada me aprovecha”. (1ª Cort 13). Es preciso que las virtudes de la fe y de la fortaleza en el martirio, obren bajo la acción de la caridad. Así dice Jesucristo, “nadie tiene amor mas grande que el que da la vida por sus amigos”. (Jn 15.13). Por esto se puede decir que el martirio es la expresión más lata de la caridad que una criatura puede tener con Dios. Por eso, el verdadero martirio cristiano, libera al lama de toda culpa y de toda pena. El mártir, por la perfección de su acto de caridad, se convierte en santo, y así es introducido en el cielo sin tener necesidad de ninguna purificación.

3º Su oración: Dios de todo poder y misericordia, que infundiste tu fuerza a santa Leocadia para que pudiera soportar el dolor del martirio, concede a los que hoy celebramos su victoria vivir defendidos de los engaños del enemigo bajo tu protección amorosa. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

10 de diciembre

SANTA EULALIA de MÉRIDA

1º Su vida: Eulalia, de esclarecido linaje por su nacimiento, pero más todavía por su muerte, nació en Mérida a finales del siglo III, Nació en Emerita Augusta en el año 290. Cuando cumplió los doce años apareció el decreto del emperador Diocleciano prohibiendo a los cristianos dar culto a Jesucristo, y mandándoles que debían adorar a los ídolos paganos.

Ante el decreto protesta. Eulalia sufrió mucho, la causo un gran disgusto estas leyes tan injustas y se propuso protestar entre los delegados del gobierno. Su madre, pensando que la niña podía correr algún peligro de muerte si se atrevía a protestar contra la persecución de los gobernantes, se la llevó a vivir al campo, pero ella se vino del campo a la ciudad de Mérida. Se presentó ante el gobernador Daciano y le protestó valientemente diciéndole que esas leyes que mandaban adorar ídolos y prohibían a Dios eran totalmente injustas y no podían ser obedecidas por los cristianos.

No recibio regalos. Daciano intentó al principio ofrecer regalos y hacer promesas de ayudas a la niña para que cambiara de opinión, pero al ver que ella seguía fuertemente convencida de sus ideas cristianas, le mostró todos los instrumentos de tortura con los cuales le podían hacer padecer horriblemente si no obedecía a la ley del emperador que mandaba adorar ídolos y prohibía adorar a Jesucristo. Y le dijo: "De todos estos sufrimientos te vas a librar si le ofreces este pan a los dioses, y les quemas este poquito de incienso en los altares de ellos".Pero ella tiro el pan y el incienso por los suelos, y le contesto valientemente: "Al sólo Dios del cielo adoro; a El únicamente le ofreceré sacrificios y le quemaré incienso. Y a nadie más".

Condenada a morir por Cristo. el juez pagano que la estaba juzgando mandó que la destrozaran golpeándola con varillas de hierro y que sobre sus heridas colocaran antorchas encendidas. La preciosa cabellera de Eulalia se incendió y la jovencita murió quemada y ahogada por el humo. Murió, tras crueles torturas, a la edad de doce años, un día 10 de diciembre. Dice el poeta Prudencio que al morir la santa, la gente vio una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo, y que los verdugos salieron huyendo, llenos de pavor y de remordimiento por haber matado a una criatura inocente.

Un templo y mucho culto en su honor. En el sitio de su sepultura se levantó un templo en honor de Santa Eulalia, y dice el poeta que él mismo vio que a ese templo llegaban muchos peregrinos a orar ante los restos de la valiente niña y a conseguir por medio de ella muchos favores de Dios. El culto a la Santa se hizo tan popular que hasta San Agustín hizo sermones en honor de ella. Y en la antigua lista del Martirologio romano, aparece Santa Eulalia.

2º Su mensaje:En los que murieron mártires siendo aun unos niños, como es el caso de la Santa, se ve con más claridad, cuanto agradan a Dios, porque, reciben el premio de Dios siendo muy venerados por los Cristianos. Lo dice san Cipriano en una carta que escribió contra los apostatas de la fe. A los os mártires están reservados para la diadema del Señor.

