Salmo 114


114,1: Al salir Israel de Egipto,
Jacob de un pueblo balbuciente,

114,2: Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.


114,3: El mar al verlos huyó
y el Jordán retrocedió.

114,4: Los montes saltaron como carneros,
las colinas como corderos.


114,5: ¿Qué te pasa, mar, que huyes,
a ti, Jordán, que retrocedes?

114,6: ¿A vosotros, montes, que saltáis como carneros,
colinas, que saltáis como corderos?


114,7: En presencia de su Dueño se estremece la tierra,
en presencia del Dios de Jacob,

114,8: que transforma la roca en estanques,
el pedernal en manantiales.