Salmo 45

45,1: Al director de coro. Según Los lirios. De los hijos de Córaj. Poema. Canto amoroso.
45,2: Me brota del corazón un tema bello,
dedico mi poema a un rey,
mi lengua es ágil pluma de escribano.


45,3: Eres el más bello de los hombres,
en tus labios se difunde la gracia,
porque Dios te bendice para siempre.


45,4: Cíñete al flanco la espada, valiente,
es tu gala y tu orgullo;

45,5: cabalga victorioso por la verdad y la justicia;
tu diestra te enseñe a realizar proezas.

45,6: Tus flechas son agudas, se te rinden ejércitos,
se acobardan los enemigos del rey.


45,7: Tu trono, como el de un Dios, es para siempre;
cetro de rectitud es tu cetro real.

45,8: Amas la justicia y odias la iniquidad,
por eso, entre todos tus compañeros,
Dios, tu Dios, te ha ungido con perfume de fiesta.


45,9: A mirra, áloe y acacia huelen tus vestidos,
y en las salas de marfiles te festejan las arpas.

45,10: Hijas de reyes vienen a tu encuentro,
la reina, a tu derecha, con oro de Ofir.


45,11: —Escucha, hija, mira, presta oído:
olvida tu pueblo y la casa paterna:

45,12: prendado está el rey de tu belleza;
ríndele homenaje, que él es tu Señor.

45,13: La ciudad de Tiro vendrá con regalos,
los magnates buscarán tu favor.


45,14: Con todos los honores entra la princesa
vestida de tisú de oro y brocados.

45,15: La conducen hasta el rey.
Un séquito de vírgenes la sigue:

45,16: las llevan con alegría y algazara,
van entrando en el palacio real.


45,17: —A cambio de tus padres tendrás hijos,
que nombrarás príncipes por todo el país.


45,18: Quiero inmortalizar tu nombre
de generación en generación,
así los pueblos te alabarán
por los siglos de los siglos!