Salmo 126


126,1: Cuando cambió el Señor la suerte de Sión,
creíamos soñar;

126,2: se nos llenaba de risas la boca,
la lengua de júbilo.
Hasta los paganos comentaban:
El Señor ha estado grande con ellos.

126,3: —El Señor ha estado grande con nosotros,
y celebramos fiesta.


126,4: Cambia, Señor, nuestra suerte,
como los cauces del Negueb.

126,5: Los que siembran con lágrimas
cosechan con júbilo.

126,6: Al ir iba llorando
levando la bolsa de semilla;
al volver vuelve cantando
llevando sus gavillas.