Salmo 116

116,1: ¡Yo amo!, porque el Señor escucha
mi voz suplicante,

116,2: porque inclina el oído hacia mí
cuando lo llamo.


116,3: Me envolvían redes mortales,
me alcanzaban los lazos del Abismo,
caí en tristeza y angustia.

116,4: Invoqué el Nombre del Señor:
¡por favor, Señor, pon a salvo mi vida!

116,5: El Señor es clemente y justo,
nuestro Dios es compasivo.

116,6: El Señor guarda a los incautos:
estando yo sin fuerzas me salvó.


116,7: ¡Alma mía, recobra la calma,
que el Señor fue bueno contigo!

116,8: Arrancó mi vida de la muerte,
mis ojos de las lágrimas,
mis pies del empellón.

116,9: Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida.

116,10: ¡Yo creía!, cuando decía:
qué desgraciado soy.

116,11: Yo pensaba en mi apuro:
los humanos son falaces.

116,12: ¿Cómo pagaré al Señor
todo el bien que me ha hecho?


116,13: Alzaré la copa de la salvación
invocando el Nombre del Señor,

116,14: y cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo.


116,15: El Señor hace pagar cara
la muerte de sus leales.

116,16: ¡Favor, Señor, que soy tu siervo!,
siervo tuyo, hijo de tu esclava.
¡Rompiste mis coyundas!


116,17: Te ofreceré un sacrificio de acción de gracias,
invocando el Nombre del Señor,

116,18: y cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo,

116,19: en los atrios de la casa del Señor,
en medio de ti, Jerusalén.
Aleluya.