Salmo 108

108,1: Cántico. Salmo de David.
108,2: Dios mío, me siento animoso;
voy a cantar y tañer para ti, gloria mía:

108,3: Despertad, cítara y arpa,
despertaré a la aurora;

108,4: te daré gracias ante los pueblos, Señor,
tañeré para ti ante las naciones:

108,5: por tu lealtad, que llega hasta el cielo,
por tu fidelidad, que alcanza las nubes.


108,6: ¡Elévate sobre el cielo,
y llene la tierra tu gloria!,

108,7: para que te salven tus predilectos,
respóndenos con tu mano salvadora.

108,8: Dios habló en su santuario:
—Triunfante repartiré Siquén,
parcelaré el Valle de Sucot,

108,9: mío es Galaad, mío Manasés,
Efraín es yelmo de mi cabeza,
Judá es mi cetro,

108,10: Moab una jofaina para lavarme,
sobre Edom echo mi sandalia,
sobre Filistea canto victoria.


108,11: Pero ¿quién me guiará a la plaza fuerte,
quién me conducirá a Edom

108,12: si tú, oh Dios, nos has rechazado
y no sales ya con nuestras tropas?

108,13: Auxílianos contra el enemigo,
que la ayuda del hombre es inútil.


108,14: Con Dios haremos proezas,
él pisoteará a nuestros enemigos.