Salmo 83

83,1: Canción. Salmo de Asaf.
83,2: ¡Señor, no te estés callado,
no estés en silencio e inmóvil, oh Dios!


83,3: Mira que tus enemigos se agitan
y los que te odian levantan cabeza.

83,4: Traman planes contra tu pueblo
y se conjuran contra tus protegidos.

83,5: Dicen: Vamos a aniquilarlos como nación,
que el nombre de Israel no se pronuncie más.


83,6: Están de acuerdo en la conjura,
hacen liga contra ti:

83,7: beduinos, idumeos, ismaelitas,
moabitas y agarenos,

83,8: Biblos, Amón y Amalec,
filisteos y habitantes de Tiro;

83,9: también Asiria se alió con ellos,
prestaron refuerzos a los hijos de Lot.


83,10: Trátalos como a Madián, como a Sísara,
como a Yabín junto al torrente Quisón:

83,11: que fueron aniquilados en En-Dor,
y sirvieron de estiércol para el campo.

83,12: Trata a sus príncipes como a Oreb y Zeeb,
a sus capitanes como a Zebá y Salmaná,

83,13: que arengaban: Conquistemos
las vegas de Dios.


83,14: Dios mío, vuélvelos vilanos,
tamo frente al vendaval.

83,15: Como fuego que prende en la maleza,
como llamas que abrasan los montes,

83,16: persíguelos así con tu tormenta,
desbarátalos con tu huracán.


83,17: Cúbreles el rostro de ignominia
para que te busquen por tu Nombre, Señor.

83,18: Desconcertados y confundidos para siempre,
perezcan derrotados.

83,19: Y reconozcan que tu Nombre es Señor,
sólo tú Soberano de toda la tierra.