Salmo 8

8,1: Al director de coro... Salmo de David.
8,2: Señor, dueño nuestro,
¡qué ilustre es tu Nombre en toda la tierra!

Quiero servir a tu majestad celeste

8,3: con la boca de chiquillos y criaturas.
Has cimentado un baluarte frente a tus adversarios
para reprimir al adversario y al rebelde.


8,4: Cuando contemplo tu cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has dispuesto,

8,5: ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él,
el hijo de Adán para que te ocupes de él?


8,6: Lo has hecho poco menos que un dios,
de gloria y esplendor los has coronado,

8,7: le has dado poder sobre las obras de tus manos;
todo lo has sometido bajo sus pies:


8,8: Ovejas y toros en masa,
también las bestias salvajes,

8,9: las aves del aire, los peces del mar
que trazan sendas por los mares.


8,10: Señor, dueño nuestro,
¡qué ilustre es tu Nombre en toda la tierra!