Autor: P. Eliseo García Rubio.

____________________________

16 de Abril

SAN BENITO JOSÉ LABRE

1º SU VIDA: Nació en Bologna, Francia, en 1748. Era el mayor de los quince hijos de un librero acomodado. Sus padres lo colocaron a estudiar junto a un tío sacerdote, el Padre Santiago. Sentía una gran inclinación a la lectura de la Sagrada Escritura y a leer Vidas de Santos y libros religiosos. Y también le gustaba la vida retirada del mundo, hacia la vida de oración y de meditación.  

Vivió un tiempo como monje. Viajando a pie muchos kilómetros, muchos días entre la nieve, llamó a las puertas de varios conventos de Cartujos y de Trapenses. y lo admitieron, le llegó la enfermedad de los escrúpulos de conciencia y le empezaron terribles angustias, el Superior tuvo que aconsejarle que se retirara, y se alejó, y siguió meditando.    

Mendigo por los caminos. Se propuso dedicar muchos años de su vida a visitar los santuarios más famosos de Europa, descalzo, viviendo de limosna, vestido como un pordiosero y dedicado únicamente a rezar, meditar y hacer penitencia. Tan solo llevaba con él el Kempis y un devocionario. Sobre su camisa remendada lleva un escapulario y un crucifijo. Nunca aceptaba un lecho o una cama. Lo más, en un costal para acostarse en él. Quería asemejarse a Jesús que no tenía donde recostar la cabeza. Como las aves del cielo, a las que Dios alimenta y que no viven preocupadas por el día de mañana. Muchos al verlo sentían desprecio por él y otros hasta sentían asco.

Se dedicaba a hablar con Dios. Cuando llegaba a un santuario se pasaba los días enteros orando allí ante la imagen. Mientras vivía en Roma dormía en el Coliseo y visitaba las iglesias, especialmente las que practicaban la devoción de las 40 horas. Allí, pasaba horas en contemplación de la Eucaristía, por lo que muchos le llamaban el santo de las 40 horas. Su padre confesor que al principio dudaba mucho de él, se fue convenciendo cada día más y más de que se trataba de un verdadero santo. A principios de la cuaresma de 1783 adquirió un violento resfriado y el Miércoles Santo estando rezando en un templo cayó desmayado. Muchos acudieron a socorrerlo y un carnicero lo llevó a su casa para atenderlo. Le aplicaron la Unción de los Enfermos y el Jueves Santo, 16 de abril, a la madrugada se fue al cielo. 

Muchos milagros del santo mendigo. El entierro fue en la iglesia de Santa María dei Monti donde en su vida de pobre, pasaba muchas horas contemplando a la Virgen y donde permanecen sus restos mortales. Después de su muerte, muchos milagros se han concedido por la intercesión de san Benito Labré, el "Santo Mendigo de Roma" que fue canonizado por el Papa León XIII el 8 de Diciembre de 1881.

2º SU MENSAJE: Si los vagabundos tuvieran un santo patrono, sería San Benito José Labre. Quería asemejarse a Jesús que no tenía donde recostar la cabeza. Como las aves del cielo, a las que Dios alimenta y que no viven preocupadas por el día de mañana. Es un pobre como Jesús. Pero para ello hace falta querer ser pobres.

Jesús modelo de pobreza: “Jesucristo, que «siendo rico, se hizo pobre por amor nuestro, para que vosotros fueseis ricos por su pobreza” (2 Cor 8,9). Jesucristo que es Dios es el creador de todas las riquezas terrenas, es el dueño de ellas y pasó por el mundo despojado de todas, contento con lo imprescindible para vivir.       

¿Quién más pobre que Jesús?

            Belén: El elige nacer de una familia modesta, en una cueva y un pesebre. Así viene al mundo.

            Egipto: destierro de su patria, sin recursos materiales.

            Jerusalén: Y al presentarlo en el Templo, José y María hacen la ofrenda de los pobres, un par de pichones (Lc 2,24).

            Nazaret: Casi toda la vida de Jesús transcurre oculta en Nazaret, en el marco, tan duro y escaso entonces, de un pueblecito galileo de montaña. Trabajando en el taller.

            Vida apostólica: Durante su vida pública, sin casa donde refugiarse, pasa las noches donde le hospeden o en las cuevas o en los montes. Las aves tienen nido, las zorras madriguera, pero Él “no tiene dónde reclinar la cabeza” (Mt 8,20).

            La cruz: Finalmente, rechazado por el mundo de los poderosos, en el despojo supremo, hasta los vestidos le quitaron, sin mortaja ni sepultura. Todo de limosna. Muere desnudo en la cruz, entre dos malhechores, y es enterrado en un sepulcro prestado.

            Quien no comprenda la doctrina de Jesucristo sobre los bienes terrenos, que contemple sus obras.           

¿Es posible que se equivoque la sabiduría de Dios? No, porque se presenta así para que le imitemos. Imitar a Jesús a quien se ama, es el motivo más poderoso que mueve a los santos a desprenderse de todos los bienes terrenos. Decía Santa Teresa <<Mirando a Cristo en la cruz tan pobre y desnudo no podía poner a paciencia ser rica. Suplicábale con lagrimas lo ordenase de manera que yo me viese pobre como Él>> (Cant. 3,5).

3º SU ORACIÓN:  Señor Dios todopoderoso, que de entre tus fieles elegiste a San Benito José Labre para que manifestara a sus hermanos el camino que conduce a ti, concédenos que su ejemplo nos ayude a seguir a Jesucristo, nuestro maestro, para que logremos así alcanzar un día, junto con nuestros hermanos, la gloria de tu reino eterno. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

____________________________

17 de abril

BEATA KATERI TEKAKWITHA

1º SU VIDA: nació en un pueblo cerca de Auriesville, Nueva York en el año 1656 y era hija de un luchador de la tribu Mahawk. Ella tenía cuatro años cuando sus padres y hermano murieron en la epidemia de viruela. Esta enfermedad también atacó a Kateri y desfiguró su rostro. Esto la hizo sufrir muchísimo a la niña y marcó toda su vida Kateri fue adoptada por sus dos tías y su tío.

Adolescente convertida al catolicismo. Se convirtió al catolicismo, al encontrarse providencialmente con el Padre misionero jesuita Jacques de Lamberville. Era una adolescente que fue bautizada a los veinte años en la misión de San Pedro, en Caughnawaga, Nueva York. Y esto ocasionó una gran hostilidad hacia ella por parte de su tribu, fue rechazada completamente. Aunque tuvo que sufrir por su fe, pero con fortaleza ella se mantuvo firme en sus creencias, en Dios y en la Iglesia.

            Su Primera Comunión. Este día tan emocionante en el que recibio por primera vez a Jesus sacramentado, fue el día de Navidad en la misión de San Francisco, en La Prairie, Canadá. Vivió con gran santidad y alegría espiritual. En 1679 hizo voto de castidad, para ser y dedicarse siempre y por completo a Jesucristo.

Vida de oración, penitencia y caridad. Después de un tiempo se fue a una nueva colonia indígena en Canadá. Allí, ella vivió una vida dedicada a la oración, a la penitencia y al cuidado de los enfermos y ancianos. Cada mañana, iba a la iglesia, aun durante los inviernos más fuertes, ella se instalaba frente a la puerta hasta que la abriesen, a las cuatro de la mañana, y se mantenía ahí hasta la última misa del día.

Devota de la Eucaristía y Jesús Crucificado. Murió el 7 de Abril de 1680 a la edad de 24 años y es conocida como la Flor de Pascua de los Mohawks. A la devoción de Kateri se le atribuye el establecimiento de ministerios para las tribus indígenas en las Iglesias católicas de los Estados Unidos. Kateri fue declarada venerable por la Iglesia Católica en 1943 por el Papa Pío XII y fue beatificada en 1980 por el Papa Juan Pablo II. Es la primera indígena Americana que ha sido declarada beata.

Muchos milagros se le atribuyeron, y Hoy en día siguen habiendo grandes peregrinaciones a estos lugares históricos y de gran importancia espiritual. Miles de personas han visitado sus santuarios, erguidos en San Francisco Javier y en Caughnawage, lugar natal en Auriesville, Nueva York.

2º SU MENSAJE: Al ser una joven, Michel Fortin escribía sobre ella una letanía, pensando, sobre todo que podría ser un modelo para nuestra juventud. Sobre todo en un mundo como en el que vivimos, que da la impresión que para ser modelo de algo, hay que ser contrarios a la ley de Dios, y aparentar ser muy modernos.

Joven: en un mundo donde desacreditan, abusan y hacen al lado a los jóvenes a causa de su falta de experiencia.

Mujer: en un mundo donde discriminan contra las chicas y contra las mujeres y donde no tienen derechos iguales.

India americana: en un mundo donde no respetan a las minorías.

Cristiana: en un mundo pagano, ella batalló continuamente para su fe contra todos tipos de burlas y abusos. Tenía que desterrarse para sobrevivir.

Huérfana: sus padres murieron de la viruela. Fue adoptada por un tío, un anticristiano confesado.

Refugiada: no pudo vivir libremente en su aldea pagana en los Estados Unidos, ella huyo para vivir en La Prairie, Quebec, Canadá.

Canadiense: porque la Iglesia (en Canadá), le propone a ella como modelo.

Donada: ella quería ser monja con las Hermanas de las Fieles de Notre-Dame pero Dios quería que ella estuviera en su propio ambiente. Ella pasó una vida de la simplicidad.

Maestra: ella enseñó el catecismo a los niños.

Valiente: ella hizo todos los quehaceres (especialmente los que los otros rechazaron) y allí encontró su santidad en imitar a Jesús.

Una Gran Persona que Reza: ella pasó horas en la presencia de Jesús en la capilla o en el bosque.

Generosa: ella visitó a los enfermos y cuidó a los niños. Estaba muy dedicada a esta tarea.

Pura: en un mundo donde todas las doncellas tomaron un marido, ella dio su virginidad a Dios.

Benévola: nunca reaccionó a los insultos o a las burlas. Al principio la llamó "Oye, tú, la Algonquina", después fue "Oye, tú la Cristiana". Ella rezaba para la paz.