<<Miramos a los mártires con gozo de nuestros ojos, y los besamos y abrazamos con el más santo e insaciable afecto, les son ilustres por la fama de su nombre y gloriosos por los méritos de su fe y valor. Ahí está la cándida cohorte de soldados de Cristo que, dispuestos para sufrir la cárcel armados para arrostrar la muerte, quebrantaron, con su irresistible empuje, la violencia arrolladora de los golpes la persecución.

Rechazasteis con firmeza al mundo, ofrecisteis a Dios magnífico espectáculo y disteis a los hermanos ejemplo para seguirlo. Las lenguas religiosas que habían declarado anteriormente su fe en Jesucristo lo han confesado de nuevo; aquellas manos puras que no se habían acostum­brado sino a obras santas se han resistido a sacrificar sacrílegamente; aquellas bocas santificadas con el manjar del cielo han rehusado, después de recibir el cuerpo y la sangre del Señor, mancharse con las abominables viandas ofrecidas a los ídolos; vuestras cabezas no se han cubierto con el velo impío e infame que se extendía sobre las cabezas de los viles sacrificadores; vuestra frente, sellada con el signo de Dios, no ha podido ser ceñida con la corona ­del diablo, se reservó para la diadema del Señor.

¡Oh, con qué afectuoso gozo os acoge la madre Iglesia, veros volver del combate! Con los héroes triunfantes, vienen las mujeres que vencieron al siglo a la par que a su sexo. Vienen, juntos, las vírgenes, con la doble palma de su heroísmo, y los niños que sobrepasaron su edad con su valor. Os sigue luego, por los pasos de vuestra gloria, el resto de la muchedumbre de los que se mantuvieron fir­mes, y os acompaña muy de cerca, casi con las mismas insignias de victoria.

También en ellos se da la misma pureza de corazón, la misma entereza de una fe firme. Ni el destierro que estaba prescrito, ni los tormentos que les esperaban, ni la pérdida del patrimonio, ni los suplicios corporales les aterrorizaron, porque estaban arraigados en la raíz de los mandamientos divinos y fortificados con las enseñanzas del Evangelio>>.

3º Su oración: Oh Dios, fuente de todos los bienes, que para llevarnos a la confesión de tu nombre te has servido incluso del martirio de los niños, haz que tu Iglesia, alentada por el ejemplo de santa Eulalia de Mérida, virgen y mártir, no tema sufrir por ti y desee ardientemente la gloria del premio eterno. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

11 de Diciembre

SANTA  MARAVILLAS de JESÚS

1º Su vida: Nació en Madrid el 4 de noviembre de 1891, siendo la menor de cuatro hermanos. Fue bautizada ocho días después en la parroquia de San Sebastián con el nombre de María Maravillas Pidal y Chico de Guzmán. Su padre Luís Pidal y su madre Cristina Chico de Guzmán, Marqueses de Pidal. Su padre fue primero Ministro de Fomento y más tarde, embajador de España ante la Santa Sede. Recibió una educación selecta y al mismo tiempo, de profunda religiosidad católica, por lo que siempre mantuvo un deseo de servir a Dios y a los hombres desde la pobreza y la humildad.

Carmelita Descalza de santa Teresa. El deseo de amar con al señor y corresponderle con excesos al infinito amor a Cristo, le llevó a entrar en el Carmelo del Escorial (Madrid) el 12 de octubre de 1919.  Tomó el hábito en 1920 e hizo su primera profesión en 1921. Tenía mucha devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Fundadora de más Carmelos.Después de la santa de Ávila, nadie ha fundado tantos conventos de la Orden descalza del Carmelo como ella.Siente de parte de Dios la  inspiración de fundar un Carmelo en El Cerro de los Ángeles, donde se había erigido un monumento al Sagrado Corazón en 1919 y se había consagrado a Él la nación. El 19 de  mayo de 1924 la Hermana Maravillas y tres religiosas del convento de El Escorial, se  instalaron provisionalmente en una casa de Getafe, para seguir de cerca el desarrollo de las obras del convento. El 30 de mayo de 1924 hace su profesión solemne, y en junio de 1926 es nombrada Priora de la Comunidad del convento de El Cerro (Madrid), que es inaugurado el 31 de octubre de 1926.

