Salmo 97

97,1: El Señor reina, la tierra goza,
se alegran las islas innumerables.

97,2: Nubes y nubarrones lo rodean,
Justicia y Derecho sostienen su trono.

97,3: Delante de él avanza Fuego
abrasando en torno a sus enemigos.

97,4: Sus relámpagos deslumbran el orbe,
al verlo, la tierra se estremece.

97,5: Los montes se derriten como cera
ante el Señor,
ante el Dueño de toda la tierra.


97,6: Los cielos proclaman su justicia
y todos los pueblos contemplan su gloria.


97,7: Se sonrojan los que adoran estatuas
y los que ponen su orgullo en los ídolos.
Ante él se postran los dioses.


97,8: Lo oye Sión y hace fiesta,
se regocijan las poblaciones de Judá,
por tus sentencias, Señor,

97,9: porque tú Señor,
eres Altísimo sobre toda la tierra,
encumbrado sobre todos los dioses.


97,10: El Señor ama al que aborrece el mal,
guarda la vida a sus leales,
los libra de la mano de los malvados.

97,11: Amanece la luz para el honrado
y la alegría para los rectos de corazón.

97,12: Festejad, justos, al Señor,
dad gracias a su Nombre santo.