Autor: P. Eliseo García Rubio

_________________________

1 de agosto

SAN ALFONSO MARIA de LIGORIO

1º SU VIDA: Nació el 27 de septiembre en Nápoles en 1696. Perteneció a una familia noble napolitana. Desde muy temprana edad estudio mucho y bien, con brillantes calificaciones. A los 16 años ya tenía la toga de doctor en Derecho. Su padre esperaba que fuera un alto mando militar pero viendo las inclinaciones de su hijo, pensó que más que para las armas, el muchacho vale para las letras. A los 19 años ya era un abogado famoso.

 

Hombre de leyes, abogado. Durante ocho años se entregó en su bufete de abogado a defender pleitos. Los ganó todos menos uno, el del Duque de Orsini y aun fue por injusticias y mentiras. De él quedó tan hondamente impresionado que dijo: “Mundo falaz, hoy te he conocido; en adelante nada serás para m”. Y a un amigo le dijo: “Colega mío, nuestra vida es muy desgraciada y corremos el peligro de perder nuestra alma para toda la eternidad. Veo que ésta no es mi carrera. Voy a abandonarla y trataré ir por otros caminos”.

De las leyes humanas a las leyes de Dios. Su padre le había preparado un matrimonio, pero Alfonso prefirió el desposarse siguiendo a Cristo en el sacerdocio. Y se ordenó sacerdote en el año 1726. Recorre toda Italia predicando Misiones populares y escribiendo muchos tratados sobre todos los temas que sabía interesaban al pueblo fiel: Moral, Catecismos, Sermones, Visitas al Santísimo, Tratados sobre la Virgen María. Las Glorias de María, etc.Escribe 111 obras sobre espiritualidad y teología.

Fundador y obispo. El 9 de noviembre de 1732 nace la congregación misionera del Santísimo Redentor, mejor conocido como los Misioneros Redentoristas. A sus 66 años el Papa Clemente XIII le obliga a aceptar ser obispo de Santa Agueda de los Godos. Muchas lágrimas corrían de sus ojos. Sin perder tiempo, reunió todos los argumentos que a su parecer serían suficientes para que el Papa aceptara su renuncia: ya tenia 66 años, era enfermo, era sordo, etc. De nada valió. Siendo para la diócesis un pastor y un padre, muy preocupado por la formación del pueblo y por santificarse él.

A descansar en el Señor el anciano obispo. En 1775 se le acepta la renuncia como obispo y se retira a la comunidad redentorista de Pagani. El día 1 de agosto de 1787, a los 91 años, entregaba su alma a Dios. El 26 de mayo de 1839, fue canonizado por el Papa Gregorio XVI. Pío IX lo proclamaría como Doctor de la Santa Iglesia en 1871 y declarado Patrón de Confesores y Moralistas en 1950.

2º SU MENSAJE: Entre los muchos libros que tiene escritos el santo, uno de ellos muy importante es; Practica de amor a Jesucristo. Considerada una obra maestra de la teología pastoral, es una meditación del himno a la caridad que escribiera san Pablo en su primera Carta a los Corintios, y que se ocupa de centrar al Cristianismo en lo más importante, lo que no pasará nunca: el amor. Lo vemos con facilidad en estos trozos de la obra escrita.

<<Toda la santidad y la perfección del alma consisten en el amor a Jesucristo, nuestro Dios, nuestro sumo bien y nuestro redentor. La caridad es la que da unidad y consistenc­ia a todas las virtudes que hacen al hombre perfecto. ¿Por ventura Dios no merece todo nuestro amor? Él nos ha amado desde toda la eternidad. Considera, oh hombre, que yo he sido el primero en amarte. Aún no habías nacido, ni siquiera existía el mundo, y yo ya te amaba. Desde que existo, yo te amo.

Dios, sabiendo que al hombre se lo gana con beneficios, quiso llenarlo de dones para que se sintiera obligado a amarlo: Quiero atraer a los hombres a mi amor con los mismos lazos con que habitualmente se dejan seducir: con los vínculos del amor. Y éste es el motivo de todos los dones que concedió al hombre. Además de haber dado un alma dotada, a imagen suya, de memoria, entendimiento y voluntad, y un cuerpo con sus sentidos, no contento con esto, creó, en beneficio suyo, el cielo y la tierra y tanta abundancia de cosas, y todo ello por amor al hombre, para que todas aquellas criaturas estuvieran al servicio del hombre, y así el hombre lo amara a él en atención a tantos beneficios.

Y no sólo quiso darnos aquellas criaturas, con toda su hermosura, sino que además, con el objeto de conquistarse nuestro amor, llegó al extremo de darse a sí mismo por entero a nosotros. El Padre eterno llegó a darnos a su Hijo único. Viendo que todos nosotros estábamos muertos por el pecado y privados de su gracia, ¿que es lo que hizo? Llevado por su amor inmenso, mejor aún, excesivo, como dice el Apóstol, nos envió a su Hijo amado para satisfacer por nuestros pecados y para restituirnos a la vida, que habíamos perdido por el pecado. Dándonos al Hijo, al que no perdonó, para perdonarnos a nosotros, nos dio con él todo bien: la gracia, la caridad y el paraíso, ya que todas estas cosas son ciertamente menos que el Hijo: El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él?>>

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que suscitas continuamente en tu Iglesia nue­vos ejemplos de santidad, concédenos la gracia de imitar en el celo apostólico a tu obispo san Alfonso María de Ligorio, para que podamos compartir en el cielo su misma ­recompensa. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

2 de agosto

SAN EUSEBIO de VERCELLI

1º SU VIDA: Nacido en Cerdeña a inicios del siglo IV, en su tierna edad se transfirió a Roma con su familia. Más tarde fue instituido lector: de este modo pasó a formar parte del clero de la Urbe, en tiempos en los que la Iglesia sufría la grave prueba de la herejía arriana.

Obispo y fundador. La gran estima que rodeaba a Eusebio explica su elección, en el año 345, a la cátedra episcopal de Vercelli. El nuevo obispo comenzó inmediatamente una intensa obra de evangelización en un territorio que todavía era en buena parte pagano, especialmente en las zonas rurales. Inspirado por san Atanasio, que había escrito, La vida de san Antonio, fundó en Vercelli una comunidad sacerdotal, semejante a una comunidad monástica. Ese cenobio dio al clero de Italia del norte un significativo carácter de santidad apostólica, y suscitó figuras de obispos venerados por la Iglesia como santos.

Defendió la plena divinidad de Jesucristo. Definido por el Credo de Nicea “de la misma naturaleza" del Padre. Con este objetivo se alió con los grandes padres del siglo IV, sobre todo con san Atanasio, el heraldo de la ortodoxia nicena, contra la política filo-arriana del emperador. Por este motivo, Eusebio fue condenado al exilio, después del año 350, fue exiliado en Capadocia y Tebaida, donde sufrió graves malos tratos físicos. En el año 361, al fallecer Constancio II, le sucedió el emperador Juliano, el apóstata, a quien no le interesaba el cristianismo como religión del imperio, sino que quería más bien restaurar el paganismo. Acabó con el exilio de estos obispos y de este modo permitió también que Eusebio volviera a tomar su sede.

Al Concilio de Alejandría. En el año 362 fue invitado por Anastasio a participar en el Concilio, que decidió el perdón a los obispos arrianos a condición de que regresaran al estado laical. Eusebio pudo seguir ejerciendo durante unos diez años su ministerio episcopal, hasta la muerte, entablando con su ciudad una relación ejemplar, que inspiró el servicio pastoral de otros obispos de Italia del norte, como Ambrosio de Milán y Máximo de Turín.

Es elogiado por otro santo. La admiración de san Ambrosio por Eusebio se basaba sobre todo en el hecho de que el obispo de Vercelli gobernaba su diócesis con el testimonio de su vida: “Con la austeridad del ayuno gobernaba su Iglesia”. San Ambrosio estaba fascinado, por el ideal monástico de la contemplación de Dios, que Eusebio había buscado siguiendo las huellas del profeta Elías. De este modo, Eusebio, vivía en medio de la ciudad como un monje. Como los apóstoles, por quienes Jesús rezaba en la Última Cena, “están en el mundo pero no son del mundo”. (Jn 17,11)

2º SU MENSAJE: El motivo del exilio del santo fue la defensa de la Divinidad de Jesus, es decir; Jesucristo es Dios. De la misma naturaleza del Padre.

Era Dios desde el principio, en el seno de la Trinidad, antes de ser hombre. De las tres personas de la Santísima Trinidad sólo se hizo hombre la segunda, el Hijo. “Dios envío a su propio Hijo”. (Gal 4,4). Luego, era Dios desde la eternidad y se hizo hombre en el tiempo, y aparece como persona histórica en Belén. Es el Hijo de Dios e Hijo de María, tuvo dos nacimientos, uno eterno, que decimos en el Credo (Nacido del Padre antes de todos los siglos). Otro temporal, porque, “cuando llego la plenitud  de los tiempos envío Dios a su Hijo nacido de una mujer”. (Gal 4,4). Así nos lo explica la Escritura, y así debemos adorarlo. Verdadero Dios y verdadero hombre.

            Lo ha confirmado Dios Padre:Aun estaban hablando, cuando una nube los cubrió, y una voz desde la nube les decía: Este es mi Hijo amado, en quien me complazco, escuchadlo”. (Mt 17,5). El ángel Gabriel, dijo a María, “Será reconocido como Hijo del Altísimo, será llamado Hijo de Dios”. (Lc1, 35).

            Lo ha confirmado él mismo Jesús:El Padre y yo somos uno”. (Jn 10,30). “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”. (Jn 14,9).

 

            Lo han confirmado los Apóstoles:Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura”. (Col 1,15-16). “Tomas contesto: ¡Señor mío y Dios mío!”. (Jn 20,28).

            Lo han confirmado otros testimonios:el centurión que estaba frente a Jesús, al ver que había expirado de aquella manera dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios”. (Mc 15,39).

Lo confirman los milagros: Su poder sobre la naturaleza. “El se levantó, increpó al viento y dijo al lago: ¡Cállate! El viento amainó y sobrevino una gran calma”. (Mc 4,39). Curaba las enfermedades. “Jesús extendió la mano, lo tocó y le dijo: Quiero, queda limpio. Y al instante quedó limpio de la lepra”. (Mt 8,3). Expulsa los demonios. “Jesús, increpó al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo, te ordeno que salgas y no vuelvas a entrar en él”. (Mc 9,25). Resucita a los muertos. “Y acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon. Entonces dijo: Muchacho, a ti te digo: Levántate. El muerto se incorporo y se puso a hablar”. (Lc 7,14).