Los avatares de la guerra. Con la Guerra Civil en España (1936), las Carmelitas se ven obligadas a salir del convento, llegando a Las Batuecas (Salamanca), donde fundó un nuevo Carmelo. Finalizada la guerra, regresan al Cerro de los Ángeles. Aumentan  el número de vocaciones y, con ellas, surgen fundaciones de nuevos carmelos tanto en España como el extranjero: India, Mancera, Duruelo, Cabrera, Arenas de San Pedro, San Calixto, Aravaca,  Montemar y La Aldehuela, entre otros. Su caridad de santa hizo que siempre se interesara por los problemas de los demás y se  esforzaba por solucionarlos. Desde La Aldehuela fundó un colegio para  niños pobres, hizo construir una barriada con muchas casas y una Iglesia.

Al cielo desde el Carmelo. Santa Maravillas murió en el Carmelo de la Aldehuela el 11 de Diciembre de 1974. Fue beatificada en Roma por Juan Pablo II el 10 de Mayo de 1998 y canonizada por el mismo  Papa el 3 de Mayo de 2003 en Madrid.

2º Su mensaje: Nos ha dejado en toda su vida y en sus palabras este lema, que es el mejor mensaje. "Lo que Dios quiera, como Dios quiera, cuando Dios quiera " Vivió siempre una vida centrada  en la voluntad de Dios.

          Lo que Dios quiera: A ejemplo de Jesus cuando nos dice, “Yo hago siempre lo que le agrada a mi Padre."(Jn 8,29) Que palabra tan hermosa. Nosotros esta frase la podemos entender de dos formas distintas. Haciendo lo que nosotros queremos en cada momento. O, poner a Dios en el centro de nuestra vida como la Madre Maravillas y, así poder decir que sea siempre, lo que Dios quiera. Entre otras cosas, porque así va a ser, lo que depare la Providencia de Dios para nosotros. Y siempre, lo que Dios quiera será lo que más nos convenga, será, lo mejor. Pero de la otra forma, no seria aceptado como venido de Dios. Y no nos vale para ganar en la tierra la vida eterna, el cielo que se nos tiene prometido.

          Como Dios quiera: Dice el Profeta, “Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos” (Is 55.8). No todo lo que queremos en nuestra vida humana, nos conviene para nuestra vida espiritual. Y solamente como Dios quiera, es como será lo mejor. Sus planes sobre nosotros, sus caminos en nuestra vida. Dice la Madre Maravíllalas en uno de sus pensamientos; <<Dejar todo cuidado, teniéndolo únicamente en recibir en cada momento aquello que Él quiera, con gratitud, fidelidad y amor>>. Y esto, cuanta paz proporciona al alma que lo acepta como Dios lo ha querido para ella.

          Cuando Dios quiera: Dice el Salmista. “Mil años en tu presencia son un ayer que pasó” (Sal 89). Nuestro tiempo no es como el de Dios. Por esto, no nos tenemos que poner nerviosos, si no recibimos de Dios lo que estamos pidiendo en este preciso momento. El tiempo es de Dios, él lo mide y hace que surjan los acontecimientos y las gracias suyas, cuando quiere, y, siempre son a tiempo, porque, nadie conoce lo que va a suceder, solo Dios. Y nunca es tarde. Por eso, la Madre Maravillas, sin prisa, esperaba las soluciones cuando las diera el dueño del tiempo, Dios.

          <<Que sea lo que Dios quiera>>, Que sea de verdad este mensaje, algo presente en nuestras vidas. Porque, si, lo solemos decir con frecuencia, <<que sea lo que Dios quiera>>, pero cuantas quejas en voz baja o en voz alta, porque no es lo que nosotros queríamos que hubiera sido.

3º Su oración: Oh Dios, que atrajiste a santa María Maravillas de Jesús  a los secretos del corazón de tu Hijo, concédenos, por su intercesión y ejemplo, que, experimentando las delicias de tu amor, cooperemos a la salvación de las almas. Por nuestro Señor Jesucristo… 

___________________

12 de diciembre

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

1º La aparición: En Diciembre de 1531, diez años después de tomada la ciudad de México por Cortés, caminando el indio Juan Diego, que procedía de Cuautitlán, hacia el cerrito del Tepeyac -colina que queda al norte de la metrópoli- oyó una música melodiosa y que le llamaban dulcemente. Era una hermosísima Señora, que le habló con palabras maternales. Juan Diego, hijo mío ¿adónde vas? El contestó que a oír Misa. Y la Señora añadió: Yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios.

