Salmo 4


4,1: Al director de coro. Con instrumentos de cuerda. Salmo de David.
4,2: Cuando te llamo, respóndeme, Dios, defensor mío;
tú que en el aprieto me diste holgura,
ten piedad de mí, escucha mi oración.


4,3: Señores, ¿hasta cuándo será ultrajado mi honor,
amaréis la falsedad y buscaréis la mentira?

4,4: Sabedlo: el Señor honra al que le es fiel,
el Señor me escucha cuando lo llamo


4,5: Temblad y dejad de pecar,
reflexionad en el lecho y guardad silencio;

4,6: ofreced sacrificios legítimos y confiad en el Señor.


4,7: Muchos dicen:
¿Quién nos hará ver la dicha?
—¡Alza sobre nosotros, la luz de tu rostro, Señor!


4,8: En el corazón me has infundido más alegría
que si abundara en grano y en mosto.


4,9: En paz me acuesto y al punto me duermo,
porque sólo tú, Señor, me haces vivir tranquilo.