3º SU ORACIÓN: Concédenos, Señor, Dios nuestro, imitar la fortaleza de tu obispo san Eusebio de Vercelli al proclamar su fe en la divinidad de tu Hijo, y haz que, perseverando en esa misma fe de la que fue maestro, merezcamos un día participar de la vida divina de Cristo. Que vive y reina contigo.

_________________________

3 de agosto

SANTA LIDIA

1º SU VIDA: Pertenece al siglo primero de nuestra era. Nació en una familia trabajadora en el comercio de telas y de púrpura. Era pagana venida de Tiatira de Lidia, por eso se la llamaba Lidia. Después de la muerte de su esposo, del que no sabemos nada continuo ella sola en la ciudad con el negocio de telas. Se sabe que llegó en un barco de los de entonces de la Grecia de Asia y se instaló en Filipos. La razón no fue otra que ser un buen puerto en el mar Egeo.

            Rica guapa y alegre. La púrpura extraída de unos moluscos constituyó uno de los mejores artículos para clase alta de aquella época. Su precio estaba muy caro por lo difícil del trabajo y de su transporte de un lugar para otro. Lidia supo hacer un uso extraordinario de su riqueza compartiéndolas con los necesitados y con quienes trabajaban con ella. Resplandecía la alegría que llevaba en su corazón de joven y guapa.

            Buena disposición para escuchar la palabra de Dios. Tan pronto oyó hablar de Jesús, le reconoció como el camino, la verdad y la vida. San Lucas introduce con preciosas palabras la conversión de Lidia. “El Señor le abrió el corazón para que escuchase y se adhiriese a las palabras de Pablo” (Hech  6.15). Era una mujer prudente, como en los negocios todo lo examina detenidamente. Y con rapidez se decide a recibir el bautismo. Ella misma dispuso que sus criados recibieran también el bautismo. Y es de sospechar que donde estuviera hasta su muerte seria un apóstol de Jesucristo.

“Venid a mi casa”. Lo que verdaderamente le llevó a la gloria de su triunfo personal fue el encuentro con el apóstol san Pablo y el evangelista san Lucas estando en Grecia. Tanta fue la amistad que les unió que ella misma los invitó a que vivieran en su casa. Le dijo; “Si juzgáis que soy fiel al Señor, venid y quedaos en mi casa.” Y nos obligó a ir”. (Hech 16,16). Es una honra para Lidia el que Pablo aceptara su invitación.

Entra el evangelio en Europa.Esta joven podía presumir de haber sido la primera, junto con su familia, de recibir el cristianismo en Europa. Fue un apoyo del apóstol y de la reciente comunidad de Filipos. San Pablo escribe después reconociendo las ayudas recibidas. “Sabéis también vosotros, filipenses, que en el comienzo de la evangelización, cuando salí de Macedonia, ninguna  Iglesia me abrió cuentas de “haber y debe”, sino vosotros solos. Pues incluso cuando estaba yo en Tesalónica enviasteis por dos veces con que atender a mi necesidad”. (Fil 4.15-16). Sin duda, que muchas de estas ayudas pasaron por las manos de Lidia. Quizás por esto san Pablo tuvo una gran comprensión hacia las mujeres, empleándolas en la misión de la Iglesia.

2º SU MENSAJE: Es un ejemplo más el de la Santa de haber cambiado su vida al escuchar o leer la Palabra de Dios. El Señor le abrió el corazón para que escuchase y se adhiriese a las palabras de Pablo” (Hech  6.15) Ejemplos de cómo la palabra de Dios cambia a los hombres:

San Pablo: cuando la Palabra de Dios le habla, y la escucha con interés, deja de ser el perseguidor de los cristianos, “Saulo, porque me persigues”. (Hech 9,4). Se convierte en un apóstol infatigable de Jesucristo.

San Agustín: refiriéndose a la hora de su conversión, cuenta en el Libro de la Confesiones: <<Y he aquí que oigo en la casa vecina una voz, no se si de un niño o de una niña, que repetía muchas veces: (Toma lee, toma lee). Volví corriendo donde estaba el libro de las cartas de San Pablo, abrí y leí en silencio, por el primer capitulo que se me vino a los ojos: “No en comilonas ni embriagueces, no en fornicaciones ni deshonestidades, no en rivalidad ni envidias, sino vestíos de nuestro Señor Jesucristo, y no hagáis caso de la carne para satisfacer sus concupiscencias. (Rom 13,13-14)>>.

San Antonio Abad: hombre rico y de mundo, escucha en una iglesia la palabra de Dios en la lectura del Evangelio, “Si quieres ser perfecto, vende lo que tienes y dáselo a los pobres”. (Mt 19,21). Y en otra ocasión “no os agobiéis por el mañana”. y pasó de esa situación cómoda y desahogada, a vivir la pobreza evangélica como ermitaño en el desierto.

San Francisco de Asís: Abrió la Biblia, también por estas palabras, “Si quieres ser perfecto....” (Mt 19,21). y le empujaron a seguir el camino que lleva a Dios. Su vocación se aclaró en la fiesta de San Matías. Al oír en el Evangelio que los servidores de Cristo no debían poseer oro ni plata, ni alforja, ni dos túnicas…, exclamó. “Esto es lo que yo buscaba y lo que quiero cumplir”. Se decidió a seguir al pie de la letra el Evangelio y los pasos del Señor.

San Francisco Javier: joven lleno de vanidades, y estudiante en la universidad de París, leyendo en el Evangelio “¿que aprovecha al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?”. (Mt 16,26). Se convirtió en uno de los misioneros mas entregado de la Compañía de Jesús, en las indias.

            Y así otros muchos Santos, y cada día sigue haciendo este mismo efecto en los cristianos que escuchan, y acogen esta Palabra de Dios con seriedad. Como, entre otros muchos, santa Lidia.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que cada año nos alegras con la fiesta de santa Lidia, concede a los que celebramos su memoria imitar también los ejemplos de su vida santa. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

4 de agosto

SAN JUAN MARIA VIANNEY

1º SU VIDA: Nació el día 8 mayo de 1786, de padres honrados, cristianos y pobres. Fue bautizado el mismo día de nacer. A los nueve años todavía no sabía nada a no ser un poco de catecismo. A los once recibió los sacramentos de Penitencia y Eucaristía. Eran malos los tiempos para Francia.

Tenía deseos de ser cura. Por la mente de Juan María corrió siempre el deseo de llegar algún día a ser sacerdote. Tenía 25 años cuando empieza los estudios de filosofía, con muchísimos trabajos. En junio de 1815 recibe el diaconado. Pero los superiores dudan si debe ordenarse sacerdote o rogarle que abandone el seminario, porque el sacerdote, piensan, debe ser un hombre de letras y a Juan María no le entran. Acuden al Sr. Obispo y éste pregunta: ¿Ama a María? Sí, sí, más que nadie. ¿Sabe rezar el santo Rosario? Sí, con más unción y mejor que ningún otro, le responde el Sr. Rector. Pues, bajo mi responsabilidad lo ordenaré sacerdote, que lo hará mejor que ningún otro. Y el 13 de agosto de 1815 recibió el sacerdocio.

Cura de la parroquia de Ars. Era un pueblecillo pequeño y pobre, y fue lleno de ilusiones y con ganas de entrega. Tenía 230 almas. Le dijo el Sr. Obispo "Vaya usted a esa parroquia. No hay mucho amor a Dios allí, pero Vd. lo pondrá". Y lo puso, no solo al pueblo de Ars, sino a toda Francia.  Lo que allí encontró fue desolador. Casi nadie cumplía con el precepto dominical. La blasfemia abundaba. Los odios estaban a la orden del día. Pronto cambiará todo gracias a la santidad de este cura que pasa dieciséis horas diarias en el confesionario, que apenas ni come ni duerme.

Dios bendecía la actividad de este cura. El que a duras penas había hecho sus estudios, se desenvolvía con firmeza en el púlpito, sin tiempo para prepararse, y resolvía delicados problemas de conciencia en el confesionario. Habrá testimonios abundantes de su don de discernimiento de conciencias. A uno le recordó un pecado olvidado, a otro le manifestó claramente su vocación, a la otra le abrió los ojos sobre los peligros en que se encontraba, a otras personas que traían entre manos obras de mucha importancia para la Iglesia de Dios les dio mucha luz. El Santo mostraba estar en íntimo contacto con Dios Nuestro Señor y ser iluminado con frecuencia por Él.

Al cielo a ser patrón de los sacerdotes. Ars ya no era el Ars que se encontró Juan Maria. Allí se amaba a Dios y los hombres entre sí. Podía morirse tranquilo. Le llegó la hora el 4 de agosto, de 1859. Lo canonizó el papa Pío XI el 31 de mayo de 1925, y en 1928, lo nombró Patrono de los Párrocos. Y Benedicto XVI lo ha proclamado patrón de los sacerdotes del mundo entero.

2º SU MENSAJE: el Cura de Ars. El patrón de todos los sacerdotes del mundo. Humilde, sacrificado, entregado totalmente a sus feligreses, enamorado de su sacerdocio. Dice así hablando de los sacerdotes.

<<Parecía que el sacramento del Orden no tiene nada que ver con vosotros, los fieles; y, sin embargo, tiene mucho que ver con todo el mundo. Este sacramento eleva al hombre hasta Dios. ¿Qué es un sacerdote? Un hombre que ocupa el lugar de Dios, que esta revestido de todo el poder de Dios. “Como el Padre me envió –dice Jesús a los sacerdotes- así os envió Yo”. Enseñad a todas las naciones. Quien a vosotros escucha me escucha a Mí. Quien os desprecia, me desprecia a Mí”.

Cuando el sacerdote perdona los pecados, no dice: “Que Dios te perdone”, sino “Yo te perdono”. Y en la consagración de la Misa no dice “Este es el cuerpo de Cristo”, sino “Este es mi cuerpo”. San Bernardo dice que todo nos viene por María; de la misma manera podemos decir que todo nos viene por el sacerote: todas las bendiciones, las gracias, todos los dones del cielo.

