UN LLAMAMIENTO AL AMOR

Sor Josefa Menéndez
Religiosa Coadjutora de la Sociedad del
Sagrado Corazón de Jesús
1890 – 1923

PREÁMBULO

Los llamamientos de amor y misericordia que encierran estas
páginas, se confiaron a una humilde hermanita coadjutora de las
religiosas del Sagrado Corazón, fallecida el 29 de Diciembre de
1923, a los treinta y tres años.
Han sido conservados como un tesoro por la familia religiosa
que los recibió, hasta ahora, que parece ser el momento indicado
de darlos a conocer al mundo, tan sediento de paz, para atraerlo
suavemente al único y verdadero manantial de confianza y seguirdad.
«Yo seguiré hablando y tu transmitirás mis palabras», decía el
Corazón de Jesús a su confidente. «No pido nada nuevo sin
duda… pero, ¿no necesitan reanimar la fe, el amor, la confidencia?
Ayúdame en esta obra de amor».
El mismo Señor definía así su obra: «Las palabras y deseos
que doy a conocer por tu medio, excitarán el celo de muchas almas
e impedirán la pérdida de un gran número; y comprenderán cada
vez más, que la misericordia y el amor de mi corazón son inagotables».
Durante mucho tiempo, quiso el señor mantener oculto el
instrumento que se había escogido y le dijo un día: «Tu eres el eco
de mi voz; pero si Yo no hablo ¿que eres, Josefa?»
Cincuenta años ha transcurrido en silencio desde la muerte de
la humilde religiosa. Pero los favores debidos a su intercesión, al
ponerse en evidencia el auténtico valor de su MENSAJE, han
movido a la autoridad eclesiástica a darlo a conocer a las almas.
¡Ojala sean muchas las que logren conocer por su medio al
Corazón abrasado de amor que hoy se ofrece, una vez más, a las
ansias del mundo!.

Josefa Menéndez nació en Madrid el 4 de Febrero de 1890,
en un hogar modesto pero muy cristiano, bien pronto visitado por el
dolor. La muerte del padre, dejó a la jovencita como único apoyo de su madre y de dos hermanas, a las que sostenía con su trabajo.
Josefa hábil costurera, conoció las privaciones y preocupaciones,
el trabajo asiduo y las vigilias prolongadas de la vida obrera, pero
su alma enérgica y bien templada vivía ya del amor del Corazón de
Jesús, que le atraía a sí irresistiblemente. Durante mucho tiempo
deseó la vida religiosa, sin que le fuese dado romper los lazos que
la unían al mundo; su trabajo era necesario a los suyos y su
corazón, tan amante y tan tierno, no se resolvía a separarse de su
madre, que a su vez creía no poder vivir sin el cariño y el apoyo de
su hija mayor. Un día sin embargo, el divino llamamiento se hizo
irresistible, exigiendo los mayores sacrificios.

El 5 de Febrero de 1920, Josefa dejaba a su hermana a su
hermana ya en edad al cuidado de su madre y abandonaba su
casa y su Patria querida, para seguir más allá de la frontera a
Aquél cuyo amor divino y soberano tiene derecho a pedírselo todo.
Sola y pobre se presentó en Poitiers, en el convento del
Sagrado Corazón de los Feuillants, santificado en otros tiempos por
la estancia en él de Santa Magdalena Sofía Baral. Allí se había
reanudado hacía poco la obra de la Santa Fundadora y a su
Sombra florecía de nuevo un Noviciado de Hermanas Coadjutoras
del Sagrado Corazón.
Nadie pido sospechar los designios divinos que ya
empezaban a ser realidad. Sencilla y laboriosa, entregada por
completo a su trabajo y a su formación religiosa, Josefa en nada se
distinguía de las demás, desapareciendo en el conjunto. El espíritu
de mortificación de que estaba animada, la intensa vida interior que
practicaba, y una como sobrenatural intuición en cuanto a su
vocación se refería, llamaba la atención de algunas personas que
la trataron con más intimidad.
Pero las gracias de Dios permanecieron ocultas a cuantas la
rodeaban, y desde el día de su llegada hasta su muerte, logró
pasar desapercibida, en medio de la sencillez de una vida de la
más exquisita fidelidad.
Y en esta vida oculta, Jesús le descubrió su Corazón. «Quiero
—le dijo— que seas el Apóstol de mi Misericordia. Ama y nada
temas. Quiero lo que tú no quieres... pero puedo lo que tú no
puedes... A pesar de tu gran indignidad y miseria, me serviré de ti
para realizar mis designios».
Viéndose objeto de estas predilecciones divinas, y ante el
MENSAJE que debía transmitir, la humilde Hermanita temblaba y
sentía levantarse gran resistencia en su alma. La Santísima Virgen
fue entonces para ella la estrella que guía por camino seguro, y
encontró en la Obediencia su mejor y único refugio, sobre todo, al
sentir los embates del enemigo de todo bien, a quien Dios dejó
tanta libertad. Su pobre alma experimentó terribles asaltos del
infierno, y en su cuerpo llevó a la tumba las huellas de los
combates que tuvo que sostener. Con su vida ordinaria de trabajo
callado, generoso v a veces heroico, ocultaba el misterio de gracia
y de dolor que lentamente consumía todo su ser.
Cuatro años bastaron al Divino Dueño para acabar y
perfeccionar su obra en Josefa, y confiarle sus deseos. Como Él
había dicho, llegó la muerte en el momento señalado, dando realidad
a sus palabras: «Como eres víctima por Mí escogida, sufrirás y
abismada en el sufrimiento morirás». Era el sábado 29 de diciembre
de 1923.
Pronto se dejó sentir la intercesión de Sor Josefa. El Corazón
de Jesús cumplía su promesa: «Este será nuestro trabajo en el
cielo: enseñar a las almas a vivir unidas a Mí». y otro día: «Mis
palabras llegarán hasta los últimos confines de la tierra». Su corazón
preparaba el camino que hoy descubre al mundo, hambriento
de Verdad y de Caridad.

PRIMERA PARTE
EL INSTRUMENTO DEL CORAZÓN DE
JESÚS



INTRODUCCIÓN

“Yo te glorifico, Padre mío, porque
has tenido encubiertas estas cosas a los
sabios y prudentes, y las has revelado a
los pequeños”
(San Mateo, XI, 25).

El llamamiento de Amor y de Misericordia que lleva estas
páginas, fueron confiados a una Religiosa Coadjutora del Sagrado
Corazón, Sor Josefa Menéndez, fallecida en Poitiers, el 29 de
diciembre de 1923, a la edad de 33 años.
Hasta ahora han permanecido ocultos, como tesoro de la
familia religiosa que los recibió, pero los favores debidos a la
intercesión de la humilde Hermana, subrayan su importancia y la
autoridad eclesiástica permite que se descubran a las almas. Dios
quiso, que durante largó tiempo, el secreto encubriera también el
Instrumento de su elección:—«¿Qué eres?... le decía el Señor, sino
el eco de mi Voz?... Pero si yo no hablo, qué eres tú?...»
Si hoy el velo se descorre, es no tanto para dar a conocer el
frágil instrumento de que el Señor se dignó servirse, cuanto para
responder al deseo de su Corazón, que quiere atraer a Sí al mundo
y salvarle por los esfuerzos, renovados sin cesar de su Misericordia.

LA ELECCION DIVINA
Te amo porque eres pequeña; y porque tu pequeñez Me la has dado a Mí.
A España vino el Señor a buscar a esta alma privilegiada de su Corazón.

Josefa Menéndez nació en Madrid el 4 de febrero de 1890,
siendo bautizada, el 9, en la Parroquia de San Lorenzo, con los
nombres tan preciados a su fe, de María Josefa.
La muerte de un hermanito le dejó en primer lugar en el hogar
cristiano, al que descendieron con ella las divinas predilecciones.
Tres hermanas completaron la familia, que vivía unida y feliz.
Gracias al trabajo del padre, hombre enérgico e inteligente, cierta
holgura rodeó los primeros años de Josefa, que se deslizaron
tranquilos y fáciles. Las niñas crecían en una atmósfera de fe y de
laboriosidad, de caridad y de alegría, en la que sus almas se
expansionaban sin esfuerzo. A la edad de cinco años Josefa recibió
la Confirmación, y el Espíritu Santo se apoderó del pequeño
Instrumento para hacerlo dócil a la acción divina. Tenía siete años
cuando se confesó por primera vez, en un primer viernes, día
memorable en su vida, del que escribía más tarde:

«3 de octubre de 1897: Mi primera confesión. ¡Si siempre tuviera la misma contrición de aquel día!»
Desde entonces, admirado su confesor de las aptitudes
sobrenaturales de la niña, la inició en una vida interior proporcionada
a su edad. Aprendía poco a poco a conversar con el Huésped
Divino de su alma, y cada mañana en su oración infantil se unía a
Aquel que era ya dueño de su corazón.
Seria y jovial a la vez, de carácter vivo y de natural un tanto
altivo, ocupaba bien en su casa el puesto de «la mayor». Su madre
descansaba en ella; su padre tenía preferencias por lo que él llamaba
«Su pequeña Emperatriz». Se sabía que no le negaba nada,
y sus hermanas acudían a ella, corno intercesora, en sus peticiones
infantiles. El quiso ser el primer maestro de Josefa, y,
satisfecho de sus adelantos, pensó orientarla hacia el Magisterio;
scogidos. El encuentro eucarístico iba a marcar
la primera etapa de esta elección divina, sellando la unión entre la
niña y el Amigo de los corazones puros.
Josefa había cumplido once años. Por recomendación de su
director espiritual, don José María Rubio (que ingresó más tarde en
la Compañía de Jesús), la admitieron las Religiosas de María
Reparadora en el grupo de niñas que, por las tardes, se reunían
para prepararse a la primera comunión, y los deseos de Josefa se
enardecían a la perspectiva de tan dichoso día.
Un corto retiro debía preceder a la ceremonia, fijada el 19 de
marzo. Josefa obtuvo de su padre el permiso de seguirlo. Con su
sencillez acostumbrada nos cuenta ella algo de aquellas primeras
prendas de mutuo amor entre Jesús y su alma, amor que no se
desmintió jamás. Escribe así:
«Cómo Jesús hizo a mi alma su primer llamamiento.
El primer día hice una meditación sobre estas palabras:
«Jesús quiere venir a mí para que yo sea toda de El». Yo me puse
muy contenta, porque tenía mucho deseo de ser toda de Jesús;
pero no sabía lo que tenía que hacer, y una vez que pregunté me
dijeron: «que ser muy buena y así sería siempre de Jesús».
El segundo, la meditación, era: Jesús es el Esposo de las
Vírgenes y se recrea en las almas puras e inocentes. Ya aquí me
pareció que se hacía una gran claridad; pues yo pensaba que
siendo su Esposa sería toda suya, porque yo veía que mi madre
era toda de mi padre, por ser su esposa. Así, pensé, que siendo
virgen era de Jesús, y aunque yo no entendía, ni mucho menos,
qué era virginidad, prometí muy de veras ser de Jesús, y todo el
día lo pasé diciendo estas palabras: Sí, Jesús mío, siempre seré
virgen para que seáis mi Esposo, y así seré siempre vuestra. Por la
tarde, después de la Reserva del Santísimo, hice una consagración
al Niño Jesús y le pedí que me enseñara a ser siempre de El, y
pensaba que ya pronto le tendría dentro de mi corazón. ¡Qué
contenta estaba!Cuando así me alegraba en silencio, oí una voz,
que nunca se me ha olvidado, y que se grabó en lo más íntimo de
mi alma: «Sí, hija mía, quiero que seas toda mía». Yo no puedo
decir qué sentí, pero salí de la capilla decidida a ser muy buena, y
ión, pero sentí en mí algo especial, que nunca
se me ha quitado hasta que he conocido lo que era vocación.
El tercer día redoblé mi propósito, y el 19, fiesta de mi Patrono
San José, día dichoso de mi Primera Comunión, hice esta
consagración que me salió del fondo de mi alma:
Desde hoy, 19 de marzo de 1901, prometo a mi Jesús,
delante del cielo y de la tierra, poniendo por testigos a mi Madre la
Virgen Santísima y a mi Padre y Abogado San José, guardar
siempre la preciosa virtud de la virginidad, no teniendo otro deseo
que agradar a Jesús, ni otro temor que disgustarle. Enseñadme,
¡Dios mío!, cómo queréis que sea vuestra del modo más perfecto,
para siempre amaros y nunca ofenderos. Esto lo quiero y pido hoy,
día de mi Primera Comunión.
Virgen Santísima, os lo pido hoy, que es la fiesta de vuestro
Esposo San José. Vuestra hija que os ama, Josefa Menéndez»

«La escribí, y cada vez que comulgaba la repetía. Cuando dije
a mi confesor lo que había hecho me dijo que las niñas no deben
prometer nada más que ser muy buenas y que rompiera aquel
papel...; pero yo no podía, y repetía a mi Jesús: Señor, desde este
día soy vuestra y para siempre.»
Josefa conservó preciosamente el testimonio de su primera
ofrenda, y la hojita amarillenta, escrita con gruesos caracteres de
letra infantil, fue hasta su muerte el tesoro de su fidelidad.
El primer contacto con la Eucaristía entregó a la acción divina
el alma en que esta acción debía de obrar con tanta libertad y tan
poderosamente. La Sagrada Comunión era la felicidad de Josefa, y
desarrollaba en su corazón los gérmenes de las virtudes sólidas
que ya se revelaban en ella.

Renunciando a sus primeros proyectos, o más bien guiados
por la inspiración de Dios, sus padres la enviaron al «Taller del
Fomento del Arte»1.
Desde el primer momento su inteligencia y sus aptitudes
llamaron la atención de sus profesoras. Habilidosa y activa, realizó
pequeños prodigios, y el éxito respondió al trabajo sin que le hiciera
perder en nada su modesta sencillez. La Sagrada Comunión, que
recibía todos los días, a costa de sacrificios, era la fuente de donde
sacaba la fuerza para conservarse pura.

«He atravesado muchos peligros —escribe—, pero siempre
me ha guardado Dios Nuestro Señor en medio de ellos y de las
malas conversaciones del taller. Cuántas veces he llorado al oír
aquellas cosas que me turbaban, pero siempre encontré fuerza y
consuelo en Dios. Nada ni nadie me han hecho cambiar ni dudar
nunca de que Jesús me quería para El.»

A los 15 años, Josefa, ya hábil modista, salió del taller. La
familia había cambiado de domicilio, y la proximidad de la Escuela
de las Religiosas del Sagrado Corazón2 facilitó la educación de las
tres hermanas menores, mientras que la mayor se quedaba en su
casa. La capilla del Sagrado Corazón fue, desde entonces, el
atractivo diario de Josefa. Jesús, desde el Sagrario, comenzó a
orientar hacia su Corazón al alma en la que El había puesto sus
delicias.
La felicidad reinaba aún en el hogar tranquilo; Josefa,
ocupada en su labor y en las faenas domésticas, ayudaba a su
madre. Entonces gustó por experiencia los goces fuertes y suaves
que lleva consigo la dulce intimidad de la vida de familia. La
«pequeña Emperatriz» conservaba su puesto preferente en el
afecto de los suyos, mostrándose por su parte hija abnegada y
hermana cariñosa. Su carácter jovial, el ardor que ponía en todo,
su intuición para adivinar lo que agradaba a los demás,
olvidándose a sí misma, hacían de ella el alma de su hogar en el
que todo era dicha y unión y donde las alegrías mejores iban
siempre marcadas con el sello de la fe.
La recompensa más apreciada de las niñas, en aquella época,
era ir a visitar en el Carmelo de Loeches a la Priora, hermana de su
1  Escuela de formación de Artes y Oficios.
2 Pensionado y Escuela del Sagrado Corazón, calle de Leganitos, Madrid.

Las recibían allí como unas princesas, en las habitaciones
del Capellán. Sus incursiones a la biblioteca las habían puesto en
posesión de un ejemplar de las Reglas, cuya lectura hacía sus delicias.
Cuando regresaban a su casa, las niñas jugaban al
«Carmelo», salmodiando el Oficio e imitando las penitencias del
Claustro. Josefa arrastraba a sus hermanas a esos entretenimientos,
pero su alma encontraba ya en aquel convento improvisado
algo más que un juego preferido.
Entre tanto la Ley del Amor se disponía a marcar pronto con
su sello aquella existencia en flor. Era necesario que el cierzo
azotase la tierna planta para arraigarla y fortalecerla. «No dudes
nunca del Amor de mi Corazón —le dirá más tarde el Amigo Divino
—. No importa que los vientos te sacudan. He fijado la raíz de tu
pequeñez en la tierra de mi Corazón.»

ESPERANDO...
«Déjate conducir con los ojos cenados, que yo
soy tu Padre y los tengo abiertos para conducirte y
guiarte.»
El sufrimiento que debía imprimir su huella en toda la vida de
Sor Josefa, no tardó en instalarse en el hogar, que hasta entonces
no lo había conocido. Lo recibieron con paz, como saben hacerlo
las almas sencillas y los amigos de Dios, Josefa aprendió a sufrir
como había aprendido a amar, y su corazón se abrió a las austeras
lecciones del sacrificio y del dolor. Al contacto de la Cruz se
dulcificó su carácter, se domeñó su naturaleza, se fortificó su alma
y se acrisoló su amor, sin que éste perdiera nada de sus ardores.
En 1907 la muerte entró en la casa. Carmen, una de las
hermanas volaba al Cielo cuando sólo contaba 12 años. Poco
después, la abuela materna siguió a la niña al sepulcro. El
fallecimiento de Carmencita fue un golpe terrible para sus pobres
padres. Lucharon con el dolor, pero fue superior a sus fuerzas.
Unos meses más tarde enfermaba la madre con fiebres tifoideas, y
el padre cayó también con pulmonía. Josefa, fuerte en su fe, se
apoyaba en ella, y la vida sobrenatural de su alma se reveló tal cual
ya era. Abandonó su trabajo, se constituyó en enfermera de sus
amados padres y midió, sin desfallecimiento, el arduo peso que
caía sobre sus hombros de niña. Los medicamentos costosos se
multiplicaban; era necesario dar abasto a todo y atender a las
necesidades de sus hermanitas. Los ahorros se agotaron pronto y
la pobreza penetraba en el hogar desolado... Josefa la abrazó con
valor. Durante cuarenta días experimentó la angustia de la escasez
y de las privaciones, la inquietud del corazón y el peso de la
responsabilidad, que no compartía con nadie.
«Las tres hermanas dormíamos en el suelo en el mismo
colchón; el médico, muy bondadoso, hubiera deseado llevar a
nuestros padres al Hospital, pero yo no lo hubiese consentido
nunca, segura de que la Providencia vendría en nuestra ayuda. Y
en efecto, por medio de las Madres del Sagrado Corazón.
¡Qué buenas fueron con nosotras!... ¿Cómo podría yo no
amarlas?...» Santa Magdalena Sofía se inclinó también hacia
aquella familia, a la sombra de la cual crecía la que había de ser un
día su hija privilegiada. Durante una novena a la Santa Fundadora,
la enferma, ya sin esperanzas de curación, llamó una noche a sus
hijas: «No lloréis —les dijo—; la Bienaventurada Madre ha venido a
asegurarme que no me moriré porque os hago falta.» «No supimos
nunca lo que había pasado —contaba más tarde Josefa—; lo cierto
es que al día siguiente el peligro había desaparecido.» Su padre se
curó también, pero sin recobrar las fuerzas, y no pudo ya volver a
su trabajo.
En adelante el bienestar desapareció del hogar por completo y
Josefa se entregó generosamente al cumplimiento del deber filial
que la reclamaba. Las Madres del Sagrado Corazón le regalaron
una máquina de coser y le ayudaron a buscar trabajo. Su reputación
de costurera le abrió camino y pronto conoció las jornadas
laboriosas y las veladas de la vida obrera. Su energía y su
abnegación hicieron frente a todo y la sonrisa volvió de nuevo a la
casa.
Pero la tregua fue corta. Dos años más tarde el jefe de la
familia sucumbía de un ataque al corazón, piadosamente asistido
por el Reverendo Padre Rubio, que desde entonces se constituyó
en consejero y amigo del afligido hogar. Más que nunca, fue Josefa
el apoyo de su madre, y su trabajo el único sostén de la familia.
Su alma vivía continuamente, en medio de sus penas, del
Único Amor. El llamamiento que a los doce años la había cautivado
y la ofrenda renovada cada día, eran su fuerza y el horizonte de su
vida a través de las sombras del camino. Ya, antes de la muerte de
su padre, había revelado su secreto solicitando el permiso de
ingresar en el Instituto del Sagrada Corazón; mas por primera vez
se vio el padre, buen cristiano, sin embargo, enfadarse con su hija
Pepa, y ésta, secándose las lágrimas, encerró en su alma el tesoro
de su vocación, guardando silencio.
Más tarde se le adelantaron a proponerle la entrada en el
Carmelo. Un religioso de esa orden le ofreció obtener su admisión.
Pero no era ese su camino. Josefa lo sabía; rehusó, pues, el
ofrecimiento agradecida y aprovechó la ocasión para hablar de
o a su madre del llamamiento de Dios. Sin oponerse, ésta le
suplicó que no la abandonase, y por segunda vez Josefa esperó;
pero su dolor fue grande cuando su hermana obtuvo el consentimiento
materno y, precediéndola, se fue, en 1911, al Noviciado de
Chamartín (Madrid), Josefa, que la había formado como costurera
con la esperanza de encargarla del mantenimiento de la familia,
sintió vivamente la decepción. Su fe en la divina Providencia la
sostuvo y su virtud la ayudó a olvidarse de sí. Continuó pues, su
vida laboriosa, asociando en el trabajo a su hermana menor y
entregándose, sin ahorrar tiempo ni fatiga, a su numerosa clientela.
Dios, que la conducía a la realización de sus designios por caminos
ocultos, pero seguros, iba, sin embargo, una vez más, a desconcertar
las previsiones y los planes de su alma para enseñarle la
ciencia del abandono y del sacrificio perfecto.
El Reverendo Padre Rubio, su director, hacía doce años,
creyó, en febrero de 1912, llegado el momento de ayudarla a
realizar sus deseos de vida religiosa. Josefa contaba veintidós
años. El reverendo Padre la inclinó a las Reparadoras, que conocía
íntimamente, y ella, dócil y sencilla, obedeció, renunciando al atractivo
que en el fondo de su alma la arrastraba hacia el «Corazón de
Jesús». Entró, pues, en las Reparadoras y empezó con todo su
corazón la vida de Postulante, encontrándose feliz en medio de la
familia religiosa, cuyo espíritu amó y gustó: Reparar, por medio del
Corazón Inmaculado de María, era una idea que respondía a las
aspiraciones de su alma. Ninguna tentación turbó la paz de
aquellos meses, que transcurrieron entre las ocupaciones materiales,
en las que su vida interior podía ser obstáculo, expansionarse;
pero aun en medio de esta paz, Josefa no cesaba de oír otro
llamamiento. Refería ella, más tarde, que las campanas de la
capilla del Sagrado Corazón, que estaba cerca y que se oían desde
el Convento, despertaban, a pesar suyo, otros deseos que se
esforzaba en sacrificar. La Santísima Virgen iba también a advertirle,
con su Corazón de Madre, que no era aquél el lugar de su
descanso.
Josefa estaba encargada de la limpieza de un salón en el que
había una imagen de Nuestra Señora de los Dolores, vestida a la
usanza española y que tenía en sus manos la corona de espinas.
¡Cuál no sería su sorpresa al ver en ella un punto luminoso, sin que
pudiera distinguir de dónde procedía la claridad!Durante tres o
o días la corona conservó el resplandor. Josefa, empinándose,
llegó a la estatua y vio una de las espinas como incendiada, de
donde irradiaba la claridad. Al mismo tiempo, una voz muy dulce le
decía: «Coge esta espina, hija mía. Más tarde Jesús te dará otras».
Josefa desprendió la espina que aún brillaba, y apretándola sobre
su corazón, respondió al don maternal con una ofrenda más total
de sí. La respuesta del Señor fue una nueva experiencia del
sufrimiento.
Habían transcurrido los seis meses del Postulantado, la fecha
de la toma de hábito estaba próxima y su madre rehusó el consentimiento...
El Reverendo Padre Rubio aconsejó la salida de Josefa
y ésta volvió a inmolarse otra vez. Abandonó con pena el asilo
donde había gustado algo de la dulzura de la vida religiosa, en
cuyos deseos se consumía. Se llevó consigo la Espina, pero si ya
había perdido el resplandor, iba ahora más y más a traspasar su
vida toda con dolorosa realidad.
Josefa emprendió de nuevo la empinada cuesta en busca de
su Dios. Volvió a su trabajo y a su ruda tarea. La vieron entonces
en los Colegios del Sagrado Corazón, de Madrid, trabajando como
costurera en la confección de los uniformes de las alumnas. Era el
tipo de la obrera sencilla, modesta, concienzuda y fuerte con su
profunda piedad. La religiosa que se ocupaba del vestuario de las
niñas, no ha podido olvidarla; dice así: «Su natural ardiente iba
derecho a su deber; gracias a su abnegación y a su carácter feliz,
que sólo se fijaba en el buen lado de personas y cosas, no tuve con
ella la menor dificultad; su tacto exquisito, su actividad silenciosa,
me prestaban mil pequeños servicios. Era un alma de fe y su
devoción a la Eucaristía algo extraordinario. Amaba mucho al
Sagrado Corazón y solía repetir: «Cuando entro en esta casa, me
encuentro en mi centro».
Josefa no podía decir otro tanto en el contacto con su clientela
en el mundo. En más de una ocasión su conciencia delicada y su
alma pura se sentían heridas. «¡Si supieran —decía— cuánto sufro
cuando me veo obligada a ceder a las exigencias y a vestir a las
señoras de un modo poco conforme con la modestia cristiana!» La
vista del mundo y de sus costumbres entristecía su corazón,
sintiendo más dolorosamente aún el destierro a que se veía sujeta.
«¡Ahí —exclamaba—, desde mi niñez pido todos los días al
zón de Jesús que me haga Esposa suya, y ahora que conozco
mejor lo que es la vida, le suplico que, si no me quiere conceder
esta gracia, me lleve de este mundo, porque mi alma no puede vivir
más tiempo en él.»
No vivía, en efecto, más que de los deseos ardientes que a
diario alimentaba con la Sagrada Eucaristía. Del contacto con el
Corazón Divino sacaba para sí misma la fuerza y para los demás la
bondad, el afecto y la alegría que derramaba sin cesar en torno
suyo, guardando para sí en secreto su Cruz y su Espina.
Tenía pocas amigas, pero arrastraba con su ejemplo y
sostenía con sus consejos a un grupo de jóvenes obreras como
ella. Su expansión comunicativa las animaba cuando podían
reunirse para solazarse un poco del trabajo diario. Las Peregrinaciones
a Ávila y al «Cerro de los Ángeles», que su fervor y su
entusiasmo hacían deliciosas, dejaban en sus almas rastro
profundo.
Entretanto, el tiempo transcurría y Josefa esperaba la señal
divina. Creyó verla en 1917 y se decidió a pedir su admisión en la
Sociedad del Sagrado Corazón; fue aceptada con bondad, y su
madre consintió, fijándose la entrada para el 24 de septiembre,
festividad de Nuestra Señora de las Mercedes. Amaneció el día tan
deseado, pero, ¡ay!, las lágrimas de la madre hicieron flaquear el
corazón de la hija. Josefa cedió ante el dolor maternal. ¡Aquella
noche su sitio en el Noviciado permaneció vacío!Josefa lloró largo
tiempo lo que ella llamaba la gran debilidad de su vida. Mas aquel
que «trabajaba en la oscuridad aun cuando El es la Luz» realizaba,
a través de estas dolorosas alternativas, sus planes de Amor.
Por entonces, Francia, después de la tormenta, veía florecer
de nuevo la obra del Sagrado Corazón; la llama se reanimaba en
los hogares apagados. En Poitiers, la antigua Abadía («des
Feuillants») de los Cistercienses, providencialmente conservada
para las Hijas de Santa Magdalena Sofía, les devolvía sus
claustros embalsamados aún por los santos recuerdos de la
Fundadora.
Un Noviciado de Hermanas Coadjutoras estaba en proyecto;
en él había señalado el Corazón de Jesús, desde toda la eternidad,
el sitio de Josefa; allí iba El a conducirla por su mano, a través de
las últimas tempestades.
Era en 1919 Josefa tenía 29 años. Comprendió por secreto
llamamiento, que había llegado la hora de Dios, y resolvió solicitar
de nuevo en el Sagrado Corazón la admisión que no se atrevía a
esperar.
El 27 de julio presentó humildemente su petición. Josefa
escribe en sus notas: «La contestación fue una negativa... Pero en
el fondo de mi alma sentía la voz de mi Jesús que decía: «¡Pídelo,
insiste, confía en Mí que soy tu Dios!» Su insistencia no logró
cambiar la decisión que sus vacilaciones anteriores parecían deber
hacer irrevocable.
«El 16 de septiembre —prosigue— me arrodillé a los pies de
mi Crucifijo y le pedí con toda mi alma que, o me abriese la puerta
de su Corazón Divino, es decir, de su Sociedad, o me llevase de
este mundo, porque me parecía que ya no podía sufrir más.
Entonces creo que me mostró sus Pies Divinos, sus Manos divinas
y me dijo: «Mira mis Llagas... Bésalas y dime si no puedes sufrir un
poco más... Soy Yo quien te quiero para Mí»... ¡Dios mío!... ¿Qué
sentí entonces?... No lo puedo decir bien, pero una vez más
prometí no vivir sino para amar y sufrir... ¡Pero soy tan débil, Jesús
mío!» Dos meses transcurrieron aún en ferviente súplica hasta el
19 de noviembre. «Ese día, en la Comunión —refiere Josefa—, le
supliqué por su Sangre divina y por sus Llagas que me abriese la
puerta de la Sociedad, que yo había cerrado por mi culpa. Abrídmela
de nuevo, Jesús mío, os lo suplico; bien sabéis que no pido ni
deseo otra cosa que ser Esposa de vuestro Divino Corazón.»
La hora de Dios había llegado. Aquella mañana fue Josefa,
como de costumbre, a Chamartín a pedir labor. La esperaban,
acababa de llegar una carta de Poitiers; pedían para el Noviciado,
apenas fundado, algunas vocaciones seguras. ¿Tendría Josefa
valor para solicitar en Francia la admisión tan deseada...? Sin
vacilar, contestó el «sí» más generoso y en el mismo momento
escribió ofreciéndose. «Me arrojé de nuevo —dice ella en su
cuadernito de recuerdos— a sus Pies Divinos, que tanta confianza
me dan, y con lágrimas en los ojos y más amor en mi corazón, me
ofrecí a aceptar todo, y a pesar de mi debilidad, ¡qué fuerza sentía
dentro de mil»
Su madre, desolada, no opuso esta vez ninguna dificultad;
Dios allanaba los obstáculos. Para evitar lo doloroso de las
edidas, Josefa salió de su casa sin decir nada a nadie y sin
llevar nada. La caridad de las Madres del Sagrado Corazón la
proveyó de lo necesario. «Jesús me acogió —dice ella— y no sé
cómo, pero lo cierto es que me encontré en San Sebastián; no
tenía ni fuerzas ni dinero; yo creo que no tenía más que amor; pero
estaba en el Sagrado Corazón. Yo siempre la misma, muy débil,
pero Jesús siempre sosteniéndome.»
Un mes se detuvo Josefa en la casa del Sagrado Corazón,
que la acogió con gran caridad. Agradecida, procuró hacerse útil y
se la vio activa y silenciosa, ayudando a todo cuanto podía. Empero
las cartas desgarradoras de su madre y de su hermana traspasaban
de pena su corazón; medía también lo que iba a ser la
dificultad de un idioma desconocido para ella; pero su voluntad
permanecía fija en el Corazón que la esperaba.
«Qué hará usted en un país cuya lengua ignora? —le
preguntó alguien—. «Dios me conduce» contestó sencillamente.
Era verdad.
El 4 de febrero de 1920 dejaba para siempre su Patria para
seguir, más allá de sus fronteras, a Aquel cuyo Amor soberano
puede pedirlo todo.