Dedicada: tenía una devoción especial a María, la Madre de Dios. Siempre llevaba un rosario en su mano.

Amante: quería ser la esposa de Jesús y de su Cruz. Este amor, marcado con la Cruz, el símbolo de la salvación universal, la puerta que abre todos tipos de sacrificios para imitar a su Esposo Divino.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que cada año nos alegras con la fiesta de la beata Kateri, concede a los que celebramos su memoria imitar también los ejemplos de su vida santa. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

____________________________

18 de abril

BEATA MARIA de LA ENCARNACIÓN

1º SU VIDA: Nació en París en 1565 de noble familia. Sus padres deseaban mucho tener una hija y después de bastantes años de casados no la habían tenido. Prometieron consagrarla a la criatura a la Virgen y, por ello Dios se la concedió. Tan pronto nació la consagraron a Nuestra Señora y poco después fueron al templo a dar gracias públicamente a Dios por este gran regalo.

Esposa y madre de familia. Desde joven deseaba ser religiosa, pero sus padres, por ser la única hija, decidieron que debería casarse. Ella obedeció con humildad, y se casó con Pedro Acarí, esmerándose por ser la mejor esposa y madre, y educando a sus seis hijos en lo espiritual.

Un hogar espiritual. Dispuso llevar una vida de mucha piedad en su hogar. Al personal de servicio le hacía rezar ciertas oraciones por la mañana y por la noche, y a la vez que les prestaba toda clase de ayudas materiales, se preocupaba mucho para que cumplieran con sus deberes para con Dios. La bondad de su corazón derramaba: daba de comer a los hambrientos, visitaba enfermos, ayudaba a los más necesitados, asistía a los agonizantes, instruía a los que no sabían bien el catecismo, etc.

Una visión de Santa Teresa. Fallece su esposo y la buena María empezó a dedicarse con más devoción a las cosas espirituales, en especial a una, que le ha sido revelada por una visión divina de Santa Teresa: el tener que esforzarse para que la comunidad de las carmelitas logre llegar a Francia.
Desde esa fecha, se dedica a conseguir los permisos para que las Carmelitas puedan entrar a su país. Pero las dificultades que se le presentan son muy grandes. María habla con el rey y con el arzobispo, pero cuando todo parece ya estar listo, de nuevo se les prohíbe la entrada.

Una nueva aparición de Santa Teresa. Ahora viene a recomendarle que no se canse de hacer gestiones para que las religiosas carmelitas puedan entrar a Francia, porque esta comunidad va a hacer grandes labores espirituales en ese país. Al llegar San Francisco de Sales a Francia, y al saber de las gestiones de María, se convierte en su mejor aliado. En 1604 llegaron a París las primeras Carmelitas. Iban dirigidas por dos religiosas: la beata Ana de Jesús y la beata Ana de San Bartolomé. Las tres hijas de María ingresaron al convento y luego ella, dedicándose a los oficios más humildes y a obedecer en todo como la más sencilla de las novicias. Los últimos años de María de la Encarnación (nombre que tomó en la comunidad) fueron de profunda vida mística y de frecuentes éxtasis. En abril de 1618 enfermó gravemente y quedó paralizada, y el 16 de ese mes, luego de un último éxtasis, falleció.

2º SU MENSAJE: Fueron muchos los éxtasis que tuvo en su vida mística la buena Carmelita, y estos fenómenos místicos de parte de Dios para con algunas almas, no es algo raro y extraño, sino que los santos han hablado de ellos como lo más natural. La palabra éxtasis no implica siempre la elevación en el aire, sino solamente la suspensión de los sentidos exteriores, porque el alma se halla enteramente absorta en Dios. Santa teresa de Jesús lo explica: Ella es una autoridad al ser Doctora de la Iglesia por sus escritos.

1º El éxtasis es una especie de desfallecimiento que se produce dulcemente, y cusa en el alma una herida dolorosa y deliciosa a la vez, el Esposo hace sentir al alma su presencia. Dice santa Teresa: “Siente el alma ser herida sabrosísimamente, mas no atina cómo ni quién la hirió; mas bien conoce ser cosa preciosa y jamás querría ser sana de aquella herida.
Quéjase con palabras de amor, aun exteriores, sin poder hacer otra cosa, a su Esposo; porque entiende que está presente, mas no se quiere manifestar de manera que deje gozarse. Y es harta pena, aunque sabrosa y dulce; mucho más le satisface que el embebecimiento sabroso que carece de pena, de la oración de quietud
”. (Morada 6º Cap 2, n. 2)

2º El éxtasis es una especie de arrobamiento que se apodera del alma, tanto que diríamos no se puede resistir a él. Como un águila que nos arrebata bajos sus alas y nos lleva no sabemos a donde. A pesar del este placer que se siente, la flaqueza natural hace sentir temor. Dice santa Teresa; Acabado el arrobamiento, queda la voluntad como embebida y enajenada, sin poder entender sino en Dios, sin gusto para las cosas de la tierra, y con insaciables deseos de hacer penitencia, tanto, que se queja cuando no padece”. (Morada 6º Cap 4, n. 14-15)

3º Al arrobamiento le sigue el vuelo del espíritu, el cual es tan impetuoso que parece separar el alma del cuerpo, y que no se puede resistir. Dice santa Teresa;Parécele al alma, que toda junta ha estado en otra región, muy diferente de esta en que vivimos, a donde se le muestra otra luz tan diferente de la de acá, que si toda su vida ella la estuviera fabricando junto con otras cosas, fuera imposible alcanzarlas. Y acaece que en un instante le enseñan tantas cosas juntas, que en muchos años que trabajara en ordenarlas con su imaginación y pensamiento, no pudiera de mil parte la una”. (Morada 6º Cap, n.7)

3º SU ORACIÓN: Señor, tú concediste a la Beata María de la Encarnación, insigne propagadora del Carmelo teresiano, una fortaleza singular para servirte en los diversos estados de la vida cristiana y superar todas las dificultades; haz que también nosotros sepamos vencer todo obstáculo y nos mantengamos fieles en tu servicio, amándote con corazón sincero. Amén.

____________________________

19 de Abril

SAN LEÓN IX

1º SU VIDA: Nació en Alsacia el año 1002 y fue hijo de los condes de aquella comarca. Al bautizarlo le impusieron el nombre de Bruno de Egisheim-Dagsburg. Estaba emparentado con los emperadores alemanes. De muy niño frecuentó la escuela episcopal de Toul llamando la atención a maestros y compañeros por su ingenio y bondad nada comunes.

«El buen Bruno», Como sacerdote destacó por sus virtudes hasta el punto de ser conocido como «el buen Bruno», capellán de su primo el emperador Conrado II. Llamado al lado del Obispo Hermann de Toul trabajó con todas sus fuerzas por la reforma de las costumbres especialmente entre los clérigos. Se entregó a la vez a cuidar de los más pobres y necesitados. Progresó en la virtud y en las empresas que ponía la mano.

Obispo de Toul. Muerto el obispo Hermann fue elegido por el pueblo y por el clero para sucederle como obispo de Toul. Se entregó de lleno a la diócesis con dificultades, pero no se arredraba ante ellas. Fue con el ejemplo de su vida, sobre todo, el arma con que más trabajó para atajar tanto mal como se había ido introduciendo entre el clero.

 "Vencer el mal por medio del bien". Este dicho lo eligió como norma de su vida. Se dio cuenta clara de que el futuro de la Iglesia estaba en la reforma de las grandes Órdenes religiosas y que una vez reformadas estas, no sería tarea difícil reformar al resto. Era muy grande el influjo que ellas ejercían entre el clero y el pueblo llano.

Sucesor de Pedro. Enrique III el Negro en diciembre de 1048 convocó la Dieta de Worms y propuso a Bruno de Toul como candidato a sucesor de la silla de San Pedro y fue gustosamente aceptado por todos. A pesar de su resistencia hubo de aceptar porque veía que era la voluntad de Dios. Desde un principio se puso en contacto con los hombres más santos de su época y los más inclinados a cortar con los abusos que poco a poco se habían ido introduciendo en la Iglesia. Este fue su gran acierto, ayudado de ellos, pudo la Iglesia encontrar su verdadero rostro afeado. De entre ellos destacan: San Hugo de Cluny, San Pedro Damián y Hildebrando, el futuro Papa Gregorio VII.

Muere en la cárcel. Tan santo pontífice, con grandes dotes para serlo, vio iniciarse la polémica con el patriarca de Constantinopla que conduciría después de su muerte al cisma de Oriente, y su desafortunada guerra defensiva contra los normandos en el sur de Italia concluyó con una derrota y con el cautiverio del Papa. Murió el 1054 muy llorado por su gran bondad.

2º SU MENSAJE: En el Magisterio de este Papa, encontramos la Carta, a Pedro, obispo de Antioquía, de 13 de abril de 1053. En la que expresa el  Símbolo de la fe. Es una confirmación de que ya en el año 1053, se definía el Credo con palabras semejantes a como lo rezamos hoy.

<<Creo firmemente que la santa Trinidad, Padre e Hijo y Espíritu Santo, es un solo Dios omnipotente y que toda la divinidad en la Trinidad es coesencial y consustancial, coeterna y coomnipotente, y de una sola voluntad, poder y majestad: creador de todas las criaturas, de quien todo, por quien todo y en quien todo [Rom. 11, 36], cuanto hay en el cielo y en la tierra, lo visible y lo invisible. Creo también que cada una de las personas en la santa Trinidad son un solo Dios verdadero, pleno y perfecto.

