Salmo 118

118,1: Dad gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.

118,2: Diga la Casa de Israel:
es eterna su misericordia.

118,3: Diga la Casa de Aarón:
es eterna su misericordia.

118,4: Digan los fieles del Señor:
es eterna su misericordia.


118,5: En el asedio clamé al Señor:
me respondió el Señor dándome espacio.

118,6: El Señor está de mi parte: no temo
lo que pueda hacerme un hombre.

118,7: El Señor está de mi parte y me auxilia:
veré la derrota de mis enemigos...

118,8: Mejor es refugiarse en el Señor
que confiar en el hombre,

118,9: mejor es refugiarse en el Señor
que confiar en los nobles.


118,10: Todos los pueblos me cercaban:
en el Nombre del Señor me deshice de ellos.

118,11: Me cercaban y me acorralaban:
en el Nombre del Señor me deshice de ellos.

118,12: Me cercaban como abejas,
se apagaron como fuego de zarzas:
en el Nombre del Señor me deshice de ellos.

118,13: Empujaban a empellones para derribarme:
pero el Señor fue mi auxilio.

118,14: El Señor es mi fuerza y mi brío:
él fue mi salvador.


118,15: Escuchad clamores de victoria
en las tiendas de los vencedores:
La diestra del Señor hace proezas,

118,16: la diestra del Señor es sublime,
la diestra del Señor hace proezas.

118,17: —No he de morir, viviré
para contar las hazañas del Señor.

118,18: Me escarmentó, me escarmentó el Señor,
pero no me entregó a la muerte.


118,19: ¡Abridme las puertas del triunfo
y entraré para dar gracias al Señor!

118,20: —Ésta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.

118,21: —Te doy gracias porque me respondiste
y fuiste mi salvación.

118,22: —La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.

118,23: Es el Señor quien lo ha hecho
y nos parece un milagro.

118,24: Éste es el día en que actuó el Señor:
¡vamos a festejarlo y a celebrarlo!

118,25: ¡Sálvanos, por favor, Señor,
por favor, danos éxito, Señor!

118,26: —Bendito en Nombre del Señor
el que viene!
Os bendecimos desde la casa del Señor.

118,27: El Señor es Dios, él nos ilumina.
—Ordenad una procesión con ramos
hasta los ángulos del altar.

118,28: —Tú eres mi Dios, te doy gracias,
Dios mío, yo te ensalzo.


118,29: —Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.