Un buen sacerdote, un sacerdote según el corazón de Dios, constituye el mayor tesoro que el Buen Dios puede conceder a una parroquia. El sacerdote continúa la obra de la Redención en la tierra. Cuando veáis al sacerdote, pensad en nuestro Señor Jesucristo y decid: este es el que me ha hecho hijo de Dios, el que me ha perdonado después de pecar, el que da alimento a mi alma.

Si no tuviéramos el sacramento del Orden sacerdotal, no tendríamos a nuestro Señor. ¿Quién le ha puesto ahí en el sagrario? El sacerdote. ¿Quién ha recibido nuestra alma al entrar en la vida? El sacerdote. ¿Quién la alimenta para fortalecerla en su peregrinación? El sacerdote. ¿Quién la prepara para comparecer ante Dios, por medio de la Unción? El sacerdote, siempre el sacerdote. Y si el ama muere en pecado, ¿Quién la resucitará, quien la devolverá la calma y la paz? También el sacerdote>>.

Miles de personas se habían confesado con él. Un abogado de París, un tanto libertino, anuncio a sus amigos que iba a ir a Ars para conocer personalmente al famoso cura y formarse así una opinión personal sobre el. Al regreso en París, sus amigos le preguntaron: Y bien ¿Qué viste en Ars? A lo que, emocionado profundamente replicó: ¡He visto a Dios en un hombre!

3º SU ORACIÓN: Dios de poder y misericordia, que hiciste admirable a san Juan María Vianney por su celo pastoral, concédenos por su intercesión y su ejemplo, ganar para Cristo a nuestros ­hermanos y alcanzar, juntamente con ellos, los premios ­de la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

5 de agosto

NUESTRA SEÑORA de LAS NIEVES

1º SU HISTORIA: En el siglo IV vivía en Roma Juan Patricio y su esposa. Habían sido bendecidos por Dios con abundancia de bienes y también de fe. Pero pesaba sobre ellos un gran dolor, no tenían hijos con los que pudieran compartir sus muchos bienes. Durante mucho tiempo rezaban pidiendo un hijo. En esta situación pasaron muchos años sin ningún resultado. Por fin decidieron dejar su herencia a la Virgen María.

La Virgen se lo agradeció. La noche del 4 de agosto, se le apareció a Juan Patricio y a su esposa, diciéndoles que deseaba que construyeran una basílica en el Monte Esquilino (una de las siete colinas de Roma), en el en el que Ella les señalaría con una nevada. También se le apareció al Papa Liberio con el mismo mensaje. En la mañana siguiente, el 5 de agosto, mientras brillaba el sol en pleno verano, la ciudad quedó sorprendida al ver un terreno nevado en el Monte Esquilino. La pareja, feliz, se apresuró al lugar y el Papa Liberio también. La nieve cubrió exactamente el espacio que debía ser utilizado para la basílica y desapareció una vez que se había señalado el lugar. Allí se construyó la Basílica de Santa María la Mayor.

El Papa Liberio regalo la imagen de la Santísima Virgen. Nuestra Señora y el Niño. A lo largo de los años, el pueblo de Roma ha sido muy devoto de Ella. Cada vez que Roma se encontraba en peligro corría en seguida al santuario de Nuestra Señora para pedirle auxilio. La imagen era llevada en procesión solemne, con gran devoción. Esta magna Basílica es una de las cuatro Mayores de Roma y una de las más bellas y más visitadas de la cristiandad. Se edificó allí una iglesia bajo la advocación de Nuestra Señora de las Nieves o basílica Liberiana, hoy Santa María la Mayor. En el siglo VII fue en ella depositado el Pesebre de Belén.

Predilección de los Papas. Siempre han sentido una tierna devoción por esta imagen de la Virgen. Algunos han pasado noches enteras en oración ante su imagen. Benedicto XIV hizo el compromiso de hacerse presente para el canto de las letanías de Sta. María la Mayor los sábados. Pablo V, la noche en que iba a morir, pidió que lo llevaran a la capilla de Nuestra Señora para así poder morir a sus pies. Una advocación muy bella de la Virgen.

Fiesta para toda la cristiandad. La fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, 5 de agosto, se celebraba, en principio, solamente en la basílica, se extendió en el siglo XIV a toda Roma y, finalmente, San Pío V la declaró fiesta de la Iglesia universal en el siglo XVII.  Es la iglesia más antigua dedicada en Occidente a la Virgen María.

2º SU MENSAJE: Santa María de las Nieves. Una de las advocaciones más bellas de la Santísima Virgen. Ella, que es la Madre de Dios, La Inmaculada, Asunta al cielo, Virgen de la Salud y del Rocío, es también Nuestra Señora de las Nieves. La nieve es blancura y frescor. Pureza y limpieza de alma. Que hermosamente tenemos representada aquí la pureza sin mancha de María. Cuando nieva, al alegría brota en los corazones.

            Un paisaje nevado, tiene un encanto especial. Sobre todo, suelen sentir la hermosura de la nieve, las almas delicadas, las lamas puras, los santos. ¡Como le agradaba la nieve a santa Teresita del Niño Jesús!

            Simboliza muy bien la pureza de las almas. No solo, en sentido de la castidad, sino, también, en el sentido de almas limpias. Para encontrar un simbolismo de inocencia y de pureza del alma, no encontraremos otro mejor que la nieve. A lo que se puede comparar el alma blanca y pura de Maria.

            ¡Que blanca y que hermosa que es la nieve! Pero que pronto que se deshace. La nieve de las llanuras, dura muy pocos días. La nieve de los altos, cuanto más altos, más tiempo permanecen nevados.

            Así sucede con las almas. Las más rastreras, las que están a nivel de la tierra, las pegadas al mundo, no se elevan a Dios, ni tratan con Él, ni le buscan en los sacramentos. Poco les dura en su alma la limpieza y la pureza. Las almas espirituales, las que tiene trato elevado con Dios, que rezan para tratar de amistad con Él, que le buscan y frecuentan su encuentro en los sacramentos, estas, si que conservan limpieza de alma, y pureza del cuerpo.

            Nieve en agosto. Fue, sin duda un milagro de la Virgen María, pero que se repite continuamente en las almas. La limpieza de alma en las alturas se conserva blanca como la nieve en los altos, Aun, en verano. La vida de la gracia es para todos los días. Y si por desgracia la perdemos. No debemos dejar pasar el tiempo para blanquear nuestra alma, aunque sea en verano. Porque en agosto, también nevó en Roma, y fue preservada la nieve con el calor. Nosotros queremos mirar con ojos limpios, “bienaventurados los que tienen puro su corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5). Sólo Ella es sin pecado entre todos los hombres. Ella es blancura y candor. Ella refresca nuestros agostos llenos del fuego del pecado y la concupiscencia, y nos llena de alegría en este día para hacer propósitos firmes en este sentido. Limpieza de alma y pureza de cuerpo, para ver a Dios. .

 

3º SU ORACIÓN: Perdona, Señor, los pecados de tus hijos y, ya que nuestras obras no pueden complacerte, concédenos la salvación por medio de la Madre de tu Hijo. Que vive reina contigo.

_________________________

6 de agosto

LA TRASFIGURACIÓN DEL SEÑOR

         

1º EL HECHO: Dice San León que: “El fin principal de la transfiguración era desterrar del alma de los discípulos el escándalo de la cruz”. Por eso los llevó a un monte alto, para ilustrarlos acerca de su pasión, para hacerles ver que era necesario que el Cristo padeciese antes de entrar en su gloria, conforme a lo anunciado por los profetas (Lc 24,25); para sostener aquellos corazones atribulados y desfallecidos”.

El escenario será el monte Tabor. Este monte ha sido siempre considerado un monte Santo. Desde el Antiguo Testamento ya lo llamaban así las tribus israelitas del norte. Situado en el extremo nordeste de la llanura de Esdrelón, dista de Cesarea setenta kilómetros.

El pasaje de Lucas. “Unos ocho días después de este discurso cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a la montaña a orar. Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, y sus vestidos refulgían de blancos. De pronto hubo dos hombres conversando con El, Moisés y Elías, que aparecían resplandecientes y habla­ban de su éxodo, que iba a completar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían de sueño; pero se espabilaron, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con El. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: -Maestro; podríamos hacer tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. No sabía lo que decía. Mientras hablaba se formó que los cubría. Salió de la nube una voz que decía: Este es mi Hijo elegido. Escuchadlo. Cuando cesó la voz, Jesús estaba solo” (Lc 9,28).

            San Juan de la Cruz comenta agudamente estas palabras: Como el Padre nos dio a su Hijo, que es una Palabra suya, que no tiene otra, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra y no tiene más que hablar. Que Dios ha quedado ya como mudo, porque lo que hablaba antes en partes a los profetas, ya lo ha hablado en Él todo, dándonos el todo que es su Hijo. Sería pues una desconsideración ir pidiendo a Dios nuevas revelaciones, puesto que todo nos lo tiene revelado ya en su Hijo: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo puestas todas mis complacencias. Escuchadle.

Santo Tomás de Aquino comenta que en la Transfiguración «apareció toda la Trinidad: el Padre en la voz, el Hijo en el hombre, el Espíritu en la nube luminosa». la liturgia bizantina dice al Señor Jesús: «Tú te transfiguraste en la montaña, y tus discípulos, en la medida en que eran capaces, contemplaron tu Gloria, oh Cristo Dios, a fin de que, cuando te vieran crucificado, comprendieran que tu Pasión era voluntaria, y anunciaran al mundo que Tú eres verdaderamente la irradiación del Padre».

2º SU MENSAJE: Jesús manifiesta su gloria a sus discípulos e inmediatamente después les habla de sus sufrimientos, a fin de animarlos a soportar los oprobios de su Pasión. Aprendamos de este misterio a sufrir por Jesús, con la esperanza de participar en sus recompensas; si nos niega los consuelos terrenales, lo hace para procurarnos más en el cielo. No nos extrañemos de las aflicciones que nos sobrevengan: no es en este mundo, sino en el otro, donde Jesucristo nos ha preparado la felicidad.