Desea que se le construya un templo en México. La Virgen le pide que vaya al obispo Zumárraga para decirle que desea que le alcen allí un templo, donde mostrará su clemencia y consolará a todos los que acudan a ella. El Obispo le respondió que pidiera alguna prueba de su mensaje. Siguen luego varias apariciones. Juan Diego no se atrevía a ir al obispo. Un día se desvía para no encontrarse con la Virgen. Pero la Virgen le sale al encuentro. Juan Diego le dice que iba a ver a su tío Juan Bernardino, enfermo. La Virgen se le aparece y lo cura.

Juan Diego obtuvo la prueba. Unas rosas como las de Castilla, que en pleno invierno y en la cumbre estéril cortó él por mandato de la Señora, y recogió en su tilma especie de manto de tela burda que usaban los indios. Vuelve al obispo, extiende la tilma y apareció pintada la Señora. No se sabe cómo ni por qué medios ni con qué materiales pudo haber sido impresa en la tilma la hermosa imagen de Nuestra Señora. Llama también la atención la perfecta conservación de la tilma de Juan Diego, confeccionada con un hilado de no muy larga duración, con toda clase de pruebas, a lo largo de los siglos.

 

La figura de la Inmaculada Concepción. Es una imagen muy bella, armoniosa y sencilla. Los científicos que la han estudiado recientemente, han señalado que las estrellas de su manto son tantas en número cuantas lo eran las constelaciones visibles en el cielo boreal, en el mismo lugar y tiempo de las apariciones. Los ojos de la imagen han sido estudiados por diversos investigadores. En el iris de la Virgen aparece Juan Diego desdoblando la tilma y mostrando las flores al obispo. Se ven también dos figuras de hombre, uno indígena, sentado, y otro con barba, de rasgos europeos, de pie. También se asoma la cara de una mujer asombrada ante el hecho.

          Rió de luz. Lo único que se sabe es que la Virgen dijo al tío de Juan Diego, Juan Bernardino, su deseo de ser invocada con el nombre de Santa María de Guadalupe, nombre árabe que significa río de luz. Y eso es la Guadalupana para todo mexicano. Todo mexicano lleva en su corazón a la Guadalupana, y la Virgen les lleva a ellos.

2º Su mensaje. El 12 de diciembre de 1531, en la cuarta de las apariciones, Juan Diego, tiene un dialogo, una de las más bellas paginas de las conversaciones con la Virgen.  Su mensaje es de confianza con la Madre.

Dialogo entre la Virgen y Juan Diego. <<Niña mía, la más pequeña de mis hijas, Señora, ojala estés contenta. ¿Cómo has amanecido? ¿Estás bien de salud, Señora y Niña mía?»; y en seguida le cuenta su pena. «Después de oír la palabras de Juan Diego, respondió la Virgen: "Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella; está seguro de que ya sanó>>.

El Acordaos una hermosa oración que expresa nuestra confianza en la Virgen Santísima<<Acuérdate, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que cualquiera que acudido a tu protección, implorando tu ayuda o buscado tu intercesión, haya sido abandonado. Animado por esta confianza, vuelo a ti, oh Virgen de las vírgenes Madre mía, a ti vengo, delante de ti estoy, pecadora y triste, oh Madre del Verbo Encarnado, no desprecies mis súplicas, antes bien en tu misericordia y escuchar respóndeme, Amén>>.

¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? San Bernardo, nos aconseja que confiemos en nuestra Madre. <<Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas con los escollos de la tentación, mira a la estrella, llama a María.        Si te agitan las olas de la soberbia, de la ambición o de la envidia, mira a la estrella, llama a María. Si la ira, la avaricia o la impureza impelen violentamente la nave de tu alma, mira a María. Si turbado con la memoria de tus pecados, confuso ante la fealdad de tu conciencia, temeroso ante la idea del juicio, comienzas a hundirte en la sima sin fondo de la tristeza o en el abismo de la desesperación, piensa en María. En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir su ayuda intercesora no te apartes tú de los ejemplos de su virtud. No te descaminarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en ella piensas. Si ella te tiene de su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás sí es tu guía; llegarás felizmente al puerto si Ella te ampara>>

3º Su oración: Padre de misericordia, que has puesto a este pueblo tuyo bajo la especial protección de la siempre Virgen María de Guadalupe, Madre de tu Hijo, concédenos, por su intercesión, profundizar en nuestra fe y buscar el progreso de nuestra patria por caminos de justicia y de paz. Por nuestro Señor Jesucristo...

