Con su compra está colaborando al envío de libros gratis a países necesitados de esta lectura espiritual tan necesaria y a nuestro alcance, pero tan difícil de conseguir para ellos, tanto por razones económicas. como por la escasez de estas publicaciones en muchas partes del mundo.

Muchas personas necesitadas pueden beneficiarse del pequeño esfuerzo que para usted supone la compra de cualquiera de estos libros

Si quiere colaborar con la labor de Apostolado san José, le detallamos como puede solicitar los libros de la editorial:

Las formas de envío son:

  • Contra reembolso: Se enviara a traves de agencia de transporte, en 24 horas tendrá el pedido en su domicilio y los gastos se sumarán al total del pedido (según el peso del mismo)

  • Por correo ordinario: El envío se realizara por correo (Paquete postal) y su coste será según tarifa:

Para Peninsula y Baleares:

  • Hasta 1Kg: 3€

  • Hasta 2Kg: 4.50€

  • Hasta 3Kg: 4.75€

Para esta modalidad de envío, deberá abonarse previamente, el importe de los libros más los gastos, comunicando sus datos y pedido al siguiente email o teléfono:

editorial@apostoladosanjose.es

Telf. 920 227392

Para pedidos internacionales, consultar.

El número de cuenta bancaria para los ingresos, es el siguiente:

BANCO SANTANDER: 0049 - 5665 - 81 - 2216026047

Otras formas de colaborar con Apostolado san José.

EJERCICIOS ESPIRITUALES CON SANTA TERESA DE JESÚS.

Autor: Eliseo García Rubio.
245 páginas.

10,00€



Son varios los motivos que me han impulsado a publicar estos “Ejercicios espirituales” basados en la figura, vida y escritos de Santa Teresa de Jesús:

En primer lugar, el deseo de ofrecerle un pequeño homenaje en el quinto centenario de su nacimiento en Ávila, el 28 de marzo de 1515. Con motivo de esta efeméride ya se ha escrito mucho, -y se seguirá haciendo-, por personas más autorizadas que yo, pero deseo contribuir, aunque solo sea un poco, a ensalzar esta gran figura abulense, española, universal.

Otro motivo es facilitar, a través de las quince meditaciones de estos Ejercicios, la lectura y el conocimiento de muchos fragmentos de sus escritos. No soy especialista en Santa Teresa, pero mi devoción por ella y mi admiración por lo permanente y práctico de su doctrina, me hace creer que el ir intercalando las sentencias, consejos y ejemplos, rezumantes de la más alta espiritualidad y el más sencillo sentido común, en las meditaciones, será un medio eficaz de saborear lo que ella sentía y vivía en cada uno de los temas. Seguramente no será siempre ajustada la referencia, o el momento el más adecuado para ella, o incluso quizás repetida o reiterativa, pero creo que siempre la trasparencia de su doctrina, enriquecerá las reflexiones.

Un tercer motivo, sin duda el más importante dada la finalidad de los Ejercicios, es ofrecer algunos remedios espirituales para la conversión. Así, como remedios para el espíritu, voy desgranando los diversos puntos de las meditaciones. Por supuesto que podrían ser más, menos u otros distintos, pero los considero oportunos para hacernos caer en la cuenta de su eficacia y nuestra necesidad de ellos; para que aprendiéndolos o recordándolos, su uso sirva de guía e impulso eficaz a nuestras almas en el camino de la santidad.

Proceden todos de la Sagrada Escritura, el Magisterio de la Iglesia, el Catecismo, los Santos Padres, los Papas, etc., y son presentados en un orden, que sin presunciones de perfección, me parece adecuado y que he predicado ya en diversas ocasiones.

I La introducción. Son remedios clásicos, necesarios para entrar en ejercicios espirituales. El recogimiento, silencio, oración, compañía de la Virgen… «Sólo la movía el deseo de salvarse y de buscar los mejores medios; que le parecía que, metida más en las cosas del mundo, se olvidaría de procurar lo que es eterno» (F 10, 16).

II El pecado. El obstáculo mayor que se opone a la vida de la gracia, a la relación con Dios. Meditarlo es un remedio, porque «si lo entendiesen, no sería posible a ninguno pecar» (1M 2, 1-4).