Lo que significo La Transfiguración para los apóstoles. Iban camino de Jerusalén, y jesus iba hablándoles de su pasión y muerte, y esto a los discípulos les desanimaba. Sus esperanzas estaban puestas en un Salvador que los iba a solucionar todos los problemas, y le habían visto hacer milagros, luego, si que podía solucionarles la vida. La muerte no les cuadraba, les faltaba esta experiencia del Tabor. Les serviría, estos momentos de Tabor, (de cielo), para recordarlo en los momentos más duros de su vida. Iban a ver morir a Jesus, y ellos serían mártires.

Lo que debe significar La Transfiguración para nosotros.  Cuando empezamos algo con ilusión, y si es costoso, pronto, fácilmente nos cansamos. Necesitamos que se nos anticipe un poco del final que queremos conseguir. Por ejemplo; un chico que estudia una dura carrera, ante las dificultades del estudio, de los exámenes, de los suspenso, etc. Si en ese intermedio conoce a alguien que ya trabaja en esa carrera, y que es de verdad lo que el quiere, sin duda, que recibirá una buena dosis de ilusión, en medios de las dificultades, para seguir estudiando esa dura carrera.

En la vida ordinaria, nos cuesta ser buenos, nos cansamos de hacer el bien, porque vemos poca gente buena, y nos desanima. Las practicas de piedad, pocos las hacen, y no desaniman, el evangelio es exigente, y muchos lo abandonan, y nos desanima, etc. Pensemos en los momentos de gloria que nos ha concedido el Señor, en los que hemos notado su presencia con nosotros, en los que hemos disfrutado mucho con las cosas de Dios, esto nos animará a seguir siendo buenos cristianos comprometidos, porque merece la pena, lo que ya hemos disfrutado con Dios. Porque cuando todo parece que se hunde, queremos que desaparezca la cruz de Cristo, y lo estropeamos, porque, para ir al cielo con Jesús y resucitar con Él, hay que sufrir como Él y morir como Él. Un día, también seremos gloriosos en el cielo.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que en la gloriosa transfiguración de tu Unigénito confirmaste los misterios de la fe con el testimonio de los profetas, y prefiguraste maravillosamente nuestra perfecta adopción como hijos tuyos, concédenos, te rogamos, que, escuchando siempre la palabra de tu Hijo, el predilecto, seamos un día coherederos de su gloria. Por nuestro Señor…

_________________________

7 de agosto

SAN CAYETANO

1º SU VIDA: Nació en Vicenza el año 1480. Su padre, el Conde Gaspar de Thiene y su madre María di Porto. El padre murió cuando los dos hermanos eran muy pequeños. Su piadosa madre dio a sus hijos un admirable ejemplo de madre cristiana. Estudió 4 años en la Universidad de Padua se doctoró en derecho civil y canónico en 1504. Fue nombrado senador en Vicenza.

        Quería, a pesar del cargo, ser sacerdote. Se fue a Roma en 1506. Decía que Dios le llamaba a realizar una gran obra. Nombrado secretario privado del Papa Julio II. Ayudaba al Papa a escribir las cartas apostólicas.  Muere en 1513 el Papa y Cayetano decide no continuar en el cargo. Se preparó durante 3 años para ser sacerdote. Fue ordenado en 1516, a los 36 años. Celebra su primera misa considerándose considera digno.

Ingresó en el oratorio de San Jerónimo. Se preocupaba mucho por el bien espiritual de su congregación. Decía: "En el oratorio rendimos a Dios el homenaje de la adoración, en el hospital le encontramos personalmente". Fundó otro oratorio en Verona. Se trasladó a Venecia en 1520, siguiendo el consejo de su confesor. Allí implantó la bendición con el Santísimo y promovió la comunión frecuente, en los tres años que vivió en Venecia.

Fundador de los Clérigos Regulares. Quería que tomasen como modelo la vida de los Apóstoles. Congregación de los Teatinos. Clemente VII lo aprobó el 14 de septiembre de 1524. Cayetano renuncia a todos sus bienes. Aparte de renovar al clero, que buen falta hacia, otros objetivos eran la predicación de la sana doctrina, el cuidado de enfermos y uso frecuente de Sacramentos. En 1530 San Cayetano superior. Por humildad, lo acepto.

A Nápoles a fundar otra casa. Recibe una casa donada por el conde de Oppido y rechaza otros terrenos. Se quedó en Nápoles porque era donde había mas trabajo. La ciudad mejoró notablemente gracias a las sermones y el trabajo apostólico del santo, que en ocasiones tuvo que enfrentarse con laicos y religiosos que predicaban el calvinismo, el luteranismo, etc. En sus últimos años de vida abrió hospicios para ancianos y fundó hospitales.

“Mi salvador murió en la cruz”. Cae enfermo en el verano de 1547. Los médicos le aconsejan que ponga un colchón sobre las tablas de la cama, el respondió: Mi salvador murió en la cruz; dejadme pues, morir también sobre un madero”. Murió en Nápoles a los 77 años, el 7 de agosto de 1547. El 8 de octubre 1629 es beatificado por Urbano VII. El 12 de abril1671, lo canoniza Clemente X.

2º SU MENSAJE: De una carta del Santo, que escribe a Elisabet Porto, de la que podemos sacar un texto que nos da un bonito mensaje, que debemos desearlo toda la vida, que Cristo habite por la fe en nuestros corazones.

<<Yo soy pecador y me tengo en muy poca cosa, pero me acojo a los que han servido al Señor con perfección, para que rueguen por ti a Cristo bendito y a su Madre; pero no olvides una cosa: todo lo que los santos hagan por ti de poco serviría sin tu cooperación; antes que nada es asunto tuyo, y, si quieres que Cristo te ame y te ayude, ámalo tú a él y procura someter siempre tu voluntad a la suya, y no tengas la menor duda de que, aunque todos los santos y criaturas te abandonasen, él siempre estará atento a tus necesidades.

Ten por cierto que nosotros somos peregrinos y viajeros en este mundo: nuestra patria es el cielo; el que se engríe se desvía del camino y corre hacia la muerte. Mientras vivimos en este mundo, debemos ganarnos la vida eterna, cosa que no podemos hacer por nosotros solos, ya que la perdimos por el pecado, pero Jesucristo nos la recuperó. Por esto, debemos siempre darle gracias, amarlo, obedecerlo y hacer todo cuanto nos sea posible por estar siempre unidos a él.

El se nos ha dado en alimento: desdichado el que ignora un don tan grande; se nos ha concedido el poseer a Cristo, Hijo de la Virgen María, y a veces no nos cuidamos de ello; ¡ay de aquel que no se preocupa por recibirlo!

Hija mía, el bien que deseo para mí lo pido también para ti; mas para conseguirlo no hay otro camino que rogar con frecuencia a la Virgen María, para que te visite con su excelso Hijo; más aún, que te atrevas a pedirle que te dé a su Hijo, que es el verdadero alimento del alma en el santísimo sacramento del altar. Ella te lo dará de buena gana, y él vendrá a ti, de más buena gana aún, para fortalecerte, a fin de que puedas caminar segura por esta oscura selva, en la que hay muchos enemigos que acechan, pero que se mantienen a distancia si nos ven protegidos con semejante ayuda.

Hija mía, no recibas a Jesucristo con el fin de utilizarlo según tus criterios, sino que quiero que tú te entregues a él, y que él te reciba, y así él, tu Dios salvador, haga de ti y en ti lo que a él le plazca. Éste es mi deseo, y a esto te exhorto y, en cuanto me es dado, a ello te presiono>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que concediste a san Cayetano imitar el modo de vivir de los apóstoles, concédenos, por su intercesión y ejemplo, poner en ti nuestra confianza y buscar siempre el reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

8 de agosto

SANTO DOMINGO de GUZMÁN

1º SU VIDA: Nació en Caleruega (España), alrededor del año 1170.Sus padres Félix de Guzmán y su madre la Beata Juana de Aza. De ella recibió Domingo su primera educación. Cuando sólo contaba seis años fue entregado a un tío suyo, arcipreste, para que le educara en las ciencias. A los catorce años fue enviado al Estudio General de Palencia.

Destaca pronto por su caridad. Mientras Domingo estudiaba, vino aquellos días un hambre desgarradora en Palencia. Domingo entregó poco a poco cuanto tenía para ayudar ante tanta necesidad. Llegó un día que sólo le quedaban sus libros. Y reflexiona. “Pero ¿cómo podré yo seguir estudiando en pieles muertas (pergaminos), cuando hermanos míos en carne viva se mueren de hambre?” Por caridad se olvida de sí mismo y sólo piensa en el bien de sus hermanos.

Jesús le pedía que le siguiera. Ya no le queda nada por dar se entrega él mismo como esclavo. Todos hablan de Domingo. Llega a los oídos del Obispo de Osma D. Martín Bazán y le manda llamar para que acepte ser canónigo de la Catedral. Tenía 24 años. Pronto fue un modelo para todos.

Predicador y fundador de predicadores. Llega a sus oídos los destrozos que hacen los herejes en Francia y va allá y predica con fuego la verdadera fe de Jesucristo. Para que lo que va a haciendo tenga continuidad quiere formar con los compañeros que le siguen una Orden que se dedique a predicar la Palabra de Dios. Así nace la Orden de Predicadores o Dominicos. Poco después surgirá también la rama femenina. Le unía una gran amistad con San Francisco de Asís. Santo Domingo lo abrazó y le dijo: “Los dos tenemos que trabajar muy unidos, para conseguir el Reino de Dios”.

En vida ya gozaba de fama de santo. No sólo por los muchos milagros que el Señor obró por su medio sino por la vida tan santa que llevaba y comunicaba a los demás. Recorrió gran parte de Europa predicando la Palabra de Dios y tratando de alejar a los hombres del pecado. A él se atribuye también el origen del Santo Rosario que tanto bien ha hecho y hace a la gente sencilla.

La muerte del justo. Totalmente desgastado de tanto trabajar y sacrificarse por el Reino de Dios a principios de agosto del año 1221 se sintió falto de fuerzas, estando en Bolonia, la ciudad donde había vivido sus últimos años. Y el 6 de agosto de 1221, volaba al cielo, a los cincuenta años de edad. A los 13 años de haber muerto, el papa lo declaró santo.

 2º SU MENSAJE: El Maestro Jordán de Sajonia, primer sucesor de Santo Domingo en el Generalato de la Orden, nos transmite un retrato espiritual del Santo. Este retrato es un mensaje para desear imitarlo en todo.