Creo también que el mismo Hijo de Dios Padre, Verbo de Dios, nacido del Padre eternamente antes de todos los tiempos, es consustancial, coomnipotente y coigual al Padre en todo en la divinidad, temporalmente nacido por obra del Espíritu Santo de María siempre virgen, con alma racional; que tiene dos nacimientos: uno eterno del Padre, otro temporal de la Madre; que tiene dos voluntades, y operaciones; Dios verdadero y hombre verdadero; propio y perfecto en una y otra naturaleza; que no sufrió mezcla ni división, no adoptivo ni fantástico, único y solo Dios, Hijo de Dios, en dos naturalezas, pero en la singularidad de una sola persona; impasible e inmortal por la divinidad, pero que padeció en la humanidad, por nosotros y por nuestra salvación, con verdadero sufrimiento de la carne, y fue sepultado y resucitó de entre los muertos al tercer día con verdadera resurrección de la carne, y por sólo confirmarla comió con sus discípulos, no porque tuviera necesidad alguna de alimento, sino por sola su voluntad y potestad; el día cuadragésimo después de su resurrección, subió al cielo con la carne en que resucitó y el alma, y está sentado a la diestra del Padre, y de allí al décimo día, envió al Espíritu Santo, y de allí, como subió, ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y dar a cada uno según sus obras.

Creo también en el Espíritu Santo, Dios pleno y perfecto y verdadero que procede del Padre y del Hijo, coigual y coesencial y coomnipotente y coeterno en todo con el Padre y el Hijo; que habló por los profetas.

Creo que hay una sola verdadera Iglesia, Santa, Católica y Apostólica, en la que se da un solo bautismo y verdadera remisión de todos los pecados. Creo también en la verdadera resurrección de la misma carne que ahora llevo, y en la vida eterna>>.

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno, que pusiste al papa san León IX al frente de tu pueblo, para que con su ejemplo y su palabra lo ayudara a crecer en santidad, protege, por su intercesión, a los pastores de la Iglesia y al rebaño que les has confiado, para que siempre caminen por las sendas de la salvación. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

20 de Abril

SANTA INÉS de MONTEPULCIANO

1º SU VIDA: Nació por el año 1274 de unos padres bien acomodados y muy buenos cristianos en Gracciano Vecchio, cerca de Montepulciano (Italia). Parece ser que al nacer se iluminó la estancia donde su madre la daba a luz. Llevó una niñez normal pero pronto se despertó en ella el deseo de llevar una vida entregada al Señor por completo y para ello solicitó de unas monjas de Montepulciano que le vistieran su hábito que llamaban «el saco» cuando apenas contaba nueve años de edad.

Muy dada a la oración desde que tuvo uso de razón. Parece ser que era una contemplativa desde niña. Se retiraba en lo escondido de su casa y allí pasaba horas entregada a los más tiernos coloquios con el Señor. Más de una vez la descubrieron sus padres arrobada en éxtasis. En cuanto descubrió el significado de la castidad, se consagró en cuerpo y alma al Señor.

Abrazó la vida religiosa. Con quince años llamaba la atención por su entrega a toda clase de sacrificios y a la más rigurosa vida de observancia regular. Pronto todas las monjas se fijaban en Inés y trataban de copiar sus virtudes. Era como una regla viva para todas. Ella, en compañía de Margarita, que había sido su maestra y guía en la vida monacal, dio comienzo a la fundación de un convento que pronto llamaría la atención por la irradiación de frutos de santidad que de él se desprenderían por toda aquella comarca.

Abadesa del convento de Proceno. Con dieciocho años ya fue nombrada abadesa. Durante este tiempo atendía a todo y a todos sin su dedicación y entrega al Señor. Sentía dejar al Señor por los hombres, pero veía que ésta era su obligación y a ella se entregaba de lleno. A pesar de su edad daba pruebas con sus ejemplos de madurez. Se olvidaba de sí misma y se entregaba a los cuidados que la obediencia le había encomendado. la Divina Providencia iba sembrando de flores de prodigios la vida de Inés.

Éxtasis, milagros y mensajes del Señor. Estos fenómenos místicos eran casi diarios. Las monjas son testigos de estos prodigios. Como la fama del convento de Proceno se extendía, los paisanos de Montepulciano quisieron que también allí, en su pueblo natal, hiciera otro convento para que sirviera de irradiación espiritual. En poco tiempo obtuvo del Papa los permisos y el Señor empezó a obrar allí como lo había hecho antes en Proceno. Las gracias del cielo se multiplican. Son muchas las almas que por su medio se enriquecen espiritualmente y cambian de vida. Cae enferma con cuarenta y tres años, sufriendo mucho hasta su muerte que fue el 20 de Abril de 1317. Fue canonizada por Benedicto XIII en el año 1726.

2º SU MENSAJE: Raimundo de Capua, el mayor difusor de la vida y obras de santa Inés, escribe no sólo datos biográficos, sino un chorro de hechos sobrenaturales acaecidos en vida de la santa y, según él, confirmados ante notario, firmados por testigos oculares fidedignos y testimoniados por las monjas vivas a las que tenía acceso por razones de su ministerio. Piensa que relatando prolijamente los hechos sobrenaturales (éxtasis, visiones y milagros), contribuye a resaltar su santa vida con el aval del milagro. Es una confirmación de parte de Dios, de que le es muy agradable la vida de las contemplativas en medio del mundo, tantas veces indiferente.

            La vida contemplativa es aquella forma de vida religiosa en la cual sus miembros se dedican solamente a Dios, en el apartamiento  del mundo, en soledad y silencio, en asidua oración y generosa penitencia. Aunque a los ojos del mundo parezca que esta vida no tiene sentido, el apartarse de él, sin embargo, este apartamiento y soledad, no es para apartarse de los hombres, de los hermanos, de los problemas, sino, para pedir a Dios por ellos. ¿Qué seria de nosotros sin los conventos contemplativos   

Las contemplativas de clausura, son el buen olor de Cristo, el perfume que se le ofrece a Dios para contrarrestar los malos olores del mundo corrupto por el pecado. Un mundo llenos de ofensas a Dios, de malos pensamientos, de malos deseos, de malas palabras, de malas acciones. Un mundo que vive mal y se olvida de adorar a Dios,

¿Quién rogará y expiará  por este mundo? La destrucción de las dos ciudades, es por sus pecados. Dios exigía en Sodoma y Gomorra, que al menos hubiera cien justos; como no los había, rebaja hasta cincuenta, pero tampoco los hay, y sigue rebajando hasta veinte, hasta diez justos, pero no encontró ninguno. Dios hubiera perdonado a estas dos ciudades, su hubiera habido en ellas diez justos. Estos justos son sin duda, los buenos cristianos, donde quiera que estén, pero ante todos los santos religiosos, escogidos por Él para este fin, dedicados exclusivamente para que el peso de sus oraciones, sacrificios, y buenas obras agraden a Dios, y retengan la justicia divina  

Hay almas que comprenden hasta que punto es necesario responder a la llamada de Dios a la vida retirada, a la oración, que se consagran, no solo a ratos de oración, sino para toda la vida, y no ya solo individualmente, sino en comunidad para interceder ante Dios.

3º SU ORACIÓN: Tú, Señor, que concediste a Santa Inés de Montepulciano, el don de imitar con fidelidad a Cristo pobre y humilde, concédenos también a nosotros, por intercesión de esta santa, la gracia de que, viviendo fielmente nuestra vocación, tendamos hacia la perfección que nos propones en la persona de tu Hijo. Que vive y reina contigo.

____________________________

21 de abril

SAN ANSELMO

1º SU VIDA: Nació el año 1033 en Aosta (Piamonte). Creció entre las montañas, desde su infancia miraba aquellas cumbres inaccesibles. De niño creía que para encontrar a Dios necesitaba subir a la cumbre de la montaña.

La intensa ansia de saber. Se dirigió al monasterio de Le Bec, en Normandía donde vio satisfecha su inclinación por el saber, y sobre todo se encenderá en él la vocación claustral. Donde en los años de la vida monástica se encuentra a un religioso fiel, constantemente ocupado solo en Dios y en las cosas de Dios. El intento de Anselmo es claro: elevar la mente a la contemplación de Dios. Y enseñó teolo­gía a sus hermanos de Orden, mientras adelantaba admirablemente por el camino de la perfección.

Prior y abad de Le Bec. Impacta ante todo, en él, el carisma de experto maestro de vida espiritual, que conoce e ilustra sabiamente las vías de la perfección monástica. Al mismo tiempo, uno se queda fascinado por su genialidad educativa, que se expresa en ese método del discernimiento que se aúnan la misericordia y la firmeza. Es peculiar, finalmente, la capacidad que demuestra al iniciar a los discípulos a la experiencia de la auténtica oración: en particular, sus libros de oraciones y meditaciones, muy usadas, que han contribuido a hacer de tantas personas de su tiempo "almas orantes". En el monasterio vivió treinta y tres años y donde fue muy querido.

Arzobispo de Cantebury. Siempre tuvo la nostalgia del monasterio durante el resto de su vida. Lo confesó él mismo cuando se vio obligado, con dolor y el de sus monjes, a dejar el monasterio para asumir el ministerio episcopal al que no se veía adecuado. Como arzobispo de Cantebury comenzado su camino más atribulado, su trabajo incansable por la liberación de la Iglesia Son ejemplares, sus palabras "Prefiero estar en desacuerdo con los hombres que, de acuerdo con ellos, estar en desacuerdo con Dios". Precisamente por esto se siente dispuesto también al martirio: "No tengo miedo de derramar mi sangre, no temo ninguna herida en el cuerpo ni la pérdida de los bienes"

Defendido por el Papa. Sufrió dos veces el destierro. Enrique el rey de Inglaterra quiso expulsar al Arzobispo por su defensa de la libertad de la Iglesia. El Papa amenazó con excomulgar al rey si expulsaba al arzobispo. Entonces enviaron delegados a Roma y el Papa le dio toda la razón a Anselmo. El santo consiguió con sus ruegos en Roma que no fuera sancionado el rey y así obtuvo que Inglaterra no se separara, de la Iglesia Católica. Escribió grandes obras de teología. Murió el 21 de abril del1109.

2º SU MENSAJE:De sus muchas obras escritas que le llevaron a ser Doctor de la Iglesia, en el libro Proslogion, explica el deseo de que todos conozcan a Dios: “Que te conozca y te ame, para que encuentre en ti mi alegría”.

<<¿Has encontrado, alma mía, lo que buscabas? Busca­bas a Dios, y has encontrado que él está por encima de todas las cosas, que nada mejor que él se puede imaginar, y que él es la vida, la luz, la sabiduría, la bondad, la bienaventuranza eterna y la eternidad dichosa; él está por todas partes y siempre. Señor Dios mío, creador y restaurador de mi ser, di a alma deseosa que eres otro del que ella ha visto para vea limpiamente lo que desea. Intenta ver más, pero no ve nada más de lo que ha visto, sino tinieblas.

