Salmo 80

80,1: Al director de coro. Según Los lirios. Salmo de Asaf.
80,2: Pastor de Israel, escucha;
tú que guías a José como a un rebaño;
en tu trono de querubines resplandece

80,3: ante Efraín, Benjamín y Manasés.
Despierta tu valor
y ven a salvarnos.


80,4: ¡Oh Dios, restáuranos,
alumbra tu rostro y nos salvaremos!


80,5: Señor Dios Todopoderoso,
¿hasta cuándo te envolverás en humo
mientras tu pueblo te suplica?

80,6: Les diste a comer lágrimas,
a beber lágrimas a tragos.

80,7: Nos entregaste a las contiendas
de nuestros vecinos
y nuestros enemigos se burlan de nosotros.


80,8: ¡Oh Dios Todopoderoso, restáuranos,
alumbra tu rostro y nos salvaremos!


80,9: Una vid extrajiste de Egipto,
expulsaste pueblos y la plantaste.

80,10: Le preparaste el terreno,
echó raíces y llenó el país.

80,11: Su sombra cubría montañas,
sus pámpanos, cedros altísimos.

80,12: Extendió sus sarmientos hasta el mar
y sus brotes hasta el Río Grande.


80,13: ¿Por qué has abierto brecha en su cerca
para que la vendimien los viandantes,

80,14: la pisoteen los jabalíes
y sea pasto de alimañas?

80,15: Dios Todopoderoso, vuélvete,
mira desde el cielo. Fíjate,
ven a inspeccionar tu viña,

80,16: la cepa que plantó tu diestra,
el esqueje que has hecho vigoroso.

80,17: La han talado y le han prendido fuego:
por tu bramido van a perecer.


80,18: Que tu mano proteja al varón
de tu diestra, al hombre que hiciste vigoroso.

80,19: No nos alejaremos de ti;
danos vida e invocaremos tu Nombre.


80,20: ¡Señor Dios Todopoderoso,
restáuranos alumbra tu rostro y nos salvaremos!