<<Estaba adornado de costumbres tan limpias, dominado por tal ímpetu de fervor divino, que revelaban plenamente en él un vaso de honor y de gracia, un vaso guarnecido de toda suerte de piedras preciosas. Su ecuanimidad era inalterable, a no ser cuando se turbaba por la compasión y la misericordia hacia el prójimo. Y como el corazón alegre alegra el semblante.

La alegría brillaba siempre en su cara, fiel testimonio de su buena conciencia, según se ha dicho, la luz de su semblante, sin embargo, no se proyectada sobre la tierra. Con ella se atraía fácilmente el afecto de todos; siempre tenía palabras de edificación y abundaba en ejemplos, con los cuales inclinaba los ánimos de los oyentes al amor de Cristo y al desprecio del mundo.

En todas partes, sus palabras y sus obras revelaban al varón evangélico.Durante el día nadie más accesible y afable que él en su trato con los frailes y los acompañantes.Por la noche, nadie tan asiduo a las Vigilias y a la oración. Todos los hombres cabían en la inmensa caridad de su corazón y, amándolos a todos, de todos era amado.

Otra cosa le hacía también amabilísimo a todos: que, procediendo siempre por la vía de la sencillez, ni en sus palabras ni en sus obras se observaba el menor vestigio de doblez.Verdadero amigo de la pobreza, usaba siempre vestidos viles. En la comida y en la bebida era templadísimo: rechazaba las viandas delicadas, gustoso se contentaba con un solo plato y usaba del vino aguándolo de tal forma y tenía tal imperio sobre su carne, que atendía a las necesidades corporales sin embotar la sutileza de su espíritu.

¿Quién será capaz de imitar en todo la virtud de este hombre? Imitemos, hermanos, en la medida de nuestras fuerzas, las huellas paternas, dando al mismo tiempo gracias al Redentor, que concedió tal padre a sus siervos por él regenerados, y pidamos al Padre de las misericordias que, regidos por aquel espíritu que mueve a los hijos de Dios, caminando por las sendas de nuestros padres, merezcamos llegar sin descarríos a la misma meta de perpetua felicidad y sempiterna bienaventuranza en la que nuestro Padre felizmente ya entró. Amén>>

3º SU ORACIÓN: Te pedimos, Señor, que santo Domingo de Guzmán, insigne predicador de tu palabra, ayude a tu Iglesia con sus enseñanzas y sus méritos, e interceda también con bondad por nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo.

                                                     _________________________

                                                      

                                                        9 de agosto

SANTA TERESA BENEDICTA de la CRUZ - EDITH STEIN

1º SU VIDA: nació en Breslau el 12 de octubre de 1891, la última de once hermanos. La familia festejaba el Yom Kippur, la mayor fiesta hebrea (de los judíos), el día de la expiación. "Esto hizo, más que ninguna otra cosa, que su madre tuviera una especial predilección por la hija más pequeña". El padre, comerciante de maderas, murió cuando Edith no había cumplido aún dos años. La madre, una mujer muy religiosa, solícita y voluntariosa, una persona admirable, al quedarse sola, debió hacer frente tanto al cuidado de la familia como a la gestión de la gran hacienda familiar; pero no consiguió mantener en los hijos una fe viva. Edith perdió la fe en Dios. "Con plena conciencia y por libre elección dejé de rezar".

Estudiante brillante. Comenzó a estudiar germanística e historia en la Universidad de Breslau, más para tener una base de sustento en el futuro que por auténtica pasión. Su verdadero interés era la filosofía. En 1913, se fue a Gottinga para asistir a las clases universitarias de Husserl, de quien llegó a ser discípula y asistente, consiguiendo con él el doctorado.

La primera guerra mundial. Escribía: "ahora ya no tengo una vida propia". Siguió un curso de enfermería y prestó servicio en un hospital militar austríaco. Fueron tiempos difíciles para ella. Atendía a los ingresados en la sección de enfermos de tifus y prestaba servicio en el quirófano, viendo morir a hombres en la flor de su juventud. Al cerrar el hospital militar en 1916, siguió a Husserl a Friburgo en Brisgovia.

El Libro de la Vida de santa Teresa. Una tarde Edith encontró en la biblioteca la autobiografía de Teresa de Ávila. La leyó durante toda la noche. "Cuando cerré el libro, me dije: esta es la verdad". En enero de 1922 Edith Stein se bautizó. Fue confirmada por el Obispo de Espira en su capilla privada. El 14 de octubre entra en las Carmelitas de Colonia. En 1934, el 14 de abril, toma el hábito. Edith Stein llevará el nombre de Sor Teresa Benedicta de la Cruz. El 21 de abril de 1935 hizo los votos temporales. El 2 de agosto de 1942 llega la Gestapo. Junto con otros muchos otros judíos convertidos al cristianismo, son llevados al campo de concentración de Westerbork.

Al cielo la hija de santa Teresa. El 7 de agosto sale una expedición de 987 judíos hacia Auschwitz. El 9 de agosto Sor Teresa Benedicta de la Cruz, junto con su hermana Rosa y otros de su pueblo, murió en las cámaras de gas de Auschwitz. Fue beatificada en Colonia el 1 de mayo de 1987, por Juan Pablo II, y canonizada el 11 de octubre de 1998. Proclamada co-patrona de Europa con santa Brígida y santa Catalina de Siena.

2º SU MENSAJE: Podemos aprender mucho de sus escritos espirituales sobre la Cruz. En 1941 escribía a una religiosa: “la ciencia de la cruz” sólamente puede ser entendida si se lleva todo el peso de la cruz.

<<¡Salve, Cruz, única esperanza! Te saludamos, Cruz santa, única esperanza nuestra” Así lo decimos en la Iglesia en el tiempo de Pasión, tiempo dedicado a la contemplación de los amargos sufrimientos de Nuestro Señor Jesucristo. El mundo está en llamas: la lucha entre Cristo y el Anticristo ha comenzado abiertamente, por eso si te decides en favor de Cristo, ello puede acarrearte incluso el sacrificio de la vida.

Contempla al Señor que ante ti cuelga del madero, porque ha sido obediente hasta la muerte de Cruz. Él vino al mundo no para hacer su voluntad, sino la del Padre. Si quieres ser la esposa del Crucificado debes renunciar totalmente a tu voluntad y no tener más aspiración que la de cumplir la voluntad de Dios. Frente a ti el Redentor pende de la Cruz despojado y desnudo, porque ha escogido la pobreza. Quienquiera seguirlo debe renunciar a toda posesión terrena.

Ponte delante del Señor que cuelga de la Cruz, con corazón quebrantado; Él ha vertido la sangre de su corazón con el fin de ganar el tuyo. Para poder imitarle en la santa castidad, tu corazón ha de vivir libre de toda aspiración terrena; Jesús crucificado debe ser el objeto de toda tu tendencia, de todo tu deseo, de todo tu pensamiento. La cruz es el camino que conduce de la tierra al cielo.

El mundo está en llamas: ¿Deseas apagarlas? Contempla la cruz: del Corazón abierto brota la sangre del Redentor, sangre capaz de extinguir las mismas llamas del infierno. Mediante la fiel observancia de los votos, mantén tu corazón libre y abierto; entonces rebosarán sobre él los torrentes del amor divino, haciéndolo desbordar hasta los confines de la tierra. Gracias al poder de la cruz puedes estar presente en todos los lugares del dolor a donde te lleve tu caridad compasiva, una caridad que dimana del Corazón Divino, y que te hace capaz de derramar en todas partes su preciosísima sangre para mitigar, salvar y redimir. El Crucificado clava en ti los ojos interrogándote. ¿Quieres volver a pactar en serio con Él la alianza? Tú sólo tienes palabras de vida eterna. ¡Salve, Cruz, única esperanza!>>

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios, infúndenos copiosamente la ciencia de la cruz, con la que enriqueciste de modo admirable a Santa Teresa Benedicta en la hora del martirio; concédenos, por su intercesión, buscarte sin descanso, y mantener con lealtad hasta la muerte la alianza eterna de amor, sellada con la sangre de tu Hijo para la salvación de todos los hombres. Amén.

 _________________________

10 de agosto

SAN LORENZO

1º SU VIDA: Los datos acerca de este santo los ha narrado San Ambrosio, San Agustín. Lorenzo era uno de los siete diáconos de Roma, o sea uno de los siete hombres de confianza del Papa. Su oficio era de gran responsabilidad, distribuir las ayudas a los pobres. En el año 257 el emperador Valeriano publicó un decreto de persecución en el cual ordenaba que todo el que se declarara cristiano sería condenado a muerte.

El martirio del Papa y anuncio del suyo. El 6 de agosto el Papa San Sixto estaba celebrando la santa Misa en un cementerio de Roma y allí fue asesinado junto con cuatro de sus diáconos por los guardias del emperador. La tradición antigua cuenta que cuando Lorenzo vio que al Papa lo iban a matar le dijo: “Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?” y San Sixto le respondió: “Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás”. Lorenzo se alegró mucho al saber que pronto iría a gozar de la gloria de Dios.

Los tesoros de la Iglesia. El alcalde de Roma, que era un pagano amigo del dinero, y engañado por la codicia creía ser muchos los bienes de la Iglesia, al no ser así, le anunció los peores tormentos. Mandando que trajesen a su presencia, y le dijo: o decides sacrificar a los dioses, o disponte a padecer tú solo mucho más de lo que han padecido hasta aquí todos juntos cuantos profesaron tu infame secta. Respondió Lorenzo, “vuestros dioses ni siquiera merecen aquellos vanos honores que se tributan a los hombres; ¿cómo quieres que les rinda adoración? Hacen poca fuerza estos instrumentos de la crueldad a quien no teme los tormentos; y espero en la gracia de mi Señor Jesucristo, que la misma intrepidez con que los toleraré será la mejor prueba de lo que puede aquel único y verdadero Dios a quien adoro”.

Muere en la parrilla. A través de diversas torturas que tuvo que sufrir fue cómo el valiente diácono sufrió martirio, en una especie de parrillas de hierro encendido al rojo, y poco a poco el cuerpo se iba quemando lentamente para que fuese más vivo y prolongado el dolor. Estaba Lorenzo en aquellos tormentos de fuego con tanta serenidad, y con tanto gozo, que muchos que le vieron se convirtieron a la fe, reconociendo en aquel valor una fuerza muy superior a la humana. San Agustín dice que el gran deseo que el mártir tenía de ir junto a Cristo le hacía no darle importancia a los dolores de esa tortura. El día diez de agosto del año 258 sucedía esto. San Lorenzo es el más célebre de los mártires de la persecución de Valeriano y uno de los más venerados en España y en la cristiandad. Su fiesta fue durante siglos la más importante del santoral, después de la de San Pedro y San Pablo. España en su siglo XVI, dedicó a su nombre el monasterio de El Escorial, en forma de parrilla.