De verdad, Señor, que esta luz en la que habitas es inaccesible, pues no existe nadie que pueda penetrar esta luz para contemplarte. Yo no la veo, pues es excesiva para mí, y, sin embargo, todo lo que veo lo veo por ella, del mismo modo que el ojo débil, lo que ve, lo ve por la luz del sol, aunque no pueda mirarlo directamente.

¡Mi entendimiento no puede alcanzar esa luz!; es demasiado resplandeciente para comprenderla, y tampoco los ojos de mi alma soportan el mirarla por mucho tiempo. En todas partes estás presente e íntegra, y yo no te veo. Me muevo y existo en ti, y, sin embargo, no puedo alcanzarte. Estás dentro y alrededor de mí y no te siento.

Te ruego, Señor, que te conozca y te ame para que encuentre en ti mi alegría. Y si en esta vida no puedo alcanzar la plenitud, que al menos crezca de día en día hasta que llegue a aquella plenitud. Que en esta vida se haga más profundo mi conocimiento de ti, para que allí sea completo; que tu amor crezca en mí para que allí sea perfecto, y que mi alegría, grande en esperanza, sea completa en la posesión.

Señor, por medio de tu Hijo nos ordenas e incluso nos aconsejas que pidamos, y prometes que recibiremos, para que nuestro gozo sea perfecto. Yo te pido, Señor, para que mi gozo sea perfecto. Entre tanto, que esto sea lo que medite mi mente, proclame mi lengua, ame mi corazón y hable mi boca. Que sea el hambre de mi alma, y la sed de mi cuerpo; que todo mi ser lo desee, hasta que entre en el gozo del Señor, que es Dios trino y uno, bendito en todos los siglos. Amén>>.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios, que has concedido a tu obispo san Anselmo el don de investigar y enseñar las profundidades de tu sabiduría, haz que nuestra fe ayude de tal modo a nues­tro entendimiento, que lleguen a ser dulces a nuestro corazón las cosas que nos mandas creer. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

____________________________

22 de abril

SAN SOTERO y SAN CAYO

1º SU VIDA: Tiempos muy difíciles los que le tocaron vivir a San Sotero. Fue el sucesor en el pontificado del Papa Aniceto muerto el año 165. Había nacido en la Campania italiana, en Fondi y su padre se llamaba Concordio. Durante su pontificado se extendió la Iglesia ya que él mismo ordenó a bastantes diáconos,sacerdotes y obispos.

Lucho contra las herejías de su tiempo. Se extendió la herejía de Montano que propugnaba un exagerado rigorismo de costumbres. La penitencia más rigurosa y la vida más perfecta debían practicarla todos los cristianos para no caer en pecado, sobre todo si se trataba de pecados muy graves, ya que no se les podían perdonar porque la Iglesia carecía de poder para ello. Esta doctrina que después defenderían Tertuliano y, sobre todo, Novaciano, fue condenada por la Iglesia en tiempos del Papa San Sotero.

Ardiente caridad para con los necesitados. Él era todo para todos y quería que se viviera de acuerdo con lo que los Hechos de los Apóstoles expresan de los primeros cristianos, que “todo era común entre ellos” y que “todos eran un solo corazón y una sola alma”... San Sotero pedía limosnas a las Iglesias más ricas para distribuirlas entre las más pobres. Durante su pontificado el emperador Marco Aurelio (161-180), persiguió sañudamente a la Iglesia y durante este tiempo hubo abundantes mártires, entre ellos el mismo Papa que parece murió mártir el 22 de Abril del 175.

San Cayo vivió un siglo más tarde.  y a pesar de ello en la tradición cristiana han caminado siempre unidos ambos Santos aunque nada tengan en común a no ser el haber muerto por Cristo y el haber sido Obispos de Roma. Sabemos que sucedió en el Pontificado al Papa San Eutiquiano el año 283. La última persecución más violenta fue la de Valeriano. Después casi todo el siglo II fue tiempo de paz y durante él la Iglesia quedó robustecida fuertemente.

Derramo su sangre por Cristo. San Cayo se aprovechó de esta paz y patrocinó, sobre todo las dos escuelas célebres de Oriente: alejandrina y antioquena que tantos ilustres hijos produjeron. A pesar de esta paz pasó temporadas oculto en las Catacumbas de San Calixto y desde allí alentaba a los cristianos, que perseveraran ocultos entregados a la oración y buenas obras. El año 283 empezó una nueva persecución contra los cristianos decretada por Caro que, aunque no tan sangrienta como otras anteriores, causó graves daños a la Iglesia, siendo muchos los hombres y mujeres que derramaron su sangre generosamente por confesar a Jesucristo. No son claras las noticias sobre el martirio de San Cayo. Murió el 296.

2º SU MENSAJE: la teoría rigoristas, contra la que tuvo que luchar el San Sotero, era que si se cometían pecado grave, no podrían obtener el perdón, ya que los pecados más graves son imperdonables. Él santo defendió la doctrina que siempre se había predicado la Iglesia desde Jesucristo, que para el pecador arrepentido no hay pecado, por grande que sea, que no se le pueda perdonar. Doctrina del Evangelio que es de amor, perdón, alegría.

Esperanza para el pecador: meditar sobre el pecado en nuestra propia vida, en nuestra propia historia, no es para atormentarnos. (Hay que ver que malos que somos). No, sino para mirarnos desde lo alto, desde Dios, y ver cuanto nos ha amado Dios, ¿por qué? Por que me ha perdonado, en esta época de mi vida, de aquel pecado, de este otro, en otra época me ha perdonado otros tropiezos, etc. Me los ha ido perdonando siempre.

Todo esto se debe al amor que Dios nos tiene, incluso la conciencia la puedo tener tranquila, siendo como soy pecador. Se debe a que es más profundo y real en nosotros, el perdón que el pecado. Por esto para entender lo que es el perdón, tenemos que meditar sobre el pecado. Nunca es tarde por que el pecado tiene arreglo. “No quiero la muerte del pecador, sino que se convierte y que viva”. (Ez 33,11).

Para que se nos pueda perdonar, tenemos que reconocer nuestro pecado. La experiencia de David, quien tras haber cometido el mal a los ojos del Señor, al ser reprendido por el Profeta Natán, exclama, “Reconozco mi culpa, mi pecado esta siempre ante mi. Contra Ti, contra Ti solo peque, cometí la maldad que aborreces”. (Sal 51,5). Tenemos que tomarlo en serio, lo dice bien claro la Escritura. “Cristo murió por nuestros pecados”. (1Cort 15,3).

Pero aun así.Si confesamos nuestro pecado, fiel y justo es Él para perdonarnos y limpiarnos de toda iniquidad”: (1Jn 1,9). “Hijitos míos, os escribo para que no pequéis, si alguno peca, abogado tenemos ante el Padre, a Jesucristo justo. Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo”. (1Jn 2,1-2).

Le pidamos a Dios, que nos dé tiempo para hacer penitencia por nuestros pecados, y que se ablande nuestro corazón, y nuestra alma se purifique, para que podamos ver a Dios cara a cara. “Los limpios de corazón, (sin pecados) verán a Dios”. (Mt 5,8).

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno, que quisiste que San Sotero y San Cayo, Papas, presidieran a todo tu pueblo y lo iluminara con sus ejemplos y sus palabras, por su intercesión protege a los pastores de la Iglesia y a sus rebaños y hazlos progresar por el camino de la salvación eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

23 de abril

SAN JORGE

1º SU VIDA: Mártir (+ 303), el Gran Mártir, le llaman la Iglesia de Oriente. Hay pocos datos sobre él, la mayoría de los datos son por la mucha leyenda que hay en torno suyo. Parece ser que nació en Palestina, la tierra de Jesús. Sus padres  eran fervorosos cristianos. En Oriente y Países eslavos, se ve la gran devoción a San Jorge por los muchos cuadros, imágenes, ermitas, etc. También entre nosotros lo celebran como su patrón Cataluña, de Aragón, y muchos llevan su juvenil nombre en toda España.

Entro en el ejército del emperador. Según la antigua tradición, y como le pinta la iconografía, se hizo famoso al matar en una ciudad un terrible dragón que aterrorizaba a las gentes. San Jorge lo atacó y acabó con el terrible animal. Iconografía con la que aparece en tantas pinturas e imágenes por toda la cristiandad.

Comienza la persecución. El emperador Diocleciano dictó leyes muy duras contra los seguidores de Jesús. El último edicto del emperador ordenaba que todos en el imperio tuvieran que adorar ídolos y quedaba totalmente prohibido adorar a Jesucristo. Habían llegado noticias de que hasta en los cargos más altos del imperio se habían introducido seguidores de  Cristo. Se publicó un edicto que ordenaba la demolición de las iglesias y la expulsión de todos los cristianos de las dignidades y cargos administrativos

Conversación con el Emperador. San Jorge declaro que nunca dejaría de adorar a Cristo y que nunca adoraría a ídolos. “Señor, ni he cumplido ni espero cumplir de ahora en adelante cuanto habéis ordenado por juzgarlo altamente injusto. ¿Por qué abusáis de los pobres y de las vírgenes? ¿Por qué, si hay libertad para adorar a dioses falsos, no debe haberla para adorar al único Dios verdadero?”. El emperador quedó de piedra. Y le dijo: “¿Te das cuenta, tribuno Jorge, lo que dices? ¿Sabes que puedo darte la muerte o por lo menos privarte de cuanto tienes?” “No me importa nada todo esto. Mi vida es de Cristo, mi Dios y Señor, y Él me ayudará... hasta que llegue a poseerle en el cielo a donde espero ir

El martirio. El emperador dictó que le atormentasen con toda clase de los más refinados instrumentos para hacerle claudicar de su fe. De paso para ir al del martirio lo llevaron al templo donde estaban los ídolos para probar si al fin los adoraba. Pero por más que le hicieron sufrir, la fe crecía y el valor aumentaba en él. Fue condenado a cortarle la cabeza. San Jorge será el Patrón de los militares valientes y de cuantos luchen por defender la fe. Recibió la palma del martirio el 303.    

