Salmo 29


29,1: Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,

29,2: aclamad la gloria del Nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado.

29,3: La voz del Señor sobre las aguas,
el Dios de la gloria ha tronado,
el Señor sobre las aguas torrenciales.


29,4: La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica,

29,5: la voz del Señor troncha los cedros,
troncha el Señor los cedros del Líbano.


29,6: Hace brincar el Líbano como un novillo,
el Sarión como cría de búfalo.


29,7: La voz del Señor arranca llamas de fuego.

29,8: La voz del Señor sacude la estepa,
sacude el Señor la estepa de Cadés;


29,9: La voz del Señor retuerce los robles,
abre claros en las selvas.
En su templo un grito unánime: ¡Gloria!


29,10: El Señor se sienta sobre el diluvio,
está sentado el Señor como rey eterno.

29,11: El Señor da fuerza a su pueblo,
el Señor bendice a su pueblo con la paz.