III La conversión. Dios no deja de llamarnos a cambiar de vida, y doy unos remedios prácticos para decidirse a ello; decir ¡basta! al pecado, mirar al Crucificado, «suplicándole me fortaleciese ya de una vez para no ofenderle» (V 9, 1). Y mirar a la Virgen llorando al pie de la cruz.

IV El examen y la confesión. Son remedios necesarios para conocer mis pecados, y confesándolos salir de ellos o del estado de tibieza. Porque, «hay personas que han ya alcanzado la amistad del Señor, porque confesaron bien sus pecados y se arrepintieron» (CAD 2, 17).

V La oración. Remedio importante, que santa Teresa entendió que; «por aquí (la oración) se remediaron todos mis males» (V 8, 8)

VI La meditación. Remedio que complementa el anterior, y ayuda a crecer. «Yo aconsejo a todos que hagan meditación… porque es principio para alcanzar todas las virtudes» (CP 16, 3).

VII La Palabra de Dios. Remedio para ayudarnos a salir de tantos males actuales. «Porque todo el daño que viene al mundo es no conocer las verdades de la Escritura» (V 40,1).

VIII La infancia de Jesús. Un remedio para entrar en deseos de poder; «conocedle y no le menospreciéis» (Ex 14, 2).

IX Jesús buen amigo. Remedio seguro. «No quiera otro camino. Este Señor nuestro es por quien nos vienen todos los bienes» (V 22, 7).

X Miradas al crucificado. Remedio muy eficaz para conmoverse. «En mirándole.., el corazón me parece se me partía» (V 9, 1).

XI Las cruces de la vida. Remedio muy saludable. Cargándolas sigámosle, pues: «En la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo» (P 8).

XII La Resurrección del Señor. Es buen remedio saber que está vivo y camina a nuestro lado para, «andar siempre con mucho cuidado, y apartarnos de todas las ocasiones y compañías que no nos ayuden a llegarnos más a Dios» (CP 41, 4)

XIII Compañero en la Eucaristía. Remedio para hacer de nuestra vida un cielo con el Señor. «Quién nos quita de estar con El…, pues tan cerca le tenemos en el Sacramento» (V 22, 6).

XIV La caridad cristiana. Remedio exigido para tender a la perfección. «La perfección verdadera es amor de Dios y del prójimo» (1M 2, 17).

XV Buscar la voluntad de Dios. Remedio para comprobar que lo único bueno, es lo que Dios quiere para cada uno. «Su Majestad sabe mejor lo que nos conviene; que no sabemos lo que pedimos» (M2 1, 8).

Todos estos remedios espirituales, junto con los textos de santa Teresa, y el examen de conciencia al final de cada meditación, espero que sirvan para aquellos que buscando tan solo, «quitar de sí todas las afecciones desordenadas, y después de quitarlas, buscar y hallar la voluntad divina», encuentren en este trabajo luz para llevarlo a cabo, más que cosas nuevas o bonitas. Con este fin lo he realizado y así lo pido a la Santa, su principal autora, porque lo mejor que ofrece son los fragmentos de sus escritos.

LAS VENTANAS DEL ALMA.

100 CARTAS DE SANTOS Y BEATOS

Autor: Eliseo García Rubio.

222 Páginas

Precio: 8,00€

Este libro, es una recopilación de cartas de Santos y Beatos. Algo novedoso en este género, porque sí que lo hay, y mucho, cartas de la misma persona, santo o beato.

Este género de escritos que se llama epistolar, tiene un encanto especial, cuanto las cartas que vamos a leer que son de santos, porque las cartas hablan de lo que hay en el interior, de la intimidad del que las escribe: sus alegrías, sus angustias, sus amores y sus temores, sus luchas, y sus victorias. En las cartas se trasparenta el alma, los resortes más íntimos de la persona, lo que muchas veces no se atrevería a decir a nadie personalmente, si que se atreve a escribírselo. Por esto, son; Las Ventanas del Alma.