2º SU MENSAJE: Hay una anécdota en la vida del santo, que fue la causa de su martirio, que refleja muy bien; el gran valor de lo que no se valora.

Anécdota: San Lorenzo, al ser la persona de confianza del Papa Sixto, y el que más influía en la cristiandad después de él en su tiempo. Él era llamado el Diácono del Papa, y en este momento la situación de Roma era caótica, condenaban a muerte en las persecuciones, y se apoderaban de sus bienes. Los paganos creían que los cristianos eran muy ricos y sólo ansiaban apoderarse de sus riquezas. Después de matar a San Sixto, cogieron preso a Lorenzo, que era en el administrador de los bienes de la Iglesia. Pretendían sacarle esa supuestas riquezas que tenían los cristianos. El Prefecto Cornelio le dice, quiero que me presentes vuestras riquezas, que he oído que son inmensas. Si, somos inmensamente ricos, le dice Lorenzo. Yo te prometo mañana entregarte todo para el Imperio. Reúne a los pobres, enfermos, lisiados, en una explanada. Le llama y le dice. Estos son nuestros tesoros. Enfurecido el Prefecto lo mando quemar en una parrilla, como a un animal.

No hay peor cosa que sentirse inútil. Y es la tentación más frecuente del que está enfermo, inútil y dar quehacer. Por eso, mientras la salud responde, todo va bien. Ahora, cuando falta la salud parece que todo va mal. Y lo último, perder la cabeza. Entonces, mejor es morirse. Así piensa con sus cortas luces el hombre de hoy.

Los enfermos y los desvalidos no son los miembros más inútiles de la Iglesia: No son los miembros más pasivos, sino, los más activos, los más preciosos a los ojos de Dios, una hora de su sufrimiento, soportado con paciencia, de su soledad o de su incomprensión, pueden valer más que todas las actividades del mundo, hechas para sí mismos. Entre otras cosas, dice san Pablo; “Entiendo, por lo demás, que los padecimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria que un día se nos revelara”. (Rom 8,18).

Hay que aceptar, entender y ofrecer los sufrimientos y enfermedades, que es camino de santificación personal. Dando este valor al sufrimiento, al desvalimiento, a la soledad, a la incomprensión, los que se encuentren en esta situación, y todos nos podemos encontrarnos en ella, deben de ser considerados como tesoros de gran valor para la iglesia.Mientras este cuerpo se desmorona, tenemos un sólido edificio construido por Dios, no por hombres, en el cielo” (2Co 5,1).

3º SU ORACIÓN: Señor Dios nuestro, encendido en tu amor, san Lorenzo se mantuvo fiel a tu servicio y alcanzó la gloria en el martirio; concédenos, por su intercesión, amar lo que él amó y practicar sinceramente lo que nos enseñó. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

11 de agosto

SANTA CLARA de ASÍS

1º SU VIDA: Nació en Asís el 1194, trece años después que San Francisco. Era hija de la noble familia de los Offreduccio. Poco se conoce de su infancia y adolescencia.

San Francisco la gano para Cristo. A los 18 años huye por la noche a la Porciúncula. Luego pasa a San Damián, donde vivirá hasta su muerte. Se le unen sus amigas, con su sobrina, también le une su madre y su hermana. Y nobles y princesas, como la Beata Inés de Praga. Comenzaba así la Segunda Orden Franciscana: Las Damas Pobres o Clarisas. Esto era en Santa María de los Ángeles (Porciúncula), la iglesia restaurada por San Francisco. En 1228 obtenía del Papa el privilegio de vivir totalmente de limosnas. Cuarenta y tres años vivió Clara este ideal sin salir del convento. En vida pudo ver como su orden se extendía por España Bohemia, Francia, Inglaterra.

Un alma grande de oración. Dicen los Procesos: “Cuando volvía de la oración, su rostro parecía más claro que el sol y sus palabras rezumaban dulzura”. Así rezaba: “Mi Señor, te declaro por único dueño de mis territorios. Extiende tus alas de mando sobre los horizontes de mis mundos. No habrá para mí otra voz ni otro rostro que el de mi Elegido. Entre Tú y yo no se interponga otra criatura sino la espada de la fidelidad”. Dejó escritas cuatro cartas, la Regla y el testamento.

Experiencia de la pasión de Cristo. . Francisco, tras su regreso de la Verna con los estigmas y enfermo de los ojos, yace en San Damián, fuera de la clausura, en una celda de esteras dentro de la celda de los frailes que atienden a las monjas. Allí compuso el Cántico del Hermano Sol y desde allí reconcilió al Podestá de Asís con el obispo Guido. Clara no pudo verle, porque también estaba enferma. Fue tal vez este mismo año y por esos días, en Semana Santa, cuando Clara tuvo una fuerte experiencia de la Pasión de Cristo. No volverá a ver a Francisco hasta después de muerto.

 Gracias, Señor, por haberme creado Estas fueron las últimas palabras de la santa el 11 de Agosto de 1253, en San Damián, a las afueras de Asís. A los 60 años, después de 42 años de vida consagrada. Inocencio IV preside los funerales y el traslado de su cuerpo a la iglesia de San Jorge de Asís, donde antes había permanecido el cuerpo de Francisco durante cuatro años. El 9 de agosto, en vísperas de la muerte de Clara, Inocencio IV, que residía en Asís, en el Convento de San Francisco, aprueba con bula oficial la Regla de Clara. Fue canonizada solo dos años después por Alejandro IV.

2º SU MENSAJE: En 1241 los sarracenos atacaron la ciudad de Asís. Cuando se acercaban a atacar el convento que está en la falda de la loma, en el exterior de las murallas de Asís, las monjas se fueron a rezar muy asustadas y Santa Clara que era extraordinariamente devota al Santísimo Sacramento, tomó en sus manos la custodia con la hostia consagrada y se les enfrentó a los atacantes. Ellos experimentaron en ese momento tan terrible oleada de terror que huyeron despavoridos. Se puede decir que contemplaba a Jesucristo en la Eucaristía, para poder reproducir en su vida las virtudes de las que nos da ejemplo de pobreza, castidad y obediencia.

            ¿Quién más pobre que Jesucristo oculto en la Eucaristía? Está despojado de todos sus tesoros, y todos los atributos de su divinidad están allí como escondido, sin nada. Santa Clara ha imitado esta pobreza; fundó una Orden de religiosas que viven sólo de limosnas. Para desposarse con ella, Jesús descendió del cielo a la tierra. Y este debe de ser el ideal de todo cristiano. ¡Que dichosos son los cristianos de poder adquirir el reino de los cielos mediante la pobreza! (San Agustín). Para Santa Clara la pobreza era el camino en donde uno podía alcanzar más perfecta esa unión con Cristo pobre.

¿Quién más puro, más casto que Jesucristo en la Eucaristía? tiene cuerpo, pero este cuerpo está glorificado y está privado de todas las satisfacciones de los sentidos. Santa Clara ha imitado esta mortíficaci6n; tal era su celo por el ayuno y las austeridades, que San Francisco se vio obligado a moderarlo. Puros como puro es Jesucristo en la Eucaristía, a la que nos acercamos a recibir, para que nos haga puros como Él. La pureza hace de las lamas que sen entregadas y generosas, como lo es el Señor en su vida terrena y gloriosa.

¿Quién más obediente que Jesucristo en la Eucaristía? es admirable: obedece a la voz del sacerdote, sin tener en cuenta el mérito de la persona que lo manda; este en gracia de Dios o este en pecado mortal, él le obedece y baja con sus palabras en la consagración sobre el altar. Está a su disposición tanto de día como de noche. Así es como Santa Clara obedecía a San Francisco; y es así como debes obedecer nosotros siempre a los superiores. Miremos a Jesús en el Santísimo Sacramento, lo miremos en la Cruz, y ya no nos debe costar obedecer las órdenes que Él te da por boca de los superiores.  Santa Clara, prometió obediencia con gran cordialidad y gozo con devotísima reverencia, por estársela prometiendo al mismo Señor.

3º SU ORACIÓN: Oh Dios, que infundiste en santa Clara un profundo amor a la pobreza evangélica, concédenos, por su intercesión­, que, siguiendo a Cristo en la pobreza de espíritu, merezcamos llegar a contemplarte en tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

12 de agosto

SANTA JUANA FRANCISCA de CHANTAL

1º SU VIDA: Nació en el año 1572 en Dijon (Francia). El padre era Benigno Frémiot, presidente del parlamento de Borgoña. Había quedado viudo cuando sus hijos eran todavía pequeños, pero no ahorró ningún esfuerzo para educarlos en la práctica de la virtud y prepararlos para la vida.

Buena esposa y buena madre. Cuando la joven tenía veinte años, su padre la concedió en matrimonio al barón de Chantal. De veintisiete años, era oficial del ejército. Los tres primeros hijos del matrimonio murieron poco después de nacer; pero los jóvenes esposos tuvieron después un niño y tres niñas que vivieron.

La felicidad de la familia sólo duró nueve años. En 1601, el barón de Chantal salió de cacería con un amigo, quien accidentalmente le hirió. El barón sobrevivió nueve días, durante los cuales sufrió un verdadero martirio a manos de un cirujano y recibió los últimos sacramentos. La baronesa había vivido exclusivamente para su esposo, viuda a los veintiocho años. Durante cuatro meses estuvo sumida en el más profundo dolor, hasta que una carta de su padre le recordó sus obligaciones para con sus hijos.

Apareció otro santo como guía espiritual. En 1604, San Francisco de Sales fue a predicar la cuaresma a Dijon y Juana se trasladó ahí con su suegro para oír al famoso predicador. comprendió que era el director espiritual que tanto había pedido a Dios. San Francisco cenaba frecuentemente en casa del padre de Juana Francisca y ahí se ganó, poco a poco, la confianza de ésta. La santa consiguió que Francisco de Sales aceptara dirigirla.