2º SU MENSAJE: San Jorge nos deja el mensaje de haber sido fiel a Jesucristo, y no porque le fueran fáciles las circunstancias para poderlo ser, fue un perfecto soldado que lucho para no perder a Jesucristo. El emperador no escatimó promesas, ni amenazas, ni tormentos para que abandonara su fidelidad; con todo esto, y nada fue capaz de hacerla cambiar.

Nosotros debemos preguntarnos ante este ejemplo. ¿Si se pusiese a prueba nuestra fidelidad, preferiríamos antes perder bienes, honores y vida, que la fe? Muchas veces una sola palabra o un halago nos hacen vacilar, el pensar en poder disfrutar un momento nos hace olvidar a Dios. Y hoy con muchos y mayores medios de atracción.

San Jorge, además de ser fiel fue muy valiente, porque no retrocedió ante los más crueles tormentos cuando se trató de defender la causa de Jesucristo. A nosotros a la menor dificultad nos suele espantar, queremos ser santos, pero a condición de que desaparezcan las dificultades que se encuentran en el camino de la santidad. Y, eso si, solemos poner mucho empeño en hacer que salgan adelante nuestros proyectos y empresas; y como crsitianos como Dios manda nos tenemos que preguntar ¿acaso hay en nuestra vida un proyecto, una empresa más importante que la defender nuestra fe, que de la salvación de nuestra alma?

Nadie es santo sin haber pasado por algunas tribulaciones, pocas o muchas. Nos debemos olvidar de las obras pasadas, de lo que hayamos podido sufrir por causa de nuestra fe; y tenemos que considerar lo que aun nos falta por pasar; pensemos en la corona que nos espera, y que es Dios el testigo de nuestros sufrimientos y trabajos por mantener la fe en Él. Esto como a San Jorge nos animara y no nos costará tanto sufrir.

            Hay muchos dragones contra los que tenemos que luchar. Contra todo lo que deshumaniza nuestro mundo, para que podamos implantar con la lucha, los valores positivos de la paz, la verdad, la justicia, el evangelio, la fe, la salvación, la palabra de Dios y la oración, la honradez, la sinceridad, la servicialidad, etc. Y estos feroces dragones no los podemos matar nunca nosotros solos, es necesario para pederlos matar, la ayuda de Dios. Seamos guerreros con las armas de Dios. “Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes” (Ef 6.13)

3º SU ORACIÓN: Señor, tú qué hiciste fiel imitador de la pasión de tu Hijo al glorioso mártir San Jorge, muestra, por su intercesión, el poder de tu fuerza a quienes confesamos la propia debilidad. Por nuestro Señor Jesucristo  tu Hijo…

____________________________

24 de abril

SAN FIDEL de SIGMARINGA

1º SU VIDA; se llamaba Marcos Rey, nacido en Sigmaringen (Alemania) en 1578, hijo del burgomaestre de Sigmaringa, era un joven muy inteligente que ya cursando sus estudios de Leyes en Friburgo de Brisgovia llamaba la atención de todos por sus dotes intelectuales. Consiguió la toga de abogado, y ejerció de ello.

Religioso capuchino. Cambio la toga por el hábito de los padres capuchinos. Dividió sus importantes riquezas en dos partes: la mitad la repartió a los pobres, y la otra mitad la dio al Sr. Obispo para que hiciera un fondo para los estudios de los seminaristas pobres. Habiendo sido tan rico y tan lleno de comodidades se fue a vivir como el más humilde y pobre fraile capuchino. Recibe el sacerdocio a los treinta y cinco años, el 4 de octubre de 1612. Le impone el nombre de Fidel. Se entregó de lleno a su formación teológica pero, sobre todo, a su formación ascética y piadosa: Pasaba horas en la oración y castigaba su cuerpo con rigurosas penitencias. Fue padre superior de varios conventos    

Predicador sin florituras. Se le encomendaron misiones de predicación en tierras de protestantes, Suiza, Austria, sur de Alemania. Predicaba con un estilo llano, sin adornos retóricos, pero con gran fuerza de espíritu y muy eficaces para convertir. Que proviene de quien antes de predicar reza mucho por sus oyentes y después de la predicación sigue orando por ellos. Convirtió a muchos calvinistas con una gran caridad que desarmaba a sus adversarios.

Caritativo con el cólera. La gente se quedó admirada cuando llegó la peste del cólera, enfermedad temida porque era contagiosa. San Fidel se dedicaba de día y de noche a asistir gratuitamente a todos los enfermos que podía. A unos soldados del ejército austriaco que estaban acuartelados, les curaba las llagas, les daba de comer, y si estaban en peligro de muerte les administraba los sacramentos.

Primer mártir de la Propaganda Fide. El Papa Gregorio XV había fundado el año 1622, la Sagrada Congregación de Propaganda Fide para extender el conocimiento de la doctrina de Jesús por todos los países del mundo.  El santo se ofreció y fue aceptado como Prefecto de aquella misión. El domingo 24 de Abril de 1622, los herejes Grisones se echaron sobre el, mientras estaba predicando la palabra de Dios, descargaron una espada contra él, y murió. Es el Protomártir de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide. El Papa Benedicto XIV lo declaró Santo en 1746.

2º SU MENSAJE: Dos cosas le pidió el santo a Dios. 1ª derramar mi sangre por la fe católica, y Dios le escucho y así fue. 2º pasar la vida sin ofenderle.

¿Que son las ofensas? Una ofensa es un daño al honor o dignidad de una persona. Pueden ser, burlas, desprecios, insultos, olvidos, indiferencia, dejar de prestar la atención y honor debidos. Pueden ser, contra la persona misma, o dañando los seres queridos de una persona: hijos, amigos, o los bienes de su propiedad.

Características de una ofensa.

No es necesario que el ofendido sufra. Puede ser hecho a sus espaldas. Por ejemplo, la burla a una foto o imagen de alguien es una ofensa que los asistentes reconocen, aunque el interesado nunca lo sepa.

Sólo hay ofensa si hay injusticia. Hay personas que se sienten afrentadas por la más mínima desatención; estos casos no son ofensas reales sino orgullo real. Para que sea una ofensa ha de ser algo injusto.      

            Las ofensas a Dios. O bien, contra los tres primeros mandamientos. Atacan frontalmente a la dignidad de Dios, las blasfemias, el abandono del culto. O bien, contra los otros siete. A quienes Dios ama: a los hombres.

Gravedad de las ofensas. Será mayor si se realiza ante el interesado, si éste nos ama mucho, y si la dignidad conculcada es grande. Las ofensas a Dios reúnen esas características que aumentan la gravedad. En particular, la dignidad maltratada es muy grande: se desprecia un amor y un bien infinitos, sustituyéndolos por bienes creados. Se desprecian grandes dones como la inhabitación del Espíritu Santo.  Se daña la imagen de Dios que es el hombre. Se añade carga a la Cruz de Cristo, que tomó sobre sí nuestros pecados. La gravedad de los pecados se capta mejor si recordamos cómo fue la reparación: el hijo de Dios se hizo hombre y murió en la Cruz.

¿No es extraño que Dios permanezca ofendido? Dios no permanece ofendido. Los pecados son ofensas a Dios pero a El no le afectan y no queda ofendido. (Para que haya ofensa no es necesario que el ofendido sufra). De todos modos, se puede decir que los pecados también afectan a Dios, pues cargan sobre la Cruz de Cristo, verdadero Dios

3º SU ORACIÓN: Señor Dios nuestro, que coronaste con la gloria del martirio a San Fidel de Sigmaringa, cuando, inflamado en tu amor trabajaba por la propagación de la fe, concédenos, por su intercesión, que, arraigados y fundamentados también nosotros en la caridad, experimentemos el poder de la resurrección de Cristo y tengamos parte de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

____________________________

25 de abril

SAN MARCOS EVANGELISTA

1º SU VIDA: Sabemos muy poco de la vida de Marcos. Hebreo de origen, nació probablemente fuera de Palestina, y era de familia rica. San Marcos era, como afirma San Pablo, primo de San Bernabé e hijo de una tal María, probablemente viuda, cristiana de alta posición, en cuya casa se reunían los miembros de la Iglesia naciente de Jerusalén (Hch. 12, 12). Se afirma también que San Marcos fue del número de los setenta y dos discípulos del Señor que se escandalizaron cuando Él les dijo: “Si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros” (Jn. 6, 53).                    

Compañero de Pablo y Bernabé. Marcos acompañó a Pablo y Bernabé en sus correrías apostólicas por Chipre y otras ciudades. Retornaron de Roma a Antioquia, llevaron consigo a Marcos. Lo vemos con ellos al inicio del primer viaje apostólico, sirviéndoles de ayudante en la evangelización. Como no había sido escogido por el Espíritu Santo para esa misión, como lo fueron San Pablo y San Bernabé (Hch. 13, 2), ni tampoco fue delegado por la Iglesia de Antioquia como ellos, Marcos fue llevado probablemente para prestar servicios menores. Volvió a Jerusalén. Aquí pasó diez o doce años.

Discípulo del apóstol Pedro. Pero fue San Pedro el verdadero padre y maestro de San Marcos. Él lo trata afectuosamente como hijo. Alrededor del año 60, vemos nuevamente a San Marcos en su compañía, en Roma. El apostolado del primer Papa fue tan abundante, que no se dada abasto para atender al número creciente de prosélitos. Marcos lo secundaba en esa tarea. Y fue a causa de ellos, que le pedían con insistencia que les exponga la doctrina de su maestro, si fuera posible por escrito, y escribió el segundo Evangelio. Es el más breve de los Evangelios.

El campo de su evangelización. San Pedro envió a Marcos para evangelizar Aquilea, ciudad entonces importante y de. Ahí formó una comunidad de cristianos notable por la firmeza de la fe. Contento y satisfecho con el resultado, Pedro envió después a su discípulo a evangelizar Egipto. San Marcos desembarcó en Cirene, en la Pentápolis, recorrió Libia y la Tebaida, siempre con abundantes conversiones, y finalmente fijó su residencia en Alejandría, en Egipto.

