Salmo 120

120,1: Al Señor en mi aprieto llamé
y me respondió:


120,2: Señor, salva mi vida de labios mentirosos,
de lengua embustera.

120,3: ¿Qué te va a dar, qué va a añadirte,
lengua embustera?

120,4: —Flechas de arquero afiladas
junto con ascuas de retama.


120,5: ¡Ay de mí, desterrado en Masac,
habitando en las tiendas de Cadar!

120,6: Demasiado llevo viviendo
con gente que odia la paz.

120,7: Yo estoy por la paz, y si hablo,
ellos por la guerra.