___________________

13 de diciembre

SANTA LUCÍA.

1º Su vida: nació en Siracusa, Secilia (Italia), en el siglo IV.  de padres nobles y ricos y fue educada en la fe cristiana.  Perdió a su padre durante la infancia y se consagró a Dios siendo muy joven. Sin embargo, mantuvo en secreto su voto de virginidad, de suerte que su madre, que se llamaba Eutiquia, la exhortó a contraer matrimonio con un joven pagano. 

A buscar la intercesión de otra santa. Lucía convenció a su madre de que fuese a Catania a orar ante la tumba de Santa Águeda para obtener la curación de unas hemorragias. Ella misma acompañó a su madre, y Dios escuchó sus oraciones.  Entonces, la santa dijo a su madre que deseaba consagrarse a Dios y repartir su fortuna entre los pobres. Llena de gratitud por el favor del cielo, Eutiquia le dio permiso. El pretendiente de Lucía se indignó profundamente y delató a la joven como cristiana ante el pro-cónsul Pascasio. La persecución de Diocleciano estaba entonces en todo su furor.

Jamás podrá apartarme del amor a mi Señor Jesucristo".  El juez la presionó cuanto pudo para convencerla a que renegara de la fe cristiana. Ella le respondió: "Es inútil que insista. Jamás podrá apartarme del amor a mi Señor Jesucristo".  El juez, creyendo poder ablandarla le preguntó: "Y si la sometemos a torturas, ¿será capaz de resistir?". Ella le respondió: "Sí, porque los que creemos en Cristo y tratamos de llevar una vida pura tenemos al Espíritu Santo que vive en nosotros y nos da fuerza, inteligencia y valor".

Amenazas contra su pureza. El juez la amenazó con hacerla llevar a una casa de prostitución para ser irrespetada. No pudieron llevar a cabo la sentencia porque Dios impidió que los guardias pudiesen mover a la joven del sitio en que se hallaba. Entonces, los guardias trataron de quemarla en la hoguera, pero también fracasaron. Finalmente, la decapitaron. Pero aún con la garganta cortada, la joven siguió exhortando a los fieles para que antepusieran los deberes con Dios a los de las criaturas, hasta cuando los compañeros de fe, que estaban a su alrededor, sellaron su conmovedor testimonio y les animaba a los presentes a permanecer fieles a la religión de Jesucristo hasta la muerte.

Venerada entre las vírgenes y mártires. En el siglo VI, se le veneraba ya también en Roma entre las vírgenes y mártires más ilustres. En la Edad Media se invocaba a la santa contra las enfermedades de los ojos, probablemente porque su nombre está relacionado con la luz. Ello dio origen a varias leyendas, como la de que el tirano mandó a los guardias que le sacaran los ojos y ella recobró la vista. El descubrimiento, en 1894, de la inscripción sepulcral con su nombre en las catacumbas de Siracusa.

2º Su mensaje:Lucía significa "luminosa", "llena de luz", y por ello en algunas partes se representa a nuestra Santa de hoy, con una lámpara encendida en la mano, como haciendo coro a esas vírgenes prudentes de las que habla el Evangelio. Que nos ayude a ver con claridad.

          Los santos protectores nuestros. Son grandes amigos de Dios en el cielo, más amigos cuanto más santos. Pero también son amigos nuestros, y compasivos para ayudarnos a los que vivimos aun en la tierra, y desean socorrernos en todas las cosas que necesitemos en orden a nuestra salvación. Pero tiene particular interés en alcanzar para nosotros cierto género de gracias, porque están relacionadas con sus virtudes características, con la profesión que desempeñaron en la tierra y con el martirio que padecieron. A santa lucia se le invoca desde antiguo como protectora de la vista, de los ojos.