A LA SOMBRA «DES FEUILLANTS»
«Te trasplantaré al Jardín de mi Corazón y en él te
cultivaré Yo mismo»
Llena de luz, situada en la falda de la colina desde donde
Poitiers domina el Valle del Clain, la antigua Abadía «des
Feuillants» (Cistercienses) parece uno de esos lugares escogidos
para los encuentros de fervores humanos y favores divinos.
En 1618, una colonia de religiosos del Císter se establecía allí.
La Revolución la destruyó; mas apenas se disipó la tormenta,
Santa Magdalena Sofía reanimaba en sus ruinas la llama del Amor,
fundando el primer Noviciado de la Sociedad del Sagrado Corazón.
Allí residió ella con frecuencia, recibiendo gracias tan singulares,
que la casa, los claustros, el jardín, siguen siendo para su familia
religiosa como un relicario y un recuerdo vivo de la Fundadora.
Tras de aquellos benditos muros iba el Corazón de Jesús a
esconder a su hija predilecta para cultivarla cual flor escogida,
abrirle su corazón y, asociándola a su sed de almas, realizar
después en ella y por ella la Obra de su Amor.
Sin embargo, cuando llegó a Poitiers, nadie pudo sospechar el
gran Designio Divino. Tal cual se mostró Josefa al empezar el
Postulantado, así se la vio durante los cuatro años de su vida
religiosa. Sencilla, silenciosa, entregada a su trabajo, perdida en el
conjunto. En su exterior nada llamaba la atención; su fisonomía
seria, marcada a veces con el sello del sufrimiento, se iluminaba
con una sonrisa cuando alguien se le acercaba o le pedía un favor.
Sólo sus grandes ojos negros hablaban en ella, sin que lo
sospechara; su vida se concentraba en su mirada, reflejando a la
vez el ardor de su amor y su profundo recogimiento.
Inteligente, activa, adaptándose a todo, Josefa había recibido
verdaderas dotes del Cielo: extraordinario buen sentido, juicio claro
y recto, que servían como de salvaguardia al fondo serio y equilibrado
sobre el que pudo trabajar la gracia libremente. Su corazón,
tierno y generoso, fortalecido por las pruebas pasadas, sabía darse
ardarse a un tiempo, y como todo el que ha sufrido, era buena,
con esa bondad que inspira el olvido de sí.
Su alma llegaba a la vida religiosa templada ya por el espíritu
de sacrificio, por la inteligencia sobrenatural de su vocación, con
vida interior intensa y un amor ardiente hacia el Corazón de Jesús.
Pero todos estos dones de Dios permanecieron ocultos a sus
propios ojos y a su alrededor, y desde que ingresó en el Convento,
hasta la muerte, pasó inadvertida bajo el velo de una vida perfectamente
fiel.
Un grupito de novicias venidas de diferentes casas formaba el
Noviciado de Hermanas Coadjutoras. Josefa fue la primera postulante,
y pronto pasó a ser la novicia más antigua.
La vida humilde y laboriosa, reproducción de la de Nazaret, le
encantó desde el principio. En este ideal concebido por la Santa
Fundadora encontraba la respuesta a todas sus aspiraciones y a
todos sus atractivos: Trabajo escondido para ayudar a la Obra del
Corazón de Jesús en las almas de las niñas, pero trabajo impregnado
de amor, de silencio, de oración y cuya fecundidad apostólica
y divina riqueza dependen sólo de la unión a este Corazón
Sagrado. Josefa abrazó con todo el ardor de su alma esta nueva
vida, tan luminosa para su fe y tan querida para su amor.
Unas líneas bastarían para decir lo que fueron su
postulantado, su noviciado y los dieciocho meses que completaron
su carrera en la fiarla. ¿No nos enseñó Jesús de Nazaret con sus
ejemplos el sentido de las apreciaciones divinas, tan distintas de
las del mundo?... Y ¿no resume el Evangelio treinta años de su
vida en la tierra con estas breves palabras: «Les estaba
sumiso»?... De la misma manera, la santidad de las Hermanas
Coadjutoras en la Sociedad del Sagrado Corazón, parece tanto
más auténtica cuanto que hace menos ruido y tanto más profunda
cuanto más escondida. Josefa Menéndez fue una de esas almas
ignoradas que apenas se ven, no se las oye y cuya historia se
escribiría en pocas palabras.
Los recuerdos de las que con ella vivieron en Poitiers y que no
sospecharon la misteriosa acción del Corazón de Jesús en su
alma, no pueden proporcionarnos más que «vistas tomadas de
fuera», según expresión de una religiosa. Pero estas «vistas» son
osas, y a su luz es como hay que seguir a Sor Josefa en su
vida tan corta y tan llena.
Empleada en la cocina, en la ropería, en la plancha, en los
trabajos comunes, siempre se la veía fiel a su deber, cumpliendo la
Regla, silenciosa, obediente, sin distinguirse más que por su
perfecta fidelidad. Su inclinación a pasar inadvertida no impedía ni
su iniciativa ni su inteligente laboriosidad. Era utilísima en todos los
empleos, le gustaba trabajar y parecía que todo se lo encontraba
hecho. La primera en ofrecerse para ayudar en las tareas extraordinarias,
era la última en retirarse, y no lo hacía hasta dejarlo todo en
orden. Las ocupaciones más penosas y más humildes parecían ser
su lote. Un día que por falta material de tiempo tuvo que rehusar un
servicio, lo sintió tanto, y se dio tal maña, que por la noche encontraba
la ropera terminadas las composturas que le había pedido.
Multiplicaba esas mil pequeñas atenciones que son la flor de
la caridad; una hermana ancianita, que veía poco, encontraba cada
día unas cuantas agujas enhebradas. Mucho tiempo ignoró a quién
debían sus ojos este favor.
Carácter alegre y expansivo, sufrió al principio por no poderse
expresar; y en cuanto poseyó un poco el francés, divertía a sus
hermanas con sus frases más o menos correctas, sin el menor
respeto humano.
Gozaba con sencillez de niña de los esparcimientos y recreos
que la vida religiosa permite; llevaba a ellos la nota alegre, pero
siempre sobrenatural, que dejaba traslucir su unión con Dios. Fuera
de esas horas, su aire sencillo y grave llamaba la atención; la
rodeaba tal atmósfera de recogimiento, que en medio de su
constante trabajo se la hubiera creído en oración. Su actitud en la
capilla revelaba su viva fe. Un imán irresistible la atraía a las horas
de los ejercicios de Regla; de rodillas, los ojos bajos, las manos
cruzadas, todo desaparecía para ella.
Dos empleos se llevaron todas sus predilecciones; el cuidado
de la Celda de Santa Magdalena Sofía, transformada en Oratorio, y
el de la capilla de las Congregaciones, donde habitualmente estaba
reservado el Santísimo. ¡Con qué esmero hacía la limpieza,
acompañando sus barridos con fervorosos coloquios de su
invención!Ningún detalle se escapaba a su cuidadosa vigilancia;
ad es que en todo cuanto se le confiaba ponía todo su
corazón.
Asistía a una venerable religiosa enferma e imposibilitada, la
amaba y velaba sobre ella como lo hubiera hecho con su madre,
con la más respetuosa ternura; y al contacto de la caritativa hermana,
la enfermita olvidaba las privaciones y sufrimientos que su
estado le imponía.
Su experiencia de costurera no tardó en designarla para la
hechura de los uniformes del Colegio. En cuanto hizo los Votos le
confiaron la dirección del taller, con algunas novicias y postulantes
para ayudarla. Sin escatimar trabajo las formaba, distribuyéndoles
con discernimiento la labor, remediando sus torpezas con bondad.
Todo su afán era que se hiciesen aptas para servir mejor a la
Sociedad; para esto las acostumbraba a poner en todo lo que
hacían interés, cuidado y esmero. «Nunca la vimos impacientarse
—dice una novicia de aquel tiempo—, y si notaba negligencia en el
trabajo, se limitaba a decirnos: «No hay que hacer así el trabajo por
Nuestro Señor». Con autoridad firme y suave se hacía querer y
respetar, y su virtud era una lección continua para sus auxiliares. El
taller parecía un oratorio; no se interrumpía el silencio más que
para rezar; la oración se escapaba del corazón al mismo tiempo
que la aguja volaba entre los dedos.
Josefa quería mucho a las niñas, especialmente a las más
pequeñas; se notaba esta predilección cuando trabajaba para ellas
o les probaba los uniformes. Las niñas se daban cuenta de este
afecto, y cuántas veces, al visitar por las noches los dormitorios
para asegurarse de que no les faltaba nada, se detenía para
componer, a hurtadillas, un desgraciado desgarrón de una falda, o
para ayudar a una pequeña a coser un botón, o sacar a otra de un
apurillo por el estilo. Todo esto lo hacía como la cosa más natural;
pero las Maestras se daban cuenta, con agradecimiento, y las
niñas conservaban en la memoria el ideal de vida religiosa y de
completa donación que se les mostraba a través de la humilde
Hermana.
Enteramente a la disposición de los demás, Sor Josefa, en
cuanto estaba sola, se refugiaba dichosa en su amado recogimiento;
era la inclinación de su alma. Cuando ya se habían retirado una
tarde las novicias, entró en el taller una religiosa a pedirle un favor.
Josefa cosía con afán, pero su actitud revelaba bien dónde
tenía su pensamiento: parecía perdida, en Dios. La religiosa la
contempló unos instantes con respeto, llamándola después suavemente.
Josefa se estremeció; echó sobre su interlocutora una
mirada llena de sobrenatural expresión y con su acostumbrada
deferencia se levantó para escucharla, pero su alma parecía venir
de muy lejos.
Así transcurrieron en lo exterior los días y los meses,
marcando algunas fechas las etapas de esta vida uniforme. El 16
de julio de 1920, Josefa vestía el Santo Hábito. Gracias a la caridad
de las Madres del Sagrado Corazón, de Madrid, su madre y su
hermana Ángela, pudieron acompañarla ese día; para su corazón
tierno y amante fue gran consuelo verlas y hacerles compartir su
dicha. Volvieron dos años después, el 16 de julio de 1922, día
radiante de sus primeros votos. Ni ellas, ni la familia religiosa de
Josefa, pudieron traslucir la misteriosa unión que se realizaba entre
el Corazón de Jesús y el de su Esposa.
Josefa entró nuevamente en su vida escondida. Dos veces
aún debía salir de ella. En mayo de 1923, sus Superioras decidieron
seguir la indicación divina que quería alejarla por algún
tiempo de la Abadía. Marchó, pues, a Marmoutier3. Un mes de
residencia allí, bastó para dejar el recuerdo del que la religiosa
encargada de las Hermanas Coadjutoras da cuenta en estos
términos: «Sor Josefa Menéndez se ha sabido ganar la estima y el
afecto de sus Hermanas por su fidelidad a nuestra Santa Regla, su
amor al silencio, la sencillez de su trato; se presentía en ella un
alma unida a Dios. En seguida se fundió en el conjunto,
atribuyéndose siempre lo más penoso de los empleos generales y
buscando las ocasiones de abnegarse y de prestar algún servicio.»
Nuestro Señor le había dicho: «Yo dejaré allí las huellas de mi
paso». Un conjunto de circunstancias pusieron efectivamente de
relieve la obediencia y el espíritu religioso de Josefa, y o su Superiora
de entonces dejó la impresión de una gran virtud. Desde esta
época los sufrimientos físicos que la aquejaban hacía tiempo, se
agravaron también; el Divino Maestro le había dicho que no
tendrían remedio y Josefa guardaba en secreto el anuncio de su
muerte próxima. Nada de esto se traslucía; sólo su fisonomía y su
3 Casa Noviciado del Sagrado Corazón cerca de Tours.
amiento exterior, dejaban presentir lo que su energía, abnegación
y hasta su gozo, trataban de ocultar.
Regresó a Poitiers, mas para ausentarse a los pocos meses.
En octubre de 1923, se reunieron en Roma, para seguir los Santos
Ejercicios, cierto número de Superioras; Josefa siguió a la suya,
para ayudar, según se creía en el trabajo que en la Casa Madre
ocasionaban las circunstancias. Otras eran las intenciones de
Aquel que había dicho: «Yo lo dispongo todo y sé lo que conviene
a mi Obra». Y más tarde añadía: «Así como después de un día
oscuro el sol parece más hermoso, así después de estos sufrimientos,
mi Obra aparecerá con más claridad».
En el silencio que la envolvía, Josefa conoció, en efecto, en
Roma, horas dolorosas, pero encontró también la luz y la paz que
acompañan siempre a la fe en la autoridad y a la bendición del
Sumo Pontífice. El 26 de octubre volvía a Poitiers para la última
etapa de su vida, que debía de ser corta. Ella lo sabía.
Se entregó de nuevo al trabajo en sus empleos hasta que sus
fuerzas se agotaron, dando a entender a sus queridas compañeras
de taller, que no debían contar con ella mucho tiempo. El 9 de
diciembre su sed de la Eucaristía le dio ánimo para arrastrarse aún
a la capilla; aquella noche se acostó para no volverse a levantar.
La Profesión hecha el 12 de diciembre al mismo tiempo que
recibía la Extremaunción, fue una fiesta del Cielo en la noche de
esta vida. El velo se descorría sobre el alma privilegiada de la cual
hasta entonces nada sabíamos las que la rodeábamos, escribe una
religiosa. Su celda era más bien un santuario que una enfermería, y
en su lecho y sin saber aún por qué, se sentía algo grande y
sobrenatural. En los días siguientes la vi varias veces y le recomendé
los Ejercicios de las niñas. «¡Las quiero tanto —me dijo—. Me
encanta oírlas jugar y más aún verlas comulgar... Sí, rezaré aquí y
continuaré en el Cielo. Nuestro Señor —continuó como hablando
consigo misma— me ha dado un corazón que ama mucho. ¡Amo a
la Sociedad; a las Madres, a las Hermanas, a las niñas!¡Oh!¡Sí…!
¡Cuánto ama mi corazón!» Sería preciso poder traducir el acento
de sinceridad y de caridad profunda que acompañaba estas
palabras... «¡Ah!—decía en otra ocasión—. ¡Qué fervorosas y
firmes han de ser las novicias en su vocación!He tenido yo tantas
luchas que a veces me parecía que no podría perseverar. Entonces
a contarlo todo a la Madre Asistenta y me quedaba tranquila.
Me costó un gran sacrificio salir de España, pero por mi vocación lo
hice sin vacilar... ¡hasta con gusto!... Lo que más importa aprender
en el Noviciado y no olvidarlo nunca, es la obediencia. ¡Ahí ¡Si
comprendieran bien lo que vale obedecer con espíritu de fe!» Y
repitió varias veces recogiéndose y como viendo en su alma la
seguridad de su camino: «¡El precio de la obediencia por espíritu
de fe!»
Otro día en que parecía sufrir mucho: «Nuestro Señor quiere
que suframos —dijo— y de muchas maneras:.. Yo he sufrido
mucho, pero... el sufrimiento se olvida. Sí, se olvida, y ahora, el
Señor me va... —aquí se detuvo como escandalizada de lo que iba
a decir, y corrigiéndose—: «¡Oh!No me va a recompensar, pues no
he hecho nada. Me va a hacer feliz porque es bueno.» Cayó
después como en el éxtasis de su felicidad... y añadió con ardor:
«Es bueno de veras... ¡Oh, qué bueno!» Y parecía saborear estas
palabras, que repitió varias veces.
Obedeciendo a sus Superioras, Josefa tuvo aún fuerzas para
escribir una carta de despedida a su madre y a sus hermanas. No
pueden leerse sin emoción estos renglones tan sencillos y tan
fervorosos. Dice así:
«Miren, queridas mías; yo estoy contenta de morir porque sé
que es la Voluntad de Aquel que amo. Además, mi alma tiene
deseo de poseerle y verle sin velos, como se le ve aquí en la
tierra... No lloren, ni estén tristes. Miren que la muerte es el
principio de la vida para el alma que ama y espera. Nuestra separación
será corta, porque la vida pasa muy pronto y luego estaremos
juntas toda la eternidad. No crean que estoy triste. Estos cuatro
años de vida religiosa han sido para mí cuatro años de cielo. Lo
único que deseo para mis hermanas, es que gocen como he
gozado, pues crean que nada da tanta paz como hacer la Voluntad
de Dios. No crean que muero de sufrimiento ni de pena, al
contrario. ¿Mi muerte?, creo que es más, ¡de amor!Yo no me
siento enferma, pero tengo algo que me hace desear el Cielo
porque no puedo pasar sin ver e Jesús y a la Virgen.»
A su hermana, religiosa coadjutora en la Sociedad del
Sagrado Corazón, le decía expansionándose con más intimidad:
«Muero muy feliz, pero nada me da esta felicidad sino el saber que
hecho la Voluntad de Dios. El me ha hecho marchar por
caminos muy contrarios a mi gusto y a mis deseos, pero me
recompensa en estos últimos días de mi vida que me encuentro
envuelta en la paz del Cielo». Después de unos cuantos consejos,
añadía: «No te entristezcas por tus miserias; Jesús es bueno y nos
ama como somos. Yo lo veo por experiencia. Ten confianza en su
bondad, en su amor y en su misericordia. La Sociedad ha sido para
mí una verdadera y tierna madre. Jesús me ha dado unas Superioras
que han tenido para mí grandes delicadezas. En la tierra no
se lo puedo pagar, pero desde el Cielo las favoreceré, pues tendré
a la Virgen que me dará todo lo que necesite». Terminaba con
estas líneas: «Siempre nos hemos querido mucho, querida hermana,
y ahora nuestra separación de algunos años nos unirá más
íntima y fuertemente. Adiós; en el Cielo te espero, donde nos
uniremos don los lazos de hermanas y con el amor de religiosas».
Algunos días más tarde, después de pasar por pruebas
misteriosas y que debían completar su corona y consumar su
ofrenda, se realizaba para Josefa en la soledad de su último
suspiro la palabra del Divino Maestro: «Sufrirás, y abismada en el
sufrimiento, morirás»... «No busques alivio ni descanso: no lo
encontrarás, puesto que Yo soy el que así lo dispongo»... Era la
consumación del más fiel Amor, un sábado 29 de diciembre 1923,
a las ocho de la noche.
Al instante, una impresión sobrenatural de gracia y de paz, se
esparció por toda la Casa; el Cielo parecía descender a la celda de,
la Hermana. Rodeada de azucenas Josefa descansaba... Su rostro
reflejaba la estabilidad serena de la eternidad, con una expresión
de majestad que impresionaba. Parecía que el Corazón de Jesús,
resplandeciendo ya a través de los restos mortales de su pequeño
instrumento, oculto hasta entonces de modo tan divino, comenzaba
a descubrir a las almas el Llamamiento ardiente de su Amor.