Así, podemos ver como los santos en sus cartas nos descubren sus sentimientos. No hay ninguna carta, que no nos descubra alguna faceta de su personalidad y alguno de los sentimientos que llevan en su alma. Por eso, nada mejor que las cartas para conocer a una persona, en lo que tiene de íntimo y secreto en lo más profundo de su alma. Las cartas, son documentos ricos en matices de sentimientos, de confidencias íntimas, a veces en detalles pintorescos y sabrosos, detalles de todos los días, problemas, gestos, urgencias y necesidades del momento, etc. porque el santo se entrega allí por entero, son instructivas y reveladoras de lo que llevan en su alma. En sus cartas vemos personas corrientes, en las situaciones más corrientes de la vida. Es decir, en las cartas encontramos los hechos de su vida para entender la doctrina que hace que los santos vivan de esta manera.

Cada una de las cartas están escritas a una, o varias personas en particular, nosotros no somos los destinatarios de ellas. Pero podemos leer cada una de estas cartas como si hubieran sido escritas para nosotros, esta es la suerte que tenemos, y, podemos imaginarnos abriendo el sobre en el que fue introducida su carta por cada uno de los santos, aquellos de los que vamos a leerlas. La misma santa Teresa experimento deseos de santidad al leer Las Cartas de san Jerónimo. Al leer las preciosas cartas de san Francisco Javier enviadas desde las indias, encendían el fervor y el celo apostólico de los Jesuitas. Muchos ingresaron en la compañía de Jesús, porque estas cartas encendían en ellos la llama de la vocación apostólica.

San Jerónimo decía; “Una carta se escribe para contarse algo de los asuntos familiares o de los que cotidianamente acontecen, Así, en cierto modo, los ausentes se hacen presentes, pues mutuamente se comunican lo que quieren o lo que hacen”. (Carta 29 a Marcela). De alguien contaba santa Teresa; “Decía que cuando se veía muy apretado, leía mis cartas y se le quitaba la tentación”. (Vida 31,8).

LO DIJO SANTA TERESA DE JESÚS.

Autor: Eliseo García Rubio.

293 Páginas.

Precio: 7,00€

Son muchos los libros que existen de la Santa, y otros muchos que aparecerán en estos años en los que se prepara el V Centenario de su nacimiento en Ávila el 28 de marzo de 1515. Y son muchos los especialistas en estos escritos tan universales y sobre todo en la Orden del Carmelo.

Este pequeño trabajo es una recopilación de textos ordenados por temas, y que pueden servir para hacer un poco más atractiva su lectura.

Nunca con la intención de que esto supla a la lectura de sus obras completas. Aquí, hay muy poco. Muchos textos han sido de los que yo he ido subrayando de sus obras al leerlas en mis años como seminarista y de sacerdote.

No soy especialista, sino un aficionado a sus escritos y un gran devoto de nuestra Santa abulense. Con esto lo que pretendo es darla a conocer un poco más, haciéndola presente, como nos dijo Fray Luis de León; “Yo no conocí, ni vi a la madre Teresa de Jesús mientras estuvo en la tierra, pero ahora, que vive en el cielo, la conozco y veo casi siempre en dos imágenes vivas que nos dejó de sí, que son sus hijas y sus libros”.

Seguro que merece la pena hacerla presente con estos trozos de sus libros, y sabiendo lo mucho que de ella se puede aprender para llevar una vida más cristiana y espiritual en este mundo de hoy.

Tiempos recios como llamaba Santa Teresa a los de su época, la del siglo XVI, tiempos en que se forjaron los más grandes santos de la historia de España. La Santa no escribió para nosotros, la mayoría de sus escritos son para sus monjas, salvo las muchas cartas a otras personas. No se imaginaba ella el mucho bien que a nosotros nos podía hacer.

Pero Dios lo quiso. Y así es, la animó el mismo Señor a ello. "Me dio una vez el Señor una luz en una cosa que yo gusté entenderla, y se me olvidó luego, que no he podido más tornar a caer en lo que era. Y estando yo procurando se me acordase, entendí esto: "Ya sabes que te hablo algunas veces; no dejes de escribirlo; porque, aunque a ti no aproveche, podrá aprovechar a otros". Yo estaba pensando si por mis pecados había de aprovechar a otros y perderme yo. Díjome: "No hayas miedo"." (Cuentas de conciencia 53)