          Es triste la ceguera del cuerpo. Es muy preciso el don de la vista, porque es muy lamentable vivir sin ella. No podemos contemplar las bellezas de la creación ni las obras artísticas de los hombres, ni el rostro de las personas queridas: no podemos trasladarnos de un sitio a otro sin exponernos a muchos peligros. Es muy triste vivir sin luz en los ojos.

          Más triste es la ceguera del alma. No poder contemplar las bellezas sobrenaturales, los encantos de la virtud ni tampoco la fealdad del pecado. No distinguir el camino del cielo y el camino del infierno. No conocer el estado del alma propia. Caminar por la tierra con los ojos del alma ciegos con peligro de caer a cada paso en el precipicio del pecado. 

          ¡Señor que vea! Es la expresión del ciego del evangelio. Algo tan necesario para verlo a Él, y vivir mejor que ciego que era lo que le tenia sujeto a ser mendigo, a vivir de limosnas, a pedir a los hombres siempre, a estar desencantado por todo. Esto lo tendríamos que pedir también nosotros.

          Que vea la voluntad de Dios en mi vida.

          Que vea la gravedad de mis pecados.

          Que vea tu misericordia que siempre que me arrepienta me perdona.

          Que vea en los hombres, a tus hijos, y a mis hermanos.

          Que vea a que estado de vida me llamas.

          Que vea el camino para seguirlo, y no me quede al borde otra vez.

          Cuando tenemos luz en los ojos del alma, vemos todo con claridad, y debemos de cambiar por fuerza de la vida de error que podamos llevar, y comenzar la que Dios quiere. Tantas veces la ceguera es por el pecado, que nos embota, y solo tenemos oscuridad. ¡Señor que vea!

3º Su oración: Que la poderosa intercesión de santa Lucía, virgen mártir, sea nuestro apoyo, Señor, para que en la tierra celebremos su triunfo y en el cielo participemos de gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

14 de Diciembre

SAN JUAN de LA CRUZ

1º Su vida:Nació en Fontiveros, provincia de Ávila, hacia el año 1542. Se llamó Juan Yepes, hijo de Gonzalo y Catalina; eran pañeros y vivían pobres. Su padre muere pronto y la madre se ve obligada a grandes esfuerzos para sacar adelante a sus tres hijos: Francisco, Luís y Juan. Fue inevitable salir del pueblo cuando se vio que no llegaba la ayuda de los parientes.

Eligió la Orden del Carmen; tomó el carmelita hábito en 1563 y desde entonces se llamó Juan de Santo Matía; estudia Teología en la universidad de Salamanca como alumno del colegio que su Orden tiene en la ciudad. En 1567 lo ordenaron sacerdote.

Encuentro con la Madre Teresa de Jesús. En Medina, donde Ella ha venido a fundar su segundo convento de carmelitas reformados; trae también con ella facultades del General para fundar dos monasterios de frailes reformados y llegó a convencer a Juan para unirlo a la reforma que intentaba salvar el espíritu del Carmelo amenazado por los hombres y por los tiempos. Llegó a exclamar con gozo Teresa ante sus monjas que para empezar la reforma de los frailes ya contaba con "fraile y medio" haciendo con gracia referencia a la corta estatura de Juan; el otro fraile, fray Antonio de Heredia.

Inicia su vida de carmelita descalzo en Duruelo y ahora cambia de nombre, adoptando el de Juan de la Cruz. Pasa año y medio de austeridad, alegría, oración y silencio en casa pobre entre las encinas. Luego, la expansión es inevitable; reclaman su presencia en Mancera, Pastrana y el colegio de estudios de Alcalá; ha comenzado la siembra del espíritu carmelitano. Cinco años es confesor del convento de la Encarnación de Ávila.

No podía faltar la cruz de su nombre;llegó de la forma que menos cabía esperarla. Fueron los hermanos calzados los que lo tomaron preso, lo llevan preso a Toledo donde vivió nueve meses de durísima prisión. Marcha a la Peñuela, y a otros muchos lugares para no estorbar, a Fray Juan le toca orar, sufrir y callar.