EL SECRETO DEL REY
Te esconderé en mi Corazón y nadie te
descubrirá.
El velo iba a descorrerse, en efecto, descubriendo las riquezas
divinas de que el Corazón de Jesús se había dignado hacer depositaria
a Josefa. Pronto se conoció algo de los Designios de Amor
que cada día se habían ido imprimiendo en la trama de aquella vida
tan escondida; pero la más discreta reserva continuó guardando el
secreto, cual sagrado depósito, en es santuario de su familia religiosa.
Este secreto es el que trataremos de revelar aquí reservándole
y sometiéndole, total y plenamente, al dictamen de la Iglesia,
único juez en estas materias.
Lo que ante todo llama la atención y parece, a priori, una
seguridad dada por el mismo Dios, es la sombra y el silencio en
que Josefa estuvo como envuelta; sombra y silencio que casi
calificaríamos de divinos, de tal manera la vigilancia de Dios, sobrepujó
las posibilidades humanas. Este plan de sobrenatural
prudencia se cumplió de un modo palpable y realizó prodigios
diarios. Únicamente sus directores y superiores siguieron, paso a
paso, a Josefa en un camino imprevisto, mientras que en la inmensa
Casa «de los Cistercienses» todas ignoraron hasta su muerte
las maravillas de que habían sido testigos aquellos muros.
No es tampoco menos digno de notarse el celoso cuidado con
que Jesús quiso conservar el frágil instrumento, pequeño a sus
propios ojos y a los ojos de los demás. «No te amo por lo que eres,
sino por lo que no eres; porque así tengo donde colocar mi
grandeza y mi bondad.» —le dirá continuamente el Señor.
«Quince días de deliciosa paz —nota Sor Josefa— siguieron a
mi entrada en el postulantado.» Mas pronto se levantó contra ella el
poder infernal, al que la Sabiduría divina iba a dejar omnímoda
libertad. Josefa pareció sumergirse en una noche profunda. Tentaciones
normales al principio, tomaron de repente una violencia
extraordinaria y pronto fue evidente que el demonio pretendía
ar la vocación de esta alma generosa. Nunca había conocido
semejantes asaltos. «La misma muerte —dice ella— no me daría
más sufrimiento». Sin embargo, fiel a la Regla, constante en su
trabajo, preludiaba en estas luchas, las que había de sostener toda
su vida contra el enemigo de las almas. En medio de combates ya
excepcionales, repetía sin cansarse la palabra dada por la obediencia:
«Ser fiel... sí, quiero ser fiel.»
«Y no salude dudas —escribe— hasta que mi amado Jesús
me mostró claramente su Divina Voluntad dándome desde entonces
tanta luz como consuelo.»
El 5 de junio de 1920, después de un formidable asalto
infernal, Josefa, arrodillada entre sus Hermanas a la hora de la
Adoración de la tarde, se sintió sumida en lo que llama con su
sencillez: «un sueño muy dulce», y se despertó en la Llaga del
Corazón Divino. «No puedo explicar lo que pasó por mí —escribe—
¡Jesús!, sólo una cosa pido: amaros, y ser fiel a mi vocación».
Al resplandor de la divina luz que la inundaba veía los
pecados del mundo y se ofrecía a dar su vida para consolar al
Corazón de Jesús. Un deseo vehemente de unirse a El la
devoraba; y ningún sacrificio le parecía demasiado costoso para
perseverar en su vocación. La noche había desaparecido en la
claridad de Dios y la desolación se había disipado ante la felicidad
insondable.
«Dios lo ha hecho todo —continúa Josefa en las notas
escritas por obediencia—, me confunde tanta bondad, quisiera
amarle con locura. No le pido más que dos cosas: Amor y gratitud
inmensa a su Corazón... Conozco más que nunca mi debilidad,
pero también más que nunca espero de El la fuerza. Jamás había
descansado en esa Divina Herida. Yo sabré desde ahora dónde
puedo refugiarme en los momentos de tribulación. En un lugar de
paz y de mucho amor.
El 29 de junio, después de varias apariciones de este
Corazón, que se le presentaba siempre como incendiado, el Divino
Maestro se mostró a ella con un delicioso resplandor. «En la Santa
Misa, poco antes de la Elevación —escribe— ¡mis ojos, estos
pobres ojos, han visto a mi amado Jesús... al único deseo de mi
alma... a mi Dios y Señor!He visto cómo me tenía dentro de su
Corazón, en medio de aquella gran hoguera... Sonreía... Así estaba
adada en presencia de tanta luz y tanta hermosura, cuando
me ha dicho estas palabras con una voz dulcísima, al mismo
tiempo que muy grave: Así como Yo me inmolo víctima de amor,
quiero que tú también seas víctima; el amor nada rehúsa». El
Corazón de Jesús se le había abierto pare no volverse a cerrar.
Y ahora es preciso ya seguir el surco de gracias que va
abriéndose cada vez más ancho y más profundo en esta alma,
hasta el día en que Nuestro Señor, habiendo terminado su Obra,
esconderá para siempre en su Corazón al instrumento formado por
El.
Ante todo se constituye en su Maestro interior, encargándose
El mismo de su formación religiosa. El la instruye, la dirige, la
reprende, la perdona y la sostiene. Sus visitas se suceden, sin que
Josefa la prevea. La espera en su empleo, va a encontrarla en su
trabajo, o viene a enseñarle a orar. Se le presenta cuando menos
lo piensa y se oculta cuando más lo desea. Pasa delante de ella
como un relámpago, para advertirla de un descuido en el amor y la
detiene a sus plantas para explicarle sus deseos. Le trae su Cruz o
su Corona; la reclina sobre su Corazón con divina condescendencia
y le recuerda con el poder de su Majestad su dominio sobre
ella. Los pormenores de la vida religiosa, las vicisitudes de la vida
espiritual, así como sus secretos más profundos son esclarecidos a
su hora, por la divina enseñanza. Continuamente insiste el Maestro
en el fundamento del amor generoso, con sus consecuencias
prácticas, de obediencia, fidelidad, olvido de sí, confianza y valeroso
abandono. La Santa Regla es el camino seguro por donde la
conduce, la obediencia al baluarte que le exige, su Corazón Sagrado
el horizonte que le abre.
De estos divinos encuentros están sembrados días enteros de
la vida de Josefa en ciertas épocas; otras veces son menos
frecuentes. y, en ocasiones, la ausencia del Amigo Divino se deja
sentir largos meses. Nunca se le permiten goces inútiles en medio
de estos favores celestiales; su objeto es siempre conforme a la fe.
Josefa aprende así la perfección a que su vocación la obliga, y se
afianza más y más en el don de sí misma a la Voluntad de Dios.
La Santísima Virgen no tarda en ocupar, al lado de su Divino
Hijo, el lugar que le corresponde. «Cuando Jesús fija los ojos en un
alma —le dirá Ella cierto día— Yo pongo en ella el Corazón.»
bién se presenta a su hija: «¡Tan hermosa... tan Madre!»... que
Josefa no encontrará palabras con que poderse expresar. Cumple
la Virgen Santísima la misión discreta de compasiva ternura y de
fuerte bondad que tan perfectamente le corresponde. Deja a Jesús
en el primer plano de esta misteriosa educación y sólo interviene
cuando se trata de tranquilizar o de fortalecer a su hija, que duda o
que teme.
La advierte, la levanta, la inicia en los caminos de su Hijo y la
prepara a su venida. Cuando Josefa vacila la vuelve, como de la
mano, a la senda de la Voluntad de Dios. Le enseña a reparar sus
caídas y a guardarse de las asechanzas del enemigo. En fin, está a
su lado asistiéndola en los peligrosos combates con que la acomete
el demonio y la defiende poderosa «como un ejército formado en
orden de batalla».
Santa Magdalena Sofía comparte con la Virgen Inmaculada
esta acción maternal. En los claustros de la Abadía, que hollaron
sus plantas en su celda, a la sombra del Sagrario ante el cual oró,
se aparece a su hija, con aquel rostro expresivo y lleno de viveza
que le era propio y en el que se han impreso ya los destellos
eternos. Josefa le habla como lo hace a sus Madres de la tierra,
con sencillez y confianza. Escucha sus recomendaciones, recoge
sus consejos, le cuenta sus dificultades, se fía de su palabra y se
abandona a su bondad. A su lado se siente segura en la gracia de
su vocación.
Estas apariciones celestiales no conmueven su fe; demasiado
en contacto con lo sobrenatural para complacerse en un goce, no
los desea, no los analiza, no se detiene en ellos; su alma sencilla
los deja a un lado y va derecha a la lección del «mayor amor» que
le repite la gracia oculta bajo las apariencias sensibles. ¿No
mostraba el Señor a través de la misteriosa historia de esta alma a
quien El guiaba lo que desea ser, como Maestro interior, para todas
las almas que creen en su presencia, se abandonan a su acción, le
hablan de todo, y todo lo esperan de El?
Al mismo tiempo, completando y corroborando la acción
divina, aparece a través de toda la vida religiosa de Josefa la
prueba de la contradicción. Piedra de toque de lo sobrenatural y de
la virtud verdadera, esta prueba no podía faltar a Josefa, que
anduvo su camino siempre combatida.
En primer lugar, recibió a intervalos órdenes formales dictadas
por la prudencia que debía probar la realidad de lo que veía y oía.
Estas órdenes, que secundaban los designios de Dios, pusieron de
manifiesto la obediencia y el desprendimiento de la humilde
religiosa.
Josefa trataba en esas ocasiones, con invariable espíritu de fe
y entera generosidad, de cerrar los ojos de su alma y de resistir a la
moción divina. ¿No le había dicho desde el principio el Divino
Maestro: Quiero que obedezcas, y Yo también obedeceré? Pero,
¿qué sufrimiento tan íntimo, sentirse conducir por un camino que
no despertaba sino recelos!¡Qué temor de engañarse y de
engañar a los que la dirigían!¡Qué angustias, hasta el día en que,
ahondando en su alma nuevas profundidades de desprendimiento
y de humildad la dolorosa incertidumbre, pedía al Maestro Divino le
dejasen libre el paso!
Más aún, que en torno suyo, fue en sí misma donde Josefa
encontró la oposición. El amor que en alto grado tenía a la vida
común y laboriosa, la comprensión sobrenatural, que le permitía
apreciar intensamente su rango de Hermana coadjutora en la Obra
del Sagrado Corazón, su natural activo y enérgico para el trabajo,
fueron sin cesar fuentes de repugnancia y de contradicción frente al
camino que el Señor abría ante ella. Sus notas escritos por obediencia
con tanta lealtad, atestiguan estas luchas interiores. Unas
veces encierra en el secreto de su corazón el temor de que estas
vías extraordinarias, la aparten de su querida vida común y sean
obstáculo a su vocación. Otras, siente como una invencible oposición,
cuando, en medio del trabajo, tiene que responder a las
llamadas de Nuestro Señor, dar cuenta de sus visitas, transmitir
sus deseos, escribir o simplemente recibir las predilecciones de su
Maestro. Y, sin embargo, circunstancia bien digna de notarse,
nunca resiste a lo que este camino lleva consigo de doloroso.
A ciertas horas, otras antiguas y ¡cuánto más agudas!se
levantan en su alma como oleadas de tempestad. Era el temor de
la responsabilidad ante las gracias recibidas, sentimiento que el
demonio supo explotar haciéndolo a veces abrumador. Era el
miedo de extraviarse en un camino para ella desconocido; miedo
que se despertaba con más viveza al recuerdo de ciertas
prohibiciones impuestas en el tiempo pasado; turbación ésta,
oncertante para su fe en la autoridad. Hubiera querido escapar
a cualquier precio para librarse de la mentira en que se creía
envuelta.
Después que la prueba había pasado, revolviendo hasta el
fondo de su alma, Josefa recobraba la luz casi siempre por
mediación de su Madre del Cielo. Entonces se volvía hacia su
Maestro, con toda la espontaneidad de su amor tan puro y toda la
energía de un abandono reconquistado. El perdón divino la esperaba.
«Mi Sangre todo lo borra —le decía, y como precio de este
perdón Jesús le exigía renovase su ofrenda—. Josefa, dime una
vez más que por mi amor quieres llevar la Cruz de mi Voluntad.»
Esta Cruz debía hacerse aun más pesada para sus débiles
hombros. La oposición, en efecto, se la hizo, y cuán potente, el
enemigo de todo bien, al que Dios dejó tan gran libertad y que
pareció confirmar la importancia sobrenatural de las primeras
gracias recibidas.
Desde su Postulantado había experimentado Josefa la
violencia extraordinaria que el infierno desencadenaba contra ella.
En la aparición del 5 de junio, la Omnipotencia del Corazón Divino
había defraudado el poder infernal. Se siguió una tregua de paz;
quería el Señor fortalecer la fe del frágil instrumento que El había
escogido y hacer evidente su divina acción a los ojos de sus directores
antes de dejar rienda suelta a Satanás. Cuando llegó se la
dio; la medida de las gracias recibidas no pareció demasiado
colmada con respecto a la lucha que comenzó a trabarse. Josefa
pasó por combates, humillaciones, dolores, ante los cuales
nuestras pruebas de orden puramente humano sólo parecen
sombras. Estas intervenciones diabólicas, de inusitada violencia,
parecían tener un objetivo único: arrancar a Josefa de su vocación,
arruinando por el hecho mismo los planes de Amor y Misericordia
para los cuales la había escogido Dios como instrumento. Tentaciones,
obsesiones, persecuciones sensibles, luchas cuerpo a cuerpo,
verdadero martirio, del que sus miembros llevarían las señales al
sepulcro. Pronto se dice y se escribe; pero, ¡qué de heroísmo
escondido en esta ruda batalla de días y de noches, cuya violencia
podían solamente sospechar los testigos que la presenciaban y en
la que la generosa hermana defendía a tanta costa su vocación y
su fidelidad!
Josefa hacía, sin embargo, la vida común entre sus
Hermanas, y únicamente en su fisonomía se podían traslucir sus
sufrimientos. Siempre igual de carácter, siempre abnegada, envuelta
en el silencio que ocultaba el misterio. Conocía la palabra de su
Maestro y la lanzaba sin temor a la faz de su adversario: «No
tienes más poder que el que te se ha dado de arriba». En medio de
estas luchas, el alma de Josefa se hacía más fuerte. No temía ni
las amenazas, ni los golpes; más ¡qué espesas tinieblas obscurecían
su espíritu en horas de cruel obsesión!Entonces sentía en ella
como dos seres contrarios, pareciéndole que el amor del uno no
era bastante para vencer la rebelión del otro; horas de indecible
sufrimiento que fueron las de mayor crucifixión de su vida. De ellas
salía purificada por la humillación; más unida al Corazón divino,
cuya Misericordia conocía mejor, y más afianzada en el abandono
de altísimo precio a su Voluntad incomprensible.
Por permisión divina conoció también los misteriosos
contactos con el infierno. Descendió al abismo de fuego, pasó allí
horas que le parecieron siglos y tuvo clarísima vista de la pérdida
de las almas, experimentando el dolor de los dolores: ¡el dolor de
no poder amar!
Por medio de estas expiaciones compraba, sin duda, la
salvación de muchas almas, y Satanás, que creía triunfar de su
víctima, no hacía sino completar en ella el plan divino concebido
por el Amor.
Josefa se quedaba, después de estos contactos, como
aniquilada por lo que había visto y oído. «Todos los sufrimientos
del mundo son nada —escribía— si pueden impedir que una sola
alma caiga en el infierno. Comprendo el precio de los sacrificios
más pequeños. Jesús los recoge y se sirve de ellos para preservar
a muchas almas de tales tormentos.»
La Santísima Virgen subraya también el plan divino: «La vista
de ese número, incalculable de almas que están aprisionadas por
toda la eternidad —le decía—, de estas almas que no podrán
producir un solo acto de amor, debe moverte a ser, ¡tú que puedes
amar!, un constante y repetido eco de amor que borre las
constantes y repetidas blasfemias.»
Tanto sufrimiento, sólo a Dios del todo manifiesto, seguirá
siendo un secreto impenetrable; sin embargo, por poco que en el
enetre explica bastante sobre qué sólidas bases quiso el Señor
establecer su Obra; por qué crisol hizo pasar a Josefa; a qué precio
inclinó hacia ella a los que debían guiarla en su nombre, guardando
al mismo tiempo así a su hija predilecta en el seguro camino de la
humillación.
Con todo, a través de las alternativas más o menos
acentuadas de estas luchas, Jesús proseguía sus Designios. El,
que parece dormido en la barca azotada por las olas, se despierta
a la hora que ha fijado. Con su divina omnipotencia se levanta,
manda a los vientos y al mar: «Calla, enmudece», y al instante se
sigue una gran bonanza. Se muestra a su Esposa, la reclina sobre
su Corazón para abrasarla en sus ardores y hacerle oír sus divinos
latidos; aquello mismo que había ella presentido a través de la
tempestad desencadenada: ¡El clamor inmenso de las almas!
Este llamamiento de su vocación Sor Josefa lo comprendió
desde su niñez. Los grandes horizontes apostólicos dilataron
presto su corazón y fueron el objeto preferente de sus plegarias.
Pero Nuestro Señor, se reservó también el cultivo de esta primera
gracia.
Ya en los comienzos de su Noviciado le revela su sed de
almas y las asocia a ella; le enseña lo que significa «salvar almas»
y el precio que cuestan. Le infunde el espíritu de Reparación, tan
conforme a su vocación religiosa. Un día le muestra una fila interminable
de almas —escribe en su lenguaje sencillo— . «Todas
estas almas te esperan», le dice el Señor. Desde entonces puede
decirse que Josefa trabaja y sufre de continuo por las almas que su
Maestro le confía. «Vamos a ocuparnos de las almas», le repite
con un ardor que ella no sabe expresar.
Por ellas, le enseña a ser suya la plegaria divina, repitiendo
con El la preciosa ofrenda de su sangre y de su Corazón. Josefa se
identifica con la gran impetración divina del Santo Sacrificio de la
Misa y del Sagrario, uniéndose a Jesús que se ofrece a su Padre
por la salvación del mundo.
Por ellas solicita Jesús penitencias y mortificaciones que
Josefa multiplica con la aprobación de la obediencia con generoso
desprecio de su cuerpo.
Por ellas, en fin, la quiere El víctima y la asocia misteriosa y
sensiblemente a los dolores de su Pasión. «¿Quieres mi Cruz?» —
egunta a menudo—, y durante largas horas Josefa lleva esta
Cruz, cuyo peso la abruma visiblemente. La Corona de espinas se
clava en su cabeza, que no puede apoyar en parte alguna,
mientras que un agudo dolor de costado la asocia a la lanzada que
abrió el del Salvador. Y, no obstante, trabaja de continuo, no
descansa nunca; de noche, sobre todo, está de guardia cerca de
su Maestro, Una, entre otras muchas, el Señor se aparece a
Josefa. Esta se levanta. «Toma mi Cruz, mis clavos, mi corona...
son mis tesoros. Como eres mi Esposa no temo dejártelos: sé que
me los guardarás. Ahora voy a buscar a las almas porque quiero
que todas me conozcan y me amen... Vamos a traer unas cuantas
almas aquí, a mis llagas. Yo las iré a buscar. Cuando las encuentre
vendré a tomar mi Cruz.»
Pero estos sufrimientos corporales son pequeños comparados
con los espirituales. Nuestro Señor hace comprender a Sor Josefa
algo de lo que fue su Agonía bajo el peso de los pecados del
mundo, y algo del desamparo que le hizo exclamar: «¡Dios mío!...
¡Dios mío!... ¿Por qué me has abandonado?»... Entonces el Señor
sostiene su ánimo repitiéndole la gran enseñanza de la Redención:
¡«Valen tanto las almas!»... Le recuerda también el sentido de la
divina elección: Es un llamamiento al amor que se inmola. «No
olvides que las almas que Yo escojo tienen que ser víctimas.»
Esta colaboración constante a la obra Redentora ocupa los
días y las noches de Josefa. El pensamiento de las almas la
embarga por completo, y la palabra del Maestro se realiza verdaderamente
en ella. «Yo viviré en ti y tú vivirás por las almas.»
Así la condujo el Señor a la realización de sus Designios.
Cuando la formó en su escuela y la purificó por el sufrimiento,
cuando la asoció a los ardores de su celo y fue toda suya por los
vínculos y compromisos religiosos, el Corazón Divino hizo de ella el
Instrumento de su Obra.
El 16 de junio de 1922, día bendito de sus Votos, cuando a la
faz del cielo y de la tierra, Josefa, victoriosa de los asaltos del
enemigo, se ofrecía en la plenitud de su amor y de su fe, Jesús se
le apareció. «Vi a Jesús hermosísimo —dice—, su Corazón muy
encendido y muy abierta su llaga. Sentí que salía de ésta como un
atractivo que me acercaba a El y me hizo llegar y entrar dentro... Y
me sentí perdida en su Corazón.» Y me dijo: «Ya te tengo
ionada en mi Corazón. Desde toda la eternidad Yo he sido
tuyo. Desde ahora para siempre, tú eres mía. Tú trabajarás para
Mí... Yo trabajaré para ti. Tus intereses son míos, mis intereses son
tuyos». Y añadió con ternura divina: «¡Ves cómo te he sido fiel!»
Después, con una voz llena de majestad y de fortaleza, dijo:
«Ahora, ¡voy a empezar mi Obra!»

LA SEÑAL DIVINA
La Señal, Yo la daré en ti.
«Por el fruto se conoce el árbol». A la luz de este principio
evangélico, salido de los labios de la Sabiduría Divina, es como se
mide toda virtud y como se confirma en la tierra toda acción
sobrenatural. Respondiendo un día a una instante y secreta oración
de los directores de Josefa, inspirada por la duda, decía el Señor a
la humilde hermana, que no sospechaba estas perplejidades: «Que
no me pidan más señales, Josefa; la Señal la daré en ti.» Respuesta
divina que debía, en efecto, realizar día tras día imprimiendo en
los cuatro años de esta corta vida religiosa una marca que parece
que no puede engañar.
La señal divina fue primero visible en la sencillez de niña que
la hizo entrar como naturalmente en el Reino de Dios. Fue una de
esas almas muy pequeñas que encantan el Corazón del Rey del
Cielo y que son aptas para descubrir sus secretos. Se ignoraba a sí
misma; dócil y confiada, su espontaneidad sin rodeos llamaba, a
primera vista, la atención. Ni su piedad era rebuscada, ni había
complicaciones en su vida espiritual. La base sólida de la fe la
preservaba de exageraciones vanas y de entusiasmos pasajeros.
Iba a Dios rectamente. Esta sencillez, que la colocaba sin esfuerzo
a nivel de las comunicaciones divinas, la hacía atravesar las
pruebas sin medir su extraordinario alcance, volviendo sin esfuerzo
ni trabajo, cuando cesaban unas y otras, al plano de la vida
ordinaria.
La manera de dar cuenta de si era la de una niña sin
pretensiones. Cuando su Excelencia Monseñor de Durfort, obispo
de Poitiers, la vio y conversó con ella, siempre le llamó la atención
su extremada sencillez, que bajo las formas de un candor ingenuo,
pero respetuoso, dejaba traslucir el interior de un alma cuya mirada
no buscaba más que a su Dios. Hasta el estilo y caracteres de letra
de sus notas son la expresión de un corazón sin repliegues.
La humildad y la caridad, dobles rasgos del Corazón de Jesús
y que la Iglesia ha reconocido como sello distintivo de la Santa
Fundadora del Instituto, debían ser también señales de seguridad
con que Dios marcó la virtud de Josefa.
La humildad añadía a su sencillez cierta madurez y seriedad.
No era sino el fondo de la vista clara de su pequeñez comprobada
en la verdad. Durante mucho tiempo costaron al natural altivo de
Josefa las prácticas exteriores de humildad en uso en la vida
religiosa y cuyo precio conocía. Nuestro Señor permitía, sin duda,
estas repugnancias para ejercitar así su amor en estas cosas
pequeñas y para que, palpando de este modo su flaqueza, se
considerase Josefa como la última de todas. Límites más extensos
alcanzaba esta humildad de la que son consecuencias lógicas y
obligadas el olvido de sí, el sacrificio continuo, la convicción de su
propia nada, tan efectiva a veces, que en ella se apoyaron en
ocasiones las luchas que encontró en su camino, no aceptándolo
sino por una sumisión heroica a la Voluntad Divina. De tal manera
le era opuesta la suya por juzgarse incapaz de todo bien. La
desconfianza de sí misma, el desprendimiento del propio juicio, la
humilde confianza en la autoridad, marcaron todos sus pasos.
La humildad de Josefa parecía tanto más auténtica cuanto
que se expansionaba la caridad sobrenatural que de día en día
dilataba su corazón en el de Jesús.
Una virtud menos segura hubiera podido autorizarse con las
gracias recibidas para apartarse de la vida común, singularizándose,
complaciéndose en sí misma. Nada de esto sucedió. Cuanto
más le descubría el Corazón de Jesús sus secretos y más la
llenaba de su vida, más profundas eran las fuentes de caridad que
abría en su alma y que brotaban al menor contacto. Ella, tan
próxima al Invisible y tan sumergida en lo Divino, aparecía cada día
más servicial en medio de sus Hermanas. No ponía límites al don
de sí misma, de su interés, de su oración, y bien se daban cuenta
de esto a su alrededor. El mundo entero, al cual hubiera ella
deseado ganar para Dios, había llegado a ser su horizonte habitual;
pero al mismo tiempo su mirada atenta no dejaba escapar una
ocasión de complacer a las que vivían a su lado. Además del
mundo de las almas y de su familia religiosa, había sitio en su
corazón para ese otro mundo, reflejo de la Belleza y de la Bondad
ios que llamamos la Naturaleza: los pájaros, los insectos, las
flores..., el firmamento y sus estrellas..., todo lo amaba con ese
afecto amplio y fuerte, cándido y sencillo que debía encantar al
Corazón de su Maestro, porque en Josefa todo esto era sólo la
expansión de su amor hacia El.
La obediencia será siempre la señal entre las señales; con ella
podemos decir que subraya el Señor a los que El elige con divina
elección. Esta obediencia que los testigos de la vida diaria de
Josefa señalan como característica suya, debía afirmarse más en
el plano de acción sobrenatural en que la colocó la Voluntad de
Dios. Los que comprobaron el Espíritu que la guiaba pudieron
admirar hasta qué punto llegó su perfecta sumisión de juicio y su
entera docilidad de corazón. Ni un deseo, ni un apego, ni una
reserva; adhesión entera y total a la línea de conducta trazada, un
desasimiento completo que no le permite jamás volver sobre las
gracias recibidas, con un sentimiento de complacencia. Josefa, que
las anotaba por obedecer y con tanta repugnancia, no pidió jamás
leer estas notas. Todo lo entregaba y abandonaba a sus
Superioras. El 22 de noviembre de 1920 le decía el Señor: «Te he
traído a mi Corazón para que no respires más que para obedecer.
Has de saber que si Yo te mando una cosa y la Madre otra, quiero
que la obedezcas a ella antes que a Mí».
La dirección que recibió exigía que no respondiese una sola
vez ni se abandonase sin permiso a las celestiales visitas. Nuestro
Señor apoyaba la importancia de esta decisión y velaba pera que
se cumpliese: «Ve y pide permiso», insistía. El mismo le explicaba
hasta qué punto y con qué detalle debía de ser confiada,
transparente, dócil y flexible con sus Superioras. Cuántas veces, en
una u otra forma, le repetía la misma enseñanza religiosa:
¿Búscame en tu Madre. Recibe sus palabras como si brotaran de
mis labios. Estoy en ella para guiarte.» Josefa consideró siempre la
obediencia desde este punto de vista que nos muestra la fe, y así
fue siempre fiel a ella.
El amor de la Regla y de la vida común debían ser como el
marco a las gracias de Dios y la salvaguardia contra los lazos y las
ilusiones del demonio. Este culto de la vida común y ordinaria
hubiera hecho abandonar fácilmente a Josefa el camino trazado
por su Maestro si la voluntad de Dios no se hubiera impuesto más
na vez, triunfando de las repugnancias de la Hermana; pero
estas mismas luchas probaban hasta qué punto quería ella no
apartarse de la senda segura de su vida religiosa. La Regla que
observó con tan delicado esmero, exigió de Josefa a ciertas horas
un valor y una energía no sospechadas a su alrededor. Bajo las
amenazas del demonio y en la incertidumbre moral de los furiosos
ataques que le preparaba, en cuanto tocaba la campana llamándola
a un ejercicio, Josefa se sobreponía al temor natural; todo lo
afrontaba por amor y para permanecer fiel.
¿Será aún necesario añadir que la señal divina parece
impresa también en la perfecta concordancia entre la Santa Regla,
tan amada de Josefa, y las lecciones que el Corazón de Jesús le
daba; entre el espíritu que las anima y el que la Santa Fundadora
legó a sus hijas? Espíritu de amor y de generosidad, de reparación
y de celo que debe distinguir a cada uno de los miembros de la
Sociedad, marcándolos con el carácter de Esposa, de Víctima y de
Apóstol. Sor Josefa que poseía este espíritu en tal alto grado, fue
arraigada en él por su Maestro Divino. A la luz de Dios juzgó que
no podía establecerse punto de comparación entre todas las
gracias que recibía y las de la vocación, la dirección de la
obediencia y la seguridad de la Regla.
La señal prometida la dio, pues, en ella el Señor, día tras día,
hora tras hora, en el detalle de su vida religiosa, cuando el silencio
se hacía en torno suyo y cuando nadie sospechaba la suma de
generoso amor oculta bajo tanta oscuridad.
Mas hubo horas, días y hasta meses en los que su obediencia
y espíritu de deber, su valor y su sumisión a la Voluntad de Dios, su
fe y su abandono a la conducta divina llegaron hasta el heroísmo, y
¡cuántas veces los testigos de sus luchas y de sus sufrimientos
admiraron en aquella criatura tan sencilla, tan ignorante de sí
misma y tan fiel, la libertad y la omnipotencia de la gracia, poniendo
en el instrumento la marca de una virtud libre de engaño.
La historia de su vida iba a cerrarse, en fin, con el sello de
Dios: la muerte como El se la había predicho. Anunciada la primera
vez a Josefa por la Santísima Virgen en diciembre de 1921, el
tiempo y las circunstancias le fueron reveladas poco a poco por
Nuestro Señor en persona. Josefa advirtió a sus Superioras, bajo la
afirmación de la palabra divina, que no terminaría en la tierra los
os días del año 1923. En efecto, en la época que El había
señalado y de la manera fijada por El, el Dueño de la vida y de la
muerte vino, como El sólo puede hacerlo, a sellar con su Divina
Mano la Obra de su Corazón.

LOS DESIGNIOS DE AMOR
Yo obraré en ti.
Yo hablaré en ti.
Yo Me haré conocer por ti.
En cuanto Josefa Menéndez se ligó por los santos Votos al
Corazón Sagrado de Jesús, fue evidente que iba a ser entre sus
manos el Instrumento de un gran Designio de Amor. Ya repetidas
veces la había advertido el Señor de sus Divinos proyectos. «A
pesar de tu indignidad y miseria —le había dicho—, me serviré de ti
para realizar mis Designios.» Y concretando su pensamiento: «Te
quiero Apóstol de mi Bondad y Misericordia.» Y como Josefa
temblase ante esta elección divina: «Ama y nada temas —continuaba—,
Yo quiero lo que tú no quieres, pero puedo lo que tú no
puedes.» «Recuerda mis palabras y ten fe: El único deseo de mi
Corazón es aprisionarte y anegarte en mi amor, hacer de tu
pequeñez y flaqueza un canal de misericordia para muchas almas
que, por tu medio, se salvarán... Quiero servirme de ti, no por tus
méritos, sino para que se vea como mi poder se sirve de instrumentos
débiles y miserables.»
El 6 de agosto de 1922, algunas semanas después de
pronunciar los primeros Votos, al comenzar la Novena preparatoria
a la fiesta de la Asunción, Nuestro Señor se aparecía a Sor Josefa:
«Ven —le dijo reclinándola sobre su Corazón—. Ya estás
convencida de tu nada, ¿verdad? Pues, desde hoy, las palabras
que Yo te diga no se borrarán jamás.» Le dije cuánto temo que
ponga en mis manos su Obra de Amor, pues, a pesar de mis
buenos deseos, soy capaz de todo lo peor. De su Corazón salió un
fuego que me abrasaba. «¡Pequeña mía!¡Miseria de mi Corazón!
—me dijo con inmensa ternura—. Empieza mi obra agarrada de la
mano de mi Madre. ¿No te anima esto?»
Entonces, como descorriendo el velo del porvenir ante los ojos
de Josefa, postrada a sus pies, añadió: «Nada de lo que te diga se
ará jamás. Poco importa que seas tan miserable y pequeña: Yo
lo haré todo.»
Y después de una larga efusión de caridad terminó diciendo:
«Yo te enseñaré mis secretos de amor, y tú serás ejemplo vivo de
mi misericordia, pues si por ti, que eres miseria y nada, tengo tanta
predilección y te amo tanto, ¿qué haré con otras almas mucho más
generosas que tú?»
Desde este momento la Obra del Amor iba a revelarse y
desenvolverse. Parece que un doble fin puede resumir el plan y
permitir, como decía un día Nuestro Señor, «admirar todos los
detalles». Lo que se desprende ante todo de las enseñanzas de su
Corazón, de su conducta con Josefa y de las gracias que le concedió,
es el sello doctrinal que pone de relieve las bases y los
principios que orientan y sostienen nuestra fe. El Señor ha querido
recordarlos a las almas como en una divina Lección de Cosas.
En primer lugar, afirma el soberano Dominio del Creador
sobre su criatura y lo que exige de ella cuando a la dependencia de
su Voluntad y al abandono a la dirección de su Providencia: «No te
olvides —le dice— que tengo todo derecho sobre ti: Déjame hacer
de ti lo que Yo quiero.» Y estas palabras: «Déjame hacer». Déjame
obrar... Déjame disponer de ti... Déjame libertad en ti», vienen
continuamente a afirmar esta totalidad de sus derechos.
Al mismo tiempo la historia de Josefa es la de la Providencia,
que no se equivoca en sus caminos. «Deseo utilizar esa pequeñez
y que siendo muy pequeña te dejes guiar por mi mano paternal,
infinitamente fuerte. Que si hay algo bueno en ti no te lo atribuyas
nunca, porque los niños no saben ni pueden nada. Pero si son
dóciles y se abandonan, su padre los conduce sabiamente y con
prudencia.» Magnífica definición de la Fidelidad divina, que puede
decirnos siempre en cada encrucijada de nuestros caminos como
le decía a Josefa: «Jamás falto a mi palabra.»
Es también la Presencia de gracia en el interior del alma,
fundamento de su incorporación a la Vida divina, lo que el Señor
enseña y afirma: Estoy en ella—dice—, vivo en ella.» Me complazco
en hacerme Uno con ella.» Pero en cambio pide que no le deje
nunca solo, que le consulte en todo, que le pida todo y particularmente
que se revista de El y que desaparezca bajo su Vida.
«Cuánto más desaparezcas, más seré Yo tu vida.» ¿No es éste el
entario a la palabra de San Pablo: «Vivo Yo... mas no yo, sino
Cristo es quien vive en mí»?
Luego insiste sobre el Valor de esta unión vital con El, que
transforma las menores acciones y actividades humanas, revistiéndolas
del «oro sobrenatural» de sus méritos. ¡Cuántas veces Jesús
mostró a Josefa de un modo evidente lo que el Amor realizaba por
medio de sus acciones unidas a El!Así pretendía el Señor
reanimar en las almas la fe en esta verdad tan consoladora, pues
pone esta divina riqueza al alcance de todas. «Cuánto se animarán
las almas —le decía— viendo el fruto divino de su vida ordinaria.»
Y aquí tocamos el dogma que parece ser el nudo de estas
magníficas enseñanzas: el de la Participación de los méritos
infinitos de Jesucristo. Nuestro Señor recuerda sin cesar a Josefa
el poder concedido al alma bautizada sobre los tesoros de su
Redención. Si le pide que complete en ella lo que falta a su Pasión,
que repare por el mundo, que satisfaga a la Justicia del Eterno
Padre, es siempre con El, por El, en El. «Mi Corazón es vuestro,
tomadlo y reparad por El.» Entonces brotan de sus divinos labios
aquellas ofrendas todopoderosas sobre el Corazón de su Eterno
Padre, que Josefa recogía y que nos ha transmitido. «¡Padre
eterno!¡Padre misericordioso!¡Recibid la Sangre de vuestro Hijo!
¡Tomad sus llagas, recibid su Corazón por estas almas!Mirad su
cabeza traspasada de espinas. No permitáis que una vez más esta
Sangre sea inútil...»
«¡Oh, Padre eterno!Tened piedad de las almas y no olvidéis
que aún no ha llegado el tiempo de la Justicia, sino el de la Misericordia.»
La gran realidad de la Comunión de los Santos aparece, en
fin, como la trama de la vocación sobrenatural de Josefa y como el
fondo del cuadro sobre el que se desarrolla su vida. La Santísima
Virgen, Medianera de toda gracia y Madre de Misericordia, tiene su
sitio reservado en el centro de este intercambio de gracias y de
méritos entre los Santos del Cielo, las Almas del Purgatorio y las
que aun militan sobre la tierra. Josefa, miembro pequeñísimo del
Cuerpo Místico de Jesucristo, aprende de El la repercusión en el
mundo de las almas, de la fidelidad, del sacrificio, del sufrimiento y
de la oración.
Tan sólo un lugar queda excluido de la corriente de Amor que
brota del Corazón de Jesús: el Infierno. El dogma del Infierno,
tantas veces combatido o simplemente pasado en silencio e
ignorado de muchos de nuestros tiempos de fe deficiente, es
sacado divinamente a luz con claridad sobrenatural. ¿Quién podrá
dudar, por ejemplo, de la furia infernal contra Cristo y su Reino,
frente a las huellas de fuego impresas sobre los miembros y en los
vestidos de la débil criatura que Dios quiso oponer a las violencias
del Infierno?...
Pero sobre todas estas enseñanzas doctrinales que parecen
ya de gran valor, el Mensaje directo del Corazón de Jesús es un
Llamamiento de Amor y de Misericordia. Un día preguntaba Sor
Josefa a su Maestro: «Señor: No entiendo cuál es esta Obra que
me decís siempre.» «¿No sabes cuál es mi Obra? Pues, ¡es de
amor!... Quiero servirme de ti para dar a conocer más todavía la
misericordia y el amor de mi Corazón. Las palabras y deseos que
doy a conocer por tu medio excitarán el celo de muchas almas e
impedirán la pérdida de un gran número y comprenderán cada vez
más que la misericordia y el amor de mi Corazón son inagotables.
De cuando en cuando —decía en otra ocasión— necesito hacer
una llamada de amor. Sí, es verdad que no necesito de ti, pero
déjame, Esposa de mi Corazón, que por ti me manifieste una vez
más a las almas.»
Este gran designio de Amor, fue, en efecto, confiado a Josefa
a través de las comunicaciones celestiales que se sucedieron en
los dos últimos años de su vida. Las recibía generalmente en la
celdita a donde el Señor la llamaba. Allí, de rodillas, junto a la
Imagen de María Inmaculada, después de renovar sus Votos (acto
de obediencia que la preservó a menudo de los lazos del espíritu
de tinieblas), Josefa escribía, mientras El hablaba, los secretos de
su Maestro. Las páginas que siguen llevan a las almas algo de
estos secretos. Pero antes de abrirlas, una mirada de conjunto hará
comprender mejor el Plan divino de esta manifestación del Corazón
de Jesús.
Quiere reinar por un conocimiento más cierto de su Bondad,
de su Amor, de su Misericordia. Es el testimonio que El vino a
rendir a su Padre aquí en la tierra. Deus caritas est. Es lo que
quiere que los suyos sepan y digan de El.
Quiere por esta nueva efusión de su Corazón obtener, no sólo
la reciprocidad del Amor, sino también la respuesta de la Confianza,
que estima aun más porque es prueba del Amor más tierno y
fuente del Amor más generoso.
Quiere atraer y regenerar las almas por la fe en la Misericordiosa
Bondad, que el mundo no comprende suficientemente, y,
sobre todo, en la que no cree bastante.
Quiere que sus almas escogidas vuelvan a una seguridad más
estable en su Amor por el conocimiento profundo de su Sagrado
Corazón, cuyos rasgos quiere que revelen ellas a aquellos que los
desconocen o que los conocen poco.
Quiere que este Llamamiento vaya a despertar a las almas
dormidas, a levantar a las caídas, a saciar a las hambrientas..., y
todo esto hasta los últimos confines de la tierra... Y se expresa de
modo tan positivo, con tan ardiente deseo, que no se puede permanecer
insensible ante este abrasado Llamamiento del Amor.
Al mismo tiempo, recuerda a los suyos que en el orden
constante de la Providencia, sus planes dependen, en parte, de la
libre cooperación de las almas. Pide esta cooperación a todas
aquellas que comprenden el alcance de los Designios y el ardor de
sus Anhelos. «Así quiero que trabajen las almas escogidas cuando
conozcan mis deseos —decía el Señor—, con celo y con ardor, sin
perdonar trabajo ni retroceder ante el sufrimiento, con tal de
aumentar mi gloria y de reparar las ofensas del mundo.» Así es
como Josefa había comprendido esta Sed y esta Hambre divinas,
que consumieron su vida en tan poco tiempo.
El 19 de junio de 1923, durante la acción de gracias de la
Comunión, Nuestro Señor se había aparecido a su Esposa.
Ardientes llamas brotaban de su Corazón y respondiendo a la
súplica que le pedía se diese a conocer al mundo: «¡Josefa —le
dijo Jesús—, no temas!¿No sabes lo que sucede cuando se abre
un volcán? La fuerza de este fuego es tan grande que arranca las
montañas y las destruye, y se conoce que una fuerza irresistible ha
pasado por allí. Así, mis Palabras tendrán tal fuerza y mi gracia las
acompañará de tal manera, que las almas más obstinadas en el
mal serán vencidas por el amor.»
¡Ojala que esta Divina Promesa se realice ahora que, una vez
más, se abre el Corazón Sagrado de Jesús!