Desde este APOSTOLADO SAN JOSÉ, y en esta ciudad de Ávila, pretendo rendir con mis pocas posibilidades un homenaje a esta gran santa, conocida por todos. ¿Quién no conoce a santa Teresa de Jesús? ¿Quién no siente devoción por ella? ¿Quién no tiene curiosidad por sus escritos, de plena actualidad? Todo esto se palpa de una manera especial en Ávila, donde nació y estuvo la mayor parte de su vida, donde se pueden seguir las huellas de sus sandalias, donde el Señor le habló tantas veces, y donde ella puso por escrito en la mayoría de sus libros todo lo que aquí se puede leer. Ella es la autora de este libro, yo tan solo lo hago, si cabe, un poco más asequible para quienes la quieran conocer un poco mejor y tenerle mucha más devoción.

SAN JOSÉ EL MAS SANTO DE LOS SANTOS.
Autor: P. Ángel Peña O.A.R
64 Páginas.
Precio: 3,50€

Éste es un libro sobre san José, el padre adoptivo de Jesús y esposo de María. Se he escrito con el propósito de dar a conocer su gran figura para que haya muchos que lo puedan amar más al conocerlo mejor. Su grandeza está por encima de la de todos los santos y ángeles. Después de María, es el santo más santo, el que más cerca ha estado de la divinidad. Él ha tocado con sus propias manos al Dios hecho carne y le ha podido decir de verdad: Tú eres mi hijo.

Todos sus privilegios y toda su dignidad le vienen de ser el esposo de María, padre de Jesús y, a la vez, de ser el hombre justo y bueno, a quien el Señor puso al frente de su familia. ¡Cuántas veces jugaría con Jesús, le enseñaría a trabajar, y sobre todo, le demostraría un amor a toda prueba!

José es el hombre del silencio. No nos dice ni una palabra en el Evangelio. Pero, con su actitud callada y reservada, nos enseña a ser humildes y a cumplir calladamente y sin alardes nuestras obligaciones de cada día. ¡Cuántas veces sufriría por no tener algo mejor que darle a Jesús! ¡Cuántas veces pasaría hambre y sed en su camino y estancia en Egipto! Pero toda su vida estuvo al servicio de Jesús y de María. Y supo cumplir bien su misión. Por eso, Dios lo ha encumbrado por encima de todos los santos.

El autor de este libro, es un Padre Agustino Recoleto, Ángel Peña, español, pero que vive hace años en Lima, en Perú como misionero. Desde allí escribe libros sencillos, llenos de espiritualidad como este de San José el más santo de los santos.

PINCELADAS PARA VIVIR MEJOR

Autor: Justo López Melús
Pag: 220

Precio: 4,50€

Este libro de D. Justo López Melús, sacerdote Operario diocesano, que hoy presentamos, es fruto de dos anteriores, en los que recogía cada uno de ellos 200 pinceladas (hoy agotados y echadas mucho en falta), que anteriormente fueron publicadas en hojas semanales de algunas diócesis, y en algunos periódicos religiosos, en España y en Méjico.
Estamos convencidos, porque le conocemos mucho a él y por el mucho bien que nos ha hecho siempre su persona y sus escritos, de que este libro es muy esperado de nuevo, como lo fueron en su día los anteriores, por el gran éxito que han tenido siempre las diversas publicaciones de D. Justo.

La forma en que expone este libro es el estilo de Jesús, del Maestro de Nazaret. Ofrecía su doctrina en parábolas, para que la gente sencilla entendiera su mensaje y se le grabara mejor. “Jesús expuso todas estas cosas por medio de parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el profeta: Hablaré por medio de parábolas, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo” (Mt 13.34-35).

Él mismo D. Justo ha dicho en los prólogos de estos dos libros anteriores: "Estas pinceladas quieren ser una humilde invitación a ser mejores. Son pequeñas parábolas, resumidas y reducidas a lo esencial. Vitaminas concentradas, ricas en alimento, aunque con poca apariencia.
Pepitas de oro de pocos gramos, pero de mucho valor. Cariñosas sonrisas que elevan el corazón. Quintaesencia de muchos libros que posiblemente no puedas leer.
Porque hay libros muy gruesos y difíciles, que no todos pueden leer, y libros muy caros que no todos pueden adquirir. Estas pinceladas te van a alegrar y estimular".

