Salmo 96

96,1: Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor la tierra entera;

96,2: cantad al Señor, bendecid su Nombre,
pregonad día tras día su victoria.

96,3: Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones.

96,4: Porque es grande el Señor
y muy digno de alabanza;
más temible que todos los dioses.

96,5: Pues los dioses de los paganos son apariencia,
mientras que el Señor hizo los cielos.

96,6: Honor y Majestad están en su presencia,
Fuerza y Belleza en su santuario.


96,7: Tributad al Señor, familias de los pueblos,
tributad al Señor gloria y poder.

96,8: Tributad al Señor la gloria de su Nombre,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas.

96,9: Postraos ante el Señor
en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra entera.


96,10: Decid a los paganos: El Señor es rey:
Él afianzó el orbe, y no vacilará;
Él gobierna a los pueblos rectamente.


96,11: Alégrense los cielos, goce la tierra,
retumbe el mar y cuanto contiene;

96,12: exulte la campiña y cuanto hay en ella,
aclamen los árboles silvestres

96,13: delante del Señor, que ya llega,
ya llega a regir la tierra;
regirá el orbe con justicia
y a los pueblos con fidelidad.