Había deseado ser religiosa. San Francisco de Sales, después de algún tiempo de consultar el asunto con Dios, le habló en 1607 de su proyecto de fundar la nueva Congregación de la Visitación. Santa Juana acogió gozosamente el proyecto; pero la edad de su padre, sus propias obligaciones de familia y la situación de los asuntos de su casa constituían, por el momento, obstáculos que la hacían sufrir. San Francisco de Sales resolvió todas las dificultades de la señora de Chantal. Fue la Madre hasta su muerte. Tuvo que salir frecuentemente de Annecy, tanto para fundar nuevos conventos como para cumplir con sus obligaciones de familia.

Rodeada de sus hijas, voló al cielo. Murió el 13 de diciembre de 1641, a los sesenta y nueve años de edad. Su cuerpo fue trasladado a Annecy y sepultado cerca del de San Francisco de Sales. La canonización de Santa Juana Francisca tuvo lugar en 1767.

2º SU MENSAJE: Hay unos testimonios muy interesante de lo que pensaba la Santa, de primera mano, porque es de las Memorias escritas por una religiosa, secretaria de santa Juana Francisca. Es fuerte el amor como la muerte. Cierto día, la bienaventurada Juana dijo estas encendi­das palabras, que fueron en seguida recogidas fielmente:

<<Hijas queridísimas, muchos de nuestros santos Padres columnas de la Iglesia no sufrieron el martirio; ¿por qué creéis que ocurrió esto?»

Después de haber respondido una por una, la bienaven­turada madre dijo: «Pues yo creo que esto es debido a que hay otro martirio, el del amor, con el cual Dios, manteniendo la vida de sus siervos y siervas, para que sigan trabajando por su gloria, los hace, al mismo tiempo, mártires y confesores. Creo que a las Hijas de la Visitación se les asigna este martirio, y algunas de ellas, si Dios así lo dispone, lo conseguirán si lo desean ardientemente».

Una hermana preguntó cómo se realizaba dicho marti­rio. Juana contestó: «Sed totalmente fieles a Dios, y lo experimentaréis. El amor divino hunde su espada en los reductos más secretos e íntimos de nuestras almas, y llega hasta separarnos de nosotros mismos. Conocí a un alma a quien el amor separó de todo lo que le agradaba, como si un tajo, dado por la espada del tirano, hubiera separado su espíritu de su cuerpo».

Nos dimos cuenta de que estaba hablando de sí misma. Al preguntarle otra hermana sobre la duración de este martirio, dijo: «Desde el momento en que nos entregamos a Dios sin reservas hasta el fin de la vida. Pero esto lo hace Dios sólo con los corazones magnánimos que, renunciando completamente a sí mismos, son completamente fieles al amor; a los débiles e inconstantes en el amor, no les lleva el Señor por el camino del martirio, y les deja continuar su vida mediocre, para que no se aparten de él, pues nunca violenta a la voluntad libre».

Por último, se le preguntó, con insistencia, si este mar­tirio de amor podría igualar al del cuerpo. Respondió la madre Juana: «No nos preocupemos por la igualdad. De todos modos, creo que no tiene menor mérito, pues es fuerte el amor como la muerte, y los mártires de amor sufren dolores mil veces más agudos en vida, para cumplir la voluntad de Dios, que si hubieran de dar mil vidas para testimoniar su fe, su caridad y su fidelidad>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios nuestro, que adornaste con excelsas virtudes a santa Juana Francisca de Chantal en los distintos estados de su vida, concédenos, por su intercesión, caminar fielmente según nuestra vocación, para dar siempre testimonio de la luz. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

13 de agosto

SAN PONCIANO y SAN HIPÓLITO

1º SUS VIDAS: Se desconocen las fechas de su nacimiento y muerte. Ponciano fue ordenado obispo de Roma el año 231, el emperador Maximino lo desterró a Cerdeña el año 235, junto con el presbítero Hipólito. Allí murió, después de haber abdicado de su pontificado. Su cuerpo fue sepultado en el cementerio de Calixto, y el de Hipólito en el de la vía Tiburtina. La Iglesia romana tributaba culto a ambos mártires ya a principios del siglo IV.

            San Ponciano Papa. Con él comienza la crónica de los obispos Romanos del siglo tercero, de la cual hizo uso el autor del Catálogo Liberiano de los papas en el siglo cuarto y que da datos más exactos sobre la vida de los papas. Según este informe Ponciano fue hecho Papa el 21 de Julio, gobernó la Iglesia desde el año 230 al 235. En 235, en el reinado de Maximino el Tracio comenzó una persecución dirigida principalmente contra las cabezas de la Iglesia. Una de sus primeras víctimas fue el Papa Ponciano,

Desterrado a la isla de Cerdeña. Tuvo que soportar, durante tiempo los sufrimientos del exilio y el duro trato en las minas de Cerdeña. De acuerdo con antiguos y ya inexistentes Actos de mártires. Murió como consecuencia de las privaciones y el inhumano trato que había tenido que soportar. El Papa Fabián había llevado a Roma los restos de Ponciano y fue sepultado el 13 de Agosto en la cripta papal de la Catacumba de Calixto.

San Hipólito sacerdote. Se desconoce el lugar y fecha de su nacimiento, aunque sabemos que fue discípulo de San Ireneo de Lyón. Sacerdote romano que vivió a principios del siglo II. Era un hombre muy erudito y destacado de los escritores teológicos de los primeros tiempos de la Iglesia. Su gran conocimiento de la filosofía y, su misma psicología, indica que procedía del Oriente. Hacia el año 212 era presbítero en Roma, donde Orígenes, durante su viaje a la capital del Imperio, le oyó un sermón.

Enfrentamientos y reconciliación. Con ocasión del problema de la readmisión en la Iglesia de los que habían apostatado durante alguna persecución, estalló un conflicto que le opuso al Papa Calixto, Hipólito se mostraba rigorista en este asunto, aunque no negaba que la Iglesia tiene la potestad de perdonar los pecados. Terminó en el año 235, con la persecución de Maximino, que desterró junto al Papa a Hipólito a las minas de Cerdeña, donde se reconciliaron. Allí los dos renunciaron al pontificado, para facilitar la pacificación de la comunidad romana, que de este modo pudo elegir un nuevo Papa y dar por terminado el cisma. Su cuerpo es honrado, junto con san Ponciano como mártires.

2º SU MENSAJE: Como todos los mártires, hay que resaltar, la fortaleza en medio del tormento. De las cartas de san Cipriano, lo vemos bien claro.

<<¿Cómo podrán mis palabras expresar debidamente vuestra fortaleza de ánimo y vuestra fe perseverante? Tolerasteis una durísima lucha hasta alcanzar la gloria, y no cedisteis ante los suplicios, sino que fueron más bien los suplicios quienes cedieron ante vosotros. En las coronas de vuestra victoria hallasteis el término de vuestros sufrimientos, término que no hallabais en los tormentos. En medio del tormento, su fortaleza superó la fortaleza de aquellos que los atormentaban, y los miembros golpeados y desgarrados vencieron a los garfios que los golpeaban y desgarraban. Las heridas, aunque reiteradas una y otra vez, y por largo tiempo, no pudieron, con toda su crueldad, superar su fe inquebrantable, por más que, abiertas sus entrañas, los tormentos recaían no ya en los miembros, sino en las mismas heridas de aquellos siervos de Dios. Manaba la sangre que había de extinguir el incendio de la persecu­ción, que había de amortecer las llamas y el fuego del infierno.

¡Qué espectáculo a los ojos del Señor, cuán sublime, cuán grande, cuán aceptable a la presencia de Dios, que veía la entrega y la fidelidad de su soldado al juramento prestado, tal como está escrito en los salmos, en los que nos amonesta el Espíritu Santo, diciendo. Es valiosa a los ojos del Señor la muerte de sus fieles. Es valiosa una muerte semejante, que compra la inmortalidad al precio de su sangre, que recibe la corona de mano de Dios, después de haber dado la máxima prueba de fortale­za.

Con qué alegría estuvo allí Cristo, cuán de buena gana luchó y venció en aquellos siervos suyos, como protector de su fe, y dando a los que en él confiaban tanto cuanto c­ada uno confiaba en recibir. Estuvo presente en su combate, sostuvo, fortaleció, animó a los que combatían defender el honor de su nombre. Y el que por nosotros venció a la muerte de una vez para siempre continúa venciendo en nosotros.

Dichosa Iglesia nuestra, a la que Dios se digna honrar con semejante esplendor, ilustre en nuestro tiempo por la sangre gloriosa de los mártires. Antes era blanca por las obras de los hermanos; ahora se ha vuelto roja por la sangre de los mártires. Que cada uno de nosotros se esfuerce ahora por alcanzar el honor de una y otra altísima dignidad, ­para recibir así las coronas blancas de las buenas obras o las rojas del martirio>>.

3º SU ORACIÓN: Te rogamos, Señor, que el glorioso martirio de tus santos Ponciano e Hipólito, aumente en nosotros los deseos de amarte y fortalezca la fe en nuestros corazones. Por nuestro Señor Jesucristo.

_________________________

14 de agosto

SAN MAXIMILIANO MARÍA KOLBE

1º SU VIDA: Nació el 8 de enero de 1894 en Zduska-Wola, en la Polonia, y era hijo de unos modestos tejedores. Fue bautizado con el nombre de Raimundo; en septiembre de 1910 viste el hábito de san Francisco haciéndose francis­cano y cambia el nombre por el de Maximiliano María. Un año después hace su profesión simple y es enviado a Roma a continuar los estudios eclesiásticos que le pre­paran para el sacerdocio. En Roma fue ordenado sacerdote, y obtuvo el título de doctor en filosofía y teología. 

“Milicia de la Inmaculada”. Fue en Roma donde la Virgen le inspiró que fundara la “Milicia de la Inmaculada”. Al tener poder contra el mal, Nuestra Señora resulta victoriosa del demonio. Por eso el hermano Maximiliano funda esta milicia basado en la frase de Dios a la serpiente. “Ella  quebrantará tu cabeza” (Gn 3,15). Vendrá la conversión de los pecadores, y la santificación de todos los hombres bajo la advocación y por intercesión de la Bienaventurada Virgen María Inmaculada. Al no haber conocido el pecado, la Inmaculada posee un poder inmenso contra todo mal y se ha convertido en la “Madre de toda Gracia”. Edita el periódico El Caballero de la Inmaculada.