Rechazado en la tierra y acogido en el cielo.Se presentó la erisipela en una pierna. Y en medio andaban los frailes con frialdad y era notoria la falta de consideración por parte del superior de la casa de Uveda. Hasta que llegó el 13 de diciembre, cuando era de noche, y se marchó al cielo. Sus obras que le han hecho figura de la cultura hispana del siglo XVI. Subida al Monte Carmelo y Noche oscura; el Cántico espiritual, Llama de amor viva y algunos poemas y avisos. Fue canonizado en 1726. Pío XI lo hizo doctor de la Iglesia en 1926. Juan Pablo II, lo nombró patrono de los poetas.

2º Su mensaje: En su vida, Fray Juan de la Cruz, solo amó, sufrió y rezó.  Su vida, desde el principio hasta su muerte, fue como un arroyo de agua pacifica y cristalina, muy clara, toda ella, que canta a Dios y enamora a los hombres.  Su vida se puede reducir a tres palabras, amor, cruz y oración.

1º Amor. Siempre amable y sonriente. Siempre sereno y accesible.

Jamás impaciente ni desagradable. Porque su presencia revelaba su pensamiento, (miraba a Dios, y a Dios tenía gravado en el pensamiento). Santa Teresa, le conoció y retrato muy bien.

<<El santico de Fray Juan, hombre de todo celestial y divino>>. Los seglares, le buscaban atraídos por la dulzura que en él veían, (superior a la de la tierra).

Los frailes, le admiraban mucho por su caridad, y santidad y trato afable.

<<No hay fraile que no diga bien de él>> Que lección de amor. <<Aprende a amar como Dios quiere ser amado y deja tu condición. A la tarde te examinarán en el amor>>.

Buscando mis amores, iré por esos montes y riberas; ni cogeré las flores, ni temeré las fieras, y pasaré los fuertes y fronteras.

Sufrimiento. La Cruz, que la lleva hasta en su nombre. Mucho sufrió en su vida de niño por la pobreza. Mucho sufrió de fraile, por su Reforma. La historia solo sabe una pequeña partecita, él siempre procuró ocultarlo, porque, únicamente quería sufrir para Dios y quería sufrir deseando ser una imagen de Cristo que en la cruz se ofrecía a Dios por sus hermanos los hombres. Conoció los tesoros de la cruz y vio que ningún camino conduce como ella al amor, se abrazo a la cruz y conquisto el cielo.

¿Adónde te escondiste,

Amado, y me dejaste con gemido?

Como el ciervo huyste

haviéndome herido;

salí tras ti clamando, y eras ydo.

3º Oración.La oración es <<una escucha en profundo silencio de lo que habla Dios, el Señor de ella>> Que bien que lo expresa en sus versos.

Olvido de lo criado, memoria del Criador, atención a lo interior, y estarse amando al Amado.

3º Su oración: Dios, Padre nuestro, que hiciste a tu presbítero san Juan de la Cruz modelo perfecto de negación de sí mismo y de amor a la cruz, ayúdanos a imitar su vida en la tierra para llegar a gozar de tu gloria en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

___________________

15 de diciembre

 SAN MAXIMINO

 

1º Su vida: Natural de Verdún. Llevo a cabo su educación en las letras y en el amor a la vida de buen cristiano un tío suyo, sacerdote, con fama de santidad, que se llamaba Hospicio. Siendo muy joven Maximino, en la ciudad de Verdún, en la que vivía con su tío, las gentes se revelaron contra Clodoveo rey; el cual para hacer entrar en razón a los verduneses, envió un ejército a poner sitio a la ciudad que se le había revelado.

 

Intercede el ministro de Dios.La gente de la ciudad estaba aterrada al saber la noticia, y llenos de miedo por el castigo, ya no pensaban en otra cosa que en someterse. Acudieron al sacerdote Hospicio para que saliese al encuentro del rey, y en nombre de toda la ciudad, le pidiese perdón de la injuria y que se dignase levantar la mano del castigo con que les iba a someter. Admitió el buen sacerdote el encargo, y se presentó a Clodoveo; el cual, enternecido con las súplicas del ministro de Dios, envainó la espada, besó la mano a Hospicio, y por él otorgaba el perdón a la ciudad.