SEGUNDA PARTE
EL MENSAJE DEL CORAZON DE JESUS
Las páginas que siguen están sacadas de los escritos en que
Sor Josefa Menéndez anotaba en su lengua nativa castellana las
palabras recibidas de su Divino Maestro.

Quiero que el mundo conozca mi Corazón. Quiero que
conozcan mi amor. ¿Saben los hombres lo que he hecho por
ellos?... Quiero decirles que en vano buscan su felicidad fuera de
Mí: no la encontrarán...
Dirigiré mis llamadas a todos: religiosos y seglares, justos y
pecadores, sabios e ignorantes, gobernantes y súbditos. A todos
vengo a decirles: si buscáis felicidad, Yo lo soy. Si queréis riqueza,
Yo soy riqueza infinita. Si deseáis paz, Yo soy la Paz, Yo soy la
misericordia y el amor.
Quiero que mi amor sea el sol que ilumine y el calor que
caliente a todas las almas.
Quiero que el mundo entero me conozca como Dios de amor,
de perdón y de misericordia.
Quiero que el mundo lea que deseo perdonar y salvar. ¡Que
los más miserables no teman!... ¡Que los pecadores no huyan de
Mí... Que vengan todos, porque estoy siempre esperándolos como
un Padre, con los brazos abiertos para darles vida y felicidad.

* * *


* * *

Dios creó al hombre por amor, y le colocó en tal condición,
que nada podía faltar a su bienestar en la tierra, hasta que llegase
a alcanzar la felicidad eterna en la otra vida; para esto había de
someterse a la divina voluntad, observando las leyes sabias y
suaves impuestas por su Creador.
Mas el hombre, infiel a la ley de Dios, cometió el primer
pecado y contrajo así la grave enfermedad que había de conducirle
a la muerte.
El hombre, es decir, el padre y la madre de toda la humanidad
fueron los que pecaron; por consiguiente toda su posteridad se
manchó con la misma culpa. El género humano perdió así el derecho
que el mismo Dios le había concedido de poseer la felicidad
perfecta en el cielo; en adelante, el hombre padecerá, sufrirá,
morirá.
Dios no necesita para ser feliz, ni del hombre, ni de sus
servicios; se basta a sí mismo; su gloria es infinita; nada ni nadie
puede menoscabarla. Pero infinitamente poderoso es también
infinitamente bueno. ¿Dejará padecer y al fin morir al hombre creado
sólo por amor?
Esto no es propio de un Dios; antes al contrario, le dará otra
prueba de amor y frente a un mal de tanta gravedad pondrá un
remedio infinito. Una de las tres personas de la Santísima Trinidad
tomará la naturaleza humana y reparará divinamente el mal
ocasionado por el pecado.
El Padre entrega a su Hijo; Este sacrifica su gloria y la
compañía de su Peche, descendiendo a la tierra, no en calidad de
señor rico, de poderoso, sino en la condición de siervo, de pobre,
de niño.
La vida que llevó sobre la tierra todos le conocéis.

* * *

Bien sabéis que desde el primer instante de mi Encarnación
me sometí a todas las miserias de la naturaleza humana.
Pasé por toda clase de trabajos y de sufrimientos; desde niño
sentí el frío, el hambre, el dolor, el cansancio, el peso del trabajo,
de la persecución, de la pobreza
El amor me hizo escoger una vida oscura, como un pobre
obrero; más de una vez fui humillado, despreciado, tratado con
desdén como hijo de un carpintero. ¡Cuántos días, después de
soportar mi Padre adoptivo y Yo una jornada de rudo trabajo
apenas teníamos por la noche lo necesario para el sustento!¡Y así
pasé treinta años!
Más tarde, renunciando a los cuidados de mi Madre, me
dediqué a dar a conocer a mi Padre Celestial. A todos enseñé que
Dios es caridad.
Pasaba haciendo bien a los cuerpos y a las almas.
A los enfermos devolvía la salud, a los muertos la vida, a las
almas... ¡Oh, a las almas...!Les daba la libertad que habían perdido
por el pecado y les abría las puertas de su verdadera y eterna
patria, pues se acercaba el momento en que para rescatarlas el
Hijo de Dios iba a dar por ellas su sangre y su vida.
Y, ¿cómo iba a morir?... ¿Rodeado de sus discípulos?...
¿Aclamado como bienhechor?... No, almas queridas; ya sabéis que
el Hijo de Dios no quiso morir así. El que venía a derramar amor
fue víctima del odio. El que venía a dar libertad a los hombres fue
preso, maltratado, calumniado. El que venía a traerles la paz, es
blanco de la guerra más encarnizada. Sólo predicó la mutua caridad
y muere en la cruz entre ladrones. ¡Miradle pobre, despreciado,
despojado de todo!
¡Todo lo ha dado por la salud del hombre!
Así cumplió el fin por el cual dejó voluntariamente la bienaventuranza
que gozaba al lado de su Padre. El hombre estaba enfermo
y el Hijo de Dios bajó hasta él, y no sólo le devolvió la vide por su
muerte, sino que le dio también fuerzas y medios con qué trabajar y
adquirir la fortuna de su eterna felicidad.

* * *

¿Cómo ha correspondido el hombre a semejante favor? ¿Se
ofrece, a ejemplo del servidor, a trabajar por su dueño con fidelidad
y sin interés de retribución?
Preciso es distinguir las diferentes respuestas del hombre a
Dios.

* * *

Unos me han conocido verdaderamente, y movidos a
impulsos del amor, sienten vivos deseos de entregarse por
completo al servicio de mi Padre, sin ningún interés personal.
Preguntando qué podrían hacer para trabajar por su Señor
con más fruto, mi Padre les ha respondido: «Deja tu casa, tus
bienes, déjate a ti mismo y ven; haz cuanto yo te pida.»
Otros sintieron conmoverse su corazón ante lo que el Hijo de
Dios ha hecho por salvarlos y, llenos de buena voluntad se
presentan a El, buscando cómo podrán publicar la bondad de su
Señor y, sin abandonar sus propios intereses, trabajar por los de
Jesucristo.
A éstos mi Padre les ha dicho: Guardad la Ley que os ha dado
vuestro Dios y Señor. Guardad mis Mandamientos y, sin desviaros
a derecha ni a izquierda, vivid en la paz de mis fieles servidores.
Otros no han comprendido el amor con que su Dios los ama:
no les falta buena voluntad; viven bajo la ley, pero sin amor; siguen
la inclinación natural hacia el bien, que la gracia depositó en el
fondo de su corazón.
No son servidores voluntarios, pues que no se presentaron
nunca a recibir las órdenes de su Señor; pero como no tienen mala
voluntad, les basta, a veces, una invitación para prestarse gustosos
a los servicios que se les pide.
Otros, en fin, movidos más por interés que por amor, ejecutan
lo estrictamente necesario para merecer, al fin de la vida, la
recompensa de sus trabajos.
Pero... ¿Se han presentado todos los hombres para ofrecerse
al servicio de su Dios y Señor?... ¿Han conocido todos el amor
inmenso que tiene hacia ellos? ¿Saben agradecer cuanto
Jesucristo les ha dado? ¡Ah!, muchos lo ignoran; muchos,
conociéndolo, la desprecian.
A todos Jesucristo va a decirles una palabra de amor.

* * *

Hablaré primero a los que no me conocen: Sí; a vosotros,
hijos queridos, que desde vuestra tierna infancia habéis vivido lejos
uestro Padre. ¡Venid!Voy a deciros por qué no le conocéis y,
cuando sepáis quién es y qué Corazón tan amoroso tiene, no
podréis resistir a su amor.
Con frecuencia sucede que hijos que han vivido lejos de sus
padres, no los aman; mas cuando conocen la dulzura que encierra
el amor paterno y sus desvelos, llegan a amarlos con más ternura
aún que aquellos que nunca han salido de su hogar.
A las almas que no sólo no me aman, sino que me aborrecen
y me persiguen, preguntaré: ¿Por qué me odiáis así?... ¿Qué os he
hecho Yo, para que me persigáis de ese modo?...
¡Cuántas almas hay que nunca se han hecho esta preguntar Y
hoy, que se la hago Yo tendrán que responder: «No lo sé».
Yo responderé por ellas.

* * *

No me conociste cuando niño porque nadie te enseñó a
conocerme, y a medida que ibas creciendo en edad, crecían en ti
también las inclinaciones de la naturaleza viciada, el amor de los
placeres, el deseo de goces, de libertad, de riquezas.
Un día oíste decir que para vivir bajo mi Ley es preciso
soportar al prójimo, amarle, respetar sus derechos, sus bienes; que
es necesario someter las propias pasiones... y como vivías
entregado a tus caprichos, a tus malos hábitos, ignorando de qué
ley se trataba, protestaste diciendo:
¡No quiero más ley que mi gusto!¡Quiero gozar!¡Quiero ser
libre!
Así es como empezaste a odiarme, a perseguirme.
Pero Yo, que soy tu Padre, te amo con amor infinito y,
mientras te rebelabas ciegamente y persistías en el afán de
destruirme, mi Corazón se llenaba más y más de ternura hacia ti.
Así transcurrieron un año, dos, tres, tantos cuantos sabes que
has vivido de ese modo.
Hoy no puedo contener por más tiempo el impulso de mi amor
y, al ver que vives en continua guerra contra quien tanto te ama;
vengo a decirte Yo mismo quién soy.

* * *

Hijo querido: Yo soy Jesús, y este nombre quiere decir
Salvador. Por eso mis manos están traspasadas por los clavos que
me sujetaron a la cruz, en la cual he muerto por tu amor. Mis pies
llevan las mismas señales y mi Corazón está abierto por la lanza,
que introdujeron en él después de mi muerte.
Así vengo a ti, para enseñarte quién soy y cuál es mi ley.
Soy tu Dios y tu Padre. ¡Tu Creador y tu Salvador!... Tú eres
mi criatura, mi hijo y mi redimido, porque al precio de mi Sangre y
de mi vida te rescaté de la tiranía de la esclavitud del pecado.
Tienes un alma grande, inmortal, creada para gozar eternamente;
posees una voluntad capaz de obrar el bien y un corazón
que necesita amar y ser amado.
Si buscas alimentar este amor de cosas terrenas y pasajeras,
nunca lo saciarás. Tendrás siempre, hambre, vivirás en perpetua
guerra contigo mismo, triste, inquieto, turbado.
Si eres pobre y tienes que trabajar para ganar el sustento, las
miserias de la vida te llenarán de amargura. Sentirás odio contra
tus amos y quizá, si pudieras, destruirías sus bienes, para reducirlos
a vivir como tú, sujetos a la ley del trabajo. Experimentarás
cansancio, rebeldía y desesperación, pues la vida es triste y al fin
has de morir.
Sí, mirando naturalmente, todo eso es triste. Pero Yo vengo a
mostrarte la vida como es en realidad, no como tú la ves.
Aunque seas pobre y tengas que ganarte tu sustento y el de tu
familia, aunque te veas sujeto a un amo, no eres esclavo. Fuiste
creado para ser libre.
Si vas buscando amor y no logras satisfacer tus ansias, es
porque fuiste creado para amar no lo temporal, sino lo eterno.
Esa familia que amas, por la que te afanas en procurar su
subsistencia, su bienestar y su felicidad en la tierra, debes amarla
sin olvidar que un día tendrás que separarte de ella, aunque no
para siempre.
Ese dueño a quien sirves y para quien trabajas, debes amarle,
respetarle, cuidar de sus intereses y procurar aumentárselos con tu
trabajo y con tu fidelidad; mas ten presente que sólo será tu señor
unos cuantos años, pues esta vida pasa pronto y conduce a la
otra que no acabará jamás y que será feliz.
Tu alma, creada por un padre que te ama, no con un amor
cualquiera sino con un amor eterno e infinito, irá al lugar de eterna
dicha que este, Padre te prepara.
Allí encontrarás el amor que responderá a tus anhelos.
Allí vivirás la verdadera vida, de la que no es más que una
sombra que pasa esta de la tierra: el cielo no pasará jamás.
Allí el trabajo que hiciste y soportaste en le tierra será
recompensado
Allí encontrarás a la familia que tanto amabas y por la que
derramaste el sudor de tu frente: Allí te unirás con tu Padre, con tu
Dios. ¡Si supieras qué felicidad te espera!...

* * *

Quizá al oír esto dirás: —¡Yo no tengo fe!No creo en la otra
vida.
¿No tienes fe?... ¿No crees en Mí?... Pues si no crees en Mí,
¿por qué me persigues?... ¿Por qué declaras la guerra a los míos?
¿Por qué te rebelas contra mis leyes?... Y puesto que reclamas
libertad para ti, ¿por qué no la dejas a los demás?...
¿No crees en la vida eterna?... Dime, ¿vives feliz aquí
abajo?... Bien sabes que necesitas algo que no encuentras en la
tierra.
Si encuentras el placer que buscas, no te satisface.
Si alcanzas las riquezas que deseas, no bastan.
El cariño que anhelas, al fin, te causa hastío.
¡No!Lo que necesitas, no lo encontrarás acá... Necesitas paz;
no la paz del mundo, si no la de los hijos de Dios. Y, ¿cómo la
hallarás en la rebelión?
Yo te diré dónde serás feliz, dónde hallarás la paz, dónde
apagarás esa sed que hace tanto tiempo te devora... No te asustes
al oírme decir que la encontrarás en el cumplimiento de mi ley.
Ni te rebeles al oír hablar de ley, pues no es ley de tiranía sino
de amor.
Si, mi ley es de amor, porque soy tu Padre.

* * *

Ya sabes que en el ejército debe haber disciplina y en toda
familia bien ordenada, un reglamento. Así, en la gran familia de
Jesucristo hay también una ley, pero llena de suavidad y de amor.
Vengo a enseñarte lo que es mi ley y lo que es mi Corazón
que te la da, este Corazón al que no conoces y al que tantas veces
persigues. Tú me buscas para darme la muerte y Yo te busco para
darte la vida. ¿Cuál de los dos triunfará? ¿Será tu corazón tan duro
que resista al que ha dado su propia vida y su amor.
En la familia los hijos llevan el apellido de su padre; así se les
reconoce.
Del mismo modo mis hijos llevan el nombre de cristianos, que
se les da al administrarles el Bautismo. Has recibido este nombre,
eres hijo mío y como tal tienes derecho a todos los bienes de tu
Padre.
Sé que no me conoces, que no me amas, antes por el contrario,
me odias y me persigues. Pero Yo, te amo con amor infinito y
quiero darte parte en la herencia a la que tienes derecho.
Escucha, pues, lo que debes hacer para adquirirla: creer en mi
amor y en mi misericordia. Tú me has ofendido, Yo te perdono.
Tú me has perseguido, Yo te amo.
Tú me has herido de palabra y de obra, Yo quiero hacerte bien
y abrirte mis tesoros.
No creas que ignoro cómo has vivido hasta aquí; sé que has
despreciado mis gracias, y tal vez profanado mis Sacramentos.
Pero te perdono.

* * *

Y desde ahora si quieres vivir feliz en la tierra y asegurar tu
eternidad, haz lo que voy a decirte.
¿Eres pobre? Cumple con sumisión el trabajo a que estás
obligado sabiendo que Yo viví treinta años sometido a la misma ley
que tú, porque era también pobre, muy pobre.
No veas en tus amos unos tiranos. No alimentes sentimientos
de odio hacia ellos; no les desees mal; haz cuanto puedas para
acrecentar sus intereses y sé fiel.
¿Eres rico? ¿Tienes a tu cargo obreros, servidores? No los
explotes. Remunera justamente su trabajo; ámalos, trátalos con
dulzura y con bondad. Si tú tienes un alma inmortal, ellos también.
No olvides que los bienes que se te han dado no son únicamente
para tu bienestar y recreo, sino para que, administrándolos con
prudencia, puedas ejercer la caridad con el prójimo.
Cuando ricos y pobres hayáis acatado la ley del trabajo,
reconoced con humildad la existencia de un Ser que está sobre
todo lo creado y que es al mismo tiempo vuestro Padre y vuestro
Dios.
Como Dios, exige que cumpláis su divina ley.
Como padre os pide que os sometáis a sus mandamientos.
Así, cuando hayáis consagrado toda la semana al trabajo, a los
negocios y aun a lícitos recreos, pide que le deis siquiera media
hora, para cumplir «su precepto». ¿Es exigir demasiado?
Id, pues, a su casa, a la Iglesia, donde El os espera de día y
de noche: el domingo y los días festivos dadle media hora
asistiendo al misterio de amor y de misericordia, a la Santa Misa.
Allí habladle de todo cuanto os interesa, de vuestros hijos, de
la familia, de los negocios, de vuestros deseos, dificultades y sufrimientos.
¿Si supierais con cuánto amor os escucha!
Me dirás, quizá: —Yo no sé oír Misa, ¡hace tantos años que
no he pisado la iglesia!— No te apures por esto. Ven; pasa esa
media hora a mis pies, sencillamente. Deja que tu conciencia te
diga lo que debes hacer; no cierres los oídos a su voz. Abre con
humildad tu alma a la gracia, ella te hablará y obrará en ti, indicandote
cómo debes portarte en cada momento, en cada circunstancia
de tu vida; con la familia, en los negocios; de qué modo tienes que
educar a tus hijos, amar a tus inferiores, respetar a tus superiores.
Te dirá, tal vez, que es preciso abandones tal empresa, tal negocio,
que rompas aquella amistad... Que te alejes con energía de aquella
reunión peligrosa... Te indicará que a tal persona, la odias sin
motivo, y, en cambio, debe dejar el trato de otra que amas y cuyos
consejos no debes seguir.
Comienza a hacerlo así, y verás, cómo, poco a poco, la
cadena de mis gracias se va extendiendo; pues en el bien como en
el mal, una vez que se empiezan las obras se suceden unas a
otras, como los eslabones de una cadena. Si hoy dejas que la
gracia te hable y obre en ti, mañana la oirás mejor; después mejor;
después mejor aún, y así de día en día la luz irá creciendo: tendrás
paz y te prepararás tu felicidad eterna.

* * *

Porque el hombre no ha sido creado para permanecer en la
tierra; está hecho para el cielo. Siendo inmortal, debe vivir no para
lo que muere, sino para lo que durará siempre.
Juventud, riqueza, sabiduría, gloria humana, todo esto pasa,
se acaba... Sólo Dios subsiste eternamente..., y las buenas obras
hechas por El es lo único que perdura y que te seguirá a la otra
vida.
El mundo y la sociedad, están llenos de odio y viven en
continuas luchas, un pueblo contra otro pueblo, unas naciones
contra otras, y los individuos entre sí, porque el fundamento sólido
de la fe ha desaparecido de la tierra casi por completo.
Si la fe se reanima el mundo recobrará la paz y reinará la
caridad.
La fe no perjudica ni se opone a la civilización ni al progreso,
antes al contrario, cuando más arraigada está en los hombres y en
los pueblos, más se acrecienta en ellos la ciencia y el saber,
porque Dios es la sabiduría infinita. Mas donde no existe la fe
desaparece la paz, y con ella la civilización y el verdadero
progreso, introduciéndose en su lugar la confusión de ideas, la
división de partidos, la lucha de clases, y en los individuos, la
rebeldía de las pasiones contra el deber, perdiendo así el hombre
la dignidad, que constituye su verdadera nobleza.
Dejaos convencer por la fe y seréis grandes; dejaos dominar
por la fe y seréis libres. Vivid según la fe y no moriréis eternamente.

* * *

Que todos los hombres sepan cómo mi amor los busca, los
desea, los espera para colmarlos de felicidad.
Yo voy tras los pecadores, como la Justicia tras los criminales;
pero la Justicia los busca para castigarlos, y Yo para perdonarlos.
Quiero perdonar. Quiero reinar.
Quiero perdonar a las almas, y a las naciones; quiero reinar
en las almas, en las naciones, en el mundo entero.
Para borrar la ingratitud, derramaré un torrente de
misericordias.
Para reinar, empezaré por hacer misericordia, porque mi reino
es de paz y de amor. Yo soy la sabiduría y la felicidad.
Yo soy el Amor y la Misericordia.

UNA LLAMADA A LAS ALMAS 5

 
Quiero que las almas crean en mi
Misericordia, que lo esperen todo de mi
Bondad, que no duden nunca de mi
Perdón.
Yo soy el amor. Mi Corazón no puede contener la llama que
constantemente le devora.
Yo amo a las almas hasta tal punto, que he dado la vida por
ellas.
Por su amor he querido quedarme prisionero en el Sagrario, y
hace veinte siglos que permanezco allí noche y día, oculto bajo las
especies de pan, escondido en la hostia, soportando, por amor, el
olvido, la soledad, los desprecios, blasfemias, ultrajes y sacrilegios.
El amor a las almas me impulsó a dejarles el sacramento de la
Penitencia, para perdonarles, no una vez ni dos, sino cuantas
veces necesiten recobrar la gracia. Allí las estoy esperando; allí
deseo que vengan a lavarse de sus culpas, no con agua sino con
mi propia Sangre.
En el transcurso de los siglos, he revelado de diferentes
modos mi amor a los hombres y el deseo que me consume de su
salvación. Les he dado conocer mi propio Corazón. Esta devoción
ha sido como una luz que ha iluminado al mundo y hoy es el medio
de que se valen para mover los corazones la mayor parte de los
que trabajan por extender mi Reino.

* * *

Ahora quiero algo más; sí, en retorno del amor que tengo a las
almas, les pido que ellas me devuelvan amor; pero no es éste mi
único deseo; quiero que crean en mi misericordia, que lo esperen
todo de mi bondad, que no duden nunca de mi perdón.

5 Este Mensaje está sacado de las comunicaciones que Sor Josefa recibió en
varias veces, durante los últimos meses de los años 1922 y 1923.
Soy Dios, pero Dios de Amor. Soy Padre, pero Padre que ama
con ternura, no con severidad. Mi Corazón es infinitamente santo,
pero también infinitamente sabio; conoce la fragilidad y miseria
humana, y se inclina hacia los pobres pecadores con misericordia
infinita.
Sí, amo a las almas después que han cometido el primer
pecado si vienen a pedirme humildemente perdón... Las amo
después de llorar el segundo pecado, ¡y si esto se repite no un
millar de veces, sino un millón de millares, las amo, las perdono, y
lavo con mi misma Sangre el último pecado como el primero!
No me canso de las almas y mi Corazón está siempre
esperando que vengan a refugiarse en Mí. Tanto más cuanto más
miserables sean.
¿Acaso no tiene un padre más cuidado del hijo enfermo que
de los que gozan de buena salud? ¿No es verdad que para aquél
es mucho mayor su ternura y solicitud? De la misma manera, mi
Corazón derrama con más largueza su ternura y compasión sobre
los pecadores que sobre los justos.
Esto es lo que quiero explicar a las almas; Yo enseñaré a los
pecadores que la misericordia de mi Corazón es inagotable; a las
almas frías e indiferentes, que mi Corazón es fuego y fuego que
desea abrasarlas porque las ama; a las almas piadosas y buenas,
que mi Corazón es el camino para avanzar en la perfección y por él
llegarán con seguridad al término de la bienaventuranza. Por
último, a las almas que me están consagradas, a los sacerdotes, a
los religiosos, mis almas escogidas y preferidas, les pediré una vez
más, que me den su amor y no duden nunca del mío; pero, sobre
todo, que me den su confianza y no duden de mi misericordia. ¡Es
tan fácil esperarlo todo de mi Corazón!
Yo daré a conocer que mi obra se funda sobre la nada y la
miseria; éste es el primer eslabón de la cadena de amor que
preparo a las almas desde toda la eternidad.
Haré que las almas conozcan hasta qué punto las ama y
perdona mi Corazón. Penetro el fondo de las almas, sus deseos de
darme gusto, de consolarme y de glorificarme: y el acto de
humildad que sus faltas les obligan a hacer, viéndose tan débiles,
es precisamente lo que consuela y glorifica mi Corazón. No importa
que las almas sean débiles, Yo suplo lo que les falta.
Les daré a conocer cómo su misma debilidad puede servirme
para dar vida a muchas almas que la han perdido.
Daré a conocer que la medida de mi amor y de mi misericordia
para con las almas caídas, no tiene límites... Deseo perdonar...
Descanso perdonando... Siempre estoy esperándolas con amor...

* * *

¡Que no se desanimen!... ¡Que vengan!... ¡Que se echen sin
temor en mi brazos!... ¡Soy su Padre!...
Muchas almas no comprenden cuánto pueden hacer para
atraer a mi Corazón a las otras almas que están sumidas en un
abismo de ignorancia y no saben cómo deseo que se acerquen a
Mí para darles vida... La verdadera vida.
Yo te enseñaré mis secretos de amor y tú serás ejemplo vivo
de mi misericordia, pues si por ti, que eres miseria y nada, tengo
tanta predilección y te amo tanto, ¿que haré por otras almas mucho
más generosas que tú?
Como no eres nada, ven..., entra en mi Corazón...; a la nada
le es fácil entrar y perderse en este abismo de amor... Así iré
consumiendo tu pequeñez y tu miseria... Yo obraré en ti... Hablaré
por ti... Me haré conocer por ti...
¡Cuántas almas encontrarán la vida en mis palabras!¡Cuántas
cobrarán ánimo al ver el fruto de sus trabajos!Un actito de generosidad,
de paciencia, de pobreza, puede ser un tesoro que gane
para mi Corazón gran número de almas. Yo no miro la acción, miro
la intención. El acto más pequeño hecho por amor, ¡adquiere tanto
mérito y puede darme tanto consuelo!... Mi Corazón da valor divino
a esas cosas tan pequeñas. Lo que Yo quiero es amor. No busco
más que amor. No pido más que amor. El alma que sabe hacer de
su vida una continua unión con la mía, me glorifica mucho y trabaja
útilmente en bien de las almas. Está por ejemplo, ejecutando una
acción que en sí misma no vale mucho, pero la empapa en mi
Sangre o la une a aquella acción hecha por Mí durante mi vida
mortal, el fruto que logra para las almas es tan grande o mayor
quizá que si hubiera predicado al universo entero, y esto, sea que
estudie o que hable, que escriba, ore, barra, cosa o descanse; con
tal que la acción reúna dos condiciones: primera, que esté
nada por la obediencia o por el deber no por el capricho;
segunda, que se haga en íntima unión conmigo, cubriéndola con mi
Sangre y con gran pureza de intención.
¡Cuánto deseo que las almas comprendan esto!¡Que no es la
acción lo que tiene en sí valor, sino la intención y el grado de unión
con que se hace!Barriendo y trabajando en el taller de Nazaret, di
tanta gloria a mi Eterno Padre como cuando prediqué durante mi
vida pública.
Hay muchas almas que a los ojos del mundo tienen un cargo
elevado, y en él dan grande gloria a mi Corazón, es cierto, pero
tengo muchas otras que, escondidas y en humildes trabajos, son
obreras muy útiles a mi viña, porque es el amor el que las mueve y
saben envolver en oro sobrenatural las acciones más pequeñas,
empapándolas en mi Sangre.
Si desde por la mañana se unen a Mí y ofrecen el día con
ardiente deseo de que mi Corazón se sirva de sus acciones para
provecho de las almas, y van, hora por hora y momento por
momento, cumpliendo por amor con su deber, ¡qué tesoros adquieren
en un día!... ¡Yo les iré descubriendo más y más mi amor!... ¡Es
inagotable!... ¡Y es tan fácil al alma que ama dejarse guiar por el
amor!