MEDITACIONES SOBRE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Autor: D. Ildefonso Rodríguez Villar

560 pag.

Precio: 8,00€

Este libro ha llegado a tener más de veinte ediciones. Es una de las muestras más claras de que es de una gran riqueza espiritual, muy claro y profundo a la vez. Con gran sencillez dice su autor en el prologo que aparece firmado el día de la Inmaculada Concepción del año 1940: "Las pocas pretensiones de esta presente obra están claramente expresadas en su mismo título PUNTOS BREVES DE MEDITACION, porque eso, y sólo eso, contiene".

Ya se ve que ha superado con creces las pocas pretensiones que D. Ildefonso decía, llegando a ser desde que apareció a la luz, materia de meditación de muchos cristianos, tanto de muchos noviciados, de institutos seculares, de seminarios, como de de laicos, de jóvenes y mayores de Acción Católica, materia de predicación para muchos sacerdotes, etc. Algo que hizo tanto bien a tantos y tan distintos destinatarios no puede quedar como dulce recuerdo de muchos que lo usaron y que hoy son mayores, o como libro viejo en algunas casas o bibliotecas religiosas.

Se vuelve a publicar este precioso libro de la Virgen principalmente por dos motivos: Primero, porque de la Madre nunca será bastante lo que se predique, y lo que se escriba, como dijo San Bernardo. "De María nunca es suficiente". Segundo, por la sencillez y la actualidad que sigue teniendo este trabajo de D. Ildefonso, al que no debemos dejar que se le olvide tan pronto, por el mucho bien que hizo en los años pasados, y que puede seguir haciendo en nuestros días a tantas almas necesitadas de algo tan bueno para su meditación, y el aumento de la devoción a la Virgen María.

Aparece esta edición nueva en el formato, no así en el contenido. De éste conservamos incluso algunas palabras ya hoy poco usadas, pero que no por falta de vigencia, son exageradas, sino, al contrario, ya que siempre nos quedaremos cortos al hablar de la Virgen. Las meditaciones siguen el orden lógico de los pasos principales de la vida de la Virgen, totalmente igual a su modelo antiguo.

CRISTO, EL DOLOR Y YO

Fray Jacinto María Garrastachu, O.P.

172 pag.

Precio: 4,00€

Este libro de Fray Jacinto Mª Garrastachu, Padre Dominico, salió en su primera edición a la luz el año 1965. Después fueron saliendo hasta cinco ediciones más. ¡Por algo será! Estamos convencidos de que vuelve a ser necesario, igual que en su tiempo lo fue, porque como dice el Padre Jacinto en un prologo, [sale otra edición, a petición de cientos de enfermos de cuerpo o de alma].

Y es, porque el tema del que trata, sobre el dolor, es siempre actual, y ayuda mucho la lectura de estas reflexiones, a una aceptación cristiana de las situaciones más difíciles y frecuentes de la vida.

La forma en que se expone este libro es en 725 puntos, pensamientos muy breves sencillos, cosa que facilita mucho que esté al alcance de todos. Sirve a enfermos y a sanos (que un día serán enfermos), para poder meditar sobre Cristo, el dolor yo.

Y para hacer una buena presentación, nada mejor que transcribir las mismas palabras que el Padre Jacinto escribía en la suya propia: Hermano mío: El 19 de abril de 1963 recibí los últimos sacramentos y me preparé para morir. Dios, en su bondad inagotable, me ha concedido una tregua, durante la cual he ido mejorando de salud y tejiendo esta corona de pensamientos. Ellos me han ayudado a llevar la enfermedad con paciencia, fe y amor. Y pienso que también a ti podrán servirte de provecho y proporcionarte paz, sosiego y santificación. Recíbelos con el amor entrañable y fraternal con que te los ofrezco.

Que sea todo para gloria del Señor y bien de mis querido hermanos los enfermos, miembros doloridos del Cuerpo Místico de Cristo.

BREVE HISTORIA DE LA SALVACIÓN

Autor: Félix de las Heras Hernández.

