Salmo 7

7,1: Lamentación de David, que entonó al Señor con motivo del benjaminita Kus.
7,2: Señor, Dios mío, a ti me acojo:
sálvame de mis perseguidores y líbrame,

7,3: que no me atrapen como un león
y me desgarren sin remedio.


7,4: Señor, Dios mío, si he cometido eso,
si hay crímenes en mis manos,

7,5: si he perjudicado a mi amigo
y he protegido al opresor injusto,

7,6: que el enemigo me persiga y me alcance,
que me pisotee vivo por tierra,
aplastando mi vientre contra el polvo.


7,7: Levántate, Señor, indignado,
álzate contra la furia de mis adversarios,
reacciona a mi favor y convoca un juicio.

7,8: Que te rodee una asamblea de naciones,
presídela desde la altura.


7,9: El Señor es juez de los pueblos,
júzgame, Señor, según mi justicia,
según mi honradez, a mi favor.

7,10: Cese la maldad de los culpables;
y apoya al inocente,
tú que sondeas el corazón y las entrañas,
tú, Dios justo.


7,11: Mi escudo es Dios,
que salva a los rectos de corazón.

7,12: Dios es un juez justo,
Dios sentencia cada día.

7,13: Si no se convierten, afilará la espada,
tensará el arco y apuntará,

7,14: tiene preparadas sus armas mortíferas,
maneja sus flechas incendiarias.


7,15: Mirad: concibió un crimen,
está preñado de maldad
y da a luz un fraude.

7,16: Una zanja cavó y ahondó
y cayó en la fosa que hizo;

7,17: recaiga sobre él su maldad,
que le caiga en la cabeza su crueldad.


7,18: Yo confesaré la justicia del Señor,
tañendo en honor del Señor Altísimo.