* * *

Escribe aún para las almas que amo:
Quiero que entiendan bien el deseo que me consume de su
perfección y cómo esta perfección consiste en hacer en íntima
unión conmigo las acciones comunes y ordinarias. Si mis almas lo
comprenden bien, pueden divinizar sus obras y su vida, y ¡cuánto
vale un día de vida divina!
Cuando un alma arde en deseos de amar, no hay para ella
cosa difícil; mas cuando se encuentra fría y desalentada, todo se le
hace arduo y penoso... Que venga entonces a cobrar fuerzas en mi
Corazón... Que me ofrezca su abatimiento, que lo una al ardor que
me consume y que tenga la seguridad de que un día así empleado,
será de incomparable precio para las almas. ¡Mi Corazón conoce
todas las miserias humanas y tiene gran compasión de ellas!
No deseo tan sólo que las almas se unan a Mí de una manera
general, quiero que esta unión sea constante, íntima como es la
unión de los que se aman y viven juntos; que aun cuando siempre
no están hablando, se miran y se guardan mutuas delicadezas y
atenciones de amor.
Si el alma está en paz y en consuelo, le es fácil pensar en Mí,
pero si está en desolación o angustia, que no tema. ¡Me basta una
mirada!... La entiendo, y con sólo esta mirada alcanzará que mi
Corazón la colme de las más tiernas delicadezas.
Yo iré diciendo a las almas cómo las ama mi Corazón: quiero
que me conozcan bien y así me hagan conocer aquellas que mi
amor les confíe.
Deseo con ardor que todas las almas fijen en Mí los ojos para
no apartarlos ya más, que no haya entre ellas medianías cuyo
origen, la mayor parte de las veces, es una falsa comprensión de
mi amor. No; amar a mi Corazón no es difícil ni duro; es fácil y
suave. Para llegar a un alto grado de amor no hay que hacer cosas
extraordinarias; pureza de intención en la acción más pequeña
como en la más grande; unión íntima con mi Corazón y el amor
hará lo demás.
Mi Corazón no es solamente un abismo de amor, es también
un abismo de misericordia; y conociendo todas las miserias del
corazón humano, de las que no están exentas las almas que más
amo, he querido que sus acciones, por pequeñas que sean en sí,
puedan por Mí alcanzar un valor infinito, en provecho de los
pecadores y de las almas que necesitan ayuda.
No todas pueden predicar ni ir a evangelizar en países
salvajes. Pero todas, sí, todas pueden hacer conocer y amar a mi
Corazón, todas pueden ayudarse mutuamente y aumentar el
número de los escogidos, evitando que muchísimas almas se
pierdan eternamente, y todo esto por efecto de mi amor y de mi
misericordia; cuando un alma tiene generosidad bastante para
darme gusto en todo lo que le pido, recoge un gran tesoro para sí y
para las almas, y aparta a muchas del camino de la perdición.
Las almas que mi Corazón escoge están encargadas de
distribuir al mundo mis gracias por medio de su amor y de sus
sacrificios. Sí, el mundo está lleno de peligros... ¡Cuántas almas
arrastradas al mal, necesitan de una ayuda constante, ya visible ya
ble. ¡Ay!, lo repito: ¿Se dan cuenta mis almas escogidas de
cuánto bien se privan y privan a las almas, por falta de
generosidad? Ofrece tu vida, aunque sea imperfecta, para que
todas entiendan qué misión tan hermosa pueden realizar, con sus
obras ordinarias, con su trabajo cotidiano.
Que sepan a qué grado de intimidad las llamo, y cómo quiero
que sean celadoras de mi gloria y de mis intereses; hay muchas
que lo comprenden, pero otras no lo saben bastante...
Mi amor transforma sus menores acciones dándoles un valor
infinito. Pero va todavía más lejos: mi Corazón ama tan tiernamente
a las almas, que se sirve aun de sus miserias y debilidades y
muchas veces hasta de sus mismas faltas para la salvación de
otras almas.
Efectivamente, el alma que se ve llena de miserias, no se
atribuye a sí misma nada bueno y sus flaquezas la obligan a
revestirse de cierta humildad que no tendría si se encontrase
menos imperfecta.
Así, cuando en su trabajo o en su cargo apostólico se siente
incapaz y hasta experimenta repugnancia para dirigir a las almas
hacia una perfección que ella no tiene, se ve como forzada a
anonadarse; y si conociéndose a sí misma recurre a Mí, me pide
perdón de su poco esfuerzo e implora de mi Corazón valor y
fortaleza... ¡Ah!, entonces, ¡no sabe esta alma con cuánto amor se
fijan en ella mis ojos, y cuán fecundos hago sus trabajos!...
Hay otras almas que son poco generosas para realizar con
constancia los esfuerzos y sacrificios cotidianos. Pasan su vida
haciendo promesas, sin llegar nunca a cumplirlas.
Aquí hay que distinguir; si esas almas se acostumbran a
prometer, pero no se imponen la menor violencia ni hacen nada
que pruebe su abnegación ni su amor, les diré esta palabra:
¡Cuidado; no prenda el fuego de toda esa paja que habéis amontonado
en los graneros o que el viento no se la lleve en un instante!...
Hay otras almas, y a ellas me refiero, que al empezar el día
llenas de buena voluntad, y con gran deseo de mostrarme su amor,
me prometen abnegación y generosidad en esta o aquella circunstancia,
y cuando llega la ocasión su carácter, su salud, el amor
propio, les impide realizar lo que con tanta sinceridad prometieron
s antes. Sin embargo, reconocen su falta, se humillan, piden
perdón, vuelven a prometer. ¡Ay!, que estas almas sepan que me
han agradado tanto como si nunca me hubiesen ofendido6.
No me importan las miserias, lo que quiero es amor. No me
importan las flaquezas, lo que quiero es confianza.
El amor todo lo transforma y diviniza y la misericordia todo lo
perdona. Mi Corazón es todo amor y el fuego que me abrasa
consume todas las miserias.
¡Quiero perdonar!¡Quiero reinar!...
Deseo derramar mi paz por todas las partes del mundo. Este
es el fin que quiero realizar, esta es mi Obra de Amor.
Para reparar las ofensas de los hombres, elegiré víctimas que
alcancen el perdón...; sí, el mundo está lleno de almas que desean
complacerme... Aun hay almas generosas que me dan cuanto
tienen, para que me sirva de ello según mi deseo y voluntad.

* * *

Quiero conquistar los corazones por la fuerza de mi amor.
Quiero que las almas se dejen penetrar por la verdadera luz.
Quiero que los niños, esos corazones inocentes, que no me
conocen y crecen en el hielo de la indiferencia, ignorando lo que
vale su alma... Sí, quiero que esas almitas que son mis delicias,
encuentren un asilo donde les enseñen a conocerme y donde
crezcan en el temor de mi ley y en el amor de mi Corazón.
Mi deseo es el que seáis el combustible de este fuego que
quiero derramar sobre la tierra, porque de nada sirve encender la
llama si no hay con qué alimentarla. Por eso quiero formar una
cadena de almas encendidas en el amor, en ese amor que se
confía y lo espera todo de mi Corazón, a fin de que, inflamadas
ellas, lo comuniquen al mundo entero.

6 Nuestro Señor distingue aquí bien claramente entre las faltas veniales de
costumbre consentidas o no combatidas, y las que son solo faltas de
fragilidad, pero reparadas.
Expresa por estas palabras que la reacción voluntaria le consuela más que lo
que el alma le ofendió por su fragilidad. Efectivamente, el acto de humildad,
de confianza y de generosidad que supone la reparación exige una voluntad
constante y plena que no existe, sino parcialmente, en la falta de fragilidad.

* * *

No penséis que voy a hablaros de otra cosa que de la Cruz.
Por ella he salvado a los hombres, por ella quiero atraerlos
ahora a la verdad de la fe y al camino del amor.
Os manifestaré mis deseos: He salvado al mundo desde la
Cruz, o sea, por medio del sufrimiento.
Ya sabéis que el pecado es una ofensa infinita; por eso os
pido que ofrezcáis vuestros trabajos y sufrimientos, unidos a los
méritos infinitos de mi Corazón.
Inculcad a las almas, con quienes estéis en contacto, el amor
y la confianza... Empapadlas en amor, en confianza, en la bondad y
misericordia de mi Corazón. Y cuando tengáis ocasión de darme a
conocer decidles que no me teman porque soy Dios de Amor.

* * *

Tres cosas especiales os pido:
1ª El ejercicio de la Hora Santa; por él se hace a Dios Padre
reparación infinita, en unión y por medio de Jesucristo su Divino
Hijo.
2ª La devoción de los Cinco Padrenuestros a mis llagas, pues
por ellas ha recibido el mundo la salvación.
3ª En fin, la unión constante, o sea, el ofrecimiento cotidiano
de los méritos de mi Corazón, porque así lograréis que vuestras
acciones tengan valor infinito.
Valerse continuamente de mi Sangre, de mi vida, de mi
Corazón; confiar incesantemente y sin temor en mi Corazón; he
aquí un secreto desconocido para muchas almas... Quiero lo
conozcáis y que sepáis aprovecharlo.

* * *

Ahora quiero hablar a mis almas consagradas, para que
puedan darme a conocer a los pecadores y al mundo entero.
Muchas no saben aún penetrar mis sentimientos, me tratan
como a alguien con quien no se tienen confianza y que vive lejos
llas. Quiero que aviven su fe y su amor y que su vida sea de
confianza y de intimidad con Aquel a quien aman y que las ama.
De ordinario el hijo mayor es el que mejor conoce los sentimientos
y los secretos de su padre; en él deposita su confianza
más que en los otros que siendo más pequeños, no son capaces
de interesarse en las cosas serias y no fijan la atención sino en las
superficiales; si el padre muere, es el hijo mayor el que transmite a
sus hermanos menores los deseos y la última voluntad del padre...
En mi iglesia hay también hijos mayores; son las almas que yo
me he escogido. Consagradas por el sacerdocio o por los votos
religiosos, viven más cerca de Mí y Yo les confío mis secretos...
Ellas, son, por su ministerio o por su vocación, las encargadas de
velar sobre mis hijos más pequeños, sus hermanos; y unas veces
directa, otras indirectamente, de guiarlos, instruirlos y comunicarle
mis deseos.
Si esas almas escogidas me conocen bien, fácilmente podrán
darme a conocer, y si me aman podrán hacerme amar... Pero,
¿cómo enseñarán a las demás si ellas me conocen poco...? Ahora
bien; Yo pregunto: ¿es posible amar de veras a quien apenas se
conoce?... ¿Se puede hablar íntimamente con aquel de quien
vivimos alejados o en quien no confiamos bastante?...
Esto es, precisamente, lo que quiero recordar mis almas
escogidas..., nada nuevo, sin duda, pe ¿no necesitan reanimar la
fe, el amor, la confianza?
Quiero que me traten con más intimidad, que me busquen en
ellas, dentro de ellas mismas, pues ya saben que el alma en gracia
es morada del Espíritu Santo; y, allí, que me vean como soy, es
decir, como Dios, pero Dios de amor... Que tengan más amor que
temor, que sepan que Yo las amo y que no lo duden; pues hay
muchas que saben que las escogí porque las amo, pero cuando
sus miserias y sus faltas las agobian, se entristecen creyendo no
les tengo ya el mismo amor que antes.
Estas almas no me conocen; no han comprendido lo que es
mi Divino Corazón..., porque precisamente sus miserias y sus faltas
son las que inclinan hacia ellas mi bondad. Si reconocen su impotencia
y su debilidad, y se humillan y vienen a Mí llenas de
confianza, me glorifican mucho más que antes de haber caído.
Lo mismo sucede cuando me piden algo para sí o para los
demás..., si vacilan, si dudan de Mí, no honran a mi Corazón.
Cuando el Centurión vino a pedirme que curase a su criado,
me dijo con gran humildad: «Yo no soy digno de que Vos vengáis a
mi casa»; mas, lleno de fe y de confianza, añadió: «Pero Señor,
decid sólo una palabra y mi criado quedará curado...» Este hombre
conocía mi Corazón, sabía que no puedo resistir a las súplicas del
alma que todo lo espera de Mí. Este hombre me glorificó mucho,
porque a la humildad añadió firme y entera confianza. Sí, este
hombre conocía mi Corazón y, sin embargo, no me había
manifestado a él como me manifiesto a mis almas escogidas.
Por medio de la confianza, obtendrán copiosísimas gracias
para sí mismas y para otras almas. Quiero que profundicen esta
verdad porque deseo que revelen los caracteres de mi Corazón a
las pobres almas que no me conocen.
Entre las almas que me están consagradas hay pocas que
tengan verdadera fe y confianza en Mí, porque son pocas las que
viven en unión íntima conmigo.
Quiero que sepan cuándo deseo que cobren nuevo aliento y
se renueven en esta vida de unión y de intimidad... Que no se
contenten con hablarme en la iglesia; ante el Sagrario —es verdad,
que allí estoy—, pero también vivo en ellas, dentro de ellas y me
deleito en identificarme con ellas.
Que me hablen de todo: que todo me lo consulten; que me lo
pidan todo. Vivo en ellas para ser su vida y habito en ellas para ser
su fuerza. Allí en el interior de su alma, las veo, las oigo y las amo,
¡y espero correspondencia al amor que les tengo!
Hay muchas almas que por la mañana hacen oración, pero es
más una fórmula que una entrevista de amor. Luego oyen o
celebran Misa, me reciben en la Comunión y, cuando salen de la
Iglesia, se absorben en sus quehaceres, hasta tal punto, que
apenas me vuelven a dirigir una palabra.
En esta alma estoy como en un desierto. No me habla, no me
pide nada y ocurre, muchas veces, que si necesita consuelo, antes
lo pedirá a una criatura, a quien tiene que ir a buscar, que a Mí que
soy su Creador, que vivo y estoy en ella. ¿No es esto falta de
unión, falta de vida interior, o lo que es lo mismo, falta de amor?

* * *

También quiero recordar a las almas consagradas, que las
escogí de un modo especial para que, viviendo en íntima unión
conmigo me consuelen y reparen por los que me ofenden. Quiero
recordarles que están obligadas a estudiar mi Corazón para
participar de sus sentimientos y poner por obra sus deseos en
cuanto les sea posible.
Cuando un hombre trabaja en campo propio, pone empeño en
arrancar todas las malas hierbas que brotan en él y no ahorra
trabajo ni fatiga hasta conseguirlo. Así quiero que trabajen las
almas escogidas cuando conozcan mis deseos; con celo y con
ardor, sin perdonar trabajo ni retroceder ante el sufrimiento, con tal
de aumentar mi gloria y de reparar las ofensas del mundo.

* * *

Escribe, pues, para mis almas consagradas, mis sacerdotes,
mis religiosos y religiosas; todos están llamados a una íntima unión
conmigo, a vivir a mi lado, a conocer mis deseos, a participar de
mis alegrías, de mis tristezas.
Ellas están obligadas a trabajar en mis intereses, sin perdonar
esfuerzo ni sufrimiento.
Ellas, sabiendo que tantas almas me ofenden, deben reparar
con sus oraciones, trabajos y penitencias.
Ellas, sobre todo, deben estrechar su unión conmigo y no
dejarme solo. Esto no lo entienden muchas almas. Olvidan que a
ellas corresponde hacerme compañía y consolarme.
Ellas han de formar una liga de amor que, reuniéndose en
torno de mi Corazón, implore para las almas luz y perdón.
Y cuando, penetradas de dolor por las ofensas que recibo de
todas partes, ellas, mis almas escogidas, me pidan perdón y se
ofrezcan para reparar y para trabajar en mi Obra, que tengan
entera confianza, pues no puedo resistir a sus súplicas, y las
despacharé del modo más favorable.
Que todas se apliquen a estudiar mi Corazón..., que
profundicen mis sentimientos, que se esfuercen en vivir unidas a
Mí, en hablarme, en consultarme... Que cubran sus acciones con
méritos y con mi Sangre, empleando su vida en trabajar por la
salvación de las almas y en acrecentar mi gloria.
Que no se empequeñezcan considerándose a sí mismas, sino
que dilaten su corazón al verse revestidas del poder de mi Sangre
y de mis méritos. Si trabajan solas, no podrán hacer gran cosa;
mas si trabajan conmigo, a mi lado, en mi nombre y por mi gloria,
entonces serán poderosas.
Que mis almas consagradas reanimen sus deseos de reparar
y pidan con gran confianza que llegue el día del Divino Rey, el día
de mi reinado universal.
Que no teman, que esperen en Mí, que confíen en Mí.
Que las devore el celo y la caridad hacia los pecadores. Que
les tengan compasión, que rueguen por ellos y los traten con dulzura.
Que publiquen en el mundo entero mi bondad, mi amor y mi
misericordia.
Que en sus trabajos apostólicos, se armen de oración, de
penitencia y, sobre todo, de confianza, no en sus esfuerzos personales,
sino en el poder y en la bondad de mi Corazón que las
acompaña.
En vuestro nombre, Señor, obraré y sé que seré poderoso.
Esta es la oración que hicieron mis apóstoles, pobres e ignorantes,
pero ricos y sabios, con la riqueza y la sabiduría divinas.

PIDO A MIS ALMAS TRES COSAS:
Reparación, Amor, Confianza
Reparación
Es decir, vida de unión con el Reparador
divino: trabajar por El, con El, en El, en espíritu
de reparación y en íntima unión a sus sentimientos
y a sus deseos.
«Vengo a descansar en ti: ¡Soy tan poco amado de los
hombres!¡Siempre buscando amor, no encuentro más que
ingratitud!¡Qué pocas son las almas que me aman de verdad!
Quiero que estés dispuesta a consolar mi Corazón siempre
que te lo pida, pues el consuelo que me da un alma fiel compensa
la amargura de que me colman las almas frías e indiferentes. A
veces sentirás la angustia de mi Corazón en el tuyo, pero de este
modo me aliviarás. No temas; Yo estoy contigo.
Cuando te dejo tan fría, tomo tu ardor para calentar otras
almas.
Cuando te hago sentir tanta angustia es para no descargar mi
cólera sobre las almas...
Cuando estás insensible y me dices que me amas, es cuando
más consuelas mi Corazón.
Un solo acto de amor, cuando té sientas desamparada, repara
muchas ingratitudes de otras almas. Mi Corazón los cuenta y los
recibe como bálsamo precioso.
Quiero que me des almas.
Y para ello no te pido más que amor en todos tus actos.
Hazlo todo por amor: sufre por amor, trabaja por amor, sobre
todo, abandónate al amor.
Cuando te hago sentir angustia y soledad, recíbelo por amor.
Quiero valerme de ti como una persona cansada se sirve de
un báculo para apoyarse.
Quiero poseerte, rodearte, consumirte toda.
Escucha esta palabra: el oro se purifica en el fuego, así tu
alma se purifica y fortalece en la tribulación y el tiempo de la
tentación es de gran provecho para ti y para otras almas.
Entra en mi Corazón y estudia el celo que lo devora por la
gloria de mi Padre.
No temas sufrir si con el sufrimiento, en algún modo, puedes
aumentar mi gloria y salvar almas. ¡Valen tanto las almas!...
Por un alma hay que sufrir mucho.
¿No sabes que la Cruz y Yo somos inseparables? Si me ves a
Mí verás la Cruz, y cuando encuentres mi Cruz me encontrarás a
Mí.
El alma que me ama, ama la Cruz, y el que ama la Cruz, me
ama a Mí. Nadie poseerá la vida eterna sin amar la Cruz y abrazarla
de buena voluntad por mi amor.
El camino de la virtud y de la santidad se compone de
abnegación y de sufrimiento; el alma que generosamente acepta y
abraza la Cruz, camina guiada por la verdadera luz y sigue la
senda recta y segura, sin temor de resbalar en las pendientes,
porque no las hay...
La Cruz es la puerta de la verdadera vida y el alma que la
acepta y la ama tal cual Yo se la he dado, entrará por ella en los
resplandores de le vida eterna.
¿Comprendes ahora cuán preciosa es mi Cruz? No la temas...
Soy Yo quien te la doy y no te dejaré sin las fuerzas necesarias
para llevarla.
¿No ves cómo la llevé Yo por tu amor? Llévala tú con amor
por Mí.
Este Corazón es el que da vida al mundo, pero se la da desde
la Cruz. Así es necesario que las almas escogidas como víctimas
para ayudarme a dar luz y vida al mundo se dejen clavar en esta
Cruz, con gran sumisión, a ejemplo de su Salvador y Maestro.
La mayor recompensa que puedo dar a un alma es hacerla
víctima de mi amor, de mi misericordia, porque la hago semejante a
Mí que soy Víctima Divina por los pecadores.
¿Sabes cómo me puedes consolar? Amándome, sufriendo por
las almas, no rehusándome nada.
No me rehúses nada, recuerda que necesito almas que
continúen mi Pasión, para contener la ira divina. Yo te sostendré.
Cuando un alma ruega por un pecador con deseo ardiente de
que se convierta, mi Corazón encuentra en esta súplica reparación
por la ofensa recibida, y la mayor parte de las veces esta alma
obtiene lo que pide aunque sea en el último momento.
De todos modos, la oración nunca se pierde, porque repara la
injuria que me causa el pecador, y si no éste, otros mejor
dispuestos alcanzarán misericordia y recibirán el fruto de esta
oración.
Hay almas que durante su vida y también por toda la eternidad
están llamadas a darme la gloria que les pertenece darme y la que
me hubieran debido dar otras almas que se han perdido...; de este
modo mi gloria no sufre mengua, pues un alma justa puede reparar
los pecados de otras muchas.
Es tan grande el amor que tengo a las almas, que sufro como
un martirio cuando se alejan de Mí, no por la gloria que me quitan,
sino por la desgracia que se atraen sobre sí mismas.
Muchas almas corren a su perdición y mi Sangre es inútil para
ellas; pero las almas que aman, y se inmolan y se consumen como
víctimas de reparación atraen la misericordia de Dios. Esto es lo
que salva al mundo.
Busco almas que reparen tantas ofensas, pues mi Corazón se
consume en deseos de perdonar. ¡Pobres pecadores!¡Qué ciegos
están!
Yo no deseo más que perdonarlos y ellos no piensan más que
en ofenderme... Yo voy tras los pecadores, como la Justicia tras los
criminales; pero la Justicia los busca para castigarlos, y Yo, para
perdonarlos.
El mundo corre precipitadamente a abismarse en los placeres,
y es tanta la multitud de los pecados que se cometen, que mi
Corazón está anegado en un torrente de amargura y de tristeza.
¿Dónde encontraré alivio a mi dolor?
Ofrece todo tu ser para reparar tantas ofensas y satisfacer a la
Divina Justicia. Si tu indignidad y tus pecados son grandes, ven a
sumergirte en el torrente de Sangre de mi Corazón y deja que ella
te purifique. Después, acepta generosamente todos los sufrimientos
que mi Voluntad te envía para ofrecerlos a mi Padre
Celestial. Deja que tu alma se abrase en deseos de desagraviar a
un Dios ultrajado y toma mis méritos para reparar tantos pecados.
Dime: ¿Dónde hay un corazón que ame más que el mío y que
sea menos correspondido? ¿Qué corazón hay que se consuma en
mayores deseos de perdonar? Y en pago de tanto amor, recibo las
mayores ofensas.
¡Pobres almas!Vamos a pedir perdón y reparar por ellas: ¡Oh,
Padre mío, tened piedad de las almas, no las castigues como
merecen, sino tened misericordia con ellas como lo pide vuestro
Hijo!

* * *

Vengo a descansar entre las almas que Yo mismo he
escogido. ¡Ojala sepan, por su fidelidad, cicatrizar las heridas que
recibo de los pecadores!¡Ahí ¡Cuán necesario es que haya víctimas
para compensar la amargura de mi Corazón y para aliviar el
dolor que me causa la maldad de los hombres!
¡Cuántos pecados!... ¡Cómo se pierden las almas!La
obstinación de un alma que me ofende hiere profundamente mi
Corazón, pero le ternura de un alma que me ama, no solamente
cierra la herida sino que aplaca la justicia de mi Padre.
Cuando te envío sufrimientos no creas que por eso te amo
menos... Es que necesito remedios para curar las llagas del
mundo.
Yo reparo por ti..., tú repara por las almas.
Sí, son muchas las almas que me afligen..., y muchas se
pierden... Pero las que más hieren mi Corazón, son éstas que tanto
amo y que no se entregan del todo a Mí. Siempre se reservan algo.
¿No les doy Yo mi Corazón entero?

* * *

Consuélame..., ámame..,, glorifícame con mi propio.
Corazón...
Repara con El y satisface con El a la justicia divina...;
preséntalo a mi Padre como víctima de amor por las almas..., pero
de un modo especial por estas almas que me están consagradas.
Vive conmigo... Yo viviré, contigo... Escóndete en Mí, Yo me esconderé
en ti... Los dos nos consolaremos mutuamente porque tus
penas serán mías y mis penas serán tuyas.

* * *

Hoy me vas a consolar. Entrarás en mi Corazón y te
presentarás a mi Padre revestida con todos los méritos de tu
Esposo. Le pedirás perdón por tantas almas ingratas y le dirás,
que, con tu pequeñez, estás dispuesta a reparar las ofensas que
recibe. Que aunque eres una víctima muy miserable, te cubre la
Sangre de mi Corazón.
Pasarás así el día, pidiendo perdón y reparando, uniendo tus
sentimientos al celo y al ardor que me devora.
No quiero que las almas se aparten de Mí. ¡Las amo tanto!
Y quiero que sepan que Yo deseo ser su recompensa y su
felicidad.

* * *

Estas llagas son las que me hicieron en la Cruz para redimir al
mundo de la muerte eterna y darle la vida. Ahora obtienen
misericordia y perdón a tantas almas que irritan la cólera del Padre.
Y, en adelante les darán luz, fuerza y amor.
Esta llaga (la del Corazón) es el volcán divino donde quiero
que se abrasen mis almas escogidas. Es suya, y todas las gracias
que encierra son suyas, para que ellas las hagan caer sobre el
mundo, sobre tantas y tantas almas que no saben venir a buscarlas
y sobre muchas que las desprecian.
Les daré toda la luz necesaria para que sepan aprovechar
este tesoro y para que no solamente me hagan conocer y amar,
sino también para que reparen las ofensas que continuamente
o de los pecadores. Sí, el mundo me ofende, pero se salvará
por la reparación de mis almas escogidas.
Ama, porque el amor es reparación y la reparación es amor.
Amor
O sea, intimidad con Aquél que es todo
Amor y que se pone al nivel de sus criaturas
para pedirles que no le dejen sólo y que le den
su amor.
Lo único que quiero es amor. Amor dócil que se deja conducir
por Aquel a quien ama... Amor desinteresado que no busca ni su
gusto ni su interés, sino los de su Amado... Amor celoso, ardiente,
devorador que vence todos los obstáculos que el amor propio le
pone delante; éste es el verdadero amor, el que aparta a tantas
almas del abismo de perdición en que se precipitan.
Contempla mi Corazón, estúdialo y aprenderás a amar. El
verdadero amor es humilde, generoso y desinteresado...; por tanto,
si quieres que te enseñe a amarme, como me pides, empieza por
olvidarte de ti misma. No cuentes los sacrificios. No mires lo que te
cuestan. No examines si una cosa te cuesta o no. Hazlo todo por
amor.
Muchas almas creen que el amor sólo consiste en decir: os
amo, Jesús mío; pero, no; el amor es suave, trabaja porque ama y
todo lo hace amando Así quiero que me ames tú, en todo y
siempre; en el trabajo y en el descanso; en la oración y en la
acción; en el consuelo, en la tristeza y en la humillación; siempre
amando y demostrando el amor en las obras. Esto es amor; si las
almas lo entendieran, ¡cuánto adelantarían en la perfección y qué
consuelo darían a mi Corazón!
Dime que me amas; es lo que más me consuela.
Quiero que ardas en deseos de verme amado y que tu
corazón no se alimente más que de este deseo.
Mira mi Corazón y el fuego que lo consume: es el amor que
tengo a las almas, pero, sobre todo, a mis almas escogidas. A ellas
reserva mi Corazón un sitio de preferencia..., pero, ¡cuántas no lo
saben!
Entra en mi Corazón, gusta su dulzura, embriágate de su paz;
deja que tu corazón se embriague al contacto de esta divina llama.
Comparte mis penas, mis tristezas, mis horas de soledad,
hazme compañía. Ámame con tantas almas que me dejan solo y
me desprecian.

* * *

El amor todo lo hace fácil.
El alma que ama desea sufrir, y el sufrimiento aumenta el
amor.
El amor y el sufrimiento unen el alma estrechamente con Dios
hasta hacerla una misma cosa con El.
Muchas me reciben bien cuando las visito con la consolación.
Muchas me reciben con gusto en la comunión. Pero hay pocas que
me reciban bien cuando las visito con mi cruz.
El alma que se ve tendida en la cruz y en ella se abandona,
esta alma me glorifica... Esta alma me consuela. Es la que está
más cerca de Mí.
¡Pobres almas!Sí, es verdad que hay muchas almas que no
me conocen, pero es mayor el número de las que, conociéndome,
me han despreciado para seguir una vida de placer. ¡Hay tantas
almas sensuales!Y así se pierden porque mi camino es de
sufrimiento y de cruz. Lo único que da fuerza para seguirlo es el
amor.
Cuando dos almas se aman, la menor falta de delicadeza
lastima el corazón. Si tú eres fiel en buscar delicadezas de amor,
Yo no me dejaré vencer en generosidad. Tu alma se inundará de
paz. Jamás te dejaré sola y serás grande en tu pequeñez, porque
Yo mismo viviré en ti.
Mi Corazón no puede contener el ansia ardiente que le
consume, de darse, de entregarse, de quedarse para siempre con
los hombres. ¡Ah!¡cómo deseo que me abran su corazón y que me
encierren en él para que este fuego que devora el mío los abrase y
fortalezca!
Me entrego a las almas y soy para ellas lo que quieren que
sea. Si me quieren por Padre seré Padre... Esposo, si me desean
por Esposo... Si necesitan fortaleza seré su fortaleza y si desean
consolarme me dejaré consolar.
El único anhelo es darme y derramar sobre ellas todas las
gracias que mi Corazón les prepara y que no puede contener.

