Salmo 11

11,1: Al Señor me acojo, por qué me decís:
Escapa al monte como un pájaro,

11,2: porque los malvados ya tensan el arco
y ajustan la flecha a la cuerda
para disparar en la sombra
contra los hombres rectos.

11,3: Cuando se tambalean los cimientos,
¿qué podrá hacer el justo?


11,4: El Señor está en su templo santo,
el Señor tiene en el cielo su trono:
sus ojos están observando,
sus pupilas examinan a los hombres.


11,5: El Señor examina a honrados y malvados,
al que ama la violencia lo aborrece.

11,6: Hará llover sobre los malvados ascuas y azufre,
un viento huracanado será su porción.


11,7: Porque el Señor es justo y ama la justicia;
los rectos verán su rostro.