Salmo 107

107,1: Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.

107,2: Díganlo los rescatados por el Señor,
los que rescató del poder enemigo;

107,3: los que reunió en varias regiones:
oriente y poniente, norte y sur.


107,4: Erraban por un desierto solitario,
no acertaban con la dirección
de poblados,

107,5: pasaban hambre y sed
y desfallecía su aliento.

107,6: Pero gritaron al Señor en su angustia,
y los libró de la tribulación.

107,7: Los guió por un camino llano
para que dieran con un poblado.

107,8: Den gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que hace por los hombres.

107,9: Calmó las gargantas sedientas
y a los hambrientos los colmó de bienes.


107,10: Yacían en oscuridad y tinieblas,
cautivos de hierros y desgracias,

107,11: porque se rebelaron contra la orden de Dios
despreciando el plan del Altísimo.

107,12: Quebrantó su ánimo con trabajos,
sucumbían y nadie los socorría.

107,13: Pero gritaron al Señor en su angustia
y los libró de la tribulación.

107,14: Los sacó de la oscuridad y la tiniebla,
e hizo saltar sus correas.

107,15: Den gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que hace por los hombres.

107,16: Quebró las puertas de bronce
y arrancó los cerrojos de hierro.


107,17: Andaban pasmados por sus maldades,
por sus culpas tenían que ayunar:

107,18: les repugna cualquier manjar
y ya tocaban las puertas de la muerte.

107,19: Pero gritaron al Señor en su angustia
y los libró de la tribulación.

107,20: Envió su palabra para curarlos,
para salvarlos de la extinción.

107,21: Den gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que hace por los hombres.

107,22: Ofrézcanle sacrificios de acción de gracias
y cuenten sus acciones aclamándolas.


107,23: Se adentraron en naves por el mar,
comerciando por la extensión del océano.

107,24: Contemplaban las obras de Dios,
sus maravillas en lo profundo.

107,25: Mandó alzarse un viento tormentoso
que hinchaba el oleaje.

107,26: Subían a los cielos, bajaban al abismo,
el estómago revuelto por el mareo.

107,27: Rodaban y se tambaleaban como borrachos,
y no les valía su pericia.

107,28: Pero gritaron al Señor en su angustia
y los libró de la tribulación.

107,29: Apaciguó la tormenta en suave brisa
y enmudeció el oleaje.

107,30: Se alegraron de aquella bonanza,
y los condujo al ansiado puerto.

107,31: Den gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que hace por los hombres.

107,32: Aclámenlo en la asamblea del pueblo,
alábenlo en el consejo de los ancianos.


107,33: Transforma los ríos en desierto,
y los manantiales en sequedal;

107,34: la tierra fértil en marismas,
por la maldad de sus habitantes.

107,35: Transforma el desierto en estanques
y el erial en manantiales.


107,36: Asienta allí a los hambrientos,
y fundan una población.

107,37: Siembran campos, plantan huertos,
que dan fruto en la cosecha.

107,38: Los bendice y se multiplican
y no les escatima el ganado.

107,39: Si menguan abatidos por el peso
de infortunios y penas,


107,40: el que arroja desprecio sobre nobles
y los descarría por una inmensidad sin caminos,

107,41: levanta a los pobres de la miseria
y multiplica sus familias como rebaños.

107,42: Los rectos lo ven y se alegran,
a la maldad le tapan la boca.


107,43: El inteligente, que retenga estos hechos
y medite la misericordia del Señor.