* * *

Déjame dilatarme en ti. Mi grandeza suplirá tu pequeñez.
Desde ahora trabajaremos siempre unidos. Yo viviré en ti, tú vivirás
para las almas. Mi Corazón lo hará todo, mi misericordia obrará en
ti y mi amor anonadará todo tu ser. Cuanto más desaparezcas,
más seré Yo tu vida y tú serás mi cielo donde descansaré.
Háblame porque estoy contigo. No estás sola aún cuando no
me ves; Yo te veo..., te sigo..., te oigo. Háblame, sonríeme...
porque soy tu Esposo, tu compañero inseparable.
Si me agradas es por tu pequeñez. No te pido más que amor y
abandono. Quiero que seas como un vaso vacío que Yo me
encargaré de llenar. Deja a tu Criador, que El cuidará de su
criatura. En cuanto al amor no tengas medida.
Si eres pobre Yo soy rico. Si eres débil Yo soy fuerte. Lo que
te pido es que no resistas; Yo te defenderé; si caes, te levantaré y
no te dejaré jamás. Tú abandónate: Yo lo haré todo.
Quiero que me lo ofrezcas todo, aun lo más pequeño, para
compensar el dolor que me causan las ofensas de las almas, sobre
todo de aquellas que me están consagradas.
Quiero que descanses sin miedo en mi Corazón. Míralo y
verás que ese fuego es capaz de consumir todo lo imperfecto que
hay en ti.
Abandónate a mi Corazón y no pienses más que en darme
gusto. Recuerda que soy tu Padre, tu Esposo y tu Dios.
Entra en mi Corazón..., a la nada le es fácil entrar y perderse
en este abismo de amor.
No te pido que merezcas las gracias que te concedo, lo que
quiero es que las recibas. Yo te enseñaré la escuela donde se
aprende esta ciencia. Déjame obrar en ti.
¡Mis ojos están fijos en ti!Tú fíjalos en Mí y abandónate.
No me importa tu nada, ni tu debilidad, ni aun tus caídas. Mi
sangre todo lo borra; bástate a ti saber que te amo. Abandónate.
Es tanto lo que me agrada un alma cuando se abandona a Mí
de verdad, que aunque esté llena de imperfecciones y miserias
hago de ella un cielo donde me deleito en morar.
Si todo me lo abandonas, todo lo encontrarás en mi Corazón.
Necesito corazones que me amen, almas que reparen,
víctimas que se inmolen..., pero, sobre todo, almas que se
abandonen.
Déjate llevar con los ojos cerrados que Yo soy tu Padre y los
tengo abiertos para conducirte y guiarte.
Cuando pronuncias esta palabra: ¡Padre!, mi Corazón se
obliga a cuidar de ti... No sabes cómo se alegran los padres
cuando su hijito empieza a hablar y pronuncia el nombre tan tierno
de ¡padre!...; al oírlo le abren los brazos y lo estrechan contra su
corazón con tanta ternura y amor que experimentan un goce muy
superior a todos los placeres de este mundo. Pues si esto sucede a
un padre, a una madre, de la tierra, ¿cuál será el deleite de Aquel
que es a la vez Padre, Madre, Dios, Creador, Salvador y Esposo?
¿Qué corazón puede igualar al mío en ternura y amor?
Sí, alma querida, cuando estés oprimida y angustiada, ven,
acude a Mí, dime «Padre» y descansa en mi Corazón.
Si no puedes postrarte a mis pies como quisieras, en medio
de tu trabajo, repite esta palabra: ¡Padre!Y Yo te ayudaré, te
sostendré, te guiaré y te consolaré.
Mira mi Corazón. Este es el libro en que debes meditar. El te
enseñará todas las virtudes, y, sobre todo el celo de mi gloria y de
la salvación de las almas.
Mira bien mi Corazón. Es el asilo de los miserables, y, por
consiguiente, el tuyo, porque, ¿quien más miserable que tú?
Mira el fondo de mi Corazón. Es el crisol donde se purifican
los corazones más manchados y después son inflamados en el
amor. Ven, acércate a este horno; deja aquí tus miserias y tus
pecados. Ten confianza y cree en Mí, que soy tu Salvador.
Mira aun más mi Corazón. Es el manantial de agua viva. Arrójate
en él y bebe hasta apagar tu sed. Deseo y quiero que todas las
almas acudan a este manantial para que encuentren en él su
refrigerio.
En cuanto a ti, te he colocado muy adentro de mi Corazón,
porque como eres tan pequeña, tú sola no hubieras podido venir...
Aprovecha y bebe las gracias que te doy. Deja que mi amor trabaje
en ti y sigue siendo muy pequeña.
Si dices bien que soy bueno, para conocerlo no hace falta más
que una cosa: unión y vida interior.
Si mis almas vivieran más unidas a Mí, me conocerían mejor.
Este será nuestro trabajo en el Cielo: enseñar a las almas a
vivir unidas a Mí, no como si estuviera lejos, sino que me
consideren en su alma, pues por gracia vivo dentro de ellas.
Si mis almas escogidas viven unidas a Mí y me conocen de
verdad, ¡cuánto bien podrán hacer a tantas otras, que viven lejos
de Mí y no me conocen!
Cuando mis almas se unen estrechamente a mi Corazón,
saben cuán ofendido soy..., conocen mis sentimientos... Entonces,
me consuelan y, llenas de confianza en mi bondad, piden perdón y
obtienen gracia para el mundo.
Yo te amo porque eres pequeña y porque tu pequeñez me la
has dado a Mí.
Confianza
Es decir, estar segura de Aquel que
es Bondad y Misericordia y que llama a las
almas de un, modo especial, para que
vivan con El, y, conociéndole, todo lo
esperen de El.
¿Tus pecados? ¡Yo los borro!... ¿Tus miserias? ¡Yo las
consumo!... ¿Tu debilidad? ¡Yo la sostengo!... Vivamos unidos los
dos.
Cuanto mayor sea tu miseria, más te levantará mi poder. Te
enriqueceré con mis dones. Si me eres fiel tendré en tu alma una
morada donde guarecerme cuando las almas me arrojen de sí por
el pecado. Yo descansaré en ti y tú hallarás en Mí la vida.
Si tú eres un abismo de miseria, Yo soy un abismo de bondad
y misericordia. Todo lo que necesites ven a buscarlo en mi
Corazón, incluso lo que Yo te pido. Ten confianza y amor.
No mires tu poquedad, mira la omnipotencia de mi Corazón
que te sostiene. Soy tu fortaleza y el reparador de tu miseria.
Si estás en mis manos, ¿qué puedes temer? No dudes de la
bondad y del amor de mi Corazón. Tu miseria me atrae... Sin Mí,
¿qué serías?... Cuando más pequeña seas, más cerca estaré de ti.
No te aflijas demasiado por tus caídas, pues nada necesito
para hacer de ti una santa. Pero no me resistas, déjame obrar,
humíllate, que Yo te buscaré en tu nada para unirte a Mí. Recuerda
que tu nada y tu miseria son el imán que atraen mis miradas. No te
desalientes porque en tu fragilidad resplandece más mi
misericordia.
Mi Corazón encuentra consuelo perdonando. No tengo más
deseo que perdonar ni mayor alegría que perdonar.
Cuando, después de una caída, un alma vuelve a Mí, es tan
grande el consuelo que me da que casi resulta para ella un
beneficio, porque la miro con particular amor. Nada me importa su
ria, si su único deseo es darme gloria y consuelo. A pesar de
su pequeñez, alcanza muchas gracias para otras almas...
Cuando un alma desea ser fiel, Yo la sostengo en su
debilidad, y sus mismas caídas mueven a obrar, con mayor
eficacia, mi bondad y mi misericordia. Pero es preciso que el alma
se humille y se esfuerce, no para hallar su propia satisfacción, sino
para darme gloria.
No puedes figurarte cómo agrada a mi Corazón perdonar
faltas que son de pura fragilidad. Estate tranquila. Porque eres así
de frágil he fijado en ti mis ojos.7

* * *

Yo deseo aprisionarte de todo en mi Corazón porque mi amor
hacia ti es sin medida. Y a pesar de todas tus faltas y todas tus
miserias quiero servirme de ti para dar a conocer a las almas mi
amor y mi misericordia.
¡Son tantas las que desconocen la bondad de mi Corazón!Y
es mi único deseo, que estas almas que tanto amo se pierdan en el
abismo sin fondo de mi Corazón.
No tengas miedo: soy tu Salvador... Soy tu Esposo...; ¡qué
poco conocen las almas estos dos nombres!Esta es la obra que
quiero hacer en ti: el deseo más ardiente de mi Corazón es que las
almas se salven, y quiero que mis esposas conozcan con qué
facilidad pueden ganarme almas. Yo haré conocer por tu medio el
tesoro que muchas veces dejan perder, porque no profundizan
bastante estos dos nombres: Salvador y Esposo.
Mi Corazón te ama y tu pequeñez no me asusta; antes por ella
he fijado en ti mis ojos y te amo con la locura de un Dios.
Yo soy el sol que te da a conocer tu miseria. Cuanto más
grande la veas más debes aumentar hacia Mí tu ternura y amor. No
temas.
Tu corazón es una tierra viciada que no puede producir fruto
bueno. Pero Yo soy el Jardinero que cultivará esa partecita de
tierra. Enviará un rayo de sol que la purifique, y mi mano
sembrará...

7 Para todo esto párrafo léase la nota del opúsculo UN MENSAJE DEL
CORAZON DE JESUS.


* * *

Cuando un rey o un príncipe toma por esposa a la hija de uno
de sus cortesanos, se obliga a darle cuanto es necesario para el
rango a que la quiere elevar. Yo soy el que os he escogido. Por lo
tanto, estoy obligado a proveeros de todo cuanto necesitáis. .
No os pido más de lo que tenéis. Dadme el corazón vacío que
Yo lo llenaré... Dádmelo desnudo de todo, que Yo lo revestiré...
Dádmelo con vuestras miserias que Yo las consumiré... Yo soy el
suplemento. Yo soy la luz. Lo que no veis os lo mostraré. Lo que no
tenéis Yo lo supliré...

* * *

Hay muchas almas que creen en Mí, pero pocas que creen en
mi amor. Y todavía son menos las que conocen mi misericordia...
Muchas me conocen como Dios, pero pocas confían en Mí como
Padre.
Yo me daré a conocer.., y haré ver a mis almas predilectas
que no les pido lo que no tienen. Lo que exijo es que me den todo
lo que poseen, pues todo me pertenece.
Si no tienen más que miserias y debilidades, Yo las deseo... Si
pecados, los pido también; dádmelos, os lo suplico, pero dádmelos
todos, y quedaos solamente con esta confianza en mi Corazón: os
perdonaré, os amaré y os santificaré.

LA PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Josefa, Esposa y víctima de mi Corazón, voy a hablarte de mi Pasión,
para que sea el objeto constante de tu pensamiento y de mis confidencias
con las almas.
En la Cuaresma de 1923, Nuestro Señor reveló a sor Josefa
Menéndez los sentimientos de su corazón durante su Sagrada
Pasión.
Sor Josefa recibía de rodillas las confidencias de su Maestro y
mientras El hablaba, las escribía.
Estas páginas contienen, en parte, esas divinas confidencias.
22 de febrero de 1923.
Lavatorio de los pies
Voy a empezar por descubrirte los sentimientos que
embargaban mi Corazón cuando lavé los pies a mis apóstoles.
Fíjate bien que reuní a los doce. No quise excluir a ninguno.
Allí se encontraban Juan, el discípulo Amado, y Judas, el que
dentro de poco había de entregarme a mis enemigos.
Te diré por qué quise reunirlos a todos, y por qué empecé por
lavarles los pies.

* * *

Los reuní a todos, porque era el momento en que mi Iglesia
iba a presentarse en el mundo, y pronto no habría más que un sólo
Pastor para todas las ovejas.
Quería también enseñar a las almas, que aún cuando estén
cargadas de los pecados más atroces, no las excluyo de las
gracias, ni las separo de mis almas más amadas; es decir, que a
unas y a otras las reúno en mi Corazón y les doy las gracias que
necesitan.
¡Qué congoja sentí en aquel momento, sabiendo que en el
infortunado Judas estaban representadas tantas almas que
reunidas a mis pies y lavadas muchas veces con mi Sangre habían
de perderse!...
Sí, en aquel momento quise enseñar a los pecadores, que no
porque estén en pecado deben alejarse de Mí, pensando que ya no
tienen remedio y que nunca serán amados como antes de pecar.
No, ¡pobres almas!¡No son estos los sentimientos de un Dios, que
ha derramado toda su Sangre por vosotras!...
¡Venid a Mí todos!, y no temáis porque os amo; os lavaré con
mi Sangre y quedaréis tan blancos como la nieve. Anegaré
tros pecados en el agua de mi misericordia y nada será capaz
de arrancar de mi Corazón el amor que os tengo...

* * *

Josefa, déjate penetrar del más ardiente deseo de que todas
las almas y sobre todo los pecadores vengan a purificarse en el
agua de la penitencia..., que se penetren de sentimientos de
confianza y no de temor, porque soy Dios de misericordia y
siempre estoy dispuesto a recibirlas en mi Corazón.
25 de febrero.
El Cenáculo
Vamos a proseguir nuestros secretos de amor.
Hoy te diré una de las razones que me indujeron a lavar los
pies a mis apóstoles antes de la cena.

* * *

Fue, primeramente, para mostrar a las almas cuánto deseo
que estén limpias y blancas cuando me reciben en el Sacramento
de mi Amor.
Fue también para representar el Sacramento de la Penitencia,
en el que las almas que han tenido la desdicha de caer en el
pecado, pueden lavarse y recobrar su perdida blancura.
Quise lavarles Yo mismo los pies, para enseñar a las almas
que se dedican a los trabajos apostólicos, a humillarse y tratar con
dulzura a los pecadores y a todas las almas que les están
confiadas.
Quiero ceñirme con un lienzo para indicarles que para obtener
buen éxito con las almas, hay que ceñirse con la mortificación y la
propia abnegación. También quise enseñarles la mutua caridad y
cómo se deben lavar las faltas que se observan en el prójimo,
disimulándolas y excusándolas siempre, sin divulgar jamás los
defectos ajenos.
En fin, el agua que derramé sobre los pies de mis apóstoles,
era imagen del celo que consumía mi Corazón, en deseos de la
salvación de los hombres.

* * *

En aquel momento, próxima ya la Redención del género
humano, mi Corazón no podía contener sus ardores, y como era
infinito el Amor que sentía por los hombres, no quise dejarlos
huérfanos.
Para vivir con ellos hasta la consumación de los siglos y
demostrarles mi Amor, quise ser su aliento, su sostén, su vida, su
todo...
¡Ah!¡Cómo quisiera hacer conocer los sentimientos de mi
Corazón a todas las almas!¡Cuánto deseo que se penetren del
amor que sentía por ellas, cuando en el Cenáculo instituí la
Eucaristía!
En aquel momento vi a todas las almas, que en el transcurso
de los siglos habían de alimentarse de mi Cuerpo y de mi Sangre y
los efectos divinos producidos en muchísimas...

* * *

¡En cuántas almas esa Sangre inmaculada engendraría la
pureza y la virginidad!¡En cuántas encendería la llama del amor y
del celo!¡Cuántos mártires de amor se agrupaban en aquella hora
ante mis ojos y en mi Corazón!.. ¡Cuántas otras almas, después de
haber cometido muchos y graves pecados, debilitadas por la fuerza
de la pasión vendrían a Mí para renovar su vigor con el Pan de los
fuertes!
¡Ahí ¡Quién podrá penetrar los sentimientos de mi Corazón en
aquellos momentos!Sentimientos de Amor, de gozo, de ternura...
Mas..., ¡cuánta fue también la amargura que embargó mi Corazón!

* * *

Continuaré, Josefa. Vete en paz. Consuélame y no temas;
porque mi Sangre no se ha agotado, y ella purifica tu alma...

2 de marzo
La Eucaristía Y los pecadores
Quiero manifestar a mis almas la amargura de que estaba
poseído mi Corazón durante la última Cena. Pues si era grande mi
alegría de hacerme compañero de los hombres hasta el fin de los
siglos, y alimento divino de las almas y veía cuántas me rendirían
homenaje de adoración, de reparación y de amor..., no fue menor
la tristeza que me causó el ver cuántas habían de abandonarme en
el Sagrario, y cuántas no creerían en la presencia real.
¡En cuántos corazones manchados por el pecado tendría que
entrar y cómo mi Carne y mi Sangre, así profanadas, habían de
convertirse en causa de condenación para muchas almas!...
¡Ah!¡Cómo vi en aquel momento todos los sacrilegios y
ultrajes y las tremendas abominaciones que habían de cometerse
contra Mí. ¡Cuántas horas habría de pasar solo en el Sagrario!...
¡Cuántas noches!... ¡Cuántas almas rechazarían los llamamientos
amorosos que desde esa morada les dirigiría!...
Por amor a las almas, me quedo prisionero en la Eucaristía
para que en todas sus penas y aflicciones puedan venir a consolarse
con el más tierno de los corazones, con el mejor de los padres,
con el amigo más fiel. Más. ¡Ese Amor que se deshace y se
consume por el bien de las almas, no ha de ser correspondido!...
Habito en medio de los pecadores para ser su salvación y su
vida, su médico y su medicina en todas las enfermedades de su
naturaleza corrompida, y ellos, en cambio, se alejan de Mí, me
ultrajan y me desprecian...
¡Pobres pecadores!No os alejéis de Mí... Os espero día y
noche en el Sagrario... No os reprenderé vuestros crímenes..., no
os echaré en cara vuestros pecados... Lo que haré será lavaros
con la Sangre de mis Llagas; no temáis... Venid a Mí... ¡No sabéis
cuánto os amo!...
Y vosotras, almas queridas..., ¿por qué estáis frías e indiferentes
a mi Amor? Sé que tenéis que atender a las necesidades de
vuestra familia, de vuestra casa, y que el mundo os solicita sin
ar...; pero, ¿no tendréis un momento para venir a darme una
prueba de amor y de agradecimiento?... No os dejéis llevar de
tantas preocupaciones inútiles, y reservad un momento al Prisionero
de Amor.
Si vuestro cuerpo está débil y enfermo, ¿no procuráis hallar un
momento para ir a buscar al médico que debe curaros? Venid al
que puede haceros recobrar las fuerzas y la salud del alma... Dad
una limosna de amor a este Mendigo Divino que os espera, os
llama, y os desea.
6 de marzo.
La Eucaristía y las almas consagradas
Josefa, voy a hablarte del mayor Misterio de Amor hacia mis
almas escogidas y consagradas.

* * *


En el momento de instituir la Eucaristía vi presentes a todas
las almas privilegiadas que habían de alimentarse con mi Cuerpo y
con mi Sangre y los diferentes efectos producidos en ellas. Para
unas, sería remedio a su debilidad; para otras, fuego que consumiría
sus miserias y las inflamaría en amor.
¡Ah!... Esas almas reunidas ante Mí serán como un inmenso
jardín en el que cada planta produce diferente flor; pero todas me
recrean con su perfume. Mi Sagrado Cuerpo será el sol que las
reanime. Me acercaré a unas para consolarme, a otras para ocultarme,
en otras descansaré. Si supierais, almas amadísimas, cuán
fácil es consolar, ocultar y descansar a todo un Dios!
Este Dios que os ama con amor infinito, después de libraros
de la esclavitud del pecado, ha sembrado en vosotros la gracia
incomparable de la vocación religiosa, os ha traído de un modo
misterioso al jardín de sus delicias. Este Dios Redentor vuestro se
ha hecho vuestro Esposo.
El mismo os alimenta con su Cuerpo purísimo, y con su
Sangre apaga vuestra sed. En El encontraréis el descanso y la
felicidad.

* * *

Qué amargura sentí en mi Corazón cuando vi a tantas almas
que, después de haberlas colmado de bienes y de caricias, habían
de ser motivo de tristeza para mi Corazón. ¿No soy siempre el
mismo?... ¿Acaso he cambiado para vosotras?... No, Yo no
cambiaré jamás, y hasta el fin de los siglos os amaré con predilección
y con ternura.
Sé que estáis llenas de miserias, pero esto no me hará apartar
de vosotras mis miradas más tiernas, y con ansia os estoy ESPErando,
no sólo para aliviar vuestras miserias, sino también para
colmaros de nuevos beneficios.
Si os pido amor, no me lo neguéis; es muy fácil amar al que es
el Amor mismo.
Si os pido algo costoso a vuestra naturaleza, os doy juntamente
la gracia y la fuerza necesaria para venceros.
Os he escogido para que seáis mi consuelo. Dejadme entrar
en vuestra alma, y si no encontráis en ella nada que sea digno de
Mí, decidme con humildad y confianza: Señor, ya veis los frutos y
las flores que produce mi jardín. Venid y decidme qué debo hacer
para que desde hoy empiece a brotar la flor que deseáis.
Si el alma me dice esto con verdadero deseo de probarme su
amor le responderé: Alma querida, para que tu jardín produzca
hermosas flores, deja que Yo mismo las cultive; deja que Yo labre
la tierra; empezaré por arrancar hoy esta raíz que me estorba y que
tus fuerzas no alcanzan a quitar. No te turbes si te pido el sacrificio
de tus gustos, de tu carácter..., tal acto de caridad, de paciencia, de
abnegación..., de celo, de mortificación, de obediencia. Este es el
abono que mejorará la tierra y la hará producir flores y frutos. La
victoria sobre tu carácter, en tal ocasión, obtendrá luz para un
pecador; con esta contrariedad soportada con alegría, cicatrizarás
las heridas que me hizo con su pecado, repararás la ofensa y
expiarás su falta... Si no te turbas al recibir esta advertencia y la
tas con cierto gozo alcanzarás que las almas a quienes ciega
la soberbia abran los ojos a la luz y pidan humildemente perdón.
Esto haré Yo en tu alma si me dejas trabajar libremente: en
ella no sólo brotarán flores en seguida, sino que darás gran
consuelo a mi Corazón...
Señor, ya veis que estaba dispuesta a dejaros hacer de mí lo
que quisierais y no sé cómo he caído y os he disgustado. ¿Me
perdonaréis? ¡Soy tan miserable!... ¡No sirvo para nada!...
Sí, alma querida, sirves para consolarme. No te desanimes,
porque si no hubieses caído tal vez no hubieras hecho este acto de
humildad y de amor que la falta te obliga a hacer y que tanto me
consuela. Animo y adelante. Déjame trabajar en ti.
Todo esto se me puso delante al instituir la Eucaristía: El Amor
me encendía en deseos de ser el alimento de las almas. No me
quedaba entre los hombres para vivir solamente con los perfectos,
sino para sostener a los débiles y alimentar a los pequeños. Yo los
haré crecer y robusteceré sus almas. Descansaré en sus miserias y
sus buenos deseos me consolarán.

* * *

«Pero, ¡ay, Josefa!Entre las almas escogidas, ¿no habrá
algunas que me causen pena?... ¿Perseverarán todas?... Este es
el grito de dolor que se escapa de mi Corazón. Este es el gemido
que quiero oigan las almas.»

* * *

«Basta por hoy. Adiós. No sabes cuánto me consuelas cuando
te entregas a Mí con entero abandono... No todos los días puedo
hablar a las almas. Deja que paré ellas, te diga mis secretos...
Déjame aprovechar los días de tu vida»...
7 de marzo.
La Eucaristía, maravilla del Amor desconocido
«Escribe lo que sufrió mi Corazón en aquella hora, cuando no
pudiendo contener el fuego que me consume, inventé esta
maravilla de amor: la Eucaristía.
Al contemplar entonces a todas las almas que habían de
alimentarse de este Pan Divino, vi también las ingratitudes y
frialdades de muchas de ellas en particular de tantas almas escogidas...,
de tantas almas consagradas..., de tantos sacerdotes...
¡Cuánto sufrió mi Corazón!Vi cómo se irían enfriando, entrando la
rutina, el cansancio, el disgusto, caerían poco a poco en la tibieza.

* * *

¡Y estoy en el Sagrario por ellas!¡Y espero!Deseo que esa
alma venga a recibirme, que me hable con confianza de esposa,
que me cuente sus penas..., que me pida consejo y solicite mis
gracias...
Ven, le digo..., dímelo todo con entera confianza... Pregúntame
por los pecadores.... Ofrécete para reparar... Prométeme que
hoy no me dejarás solo... Mira si mi Corazón desea algo de ti que
le pueda consolar...
Esto esperaba Yo de aquella alma, ¡y de tantas!Mas cuando
se acerca a recibirme apenas me dice una palabra, porque está
distraída, cansada o contrariada. Su salud la tiene intranquila, sus
ocupaciones la desazonan y la familia le preocupa... — «No sé qué
decir..., estoy fría..., me aburro —y pasa el rato deseando salir de
la capilla— ¡No se me ocurre nada!...» — ¿Y así vas a recibirme,
alma a quien escogí y a quien he esperado con impaciencia toda la
noche?...
Sí, la esperaba para descansar en ella, le tenía preparado
alivio para todas sus inquietudes; la aguardaba con nuevas gracias,
pero..., como no me las pide..., no me pide consejo ni fuerza..., tan
sólo se queja y apenas se dirige a Mí. Parece que ha venido por
cumplimiento..., porque es costumbre y porque no tiene pecado
al que se lo impida. Pero no por amor, no por verdadero deseo
de unirse íntimamente a Mí. ¡Qué lejos está esa alma de aquellas
delicadezas de amor que Yo esperaba de ella!...

* * *

¿Y aquel sacerdote?... ¿Cómo diré todo lo que espera mi
Corazón de mis sacerdotes?... Los he revestido de mi poder para
absolver los pecados. Obedezco a una palabra de sus labios y bajo
del Cielo a le tierra; y estoy a su disposición y me dejo llevar de sus
manos; ya para colocarme en el Sagrario, ya para darme a las
almas en la Comunión...
He confiado a cada uno de ellos cierto número de almas para
que con su predicación, sus consejos y, sobre todo, su ejemplo, las
guíen y las encaminen por el camino de la virtud y del bien.
¿Cómo responden a este llamamiento?... ¿Cómo cumplen
esta misión de amor?... Hoy, al celebrar el santo sacrificio, al
recibirme en su corazón, ¿me confiará aquel sacerdote las almas
que tiene a su cargo?... ¿Reparará las ofensas que sabe que
recibo de tal pecador?... ¿Me pedirá fuerza para desempeñar su
ministerio, celo para trabajar en la salvación de las almas?...
¿Recibiré el amor que de él espero?... ¿Podré descansar en él
como en un discípulo amado?...
¡Ahí ¡Qué dolor tan agudo siente mi Corazón!... ¡Los
mundanos hieren mis manos y mis pies, manchan mi rostro, pero
las almas escogidas, mis esposas, mis ministros, desgarran y
destrozan mi Corazón.
Este fue el más terrible dolor que sentí en la Cena cuando vi
entre los doce al primer Apóstol infiel, representando a tantos otros
que en el transcurso de los siglos habían de seguir su ejemplo.
La Eucaristía es invención del Amor, es vida y fuerza de las
almas, remedio para todas las enfermedades, viático pera el paso
del tiempo a la eternidad.
Los pecadores encuentran en ella la vida del alma; las almas
tibias, el verdadero calor; las almas puras, suave y dulcísimo
néctar; las fervorosas, su descanso y el remedio para calmar todas
sus ansias; las perfectas almas, para elevarse a mayor perfección.
En fin, las almas religiosas hallan en ella su nido, su amor, y,
por último, la imagen de los benditos y sagrados votos que las
unen íntima e inseparablemente al Esposo Divino.
12 de marzo.
Getsemaní
Josefa, ven Conmigo, vamos a Getsemaní... Deja que tu alma
se penetre de los mismos sentimientos de tristeza y amargura que
inundaron la mía en aquella hora.

* * *

Después de haber predicado a las turbas, curado los
enfermos, dado vista a los ciegos, resucitado a los muertos...
después de haber vivido tres años en medio de mis Apóstoles para
instruirlos y confiarles mi doctrina... les había enseñado, con mi
ejemplo, a amarse, a soportarse mutuamente, a practicar la caridad
lavándoles los pies y haciéndome su alimento.
Se acercaba la hora para la que el Hijo de Dios se había
hecho hombre... Redentor del género humano, iba a derramar su
Sangre y dar su vida por el mundo...
En esa hora quise ponerme en oración y entregarme a la
Voluntad de mi Padre.
¡Almas queridas!Aprended de vuestro modelo que la única
cosa necesaria, aunque la naturaleza se rebele, es someterse con
humildad y entregarse a la voluntad de Dios.
También quise enseñar a las almas que toda acción
importante debe ir prevenida y vivificada por la oración, porque en
la oración se fortifica el alma para lo más difícil y Dios se comunica
a ella, y la aconseja e inspira, aun cuando el alma no lo sienta.
Me retiré al huerto con tres de mis discípulos para enseñaros,
almas amadas de mi Corazón, que las tres potencias de vuestra
alma deben acompañaros y ayudaros en la oración.
Recordad con la memoria los beneficios divinos, las perfecciones
de Dios; su bondad, su poder, su misericordia, el amor que os
. Buscad después con el entendimiento cómo podréis corresponder
a las maravillas que ha hecho por vosotras...
Dejad que se mueva vuestra voluntad, a hacer por Dios lo
más y lo mejor, a consagraros a la salvación de las almas, ya por
medio de vuestros trabajos apostólicos, ya por vuestra vida humilde
y oculta, o en el retiro o silencio por medio de la oración. Postraros
humildemente, como criaturas en presencia de su creador, y adorad
sus designios sobre vosotras, sean cuales fueren, sometiendo
vuestra voluntad a la divina.
Así me ofrecí Yo para realizar la obra de la Redención del
mundo.
¡Ahí ¡Qué momento aquel en que sentí venir sobre Mí todos
los tormentos que había de sufrir en mi Pasión: las calumnias, los
insultos, los azotes, la corona de espinas, la sed, la Cruz!... Todo
se agolpó ante mis ojos y dentro de mi Corazón. Al mismo tiempo
vi las ofensas; los pecados y las abominaciones que se cometerían
en el transcurso de los siglos, y no solamente los vi, sino que me
sentí revestido de todos esos horrores y así me presenté a mi
Padre Celestial para implorar misericordia.
Me ofrecía como fiador para calmar su cólera y aplacar su ira.
Pero viendo tanto pecado y tantos crímenes, mi naturaleza
humana experimentó terrible angustia y mortal agonía, hasta tal
punto, que sudé sangre.
¡Oh!Almas que me hacéis sufrir de esta manera, ¿será esta
sangre salud y vida para vosotras?... ¿Será posible que esta
angustia, esta agonía y esta sangre sean inútiles para tantas y
tantas almas?...
Aquí nos quedaremos hoy, Josefa. Permanece a mi lado en
Getsemaní y deja que mi Sangre riegue y fortifique la raíz de tu
pequeñez.
13 de marzo.
Sueño de los Apóstoles
Josefa, vamos a continuar nuestra oración en Getsemaní.
Colócate a mi lado, y cuando me veas sumergido en un mar de
tristeza, ven conmigo a buscar a los tres discípulos que se han
quedado a cierta distancia.
Los había traído para que me ayudasen, compartiendo mi
angustia... para que hiciesen oración conmigo... para descansar en
ellos... pero ¿cómo expresar lo que experimentó mi Corazón
cuando fui a buscarlos y los encontré dormidos?... ¡Cuán triste es
verse solo sin poder confiarse a los suyos!...
¡Cuántas veces sufre mi Corazón la misma angustia... y
queriendo hallar alivio en mis almas las encuentro dormidas!...
Más de una vez quiero despertarlas y sacarlas de sí mismas,
de sus vanos e inútiles entretenimientos; contestan, sino con palabras
con obras: Ahora no puedo, estoy demasiado cansada, tengo
mucho que hacer... Esto perjudica a mi salud; necesito un poco de
paz...
Insisto y digo suavísimamente a esa alma: No temas: Si dejas
por Mí ese descanso, Yo te recompensaré. Ven a orar Conmigo tan
sólo una hora. Mira que en este momento es cuando te necesito.
¡Si te detienes ya será tarde!... Y ¡cuántas veces oigo la misma
respuesta!
¡Pobre alma!¡No has podido velar una hora Conmigo!Dentro
de poco vendré y no me oirás, porque estarás dormida... Desearé
concederte una gracia y no podrás recibirla... Y ¡quién sabe si
después tendrás fuerzas para despertar!... Mira que si vas
perdiendo alimento, se debilitará tu alma y no podrás salir de este
letargo...
A muchas almas las ha sorprendido la muerte en medio de un
profundo sueño y, ¿dónde y cómo se han despertado?
¡Almas queridas!, quise enseñaros aquí cuán inútil y vano es
buscar alivio en las criaturas. ¡Cuántas veces están dormidas y en
vez de hallar el descanso que buscáis se llena vuestro corazón de
rgura, porque no corresponden a nuestros deseos, ni a nuestro
cariño!

