Salmo 101


101,1: Voy a cantar la bondad y la justicia:
para ti es mi música, Señor.

101,2: Voy a explicar el camino perfecto:
¿cuándo vendrás a mí?
Quiero proceder con recta conciencia
dentro de mi casa.

101,3: No dedicaré mi atención
a asuntos indignos;
aborrezco las acciones criminales
y no se me pegarán.

101,4: Lejos de mí una conciencia torcida,
no quiero trato con la maldad.

101,5: Al que en secreto difama
a su prójimo lo haré callar.
Ojos engreídos, mentes ambiciosas,
no los soportaré...


101,6: Pongo los ojos en gente de fiar
para que habiten conmigo.
El que sigue un camino perfecto
estará a mi servicio.

101,7: No habitará dentro de mi casa
quien cometa fraudes.
El que dice mentiras no durará en mi presencia.


101,8: Cada mañana haré callar
a los malvados del país,
para excluir de la Ciudad de Dios
a todos los malhechores.