Salmo 111

111,1: ¡Aleluya! Doy gracias al Señor de todo corazón
en el consejo de los rectos y en la asamblea.

111,2: Grandes son las obras del Señor,
dignas de estudio para los que las aman.

111,3: Su acción es magnífica y espléndida,
su justicia siempre se afirma.

111,4: Hace recordar sus maravillas:
el Señor es piadoso y clemente.

111,5: Da el alimento a sus fieles,
acordándose siempre de su alianza.

111,6: Mostró a su pueblo la eficacia de su acción
dándole la heredad de los paganos.

111,7: Sus obras son verdad y justicia,
todos sus preceptos merecen confianza,

111,8: son válidos para siempre jamás,
se han de cumplir fiel y rectamente.

111,9: Envió la redención a su pueblo,
ratificó para siempre la alianza,
su Nombre es sagrado y temible.

111,10: El principio de la sabiduría es respetar al Señor,
tienen buen juicio los que lo realizan.
El elogio del Señor dura por siempre.