* * *

Volviendo en seguida a la oración me prosterné de nuevo,
adoré al Padre y le pedí ayuda, diciéndole: «Padre Mio.» Pedidle
alivio, exponedle vuestros sufrimientos, vuestros temores y con
gemidos recordadle que sois sus hijos; que vuestro corazón se ve
tan oprimido, que parece a punto de perder la vida... Que vuestro
cuerpo sufre tanto que ya no tiene fuerza para más... Pedid con
confianza de hijas y esperad, que vuestro Padre os aliviará y os
dará la fuerza necesaria para pasar esta tribulación vuestra o de
las almas que os están confiadas.

* * *

¡Mi alma triste y desamparada padecía angustias de muerte!
Me sentí agobiado con el peso de las más negras ingratitudes.
La sangre que brotaba de todos los poros de mi Cuerpo, y que
dentro de poco saldría de todas mis heridas, sería inútil para gran
número de almas. ¡Muchas se perderían... Muchísimas me ofenderían
y otras no me conocerían siquiera...!
Derramaría mi Sangre por todas y mis méritos serían aplicados
a cada una de ellas... ¡Sangre Divina!... ¡Méritos infinitos...I Y,
sin embargo, ¡inútiles para tantas y tantas almas...!
¡Acepté el cáliz para apurarlo hasta las heces...!
Todo para enseñaros, almas queridas, a no volver atrás a la
vista de los sufrimientos y a no creerlos inútiles aun cuando no
veáis el resultado. Someted vuestro juicio y dejad que la Voluntad
Divina se cumpla en vosotras.
Yo no retrocedí, antes al contrario, sabiendo que era en el
huerto donde habían de prenderme, permanecí allí... No quise huir
de mis enemigos...

* * *

Lo dejaremos para mañana... Hoy quédate a mi disposición
para que te encuentre despierta si te necesito.
Después que fui confortado por el enviado de mi Padre, vi que
Judas, uno de mis doce Apóstoles, se acercaba a Mí, y tras él
venían todos los que me habían de prender...; llevaban en las
manos cuerdas, palos, y toda clase de instrumentos para sujetarme.
Me levanté y acercándome a ellos les dije: ¿A quien buscáis?
Entretanto, Judas, poniendo las manos sobre mis hombros me
besó. ¡Ahí, ¿qué haces Judas?... ¿Qué significa este beso?
También puedo decir a muchas almas: ¿Qué hacéis?... ¿Por
qué me entregáis con un beso?...
¡Alma a quien amo!.., dime tú que vienes a Mí, que me recibes
en tu pecho..., que me dirás más de una vez que me amas..., ¿no
me entregarás a mis enemigos cuando salgas de aquí?... Ya sabes
que en esa reunión que frecuentas hay piedras que me hieren
fuertemente, es decir, conversaciones que me ofenden... tú que me
has recibido hoy y que me vas a recibir mañana, pierdes ahí la
blancura preciosa de mi gracia!...
¿Seguirás con ese asunto que te ensucie las manos?.. ¿No
sabes que no es lícito el modo como adquieres ese dinero,
alcanzas esa posición, te procuras ese bienestar?...
Mira que obras como Judas...; ahora me recibes y me besas;
dentro de unos instantes o de unas horas me prenderán los
enemigos y tú mismo les darás la señal para que me conozcan...
Con esa amistad peligrosa, no sólo me atas y me apedreas,
sino que eres causa de que tal persona me ate y apedree
también...
¿Por qué me entregas así, alma que me conoces y que en
más de una ocasión te has gloriado de ser piadosa y de ejercer la
caridad?... Cosas todas que en verdad podían hacerte adquirir
grandes méritos, mas, ¿qué vienen a ser para ti, sino un velo que
cubre tu delito?...
¡Alma querida!, ¿por qué te dejas llevar de esa pasión?...; no
te pido que te libres de ella, pues eso no está en tu mano; pero sí
pido que trabajes, que luches, que no te dejes dominar. Mira que el
placer momentáneo que te proporciona es como los treinta denarios
en que me vendió Judas, los cuales no le sirvieron sino para su
perdición.
¡Cuántas almas me han vendido y me venderá!, por el vil
precio de un deleite, de un placer momentáneo y pasajero!¡Ah,
pobres almas!¿A quién buscáis?... ¿Es a Mí?.. ¿Es a Jesús a
quien conocéis, a quien habéis amado y con quien habéis hecho
alianza eterna?
Dejad que os diga una palabra: Velad y orad. Luchad sin
descanso y no dejéis que vuestras malas inclinaciones y defectos
lleguen a ser habituales...
Mirad que hay que segar la hierba todos los años y quizá en
las cuatro estaciones, que la tierra hay que labrarla, y limpiarla, hay
que mejorarla y cuidar de arrancar las malezas que en ella brotan.
El alma también hay que cuidarla con mucho esmero, y las
tendencias torcidas hay que enderezarlas.
No creáis que el alma que me vende y se entrega a los
mayores desórdenes empezó por una falta grave. Esto puede
suceder, pero no es lo corriente. En general, las grandes caídas
empezaron por poca cosa; un gustillo, una debilidad, un consentimiento
quizá lícito, pero poco mortificado; un placer no prohibido,
pero poco conveniente... El alma se va cegando, disminuye la
gracia, se robustece la pasión y, por último, vence.
¡Ah, cuán triste es para el corazón de un Dios que ama infinitamente
a las almas ver tantas que se precipitan insensiblemente
en el abismo!...

15 de marzo
Traiciones de las almas escogidas
Josefa, te he dicho cómo las almas que pecan gravemente me
entregan a mis enemigos y el arma con que me hieren es el
pecado...
Pero no siempre se trata de grandes pecados...; hay almas, y
aun almas escogidas, que me traicionan y me entregan con sus
defectos habituales, con sus malas inclinaciones, no combatidas,
con concesiones a la naturaleza inmortificada, con faltas de
caridad, de obediencia, de silencio... Y si es triste recibir una ofensa
o una ingratitud de cualquier alma, mucho más cuando viene de
almas escogidas y las más amadas de mi Corazón.
Otras, sin embargo, pueden reparar y consolarme.
Sí, almas que he escogido para que seáis mi descanso y el
jardín de mis delicias; espero de vosotras mucha mayor ternura,
mucha mayor delicadeza, mucho más amor...
De vosotras espero que seáis el bálsamo que cicatrice mis
heridas, que limpie mi rostro, afeado y manchado..., que me
ayudéis a dar luz a tantas almas ciegas que en la oscuridad de la
noche me prenden y me atan para darme muerte.

* * *

No me dejéis solo... Despertad y venid..., porque ya llegan mis
enemigos...
Cuando se acercaron a Mí los soldados para prenderme, les
dije: «Yo Soy». Lo mismo repito al alma que se acerca al peligro y
e la tentación: «Yo Soy, Yo Soy.» Si tú quieres estás a tiempo
todavía, te perdonaré, y en vez de atarme tú con las cuerdas del
pecado, Yo te ataré a ti con ligaduras de amor.
¡Ven!Yo soy... Soy el que te ama y ha derramado toda su
Sangre por ti, y el que tiene tal compasión de tu debilidad, que está
esperándote con ansia para estrecharte en sus brazos.
¡Qué triste es para Mí cuando, después de haber llamado con
tanto amor a las almas, ellas, ingratas y ciegas, me atan y me
llevan a la muerte!...

* * *

Mas... había llegado mi hora.., y dando libertad a los soldados,
me entregué con la docilidad de un cordero... En seguida me
condujeron a casa de Caifás, donde me recibieron con burlas e
insultos y donde uno de los criados me dio la primera bofetada.
¡Ah Josefa¡... ¡Entiende esto!... ¡La primera bofetada!... ¿Me
hizo sufrir más que los azotes de la flagelación?... No; pero en esta
primera bofetada vi el primer pecado mortal de tantas almas que
después de vivir en gracia, cometerían ese primer pecado... Y tras
él..., ¡cuántos otros!..., siendo causa con su ejemplo de que otras
almas los cometieran también..., y teniendo tal vez la misma
desgracia: ¡morir en pecado¡...

* * *

Mañana seguiremos... Pasa hoy el día reparando y pidiendo
que muchas almas conozcan a dónde las conduce el camino que
llevan...
16 de marzo
Negación de San Pedro
Escribe para las almas:
¡Mis Apóstoles me habían abandonado!... Pedro, movido de
curiosidad, pero lleno de temor, se quedó oculto entre la
servidumbre. A mi alrededor sólo había acusadores que buscaban
cómo acumular contra Mí delitos que pudieran encender más la
cólera de jueces tan inicuos. Me llaman perturbador, profanador del
sábado, falso profeta. La soldadesca, excitada por las calumnias,
profiere contra Mí gritos y amenazas.

* * *

¿Dónde estáis vosotros, apóstoles y discípulos que habéis
sido testigos de mi vida, de mi doctrina, de mis milagros?... ¡Ah!, de
todos aquellos de quienes esperaba alguna prueba de amor, no
queda ninguno para defenderme; me encuentro solo y rodeado de
soldados, que, como lobos, quieren devorarme.
Mirad cómo me maltratan: uno descarga sobre mi rostro una
bofetada, otro me arroja su inmunda saliva; otro me tuerce el rostro
en son de burla.
Mientras mi Corazón se ofrece a sufrir todos estos suplicios,
Pedro, a quien había constituido Jefe y Cabeza de la Iglesia y que
algunas horas antes había prometido seguirme hasta la muerte.,., a
una simple pregunta, que podía haberle servido para dar testimonio
de Mí, ¡me niega!Y como el temor se apodera más y más de él y la
pregunta se reitera, jura que jamás me ha conocido ni ha sido mi
discípulo...
¡Ah!¡Pedro!¡Juras que no conoces a tu Maestro!... No sólo
juras, sino que, interrogado por tercera vez, respondes con horribles
imprecaciones.

* * *

¡Almas escogidas!... Cuando el mundo clama contra Mí, ¡qué
tristeza, qué inmensa amargura para mi Corazón si, volviéndose
entonces a los amigos, se encuentra sólo y abandonado de ellos!
Os diré como a Pedro: ¡Alma a quien tanto amo¡... ¿No te
acuerdas ya de las pruebas de amor que te he dado? ¿Te olvidas
de los lazos que te unen a Mí?... ¿Olvidas cuántas veces me has
prometido ser fiel y defenderme?
No confíes en ti misma porque entonces estás perdida. Pero si
recurres a Mí con la humildad y firme confianza, no tengas miedo:
Yo te sostendré.
Y vosotras, almas que vivís en el mundo rodeadas de tantos
peligros..., huid de las ocasiones...
En cuanto a las que trabajáis en mi viña..., si os sentís
movidas por curiosidad o por alguna satisfacción humana, también
os diré que huyáis; pero si trabajáis puramente por obediencia o
lsadas por el celo de las almas y de mi gloria, no temáis... Yo
os defenderé y saldréis victoriosas...

* * *

Cuando los soldados me conducían a la prisión, al pasar por
uno de los patios vi a Pedro, que estaba entre la turba... Le miré...
El también me miró... Y lloró amargamente su pecado.
¡Cuántas veces miro así al alma que ha pecado!... Pero, ¿me
mira ella también? ¡Ah!... Que no siempre se encuentran estas dos
miradas... ¡Cuántas veces miro al alma y ella no me mire a Mí!...
No me ve... Está ciega... La llamo por su nombre y no me
responde... Le envío una tribulación para que salga de su sueño,
pero no quiere despertar...
¡Almas queridas!Si no miráis al cielo viviréis como los seres
privados de la razón... Levantad la cabeza y ved la patria que os
espera. Buscad a vuestro Dios y siempre le encontraréis con los
ojos fijos en vosotras, y en su mirada hallaréis la paz y le vide.

17 de marzo
La Prisión
Contémplame en la prisión, donde pasé gran parte de la
noche. Los soldados venían a insultarme de palabra y de obra,
empujándome, golpeándome.
Al fin, hartos de Mí, me dejaron solo, atado, en una habitación
oscura y húmeda, sin más asiento que una piedra, donde mi
cuerpo dolorido se quedó al poco rato aterido de frío...

* * *

Vamos ahora a comparar la prisión con el Sagrario, y, sobre
todo, con los corazones de los que me reciben.
En la prisión, pasé una noche no entera...; pero en el Sagrario,
¡cuántas noches y días paso!
En la prisión me ultrajaron los soldados, que eran mis
enemigos... Pero en el Sagrario me maltratan y me insultan almas
que me llaman Padre... En la prisión pasé frío y sueño, hambre y
sed, vergüenza, dolores, soledad y desamparo..., y desde allí veía,
en el transcurso de los siglos, tantos Sagrarios en los que me
faltaría el abrigo del amor... Cuántos corazones helados serían
para mi cuerpo frío y herido como la piedra de la prisión!
¡Cuántas veces tendría sed de amor, sed de almas!...
¡Cuántos días espero que tal alma venga a visitarme en el
Sagrario y a recibirme en su corazón!
¡Cuántas noches me paso solo... y pensando en ella!... ¡Qué
de veces siento hambre de mis almas!... de su fidelidad generosa:
¿Sabrán calmarla con aquella ocasión de vencerse .., con esta
ligera mortificación?... ¿Sabrán, cuando llegue la hora del dolor...,
cuando hayan de pasar por una humillación..., una contrariedad...,
una pena de familia o un momento de soledad y desolación,
decirme desde el fondo del alma: «Os lo ofrezco para aliviar
vuestra tristeza, para acompañaros en vuestra soledad?»
¡Ah!Si de este modo supieran unirse a Mí. ¡Con cuánta paz
pasarían por aquella tribulación!Su alma saldría de ella fortalecida
y habrían aliviado mi Corazón.
En la prisión sentí vergüenza al oír las horribles palabras que
se proferían contra Mí..., y esta vergüenza creció al ver que más
tarde esas mismas palabras serían repetidas por almas muy amadas.
Cuando aquellas manos sucias y repugnantes descargaban
sobre Mí golpes y bofetadas, vi cómo sería muchas veces golpeado
y abofeteado por tantas almas que, sin purificarse de sus
pecados, me recibirán en sus corazones, y con sus pecados
habituales descargarían sabre Mí repetidos golpes.
Cuando en la prisión me empujaban, y Yo, atado y falto de
fuerzas, caía en tierra, vi cómo tantas almas, por no renunciar a
una vana satisfacción me despreciarían, y atándome con las cadenas
de su ingratitud me arrojarían de su corazón y me dejarían caer
en tierra renovando mi vergüenza y prolongando mi soledad.
«¡Almas escogidas!Mirad a vuestro Esposo en la prisión;
contempladle en esta noche de tanto dolor... Y considerad que este
se prolonga en la soledad de tantos Sagrarios, en la frialdad
de tantos corazones...
Si queréis darme una prueba de vuestro amor, abridme vuestro
pecho para que haga de él mi prisión.
Atadme con las cadenas de vuestro amor... Cubridme con
vuestras delicadezas... Alimentadme con vuestra generosidad...
Apagad mi sed con vuestro celo...
Consolad mi tristeza y desamparo con vuestra fiel compañía.
Haced desaparecer mi dolorosa vergüenza con vuestra
pureza y rectitud de intención.
Si queréis que descanse en vosotras, evitad el tumulto de
pasiones, y en el silencio de vuestra alma dormiré tranquilo; de vez
en cuando oiréis mi voz que os dice suavemente: Esposa mía, que
ahora eres mi descanso, Yo seré el tuyo en la eternidad; a ti, que
con tanto desvelo y amor me procuras la prisión de tu corazón, Yo
te prometo que mi recompensa no tendrá límites y no te pesarán
los sacrificios que hayas hecho por Mí durante tu vida».

* * *

20 de marzo
Imitación del divino Prisionero
«¡Escucha los deseos que entonces sentía mi Corazón!...
Me consumía de amor el pensamiento de tantas y tantas
almas a quienes este ejemplo había de inspirar el deseo de seguir
mis huellas.
Las veía fieles imitadoras de mi Corazón, aprendiendo de Mí
mansedumbre, paciencia, serenidad, no sólo para aceptar los
sufrimientos y desprecios, sino aun para amar a los que las persiguen
y, si fuera preciso, sacrificarse por ellos como Yo me
sacrifiqué.
El amor me encendía más y más en deseos de cumplir la
Voluntad de mi Padre, y mi Corazón, más fuertemente unido a El
en éstas horas de soledad y dolor, se ofrecía a reparar su gloria
ultrajada...»

* * *

Así vosotras, almas religiosas que os halláis en prisión
voluntaria por amor; que más de una vez pasáis a los ojos de las
criaturas por inútiles y quizá por perjudiciales: ¡No temáis!Dejad
que griten contra vosotras, y en estas horas de soledad y de dolor,
que vuestro corazón se una íntimamente a Dios, único objeto de
vuestro amor. ¡Reparad su gloria ultrajada por tantos pecados!...»
El mismo día
«Mi reino no es de este mundo»
«Al amanecer del día siguiente, Caifás ordenó que me
condujeran a Pilatos para que pronunciara la sentencia de muerte.
Este me interrogó con gran sagacidad, deseoso de hallar
causa de condenación; pero al mismo tiempo su conciencia le
remordía y sentía gran temor ante la injusticia que contra Mí iba a
cometer; al fin encontró un medio para desentenderse de Mí, y
mandó me condujeran a Herodes.
En Pilatos están fielmente representadas las almas que,
sintiendo la lucha entre la gracia y sus pasiones, se dejan dominar
por el respeto humano y por su excesivo amor propio.»
«A todas las preguntas que Pilatos me hizo, nada respondí;
mas cuando me dijo: «Eres tú el Rey de los Judíos?» Entonces,
con gravedad y entereza, le dije: «Tú lo has dicho. Yo soy Rey,
pero mi Reino no es de este mundo.»
Con estas palabras quise enseñar a muchas almas cómo
cuando se presenta la ocasión de soportar el sufrimiento, una
humillación que podrían fácilmente evitar, deben contestar con
generosidad.
«Mi reino no es de este mundo»; es decir: no busco las
alabanzas de los hombres; mi patria no es ésta; ya descansaré en
la que lo es verdaderamente; ahora, ánimo para cumplir mi deber,
sin tener en cuenta la opinión del mundo... No retrocederé,
escucharé In voz de la gracia, ahogando los gritos de la naturaleza.
Y si no soy capaz de vencer sola, pediré fuerzas y consejos, pues
muchas ocasiones las pasiones y el excesivo amor propio
ciegan al alma y la impulsan a obrar, el mal.»
El mismo día
En casa de Herodes
«Pilatos mandó que me llevaran a la presencia de Herodes.
Era éste un hombre corrompido, que no buscaba más que el
placer, dejándose arrastrar de sus pasiones desordenadas. Se
alegró de verme comparecer ante su tribunal, pues esperaba divertirse
con mis discursos y milagros.»

* * *

«Considerad, almas queridas, la repulsión que experimenté al
verme ante aquel hombre vicioso, cuyas palabras, gestos y movimientos
me cubrían de confusión.
¡Almas queridas y virginales!Venid a rodear y a defender a
vuestro Esposo...
Herodes esperaba que Yo contestaría a sus preguntas
sarcásticas, pero no quise desplegar mis labios; guardé en su
presencia el más profundo silencio.
No contestar, era la mayor prueba que podía darle de mi
dignidad. Sus palabras, obscenas, no merecían cruzarse con las
mías, purísimas.
Entretanto, mi Corazón estaba íntimamente unido a mi Padre
Celestial. Me consumía en deseos de dar por las almas hasta la
última gota de mi Sangre. El pensamiento de todas las que, más
tarde, habían de seguirme, conquistadas por mis ejemplos y por mi
liberalidad, me encendían en amor, y no sólo gozaba en aquel
terrible interrogatorio, sino que deseaba soportar el suplicio de la
Cruz.
Dejé que me trataran de loco y me cubrieran con una
vestidura blanca en señal de burla; después, en medio de gritos
furiosos, me llevaron de nuevo a la presencia de Pilotos.»
«Mira cómo este hombre, confundido y enredado en sus
propios lazos, no sabe qué hacer de Mí, y para apaciguar el furor
del populacho manda que me hagan azotar.»

* * *

Así son las almas cobardes, que faltas de generosidad para
romper enérgicamente con las exigencias del mundo o de sus
propias pasiones, en vez de cortar de raíz aquello que la conciencia
les reprende, ceden a un capricho, se conceden una ligera
satisfacción, capitulan en parte con lo que la pasión exige.
Y para acallar los remordimientos, se dicen a sí mismas:
— Ya me he privado de esto, —sin ver que es sólo la mitad de
lo que la gracia les pide.
Sólo diré una palabra... Alma querida, como Pilatos me haces
flagelar. Ya has dado un paso... Mañana darás otro... ¿Crees Satisfacer
así tu pasión? No...; pronto te pedirá más, y como no has
tenido valor para luchar con tu propia naturaleza en esta pequeñez,
mucho menos la tendrás después cuando la tentación sea mayor.

* * *

Miradme, almas tan amadas de mi Corazón, dejándome
conducir con la mansedumbre de un cordero al terrible y afrentoso
suplicio de la flagelación...
Sobre mi cuerpo ya cubierto de golpes y agobiado de
cansancio, los verdugos descargan cruelmente, con cuerdas
embreadas y con varas, terribles azotes. Y es tanta la violencia con
que me hieren, que no quedó en Mí un solo hueso que no fuese
quebrantado por el más terrible dolor... La fuerza de los golpes me
produjo innumerables heridas... Las varas arrancaban pedazos de
piel y carne divina... La Sangre brotaba de todos los miembros de
mi Cuerpo, que estaba en tal estado, que más parecía monstruo
que hombre.
¡Ah!¿Cómo podéis contemplarme en este mar de dolor y de
amargura sin que vuestro corazón se mueva a compasión?
Pero no son los verdugos los que me han de consolar, sino
vosotras, almas escogidas, aliviad mi dolor...
¡Contemplad mis heridas y ved si hay quien haya sufrido tanto
para probaros su amor!...

22 de marzo
Jesús coronado de espinas y tratado como Rey de
burla
Cuando los brazos de aquellos hombres crueles quedaron
rendidos a fuerza de descargar golpes sobre mi Cuerpo, colocaron
sobre mi cabeza una corona tejida con ramas de espinas, y Delfilando
por delante de Mí me decían: ¿Conque eres Rey? ¡Te
saludamos!...
Unos me escupían, otros me insultaban..., otros descargaban
nuevos golpes sobre mi cabeza; cada uno añadía un nuevo dolor a
mi Cuerpo maltratado y deshecho.

* * *

No rehúyo la humillación, antes me abrazo con ella, para
expiar los pecados de soberbia y atraer a las almas a imitar mi
ejemplo.
Permití que me coronasen de espinas y que mi cabeza
sufriera cruelmente para expiar la soberbia de muchas almas que
rehúsan aceptar aquello que las rebaja a los ojos de las criaturas.
Consentí que pusieran sobre mis hombros un manto de
escarnio y que me llamasen loco; para que las almas no se
desdeñen de seguirme por un camino que a los mundanos parece
bajo y vil y quizá a ellas mismas indigno de su condición.
No, almas queridas, no hay camino, estado ni condición
humillante cuando se trata de cumplir la Voluntad Divina...; no
áis resistir, buscando con vanos y soberbios pensamientos el
modo de seguir la voluntad de Dios haciendo la vuestra.
Ni creáis que hallaréis la verdadera paz y alegría en una
condición más o menos brillante a los ojos de las criaturas... No;
sólo la encontraréis en el exacto cumplimiento de la Voluntad
Divina y en la entera sumisión para aceptar todo lo que ella os pida.

* * *

Hay en el mundo muchas jóvenes que cuando llega el
momento de decidirse para contraer matrimonio, se sienten
atraídas hacia aquel en quien descubren cualidades de honradez,
vida cristiana y piadosa, fiel cumplimiento del deber, así en el
trabajo como en el seno de le familia; todo, en fin, lo que puede
llenar las aspiraciones de su corazón.
Pero en aquella cabeza germinan pensamientos de soberbia;
y empiezan a discurrir así. Tal vez éste satisfaría los anhelos de mi
corazón, pero en cambio no podré figurar ni lucir en el mundo.
Entonces se ingenian para buscar otro, en el cual pasarán por más
nobles, más ricas, llamarán la atención y se granjearán la estima y
los halagos de las criaturas.
¡Ay!¡Cuán neciamente se ciegan estas pobres almas!Óyeme,
hija mía; no encontrarás la verdadera felicidad en este mundo, y...
quizá no la encuentres tampoco en el otro. ¡Mira que te pones en
gran peligro!
¿Y qué diré a tantas almas a quienes llamo a la vida perfecta,
a una vida de amor, y que se hacen sordas a mi voz?
¡Cuántas ilusiones, cuánto engaño hay en almas que
aseguran están dispuestas a hacer mi Voluntad, a seguirme, a unirse
y consagrarse a Mí, y, sin embargo, clavan en mi cabeza la
corona de espinas!
Hay almas a quienes quiero por esposas y, conociendo como
conozco los más ocultos repliegues de su corazón, amándolas
como las amo, con delicadeza infinita, deseo colocarlas allí donde
en mi sabiduría veo que encontrarán todo cuanto necesitan para
llegar a una encumbrada santidad. Allí donde mi Corazón se manifestará
a ellas y donde me darán más gloria..., más consuelo.., más
amor y más almas.
¡Pero cuántas resistencias!... ¡Y cuántas decepciones sufre mi
Corazón!¡Cuántas almas ciegas por el orgullo, la sed de fama y de
honra, el deseo de contentar sus vanos apetitos, y una baja y
mezquina ambición de ser tenidas en algo..., se niegan a seguir el
camino que les traza mi amor!
Almas por Mí escogidas con tanto cariño, ¿creéis darme la
gloria que Yo esperaba de vosotras haciendo vuestro gusto?
¿Creéis cumplir mi Voluntad resistiendo a la voz de la gracia que
os llama y encamina por esa senda que vuestro orgullo rechaza?

23 de marzo
Barrabás preferido a Jesús
Vamos a seguir hablando de estas pobres almas que se dejan
engañar por el orgullo y la soberbia.

* * *

Coronado de espinas y cubierto con un manto de púrpura, los
soldados me presentaron de nuevo a Pilatos.
No encontrando en Mí delito para castigarme, Pilatos me hizo
varias preguntas, diciéndome que por qué no le contestaba siendo
así que él tenía todo poder sobre Mí...
Entonces, rompiendo mi silencio, le dije: No tendrías ese
poder si no se te hubiese dado de arriba; pero es preciso que se
cumplan las Escrituras.
Y cerrando de nuevo los labios me entregué...
Pilatos, perturbado por el aviso de su mujer y perplejo entre
los remordimientos de su conciencia y el temor de que el pueblo se
amotinase contra él, buscaba medios para libertarme..., y me expuso
a la vista del populacho en el lastimoso estado en que me
hallaba, proponiéndoles darme la libertad y condenar en mi lugar a
Barrabás, que era un ladrón y criminal famoso... A una voz,
contestó el pueblo:
— ¡Que muera y que Barrabás sea puesto en libertad!

* * *

Almas que me amáis, ved cómo me han comparado a un
criminal y ved cómo me han rebajado más que al más perverso de
los hombres... ¡Oíd qué furiosos gritos lanzan contra Mí!... ¡Ved con
qué rabia piden mi muerte!¿Rehusé, acaso, pasar por tan penosa
afrenta? No, antes al contrario, me abracé con ella por amor a las
almas y para mostraros que este amor no me llevó tan sólo a la
muerte, sino al desprecio, a la ignominia, al odio de los mismos por
quienes iba a derramar mi Sangre con tanta profusión.
No creáis, sin embargo, que mi naturaleza humana no sintió
repugnancia ni dolor...; antes, al contrario, quise sentir todas
vuestras repugnancias y estar sujeto a vuestra misma condición,
dejándoos un ejemplo que os fortalezca en todas las circunstancias
de la vida.

* * *

Ahora quiero volver a tratar de las almas de quienes hablaba
ayer. De esas almas a quienes llamo al estado perfecto, pero
vacilan, diciendo entre sí: «No puedo resignarme a esta vida de
oscuridad..., no estoy acostumbrada a estos quehaceres tan
bajos...; ¿qué dirán mi familia, mis amistades? Y se persuaden de
que con la capacidad que tienen o creen tener, serán más útiles en
otro lugar.
Voy a responder a estas almas: «Dime, ¿rehusé Yo o vacilé
siquiera cuando me vi nacer de familia pobre y humilde..., en un
establo, lejos de mi casa y de mi patria..., de noche..., en la más
cruda estación del año?...
Después viví treinta años de trabajo oscuro y rudo en un taller
de carpintero; pasé humillaciones y desprecios de parte de los que
encargaban trabajo a mi Padre San José..., no me desdeñé de
ayudar a mi Madre en las faenas de la casa..., y, sin embargo, ¿no
tenía más talento que el que se requiere para ejercer el tosco oficio
de carpintero, Yo que a la edad de doce años enseñé a los
Doctores en el Templo?
Pero era la Voluntad de mi Padre Celestial y así le glorificaba.
Cuando dejé Nazaret y empecé mi vida pública, habría podido
darme a conocer por Mesías e Hijo de Dios, para que los hombres
chasen mis enseñanzas con veneración; pero no lo hice
porque mi único deseo era cumplir la voluntad de mi Padre...
Y cuando llegó la hora de mi Pasión, a través de la crueldad
de los unos y de las afrentas de los otros, del abandono de los
míos y de la ingratitud de las turbas..., a través del indecible
martirio de mi Cuerpo y de las vivísimas repugnancias de mi
naturaleza humana, mi alma, con mayor amor aún, se abrazaba
con la Voluntad de mi Padre Celestial... Cuando, después de haber
pasado por encima de las repugnancias y sutilezas de amor propio,
que os sugiere vuestra naturaleza..., abracéis con generosidad la
Voluntad Divina, sólo entonces llegaréis a gozar de las más inefables
dulzuras, en una íntima unión de voluntades, entra el Divino
Esposo y vuestra alma.

* * *

Esto que he dicho a las almas que sienten honor a la vida
humilde y oscura, lo repito a las que, por el contrario, son llamadas
a trabajar en continuo contacto con el mundo, cuando su atractivo
sería la completa soledad y los trabajos humildes y ocultos...
¡Almas escogidas!Vuestra felicidad y vuestra perfección no
consiste en ser conocidas o desconocidas de las criaturas, ni en
emplear u ocultar el talento que poseéis... Lo único que os procurará
felicidad cumplida es hacer la voluntad dé Dios, abrazarla con
amor y por amor unirse y conformarse con entera sumisión a todo
lo que por su gloria y vuestra santificación os pida.

* * *

Basta por hoy, Josefa; mañana continuaré. Ama y abraza mi
Voluntad alegremente: ya sabes que está en todo trazada por el
amor.