La segunda guerra mundial. En 1939 estalló, y el P. Kolbe estaba ya maduro para los planes de Dios. Su libertad apostólica molestaba a los nazis que ocupaban Polonia. Es detenido y recorre varios campos de concentración. El 28 de mayo de 1941 es trasladado a Auschwitz. Los malos tratos sufridos deterioran su salud y pronto ingresa en el barracón de enfermos. Por la noche confiesa a prisioneros, a pesar de la prohibición y de la amenaza de castigos.

 “Un sacerdote católico”. A finales de julio de 1941, se evade un prisionero. La ley del campo era que, por cada evadido, se condenaría a morir de hambre y sed a diez hombres. Uno de los desdichados designados para morir grita: “¡Qué será de mi mujer y de mis hijos! ¡Ya no los volveré a ver!”. Entonces, el padre Maximiliano se abre camino y sale de entre las filas: “Quisiera morir por uno de estos condenados”, señalando al que acaba de lamentarse. “¿Quién eres tú?”, pregunta el jefe. “Un sacerdote católico”, responde el padre, pues quiere entregar su vida como sacerdote católico. El oficial, guarda un momento de silencio y acepta aquella heroica proposición. 

La víspera de la Asunción, al cielo. El 14 de agosto, el padre Maximiliano está plenamente consciente. En el momento en que los guardianes entran para rematarlo, él se encontraba rezando. Al ver la jeringuilla, él mismo santo alarga su brazo para la inyección mortal. Fue canonizado por Juan Pablo II el 10 de octubre de 1982.

2º SU MENSAJE: Es un ejemplo maravilloso de un hombre que da la vida por otro, a semejanza de Jesus. “Nadie tiene amor mayor que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13) Lo mas parecido a este acto heroico del Sant, y que esta tantas veces a nuestros alcance, es, ser cirineos con nuestros hermano, ayudarles a cargar con la cruz.

La mayor cruz no es la del que sufre, sino, la del que no tiene fuerzas para llevarla. Esto le paso a Jesucristo, y le han pasado a tantos hombres y mujeres que han caído por los suelos al faltarles las fuerzas para seguir adelante. Cuanto agradecería Jesucristo la ayuda inestimable de este hombre, del cirineo. Y cuanto agradecen los hombree la ayuda de los otros.

La cruz de los otros. El cirineo se encontró con Jesús y con su cruz inesperadamente, y aunque de mala gana, a la fuerza, pero le ayudo a llevar la cruz. Otras veces aparece la cruz sin buscarla, es el mimo Cristo, quien pregunta por nosotros, y por eso, por ser inesperada, la mayoría de las veces la rechazamos, no la queremos, y más si no es la nuestra. Pero tenemos que pensar, que Jesus tampoco llevaba la cruz suya, era la cruz del mundo.

Sentimientos de Jesucristo y del Cirineo. No un simple encuentro con el madero, es imposible compartir con Jesús algo tan grande como es su cruz y no quedar enganchados por dentro, en el corazón. Jesús fue ayudado por el cirineo en lo físico. El Cirineo fue ayudado por Jesus en lo espiritual.

Jesus es muy buen pagador, paga con creces todos los servicios que se le presta a él, o a los demás en su nombre. “Lo que hagáis con uno de estos lo hacéis con migo”.El cirineo recibio la recompensa de la fe, para él y para sus hijos. Serian pronto de los primeros cristianos.

Llevemos también la cruz que ellos sufren. Acompañemos a Cristo y con Cristo a nuestros hermanos. Pero no a la fuerza, porque no nos queda más remedio, sino, como san Maximiano Kolbe, voluntariamente, para aliviar a los otros, porque la recompensa la da Dios, y no se queda nunca corto. Este es el caso del Santo, que fue proclamado un santo heroico, y hoy le celebra toda la Iglesia, por este acto heroico, de salvar la vida de un hombre perdiendo la suya, pero, dice Jesus, “quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará”. (Mt 16.25) 

3º SU ORACIÓN: Dios nuestro, que llenaste de celo por las almas y de caridad para con el prójimo al santo mártir Maximiliano Maria Kolbe, devotísimo de la Virgen Inmaculada, concédenos, por su intercesión, que, a gloria tuya, trabajemos intensamente en servicio de los hombres y seamos, hasta la muerte, imagen fiel de tu Hijo, que vive y reina contigo.

 _________________________

15 de agosto

ASUNCIÓN de LA VIRGEN MARÍA.

1º EL DOGMA: Hoy es una de las fiestas más hermosas de la Virgen María. Dogma proclamado por el Papa Pió XII 1950. Es una fiesta muy gloriosa. Nos llena de alegría, porque es el triunfo de la Virgen, una mujer sencilla que entra en el cielo en cuerpo y alma. El catecismo nos dice. <<La Virgen es la Señora llena de gracia y virtudes concebida sin pecado original, que es Madre de Dios y Madre nuestra, y que esta en el cielo en cuerpo y alma>>. La Asunción de la Virgen es una de las fiestas más alegres y la más gloriosa; la Iglesia del cielo y la Iglesia de la tierra se unen en está alegría infinita, Dios acoge y corona a su Madre.

 ¿En que consiste la gloria de la Virgen? <<La participación de la gloria de Dios en el cielo>>.¿Cómo será la gloria y majestad que recibió el día de su Asunción gloriosa en cuerpo y alma en el cielo?. Dice santo Tomas e Villanueva, que la gloria y honor que recibió la Virgen en este día de su Asunción al cielo en cuerpo y alma, es más para meditarla que para explicarla. Porque Ella es la Madre de Dios hecho hombre, y no es posible explicar la gloria y el honor que son debidos a la incomparable dignidad de la Madre de Dios. Si la gloria que el Señor tiene preparada para los que le sirven es tal que, como dice la Escritura, “ni el ojo vio ni el oído oyó cosa seméjate”, ¿Cuál será la gloria que Maria recibió de su Divino Hijo en su Asunción a los cielos?

La gloria de la que participa la Virgen en el cielo es para coronar todos los privilegios que tuvo en la tierra. Inmaculada: Purísima para ser templo de Dios 9 meses. Medianera de todas las gracias: Por ser Madre de Dios, alcanzar de su Hijo los favores para nosotros, que es Madre también nuestra.

Asunta en cuerpo y alma a los cielos: Junto a Dios, a su Hijo, a san José, a los Ángeles, a los Santos. De ahí, que sea reina del cielo y de la tierra.

Motivos de que la Virgen Maria fuera al cielo en cuerpo y alma.  

Si la muerte es la consecuencia del pecado original y los demás pecados que cometemos los hombres. Maria es concebida sin pecado, y no cometió pecado alguno en su vida. Luego no era para que este cuerpo impecable, sin pecado, fuera corrompido en el sepulcro hasta la resurrección. Es Ella la que más merece con diferencia la gloria del cielo en cuerpo y alma.

Es de sentido común, si nosotros lo hubiéramos podido elegir a nuestra madre, hubiéramos elegido a la que tenemos, pero, adornándola de los mayores privilegios, la más pura, la mas buena, la mas guapa, y que no se nos muera nunca, peri si tenia que morir nos la llevaríamos con nosotros para tenerla siempre en cuerpo y alma. Cualquier buen hijo, hubiera hecho lo posible para que el cuerpo de su madre no pasara por el sepulcro, (aunque tuviera que morir). Cuanto más Jesús, que era Dios y podía hacerlo, y lo hizo.

2º SU MENSAJE: Consecuencia de la Asunción de la Virgen nuestra Madre para nosotros su hijos.    

1ª consecuencia es alegrarnos por Ella, nuestra Madre que esta en el cielo en cuerpo y alma. Alegría por la Asunción de la Virgen al cielo. Ella no fue preservada en la tierra de los sufrimientos. Belén, no había sitio en la posada, y da a luz en una cuadra. Egipto, desconocido pero tuvieron que huir por miedo al peligro que corría el Niño con el Rey Herodes. Nazaret, hogar pobre y en que tenían que ganarse el pan con el sudor de su frente. Jerusalén, pierde al Niño en el Templo, y después en el calvario viendo sufrir a su Hijo, el inocente condenado por los culpables, y puesto muerto en los brazos de su Madre. Alegría, porque esa mujer sencilla y que tanto sufrió en la vida, ahora es coronada de gloria en el cielo. (Si no nos alegramos, no la queremos).

2ª consecuencia, es la esperanza del cielo para nosotros sus hijos. Nos recuerda esta fiesta, que el cielo no es solamente para Dios Padre y sus Ángeles, sino, también para su Hijo Jesucristo, que esta allí desde su (Ascensión). No solo es para ellos, (que podía serlo), sino, que también esta en el cielo la Virgen desde su (Asunción). Y para nosotros que somos también (ciudadanos del cielo, moradores de la casa de Dios). Luego nuestra casa definitiva es el Cielo, no la tierra, en la que estamos de paso, nuestra meta, nuestro lugar es donde esta nuestro Padre Dios y nuestra Madre la Virgen. .

            3ª Consecuencia, es vivir en la tierra preparando el camino para ir al cielo. Dios lo quiere que vayamos al cielo. Así lo dijo Jesus. “Me voy junto a Padre, cuando os haya preparado un sitio, vendré y os llevare con migo”.   

La Virgen es abogada nuestra, Así le demos en la Salve. <<Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesus fruto bendito de tu vientre>>.

Ella esta ahora más cerca del trono de su Hijo, tiene mas crédito para hacerle recibir nuestras plegarias y procurarnos el socorro. ¿Qué podrá negar su hijo a una Madre tan tiernamente amada? A La Virgen le decimos <<Puesta del cielo>>. Hemos de pasar por Ella para entrar en el cielo,.

Pongamos los medios, porque nada manchado puede entrar en el cielo, y debemos aspirar a ir al cielo derechos, donde está Dios, los Ángeles, los Santos, nuestros seres queridos, y desde su Asunción al cielo en cuerpo y alma, esta nuestra Madre querida la Virgen Maria.

 3º SU ORACIÓN: Por haberte complacido, Padre, en la humildad de la Virgen María, has querido elevarla a la dignidad de Madre de tu Hijo y la has coronado de gloria sin igual; concédenos por su intercesión que quienes hemos sido salvados por el misterio de tu redención, seamos en ti glorificados. Por nuestro Señor Jesucristo,