Salmo 112

112,1: Aleluya
Dichoso el que respeta al Señor
y es entusiasta de sus mandatos.

112,2: Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia de los rectos será bendita.

112,3: En su casa habrá riquezas y abundancia,
su justicia se afirma siempre.

112,4: En las tinieblas amanece para los rectos
el Piadoso y Clemente y Justo.

112,5: Dichoso el hombre que se apiada y presta
y administra rectamente sus asuntos:

112,6: porque no vacilará jamás
y será perpetuo el recuerdo del honrado.

112,7: No temerá las malas noticias;
se siente firme confiado en el Señor.

112,8: Su ánimo está firme, sin temer,
hasta ver derrotados a sus enemigos.

112,9: Reparte limosna a los pobres,
su justicia se afirma siempre,
alzará el cuerno con honor.

112,10: El malvado al verlo se irritará,
rechinará los dientes hasta consumirse.
La ambición del malvado fracasará.