Mártir por el Evangelio. Marcos estaba en Roma el año 67 cuando mueren los Apóstoles San Pedro y San Pablo.  Según la tradición, estando en Alejandría, San Marcos recibió el martirio. Quizá el año 68. En el siglo IX la iglesia de Occidente fue enriquecida con los restos mortales de San Marcos.

Venerados hasta entonces en Alejandría, fueron trasladados a Venecia.

2º SU MENSAJE: Al ser un evangelista, es de suma importancia el mensaje que nos dejo escrito, es decir, valorar mucho el evangelio, creer lo que dice. Un cristiano debe creer todo lo que se dice en el Evangelio y defenderlo.

El evangelio no es sencillamente una serie de verdades más o menos profundas que haya que aceptar con el entendimiento. Debemos escuchar cada una de sus palabras como si Jesucristo mismo nos hablase. En el Evangelio todo tiene importancia, porque todo es Palabra de Dios.  Cualquier página del Evangelio es más eficaz que la palabra humana.   

No basta creer lo que nos enseña el Evangelio, es preciso que nuestra fe vaya acompañada de buenas obras, que se note, que demostremos con nuestros actos que creemos en el Evangelio. Por poner un ejemplo; Si de verdad creemos por el Evangelio que los pobres y los afligidos son bienaventurados, porque y renegamos de la pobreza y de las aflicciones. Dice San Jerónimo, “que nada es más fácil que parecer cristiano y nada más difícil que serlo en realidad. Lo que es grande, es ser cristiano, no el parecerlo”. Tenemos la obligación de gobernarnos por la norma del Evangelio.

La dificultad que hoy encontramos en el anuncio del Evangelio. Jesús, en su peregrinar en este mundo, anunció el Reino de Dios con sus palabras y con su vida. La Buena Nueva de Jesús toca todas las realidades humanas. Nada hay de lo humano que no sea tocado y transformado por Jesús y su Evangelio. En su época, Jesús por decir lo que dijo y hacer lo que hizo, fue sentenciado y condenado a muerte. Pero el poder de Dios lo resucitó.

La Iglesia hasta el fin de los tiempos, tiene la misma misión de Jesús. Jesús y su Iglesia señalan los valores sobre los que se ha construido la historia y se debe seguir construyendo. No siempre fue comprendido Jesús en sus enseñanzas. No siempre es comprendida su Iglesia hoy en lo que proclama. La Iglesia no está para agradar y halagar a los grandes del mundo, sino para señalar la verdad que viene de Dios, el Evangelio. No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído (Hechos 4, 20)

No hay que avergonzarse de ponerse de parte del Evangelio, contra quien lo ridiculiza. Debemos estar prontos para defenderlo, cueste lo que cueste, y, por el contrario, tememos a menudo que decir una palabra, o exponernos a una burla por defenderlo. “No me avergüenzo del Evangelio”. Decía San Pablo. (Rom. 1.16)

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que diste a San Marcos el carisma de anunciar el Evangelio, haz que sepamos aprovecharnos de sus escritos y por ellos aprendamos a seguir fielmente a Jesucristo. Que vive y reina contigo.

____________________________

26 de Abril

SAN ISIDORO de SEVILLA

1º SU VIDA: Obispo y Doctor de la Iglesia. Nació en Sevilla el año 556 es el último de los Padres latinos. Sus padres debían de ser muy santos, porque son cuatro hijos de ese matrimonio, y los cuatro están en los altares. San Leandro, San Fulgencio, Santa Florentina, Y san Isidoro el más pequeño

Gran estudioso y escritor. Adquirió un gran hábito de estudio y de leer mucho, instruido por su hermano mayor el Arzobispo de Sevilla, San Leandro que fue tutor y maestro de Isidoro, que quedó huérfano cuando era muy niño. Fue también un escritor de varios libros que se hicieron famosos y muy leídos en la Edad Media, sobre todo por sus Etimologías, que viene a ser como una enciclopedia del saber de aquel tiempo. Los comentarios a cerca de cada uno de los libros de la Sagrada Escritura, y otros muchos llenos de sabiduría. El hombre más ilustre y más sabio de su época

Arzobispo de Sevilla. Hacia el año 600 Isidoro sucedió a su hermano Leandro en la diócesis de Sevilla. Una gran preocupación, fue organizar la Iglesia española. Presidió el cuarto concilio IV de Toledo, en el 633 que el presidio, y fuel el portavoz de aquel concilio que marcara una época en la historia de la Iglesia española.

Amigo de santos. Mantenía correspondencia y amistad con San Braulio de Zaragoza, y con San Ildefonso de Toledo. Fue un obispo santo y muy preocupado por la santidad y la formación de sus sacerdotes, quería un clero muy bien instruido, para poder ayudar mejor a su feligresía. Fundo colegios para futuros sacerdotes, y se consagro con su predicación y con sus escritos a su grey. También compuso un misal y un breviario mozárabe.

No podía faltarle la virtud de la caridad con los más necesitados. Es un sabio, pero no le conocemos, principalmente por ello, sino, por ser santo, como toda su familia. Mostraba constantemente su amor a los pobres, que le perseguían al palacio porque conocían que el Arzobispo siempre les socorría generosamente.

Doctor de la Iglesia universal. Presintió que iba a morir, se retiro a prepararse y murió tranquilamente en una celda, escondido, el que había sido una lumbrera de España, en abril del año 636. El Papa Benedicto XIV le proclamó Doctor diecisiete años después de su muerte, por su santidad y por su sabiduría, honrando la memoria de su grandeza espiritual. Su culto empieza muy pronto en toda España, siendo trasladados los retos de Sevilla a León, a la basílica románica que lleva su nombre, San Isidoro de León

2º SU MENSAJE:San Isidoro nos dice.es necesario progresar en la vida espiritual y, para ello, la lectura nos instruye y la meditación nos purifica; por tanto, es preciso leer con frecuencia y orar más frecuentemente todavía para así vivir en unión con DiosYa vemos que mensaje tan sencillo, algo tan necesario para permanecer unidos a Dios. Aunque también habla de la oración, pero, quiero resaltar la lectura espiritual. Por desgracia hoy tan abandonada esta practica entre tantos cristianos, y que es tan necesario el volver a algo tan esencial como medio de santificación, como lo hicieron los santos de todos los tiempos.

Una definición muy clara y sencilla. <<La lectura espiritual consiste en el ejercicio de leer o escuchar leer algún libro o escrito, para sacar de allí aprovechamiento en la virtud>> Se diferencia de otra clase de lecturas, aunque sean religiosas, en que no se lee para tener más conocimientos sobre algún tema, sino para mover nuestra voluntad al camino de la virtud. Por eso dice la definición: (para sacar de allí aprovechamiento en la virtud). Toda persona que quiera ser piadosa, cambiar de vida, es necesario tener afición a la lectura espiritual.

No toda lectura es lectura espiritual. Hay muchos libros muy buenos y necesarios que forman. Pero su lectura formativa, no es lo más propio para estimularnos a más perfección en la virtud, y de crecer en más deseos a tender a la santidad. Para eso hace falta que la lectura posea (la unción que Dios pone en ella), y la sabiduría y la virtud del autor que lo escribe. La unción es lo que más valor. Es como la sal en las buenas comidas, que no se ve, pero se nota, porque le da gusto y las hace sabrosas.

El orden de las lecturas. Naturalmente, ocupa el primer lugar la Sagrada Escritura. San Pablo le encarga a Timoteo “Aplícate a la lectura de la Escritura Sagrada, a la exhortación y a la enseñanza”. (1ªTim. 4.13).Después, la lectura de la vida de los santos debe ocupar un lugar muy importante entre nuestras lecturas espirituales. El querer imitarlos. Las obras ascético-místicas: Tratados de espiritualidad, escritos de los santos, libros de formación moral, el Catecismo de la Iglesia Católica, etc.

Ha habido santos que se han convertido con la lectura espiritual, pero no creamos que los libros espirituales ayudaron a los santos solamente al principio de sus conversiones, sino, que fueron su ayuda, y muy grande durante toda su vida, para poder conservar y aumentar cada día más su perfección, su santidad. Luego les imitemos y leamos siempre.

3º SU ORACIÓN: Señor, Dios todopoderoso, tú elegiste a san Isidoro, obispo y doctor de la Iglesia, para que fuese testimonio y fuente del humano saber, concédenos, por su intercesión, una búsqueda atenta y una aceptación generosa de tu eterna verdad. Por Jesucristo Nuestro Señor.

____________________________

27 DE ABRIL

                   SAN LUIS MARÍA GRIGNION de MONTFORT

1º SU VIDA: Presbítero (1673-1716)  Nació en Montfort (Bretaña francesa) el año 1673. Fue el segundo de dieciocho hermanos. Sus padres eran muy cristianos. Pasó su infancia con una señora muy buena cristiana que, al no poderle educar su madre, le confió para que lo alimentara y formara en los principios de la fe. Dejó huellas muy hondas en su espíritu que nunca olvidará.

Seminarista. Fue enviado al colegio de los padres jesuitas de Rennes donde pasó ocho años entregado a los estudios de humanidades. Aquí trabó gran amistad con los padres carmelitas de esta ciudad que gozaban de una fama de santidad y de profunda devoción a la Virgen. Entre aquellos religiosos carmelitas aprendió la doctrina que después extendería y haría famosa en la Iglesia de hacerlo todo En María, Con María, Por María y Para María. Termino los estudios en le seminario de San Suplicio de Paris.

La ordenación sacerdotal, El 5 de junio de 1700, a los 27 años,  fue ordenado sacerdote. Escogió como lema de su vida sacerdotal: "ser esclavo de María". Enseguida empezaron a surgir grandes cruces en su vida. Pero no se detenía a pensar en si mismo sino que su gran sueño era llegar a ser misionero y llevar la Palabra de Cristo a lugares muy distantes. Su primera misa quiso celebrarla en un altar de la Virgen. Él pidió ser enviado a las misiones para allí gastarse por Cristo, pero los superiores le hicieron ver que su puesto estaba en su misma patria para que trabajara en defensa de la fe cristiana. Todas sus grandes cualidades de predicador las dedico a predicar misiones populares. Rezando y cantando mucho a la Virgen María.   