 

Regalo del rey la vida contemplativa.El rey quiso elevar a la sede episcopal, que estaba sin pastor; pero Hospicio no se sentía con fuerzas para tal cargo por su avanzada edad, se excusó; y el rey le comunicó su voluntad de que siquiera fuese con él a su corte de Orleáns. Accedió el sacerdote: y fue allá con Maximino; y cansados de la vida de la corte, se retiraron a un sitio entre el Loira y el Loirette, que les dio Clodoveo, para que levantasen un monasterio e implorasen el favor del cielo para la real familia.

 

Ordenado Maximino de sacerdote. Fue hecho abad del monasterio, se mostró varón poderoso en obras y palabras. Gran número de jóvenes se pusieron bajo la dirección del santo abad, que les infundía amor a la virtud y al trabajo, con el cual convirtieron en campos muy fértiles los eriales de alrededor del monasterio. A gran número de sus monjes los envió a pueblos a predicar la fe de Cristo Tuvo tal dominio sobre las almas, que componía los ánimos más desasosegados y calmaba a los iracundos. Su monasterio fue un semillero de varones santos, y muchos son venerados por tales.

 

Vivió y murió edificando a los suyos.Un año en que la ciudad de Orleáns padeció el terrible azote del hambre, abrió a todos los necesitados las puertas de su abadía; y Dios Nuestro Señor multiplicó el trigo con tanta abundancia, que bastó para remediar aquélla necesidad. Maximino, después de haber edificado a los suyos con muchos ejemplos de humildad y caridad, entendiendo que se le acercaba el fin de sus días, reunió a sus monjes, les exhorto a la paz y la unión, a la oración y piedad y, recibiendo los santos Sacramentos, entrego su espíritu al Creador.

2º Su mensaje:Cuando era niño, fue confiado al celo de un ejemplar sacerdote. Este, supo inspirar un amor tan tierno al bien y a la virtud, y Máximo lo conservó durante toda su vida. Tan cierto es que los caminos del hombre en su avanzada edad, son los mismos que los de su niñez. No lo olviden jamás, padres y madres de familia. Educad bien a los hijos, si los quieren un día hombres honrados. En sus manos está su suerte, y si los horroriza la idea de que su hijo pueda ser, de mayor, un delincuente, más les debe horrorizar el dejar de corregir sus defectos, cuando aún son tiernos.

 

Consejos de la Sagrada Escritura.El que ama a su hijo, le corrige sin cesar. El que enseña a su hijo, sacará provecho de él”. (Si 30,1-2). “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”. (Ef 6,4).

Consejos del gran educadorDon Andrés Manjón: Vienen aquí muy a propósito estos consejos sobre la educación de los hijos que daba con insistencia. Tantas veces los hijos se desvían del buen camino por la falta de cuidado de sus padres, o por no darlo demasiado importancia.

 

<<¿Cómo quieres que sea tu hijo? Si tú quieres que tu hijo sea piadoso, se tú piadoso; si lo quieres respetuoso, sé respetuoso tú; si lo quieres veraz, no mientas; si le deseas formal, no engañes ni faltes jamás a tu palabra; si le quieres sobrio, no te embriagues ni recrees su gula con manjares esquistos; si le quieres sencillo y noble, no seas enrevesado, artificioso ni doble.

 

Si le quieres activo, asóciale al trabajo y sé tú con él diligente maestro y buen modelo;si le quieres sano y fuerte, sé tú puro y continente y dale buena sangre en primer lugar, después buen alimento y siempre mucha higiene, gran vigilancia y ejercicios campestres, cuando puedas.

 

Si le quieres pudoroso y honrado, sé tú modelo de pudor y honradez; si le quieres austero, incúlcale la verdad, el deber y la dignidad con tu conducta severa e intachable; si le quieres amoroso, influye con tu amor en su corazón; si quieres que sea de la familia, haz que tus hijos vivan en familia, viviendo tú con ellos; si le quieres inteligente, asóciate a su trabajo intelectual y por nada le prives de sus clases, habla con los maestros y procede de acuerdo con ellos. Finalmente, si tú quieres que tu hijo sea tuyo, edúcale tú, por ti o por medio de auxiliares de confianza>>.

3º Su oración: Señor, Dios nuestro, que infundiste en san Máximo espíritu de verdad y de amor para apacentar a tu pueblo, concede a cuantos celebramos su memoria crecer en santidad, imitando su ejemplo, y recibir el auxilio de su intercesión poderosa. Por nuestro Señor Jesucristo.