24 de marzo
Jesús condenado a muerte
Medita por un momento el indecible martirio de mi Corazón,
tan tierno y delicado al verse pospuesto a Barrabás...
¡Cómo recordaba entonces las ternuras de mi Madre, cuando
me estrechaba sobre su Corazón!¡Cuán presente tenía los
desvelos y fatigas que para mostrarme su amor sufrió mi Padre
adoptivo!¡Cuán vivamente se presentaban a mi memoria los
beneficios que con tanta liberalidad derramé sobre aquel pueblo
ingrato!... ¡Dando vista a los ciegos, devolviendo la salud a los
enfermos, el uso de sus miembros a los que lo habían perdido!...
¡Dando de comer a las turbas y resucitando a los muertos!Y ahora,
¡vedme reducido al estado más despreciable!¡Soy el más odiado
de los hombres y se me condena a muerte como a un ladrón
infame!... ¡Pilatos ha pronunciado la sentencia!¡Almas queridas!
¡Considerad atentamente cuánto sufrió mi Corazón!
El mismo día
Desesperación de Judas
Desde que Judas me entregó en el Huerto de los Olivos,
anduvo errante y fugitivo, sin poder acallar los gritos de su conciencia,
que le acusaba del más horrible sacrilegio. Cuando llegó a sus
oídos la sentencia de muerte pronunciada contra Mí, se entregó a
la más terrible desesperación y se ahorcó.
¿Quién podrá comprender el dolor intenso de mi Corazón
cuando vi lanzarse a la perdición eterna esa alma que había
pasado tres años en la escuela de mi amor, aprendiendo mi
doctrina, recibiendo mis enseñanzas, oyendo tantas veces cómo
perdonaban mis labios a los más grandes pecadores?
¡Ah!¡Judas!¿Por qué no vienes a arrojarte a mis pies para
que te perdone? Si no te atreves a acercarte a Mí por temor a los
me rodean, maltratándome con tanto furor, mírame al menos,
¡verás cuán pronto se fijan en ti mis ojos!...
«Almas que estáis enredadas en los mayores pecados... si por
más o menos tiempo habéis vivido errantes y fugitivas a causa de
vuestros delitos, si los pecados de que sois culpables os han
cegado y endurecido el corazón, si por seguir alguna pasión habéis
caído en los mayores desórdenes, ¡ah!, no dejéis que se apodere
de vosotras la desesperación, cuando os abandonen los cómplices
de vuestro pecado o cuando vuestra alma se dé cuenta de su
culpa... ¡Mientras el hombre cuenta con un instante de vida, aun
tiene tiempo de recurrir a la misericordia y de implorar el perdón!
Si sois jóvenes y los escándalos de vuestra vida pasada os
han degradado ante los hombres, ¡no temáis!Aun cuando el
mundo os desprecie, os trate de malvados, os insulte, os Abandone,
estad seguros de que vuestro Dios no quiere que vuestra alma
sea pasto dé las llamas del infierno. Desea que os acerquéis a El
para perdonaros. Si no os atrevéis a hablarle, dirigidle miradas y
suspiros del corazón y pronto seréis que su mano bondadosa y
paternal os conduce a la fuente del perdón y de la vida.
Si por malicia habéis pasado quizá gran parte de vuestra vida
en el desorden o en la indiferencia, y cerca ya de la eternidad, la
desesperación quiere poneros una venda en los ojos, no os dejéis
engañar; aun es tiempo de perdón, y ¡oídlo bien!; si os queda un
segundo de vida, aprovechadlo, porque en él podéis ganar la vida
eterna...
Si ha transcurrido vuestra existencia en la ignorancia y el
error, si habéis sido causa de grandes daños para los hombres,
para la sociedad, y hasta para la Religión y por cualquier circunstancia
conocéis vuestro error, no os dejéis abatir por el peso de las
faltas ni por el daño de que habéis sido instrumento, sino por el
contrario, dejando que vuestra alma se penetre del más vivo pesar,
abismaos en la confianza y recurrid al que siempre os está ESPErando
para perdonaros todos los yerros de vuestra vida.»

* * *

Lo mismo sucede, si se trata de un alma que ha pasado los
primeros años de su vida en la fiel observancia de mis Ma
entos, pero que ha decaído poco a poco del fervor, pasando a
una vida tibia y cómoda…
Pero un día recibe una fuerte sacudida que la despierta;
entonces aparece su vida inútil, vacía, sin méritos para la eternidad.
El demonio, con infernal envidia, la ataca de mil maneras, le
inspira desaliento y tristeza, abultándole sus faltas, acaba por
llevarla al temor y a la desesperación.
¡Almas que tanto amo, no escuchéis este cruel enemigo!... En
cuanto sientas la emoción de la gracia y antes de que sea más
fuerte la lucha, acude a mi Corazón, pídele que vierta una gota de
su Sangre sobre tu alma. ¡Ven a Mí!Ya sabes dónde me encuentro,
en los brazos paternales de tus Superiores. Allí estoy bajo el
velo de la fe. Levanta ese velo y dime con entera confianza tus
penas, tus miserias, tus caídas... Escucha con respeto mis
palabras y no temas por lo pasado. Mi Corazón lo ha sumergido en
el abismo de mi misericordia y mi amor te prepara nuevas gracias.
Tu vida pasada te dará la humildad que te llenará de méritos, y si
quieres darme la mejor prueba de amor, ten confianza y cuenta con
mi perdón. Cree que nunca llegarán a ser mayores tus pecados
que mi misericordia, pues es infinita.

* * *

«¡Josefa!Permanece sumergida en el abismo de mi amor y
pide que las almas se dejen penetrar de esos sentimientos!»
26 de marzo, Lunes Santo
Camino del Calvario
«Vamos a continuar, Josefa; sígueme en el camino del
Calvario, agobiado bajo el peso de la Cruz.
En tanto que mi Corazón estaba profundamente abismado en
la tristeza por la eterna perdición de Judas, los crueles verdugos,
insensibles a mi dolor, cargaron sobre mis hombros llagados la
y pesada Cruz en que había de consumar el misterio de la
Redención del mundo.
¡Contempladme, ángeles del cielo!... ¡Ved al Creador de todas
las maravillas, al Dios a quien rinden adoración los espíritus celestiales,
caminando hacia el Calvario y llevando sobre sus hombrón
el leño santo y bendito que va a recibir su último suspiro!...
Vedme también vosotras, almas que deseáis ser mis fieles
imitadoras. Mi Cuerpo, destrozado por tanto tormento, camina sin
fuerzas, bañado de sudor y de sangre... ¡Sufro... sin que nadie se
compadezca de mi dolor!... La multitud me acompaña y no hay una
sola persona que tenga piedad de Mí!... ¡Todos me rodean como
lobos hambrientos, deseosos de devorar su presa!
¡La fatiga que siento es tan grande y la Cruz tan pesada, que
a mitad del camino caigo desfallecido!... Ved cómo me levantan
aquellos hombres inhumanos del modo más brutal: uno me agarra
de un brazo, otro tira de mis vestidos, que estaban pegados a mis
heridas!...; éste me coge por el cuello, otro por los cabellos, otros
descargan terribles golpes en todo mi Cuerpo, con los puños y
hasta con los pies. La Cruz cae encima de Mí y su peso me causa
nuevas heridas. Mi rostro roza con las piedras del camino, y con la
sangre que por él corre, se pegan a mis ojos y a toda mi Sagrada
Faz el polvo y el lodo, y quedo convertido en el objeto más
repugnante.
El mismo día.
Encuentro con la Santísima Virgen
Seguid conmigo unos momentos y a los pocos pasos me
veréis en presencia de mi Madre Santísima, que con el Corazón
traspasado de dolor sale a mi encuentro para dos fines: cobrar
nueva fuerza para sufrir a la vista de su Dios..., y dar a su Hijo con
su actitud heroica aliento para continuar la obra de la Redención.

* * *

Considerad el martirio de estos dos Corazones:
Lo que más ama mi Madre es su Hijo..., y no puede darme
ningún alivio, y sabe que su vista aumentará mis sufrimientos.
Para Mí lo más grande es mi Madre, y no solamente no la
puedo consolar, sino que el lamentable estado en que me ve
procura a su Corazón un sufrimiento semejante al mío. ¡La muerte
que Yo sufro en el Cuerpo la recibe mi Madre en el Corazón!¡Ah!
¡Cómo se clavan en Mí sus ojos, y los míos, oscurecidos y
ensangrentados, se clavan también en Ella!No pronunciamos una
sola palabra; pero ¡cuántas cosas se dicen nuestros Corazones en
esta dolorosa mirada!...
Si, mi Madre estuvo presente a todos los tormentos de mi
Pasión, que por revelación divina se presentaba a su espíritu.
Además, varios discípulos, aunque permaneciendo lejos por miedo
a los judíos, procuraban enterarse de todo e informaban a mi
Madre. Cuando supo que ya se había pronunciado la sentencia de
muerte, salió a mi encuentro y no me abandonó hasta que me
depositaron en el sepulcro.

27 de marzo, Martes Santo
El Cireneo
Sigue contemplándome, Josefa...; la comitiva avanza hacia el
Calvario...
Aquellos hombres inicuos, temiendo verme morir antes de
llegar al término, se entienden entre sí para buscar a alguien que
me ayude a llevar la Cruz, y alquilan a un hombre de las cercanías
llamado Simón.
Mira detrás de Mí a Simón ayudándome a llevarla, y
considera, ante todo, dos cosas:
Este hombre, aunque de buena voluntad, es un mercenario,
porque si me acompaña y comparte conmigo el peso de la Cruz, es
porque ha sido «alquilado». Por eso, cuando siente demasiado
cansancio deja caer más peso sobre Mí, y así caigo en tierra dos
veces.
Además, este hombre me ayuda a llevar parte de la Cruz,
pero no toda la Cruz.
Veamos el sentido de estas dos circunstancias.

* * *

Hay muchas almas que caminan así en pos de Mí. Se
comprometen a ayudarme a llevar la Cruz, pero todavía desean
consuelo y descanso; consienten en seguirme y con este fin han
abrazado la vida perfecta; pero no abandonan el propio interés, que
sigue siendo, en muchos casos, su primer cuidado: por eso vacilan
y dejan caer mi Cruz cuando les pesa demasiado. Buscan la
manera de sufrir lo menos posible, miden su abnegación, evitan
cuanto pueden la humillación y el cansancio..., y acordándose,
quizá con pesar de lo que dejaron, tratan de procurarse ciertas
comodidades, ciertos placeres. En una palabra, hay almas tan
interesadas y tan egoístas, que han venido en mi seguimiento más
por ellas que por Mí... Se resignan tan sólo a soportar lo que no
pueden evitar o aquello a que las obligan... No me ayudan a llevar
más que una partecita de mi Cruz, y de tal suerte, que apenas
pueden adquirir los méritos indispensables para su salvación. Pero
en la eternidad verán ¡qué atrás se han quedado en el camino que
debían recorrer!...
Por el contrario, hay almas, y no pocas, que, movidas por el
deseo de su salvación, pero, sobre todo, por el amor que les inspira
la vista de lo que por ellas he sufrido, se deciden a seguirme por el
camino del Calvario; se abrazan con la vida perfecta y se entregan
a mi servicio, no para ayudarme a llevar parte de la Cruz, sino para
llevarla entera. Su único deseo es descansarme..., consolarme...;
se ofrecen a todo cuanto les pida mi Voluntad, buscando cuanto
pueda agradarme; no piensan en los méritos ni en la recompensa
que les espera, ni n el cansancio, ni en el sufrimiento...; lo único
que tienen presente es el amor que me demuestran y el consuelo
que me procuran.
Si mi Cruz se presenta bajo la forma de una enfermedad, si se
oculta debajo de una ocupación contraria a sus inclinaciones o
poco conforme a sus aptitudes, si va acompañada de algún olvido
de las personas que las rodean, la aceptan con entera sumisión.
Suponed que, llenas de buenos deseos y movidas de grande
amor a mi Corazón y de celo por las almas, hacen lo que creen
mejor en tal o cual circunstancia; mas en vez del resultado que
esperaban recogen toda clase de molestias y humillaciones... Esas
almas que obran sólo a impulsos del amor se abrazan con todo, y
viendo en ello mi Cruz, la adoran y se sirven de ella para procurar
mi Gloria.
¡Ah!, estas almas son las que verdaderamente llevan mi Cruz,
sin otro interés ni otra paga que mi amor... Son las que me consuelan
y glorifican.
Tened, ¡almas queridas!; como cosa cierta, que si vosotras no
veis el resultado de vuestros sufrimientos y de vuestra abnegación,
o lo veis más tarde, no por eso han sido vanos e infructuosos;
antes, por el contrario; el fruto será abundante.
El alma que ama de veras no cuenta lo que ha trabajado, ni
pesa lo que ha sufrido. No regatea fatigas ni trabajos. No espera
recompensa: busca tan sólo aquello que cree de mayor gloria para
su Amado. No se turba ni se inquieta, y mucho menos pierde la paz
si, por cualquier circunstancia, se ve contrariada y aun tal vez
perseguida y humillada, porque el único móvil de sus actos es el
amor y sólo por amor ha obrado.
Estas son las almas que no buscan salario. Lo único que
esperan es mi consuelo, mi descanso y mi gloria. Estas son las que
llevan toda mi Cruz y todo el peso que mi Voluntad Santa quiere
cargar sobre ellas.

28 de marzo, Miércoles Santo
Crucifixión
¡Ya estamos cerca del Calvario!¡La multitud se agita porque
se acerca el terrible momento... Extenuado de fatiga, apenas si
puedo andar!
Tres veces he caído en el trayecto.
Una, a fin de dar fuerza de convertirse a los pecadores
habituados al pecado; otra, para dar aliento a las almas que caen
ragilidad, y a las que ciega la tristeza o la inquietud; la tercera,
para ayudarlas a salir del pecado a la hora de la muerte.
¡Mira con qué crueldad me rodean estos hombres endurecidos!
Unos tiran de la Cruz y la tienden en el suelo; otros me arrancan
los vestidos pegados a las heridas, que se abren de nuevo y
vuelve a brotar la sangre.
Mirad, ¡almas queridas!, ¡cuánta es la vergüenza que padezco
al verme así ante aquella inmensa muchedumbre!¡Qué dolor para
mi cuerpo y que confusión para mi alma!...
Los verdugos me arrancan la túnica que con tanta delicadeza
y esmero me vistió mi Madre en mi infancia y que había ido
creciendo a medida que Yo crecía, ¡y la sortean!... ¿Cuál sería la
aflicción de mi Madre, que contemplaba esta terrible escena?...
¡Cuánto hubiera deseado Ella conservar aquella túnica teñida y
empapada ahora con mi Sangre!

* * *

«Pero... ha llegado la hora, y tendiéndome sobre la Cruz, los
verdugos cogen mis brazos y los estiran para que lleguen a los
taladros preparados en ella. Con tal atroces sacudidas todo mi
Cuerpo se quebranta, se balancea de un lado a otro y las espinas
de la corona penetran en mi cabeza más profundamente.
¡Oíd el primer martillazo que clava mi mano derecha...;
resuena hasta las profundidades de la tierra!... Ya clavan mi mano
izquierda...; ante semejante espectáculo los cielos se estremecen;
los ángeles se postran. ¡Yo guardo profundo silencios... ¡Ni una
queja se escapa de mis labios!
Después de clavarme las manos, tiran cruelmente de los
pies...; las llagas se abren..., los nervios se desgarran..., los huesos
se descoyuntan... ¡El dolor es inmenso!... ¡Mis pies quedan
traspasados..., y mi Sangre baña la tierra!...»

* * *

Contemplad un instante estas manos y estos pies
ensangrentados…, este cuerpo desnudo, cubierto de heridas y de
re... Esta cabeza traspasada por agudas espinas, empapada
en sudor, llena de polvo y de sangre...
Admirad el silencio, la paciencia y la conformidad con que
acepto este cruel sufrimiento.
¿Quién es el que sufre así víctima de tales ignominias?...; ¡Es
Jesucristo, el Hijo de Dios!... El que ha hecho los cielos, la tierra, el
mar y todo lo que existe...; el que ha creado al hombre, el que todo
lo sostiene con su poder infinito... Está ahí inmóvil..., despreciado...,
despojado de todo... Pero muy pronto será imitado y seguido
por multitud de almas que abandonarán bienes de fortuna, patria,
familia, honores, bienestar y cuanto sea necesario para darle la
gloria y el amor que le son debidos»

* * *

«¡Estad atentos, Ángeles del Cielo!, y vosotros, todos los que
me amáis. Los soldados van a dar la vuelta a la Cruz para
remachar los clavos y evitar que, con el peso de mi cuerpo, se
salgan y lo dejen caer. ¡Mi cuerpo va a dar a la tierra el beso de
paz!¡Mientras los martillazos resuenan por el espacio, en la cima
del Calvario se realiza el espectáculo más admirable!... A petición
de mi Madre, que contemplando lo que pasaba y siéndole a Ella
imposible darme alivio, implora la misericordia de mi Padre
Celestial..., legiones de Ángeles bajan a sostener mi cuerpo adorable
para evitar que roce la tierra y que lo aplaste el peso de la
Cruz...»

* * *

«¡Contempla a tu Jesús tendido en la Cruz!..., sin poder hacer
el menor movimiento..., desnudo..., sin fama..., sin honra, sin
libertad... Todo se lo han arrebatado...
¡No hay quien se apiade y se compadezca de su dolor...; sólo
recibe tormentos, escarnios y burlas!...; si me amas de veras, ¿qué
no harás para asemejarte a Mí? ¿A qué no estarás dispuesta para
consolarme? Y ¿qué rehusarás a mi amor?
Ahora póstrate en tierra y deja que te diga una palabra:
¡Que mi Voluntad triunfe en ti!
¡Que mi Amor te destruya!
¡Que tu miseria me glorifique!»
30 de marzo, Viernes Santo.
Las siete palabras
«Josefa, ya conoces mis sufrimientos... Sígueme en ellos...
Acompáñame y toma parte en mi dolor...»

* * *

«¡Ya ha llegado la hora de la Redención del mundo!Me van a
levantar y a ofrecer como espectáculo de burla..., pero también de
admiración... ¡Esta Cruz que hasta aquí era el patíbulo donde expiraban
los criminales, es ahora la luz del mundo, el objeto de mayor
veneración.
En mis llagas encontrarán los pecadores el perdón y la vida...
¡Mi Sangre lavará y borrará todas sus manchas!...
¡En mis llagas las almas puras vendrán para saciar su sed y
abrasarse en amor!... ¡En ellas podrán guarecerse y fijar su
morada!...»

* * *

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen
«No han conocido al que es su vida. ¡Han descargado sobre
El todo el furor de sus iniquidades!... Mas, Yo os lo ruego, ¡oh
Padre mío!..., descargad sobre ellos la fuerza de vuestra misericordia.»
Hoy estarás conmigo en el Paraíso
«Porque tu fe en la misericordia de tu Salvador ha borrado tus
crímenes...; ella te conduce a la vida eterna.»
Mujer, he ahí a tu hijo
«¡Madre mía!, he ahí a mis hermanos... ¡Guárdalos!...
¡Ámalos!...»
No estáis solos, vosotros por quienes he dado mi vida. Tenéis
ahora una Madre a la que podéis recurrir en todas vuestras necesidades.
Y ahora el amor me lleva a unir a todos los hombres con lazos
de hermandad, dándoles a todos mi misma Madre.
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me habéis desamparado?
«Sí, el alma tiene ya derecho a decir a Dios: ¿Por qué me has
desamparado?... Porque, después de consumado el misterio de la
Redención, el hombre ha vuelto a ser hijo de Dios, hermano de
Jesucristo, heredero de la vida eterna...»
Tengo sed
«¡Oh!¡Padre mío!... Tengo sed de vuestra gloria..., y he aquí
que ha llegado la hora... En adelante, realizándose mis palabras, el
mundo conocerá que sois Vos el que me enviasteis y seréis glorificado.
Tengo sed de almas, y para refrigerar esta sed he derramado
hasta la última gota de mi Sangre. Por eso puedo decir:
Todo está consumado
«Ahora se ha cumplido el gran misterio de Amor, por el cual
Dios entregó a la muerte a su propio Hijo para devolver al hombre
la vida...
Vine al mundo para hacer vuestra Voluntad. Padre mío, ¡ya
está cumplida!»
En vuestras manos encomiendo mi espíritu
«A Vos entrego mi alma... Así las almas que cumplen mi
Voluntad, podrán decir con verdad: Todo está consumado... ¡Señor
mío y Dios mío!Recibid mi alma, la pongo en vuestras manos...»
«Josefa, lo que has oído, escríbelo; quiero que las almas lo
lean, a fin de que las que tengan sed se refrigeren..., las que
tengan hambre se sacien...»
13
¡Padre eterno!¡Padre misericordioso!¡Recibid la Sangre de
vuestro Hijo!¡Tomad sus Llagas, recibid su Corazón por estas
almas!Mirad su cabeza traspasada de espinas. No permitáis que
una vez más esta Sangre sea inútil. Mirad la sed que tengo de
daros almas... Padre mío, no permitáis que estas almas se
pierdan... Salvadlas para que os glorifiquen eternamente.

¡Padre eterno!Mirad estas almas bañadas con la Sangre de
vuestro Hijo, víctima que se ofrece sin cesar; esta Sangre que
purifica, consume y abrasa, ¿no tendrá eficacia bastante para
ablandar estas almas?

* * *

Dios santo, Dios justo... Padre de infinita bondad y clemencia,
que por amor habéis creado al hombre y por amor le habéis
constituido heredero de bienes eternos, si por debilidad os ha
ofendido y merece castigo, recibid los méritos de vuestro Hijo, que
se ofrece a Vos como Víctima de expiación. Por esos méritos
infinitos perdonadle y ponedle de nuevo en estado de recibir la
herencia celestial. ¡Oh Padre mío!¡Piedad y misericordia para las
almas!

* * *

Oh Dios infinitamente Santo... Padre infinitamente
misericordioso. Os adoro. Quisiera reparar los ultrajes que recibís
de los pecadores en todos los lugares de la tierra y en todos los
8
(1) Estos ofrecimientos y oraciones fueron enseñados por Nuestro Señor a
Sor Josefa 
Quisiera especialmente, Padre mío, reparar los pecados que se cometen durante esta hora, y para ello, os ofrezco todos los actos de adoración y reparación que os tributan
las almas que os aman. Os ofrezco, sobre todo, el holocausto
que continuamente os presenta vuestro Divino Hijo, inmolándose
en el altar en todos los puntos de la tierra y en todos los momentos
de esta hora.
¡Oh Padre infinitamente bueno y compasivo!Recibid esta
Sangre purísima en reparación de los ultrajes de los hombres.
Perdonadles sus pecados y tened misericordia de ellos.

* * *

¡Oh Padre mío!, ¡oh Padre celestial!Mirad las llagas de
vuestro Hijo y dignaos recibirlas para que las almas se abran a los
toques de la gracia. Que los clavos que taladraron sus manos y sus
pies traspasen los corazones endurecidos..., que su Sangre los
ablande y los mueva a hacer penitencia. Que el peso de la Cruz
sobre los hombros de vuestro Divino Hijo mueva a las almas a
descargar el peso de sus delitos en el tribunal de la penitencia.
Os ofrezco. ¡oh Padre celestial!, la Corona de espinas de
vuestro amado Hijo. Por este dolor os pido que las almas se dejen
traspasar por una sincera contrición.
Os ofrezco el desamparo que vuestro Hijo padeció en la Cruz.
Su ardiente sed y todos los demás tormentos de su agonía a fin de
que los pecadores encuentren paz y consuelo en el dolor de sus
culpas.
En fin, ¡oh Dios compasivo y lleno de misericordia!, por
aquella perseverancia con que Jesús vuestro Hijo, rogó por los
mismos que lo crucificaban, os ruego y os suplico concedáis a las
almas un ardiente amor a Dios y al prójimo y la perseverancia en el
bien.
Y así como los tormentos de vuestro Hijo terminaron con la
eterna bienaventuranza, así los sufrimientos de los arrepentidos y
penitentes sean también coronados eternamente con el premio de
vuestra gloria.

* * *

¡Oh Padre amadísimo, Dios infinitamente bueno!Ved aquí a
vuestro Hijo Jesucristo que, poniéndose entre vuestra justicia divina
y los pecados de las almas, implora perdón.
¡Oh Dios de misericordia!, apiadaos de la debilidad humana,
iluminad los espíritus oscurecidos para que no sé dejen engañar y
caigan en los más terribles pecados... Dad fuerza a las almas para
rechazar los peligros que les presenta el enemigo de su salvación y
para que vuelvan a emprender con nuevo vigor el camino de la
virtud.
¡Oh Padre eterno!Mirad los padecimientos que Jesucristo,
vuestro Divino Hijo, sufrió durante la Pasión. Vedle delante de Vos
presentándose como Víctima para obtener luz, fuerza, perdón y
misericordia en favor de las almas.
¡Dios santísimo!, en cuya presencia ni los ángeles ni los
santos son dignos de permanecer, perdonad todos los pecados
que se cometen por pensamiento y por deseo. ¡Recibid como
expiación de estas ofensas la cabeza traspasada de espinas de
vuestro Divino Hijo!¡Recibid la Sangre purísima que de ella sale
con tanta abundancia!... Purificad los espíritus manchados..., iluminad
los entendimientos oscurecidos, y que esta Sangre divina sea
su fuerza, su luz y su vida.
Recibid, ¡oh Padre Santísimo!, los sufrimientos y los méritos
de todas las almas que, unidas a los méritos y sufrimientos de
Jesucristo, se ofrecen a Vos con El y por El para que perdonéis al
mundo.
¡Oh Dios de misericordia y amor!, sed la fortaleza de los
débiles, la luz de los ciegos y el amor de todas las almas.

* * *

Padre eterno, que por amor a las almas habéis entregado a la
muerte a vuestro Hijo único, por su Sangre, por sus méritos y por
su Corazón, tened piedad del mundo y perdonad los pecados de
los hombres.
Recibid la humilde reparación que os tributan vuestras almas
consagradas. ¡Unidlas a los méritos de vuestro Divino Hijo, para
que sus actos sean todos de gran eficacia!¡Oh Padre eterno!
d piedad de las almas y no olvidéis que aun no ha llegado el
tiempo de la justicia, sino el de la misericordia.

ORACIÓN POR LAS ALMAS SACERDOTALES
¡Oh Jesús mío!Por vuestro Corazón amantísimo os suplico
inflaméis en el fuego de vuestro amor y de vuestra gloria a todos
los sacerdotes del mundo, a todos los misioneros, a todas las
personas encargadas de predicar vuestra divina palabra, para que,
encendidas en santo celo, conquisten las almas y las conduzcan al
asilo de vuestro Corazón, donde sin cesar os glorifiquen. Así sea.
FIN



Mi Cruz se apoyará sobre tu miseria y Yo descansaré en tu
pequeñez. Mi Cruz te fortalecerá, y Yo te sostendré. Toma mi Cruz
y no tengas miedo; nunca será mayor que tus fuerzas, porque está
medida y pesada en la balanza del amor.
Cuanto más miserable es una cosa, con tanta más facilidad se
la mueve. Como no eres nada me sirvo de ti como quiero.
No creas que a causa de tus miserias voy a dejar de amarte,
no; mi Corazón te ama y no te abandonará. Ya sabes que la
propiedad del fuego es destruir y abrasar..., así la propiedad de mi
Corazón es perdonar, purificar y amar.
Ya sé que no tienes sino miseria y debilidades, pero como soy
fuego que purifica, te abrasaré en la llama de mi Corazón y te
destruiré. ¿No te he dicho varias veces que mi único deseo es que
las almas me den sus miserias? Si no te atreves a acercarte a Mí,
Yo me acercaré a ti.
Cuantas más miserias encuentro en ti, más amor encontrarás
tú en Mí. Tu miseria no me importa; ya verás lo que Yo, que soy
Todo, hago con tu miseria.
Tu pequeñez ha dado lugar a mi grandeza..., tu miseria y aun
tus pecados, a mi misericordia..., y tu confianza a mi amor y a mi
bondad.
Ven..., apóyate en mi Corazón y descansa en El.

Que el mundo escuche y lea estas palabras: Un padre tenía
un hijo único.
Ricos, poderosos, vivían rodeados de servidores, de bienestar;
perfectamente dichosos, de nada ni de nadie necesitaban para
acrecentar su felicidad, el padre era la felicidad de su hijo y éste la
de su padre.
Ambos tenían corazón noble, caritativos sentimientos, la
menor miseria les movía a compasión.
4 Estas páginas las anoté Sor Josefa en los días 13,14,16, 17 y 19 de junio
de 1923.
Entre los servidores de este bondadoso señor, uno enfermó
gravemente, y estaba a punto de morir si no se le atendía con
remedios enérgicos y con asiduos cuidados.
Mas el servidor era pobre y vivía solo.
¿Qué hacer? ¿Dejarle morir? La nobleza de sentimientos del
señor no puede consentirlo.
¿Enviará para cuidarle a otro de sus criados? Tampoco
estaría tranquilo, porque cuidándole más por interés que por afecto,
le faltarían tal vez mil detalles y atenciones que el enfermo necesita.
Compadecido el padre confía a su hijo su inquietud respecto
del pobre enfermo, le dice que con asidua asistencia podría curarse
y vivir muchos años aún. El hijo, que ama a su padre y comparte su
compasión, se ofrece a cuidar al servidor con esmero, sin perdonar
trabajo, cansancio, ni solicitud, con tal de conseguir su curación.
El padre acepta; sacrifica la compañía de su hijo y éste las
caricias de su padre y convirtiéndose en siervo, se consagra a la
asistencia del que es verdaderamente su servidor. Prodígale mil
cuidados y atenciones, le provee de cuanto necesita, no sólo para
su curación, sino para su bienestar, de suerte que, al cabo de algún
tiempo, el enfermo recobra la salud
Penetrado de admiración por cuanto su señor ha hecho por él,
el servidor pregunta de qué manera podría demostrarle su agradecimiento.
El hijo le aconseja se presente a su padre, y ya que está
curado se ofrezca de nuevo a él como uno de sus más fieles
servidores.
Así lo hace, y reconociéndose su deudor, emplea cuantos
medios están a su alcance, para publicar la caridad de su señor;
más aún, se ofrece a servirles sin interés, pues sabe que no necesita
ser retribuido como criado el que es atendido y tratado como
hijo.
Esta parábola es pálida figura del amor que mi Corazón siente
por las almas y de la correspondencia que espero de ellas. La
explicaré poco a poco, pues quiero que conozcan los sentimientos
de mi Corazón.