El cuidado de los enfermos, es otra faceta de San Luís, a los que amaba como a Jesucristo y los cuidaba con cariño y cuidados de madre. Fue capellán de hospitales y a todos atendía, consolaba y ayudaba con medios materiales y espirituales.

Escribió preciosos libros sobre la Virgen y a Ella encomendaba todas sus empresas. A Ella la llevaba en sus labios y en su corazón y Ella era quien obraba todos los prodigios.  Fundo una comunidad de religiosos, que tanto bien han hecho a las almas. Como le acompañaban un grupo de amigos en sus apostolados misioneros y marianos, con ellos, y a petición de los mismos, fundó la Congregación de los Padres Montfortianos. San Luís, el que había recorrido toda Francia y otras naciones llevando el mensaje de Jesucristo y de María, a los 43 años agotado de tanto trabajar y predicar murió el 27 de Abril de 1716.

2º SU MENSAJE: Entre otros muchos, es el autor de uno de los libros más preciosos y más divulgados sobre la Virgen María: <<Tratado de la verdadera devoción a la Virgen María>>. Donde explica con una claridad y una sencillez al alcance de todos, los puntos sobre la devoción verdadera.

La verdadera devoción a la Santísima Virgen es interior. Es decir, procede del espíritu y de lo más profundo de nuestro corazón, de la estima que se tiene de Ella, de la alta idea que nos hemos formado de sus grandezas y del amor que le tenemos. Se valoran mucho más sus dogmas, sus virtudes.

Es tierna, como la confianza de un niño en su madre. Esta devoción hace que recurramos a Ella en todas las necesidades materiales y espirituales con gran confianza y ternura como lo hace un niño: En las dudas, para que las esclarezca. En los extravíos, para que nos convierta al buen camino. En las tentaciones, para que nos sostenga. En las debilidades, para que nos fortalezca. En los desalientos, para que nos reanime. En las cruces, contratiempos de la vida, para que nos consuele.

Es santa. Es decir, nos lleva a evitar el pecado e imitar sus virtudes. Y nunca vivir en pecado mortal

Es constante. Te consolida en el bien y hace que no abandones fácilmente las prácticas de devoción. No dejar solamente para las fiestas la devoción. Porque, el justo y fiel devoto de la Virgen vive de la fe y no de los sentimientos corporales del momento, hoy si, y mañana no.  

Es desinteresada. Es decir, te inspirará no buscarte a ti mismo, sino sólo a Dios y a su Madre. El verdadero devoto de María no sirve por espíritu de lucro o interés, ni por su propio bien temporal, milagros, favores, etc. Por esto se la ama y sirve con la misma fidelidad en los sinsabores que en las dulzuras. La amamos lo mismo en el Calvario que en las bodas de Caná.

El Papa Juan Pablo II <<Respecto a la devoción mariana, cada uno de nosotros debe tener claro que no se trata sólo de una necesidad del corazón, de una inclinación sentimental, sino que corresponde también a la verdad objetiva sobre la Madre de Dios. María es la nueva Eva, que Dios pone ante el nuevo Adán-Cristo, comenzando por la Anunciación, a través de la noche del Nacimiento en Belén, el Banquete de bodas en Caná de Galilea, la Cruz sobre el Gólgota, hasta el cenáculo del Pentecostés: la Madre de Cristo Redentor es Madre de la Iglesia>>. (Cruzando el Umbral de la Esperanza)

 

3º SU ORACIÓN: Dios de sabiduría eterna, que hiciste del presbítero San Luís María Grignion de Montfort un destacado testigo y maestro de la plena entrega a Cristo, tu Hijo, por manos de su santa Madre; hay que nosotros, siguiendo éste camino espiritual, contribuyamos a la extensión de tu reino en el mundo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

____________________________

28 de abril

SAN PEDRO CHANEL

1º SU VIDA: Nació en Cuet (Francia), cerca de Belley, el año 1803. Era el quinto hijo de los ocho que tuvo la familia compuesta por Francisco Chanel y María Ana Sibellas que eran agricultores, fue bautizado cuatro días después de su nacimiento, en la fiesta de Nuestra Señora del Carmen. Unos años más tarde, cuando le confirmaron, le pusieron el nombre de Luís María, indicando así la devoción a San Luís Gonzaga y a la Virgen María.

Pastor del rebaño familiar. Siendo muy joven, con tan sólo 7 años, tenía a su cargo el cuidado del pequeño rebaño que tenían en casa. La situación económica era muy pobre, tenía que ir a la escuela a 6 kilómetros de distancia. Todo cuanto el niño aprendía en el periodo de invierno rápidamente lo olvidaba, dado que el resto del año debía cuidar del rebaño de su familia y no atendía a la escuela. A los 12 años, el párroco de su pueblo vio que podía ir al seminario, y así lo hizo.

Al seminario para ser pastor de almas. Comenzó sus estudios de teología en octubre del año 1824, en el seminario mayor de Belley. Destacando por su vida de piedad e inteligencia. Se ordenó sacerdote en el año 1827. Entre sus primeros nombramientos fue una parroquia muy  desmantelada, que él revitalizó en tres años que estuvo en ella.

Ingresó en la Compañía de María (Maristas). Se concentró en el trabajo misionero. Después de un tiempo le dieron permiso para poder llevar misioneros a Oceanía. Allí lo acompañaron otros misioneros. Pedro Chanel fue a la isla de Futuna  el 12 de noviembre de 1837. El grupo de misioneros que él encabezaba fue muy bien recibido por el rey de la isla de Niuliki. Una vez que aprendieron la lengua local ya pudieron predicar directamente a la gente, pero la intranquilidad del rey fue en aumento. En medio de dificultades de toda clase, consiguió convertir a algunos paganos, lo que le ganó el odio de otros.

Primer mártir de Oceanía. El hijo del rey de esta isla, llamado Meitala, intentó convertirse al cristianismo y ser bautizado. El rey, al enterarse de esto, envió a un emisario suyo para resolver el problema, de su familia se encontraban algunos convertidos al cristianismo. Fue a la isla  y fingiendo tener la necesidad de atención médica, el santo, mientras que le estaba atendiendo agarró un hacha y descargo con ella sobre su cabeza y san Pedro, que murió en ese instante, el 28 de abril de 1841. Fue declarado mártir y beato el 17 de noviembre de 1889, y canonizado el 12 de junio de 1954 por el papa Pío XII. Fue declarado patrono de Oceanía. Su sangre fue el precio para abrir finalmente las puertas a la evangelización de toda la isla.

2º SU MENSAJE: Trascribimos el testimonio que nos dejaron del Santo, en el que vemos su testimonio tan alentador para nosotros. La sangre del mártir fue fructífera. Los indígenas le llamaran «hombre de gran corazón».

<<Pedro, nada más abrazar la vida religiosa en la Compañía de María, pidió ser enviado a las misiones de Oceanía y desembarcó en la isla Futuna, en el océano Pacífico, en la que aún no había sido anunciado el nombre de Cristo.

El hermano lego que le asistía contaba su vida misionera con estas palabras: «Después de sus trabajos misionales, bajo un sol abrasador y pasando hambre, volvía a casa sudoroso y rendido de cansancio, pero con gran alegría y entereza de ánimo, como si viniera de un lugar de recreo, y esto no una vez, sino casi todos los días.

No solía negar nada a los indígenas, ni siquiera a los que le perseguían, excusándolos siempre y acogiéndolos, por rudos e incómodos que fueran. Era de una dulzura de trato sin par y con todos». No es extraño que los indígenas le llamaran «hombre de gran corazón». El decía muchas veces al hermano: En esta misión tan difícil es preciso que seamos santos».

Lentamente fue predicando el Evangelio de Cristo, pero con escaso fruto, prosiguiendo con admirable constanc­ia su labor misionera y humanitaria, confiado siem­pre en la frase de Cristo: Uno siembra y otro siega, y pidiendo siempre la ayuda de la Virgen, de la que fue extraordinario devoto.

Su predicación de la verdad cristiana implicaba la abolición del culto a los espíritus, fomentado por los notables ­de la isla en beneficio propio. Por ello le asesinaron cruelmente, con la esperanza de acabar con las semillas de la religión cristiana. La víspera de su martirio había dicho el mártir: «No importa que yo muera; la religión de Cristo está ya tan arraigada en esta isla que no se extinguirá con mi muerte».

La sangre del mártir fue fructífera. Pocos años después ­de su muerte se convirtieron los habitantes de aquell­a isla y de otras de Oceanía, donde florecen ahora pujantes Iglesias cristianas, que veneran a Pedro Chanel co­mo su protomártir>>.

3º SU ORACIÓN: Señor, tú que has concedido la palma del martirio a san Pedro Chanel cuando trabajaba por extender tu Iglesia, concédenos a nosotros que, en medio de las alegrías pascuales, celebremos de tal modo el misterio de Cristo muerto y resucitado, que seamos verdaderamente testigos de una vida nueva. Por nuestro Señor Jesucristo.

____________________________

29 de abril

SANTA CATALINA DE SIENA

1º SU VIDA: Nació en Siena el 1347. Heredó de su padre una gran bondad de corazón, la caridad para con los pobres. De su madre un gran amor al trabajo y una gran energía para emprender labores difíciles y vencer con facilidad las dificultades. A pesar de su corta vida y de no haber ocupado cargos de responsabilidad, parece casi increíble cómo una joven mujer de pueblo pudo realizar empresas tan grandes como le tenía reservadas el Señor.

Experiencia sobrenatural. Era una niña alegre, juguetona como correspondía a su edad, pero desde este momento quedó totalmente cambiada cuando siendo muy niña todavía, caminaba con su hermana y recibió una maravillosa visión del cielo: Veía a Jesús sentado en su trono de gloria y le acompañaban los Apóstoles San Pedro, San Pablo y San Juan... Le había pedido que dedicara su vida entera a marlo a Él y a darlo a conocer y amar por los demás hombres. Desde aquel día parecía estar ensimismada y fuera de sí, era ya totalmente distinta.