Páginas: 150

Precio: 7,00€

Prólogo

En ocasiones encontramos amigos y conocidos que nos dicen lo difícil y pesado que se les hace leer y comprender el Antiguo Testamento, de las veces que han intentado leerlo y mlo han tenido que dejar. De esta constatación nace en el corazón de mi buen amigo D. Felix de las Heras la necesidad de acercarnos la palabra de Dios, una palabra que sigue siendo fundamento de nuestra vida, que es estable y duradera, una palabra de Salvación.

La Constitución Dogmática Dei verbun nos recuerda cómo Dios, creándolo todo y conservándolo por su Verbo, da a los hombres testimonio perenne de sí en las cosas creadas y, queriendo abrir el camino de la salvación sobrenatural, se manifestó , además, personalmente a nuestros primeros padres ya desde el principio. Después de su caida alentó en ellos la esperanza de la salvación, con la promesa de la redención, y tuvo incesante cuidado del género humano, para dar la vida eterna a todos los que buscan la salvación con la perseverancia en las buenas obras. En su tiempo llamó a Abraham para hacerlo padre de un gran pueblo, al que luego instruyó por los Patriarcas, por Moisés y por los Profetas para que lo reconocieran Dios único, vivo y verdadero, Padre providente y justo juez, y para que esperaran al Salvador prometido, y de esta forma, a través de los siglos, fue preparando el camino del Evangelio.

Con este sencillo libro que tienes en tus manos, vas a poder acercarte a una forma breve y sencilla a esta primera parte del Antiguo Testamento, recordando así como Dios creó al hombre para que participara de la bienaventuranza del cielo, así como a todos sus descendientes, pero nuestros padres no supieron conservarla y el Creador tuvo que ser en adelante también su salvador.

Me gustariá, querido lector, que estas páginas sencillas te ayudasen a descubrir y adentrarte en la apasionante historia de salvación, donde Dios va entretejiendo con sus hijos, unos lazos de cariño y unión en medio de las infidelidades y los miedos, pero también las alegrías de un pueblo que en ocasiones olvida a su Padre y Creador.

Fray Juan Pedro Ortega Torrero O.F.M.



EL INICIO DE LA HUMANIDAD Y SU DESARROLLO.

Autor: D. Félix de las Heras Hernández

Páginas: 154

Precio: 6,00 €


Este libro que presentamos ahora es continuación del anterior que se ha publicado, Breve Historia de la Salvación. El interés del autor es sencillamente que se lea la Sagrada Escritura, y al hacerlo de esta manera pueda facilitar un interés por la Palabra de Dios. En este mundo de hoy lleno de ruidos y de prisas tenemos de buscar tiempos de silencio para leer la Biblia: “Que el Espíritu Santo despierte en los hombres hambre y sed de la Palabra de Dios (Hech 9).

En la Exhortación Apostólica Postsinodal, nos decía el Papa Benedicto XVI: «Nuestro tiempo ha de ser cada día más el de una nueva escucha de la Palabra de Dios. Redescubrir el puesto central de la Palabra divina en la vida cristiana» (Verbum Domini 122).

La lectura de estos libros históricos y proféticos del Antiguo Testamento, leídos con provecho, se puede hacer, por la forma amena en que nos los presenta D. Félix, que nos ayudará a ver la providencia de Dios sobre el pueblo escogido para poderle preservar de la idolatría, (adorar a otros dioses falsos), y atraerle continuamente al culto del Dios verdadero. Es sin duda una lectura de la Biblia sobre el inicio de la humanidad y su desarrollo. Como se ha ido desarrollando a lo largo de su historia y como aparece continuamente la intervención de Dios. Esto nos debe interesar mucho en estros tiempos en los que si que se adora a otros dioses falsos, y en los que también parece que la humanidad se aparta de la intervención de Dios en la vida de cada uno de los hombres. Son momentos de la historia los que estamos atravesando, que debe suscitarnos interés por leer lo que Dios dice y hace con su pueblo, con la humanidad. «En los libros sagrados, el Padre que está en el cielo sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos» (Dei Verbum 21).

Yo estoy seguro de que con la lectura pausada de este libro, que lo expone de una forma breve y sencilla, podremos poner un granito de arena en la esperanza de un mundo mejor, porque ya Santa Teresa reconocía que «todo el daño que viene al mundo es de no conocer las verdades de la Escritura con clara verdad» (Vida 40,1).