Los planes de su madre para quitarle de la cabeza estas «manías», era que se aficione a la vida de sociedad y que piense en contraer matrimonio con un joven bueno y apuesto que le propone. Catalina no piensa así. Ella se ha desposado ya secretamente con su Señor Jesucristo. Por fin el bueno y pacífico de su padre toma cartas en el asunto y dice: “Que nadie moleste a mi hija Catalina. Que ella sea quien tome la decisión de su futuro. Si ella quiere servir a Jesucristo que nadie se lo impida”. Catalina ve abiertos los cielos y se hace terciaria dominica.

El enemigo no duerme, y le vienen a veces tentaciones de toda clase. Ella se ve atacada por los cuatro costados y contra todas las virtudes. Se le aparece Jesús y le dice Catalina: “¿Dónde estabas, Esposo de mi corazón, cuando era tan duramente tentada?” “Estaba dentro de tu corazón ayudándote a vencer”, le contesta Jesús sonriendo.

De analfabeta a doctora. “Mi maestro ha sido el Espíritu Santo”, decía. Tuvo grandes revelaciones del cielo, y nos dejó obras de profunda sabiduría, dictando las revelaciones que recibía del Señor, como el Diálogo. Por ello la Iglesia la declarará la segunda mujer Doctora de la Iglesia. El dulce Cristo en la tierra, llamaba al Papa. Intervino para que se acabara el cisma de occidente. Luchó para que volviera de Aviñón a Roma y lo consiguió. Y por petición del mismo Papa Gregorio VI se va a vivir a Roma donde ofreció su vida por la Iglesia. Repetía: “Mi gran deseo es que la Iglesia Católica se vuelva santa”. Moría el 29 de Abril de 1380 a los 33 años.

2º SU MENSAJE: Santa Catalina es una de esas santas que podemos calificar de <<rompe y rasga>>, nunca dejo que las cosas que estaban mal a su lado, se quedaran como estaban, si creía que debían estar de otra manera. Su mensaje es sin duda, sus verdaderos deseos de ser santa.

Síntomas de que no hay verdaderos deseos de ser santos:

            Hay falsos deseos de santidad. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia por que serán hartos”. (Mt 5,6). El hambre y la sed de justicia son los verdaderos deseos de la santidad. Y por desgracia son pocas las almas convencidas de esto, y con estas aspiraciones, porque son muchos los cristianos que abandonan el cumplimiento de los mandamientos, y la practica religiosa, en definitiva no tienen deseos de salvarse

            Hay cristianos que quieren salvar su alma, y con esto se conforman. Su único empeño es evitar el pecado mortal que es quien mata la vida de la gracia en el alma. Así lo solemos decir nosotros o lo solemos oír a otros: ¿esto es pecado o no? Esto es tibieza, porque quizás no sea pecado mortal, pero hay que dar mucha importancia a los veniales, si de verdad queremos ser santos.

También hay cristianos que dicen, yo no hago nada malo. Aun así no nos podemos conformar, que no será del todo verdad, pero es necesario no solo no hacer el mal, sino hacer y mucho el bien, trabajar incansablemente por santificarnos. Esto es una situación peligrosa, al borde del precipicio, porque el que no pone cuidado en evitar lo pequeño, pronto caerá en cosas mayores. Almas poco generosas con Dios, y sin deseos de ser santos.

Otros cristianos suelen decir a boca llena, que de verdad quieren ser santos, pero de palabra, sin ponerse manos a la obra, más adelante, para otras circunstancias más propicias; para un mañana que nunca llega.

            Y hay otros cristianos que se engañan a sí mismos. Quieren ser santos, pero solamente practicando las cosas más fáciles y sencillas. Lo que cuesta, y duele, lo desechan de su voluntad, y menos buscar abnegarse y mortificarse en algo que les apetece, es más suelen buscar razones para quedarse convencidas de que Dios no lo quiere, y de que no pide tanto, cada uno es como es. En lugar de hacer la voluntad de Dios, que les ilusiona, lo que hacen siempre es su voluntad propia.   

Ninguna de estas almas cristianas tiene hambre y sed de justicia (santidad), como dice la bienaventuranza. Al contrario que santa Catalina, que tenia verdaderos deseos, y a los 33 años murió santa.

3º SU ORACIÓN: Señor Dios nuestro, que diste a Santa Catalina de Siena el don de entregarse con amor a la contemplación de la pasión de Cristo y al servicio de la Iglesia, haz que, por su intercesión, el pueblo cristiano viva siempre unido al misterio de Cristo, para que pueda rebosar de gozo cuando se manifieste su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

____________________________

30 abril

SAN PÍO V

1º SU VIDA: Nació en Bosco, en Italia, en 1504. Sus padres eran muy piadosos pero muy pobres. Aunque era un niño muy inteligente, sin embargo hasta los 14 años tuvo que dedicarse a cuidad ovejas en el campo, los padres no tenían con qué pagarle estudios. Pero la vida retirada en el campo le sirvió para dedicarse a la piedad y a la meditación, Pronto alguien pudiente descubrió las excelentes cualidades que tenia para el estudio y le pagó el colegio.

Fraile dominico. Los Padres dominicos, que era la escuela donde le llevaron a estudiar, quedaron admirados de su inteligencia y le animaron para que pudiera vestir el hábito de la Orden de Santo Domingo. El 18 de mayo de 1521 emitía sus votos religiosos con el nombre de fray Miguel de Alejandría. Después fue enviado a seguir estudiando a Bolonia y se le veía progresar en ciencia y en santidad. El 1528 recibía en Génova la ordenación sacerdotal.

Predicador contra las herejías. Una vez ordenado sacerdote, como era de la Orden de los Predicadores,  se entregó de lleno a la predicación y a la defensa de la fe contra las herejías que de todo tipo. Fue en muchas ocasiones atacado por los herejes y hasta en alguna ocasión intentaron matarle, pero siempre el Señor lo libró de sus enemigos. Pablo IV le nombró obispo y después cardenal. Aunque, él, no quería aceptarlo y quería huir de los honores. Fue Comisario General de la Inquisición y después Inquisidor Mayor de la Iglesia. Ayudando a que la herejía no se extendiera.

Al Conclave para elegir un nuevo Papa. Fray Miguel, tuvo que ir a Roma porque eran llamados todos los cardenales. Había muerto el Papa Pió IV. Otros eran los candidatos, no el fraile dominico. Pero el 7 de enero de 1566 era elegido Papa y el 17 fue el día de la coronación. De nada sirvió que se opusiera a ello. Era el hombre que Dios quería para esta dura tarea y el que en ese momento necesitaba la Iglesia. El que había sido pastor en su pueblo, era elegido Pastor de toda la Iglesia. La vida del Papa no cambió en la oración y austeridad de vida, sino que la aumentó aún más. Trabajo por la reforma de la Iglesia con los decretos del Tridentino; la lucha contra los herejes; la cruzada contra los turcos y el fomento de las ciencias eclesiásticas.

Con la Virgen del Rosario al cielo. Por la victoria de la batalla de Lepanto, mandó que cada año se celebre el 7 de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario y que en las letanías se colocara a “María, Auxilio de los cristianos”. Murió el 1 de mayo de 1572 a los 68 años de edad y fue canonizado por el Papa Clemente XI en 1712.

2º SU MENSAJE: Al ser elegido Papa, no cambio el ejemplo de vida cristiana que llevaba. Las palabras conmueven algunas veces, el ejemplo conmueve siempre. El pueblo, se veía edificado con el ejemplo de vida sencilla y santidad del Papa. Pío XII dijo: <<El apostolado más eficaz e irremplazable es el de una vida santa y piadosa, que actúe con el ejemplo y la oración. Las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra, y muchas almas que vuelven a Dios, a veces sin que lo sepa el interesado, pero suele ser por el buen ejemplo de otros cristianos>>.

El testimonio del buen ejemplo: Leemos en el Libro de la Sabiduría. “Brillaran los justos como el sol, y como centellas que discurren por un cañaveral”. (3,7). Realmente quien conoce la historia de la Iglesia puede comprobar cuantas veces se ha probado lo que dice este texto, el buen ejemplo es como una chispa que se enciende, y que se propaga y el incendio crece y se extiende. Por ejemplo, la conversión de San Agustín. ¿A quien fue debida? A la bondad y santidad de su madre Mónica, y a la bondad y santidad de San Ambrosio. Pero la chispa se extiende, la santidad de San Agustín conquistó a San Gregorio Magno. Y la chispa se propago más, San Gregorio infunde entusiasmo a San Basilio el Grande. San Ignacio de Loyola, convertido, se encuentra con un joven que entusiasma, y éste será más tarde San Francisco Javier. ¿Y a quien debemos Santa Clara? Al ejemplo de San Francisco de Asís. ¿Y a Santa Margarita María de Alacoque? Al ejemplo de San Claudio de la Colombiére. Podríamos seguir citando casos de estos más conocidos, pero cuantos habrá que no conocemos, y que gracias a su buen ejemplo arrastraron a otros a ello también. El mal ejemplo escandaliza, aparta de la Iglesia, y más si procede de uno de sus miembros.

Anécdota: El príncipe de Baviera, solía ir a rezar a una capilla de Blutenburgo. Una mañana cuando salía de rezar, se encontró con uno de sus viejos y honrados trabajadores de sus campos, y hablando con él, le pregunto que si necesitaba alguna cosa de su persona. No podéis concederme mayor favor que el que ya me habéis hecho señor, le contesto el viejo labrador. ¿Cómo? ¿Qué es lo que te he hecho? Pregunto el príncipe. Mi hijo estuvo durante varios años por malos caminos, y yo por mas que le aconsejaba no sirvió de nada. Pero un día vio como Usted entraba a rezar en la capilla, os siguió cautelosamente, y desde ese día que le vio rezar es un hombre nuevo. ¡Cómo ha cambiado! Ahora también él reza.

3º SU ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno, que quisiste que San Pío V, Papa, presidiera a todo tu pueblo y lo iluminara con su ejemplo y sus palabras, por su intercesión protege a los pastores de la Iglesia y a sus rebaños y hazlos progresar por el camino de la salvación eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.